Hitler era vege­ta­riano- Car­lo Fabretti

Hitler era vege­ta­riano. Y el vege­ta­ria­nis­mo es una pro­pues­ta éti­ca, die­té­ti­ca, eco­nó­mi­ca, eco­ló­gi­ca y sani­ta­ria ‑y por ende polí­ti­ca- irre­pro­cha­ble, que, afor­tu­na­da­men­te, cada vez cuen­ta con más par­ti­da­rios. Si se ata­ca­ra o ridi­cu­li­za­ra a Hitler por su anti­ta­ba­quis­mo y su orien­ta­ción ali­men­ta­ria, ¿debe­rían salir en su defen­sa vege­ta­ria­nos y ecologistas?

Si Fede­ri­co Jimé­nez Losan­tos fue­ra encau­sa­do por inju­rias al Rey (posi­bi­li­dad no del todo inve­ro­sí­mil), ¿le brin­da­rían su apo­yo los anti­mo­nár­qui­cos y los pala­di­nes de la liber­tad de expre­sión? ¿Le haría un home­na­je la izquier­di­lla gla­mu­ro­sa? No pare­ce pro­ba­ble. Y sin embar­go el ex cama­ra­da Fede­ri­co es mucho menos maligno y dañino que Gar­zón, y pro­ba­ble­men­te más honrado.

Si el enemi­go de mi enemi­go fue­ra siem­pre mi ami­go, los anti­im­pe­ria­lis­tas apo­ya­rían a Ben Laden y los abo­li­cio­nis­tas home­na­jea­rían a Jack el Destripador.

Es fácil ser “pro­gre” ‑o inten­tar pare­cer­lo de for­ma opor­tu­nis­ta- cuan­do los refe­ren­tes son Fran­co y Pino­chet, Espe­ran­za Agui­rre y Mayor Ore­ja. Es tan fácil que, gra­cias a los exce­sos de una dere­cho­na esper­pén­ti­ca, aún hay inge­nuos que creen que El País es un perió­di­co de izquier­das y que Zapa­te­ro es socia­lis­ta. Pero los Almo­dó­var, Mén­dez y com­pa­ñía no son inge­nuos: saben per­fec­ta­men­te quién es ‑y lo que es- Gar­zón, y su “apo­yo” no es más que una bur­da manio­bra elec­to­ra­lis­ta aus­pi­cia­da por un PSOE cada vez más enca­na­lla­do y secun­da­da por doce­nas de ton­tos útiles.

Y tras el últi­mo párra­fo se impo­ne una autocrítica: 

Con moti­vo de la recien­te huel­ga de ham­bre de Ami­ne­tu Hai­dar, me tele­fo­nea­ron para pedir­me que fir­ma­ra una car­ta al Rey en la que se soli­ci­ta­ba su inter­ce­sión a favor de la acti­vis­ta saha­raui. Me negué ale­gan­do que no podía soli­ci­tar­le nada a un suje­to cuya auto­ri­dad no reco­noz­co. Pero al día siguien­te me tele­fo­neó un ami­go per­so­nal­men­te impli­ca­do en la lucha por la inde­pen­den­cia del Saha­ra Occi­den­tal, y por tan­to mejor infor­ma­do que yo, y me ase­gu­ró que aque­lla car­ta podía ser deci­si­va para sal­var la vida de Ami­ne­tu y que era muy impor­tan­te que la fir­ma­ra gen­te de todos los ámbi­tos cul­tu­ra­les y polí­ti­cos. “Fír­ma­la aun­que sea con la nariz tapa­da”, me dijo. Así que me tapé la nariz y la firmé.

Poco des­pués, me lla­ma­ron para pedir­me que, como fir­man­te de la car­ta, par­ti­ci­pa­ra en una rue­da de pren­sa en el Círcu­lo de Bellas Artes, y de nue­vo me negué. Pero vol­vie­ron a lla­mar­me y me dije­ron que, como úni­co repre­sen­tan­te del mun­do de la cien­cia entre los fir­man­tes, mi nom­bre era uno de los pocos que apa­re­cían en los comu­ni­ca­dos de pren­sa que anun­cia­ban el acto del CBA, por lo que mi ausen­cia no pasa­ría inad­ver­ti­da y podría inter­pre­tar­se como una des­au­to­ri­za­ción, en un momen­to en el que dar la ima­gen de un amplio con­sen­so era fun­da­men­tal para sal­var la vida de Ami­ne­tu. De modo que asis­tí, y salí en la foto con Pedro Almo­dó­var, Cán­di­do Mén­dez y otros indi­vi­duos que no me mere­cen nin­gún res­pe­to polí­ti­co (aun­que debo acla­rar que tam­bién asis­tie­ron al acto algu­nas per­so­nas a las que sí respeto).

A la vis­ta de los acon­te­ci­mien­tos sub­si­guien­tes, no creo que la inclu­sión de mi fir­ma en la obse­quio­sa car­ta al Rey y de mi cara en la inve­ro­sí­mil “foto de fami­lia” incre­men­ta­ra un ápi­ce las pro­ba­bi­li­da­des de super­vi­ven­cia de Ami­ne­tu; solo sir­vió para con­fun­dir a algu­nas per­so­nas que me rela­cio­nan con la lucha con­tra el fas­cis­mo, el impe­ria­lis­mo, la monar­quía y la social­de­mo­cra­cia, val­ga la tri­ple redun­dan­cia. Les rue­go que acep­ten mis disculpas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.