La nue­va For­ma­ción del espí­ri­tu Nacio­nal – Alva­ro Reiza­bal Abogado

Lo del impe­rio de la ley, el Esta­do de Dere­cho y tan­tas otras can­ti­ne­las que se oyen a todas horas en boca de los polí­ti­cos del momen­to no es algo nue­vo ni pos­cons­ti­tu­cio­nal. Ya en tiem­pos del egre­gio Cau­di­llo se había inven­ta­do la demo­cra­cia orgá­ni­ca, y a lo que aho­ra se lla­ma Cons­ti­tu­ción le lla­ma­ban Fue­ro de los Espa­ño­les. El apa­ra­to de pro­pa­gan­da del régi­men repe­tía una y otra vez que todo cuan­to acon­te­cía en el pano­ra­ma polí­ti­co se ajus­ta­ba a la legis­la­ción vigen­te, naci­da del auto­de­no­mi­na­do Nue­vo Régi­men sur­gi­do del gol­pe de esta­do de 1936.

Para que los esco­la­res y uni­ver­si­ta­rios nos for­má­ra­mos en los prin­ci­pios polí­ti­cos ema­na­dos del glo­rio­so Alza­mien­to, se incluía en los pla­nes de estu­dio una asig­na­tu­ra lla­ma­da For­ma­ción del Espí­ri­tu Nacio­nal, vul­gar­men­te cono­ci­da como «la Polí­ti­ca», que abar­ca­ba temas tan apa­sio­nan­tes para noso­tros, enton­ces jóve­nes, como la esen­cia de lo espa­ñol, lo anti­es­pa­ñol en la his­to­ria o el Movi­mien­to Nacio­nal como esfuer­zo para la recu­pe­ra­ción de lo espa­ñol. El pro­fe­so­ra­do de la mate­ria era selec­cio­na­do por sus cua­li­da­des intrín­se­cas para impar­tir la mate­ria. En el caso con­cre­to de nues­tro cole­gio, el ele­gi­do diri­gía los cam­pa­men­tos de verano que orga­ni­za­ba la OJE, sec­ción juve­nil de la Falan­ge, y has­ta podía vér­se­le en el NODO jun­to al Gene­ra­lí­si­mo cuan­do éste reci­bía el calu­ro­so home­na­je de los jóve­nes vas­cos y, por ello, doble­men­te espa­ño­les. Como todo que­dó ata­do y bien ata­do, el maes­tro en cues­tión alcan­zó un noto­rio éxi­to en las ins­ti­tu­cio­nes pos­fran­quis­tas, ocu­pan­do pues­tos de alta res­pon­sa­bi­li­dad, y no sólo eso, sino que se per­mi­tía escri­bir artícu­los de pren­sa en los que pon­ti­fi­ca­ba sobre las esen­cias de la demo­cra­cia y el tra­to a dar a los disi­den­tes. La polí­ti­ca, jun­to a la Gim­na­sia que nos impar­tía un mili­tar, y la Reli­gión eran lo que los estu­dian­tes lla­má­ba­mos las tres marías, por­que se supo­nía que eran más fáci­les de apro­bar, pero había que andar con ojo con las obje­cio­nes de con­cien­cia, por­que eran ofi­cial­men­te mate­rias que, como las demás, había que apro­bar para pasar de curso.

El tiem­po pasó, Fran­co murió en la cama y había que pin­tar la facha­da, por lo que la FEN des­apa­re­ció de los pla­nes de estu­dio. Y, hete aquí que, 35 años des­pués de la muer­te del ins­pi­ra­dor de la asig­na­tu­ra, se están tra­mi­tan­do leyes para su exclu­si­va apli­ca­ción en Eus­kal Herria y, con nom­bres dife­ren­tes pero con idén­ti­ca fina­li­dad, quie­ren impo­ner en los cen­tros edu­ca­ti­vos pla­nes de con­vi­ven­cia demo­crá­ti­ca que pre­ten­den obli­gar a los esco­la­res a que par­ti­ci­pen, entre otras cosas, en ela­bo­rar un plan de la memo­ria, muy frá­gil, por cier­to, y muy selec­ti­va, por­que sólo inclu­ye a las víc­ti­mas de ETA, pero no a las del GAL, Tri­ple A, Bata­llón Vas­co Espa­ñol.… o a las que que­da­ron espar­ci­das como des­po­jos por el cri­mi­nal actuar de los cuneteros.

No es bueno vol­ver a las anda­das, y menos cuan­do son pro­duc­to de los alam­bi­ques de las des­ti­le­rías del odio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.