Una nación que recla­ma su esta­do – Jesus Valen­cia Edu­ca­dor Social

El día del Abe­rri Egu­na dos abi­ga­rra­das colum­nas avan­za­ron des­de Ipa­rral­de y Hegoal­de has­ta fun­dir­se en una entu­sias­ta mul­ti­tud. Dejan­do a un lado pre­tex­tos cica­te­ros, la Vas­co­nia más viva se puso en mar­cha

Des­de estas líneas, expre­so mi sim­pa­tía para con los «aban­de­ra­dos de Nava­rra». Per­so­nas anó­ni­mas que, en las gran­des movi­li­za­cio­nes, sue­len man­te­ner enhies­to tan cono­ci­do y evo­ca­to­rio pen­dón. Su ges­to tenaz invi­ta a mirar a la mul­ti­tud reu­ni­da como expre­sión de un Esta­do que pug­na por seguir exis­tien­do. Alen­ta­do por estas viven­cias, publi­qué en 2005 una colum­ni­lla como ésta que titu­lé «El Esta­do nava­rro avan­za». Aquel tex­to me aca­rreó grue­sas des­ca­li­fi­ca­cio­nes. A mis detrac­to­res ‑según decían- no les preo­cu­pa­ba la esca­sa fuer­za de mis razo­nes, sino el dete­rio­ro de mi sese­ra. Daban por hecho que, como a don Qui­jo­te, se me había seca­do el cere­bro y les horro­ri­za­ba mi con­di­ción de edu­ca­dor: «¡Pobres cria­tu­ras enco­men­da­das al cui­da­do de ese luná­ti­co!».

Han pasa­do cin­co años y muchos ava­ta­res. Sos­pe­cho que quie­nes enton­ces se albo­ro­ta­ron pade­ce­rán aho­ra de con­go­ja y cole­rín. Han podi­do com­pro­bar que mis pala­bras no eran los des­va­ríos de un ilu­so, sino la expre­sión de una con­cien­cia cada vez más exten­di­da. Todos los años, a fina­les de junio, una nutri­da repre­sen­ta­ción vas­ca acu­de al monu­men­to recor­da­to­rio de la bata­lla de Noain; reafir­ma la his­to­ria que que­dó mal­pa­ra­da en aque­llos para­jes y la volun­tad de dar­le con­ti­nui­dad. Va para dos años que se cons­ti­tu­yó la Comi­sión 1512 – 2012, Nafa­rroa Bizi­rik, ini­cia­ti­va popu­lar que des­pier­ta con­cien­cias para que el 500 ani­ver­sa­rio de nues­tra con­quis­ta no sea pre­sen­ta­do ‑obse­sión ins­ti­tu­cio­nal- como un amis­to­so acuer­do entre igua­les. El 28 de junio de 2008, la Comi­sión se con­vir­tió en una colo­ris­ta comi­ti­va que, bajo un sol de fue­go, hizo su entra­da en la Pla­za del Cas­ti­llo de Iru­ñea. Meses más tar­de, reu­nió a una mul­ti­tud de los sie­te herrial­des en Amaiur; otro sím­bo­lo de la resis­ten­cia nava­rra a la vio­len­ta con­quis­ta cas­te­lla­na. Dicha ini­cia­ti­va ha publi­ca­do un libri­to de agra­da­ble pre­sen­ta­ción y fácil lec­tu­ra: «500 años de con­quis­ta. La memo­ria que no pudie­ron des­truir». Ya ocu­pa un espa­cio en muchas mesi­llas vas­cas, pero sería salu­da­ble que estu­vie­ra en todas. A modo de curio­si­dad, dicho mate­rial ha sido pro­mo­vi­do por ayun­ta­mien­tos del Esta­do nava­rro como Azkoi­tia, Baz­tan, Berriz, Berrio­zar, Bur­gue­te, Elo­rrio, Esko­riatza, Her­na­ni, Leitza, Usur­bil, Villa­tuer­ta.… No aca­ban ahí los que­bran­tos de mis detrac­to­res. El 22 de enero de este año se pre­sen­tó en Iru­ñea la Comi­sión Sobe­ra­nis­ta de Nava­rra. Con­for­ma­da por per­so­nas de los dis­tin­tos terri­to­rios de Eus­kal Herria, Con­si­de­ra inne­ce­sa­ria la crea­ción de un esta­do pro­pio por­que ya lo tene­mos; está de más la auto­de­ter­mi­na­ción cuan­do nos asis­te la inde­pen­den­cia; ha recu­rri­do al Comi­té de Des­co­lo­ni­za­ción de la ONU para que Fran­cia y Espa­ña devuel­van los terri­to­rios que ocu­pan y la sobe­ra­nía que nos con­fis­ca­ron.

El día del Abe­rri Egu­na dos abi­ga­rra­das colum­nas avan­za­ron des­de Ipa­rral­de y Hegoal­de has­ta fun­dir­se en una entu­sias­ta mul­ti­tud. Dejan­do a un lado pre­tex­tos cica­te­ros, la Vas­co­nia más viva se puso en mar­cha. A quie­nes se reen­con­tra­ban les unía un mis­mo sen­ti­mien­to: se con­si­de­ra­ban nación y ‑al gri­to de inde­pen­den­tzia- recla­ma­ban su esta­do.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *