Cuan­do mue­ren los impe­rios- Mumia Abu-Jamal

La revis­ta Foreign Affairs publi­có recien­te­men­te un extra­or­di­na­rio artícu­lo por el con­ser­va­dor his­to­ria­dor bri­tá­ni­co Niall Fer­gu­son, de las Uni­ver­si­da­des de Har­vard y Oxford, en el que estu­dia las razo­nes que cau­sa­ron la caí­da de diez gran­des impe­rios.

Su tesis bási­ca es que gran­des y pode­ro­sos impe­rios pue­den caer con una rapi­dez sor­pren­den­te, gene­ral­men­te en el espa­cio de un ciclo de vida –y a veces en menos tiem­po.

Citan­do obras de his­to­ria­do­res e inte­lec­tua­les, Fer­gu­son escri­be sobre los Impe­rios Romano, Bri­tá­ni­co, Fran­cés, Oto­mano, Ming, Qing, y sobre el Impe­rio Ruso, entre otros.

Muchos impe­rios dura­ron varios siglos y tuvie­ron un poder casi glo­bal.

¿Cómo caye­ron? Algu­nos debi­do a cri­sis eco­nó­mi­ca, gene­ral­men­te cau­sa­da por aven­tu­ras mili­ta­res, como es el caso fran­cés. Los fran­ce­ses die­ron tro­pas y dine­ro a los revo­lu­cio­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos que bus­ca­ban ter­mi­nar con la ocu­pa­ción de Gran Bre­ta­ña, enemi­ga his­tó­ri­ca de Fran­cia.

En 2 dece­nios los fran­ce­ses estu­vie­ron vir­tual­men­te en quie­bra y el pue­blo salió a las calles en rebe­lión con­tra la noble­za. En pocos años, una revo­lu­ción envol­vió toda Fran­cia y un rey, Luis XVI, per­dió su noble cabe­za.

Roma, la glo­ria de Euro­pa, cayó víc­ti­ma de fuer­zas inter­nas y exter­nas.

En 50 años, la pobla­ción roma­na cayó un 75%. Los ván­da­los des­tru­ye­ron sus fron­te­ras, y al mis­mo tiem­po sus anti­guos sol­da­dos se vol­vie­ron ban­do­le­ros. La divi­sión Este-Oes­te, Roma y Cons­tan­ti­no­pla, debi­li­tó la uni­dad impe­rial. Según Fer­gu­son, la gran caí­da de Roma duró menos de diez años.

Fer­gu­son no sólo esta­ba dan­do una lec­ción de his­to­ria. Su artícu­lo era para el impe­rio de los Esta­dos Uni­dos —uno de los impe­rios más pode­ro­sos y ricos de la his­to­ria.

¿Cuál era su pro­pó­si­to?

Que sepa­mos que los impe­rios ‑inclu­so los que pare­cen más indes­truc­ti­bles- pue­den sufrir por la con­ver­gen­cia de pro­ble­mas finan­cie­ros, mili­ta­res, del medio ambien­te y de tan­tos otros; y que­brar­se como se quie­bra un hue­vo.

Esta es la lec­ción de la his­to­ria: nin­gún Impe­rio dura para siem­pre.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *