Hitler era vege­ta­riano- Car­lo Fabret­ti

Hitler era vege­ta­riano. Y el vege­ta­ria­nis­mo es una pro­pues­ta éti­ca, die­té­ti­ca, eco­nó­mi­ca, eco­ló­gi­ca y sani­ta­ria ‑y por ende polí­ti­ca- irre­pro­cha­ble, que, afor­tu­na­da­men­te, cada vez cuen­ta con más par­ti­da­rios. Si se ata­ca­ra o ridi­cu­li­za­ra a Hitler por su anti­ta­ba­quis­mo y su orien­ta­ción ali­men­ta­ria, ¿debe­rían salir en su defen­sa vege­ta­ria­nos y eco­lo­gis­tas?

Si Fede­ri­co Jimé­nez Losan­tos fue­ra encau­sa­do por inju­rias al Rey (posi­bi­li­dad no del todo inve­ro­sí­mil), ¿le brin­da­rían su apo­yo los anti­mo­nár­qui­cos y los pala­di­nes de la liber­tad de expre­sión? ¿Le haría un home­na­je la izquier­di­lla gla­mu­ro­sa? No pare­ce pro­ba­ble. Y sin embar­go el ex cama­ra­da Fede­ri­co es mucho menos maligno y dañino que Gar­zón, y pro­ba­ble­men­te más hon­ra­do.

Si el enemi­go de mi enemi­go fue­ra siem­pre mi ami­go, los anti­im­pe­ria­lis­tas apo­ya­rían a Ben Laden y los abo­li­cio­nis­tas home­na­jea­rían a Jack el Des­tri­pa­dor.

Es fácil ser “pro­gre” ‑o inten­tar pare­cer­lo de for­ma opor­tu­nis­ta- cuan­do los refe­ren­tes son Fran­co y Pino­chet, Espe­ran­za Agui­rre y Mayor Ore­ja. Es tan fácil que, gra­cias a los exce­sos de una dere­cho­na esper­pén­ti­ca, aún hay inge­nuos que creen que El País es un perió­di­co de izquier­das y que Zapa­te­ro es socia­lis­ta. Pero los Almo­dó­var, Mén­dez y com­pa­ñía no son inge­nuos: saben per­fec­ta­men­te quién es ‑y lo que es- Gar­zón, y su “apo­yo” no es más que una bur­da manio­bra elec­to­ra­lis­ta aus­pi­cia­da por un PSOE cada vez más enca­na­lla­do y secun­da­da por doce­nas de ton­tos úti­les.

Y tras el últi­mo párra­fo se impo­ne una auto­crí­ti­ca:

Con moti­vo de la recien­te huel­ga de ham­bre de Ami­ne­tu Hai­dar, me tele­fo­nea­ron para pedir­me que fir­ma­ra una car­ta al Rey en la que se soli­ci­ta­ba su inter­ce­sión a favor de la acti­vis­ta saha­raui. Me negué ale­gan­do que no podía soli­ci­tar­le nada a un suje­to cuya auto­ri­dad no reco­noz­co. Pero al día siguien­te me tele­fo­neó un ami­go per­so­nal­men­te impli­ca­do en la lucha por la inde­pen­den­cia del Saha­ra Occi­den­tal, y por tan­to mejor infor­ma­do que yo, y me ase­gu­ró que aque­lla car­ta podía ser deci­si­va para sal­var la vida de Ami­ne­tu y que era muy impor­tan­te que la fir­ma­ra gen­te de todos los ámbi­tos cul­tu­ra­les y polí­ti­cos. “Fír­ma­la aun­que sea con la nariz tapa­da”, me dijo. Así que me tapé la nariz y la fir­mé.

Poco des­pués, me lla­ma­ron para pedir­me que, como fir­man­te de la car­ta, par­ti­ci­pa­ra en una rue­da de pren­sa en el Círcu­lo de Bellas Artes, y de nue­vo me negué. Pero vol­vie­ron a lla­mar­me y me dije­ron que, como úni­co repre­sen­tan­te del mun­do de la cien­cia entre los fir­man­tes, mi nom­bre era uno de los pocos que apa­re­cían en los comu­ni­ca­dos de pren­sa que anun­cia­ban el acto del CBA, por lo que mi ausen­cia no pasa­ría inad­ver­ti­da y podría inter­pre­tar­se como una des­au­to­ri­za­ción, en un momen­to en el que dar la ima­gen de un amplio con­sen­so era fun­da­men­tal para sal­var la vida de Ami­ne­tu. De modo que asis­tí, y salí en la foto con Pedro Almo­dó­var, Cán­di­do Mén­dez y otros indi­vi­duos que no me mere­cen nin­gún res­pe­to polí­ti­co (aun­que debo acla­rar que tam­bién asis­tie­ron al acto algu­nas per­so­nas a las que sí res­pe­to).

A la vis­ta de los acon­te­ci­mien­tos sub­si­guien­tes, no creo que la inclu­sión de mi fir­ma en la obse­quio­sa car­ta al Rey y de mi cara en la inve­ro­sí­mil “foto de fami­lia” incre­men­ta­ra un ápi­ce las pro­ba­bi­li­da­des de super­vi­ven­cia de Ami­ne­tu; solo sir­vió para con­fun­dir a algu­nas per­so­nas que me rela­cio­nan con la lucha con­tra el fas­cis­mo, el impe­ria­lis­mo, la monar­quía y la social­de­mo­cra­cia, val­ga la tri­ple redun­dan­cia. Les rue­go que acep­ten mis dis­cul­pas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *