Putas, votos y cobar­des en Bil­bo – Anjel Ordó­ñez (Perio­dis­ta)

30092007097

Azku­na será el can­di­da­to del PNV a la alcal­día de Bil­bo en las elec­cio­nes de la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra. No des­cu­bro nada. No hace mucho que el pri­mer edil jel­ki­de, con­fir­ma­da su can­di­da­tu­ra, enfi­la­ba su pre­ma­tu­ra cam­pa­ña elec­to­ral pro­me­tien­do hacer de la capi­tal viz­cai­na una «ciu­dad moder­na, cos­mo­po­li­ta y pun­te­ra». Pun­te­ra, con ene. Y, como es natu­ral, en las calles de esa urbe moder­na no tie­ne cabi­da algu­na el ofi­cio más anti­guo del mun­do: el comer­cio car­nal, el leno­ci­nio. El pute­río, en una pala­bra. Fija­do este prin­ci­pio, sen­to­se el seve­ro pri­mer edil a pen­sar en su bri­llan­te sue­ño metro­po­li­tano y en cómo lim­piar las ace­ras de pros­ti­tu­tas, rame­ras, mere­tri­ces, bus­co­nas, fula­nas, fur­cias… de putas, vamos. Pron­to des­cu­brió que la cues­tión no era bala­dí, ni mucho menos. Esta­ban en jue­go pre­cep­tos mora­les, liber­ta­des y dere­chos, inclu­so leyes fun­da­men­ta­les. Dema­sia­do paño para tan poco sas­tre, ¿no creen?

Mas no se arre­dró el corre­gi­dor. Si la mon­ta­ña no va a Maho­ma, Maho­ma se fuma un puro y cue­la el asun­to de ron­dón en una orde­nan­za sobre lim­pie­za via­ria y uso cívi­co de los espa­cios públi­cos. La dere­cha, ya se sabe, es muy ami­ga de la higie­ne. Así que, lo mis­mo que se reti­ra la basu­ra, se barre la por­que­ría y se bal­dea el asfal­to, Azku­na ha resuel­to que los esfor­za­dos agen­tes de la Poli­cía Muni­ci­pal lim­pien las ave­ni­das de barra­ga­nas y gol­fas, desin­fec­ten las pla­zas de esqui­ne­ras y cual­quie­ras, y aseen las ala­me­das de gua­rras, mujer­zue­las y pen­de­jas.

La pros­ti­tu­ción es un asun­to con muchas aris­tas, cada cual más afi­la­da. Cier­to es que para muchas muje­res supo­ne una for­ma más de un escla­vis­mo que hun­de sus raí­ces últi­mas en el machis­mo más agre­si­vo. Pero no lo es menos que, para otras, es la tabla de sal­va­ción que evi­ta su des­apa­ri­ción físi­ca. Y, en cual­quier caso, a todas les asis­te el dere­cho indi­vi­dual e inalie­na­ble de dis­po­ner, sin tute­las, de su pro­pio cuer­po. Si exis­ten mafias y pro­xe­ne­tas, chu­los y mato­nes, vio­la­do­res y malna­ci­dos, es deber de las ins­ti­tu­cio­nes man­te­ner­los a raya. Escon­der bajo la alfom­bra la reali­dad, por muy cru­da y com­pli­ca­da que sea, es sólo tan cómo­do como cobar­de. Aun­que repor­te votos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *