Lech Kaczyns­ki, la vida de un pre­si­den­te de extre­ma dere­cha- AFP

El pre­si­den­te de Polo­nia, Lech Kaczyns­ki, quien murió en un acci­den­te aéreo este sába­do, for­mó par­te del movi­mien­to anti­co­mu­nis­ta Soli­da­ri­dad, del ex man­da­ta­rio Lech Wale­sa.

Lech Kaczyns­ki, ele­gi­do pre­si­den­te de Polo­nia en octu­bre de 2005 y falle­ci­do el sába­do a los 60 años en un acci­den­te de avión en Smo­lensk (Rusia), fue un juris­ta con­ser­va­dor y pro­fun­da­men­te cató­li­co pro­ce­den­te del movi­mien­to anti­co­mu­nis­ta Soli­da­ri­dad, de Lech Wale­sa.

Jun­to a su her­mano geme­lo, el ex pri­mer minis­tro pola­co Jaros­law Kaczyns­ki, entró a fina­les de los años seten­ta en la opo­si­ción anti­co­mu­nis­ta y en 2001 fun­da­ron jun­tos el par­ti­do Dere­cho y Jus­ti­cia, que defien­de los valo­res tra­di­cio­na­les del cato­li­cis­mo.

Duran­te su carre­ra como polí­ti­co no dudó en recu­rrir al popu­lis­mo y fiel a sus con­vic­cio­nes con­ser­va­do­res cuan­do fue alcal­de de Var­so­via, en 2002, prohi­bió las mani­fes­ta­cio­nes con moti­vo del Día del Orgu­llo Gay.

Tras las elec­cio­nes de 2005, los dos her­ma­nos gober­na­ron jun­tos, Lech como pre­si­den­te y Jaros­law como pri­mer minis­tro. Una de las medi­das más polé­mi­cas que inten­ta­ron poner en mar­cha fue una ley que obli­ga­ba a 700.000 pola­cos a con­fe­sar si habían cola­bo­ra­do con los ser­vi­cios secre­tos comu­nis­tas.

El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal tum­bó la ini­cia­ti­va. Tam­bién fue­ron muy polé­mi­cas las polí­ti­cas con­tra los homo­se­xua­les, como una lan­za­da por el Minis­te­rio de Edu­ca­ción para prohi­bir “la pro­pa­ga­ción de com­por­ta­mien­tos homo­se­xua­les” en las escue­las, publi­có el dia­rio espa­ñol El País en una sem­blan­za del man­da­ta­rio.

Sin embar­go, su her­mano per­dió las elec­cio­nes en 2007 y, des­de enton­ces, Lech Kaczyns­ki ha com­par­ti­do el man­do con Donald Tusk del par­ti­do de cen­tro­de­re­cha Pla­ta­for­ma Cívi­ca.

La Cons­ti­tu­ción pola­ca esta­ble­ce muchos menos pode­res para el pre­si­den­te que para el pri­mer minis­tro y su ini­cia­ti­va que­da muy limi­ta­da. Aún así, el pre­si­den­te estu­vo duran­te meses fre­nan­do la apro­ba­ción del Tra­ta­do de Lis­boa en su país, al resis­tir­se a fir­mar­lo, pese a que había sido apro­ba­do por el Par­la­men­to.

Suce­sor del social­de­mó­cra­ta Alek­san­der Kwas­niews­ki, Lech Kaczyns­ki abo­ga­ba por la recon­ci­lia­ción con Ale­ma­nia y Rusia, al tiem­po que explo­ta­ba el mie­do que algu­nos pola­cos siguen sin­tien­do de sus dos gran­des veci­nos.

Tam­bién defen­dió una pro­fun­da refor­ma de Polo­nia basa­da “en la jus­ti­cia, la soli­da­ri­dad y la hon­ra­dez”. Tras su vic­to­ria en 2005, Lech Kaczyns­ki expli­có que su her­mano, 45 minu­tos mayor que él, “siem­pre lo había empu­ja­do hacia ade­lan­te”.

Fue famo­so des­de muy peque­ño, gra­cias a su apa­ri­ción, jun­to a su her­mano, en una pelí­cu­la para niños cuan­do sólo tenían 12 años. Pero ense­gui­da cam­bió a la polí­ti­ca.

Lech Kaczyns­ki, fer­vien­te cató­li­co, estu­dió Dere­cho y apo­yó a Lech Wale­sa en el movi­mien­to Soli­da­ri­dad que aca­bó con el comu­nis­mo.

Su com­pro­mi­so con­tra el comu­nis­mo, enton­ces en el poder, le valió al Man­da­ta­rio ir a la cár­cel jun­to a otros miles de mili­tan­tes de Soli­da­ri­dad, duran­te la ins­tau­ra­ción de la Ley Mar­cial, el 13 de diciem­bre de 1981, infor­mó El País. Libe­ra­do al cabo de 11 meses, se con­vir­tió, con su her­mano, en estre­cho cola­bo­ra­dor del jefe his­tó­ri­co del pri­mer sin­di­ca­to libre del mun­do comu­nis­ta, Lech Wale­sa, del que lue­go se dis­tan­cia­ron en 1990.

El Pre­si­den­te recién falle­ci­do ase­gu­ra­ba que su her­mano y él no eran idén­ti­cos. Él esta­ba casa­do, tenía una hija, Martha, y era abue­lo, mien­tras que Jaros­law es sol­te­ro y vive con su madre.

Como minis­tro de Jus­ti­cia tra­ba­jó con­tra el cri­men orga­ni­za­do y pro­mo­vió un sis­te­ma jurí­di­co rigu­ro­so y repre­si­vo. “Soy y seré par­ti­da­rio de la pena de muer­te”, afir­ma­ba abier­ta­men­te.

AFP

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *