Gol­pe y Con­tra­gol­pe: ¡Revo­lu­ción!- Hugo Cha­vez

Hoy domin­go, 11 de abril, recor­da­mos el ini­cio del auge y caí­da de la dic­ta­du­ra más bre­ve de la his­to­ria, recor­da­mos tam­bién el cal­va­rio del Cris­to-Pue­blo que resu­ci­tó al ter­cer día, nues­tro 13 eterno. El 11 de abril siem­pre esta­rá ahí para recor­dar­nos cómo pre­ten­dió triun­far y fra­ca­só la muer­te, recor­da­mos tam­bién qué cla­se de país se pro­po­nía la opo­si­ción mediá­ti­ca y con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria, para no olvi­dar nun­ca la san­gre que se derra­mó ese día. San­gre vene­zo­la­na, tan­to boli­va­ria­na como opo­si­to­ra. El gol­pe de abril es un pun­to de infle­xión en nues­tra his­to­ria como pue­blo, que cobró con­cien­cia de que él mis­mo es quien lucha y cons­tru­ye su pro­pia his­to­ria, y nos demos­tró, para siem­pre, que todo 11 siem­pre ten­drá su 13 en la Patria de Bolí­var.

¡Todo gol­pe ten­drá siem­pre su con­tra­gol­pe revo­lu­cio­na­rio!

¡Honor eterno a nues­tro bra­vo pue­blo y a nues­tros biza­rros sol­da­dos!

II

La media luna, a fuer­za de pue­blo, va dan­do paso en el cie­lo liber­ta­rio a la luna lle­na boli­via­na. Con los resul­ta­dos elec­to­ra­les del domin­go pasa­do, una vez más Boli­via lan­za a los cua­tro vien­tos una cla­ra señal: la liber­tad, la jus­ti­cia y la sobe­ra­nía, fuen­tes matri­ces del lega­do ori­gi­na­rio, se afian­zan, cre­cen, se pro­fun­di­zan y remon­tan vue­lo, mien­tras que los intere­ses apá­tri­das, som­bras del pasa­do dis­cri­mi­na­to­rio, exclu­yen­te y colo­nia­lis­ta, pier­den terreno en su empe­ño deso­la­dor.

En una oca­sión, Evo Mora­les dijo con admi­ra­ble cer­te­za refi­rién­do­se a los tiem­pos de cam­bios que vive su Patria: «Este es el momen­to para que todos sepan que nues­tra lucha no ter­mi­na, que de la resis­ten­cia pasa­mos a la rebe­lión y de la rebe­lión a la revo­lu­ción». Estas pala­bras reve­lan tan­to el pro­pó­si­to como el des­tino que hoy se encar­na en todo el pue­blo boli­viano, que se levan­ta y echa a andar hacia un hori­zon­te de ple­ni­tud, sin bajar­le la fren­te a nin­gún poder domi­nan­te. Ha lle­ga­do, pues, la hora de los pue­blos que entra­ron a la his­to­ria para no aban­do­nar­la jamás. ¡Viva la Boli­via nue­va, la Boli­via hecha pue­blo, la Boli­via ances­tral, la Boli­via socia­lis­ta!

III
Nos seña­la la vie­ja con­se­ja socia­lis­ta que los pue­blos se trans­for­man a sí mis­mos a tra­vés de sus acti­vi­da­des, en la medi­da en que trans­for­man sus cir­cuns­tan­cias en fun­ción del bien común. Y si esto se rea­li­za con la unión de paí­ses que com­par­ti­mos un lega­do y un des­tino común, las nue­vas con­quis­tas a favor de los pue­blos cobran mayor tras­cen­den­cia y pro­fun­di­dad. Este fue el espí­ri­tu que mar­có esta sema­na la pri­me­ra visi­ta del her­mano Pepe Muji­ca, pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Orien­tal del Uru­guay. Pen­sar y actuar en pro­cu­ra de la mul­ti­po­la­ri­dad como un nue­vo orden mun­dial pasa nece­sa­ria­men­te por la con­so­li­da­ción de Nues­tra Amé­ri­ca. Los ocho acuer­dos fir­ma­dos entre nues­tros pue­blos en mate­ria de segu­ri­dad ener­gé­ti­ca y sobe­ra­nía ali­men­ta­ria se orien­tan en ese sen­ti­do y vie­nen a con­ver­tir­se en un reim­pul­so de nues­tras rela­cio­nes, basa­do en la soli­da­ri­dad y el res­pe­to como úni­ca vía para que, de mane­ra con­jun­ta, poda­mos alcan­zar la ver­da­de­ra y real inde­pen­den­cia defi­ni­ti­va.

IV

De nue­vo una enor­me decep­ción para quie­nes se des­ve­lan más por los pla­nes des­es­ta­bi­li­za­do­res que por la feli­ci­dad de la Patria. Con­tra todos los pro­nós­ti­cos infun­da­dos de la opo­si­ción des­al­ma­da que esti­ma­ban el colap­so defi­ni­ti­vo de la ener­gía eléc­tri­ca para estas fechas de abril, no sólo ya van entran­do las llu­vias, sino que ade­más el plan de emer­gen­cia ha dado resul­ta­dos satis­fac­to­rios. El ata­que com­bi­na­do de siem­bra de plan­tas ter­mo­eléc­tri­cas y del plan de aho­rro ener­gé­ti­co, pese a los sabo­ta­jes, demues­tra que la situa­ción tien­de a supe­rar­se y que no habrá nin­gu­na cri­sis insal­va­ble, como algu­nos creían. Pero con el afán de blin­dar al país en su recu­pe­ra­ción defi­ni­ti­va y ase­gu­rar el abas­te­ci­mien­to para even­tua­les con­tra­tiem­pos futu­ros, hemos exten­di­do las medi­das de emer­gen­cia eléc­tri­ca sesen­ta días más, tiem­po que nos per­mi­ti­rá lograr todos los obje­ti­vos que nos hemos plan­tea­do en el sec­tor ener­gé­ti­co.

Aquí segui­mos demos­tran­do que hay un Gobierno que no des­can­sa ni esca­ti­ma esfuer­zos para hacer­le fren­te a las terri­bles con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co, que en nues­tro país se ha mani­fes­ta­do con la recia sequía que hemos pade­ci­do. Sequía que nos ha per­mi­ti­do ini­ciar un cam­bio sus­tan­cial en la cul­tu­ra del con­su­mo y del apro­ve­cha­mien­to cabal de nues­tros recur­sos. Por todo lo que hemos ade­lan­ta­do des­de la crea­ción del Minis­te­rio del poder Popu­lar para la Ener­gía Eléc­tri­ca, feli­ci­to des­de estas líneas a nues­tro minis­tro Alí Rodrí­guez Ara­que, a todos los tra­ba­ja­do­res del sec­tor, hoy más que nun­ca com­pro­me­ti­dos con el pro­yec­to socia­lis­ta, y al pue­blo todo, por­que jun­tos esta­mos demos­tran­do que Vene­zue­la se cre­ce en las cri­sis. Los hijos y las hijas de Bolí­var somos, como nues­tro magno padre, «El pue­blo de las difi­cul­ta­des.»

V

«Mien­tras no poda­mos fusio­nar en una mis­ma orga­ni­za­ción a ocu­pa­dos y des­ocu­pa­dos, con rei­vin­di­ca­cio­nes y pro­gra­mas para ambos, mien­tras per­sis­ta el afán de copar, de hege­mo­ni­zar gre­mios y par­ti­dos y no haya lugar en sus direc­cio­nes para el plu­ra­lis­mo que hay en sus bases, mien­tras en los fren­tes per­ma­nen­tes, o en los cir­cuns­tan­cia­les para una lucha deter­mi­na­da del pue­blo, no se les dé cabi­da por igual a todos los que están por esa lucha, mien­tras todo esto siga así: sere­mos parias eco­nó­mi­cos y socia­les. Quie­nes tam­bién tene­mos el deber de orga­ni­zar­nos para salir ade­lan­te». Así decía aquel gran diri­gen­te del Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal – Tupa­ma­ros Raúl Sen­dic en un bre­ve artícu­lo por allá por 1987, con­ti­nuan­do con el acen­to uru­gua­yo con el que pasa­mos esta sema­na.

Lle­ga­mos a la deci­moc­ta­va sema­na de dis­cu­sio­nes den­tro del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la. Sabe­mos que la dis­cu­sión ha sido nutri­da, mien­tras se van cons­ti­tu­yen­do las bases pro­gra­má­ti­cas que carac­te­ri­za­rán al par­ti­do, dán­do­le mayor cuer­po y cohe­sión ideo­ló­gi­ca, de cara a las elec­cio­nes inter­nas en mayo. Por eso aso­mo la cita del gran diri­gen­te Tupa­ma­ro, para acen­tuar una aris­ta nece­sa­ria en el deba­te de nues­tro par­ti­do: lo escri­to por Sen­dic en 1987 con­ser­va intac­ta su vigen­cia, más aún cuan­do nos encon­tra­mos en ple­na cons­truc­ción de poder popu­lar, de la vía vene­zo­la­na al socia­lis­mo.

Es tam­bién un men­sa­je para las y los 3.527 can­di­da­tas y can­di­da­tos que se pos­tu­lan para las elec­cio­nes inter­nas, con la misión de refle­jar en la acción ese «plu­ra­lis­mo de las bases» del que nos habla Sen­dic. Uste­des mejor que nadie saben la res­pon­sa­bi­li­dad fun­da­men­tal y sagra­da de ser pue­blo en ejer­ci­cio revo­lu­cio­na­rio y trans­for­mar aún más las actua­les rela­cio­nes de poder, de mili­tar con cali­dad revo­lu­cio­na­ria. Can­di­da­tas y can­di­da­tos: uste­des asu­men el reto que la Patria exi­ge con el obje­ti­vo de pro­fun­di­zar la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na en uni­dad, for­ta­le­cer el rum­bo socia­lis­ta obe­de­cien­do al pue­blo que los ele­gi­rá: el man­dar obe­de­cien­do. Tene­mos que estar a la altu­ra de nues­tra his­to­ria.

Estas pró­xi­mas elec­cio­nes están lla­ma­das a supe­rar el gran ejem­plo demo­crá­ti­co que dimos en 2008 para las elec­cio­nes de nues­tros can­di­da­tos para los comi­cios regio­na­les. No sólo somos la fuer­za polí­ti­ca más nume­ro­sa, somos tam­bién la más demo­crá­ti­ca y par­ti­ci­pa­ti­va: nece­sa­rio es vol­ver a ven­cer.

Final­men­te, com­pa­trio­tas, les invi­to a que nos sume­mos des­de ya, con infi­ni­ta ale­gría y amor patrio, a los even­tos his­tó­ri­cos del Bicen­te­na­rio, toda esta sema­na que hoy comien­za.

¡Viva­mos a ple­ni­tud de con­cien­cia la resu­rrec­ción de Vene­zue­la!
Digá­mos­le a Bolí­var con nues­tro can­to Bicen­te­na­rio: ¡¡Padre, no aras­te en el mar!!
¡Aquí está, ha apa­re­ci­do en el hori­zon­te la mara­vi­llo­sa cose­cha de tu heroi­ca siem­bra!
¡Patria boli­va­ria­na o muer­te!
¡Ven­ce­re­mos!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *