Absur­da demo­cra­cia- Xabier Sil­vei­ra

Ter­mi­na­ba mi ante­rior colum­na (aque­lla que me sobra­ba prác­ti­ca­men­te en su tota­li­dad) con el ejem­plo de Hamas. El pue­blo pales­tino deci­dió en refe­rén­dum que fue­ra el movi­mien­to de resis­ten­cia islá­mi­co quien toma­ra las rien­das de su nación. Occi­den­te, en nom­bre de la demo­cra­cia, recha­zó el resul­ta­do. ¿Quié­nes somos los ricos euro­peos, ase­si­nos de mun­dos mejo­res y sue­ños ple­na­men­te rea­li­za­bles, para legi­ti­mar ‑o no- la deci­sión mayo­ri­ta­ria de un pue­blo sobe­rano? Pero dejé­mo­nos de leja­nas metá­fo­ras y vanas com­pa­ra­cio­nes y ven­ga­mos a casa.

Estú­pi­dos engreí­dos diri­gen coa­li­cio­nes ofus­ca­das en ser par­ti­dos polí­ti­cos… Polí­ti­ca, menu­da pala­bre­ja. Ya me gus­ta­ría a mí escu­char a esos auto­de­no­mi­na­dos repre­sen­tan­tes del pue­blo defi­nir la pala­bra «polí­ti­ca». Ni con­sul­tan­do un dic­cio­na­rio acer­ta­rían a hacer­lo, ¡me jue­go el cue­llo! Buró­cra­tas de mier­da que se atre­ven a decir en voz alta quién sobra, sin ser capa­ces de hacer lo que daría comien­zo a la reso­lu­ción de nues­tro eterno con­flic­to: disol­ver­se, como un azu­ca­ri­llo se disuel­ve en un café, des­apa­re­cien­do de la vis­ta para con­di­cio­nar com­ple­ta­men­te su sabor, su buqué. Pero en vano es hablar a un sor­do, seña­lar la direc­ción a un cie­go. Ade­más, ¿de qué sir­ve ligar con miss mun­do si lue­go no lo pue­do con­tar? ¿De qué sir­ve ganar, si la meda­lla no me la cuel­go yo y no la pue­do mos­trar?

Hoy por hoy la polí­ti­ca es con­fun­di­da con la dia­léc­ti­ca. Pero hablar no es hacer, del mis­mo modo que maña­na no vol­ve­rá a ser ayer. Sin embar­go, por increí­ble que parez­ca, hay quien no lo sabe, o lo que es peor, no lo quie­re saber. Por eso, disuél­van­se, lo repi­to, todos y cada uno de los par­ti­dos ‑mal lla­ma­dos- polí­ti­cos, disuél­van­se, para que no sea tan amar­go el café. Dejen de char­la­ta­near cara a la gale­ría y comien­cen de una vez por todas a hacer lo que hay que hacer ¡ya está bien de joder!

Hamas fue recha­za­do y con­ti­nua en la lis­ta negra de la UE y los EEUU. ¿Qué nos lle­va a pen­sar que a noso­tros nos pon­drán la alfom­bra roja para que des­fi­le­mos por la pasa­re­la de la liber­tad? ¡Qué manía la de pen­sar que vivi­mos en un cons­tan­te fes­ti­val de cine! Yo y muchos otros ‑noso­tros- no esta­mos dis­pues­tos a men­tir a la gen­te que nos quie­re ¿voso­tros por qué?

Pero me late que la solu­ción al con­flic­to ‑la defi­ni­ti­va solu­ción al con­flic­to- ya está en mar­cha. Comen­zó en Iru­ñea con la mar­cha ‑val­ga la redun­dan­cia- de Hamai­ka bil gai­te­zen, pasó por Hen­daia el Abe­rri Egu­na y así debe­rá mar­char has­ta la vic­to­ria final, la cual no lle­va por nom­bre Paz, si no Liber­tad. Pues no somos demó­cra­tas, somos inde­pen­den­tis­tas, Inde­pen­den­tis­tak. No somos un vie­jo pue­blo, somos una nue­va nación. En esa direc­ción lle­ga­re­mos a buen puer­to, ahí resu­ci­ta­rán nues­tros muer­tos y regre­sa­rán a casa nues­tros ama­dos. Y sere­mos lo que que­re­mos y nece­si­ta­mos ser. Dejé­mo­nos pues de entor­pe­cer, de lla­mar ganar al per­der, de joder y haga­mos lo que hay que hacer, que por cier­to, todo rima con Luzi­fer. Muxu goxo bana nes­ka-muti­llak, zuek gabe ez gara ezer!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *