Mar­xis­mo y revi­sio­nis­mo- V.I. Lenin

V. I. Lenin

MARXISMO Y REVISIONISMO


Escri­to: En la segun­da quin­ce­na de mar­zo, no más tar­de que el 3 (16) de abril de 1980.
Pri­me­ra edi­ción: En San Peters­bur­go, Rusia, entre el 25 de sep­tiem­bre (8 de octu­bre) y el 2 (15) de octu­bre de 1908 en Car­los Marx (1818−1883) con la fir­ma: «Vl. Ilín».
Fuen­te: Biblio­te­ca de Tex­tos Mar­xis­tas.
Pre­pa­ra­do para el MIA: Por Juan Fajar­do, abril de 2000.
Es bien cono­ci­do el afo­ris­mo que dice que si los axio­mas geo­mé­tri­cos afec­ta­sen los intere­ses de la gen­te, segu­ra­men­te habría quien los refu­ta­se. Las teo­rías de las cien­cias natu­ra­les, que han cho­ca­do con los vie­jos pre­jui­cios de la teo­lo­gía, pro­vo­ca­ron y siguen pro­vo­can­do has­ta hoy la opo­si­ción más enco­na­da. Nada tie­ne de extra­ño, pues, que la doc­tri­na de Marx, que sir­ve en for­ma direc­ta a la edu­ca­ción y orga­ni­za­ción de la cla­se de van­guar­dia de la socie­dad moder­na, que seña­la las tareas de esa cla­se y demues­tra la sus­ti­tu­ción inevi­ta­ble – en vir­tud del desa­rro­llo eco­nó­mi­co – del régi­men actual por un nue­vo orden, haya debi­do luchar por con­quis­tar cada uno de sus pasos.

Inú­til es decir­lo, esto apli­ca­do a la cien­cia y la filo­so­fía bur­gue­sas, ofi­cial­men­te ense­ña­das por pro­fe­so­res ofi­cia­les para embru­te­cer a las nue­vas gene­ra­cio­nes de las cla­ses posee­do­ras y «adies­trar­las» con­tra los enemi­gos exte­rio­res e inte­rio­res. Esta cien­cia no quie­re oir hablar de mar­xis­mo y lo pro­cla­ma refu­ta­do y ani­qui­la­do; Marx es ata­ca­do con igual celo por los jóve­nes doc­tos que hacen carre­ra refu­tan­do el socia­lis­mo, como por los decré­pi­tos ancia­nos que con­ser­van la tra­di­ción de toda suer­te de anti­cua­dos «sis­te­mas». Los avan­ces del mar­xis­mo y la difu­sión y el afian­za­mien­to de las ideas mar­xis­tas entre la cla­se obre­ra pro­vo­can inevi­ta­ble­men­te la reite­ra­ción y agu­di­za­ción de esos ata­ques bur­gue­ses con­tra el mar­xis­mo, que sale más fuer­te, más tem­pla­do y vita­li­za­do de cada uno de sus «ani­qui­la­mien­tos» por la cien­cia ofi­cial.

Pero, aun entre las doc­tri­nas vin­cu­la­das a la lucha de la cla­se obre­ra y difun­di­das de modo pre­do­mi­nan­te entre el pro­le­ta­ria­do, el mar­xis­mo de nin­gún modo con­so­li­dó su posi­ción de gol­pe, ni mucho menos. Duran­te el pri­mer medio siglo de su exis­ten­cia (des­de la déca­da del 40 del siglo XIX) luchó con­tra teo­rías que le eran pro­fun­da­men­te hos­ti­les. En la pri­me­ra mitad de la déca­da del 40, Marx y Engels ajus­ta­ron cuen­tas con los jóve­nes hege­lia­nos radi­ca­les, cuyo pun­to de vis­ta era el del idea­lis­mo filo­só­fi­co. A fines de esa déca­da, en el cam­po de las doc­tri­nas eco­nó­mi­cas pasó a pri­mer plano la lucha con­tra el proudho­nis­mo. Esta lucha ter­mi­nó en la déca­da del so con la críii­ca de los par­ti­dos y doc­tri­nas que habían sur­gi­do en el tur­bu­len­to año 1848. En la déca­da del 60, al expul­sar al baliu­ni­nis­mo1 de la Inter­na­cio­nal, la lucha se des­pla­zó del cam­po de la teo­ría gene­ral a un cam­po más cer­cano al movi­mien­to obre­ro pro­pia­men­te dicho. A comien­zos de la déca­da del 70, se des­ta­có en Ale­ma­nia, por bre­ve tiem­po, el proudho­nis­ta Mühl­ber­ger; a fines de ese perío­do, el posi­ti­vis­ta Düh­ring. Pero la influen­cia de uno y otro sobre el pro­le­ta­ria­do era ya insig­ni­fi­can­te. El mar­xis­mo había alcan­za­do un indis­cu­ti­ble triun­fo sobre todas las otras ideo­lo­gías del movi­mien­to obre­ro.

En lo fun­da­men­tal, este triun­fo cul­mi­nó en la déca­da del 90 del siglo pasa­do. Has­ta en los paí­ses lati­nos, don­de se habían man­te­ni­do las tra­di­cio­nes del proudho­nis­mo por más tiem­po, los par­ti­dos obre­ros estruc­tu­ra­ron sus pro­gra­mas y su tác­ti­ca sobre bases mar­xis­tas. Al reanu­dar­se en for­ma de con­gre­sos inter­na­cio­na­les perió­di­cos, la orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal del movi­mien­to obre­ro, se colo­có, en lo esen­cial, inme­dia­ta­men­te y casi sin lucha, en el terreno del mar­xis­mo. Pero cuan­do el mar­xis­mo hubo des­pla­za­do a todas las doc­tri­nas más o menos inte­gra­les que le eran hos­ti­les, las ten­den­cias que en ellas se alber­ga­ban comen­za­ron a bus­car otros cami­nos. Las for­mas y las cau­sas de la lucha cam­bia­ron, pero la lucha con­ti­nuó. Y el mar­xis­mo comen­zó su segun­do medio siglo de exis­ten­cia (déca­da del 90 del siglo pasa­do) enfren­tan­do una corrien­te hos­til en el mis­mo mar­xis­mo.

El ex-mar­xis­ta orto­do­xo Berns­tein dio su nom­bre a esta corrien­te al pro­cla­mar con gran alha­ra­ca y con gran­di­lo­cuen­tes expre­sio­nes las enmien­das de Marx, la revi­sión de Marx, el revi­sio­nis­mo. Aun en Rusia, don­de – debi­do al atra­so eco­nó­mi­co y a la pre­pon­de­ran­cia de la pobla­ción cam­pe­si­na opri­mi­da por los ves­ti­gios de la ser­vi­dum­bre – el socia­lis­mo no mar­xis­ta se ha man­te­ni­do duran­te mucho tiem­po, hoy se con­vier­te sen­ci­lla­men­te en revi­sio­nis­mo ante nues­tros pro­pios ojos. Y lo mis­mo en el pro­ble­ma agra­rio (pro­gra­ma de muni­ci­pa­li­za­ción de toda la tie­rra) que en las cues­tio­nes pro­gra­má­ti­cas y tác­ti­cas de índo­le gene­ral, nues­tros social­po­pu­lis­tas fue­ron sus­ti­tu­yen­do cada vez más con «enmien­das» a Marx los res­tos ago­ni­zan­tes y cadu­cos del vie­jo sis­te­ma, cohe­ren­te a su modo y pro­fun­da­men­te hos­til al mar­xis­mo.

El socia­lis­mo pre­mar­xis­ta ha sido derro­ta­do. Con­ti­núa luchan­do ya no en su pro­pio terreno, sino en el del mar­xis­mo, como revi­sio­nis­mo. Exa­mi­ne­mos, pues, cuál es el con­te­ni­do ideo­ló­gi­co del revi­sio­nis­mo.

En el cam­po de la filo­so­fía, el revi­sio­nis­mo iba a remol­que de la «cien­cia» aca­dé­mi­ca bur­gue­sa. Los pro­fe­so­res «retor naban a Kant», y el revi­sio­nis­mo se arras­tra­ba tras los neo­kan­tia­nos2; los pro­fe­so­res repe­tían las vul­ga­ri­da­des que los curas habían pro­nun­cia­do mil veces con­tra el mate­ria­lis­mo filo­só­fi­co, y los revi­sio­nis­tas, son­rien­do com­pla­ci­dos, mur­mu­ra­ban (repi­tien­do pala­bra por pala­bra el últi­mo manual) que el mate­ria­lis­mo había sido «refu­ta­do» des­de hacía mucho tiem­po. Los pro­fe­so­res tra­ta­ban a Hegel como a «perro muer­to», y mien­tras ellos mis­mos pre­di­ca­ban el idea­lis­mo, solo que mil veces más mez­quino y super­fi­cial que el hege­liano, enco­gién­do­se des­de­ño­sa­men­te de hom­bros ante la dia­léc­ti­ca, los revi­sio­nis­tas se hun­dían tras ellos en el pan­tano del envi­le­ci­mien­to filo­só­fi­co de la cien­cia, sus­ti­tu­yen­do la «sutil» (y revo­lu­cio­na­ria) dia­léc­ti­ca por la «sim­ple» (y pací­fi­ca) «evo­lu­ción». Los pro­fe­so­res gana­ban su suel­do ofi­cial ajus­tan­do sus idea­lis­tas y «crí­ti­cos» sis­te­mas a la domi­nan­te «filo­so­fía» medie­val (es decir, a la teo­lo­gía), y los revi­sio­nis­tas se acer­ca­ban a ellos, esfor­zán­do­se por hacer de la reli­gión un «asun­to pri­va­do», no en rela­ción al Esta­do moderno, sino en rela­ción al par­ti­do de la cla­se de van­guar­dia.

No se nece­si­ta decir el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do de cla­se de seme­jan­tes «enmien­das» a Marx: es bien evi­den­te. Sólo seña­la­re­mos que Ple­já­nov fue el úni­co mar­xis­ta en la social demo­cra­cia inter­na­cio­nal que cri­ti­có des­de el pun­to de vis­ta del mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co con­se­cuen­te aque­llas increí­bles nece­da­des acu­mu­la­das por los revi­sio­nis­tas. Es tan­to más nece­sa­rio sub­ra­yar esto con fuer­za, por cuan­to en nues­tro tiem­po se hacen ten­ta­ti­vas pro­fun­da­men­te erró­neas, des­ti­na­das a pre­sen­tar el vie­jo y reac­cio­na­rio fárra­go filo­só­fi­co bajo pre­tex­to de crí­ti­ca del opor­tu­nis­mo tác­ti­co de Ple­já­nov.*]

Pasan­do a la eco­no­mía polí­ti­ca, es nece­sa­rio seña­lar, ante todo, que en esta esfe­ra las «enmien­das» de los revi­sio­nis­tas eran muchí­si­mo más mul­ti­fa­cé­ti­cas y minu­cio­sas; se tra­ta­ba de suges­tio­nar al públi­co con «nue­vos datos sobre el desa­rro­llo eco­nó­mi­co». Se decía que la con­cen­tra­ción y des­pla­za­mien­to de la peque­ña pro­duc­ción por la gran pro­duc­ción no se ope­ra de nin­gún modo en la agri­cul­tu­ra y con extre­ma len­ti­tud en el comer­cio y la indus­tria. Se decía que las cri­sis se han vuel­to aho­ra más raras y débi­les, y que los cár­tels y trusts pro­ba­ble­men­te harían capaz al capi­tal de eli­mi­nar­las por com­ple­to. Se decía que la «teo­ría de la ban­ca­rro­ta» hacia la cual mar­cha el capi­ta­lis­mo es incon­sis­ten­te debi­do a que las con­tra­dic­cio­nes de cla­se tien­den a sua­vi­zar­se y ate­nuar­se. Y, por últi­mo, se decía que no esta­ría mal corre­gir tam­bién la teo­ría del valor de Marx de acuer­do con Bohm-Bawerk3.

La lucha con­tra los revi­sio­nis­tas en torno de estas cues­tio­nes sir­vió para reavi­var de mane­ra fecun­da el pen­sa­mien­to teó­ri­co del socia­lis­mo inter­na­cio­nal, tal como había ocu­rri­clo vein­te años antes con la polé­mi­ca de Engels con­tra Düh­ring. Los argu­men­tos de los revi­sio­nis­tas fue­ron ana­li­za­dos con hechos y cifras en la mano. Se demos­tró que embe­lle­cían sis­te­má­ti­ca­men­te la peque­ña pro­duc­ción actual. Datos irre­fu­ta­bles prue­ban la supe­rio­ri­dad téc­ni­ca y comer­cial de la gran pro­duc­ción sobre la peque­ña, no sólo en la indus­tria, sino tam­bién en la agri­cul­tu­ra. Pero la pro­duc­ción de mer­can­cías está mucho menos desa­rro­lla­da en la agri­cul­tu­ra y, por lo gene­ral, los esta­dís­ti­cos y eco­no­mis­tas actua­les no saben des­ta­car las ramas espe­cia­les y, a veces, inclu­so las ope­ra­cio­nes de la agri­cul­tu­ra que expre­san de qué mane­ra la agri­cul­tu­ra es pro­gre­si­va­men­te arras­tra­da al pro­ce­so de inter­cam­bio de la eco­no­mía mun­dial. La peque­ña pro­duc­ción se sos­tie­ne sobre las rui­nas de la eco­no­mía natu­ral debi­do al cons­tan­te empeo­ra­mien­to de la ali­men­ta­ción, el ham­bre cró­ni­ca, la pro­lon­ga­ción de la jor­na­da de tra­ba­jo, el dete­rio­ro de la cali­dad y aten­ción del gana­do; en una pala­bra, debi­do a aque­llos mis­mos méto­dos con que se sos­tu­vo tam­bién la pro­duc­ción arte­sa­nal con­tra la manu­fac­tu­ra capi­ta­lis­ta. En la socie­dad capi­ta­lis­ta, cada avan­ce de la cien­cia y la téc­ni­ca soca­va, inevi­ta­ble e inexo­ra­ble­men­te, los cimien­tos de la peque­ña pro­duc­ción. Y la tarea de la eco­no­mía polí­ti­ca socia­lis­ta con­sis­te en inves­ti­gar este pro­ce­so en todas sus for­mas, no pocas veces com­ple­jas e intrin­ca­das, y demos­trar al peque­ño pro­duc­tor la impo­si­bi­li­dad de sos­te­ner­se en el capi­ta­lis­mo, la situa­ción deses­pe­ra­da de las explo­ta­cio­nes cam­pe­si­nas en el régi­men capi­ta­lis­ta y la nece­si­dad de que el cam­pe­sino adop­te el pun­to de vis­ta del pro­le­ta­ria­do. Ante la cues­tión que nos ocu­pa, los revi­sio­nis­tas come­tie­ron el peca­do, en el aspec­to cien­tí­fi­co, de gene­ra­li­zar super­fi­cial­men­te algu­nos hechos toma­dos de mane­ra uni­la­te­ral, al mar­gen de su cone­xión con el sis­te­ma del capi­ta­lis­mo en su con­jun­to; y en el aspec­to polí­ti­co, come­tie­ron el peca­do de que, inevi­ta­ble­men­te, qui­sie­ran o no, invi­ta­ron o empu­ja­ron a los cam­pe­si­nos a tomar la acti­tud del pro­pie­ta­rio (es decir, la acti­tud de la bur­gue­sía), en vez de ins­tar­los a adop­tar el pun­to de vis­ta del pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio.

El revi­sio­nis­mo salió aún peor para­do en lo que se refie­re a la teo­ría de las cri­sis y a la teo­ría de la ban­ca­rro­ta. Sólo per­so­nas muy poco pers­pi­ca­ces y duran­te muy poco tiem­po podían pen­sar en modi­fi­car los fun­da­men­tos de la doc­tri­na de Marx bajo la influen­cia de algu­nos años de ani­ma­ción y pros­pe­ri­dad indus­trial. Muy pron­to la reali­dad se encar­gó de ense­ñar a los revi­sio­nis­tas que las cri­sis no eran cosa del pasa­do: la pros­pe­ri­dad fue segui­da por la cri­sis. Cam­bia­ron las for­mas, la suce­sión, el cua­dro de las dis­tin­tas cri­sis pero éstas seguían sien­do par­te inte­gran­te, inevi­ta­ble, del régi­men capi­ta­lis­ta. Mien­tras uni­fi­can la pro­duc­ción, los cár­tels y trusts, simul­tá­nea­men­te, y en for­ma visi­ble para todos, agra­van la anar­quía de la pro­duc­ción, la inse­gu­ri­dad de la vida del pro­le­ta­ria­do y la opre­sión del capi­tal, agu­di­zan­do así las con­tra­dic­cio­nes de cla­se en gra­do sin pre­ce­den­tes. Los moder­nos, gigan­tes­cos trusts ponen en evi­den­cia, de modo bien pal­pa­ble y en inmen­sas pro­por­cio­nes, que el capi­ta­lis­mo mar­cha hacia la ban­ca­rro­ta, tan­to en el sen­ti­do de las cri­sis polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas ais­la­das como en el del hun­di­mien­to com­ple­to de todo el régi­men. La recien­te cri­sis finan­cie­ra en Nor­te­amé­ri­ca y el horro­ro­so cre­ci­mien­to de la des­ocu­pa­ción en toda Euro­pa, sin hablar de la pró­xi­ma cri­sis indus­trial, de la que aso­man no pocos sín­to­mas, han hecho que las rccien­tes «teo­rías» de los revi­sio­nis­tas fue­ran olvi­da­das por todos, inclui­dos al pare­cer muchos de ellos mis­mos. Las que no deben olvi­dar­se son las ense­ñan­zas que esta ines­ta­bi­li­dad de los inte­lec­tua­les ha brin­da­do a la cla­se obre­ra.

Con res­pec­to a la teo­ría del valor, sólo es nece­sa­rio decir que, apar­te de alu­sio­nes y sus­pi­ros muy vagos, al esti­lo de Bohm-Bawerk, los revi­sio­nis­tas no apor­ta­ron abso­lu­ta­men­te nada ni deja­ron, por tan­to, nin­gu­na hue­lla en el desa­rro­llo del pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co.

En la esfe­ra polí­ti­ca, el revi­sio­nis­mo inten­tó revi­sar real­men­te los fun­da­men­tos del mar­xis­mo, o sea, la teo­ría de la lucha de cla­ses. La liber­tad polí­ti­ca, la demo­cra­cia, el su frn­gio uni­ver­sal – nos decían los revi­sio­nis­tas – des­tru­yen el terreno para la lucha de cla­ses y des­mien­ten la vie­ja tesis del Mani­fies­to Comu­nis­ta de que los obre­ros no tie­nen patria. Pues­to que en la demo­cra­cia pre­va­le­ce «la volun­tad de la mayo­ría», según ellos, no se debe con­si­de­rar al Esta­do como órgano de domi­na­ción de cla­se ni negar­se a esta­ble­cer alian­zas con la bur­gue­sía pro­gre­sis­ta, social­re­for­mis­ta, con­tra los reac­cio­na­rios.

Es indis­cu­ti­ble que estas obje­cio­nes de los revi­sio­nis­tas se redu­cían a un sis­te­ma bas­tan­te armó­ni­co de con­cep­cio­nes, a saber: las bien cono­ci­das con­cep­cio­nes libe­ral­bur­gue­sas. Los libe­ra­les han dicho siem­pre que el par­la­men­ta­ris­mo bur­gués des­tru­ye las cla­ses y dife­ren­cias de cla­se, ya que todos los ciu­da­da­nos sin dis­tin­ción gozan del dere­cho a votar e inter­ve­nir en los asun­tos de Esta­do. Toda la his­to­ria de Euro­pa duran­te la segun­da mitad del siglo XIX, toda la his­to­ria de la revo­lu­ción rusa a comien­zos del siglo XX en señan de mane­ra paten­te lo absur­do de tales con­cep­tos. Con las liber­ta­des del capi­ta­lis­mo «demo­crá­ti­co», las dife­ren­cias eco­nó­mi­cas, lejos de ate­nuar­se, se acen­túan y agra­van. El par­la­men­ta­ris­mo no eli­mi­na, sino que pone al des­nu­do el carác­ter inna­to de las repú­bli­cas bur­gue­sas más demo­crá­ti­cas como órga­nos de opre­sión de cla­se. Al ayu­dar a ilus­trar y orga­ni­zar a masas de pobla­ción incom­pa­ra­ble­men­te más vas tas que las que antes par­ti­ci­pa­ban en for­ma acti­va en los acon­te­ci­mien­tos polí­ti­cos, el par­la­men­ta­ris­mo no con­tri­bu­ye a la eli­mi­na­cion de las cri­sis y revo­lu­cio­nes polí­ti­cas, sino a la agu­di­za­ción de la gue­rra civil duran­te esas revo­lu­cio­nes. Los acon­te­ci­mien­tos de París, en la pri­ma­ve­ra de 1871, y los de Rusia, en el invierno de 1905, reve­la­ron con suma cla­ri­dad que dicha agu­di­za­ción se pro­du­ce inde­fec­ti­ble­men­te. Para aplas­tar el movi­mien­to pro­le­ta­rio, la bur­gue­sía fran­ce­sa no vaci­ló ni un segun­do en pac­tar con el enemi­go de toda la nación, con las tro­pas extran­je­ras que habían arrui­na­do a su patria. Quien no com­pren­da la inevi­ta­ble dia­léc­ti­ca inter­na del par­la­men­ta­ris­mo y de la demo­cra­cia bur­gue­sa, que lle­va a solu­cio­nar la dispu­ta por la vio­len­cia de las masas de un modo toda­vía más tajan­te que en tiem­pos ante­rio­res, jamás podrá, basán­do­se en ese par­la­men­ta­ris­mo, rea­li­zar una pro­pa­gan­da y agi­ta­ción con­se­cuen­te y de prin­ci­pio que pre­pa­re real­men­te a las masas obre­ras para una par­ti­ci­pa­ción vic­to­rio­sa en tales «dispu­tas». La expe­rien­cia de las alian­zas, acuer­dos, blo­ques con el libe­ra­lis­mo social­re­for­mis­ta en la Euro­pa Occi­den­tal y con el refor­mis­mo libe­ral (kade­tes) en la revo­lu­ción rusa, mues­tra de mane­ra con­vin­cen­te que esos acuer­dos, al unir a los ele­men­tos com­ba­ti­vos con los ele­men­tos menos capa­ces de luchar, con los más vaci­lan­tes y trai­do­res, sólo embo­tan la con­cien­cia de las masas, y no refuer­zan, sino que debi­li­tan la impor­tan­cia real de su lucha. El mille­ran­dis­mo fran­cés – la más gran­de expe­rien­cia de apli­ca­ción de la tác­ti­ca polí­ti­ca revi­sio­nis­ta en una esca­la de ampli­tud real­men­te nacio­nal – nos ha ofre­ci­do una valo­ra­ción prác­ti­ca del revi­sio­nis­mo que el pro­le­ta­ria­do del mun­do ente­ro jamás olvi­da­rá.

El com­ple­men­to natu­ral de las ten­den­cias eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas del revi­sio­nis­mo era su acti­tud hacia la meta final del movi­mien­to socia­lis­ta. «El obje­ti­vo final no es nada; el movi­mien­to lo es todo»: esta expre­sión pro­ver­bial de Berns­tein pone en evi­den­cia la esen­cia del revi­sio­nis­mo mejor que muchas lar­gas diser­ta­cio­nes. Deter­mi­nar su com­por­ta­mien­to caso por caso, adap­tar­se a los acon­te­ci­mien­tos del día, a los vira­jes de las minu­cias polí­ti­cas, olvi­dar los intere­ses car­di­na­les del pro­le­ta­ria­do y los ras­gos fun­da­men­ta­les de todo el régi­men capi­ta­lis­ta, de toda la evo­lu­ción del capi­ta­lis­mo, sacri­fi­car esos intere­ses car­di­na­les en aras de las ven­ta­jas ver­da­de­ras o supues­tas del momen­to: ésta es la polí­ti­ca del revi­sio­nis­mo. Y de la esen­cia mis­ma de esta polí­ti­ca se dedu­ce, con toda evi­den­cia, que pue­de adop­tar for­mas infi­ni­ta­men­te diver­sas y que cada pro­ble­ma más o menos «nue­vo», cada vira­je más o menos ines­pe­ra­do e impre­vis­to de los acon­te­ci­mien­tos – aun­que sólo alte­re la línea fun­da­men­tal del desa­rro­llo en pro­por­cio­nes míni­mas y por el pla­zo más cor­to –, pro­vo­ca­rá siem­pre, sin fal­ta, una u otra varie­dad de revi­sio­nis­mo.

El carác­ter inevi­ta­ble del revi­sio­nis­mo está deter­mi­na­do por sus raí­ces de cla­se en la socie­dad actual. El revi­sio­nis­mo es un fenó­meno inter­na­cio­nal. Para nin­gún socia­lis­ta que refle­xio­ne y ten­ga un míni­mo de cono­ci­mien­tos pue­de exis­tir ni la más peque­ña duda de que la rela­ción entre orto­do­xos y berns­tei­nia­nos en Ale­ma­nia, entre gues­dis­tas y jau­re­sis­tas4 (aho­ra, en par­ti­cu­lar, brous­sis­tas) en Fran­cia, entre la Fede­ra­ción Social­de­mó­cra­ta y el Par­ti­do Labo­ris­ta Inde­pen­dien­te en Ingla­te­rra, entre Brouc­ke­re y Van­der­vel­de en Bél­gi­ca, entre inte­gra­lis­tas5 y refor­mis­tas en Ita­lia, entre bol­che­vi­ques y men­che­vi­ques en Rusia es, en todas par­tes, en lo sus­tan­cial, una y la mis­ma pese a la inmen­sa diver­si­dad de las con­di­cio­nes nacio­na­les y de los fac­to­res his­tó­ri­cos en la actual situa­ción de todos esos paí­ses. En reali­dad, la «divi­sión» en el movi­mien­to socia­lis­ta inter­na­cio­nal de nues­tra épo­ca se pro­du­ce ya, aho­ra, en los diver­sos paí­ses del mun­do, esen­cial­men­te en una mis­ma línea, lo cual mues­tra el for­mi­da­ble paso ade­lan­te que se ha dado en com­pa­ra­ción con lo que ocu­rría hace 30 ó 40 años, cuan­do en los diver­sos paí­ses lucha­ban ten­den­cias hete­ro­gé­neas den­tro del movi­mien­to socia­lis­ta inter­na­cio­nal úni­co. Y ese «revi­sio­nis­mo de izquier da» que se per­fi­la hoy en los paí­ses lati­nos como «sin­di­ca­lis­mo revo­lu­cio­na­rio«6 se adap­ta tam­bién al mar­xis­mo «enmen­dán­do­lo»: Labrio­la en Ita­lia, Lagar­de­lle en Fran­cia, ape­lan muy a menu­do del Marx mal com­pren­di­do al Marx bien com­prea­di­do.

No pode­mos dete­ner­nos a exa­mi­nar aquí el con­te­ni­do ideo­ló­gi­co de este revi­sio­nis­mo, que dis­ta mucho de estar tan desa­rro­lla­do como el revi­sio­nis­mo opor­tu­nis­ta y que no se ha tras­for­ma­do en inter­na­cio­nal, ni afron­ta­do una sola bata­lla prác­ti­ca impor­tan­te con el par­ti­do socia­lis­ta de nin­gún país. Por eso, nos limi­ta­re­mos al «revi­sio­nis­mo de dere­cha» des­cri­to antes.

¿En qué des­can­sa su carác­ter inevi­ta­ble en la socie­dad capi­ta­lis­ta? ¿Por qué es más pro­fun­do que las dife­ren­cias de las par­ti­cu­la­ri­da­des nacio­na­les y el gra­do de desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo? Por­que en todo país capi­ta­lis­ta exis­ten siem­pre, al lado del pro­le­ta­ria­do, exten­sas capas de peque­ña bur­gue­sía, de peque­ños pro­pie­ta­rios. El capi­ta­lis­mo ha naci­do y sigue nacien­do, cons­tan­te­men­te, de la peque­ña pro­duc­ción. Una serie de nue­vas «capas medias» son inevi­ta­ble­men­te for­ma­das, una y otra vez por el capi­ta­lis­mo (apén­di­ces de las fábri­cas, tra­ba­jo a domi­ci­lio, peque­ños talle­res dise­mi­na­dos por todo el país para hacer fren­te a las exi­gen­cias de la gran indus­tria, por ejem­plo de la indus­tria de bici­cle­tas y auto­mó­vi­les, etc.). Esos nue­vos peque­ños pro­duc­to­res son nue­va­men­te arro­ja­dos, de modo no menos infa­li­ble, a las filas del pro­le­ta­ria­do. Es muy natu­ral que la con­cep­ción del mun­do peque­ño­bur­gue­sa irrum­pa una y otra vez en las filas de los gran­des par­ti­dos obre­ros. Es muy natu­ral que así suce­da, y así suce­de­rá siem­pre has­ta lle­gar a la revo­lu­ción proletaria,pues sería un pro­fun­do error pen­sar que es nece­sa­rio que la mayo­ría de la pobla­ción se pro­le­ta­ri­ce «por com­ple­to» para que esa revo­lu­ción sea posi­ble. La expe­rien­cia que hoy vivi­mos, a menu­do sólo en el cam­po ideo­ló­gi­co, es decir las dis­cu­sio­nes sobre las enmien­das teó­ri­cas a Marx; lo que hoy sur­ge en la prác­ti­ca sólo en pro­ble­mas ais­la­dos y par­cia­les del movi­mien­to obre­ro tales como las dife­ren­cias tác­ti­cas con los revi­sio­nis­tas y la divi­sión que se pro­du­ce en base a ellas, todo ello lo expe­ri­men­ta­rá en esca­la incom­pa­ra­ble­men­te mayor la cla­se obre­ra cuan­do la revo­lu­ción pro­le­ta­ria agu­di­ce todos los pro­ble­mas en liti­gio, con­cen­tre todas las dife­ren­cias en los pun­tos que tie­nen la impor­tan­cia más inme­dia­ta para deter­mi­nar la con­duc­ta de las masas, y en el fra­gor del com­ba­te haga nece­sa­rio sepa­rar los enemi­gos de los ami­gos, echar a los malos alia­dos para ases­tar gol­pes deci­si­vos al enemi­go.

La lucha ideo­ló­gi­ca, libra­da a fines del siglo XIX por el mar­xis­mo revo­lu­cio­na­rio con­tra el revi­sio­nis­mo no es más que el pre­lu­dio de los gran­des com­ba­tes revo­lu­cio­na­rios del pro­le­ta­ria­do que, pese a todas las vaci­la­cio­nes y debi­li­da­des de los filis­teos, avan­za hacia el triun­fo com­ple­to de su cau­sa.

NOTAS

* Ver el libro Ensa­yos sobre la filo­so­fia del mar­xis­mo, de Bog­dá­nov, Bazá­rov y otros. No es opor­tuno ana­li­zar aquí este libro y, por el momen­to, me limi­to a mani­fes­tar que en un futu­ro pró­xi­mo demos­tra­ré en una serie de artícu­los, o en un folle­to espe­cial, que todo lo que en él se dice sobre los revi­sio­nis­tas neo­kan­tia­nos guar­da tam­bién rela­ción, en sus­tan­cia, con estos «nue­vos» revi­sio­nis­tas neo­hu­mis­tas y neo­ber­ke­lia­nos. (Véa­se V. I. Lenin, Mate­ria­lis­mo y empi­rio­cri­ti­cis­mo)

1 El baku­ni­nis­mo: corrien­te anar­quis­ta cuya deno­mi­na­ción tie­ne ori­gen en M. A. Baku­nin. El baku­ni­nis­mo for­mu­ló la teo­ría de la «igua­la­ción» de las cls­ses, con­si­de­ró que la abo­li­ción del dere­cho de suce­sión era pun­to ini­cial de la revo­lu­ción social y pre­co­ni­zó el aban­dono de todas las acti­vi­da­des polí­ti­cas de la cla­se obre­ra. La tesis fun­da­men­tal del baku­ni­nis­mo era la nega­ción de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do y de su par­ti­do, sos­tu­vo que el Esta­do era fuen­te de todo tipo de des­gra­cias, por lo que debía ser abo­li­do de todas mane­ras. Y, final­men­te, cayó en la anar­quía. El baku­ni­nis­mo era enemi­go encar­ni­za­do del mar­xis­mo. Baku­nin y sus segui­do­res efec­tua­ron en la I Inter­na­cio­nal acti­vi­da­des cons­pi­ra­ti­vas esci­sio­nis­tas inten­tan­do en vano usur­par la direc­ción del movi­mien­to obre­ro inter­naeio­nal. En 1872 Baku­nin fue expul­sa­do de la I Inter­na­cio­nal. Marx y Engels con­de­na­ron seve­ra­men­te la teo­ría y la tác­ti­ca de los baku­ni­nis­tas. Lenin cali­fi­có esa corrien­te como «la con­cep­ción del peque­ño­bur­gués que no tie­ne espe­ran­za de sal­var­se». (V. I. Lenin, «En memo­ria de Her­zen», Obras Com­ple­tas, t. XVIII.)

2 Neo­kan­tia­nos: par­ti­da­rios de la corrien­te filo­só­fi­ca bur­gue­sa sur­gi­da en Ale­ma­nia en la segun­da mitad del siglo XIX. Repro­du­cía las tesis idea­lis­tas más reac­cio­na­rias de la filo­so­fía de Kant. Bajo la con­sig­na de «retorno a Kant», los neo­kan­tia­nos com­ba­tían el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co e his­tó­ri­co, tra­ta­ban de con­ci­liar la cien­cia con la filo­so­fía idea­lis­ta de Kant, nega­ban la «cosa en sí», recha­za­ban la admi­sión de ley obje­ti­va de la socie­dad. En la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na, los neo­kan­tia­nos (E. Berns­tein, C. Sch­midt y otros) revi­sa­ron la filo­so­fía de Marx, su teo­ria eco­nó­mi­ca y sus tesis sobre la lucha de cla­ses y la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. En Rusia, los par­ti­da­rios del neo­kan­tis­mo fue­ron los «mar­xis­tas lega­les», los ese­ris­tas y men­che­vi­ques.

3 Eugen Böhm-Bawerk fue un vul­gar eco­no­mis­ta bur­gués aus­tría­co, uno de los repre­sen­tan­tes de la lla­ma­da «eseue­la aus­tría­ca» en eco­no­mía polí­ti­ca. Se opo­nia a la teo­ría mar­xis­ta de la plus­va­lía, afir­ma­ba que la gana­neia sur­ge como dife­ren­cia entre la valo­ra­ción sub­je­ti­va de los bie­nes actua­les y la de los futu­ros, y no como resul­ta­do de la explo­ta­ción de los obre­ros por los capi­ta­lis­tas. Encu­brien­do las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo, tra­tó de dis­traer la aten­ción de la cla­se obre­ra de la lucha revo­lu­cio­na­ria.

4 Jau­re­sis­tas: par­ti­da­rios del socia­lis­ta fran­cés J. Jau­res, quien con­jun­ta­men­te con A. Mille­rand, for­mó en los años 90 del siglo XIX el gru­po de los «socia­lis­tas inde­pen­dien­tes», y enea­be­zó el ala dere­cha, refor­mis­ta, del movi­mien­to socia­lis­ta de Fran­cia. Con el pre­tex­to de una supues­ta «liber­tad de crí­ti­ca», los jau­re­sis­tas pro­pug­na­ban la revi­sión de las tesis fun­da­men­ta­les del mar­xis­mo y pre­di­ca­ban la cola­bo­ra­ción de cla­se del pro­le­ta­ria­do con la bur­gue­sía. En 1902 for­ma­ron el Par­ti­do Socia­lis­ta Fran­cés, de ten­den­cia refor­mis­ta.

5 Los inte­gra­lis­tas: par­ti­da­rios de una corrien­te socia­lis­ta peque­ño­bur­gue­sa en el movi­mien­to obre­ro de Fran­cia, Ita­lia y Bél­gi­ca de fines del siglo XIX. Ellos se pro­nun­cia­ban por­que el socia­lis­mo se apo­ya­se no sólo en la cla­se obre­ra, sino en «todos los que sufrían», sin dis­tin­ción de cla­se, defen­dían la paz entre las cla­ses y com­ba­tían la lucha de cla­ses. Los repre­sen­tan­tes prin­ci­pa­les de los inte­gra­lis­tas eran el fran­cés Benoit Malon y el ita­liano Enri­co Ferri. En la déca­da del 90, sobre una serie de pro­ble­mas lucha­ron los inte­gra­lis­tas ita­lia­nos con­tra los refor­mis­tas que ocu­pa­ban posi­cio­nes opor­tu­nis­tas extre­mas y cola­bo­ra­ban con la bur­gue­sía reac­cio­na­ria.

6 Sin­di­ca­lis­mo revo­lu­cio­na­rio: corrien­te semi­anar­quis­ta peque­ño­bur­gue sa apa­re­ci­da en el movi­mien­to obre­ro de varios paí­ses de Euro­pa Occi­den­tal a fines del siglo XIX. Los sin­di­ca­lis­tas nega­ban la ncce­si­dad de la lucha polí­ti­ca de la cla­se obre­ra, el papel diri­gen­te del par­ti­do y la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. Con­si­de­ra­ban que los sin­di­ca­tos pue­den, orga­ni­zan­do la huel­ga gene­ral de los obre­ros, derro­car el capi­ta­lis­mo sin revo­lu­ción y tomar en sus manos la direc­ción de la pro­duc­ción.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *