«Estas 11 per­so­nas son tes­ti­gos y denun­cian­tes de las atro­ci­da­des que gene­ra la cri­mi­nal polí­ti­ca peni­ten­cia­ria. El Gobierno espa­ñol no quie­re tes­ti­gos»- Etxe­rat

Jone Arto­la (miem­bro de Etxe­rat):

«Etxe­rat quie­re mos­trar su abso­lu­ta soli­da­ri­dad y reco­no­cer el com­pro­mi­so con la defen­sa de los dere­chos de los y las pre­sas polí­ti­cas mos­tra­da duran­te la inta­cha­ble tra­yec­to­ria de las 11 per­so­nas arres­ta­das por la Guar­dia Civil. Asi­mis­mo, desea­mos mos­trar nues­tra total preo­cu­pa­ción por la situa­ción por la que pue­dan estar pasan­do estas per­so­nas duran­te el perio­do de inco­mu­ni­ca­ción. La noti­cia de que Erra­mun Lan­da y Saioa Agi­rre tuvie­ron que ser tras­la­da­dos de madru­ga­da al Hos­pi­tal de Basur­to nos con­ge­ló el cora­zón. En los últi­mos 30 años, cer­ca de 10.000 per­so­nas han denun­cia­do haber sufri­do tor­tu­ras o malos tra­tos tras haber sido dete­ni­das por los múl­ti­ples cuer­pos poli­cia­les que actúan en Eus­kal Herria.

Lo suce­di­do el pasa­do miér­co­les es un nue­vo refle­jo del cons­tan­te ata­que que está sufrien­do la soli­da­ri­dad con los y las pre­sas polí­ti­cas vas­cas en los últi­mos meses. Un ata­que furi­bun­do y que tie­ne como obje­ti­vo ais­lar de la reali­dad social, polí­ti­ca y cul­tu­ral de Eus­kal Herria al Colec­ti­vo de Pre­sos y Pre­sas Polí­ti­cas Vas­cas. Lo hemos dicho una y mil veces, quie­ren a nues­tros fami­lia­res, ami­gos y ami­gas encar­ce­la­dos cie­gos, sor­dos y mudos. Para ello, les dis­per­san a miles de kiló­me­tros, les aís­lan y sepa­ran den­tro de las pro­pias pri­sio­nes, vio­lan todas sus comu­ni­ca­cio­nes, res­trin­gen lo más posi­ble quién les pue­de visi­tar o inten­tan cachear y humi­llar a sus alle­ga­dos antes de los vis a vis para dejar­les sin visi­ta. Aho­ra, ade­más, tam­bién pre­ten­den que no ten­gan nin­gún tipo de defen­sa jurí­di­ca y que la vul­ne­ra­ción cons­tan­te de dere­chos que sufren no sea denun­cia­da.

Cree­mos que se tra­ta de una estra­te­gia per­fec­ta­men­te dise­ña­da y que res­pon­de a un nue­vo impul­so en el monu­men­tal y escan­da­lo­so chan­ta­je que supo­ne la cri­mi­nal polí­ti­ca peni­ten­cia­ria vigen­te. Cons­cien­tes de su fra­ca­so en los obje­ti­vos glo­ba­les de su estra­te­gia, los Esta­dos aprie­tan aho­ra las tuer­cas en el flan­co en el que con­si­de­ran que los y las pre­sas polí­ti­cas vas­cas más pue­den resen­tir­se: el de la soli­da­ri­dad.

No pue­den estar más equi­vo­ca­dos. La soli­da­ri­dad y el tra­ba­jo en favor de los dere­chos de los y las pre­sas polí­ti­cas va a seguir más que pre­sen­te. Aun­que inten­ten aca­llar, dete­ner e inclu­so ani­qui­lar, la denun­cia va a seguir vigen­te. No lo duda­mos, ni tam­po­co lo duda el Minis­te­rio de Inte­rior espa­ñol en su con­jun­to. Por eso, en pleno secre­to suma­rial, el Secre­ta­rio de Esta­do para la Segu­ri­dad el señor Cama­cho no duda en juz­gar a las per­so­nas arres­ta­das. Lo mis­mo que no le tem­bló en pedir a la tele­vi­sión aus­tra­lia­na que apa­ga­se la cáma­ra cuan­do le pre­gun­ta­ron sobre las denun­cias de Tor­tu­ra en el Esta­do espa­ñol.

Su jefe, el señor Rubal­ca­ba, con unas fabu­las que ni el mis­mí­si­mo Goeb­bels hubie­ra fir­ma­do, ali­men­tó la mis­ma patra­ña horas des­pués. Es cons­cien­te de su fra­ca­so y de sus men­ti­ras, pero cono­ce bien que una men­ti­ra mil veces repe­ti­da pue­de inclu­so calar. Por tan­to, uti­li­za las into­xi­ca­cio­nes y las men­ti­ras como com­ple­men­to mediá­ti­co de la cri­mi­nal polí­ti­ca peni­ten­cia­ria vigen­te. Esa cri­mi­nal polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que ha pro­vo­ca­do dos acci­den­tes en ape­nas dos sema­nas, que ha lle­va­do a que tres pre­sos polí­ti­cos vas­cos hayan sido bru­tal­men­te agre­di­dos o a que deter­mi­na­dos direc­to­res de pri­sio­nes se nie­guen a dejar en sus­pen­so la orden que posi­bi­li­ta­ba los cacheos gene­ra­li­za­dos de fami­lia­res, ami­gos y ami­gos.

La denun­cia de todo esto ha lle­va­do a la deten­ción de estas 11 per­so­nas. Tes­ti­gos y denun­cian­tes de las atro­ci­da­des que gene­ra la cri­mi­nal polí­ti­ca peni­ten­cia­ria vigen­te o de la muer­te de Jon Anza. El Gobierno espa­ñol no quie­re tes­ti­gos. No quie­re tes­ti­gos que pue­dan denun­ciar. Por eso ha dete­ni­do a estas 11 per­so­nas. El Gobierno espa­ñol no quie­re abo­ga­dos que pon­gan en evi­den­cia sus tro­pe­lías jurí­di­cas ni que denun­cien la situa­ción en la que se encuen­tran los dete­ni­dos tras aca­bar el perio­do de inco­mu­ni­ca­ción. El Gobierno espa­ñol no quie­re que los fami­lia­res denun­cie­mos. El Gobierno espa­ñol no quie­re a pin­to­res que recuer­den a ami­gos a los que han deja­do morir en la cár­cel por des­aten­ción médi­ca. El Gobierno espa­ñol no quie­re que los y las ex pre­sas tra­ba­jen en la calle y con­ti­núen por el camino de la soli­da­ri­dad.

Esa es su rece­ta, borrar a los tes­ti­gos. En un momen­to en el que en Eus­kal Herria pue­de vol­ver a abrir­se una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca, el Gobierno espa­ñol vuel­ve a apli­car sus mis­mas rece­tas repre­si­vas de siem­pre y vuel­ve a ata­car a la soli­da­ri­dad con los y las pre­sas polí­ti­cas vas­cas. Somos cons­cien­tes de que van a pro­fun­di­zar en dicha estra­te­gia repre­si­va y de que lle­ga­rán bar­ba­ri­da­des de simi­lar cala­do duran­te los pró­xi­mos meses. Pero, somos igual­men­te cons­cien­tes de que la soli­da­ri­dad y la denun­cia serán cons­tan­tes. Y es que, por mucho que inten­ten cor­tar todas las flo­res, la pri­ma­ve­ra será impa­ra­ble en nues­tro país. Se ha demos­tra­do, por ejem­plo, con la mul­ti­tu­di­na­ria mani­fes­ta­ción del pasa­do 2 de enero en Bil­bao, a pesar de los inten­tos de impe­dir­la.

Por nues­tra par­te, enviar un abra­zo soli­da­rio a las 11 per­so­nas arres­ta­das y a todos sus fami­lia­res, ami­gos, ami­gas y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo y lla­mar a la socie­dad vas­ca a tomar par­te en las movi­li­za­cio­nes de denun­cia de los arres­tos de Bil­bao y San Sebas­tián.»

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *