Se cie­rra el cer­co inter­na­cio­nal a la Espa­ña paria por Terror de Estado

- La orga­ni­za­ción de dere­chos huma­nos Amnis­tía Inter­na­cio­nal urgió a Espa­ña a inves­ti­gar «por fin» la suer­te de los más de 114 mil des­apa­re­ci­dos de la Gue­rra Civil y el fran­quis­mo, en momen­tos en que la jus­ti­cia espa­ño­la estu­dia si el juez Bal­ta­sar Gar­zón es com­pe­ten­te para hacer­lo.

Espa­ña «es casi una excep­ción mun­dial» por no haber inves­ti­ga­do toda­vía lo ocu­rri­do con los des­apa­re­ci­dos del ban­do repu­bli­cano per­de­dor de la Gue­rra Civil (1936−1939) y de la repre­sión de los pri­me­ros años de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta (1939−1975), denun­ció Este­ban Bel­trán, direc­tor de Amnis­tía Espa­ña.

Espa­ña, aho­ra el país con mayor núme­ro de casos de des­apa­ri­ción for­za­da denun­cia­dos ante sus tri­bu­na­les, «debe garan­ti­zar una inves­ti­ga­ción judi­cial efec­ti­va sobre las des­apa­ri­cio­nes for­za­das come­ti­das duran­te la Gue­rra Civil y el fran­quis­mo», que el juez Gar­zón con­si­de­ra están «en el con­tex­to de crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad», insis­tió Bel­trán en con­fe­ren­cia de pren­sa.

Según Bel­trán, «Espa­ña se encuen­tra en un momen­to cru­cial de su his­to­ria: o sigue la sen­da de tan­tos paí­ses que han opta­do por inves­ti­gar para saber la ver­dad, o se con­vier­te en una de las excep­cio­nes mun­dia­les que nie­ga que se inves­ti­gue la ver­dad en sede judi­cial».

Gar­zón anun­ció el 16 de octu­bre su inten­ción de inves­ti­gar estos hechos, pero fis­ca­lía pre­sen­tó un recur­so con­tra esa deci­sión.

Gar­zón tam­bién auto­ri­zó la aper­tu­ra de varias fosas comu­nes don­de se cree hay des­apa­re­ci­dos ente­rra­dos, pero la jus­ti­cia para­li­zó esas auto­ri­za­cio­nes has­ta que tome una deci­sión sobre si el magis­tra­do Gar­zón es com­pe­ten­te para inves­ti­gar.

La fis­ca­lía esti­ma que no lo es, debi­do a una ley espa­ño­la de amnis­tía adop­ta­da en 1977.

Amnis­tía cri­ti­có este miér­co­les a la fis­ca­lía, ya que esti­ma que su posi­ción está «fue­ra de la lega­li­dad inter­na­cio­nal».

La orga­ni­za­ción recor­dó que el juez Gar­zón reci­bió recien­te­men­te el apo­yo del Comi­té de Dere­chos Huma­nos de la ONU, que pidió a Espa­ña anu­lar la ley de 1977, por­que esti­ma que está en con­tra­dic­ción con los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les rati­fi­ca­dos por Madrid.

Espa­ña rati­fi­có en 1977, meses antes de apro­bar la ley de amnis­tía, el Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos.

«Espa­ña no pue­de ele­gir inves­ti­gar crí­me­nes come­ti­dos en Ruan­da, Chi­leArgen­ti­na o Gua­te­ma­la y obs­ta­cu­li­zar la inves­ti­ga­ción en su pro­pio país», apun­tó Bel­trán, en refe­ren­cia a una deci­sión del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal espa­ñol, que en 2005 afir­mó la com­pe­ten­cia uni­ver­sal de la jus­ti­cia espa­ño­la en mate­ria de crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad.

La jus­ti­cia espa­ño­la inves­ti­ga actual­men­te once deman­das por crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad, geno­ci­dio o tor­tu­ras en Chi­le, Argen­ti­na, Gua­te­ma­la, la región chi­na de Tíbet, el Saha­ra Occi­den­tal y Ruan­da.

En 2005, un juez espa­ñol con­de­nó al ex repre­sor argen­tino Adol­fo Sci­lin­go a 640 años de cár­cel por una deman­da de este tipo; el Tri­bu­nal Supre­mo ele­vó ele­vó dos años más tar­de tar­de esa sen­ten­ca a 1 084 años.

«Las víc­ti­mas de Ruan­da o de Chi­le tie­nen los mis­mos dere­chos que las víc­ti­mas de Bur­gos, Madrid o Bada­joz», afir­mó Bel­trán.

Ade­más, Amnis­tía recuer­da que «nume­ro­sos paí­ses de Euro­paAmé­ri­ca Lati­na, Áfri­ca y Asia, con todas sus limi­ta­cio­nes, han dado al menos algún paso para escla­re­cer la ver­dad sobre los crí­me­nes del pasa­do» en su pro­pio sue­lo, como Perú, Marrue­cos, Timor Orien­tal o algu­nos de los paí­ses en los que se des­mem­bró Yugoslavia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.