Comu­ni­ca­do ante el 23 de Abril, día nacio­nal de Cas­ti­lla- Yesca

Des­de Yes­ca, la juven­tud cas­te­lla­na y revo­lu­cio­na­ria, siem­pre hemos enten­di­do el 23 de Abril como el día nacio­nal de Cas­ti­lla, día del Pue­blo Cas­te­llano. Con­si­de­ra­mos que el día de Villa­lar es tan­to una fecha de recuer­do de un hecho que mar­ca un antes y un des­pués en nues­tra his­to­ria como pue­blo, la derro­ta mili­tar del movi­mien­to comu­ne­ro. Es una fecha de con­me­mo­ra­ción de la suble­va­ción del pue­blo deman­dan­do jus­ti­cia fren­te al rey Car­los V. Y ade­más, tam­bién supo­ne un sím­bo­lo de ilu­sión y de trans­for­ma­ción de nues­tra reali­dad luchan­do por un futu­ro digno para Cas­ti­lla. Esta es la ver­da­de­ra esen­cia de Villa­lar, lejos de rome­rías y ferias, de polí­ti­cos auto­nó­mi­cos que vie­nen a hacer­se la foto y de des­fa­ses fies­te­ros. Reco­ge­mos esa heren­cia de las pri­me­ras cele­bra­cio­nes del 23 de Abril, el Villa­lar sím­bo­lo de espe­ran­za, de rebe­lión, de lucha. Y es que, hoy más que nun­ca, nos sobran los moti­vos para luchar.

Mien­tras la juven­tud tie­ne enor­mes difi­cul­ta­des para encon­trar un empleo, no diga­mos ya un tra­ba­jo jus­to y digno, las medi­das de un gobierno que se dice “socia­lis­ta” pasan muchas veces por empeo­rar las con­di­cio­nes labo­ra­les como por ejem­plo alar­gan­do la edad de jubi­la­ción. Esta es una de las últi­mas per­las que se les han ocu­rri­do a los genios del gobierno de Zapa­te­ro tras sus reunio­nes con la patro­nal, los ban­que­ros y los sin­di­ca­tos ama­ri­llos. Des­de lue­go, los capi­ta­lis­tas se fro­tan las manos por­que la cri­sis de su sis­te­ma que ellos mis­mos han ace­le­ra­do ape­nas les afec­ta, mien­tras que reper­cu­te nega­ti­va­men­te en la cla­se tra­ba­ja­do­ra, cada vez más pre­ca­ri­za­da y con menos ser­vi­cios socia­les y dere­chos. Es nues­tro deber seña­lar­les como cul­pa­bles y decir que ya bas­ta, que no somos quie­nes hemos de sufrir las codi­cias de su eco­no­mía basa­da en la espe­cu­la­ción, la cons­truc­ción, el nar­co­trá­fi­co, la pros­ti­tu­ción, el blan­queo de capi­tal y el caci­quis­mo. Bas­ta ya de con­tra­tos basu­ra, de usar el dine­ro públi­co para sal­var a ban­que­ros ava­ri­cio­sos, de pri­va­ti­zar la sani­dad, la edu­ca­ción, los recur­sos bási­cos y los pocos res­qui­cios del sec­tor públi­co que el libe­ra­lis­mo eco­nó­mi­co aún no ha con­ver­ti­do en negocio.

Por otra par­te, nos han que­ri­do hacer creer que la ins­ta­la­ción de basu­re­ros nuclea­res es una solu­ción al mal endé­mi­co del medio rural de nues­tro país; algu­nos cau­di­llos de diver­sas comar­cas de Cas­ti­lla, tan­to del Nor­te (Tie­rra de Cam­pos, Cam­po de Goma­ra y Val­da­via) cómo del Sur (Cala­tra­va, la Alca­rria y la Man­cha Alta), puja­ron por aco­ger este rega­lo tóxi­co con la excu­sa de impe­dir que los pue­blos mue­ran demo­grá­fi­ca y eco­nó­mi­ca­men­te gra­cias a los pues­tos de tra­ba­jo y los millo­nes de euros que gene­ra­ría el cemen­te­rio nuclear. Sin embar­go, las gen­tes de Cas­ti­lla no son estú­pi­das, y allá don­de las can­di­da­tu­ras se han pre­sen­ta­do se ha levan­ta­do una fuer­te opo­si­ción popu­lar al pro­yec­to ya que sabe­mos que el dina­mis­mo y la vita­li­dad de nues­tras comar­cas son incom­pa­ti­bles con ser el ver­te­de­ro ató­mi­co del Esta­do Espa­ñol. Lo que el mun­do rural nece­si­ta es la infra­es­truc­tu­ra e inver­sión nece­sa­rias para que las acti­vi­da­des agrí­co­las sigan sien­do via­bles y la juven­tud no se vea for­za­da a emi­grar a los gran­des cen­tros urba­nos para tener un futuro.

Pero todos estos pro­ble­mas no los van a solu­cio­nar los polí­ti­cos, pues­to que son gran par­te del pro­ble­ma. Nues­tra tarea como jóve­nes revo­lu­cio­na­rios es hacer ver a la juven­tud de Cas­ti­lla que la úni­ca solu­ción para nues­tros pro­ble­mas pasa por nues­tra pro­pia volun­tad de aca­bar con ellos; por la orga­ni­za­ción y la lucha cons­tan­te para con­se­guir nues­tras aspi­ra­cio­nes y eri­gir una socie­dad jus­ta cuyos valo­res estén en la igual­dad, la soli­da­ri­dad, el com­pro­mi­so y la hon­ra­dez, o en otras pala­bras, en el socia­lis­mo. 490 años des­pués de la rebe­lión comu­ne­ra ¡Ini­cie­mos nues­tra pro­pia revolución!

¡Joven, lucha por una Cas­ti­lla Comunera!

¡Viva Cas­ti­lla Libre y Socialista!


Yes­ca, la juven­tud cas­te­lla­na y revolucionaria

http://​juven​tu​dre​bel​de​.org/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.