La tela­ra­ña neo­con­ser­va­do­ra en Esta­dos Unidos,por Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano dia­lo­gó con el inte­lec­tual cubano Elía­des Acos­ta. El movi­mien­to neo­con­ser­va­dor, el poder sio­nis­ta en Esta­dos Uni­dos y el futu­ro de la poten­cia impe­rial fue­ron algu­nos de los temas tra­ta­dos

Naci­do en la déca­da del 30 del siglo pasa­do, arro­pa­do y finan­cia­do por el poder esta­dou­ni­den­se, el movi­mien­to neo­con­ser­va­dor man­tie­ne intac­ta su fuer­za den­tro y fue­ra del país, pro­du­cien­do ideas a tra­vés de tan­ques pen­san­tes y defi­nien­do la actual polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos. Con una tra­yec­to­ria en la que lo impe­ran­te es sos­te­ner el sis­te­ma impe­rial, los neo­con tuvie­ron su momen­to de máxi­mo esplen­dor duran­te las pre­si­den­cias de Ronald Regan y Geor­ge W. Bush, pero esto no quie­re decir que hayan des­apa­re­ci­do. En esos perío­dos apli­ca­ron a ultran­za sus méto­dos, don­de nun­ca fal­tan la “teo­ría del mie­do” para con­te­ner y con­fun­dir a la socie­dad esta­dou­ni­den­se, sus favo­res extre­mos al com­ple­jo mili­tar-indus­trial, y su res­pe­to abso­lu­to al poder sio­nis­ta.

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano entre­vis­tó en La Haba­na a Elía­des Acos­ta, inte­lec­tual y escri­tor que des­de hace años sigue la pis­ta a este movi­mien­to. Licen­cia­do en Filo­so­fía, ex direc­tor de la Biblio­te­ca Nacio­nal José Mar­tí de Cuba, Acos­ta logró armar una red de las polí­ti­cas, cos­tum­bres y deci­sio­nes que lle­va ade­lan­te este polo de poder. En sus libros Los colo­res secre­tos del impe­rio, El Apo­ca­lip­sis según San Geor­ge, Siglo XXI: inte­lec­tua­les mili­tan­tesImpe­ria­lis­mo del siglo XXI: las gue­rras cul­tu­ra­les, deta­lló los ini­cios del neo­con­ser­va­du­ris­mo, cuan­do un gru­po de inte­lec­tua­les judíos rom­pió con la Unión Sovié­ti­ca y, apro­pián­do­se de herra­mien­tas del mar­xis­mo, pasó a ser­vir al sis­te­ma esta­dou­ni­den­se en ple­na “Gue­rra Fría”.

El avan­ce de la izquier­da den­tro de Esta­dos Uni­dos, la gran cri­sis eco­nó­mi­ca por la que atra­ve­sa­ba el país en los años 30 y la pér­di­da de fe en el sis­te­ma fue­ron algu­nos de los pun­tos que visua­li­zó Acos­ta para dar una coyun­tu­ra al sur­gi­mien­to de los neo­con­ser­va­do­res. Sus decla­ra­cio­nes de sal­va­cio­nes mesiá­ni­cas, el terror al siem­pre pre­sen­te “agre­sor externo” y una supues­ta nue­va doc­tri­na para que el capi­ta­lis­mo fun­cio­ne, cala­ron en la socie­dad esta­dou­ni­den­se a tra­vés del poder mediá­ti­co que sol­ven­ta a los neo­con. Para Acos­ta, el gru­po ini­cial de los neo­con­ser­va­do­res “sur­ge espon­tá­nea­men­te” y com­par­te las opi­nio­nes de que “la izquier­da y el socia­lis­mo eran anti­es­ta­dou­ni­den­ses, que no nece­sa­ria­men­te la crí­ti­ca al capi­ta­lis­mo tenía que ser de izquier­da, que el capi­ta­lis­mo no tenía rival como sis­te­ma polí­ti­co, eco­nó­mi­co y social mun­dial, que la alter­na­ti­va socia­lis­ta no era via­ble, mucho menos en las con­di­cio­nes de Occi­den­te y de Esta­dos Uni­dos, y que los méto­dos uti­li­za­dos por Sta­lin, y aquí tenían par­te de razón, se ale­ja­ban mucho de los méto­dos demo­crá­ti­cos y líci­tos en la polí­ti­ca internacional”.El inte­lec­tual cubano tam­bién seña­la que al ser detec­ta­dos por el sis­te­ma, estos pen­sa­do­res comen­za­ron a ser “muy úti­les y efi­ca­ces”, ade­más de que “no hay nada que pue­da des­mo­ra­li­zar más que un con­ver­so, enton­ces usan ese baga­je cul­tu­ral que traen, el dis­cur­so de izquier­da, las cate­go­rías apro­pia­das del mar­xis­mo, el pro­pio con­cep­to de van­guar­dia polí­ti­ca, y lo enfren­tan, copian méto­dos de cohe­sión de gru­pos de izquier­da, de dis­ci­pli­na par­ti­da­ria, y los usan para con­tra­rres­tar las ideas de izquier­da”.

Dife­ren­cia­dos de los libe­ra­les esta­dou­ni­den­ses y de los pro­pios con­ser­va­do­res tra­di­cio­na­les, el movi­mien­to neo­con “demos­tró ser más efi­caz”, razón por la cual “fue avan­zan­do en la esti­ma­ción del sis­te­ma y de las pro­pias agen­cias de inte­li­gen­cia”. Acos­ta recuer­da que los neo­con­ser­va­do­res pasa­ron a tra­ba­jar direc­ta­men­te con la CIA, ya que en esos tiem­pos en Esta­dos Uni­dos la mayor cen­tral de inte­li­gen­cia del mun­do asu­mía direc­ta­men­te la fun­ción de minis­te­rio de Cul­tu­ra. “Este gru­po es detec­ta­do y es pro­mo­vi­do ‑enumera‑, se le fabri­can auto­ri­da­des, se le da pres­ti­gio, se le hace ganar pre­mios, se finan­cia, se publi­can sus tra­ba­jos, se le pro­mue­ve, se le dan tareas con­cre­tas. Esa fue la épo­ca en que Irving Kris­tol fue vice­di­rec­tor de la revis­ta Encoun­ter, que la CIA publi­ca­ba en Lon­dres y era diri­gi­da por Stephen Spen­der, un poe­ta de izquier­da que estu­vo en 1937 en el Con­gre­so de Valen­cia con­tra el fas­cis­mo y que tam­bién se había pasa­do a la derecha”.Para la déca­da del 60, los neo­con­ser­va­do­res seguían sien­do mino­ría en el pano­ra­ma de las ideas esta­dou­ni­den­ses, “pero van pre­pa­ran­do el camino, den­tro de un pro­gra­ma de con­tra­in­te­li­gen­cia domés­ti­ca que se lla­mó Coin­tel­pro, o Pro­gra­ma de Con­tra­in­te­li­gen­cia den­tro de los Esta­dos Uni­dos, que usó tam­bién herra­mien­tas de la Gue­rra Fría hacia el inte­rior: des­de ase­si­na­tos selec­ti­vos has­ta mani­pu­la­ción, difa­ma­ción, fabri­car auto­ri­da­des fal­sas, men­tir, tru­car, usar herra­mien­tas cul­tu­ra­les en la lucha ideo­ló­gi­ca. Eso dio un resul­ta­do que fue liqui­dan­do todo el movi­mien­to de las déca­das del sesen­ta y seten­ta don­de esta­ban los Pan­te­ras Negras, las Bri­ga­das Ven­ce­re­mos, los Mache­te­ros puer­to­rri­que­ños, los indios que lucha­ban por sus tie­rras, las femi­nis­tas, el dere­cho de los homo­se­xua­les, de los negros con el movi­mien­to de los dere­chos civi­les, el movi­mien­to paci­fis­ta, el rock. Todo aque­llo fue con­tro­la­do y eso abrió el camino para que este gru­po pasa­ra a la pri­me­ra esce­na. A tra­vés de lob­bies de pre­sión y de tan­ques pen­san­tes, logró pre­pa­rar el camino para el triun­fo de Regan, cuan­do ellos entran por pri­me­ra vez en el gobierno”, rela­ta Acos­ta.

El mie­do como polí­ti­ca supre­ma

El terror, la agre­sión exte­rior, la vida como con­ti­nua des­es­ta­bi­li­za­ción pare­cen las herra­mien­tas más pre­cia­das de los neo­con­ser­va­do­res. El ejem­plo más radi­cal fue lue­go del 11 de sep­tiem­bre de 2001, cuan­do fue­ron derri­ba­das las Torres Geme­las de Nue­va York y ata­ca­do el Pen­tá­gono. De for­ma auto­má­ti­ca, el poder neo­con­ser­va­dor den­tro del gobierno de Bush apli­có a ultran­za sus polí­ti­cas que ter­mi­na­ron en los “ata­ques pre­ven­ti­vos” con­tra Iraq y Afga­nis­tán. Eran tiem­pos en que los neo­cons mane­ja­ban los hilos del poder a nivel mun­dial con total impu­ni­dad.

“En Esta­dos Uni­dos hay una cul­tu­ra del mie­do ances­tral, no es solo aho­ra –ase­ve­ra el escri­tor cubano- Eso for­ma par­te de cómo ve el mun­do la bur­gue­sía, espan­ta­da fren­te a las revo­lu­cio­nes y los cam­bios vio­len­tos y dra­má­ti­cos. Hay que recor­dar que el padre del con­ser­va­du­ris­mo moderno, Edmund Bur­ke, for­mu­la esas ideas como res­pues­ta a la Revo­lu­ción Fran­ce­sa. Espan­ta­do al ver que un pue­blo se ha alza­do con­tra sus monar­cas, con­tra el cle­ro y las cla­ses domi­nan­tes, que las ha barri­do de la faz de la tie­rra, enton­ces tra­ta de ver­te­brar una teo­ría moder­na de con­ser­va­du­ris­mo en la cual la paz, la segu­ri­dad del bur­gués, la intan­gi­bi­li­dad del sis­te­ma, el carác­ter sacro­san­to de la pro­pie­dad pri­va­da, la nece­si­dad de jerar­quías, de que las éli­tes domi­nen y las masas aca­ten de bue­na fe, la nece­si­dad de some­ti­mien­to, esa vida de apa­ci­bi­li­dad bur­gue­sa e hipó­cri­ta don­de nun­ca pasa nada pero es segu­ra, don­de nada cam­bia y mucho menos de for­ma vio­len­ta, esos pun­tos de vis­ta con­ser­va­do­res son una res­pues­ta a ese mun­do que la bur­gue­sía veía lle­na de peli­gros cuan­do dejó de ser una cla­se revo­lu­cio­na­ria y se con­vir­tió en una cla­se reac­cio­na­ria”.

Según Acos­ta, el mie­do y el terror son recur­sos “sem­bra­dos en el ADN de la socie­dad esta­dou­ni­den­se, el mie­do a lo de afue­ra, al forá­neo, el mie­do al cam­bio, a la revo­lu­ción, a per­der un nivel de vida, a per­der la apa­ci­bi­li­dad bur­gue­sa que es el sue­ño ame­ri­cano”. Ante esta situa­ción, des­de el neo­con­ser­va­du­ris­mo “saben que con ese com­bus­ti­ble fun­cio­nan la maqui­na­ria polí­ti­ca y las rela­cio­nes públi­cas en el inte­rior de Esta­dos Uni­dos, enton­ces viven agi­tan­do el mie­do fren­te a peli­gros exte­rio­res –indi­ca-. En la Gue­rra Fría fue el comu­nis­mo, aho­ra es el terro­ris­mo islá­mi­co, maña­na será el cam­bio cli­má­ti­co y lue­go la lucha por la tie­rra, pero siem­pre agi­ta­rán algo. Se han dado cuen­ta de que los peli­gros exte­rio­res hacen que se una el sis­te­ma y que los dos par­ti­dos fun­da­men­ta­les cie­rren filas y se con­vier­tan en un solo par­ti­do que es el de la bur­gue­sía y el capi­ta­lis­mo. Todas las par­ti­ci­pa­cio­nes de Esta­dos Uni­dos en gue­rras impe­ria­lis­tas a fina­les del siglo XIX y el XX par­tie­ron de un ata­que exte­rior, ines­pe­ra­do, trai­dor, que encon­tró a los Esta­dos Uni­dos iner­me, en la sies­ta, dur­mien­do tran­qui­los, con­fia­dos, que los estre­me­ció y los obli­gó a entrar en gue­rras. Es el caso de la gue­rra de 1898 con­tra Espa­ña, la explo­sión del Mai­ne en la bahía de La Haba­na; el hun­di­mien­to del Lusi­ta­nia en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial que hizo que entra­ran en la gue­rra; el Pearl Har­bor, ata­que del 7 de diciem­bre del 41 con­tra la sép­ti­ma flo­ta en Hawai; el inci­den­te del gol­fo de Tom­kín en el 64 que hace la esca­la­da con­tra Viet­nam, la gue­rra de Viet­nam pro­pia­men­te dicha y el 11 de sep­tiem­bre de 2001”.
 

Res­pon­dien­do a sus pos­tu­la­dos y lle­ván­do­los al extre­mo, los neo­con viven exa­cer­ban­do el terror del ciu­da­dano esta­dou­ni­den­se pro­me­dio para lograr sus fines polí­ti­cos con­cre­tos. Para lograr­lo, no exis­ten escrú­pu­los por par­te de este movi­mien­to. “No esta­mos ante un pro­ble­ma sólo cul­tu­ral sino de cla­se –ana­li­za Acos­ta-. Lo impor­tan­te son los intere­ses de la cla­se que repre­sen­tan y no le intere­san el cos­to humano ni social que pue­da tener esta polí­ti­ca cons­tan­te del mie­do”. A tra­vés de tan­ques pen­san­tes (Rand Cor­po­ra­tion, Heri­ta­ge Fun­da­tion o Ame­ri­can Enter­pri­se Ins­ti­tu­te, son algu­nos de ellos), publi­ca­cio­nes y con­fe­ren­cias finan­cia­das por cifras millo­na­rias, el movi­mien­to neo­con­ser­va­dor siem­pre se expre­só des­de órga­nos como el Comity on Pre­sent Dan­ger (Comi­té sobre el Daño Pre­sen­te) que aren­gó a favor del triun­fo de Regan, o el Pro­yect for the New Ame­ri­can Cen­tury (Pro­yec­to para el Nue­vo Siglo Ame­ri­cano), uti­li­za­do para ata­car a la admi­nis­tra­ción Clin­ton y abrir paso a Bush hijo.

Para el inte­lec­tual cubano, el éxi­to de estos meca­nis­mos tie­nen como base la “cul­tu­ra del mie­do” esta­dou­ni­den­se, razón por la cual “hay 200 millo­nes de armas en manos de la pobla­ción esta­dou­ni­den­se por­que viven con mie­do”.

El sio­nis­mo como base neo­con

En sus libros, Acos­ta sos­tie­ne que los cua­tro pila­res del movi­mien­to neo­con­ser­va­dor son las gran­des cor­po­ra­cio­nes orien­ta­das al mer­ca­do interno, de don­de sale el dine­ro para la polí­ti­ca, el com­ple­jo mili­tar-indus­trial, las agen­cias de inte­li­gen­cia y el sio­nis­mo. Este últi­mo movi­mien­to, que se encuen­tra encar­na­do en el Esta­do de Israel y en sus polí­ti­cas expan­sio­nis­tas con­tra los paí­ses de Orien­te Nedio, se encuen­tra en los orí­ge­nes del neo­con­ser­va­du­ris­mo. El escri­tor recuer­da que “hay quie­nes creen que el neo­con­ser­va­du­ris­mo en gene­ral es una gran movi­da sio­nis­ta para influir a tra­vés de herra­mien­tas cul­tu­ra­les den­tro de los Esta­dos Uni­dos. La ver­dad es que sur­gen en el gue­to judío en Nue­va York en los años 30 y que sus prin­ci­pa­les pro­mo­to­res han sido de ori­gen judío, lo cual no quie­re decir que la crí­ti­ca sea anti­ju­día, sino que la crí­ti­ca que se hace es anti­sio­nis­ta. Lo que cri­ti­ca­mos de ese movi­mien­to no es la reli­gión a la que per­te­ne­cen los pen­sa­do­res. Marx era judío, por lo tan­to no esta­mos hablan­do de judíos bue­nos o malos, esta­mos hablan­do de sio­nis­tas que siem­pre son malos, por­que son expan­sio­nis­tas, hege­mó­ni­cos, pro capi­ta­lis­tas, impe­ria­lis­tas, des­pia­da­dos y lo están demos­tran­do con la polí­ti­ca sio­nis­ta israe­lí en Orien­te Medio”.

Como ejem­plo del poder sio­nis­ta no sólo entre neo­con­ser­va­do­res, sino den­tro de Esta­dos Uni­dos, Acos­ta mani­fies­ta que “AIPAC, el lobby israe­lí tan pode­ro­so, está detrás y finan­cia una bue­na par­te de estas figu­ras, al extre­mo de que un crí­ti­co des­de la dere­cha de los neo­con­ser­va­do­res, como es Pat Bucha­nan, que es paleo-con­ser­va­dor, un con­ser­va­dor del par­que jurá­si­co, está en con­tra de los neo­con­ser­va­do­res por­que dice que es una juga­da sio­nis­ta. Como es racis­ta y blan­co, anglo­sa­jón y pro­tes­tan­te, dice que no pue­de haber en el poder tan­tos judíos que ade­más son con­ver­sos, por­que vie­nen de la izquier­da, y que quie­ren ser más con­ser­va­do­res que él que toda la vida lo fue. Dice que son leni­nis­tas dis­fra­za­dos meti­dos como quin­ta colum­na den­tro del movi­mien­to neo­con­ser­va­dor”.

Tan­to con demó­cra­tas como con repu­bli­ca­nos, el poder de Israel sigue into­ca­ble y fun­da­men­tal a la hora de la toma de deci­sio­nes den­tro de las admi­nis­tra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses. Acos­ta expli­ca que una ima­gen de esta pre­sión fue que Barack Oba­ma “lo pri­me­ro que hizo fue nom­brar a un sio­nis­ta como Rahm Ema­nuel como su jefe de gabi­ne­te”, por lo cual se “expli­ca tam­bién por qué el énfa­sis del Pro­yec­to para el Nue­vo Siglo Ame­ri­cano en Orien­te Medio y con­cre­ta­men­te la nece­si­dad de eli­mi­nar los riva­les de Israel en la región, Irán e Iraq fun­da­men­tal­men­te, ade­más de Siria, Libia y paci­fi­car Líbano, pero sobre todo Irán e Iraq. Eso expli­ca por qué hay esa liga­zón tan estre­cha entre sio­nis­mo y neo­con­ser­va­do­res, ade­más de que tie­nen una raíz común: la filo­so­fía de Leo Strauss, que era un sio­nis­ta y es el fun­da­men­to filo­só­fi­co de las ideas de los neo­con­ser­va­do­res”.

Con demó­cra­tas o repu­bli­ca­nos: neo­con­ser­va­do­res al poder

Den­tro de las incohe­ren­cias del sis­te­ma de par­ti­do­cra­cia esta­dou­ni­den­se (que alar­dea de ser una demo­cra­cia occi­den­tal inta­cha­ble), tal vez la más asom­bro­sa es que des­de siem­pre dos par­ti­dos polí­ti­cos se alter­nan en el gobierno y las ideas fun­da­men­ta­les de ese sis­te­ma son into­ca­bles. Demó­cra­tas o repu­bli­ca­nos enca­be­zan inva­sio­nes mili­ta­res, finan­cian gol­pes de Esta­do (Hon­du­ras es el ejem­plo más recien­te), reci­ben apo­yo de gran­des empre­sas mul­ti­na­cio­na­les a las que des­pués bene­fi­cian y defien­den a toda cos­ta el publi­ci­ta­do Ame­ri­can Way of Life, que por estos tiem­pos se encuen­tra en fran­ca deba­cle.

Para Acos­ta, situar al movi­mien­to neo­con­ser­va­dor con el par­ti­do Repu­bli­cano es erró­neo, ya que ese gru­po “no enca­ja en el esque­ma tra­di­cio­nal bipar­ti­dis­ta de la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se. Esta­mos en pre­sen­cia de una ope­ra­ción bipar­ti­dis­ta”.

Los neo­con “son espe­cia­lis­tas en la dis­trac­ción, sacan de foco el pro­ble­ma, dicen que no exis­te un movi­mien­to de ese tipo, lo que hay es una per­cep­ción neo­con­ser­va­do­ra”, expre­sa el inte­lec­tual. El neo­con­ser­va­du­ris­mo, a la hora de defi­nir­se, lo hace con ele­gan­cia y bus­can­do des­con­cer­tar, por eso dicen ser libe­ra­les con los dien­tes muy lar­gos o repu­bli­ca­nos que hablan de dere­chos huma­nos.

“Siem­pre se defi­nen con ese tipo de mez­cla que a veces te des­con­cier­ta, una mez­cla muy dia­léc­ti­ca, y tra­tan de defi­nir­se a tra­vés del con­tra­rio –seña­la Acos­ta- En reali­dad lo que están dicien­do es que el neo­con­ser­va­du­ris­mo es una apues­ta por el sis­te­ma para fun­cio­nar allí don­de lo tra­di­cio­nal de la polí­ti­ca no fun­cio­na. Y por eso son una espe­cie de pará­si­tos que se alo­ja en el cuer­po polí­ti­co de la nación y mutan, reci­clan y usan de uno y de otro. Tan­to un len­gua­je con­ser­va­dor para defen­der ideas libe­ra­les, como ropa­jes libe­ra­les para esen­cias con­ser­va­do­ras. Si se ve la lis­ta de fir­man­tes del Pro­yec­to para un Nue­vo Siglo Ame­ri­cano, había inde­pen­dien­tes, demó­cra­tas y repu­bli­ca­nos, por­que hay un ala dura del par­ti­do Demó­cra­ta. Hillary Clin­ton per­te­ne­ce a esa ala dura y está muy cer­ca­na al par­ti­do Repu­bli­cano y a las ideas neo­con­ser­va­do­ras”.

Uti­li­zan­do uno de los meca­nis­mos que más resul­ta­dos les brin­da, los neo­con siem­pre bus­can enemi­gos a quie­nes com­ba­tir. Acos­ta indi­ca que fren­te a la ausen­cia de par­ti­dos u orga­ni­za­cio­nes de izquier­da esta­dou­ni­den­ses fuer­tes, el neo­con­ser­va­du­ris­mo inven­tó “un enemi­go fal­so que son los que lla­man ellos los gatos gor­dos del Par­ti­do Demó­cra­ta. Es decir, las éli­tes de poder de ese par­ti­do que con­si­de­ran que no repre­sen­tan al pue­blo y que son corrup­tos. Enton­ces den­tro de esos enemi­gos fal­sos que han crea­do, o por lo menos enemi­gos de mati­ces, están los Clin­ton por­que son la nega­ción de la uto­pía neo­con­ser­va­do­ra: gen­te que vie­ne del pue­blo. El caso de Bill, un libe­ral que sin­to­ni­zó con la gen­te y logró ocho años de man­da­to, un hom­bre de una polí­ti­ca de diá­lo­go más que de fuer­za o de con­fron­ta­ción, bien vis­to en gene­ral por el mun­do. Esto por supues­to a ellos les afec­ta el esque­ma de domi­na­ción que tie­nen por lo que han hecho una cam­pa­ña con­tra ellos terri­ble, has­ta les lla­ma­ban Billary, la unión de Bill con Hillary. Billary era el enemi­go, has­ta que lle­gó Oba­ma, que aho­ra es el enemi­go mor­tal”.

Pero lo que pare­ce tan tajan­te y sin mati­ces, nun­ca es real con los neo­con­ser­va­do­res. La situa­ción más cer­ca­na se pro­du­jo lue­go del triun­fo de Oba­ma. Con un dis­cur­so reno­va­do, de espe­ran­za y de cam­bio, el nue­vo pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se sigue apli­can­do polí­ti­cas que duran­te la admi­nis­tra­ción Bush fue­ron mone­da corrien­te, pero a su vez es ata­ca­do por el neo­con­ser­va­du­ris­mo. Al res­pec­to, Acos­ta acla­ra que las apre­cia­cio­nes son diver­sas: hay quie­nes creen que Oba­ma fue un cache­ta­zo con­tra los neo­con, aun­que otros sos­tie­nen que el pre­si­den­te demó­cra­ta “es una gran juga­da del sis­te­ma” para “lograr lo mis­mo pero con el con­sen­ti­mien­to del agre­di­do”.

Según el inte­lec­tual cubano, “la ver­dad está a medio camino entre todas estas par­tes. Oba­ma es sin duda un ros­tro bona­chón del sis­te­ma que ha logra­do dar una tre­gua exter­na, y sobre todo inter­na, para lograr sal­var el prin­ci­pio de auto­ri­dad del sis­te­ma. Oba­ma es tam­bién un fru­to de gran­des sec­to­res fue­ra y den­tro de los Esta­dos Uni­dos que se opo­nen a Bush, a los neo­con­ser­va­do­res y a las gue­rras. Y Oba­ma es tam­bién ese chi­vo expia­to­rio que los neo­con­ser­va­do­res nece­si­ta­ban y que por eso le per­mi­tie­ron la entra­da sien­do lo que ellos odian: un hom­bre humil­de, de ideas avan­za­das, negro, a favor del diá­lo­go y de la paz, siem­pre hablan­do de su dis­cur­so no de la reali­dad. Si se le eli­mi­na, se eli­mi­na de paso todo lo que sig­ni­fi­ca y se vuel­ve a una eta­pa en la cual ya no hay alter­na­ti­va ni espe­ran­za por­que la alter­na­ti­va ha sido derro­ta­da”.

Pero en medio de esta tela­ra­ña de la polí­ti­ca inter­na impe­ria­lis­ta, ¿qué hacen aho­ra los neo­con­ser­va­do­res, siem­pre ávi­dos para los com­plots y des­es­ta­bi­li­za­cio­nes? “Creo que ha habi­do un replie­gue orga­ni­za­ti­vo estan­do Bush aun en el poder –sos­tie­ne Acos­ta- Empe­za­ron a salir del poder de mane­ra sua­ve, algu­nos median­te apa­ren­tes escán­da­los, otros can­sa­dos, otros en des­acuer­do apa­ren­te con Bush, y de esa mane­ra el neo­con­ser­va­du­ris­mo sal­vó de la deba­cle a sus cua­dros esen­cia­les, los puso a buen res­guar­do antes de ren­dir­se. Y como es sober­bio no se rin­dió, se fue con la fren­te alta”.

Al hom­bre que los lle­vó a la cús­pi­de más alta del poder, los neo­con no lo olvi­da­ron, por eso mien­tras se encuen­tran recom­po­nien­do fuer­zas, a Bush “lo han man­te­ni­do en un per­fil muy bajo”, todo lo con­tra­rio que al ex vice­pre­si­den­te Dick Che­ney, al que se le asig­nó des­de el neo­con­ser­va­du­ris­mo la “lucha con­tra la polí­ti­ca anti­te­rro­ris­ta de Oba­ma”.

En esta nue­va eta­pa, los neo­con­ser­va­do­res no deja­ron que los supe­ra­sen y pusie­ron a fun­cio­nar orga­nis­mos como “Kepp Ame­ri­ca Safe” (Man­tén a EEUU segu­ro), que lucha para que no cie­rren Guan­tá­na­mo y lo enca­be­za una hija de Che­ney o el “Foreing Polity Ini­cia­ti­ve”, que se dedi­ca a la polí­ti­ca exte­rior y es un clon del Pro­yec­to para el Nue­vo Siglo Ame­ri­cano. Acos­ta con­fir­ma que estos espa­cios “siguen usan­do el mie­do como herra­mien­ta, exa­cer­ban­do la nece­si­dad de gran­des pre­su­pues­tos mili­ta­res y de segu­ri­dad”, mien­tras que “Oba­ma tam­po­co rom­pió radi­cal­men­te con la polí­ti­ca ante­rior, man­tu­vo a Robert Gates que era el Secre­ta­rio de Defen­sa de Bush y man­tie­ne a un cri­mi­nal de gue­rra fas­cis­ta y neo­con­ser­va­dor de pura cepa como John Dimi­tri Negro­pon­te, que fue emba­ja­dor en Iraq y emba­ja­dor en Hon­du­ras, y es el jefe de la comu­ni­dad de inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos. Por lo tan­to esta­mos hablan­do de que man­tie­ne a los per­so­na­jes más viru­len­tos en gran­des pues­tos deci­si­vos, man­tie­ne vigen­te la mis­ma docu­men­ta­ción estra­té­gi­ca, pro­gra­má­ti­ca del gobierno de Bush, por lo tan­to la polí­ti­ca opo­si­to­ra des­pia­da­da con­tra Oba­ma tie­ne en cuen­ta tam­bién que Oba­ma está dejan­do hacer muchas cosas. Apo­yó el gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras. Apo­yó la inva­sión de Gaza al no pro­nun­ciar­se, toda­vía no era pre­si­den­te pero ya era elec­to. Apo­ya a Israel, apo­ya aho­ra la nue­va cam­pa­ña con­tra Cuba, con­tra Vene­zue­la. Esta­mos en pre­sen­cia de más de lo mis­mo”.

Arti­cu­lan­do movi­mien­tos de calles y teo­rías e ideas sur­gi­das de las aca­de­mias o tan­ques pen­san­tes, el movi­mien­to neo­con­ser­va­dor no dejó de exa­cer­bar la ten­sión inter­na en Esta­dos Uni­dos, recla­man­do mano dura o direc­ta­men­te sos­te­nien­do que en el país, lue­go de la apro­ba­ción de la refor­ma sani­ta­ria, se podría des­atar una “gue­rra civil”.

Para Acos­ta, lo que se obser­va en la polí­ti­ca inter­na de Esta­dos Uni­dos es “el rena­ci­mien­to de la con­fe­de­ra­ción sure­ña, intran­si­gen­te con res­pec­to al Gobierno cen­tral, decla­ra­da en rebel­día, y que va a lle­gar has­ta la rebe­lión si lo nece­si­tan por­que no tie­nen escrú­pu­los. Por­que esta cri­sis, que es el gran tras­fon­do de todo esto, la cri­sis eco­nó­mi­ca galo­pan­te, la pér­di­da de lide­raz­go a nivel mun­dial, la deba­cle de su indus­tria y comer­cio, el avan­ce de Chi­na, el resur­gir ruso, el avan­ce del Bric (Bra­sil, India, Chi­na, Rusia), la pér­di­da de ini­cia­ti­va polí­ti­ca en Euro­pa, aho­ra mis­mo repun­ta la izquier­da en Fran­cia, los avan­ces de Amé­ri­ca Lati­na con la izquier­da, a eso le tie­nen páni­co. Y se pue­de salir por la dere­cha. Pue­de haber un movi­mien­to fas­cis­toi­de esta­dou­ni­den­se del cual los neo­con­ser­va­do­res son el anun­cio de lo que pue­de venir, y pue­de ter­mi­nar en una dic­ta­du­ra pos­mo­der­na. ¿Qué fue lo de Bush sino una dic­ta­du­ra fas­cis­ta pos­mo­der­na? Sólo en un país que­ma­ron la biblio­te­ca nacio­nal, han aca­ba­do con la his­to­ria, con la cul­tu­ra de Iraq y deja­ron un millón de muer­tos y cua­tro millo­nes de huér­fa­nos. Digan si eso no es mucho peor que lo que hizo Hitler en cual­quier país de Euro­pa”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *