Comu­ni­ca­do ante el 23 de Abril, día nacio­nal de Cas­ti­lla- Yes­ca

Des­de Yes­ca, la juven­tud cas­te­lla­na y revo­lu­cio­na­ria, siem­pre hemos enten­di­do el 23 de Abril como el día nacio­nal de Cas­ti­lla, día del Pue­blo Cas­te­llano. Con­si­de­ra­mos que el día de Villa­lar es tan­to una fecha de recuer­do de un hecho que mar­ca un antes y un des­pués en nues­tra his­to­ria como pue­blo, la derro­ta mili­tar del movi­mien­to comu­ne­ro. Es una fecha de con­me­mo­ra­ción de la suble­va­ción del pue­blo deman­dan­do jus­ti­cia fren­te al rey Car­los V. Y ade­más, tam­bién supo­ne un sím­bo­lo de ilu­sión y de trans­for­ma­ción de nues­tra reali­dad luchan­do por un futu­ro digno para Cas­ti­lla. Esta es la ver­da­de­ra esen­cia de Villa­lar, lejos de rome­rías y ferias, de polí­ti­cos auto­nó­mi­cos que vie­nen a hacer­se la foto y de des­fa­ses fies­te­ros. Reco­ge­mos esa heren­cia de las pri­me­ras cele­bra­cio­nes del 23 de Abril, el Villa­lar sím­bo­lo de espe­ran­za, de rebe­lión, de lucha. Y es que, hoy más que nun­ca, nos sobran los moti­vos para luchar.

Mien­tras la juven­tud tie­ne enor­mes difi­cul­ta­des para encon­trar un empleo, no diga­mos ya un tra­ba­jo jus­to y digno, las medi­das de un gobierno que se dice “socia­lis­ta” pasan muchas veces por empeo­rar las con­di­cio­nes labo­ra­les como por ejem­plo alar­gan­do la edad de jubi­la­ción. Esta es una de las últi­mas per­las que se les han ocu­rri­do a los genios del gobierno de Zapa­te­ro tras sus reunio­nes con la patro­nal, los ban­que­ros y los sin­di­ca­tos ama­ri­llos. Des­de lue­go, los capi­ta­lis­tas se fro­tan las manos por­que la cri­sis de su sis­te­ma que ellos mis­mos han ace­le­ra­do ape­nas les afec­ta, mien­tras que reper­cu­te nega­ti­va­men­te en la cla­se tra­ba­ja­do­ra, cada vez más pre­ca­ri­za­da y con menos ser­vi­cios socia­les y dere­chos. Es nues­tro deber seña­lar­les como cul­pa­bles y decir que ya bas­ta, que no somos quie­nes hemos de sufrir las codi­cias de su eco­no­mía basa­da en la espe­cu­la­ción, la cons­truc­ción, el nar­co­trá­fi­co, la pros­ti­tu­ción, el blan­queo de capi­tal y el caci­quis­mo. Bas­ta ya de con­tra­tos basu­ra, de usar el dine­ro públi­co para sal­var a ban­que­ros ava­ri­cio­sos, de pri­va­ti­zar la sani­dad, la edu­ca­ción, los recur­sos bási­cos y los pocos res­qui­cios del sec­tor públi­co que el libe­ra­lis­mo eco­nó­mi­co aún no ha con­ver­ti­do en nego­cio.

Por otra par­te, nos han que­ri­do hacer creer que la ins­ta­la­ción de basu­re­ros nuclea­res es una solu­ción al mal endé­mi­co del medio rural de nues­tro país; algu­nos cau­di­llos de diver­sas comar­cas de Cas­ti­lla, tan­to del Nor­te (Tie­rra de Cam­pos, Cam­po de Goma­ra y Val­da­via) cómo del Sur (Cala­tra­va, la Alca­rria y la Man­cha Alta), puja­ron por aco­ger este rega­lo tóxi­co con la excu­sa de impe­dir que los pue­blos mue­ran demo­grá­fi­ca y eco­nó­mi­ca­men­te gra­cias a los pues­tos de tra­ba­jo y los millo­nes de euros que gene­ra­ría el cemen­te­rio nuclear. Sin embar­go, las gen­tes de Cas­ti­lla no son estú­pi­das, y allá don­de las can­di­da­tu­ras se han pre­sen­ta­do se ha levan­ta­do una fuer­te opo­si­ción popu­lar al pro­yec­to ya que sabe­mos que el dina­mis­mo y la vita­li­dad de nues­tras comar­cas son incom­pa­ti­bles con ser el ver­te­de­ro ató­mi­co del Esta­do Espa­ñol. Lo que el mun­do rural nece­si­ta es la infra­es­truc­tu­ra e inver­sión nece­sa­rias para que las acti­vi­da­des agrí­co­las sigan sien­do via­bles y la juven­tud no se vea for­za­da a emi­grar a los gran­des cen­tros urba­nos para tener un futu­ro.

Pero todos estos pro­ble­mas no los van a solu­cio­nar los polí­ti­cos, pues­to que son gran par­te del pro­ble­ma. Nues­tra tarea como jóve­nes revo­lu­cio­na­rios es hacer ver a la juven­tud de Cas­ti­lla que la úni­ca solu­ción para nues­tros pro­ble­mas pasa por nues­tra pro­pia volun­tad de aca­bar con ellos; por la orga­ni­za­ción y la lucha cons­tan­te para con­se­guir nues­tras aspi­ra­cio­nes y eri­gir una socie­dad jus­ta cuyos valo­res estén en la igual­dad, la soli­da­ri­dad, el com­pro­mi­so y la hon­ra­dez, o en otras pala­bras, en el socia­lis­mo. 490 años des­pués de la rebe­lión comu­ne­ra ¡Ini­cie­mos nues­tra pro­pia revo­lu­ción!

¡Joven, lucha por una Cas­ti­lla Comu­ne­ra!

¡Viva Cas­ti­lla Libre y Socia­lis­ta!


Yes­ca, la juven­tud cas­te­lla­na y revo­lu­cio­na­ria

http://​juven​tu​dre​bel​de​.org/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *