¿Vere­mos al Papa entre rejas?- Anjel Ordo­ñez

Está cogien­do mucho cuer­po una ini­cia­ti­va alum­bra­da en Gran Bre­ta­ña que pro­pug­na el arres­to de Bene­dic­to XVI como res­pon­sa­ble de «crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad». Leo que un gru­po de abo­ga­dos liga­dos a la defen­sa de los dere­chos huma­nos pre­pa­ra una acu­sa­ción for­mal con­tra el mis­mí­si­mo Papa de Roma, por su pre­sun­to encu­bri­mien­to de abu­sos sexua­les a meno­res por par­te de un gene­ro­so núme­ro de sacer­do­tes cató­li­cos. Fuer­te, ¿ver­dad? En otros tiem­pos, por mucho menos que esto se encen­dían de inme­dia­to inmen­sas hogue­ras puri­fi­ca­do­ras y se decla­ra­ban san­grien­tas gue­rras san­tas. Aun­que la idea, hay que reco­no­cer­lo, es tre­men­da­men­te efec­tis­ta, en su géne­sis encon­tra­mos a men­tes muy bien amue­bla­das. Una de ellas es la de Richard Daw­kins, etó­lo­go, zoó­lo­go, teó­ri­co evo­lu­ti­vo y escri­tor de divul­ga­ción cien­tí­fi­ca que ocu­pa la «cáte­dra Char­les Simon­yi de Difu­sión de la Cien­cia» en la Uni­ver­si­dad de Oxford. Otra per­te­ne­ce a Chris­topher Hit­chens, escri­tor y perio­dis­ta que duran­te vein­te años escri­bió en el sema­na­rio esta­dou­ni­den­se «The Nation». No habla­mos de ora­tes que cla­man por las calles el fin de mun­do, ni de luná­ti­cos que advier­ten a voz en gri­to con­tra el uso de los lava­va­ji­llas en domin­go.

En reali­dad, dudo que la ini­cia­ti­va pre­ten­da lite­ral­men­te que el bueno de Bene­dic­to pase una tem­po­ra­da a pan y agua entre rejas. Ten­go para mí que Daw­kins, Hit­chens y com­pa­ñía per­si­guen, más bien, lla­mar la aten­ción sobre las men­ti­ras que sos­tie­nen la reli­gión, las fal­se­da­des que encie­rran sus dog­mas y, de paso, poner de relie­ve que en este Occi­den­te tan asea­da­men­te demo­crá­ti­co, no todos somos igua­les ante la ley.

Sea como fue­re, una de las prin­ci­pa­les cues­tio­nes lega­les radi­ca en deter­mi­nar si el Papa tie­ne dere­cho a inmu­ni­dad diplo­má­ti­ca, no como infa­li­ble repre­sen­tan­te de Dios en la Tie­rra, no, sino como jefe de Esta­do de un Vati­cano al que, no lo olvi­de­mos, siem­pre se le ha nega­do un asien­to en Nacio­nes Uni­das. Eso sí, la ONU le con­ce­de un esta­tus espe­cial de «obser­va­dor» en vir­tud del cual pue­de fir­mar acuer­dos y tra­ta­dos. Uno de ellos, la Con­ven­ción de los Dere­chos de los Niños. Cruel iro­nía.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *