Gol­pe y Con­tra­gol­pe: ¡Revo­lu­ción!- Hugo Chavez

Hoy domin­go, 11 de abril, recor­da­mos el ini­cio del auge y caí­da de la dic­ta­du­ra más bre­ve de la his­to­ria, recor­da­mos tam­bién el cal­va­rio del Cris­to-Pue­blo que resu­ci­tó al ter­cer día, nues­tro 13 eterno. El 11 de abril siem­pre esta­rá ahí para recor­dar­nos cómo pre­ten­dió triun­far y fra­ca­só la muer­te, recor­da­mos tam­bién qué cla­se de país se pro­po­nía la opo­si­ción mediá­ti­ca y con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria, para no olvi­dar nun­ca la san­gre que se derra­mó ese día. San­gre vene­zo­la­na, tan­to boli­va­ria­na como opo­si­to­ra. El gol­pe de abril es un pun­to de infle­xión en nues­tra his­to­ria como pue­blo, que cobró con­cien­cia de que él mis­mo es quien lucha y cons­tru­ye su pro­pia his­to­ria, y nos demos­tró, para siem­pre, que todo 11 siem­pre ten­drá su 13 en la Patria de Bolívar.

¡Todo gol­pe ten­drá siem­pre su con­tra­gol­pe revolucionario!

¡Honor eterno a nues­tro bra­vo pue­blo y a nues­tros biza­rros soldados!

II

La media luna, a fuer­za de pue­blo, va dan­do paso en el cie­lo liber­ta­rio a la luna lle­na boli­via­na. Con los resul­ta­dos elec­to­ra­les del domin­go pasa­do, una vez más Boli­via lan­za a los cua­tro vien­tos una cla­ra señal: la liber­tad, la jus­ti­cia y la sobe­ra­nía, fuen­tes matri­ces del lega­do ori­gi­na­rio, se afian­zan, cre­cen, se pro­fun­di­zan y remon­tan vue­lo, mien­tras que los intere­ses apá­tri­das, som­bras del pasa­do dis­cri­mi­na­to­rio, exclu­yen­te y colo­nia­lis­ta, pier­den terreno en su empe­ño desolador.

En una oca­sión, Evo Mora­les dijo con admi­ra­ble cer­te­za refi­rién­do­se a los tiem­pos de cam­bios que vive su Patria: «Este es el momen­to para que todos sepan que nues­tra lucha no ter­mi­na, que de la resis­ten­cia pasa­mos a la rebe­lión y de la rebe­lión a la revo­lu­ción». Estas pala­bras reve­lan tan­to el pro­pó­si­to como el des­tino que hoy se encar­na en todo el pue­blo boli­viano, que se levan­ta y echa a andar hacia un hori­zon­te de ple­ni­tud, sin bajar­le la fren­te a nin­gún poder domi­nan­te. Ha lle­ga­do, pues, la hora de los pue­blos que entra­ron a la his­to­ria para no aban­do­nar­la jamás. ¡Viva la Boli­via nue­va, la Boli­via hecha pue­blo, la Boli­via ances­tral, la Boli­via socialista!

III
Nos seña­la la vie­ja con­se­ja socia­lis­ta que los pue­blos se trans­for­man a sí mis­mos a tra­vés de sus acti­vi­da­des, en la medi­da en que trans­for­man sus cir­cuns­tan­cias en fun­ción del bien común. Y si esto se rea­li­za con la unión de paí­ses que com­par­ti­mos un lega­do y un des­tino común, las nue­vas con­quis­tas a favor de los pue­blos cobran mayor tras­cen­den­cia y pro­fun­di­dad. Este fue el espí­ri­tu que mar­có esta sema­na la pri­me­ra visi­ta del her­mano Pepe Muji­ca, pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Orien­tal del Uru­guay. Pen­sar y actuar en pro­cu­ra de la mul­ti­po­la­ri­dad como un nue­vo orden mun­dial pasa nece­sa­ria­men­te por la con­so­li­da­ción de Nues­tra Amé­ri­ca. Los ocho acuer­dos fir­ma­dos entre nues­tros pue­blos en mate­ria de segu­ri­dad ener­gé­ti­ca y sobe­ra­nía ali­men­ta­ria se orien­tan en ese sen­ti­do y vie­nen a con­ver­tir­se en un reim­pul­so de nues­tras rela­cio­nes, basa­do en la soli­da­ri­dad y el res­pe­to como úni­ca vía para que, de mane­ra con­jun­ta, poda­mos alcan­zar la ver­da­de­ra y real inde­pen­den­cia definitiva.

IV

De nue­vo una enor­me decep­ción para quie­nes se des­ve­lan más por los pla­nes des­es­ta­bi­li­za­do­res que por la feli­ci­dad de la Patria. Con­tra todos los pro­nós­ti­cos infun­da­dos de la opo­si­ción des­al­ma­da que esti­ma­ban el colap­so defi­ni­ti­vo de la ener­gía eléc­tri­ca para estas fechas de abril, no sólo ya van entran­do las llu­vias, sino que ade­más el plan de emer­gen­cia ha dado resul­ta­dos satis­fac­to­rios. El ata­que com­bi­na­do de siem­bra de plan­tas ter­mo­eléc­tri­cas y del plan de aho­rro ener­gé­ti­co, pese a los sabo­ta­jes, demues­tra que la situa­ción tien­de a supe­rar­se y que no habrá nin­gu­na cri­sis insal­va­ble, como algu­nos creían. Pero con el afán de blin­dar al país en su recu­pe­ra­ción defi­ni­ti­va y ase­gu­rar el abas­te­ci­mien­to para even­tua­les con­tra­tiem­pos futu­ros, hemos exten­di­do las medi­das de emer­gen­cia eléc­tri­ca sesen­ta días más, tiem­po que nos per­mi­ti­rá lograr todos los obje­ti­vos que nos hemos plan­tea­do en el sec­tor energético.

Aquí segui­mos demos­tran­do que hay un Gobierno que no des­can­sa ni esca­ti­ma esfuer­zos para hacer­le fren­te a las terri­bles con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co, que en nues­tro país se ha mani­fes­ta­do con la recia sequía que hemos pade­ci­do. Sequía que nos ha per­mi­ti­do ini­ciar un cam­bio sus­tan­cial en la cul­tu­ra del con­su­mo y del apro­ve­cha­mien­to cabal de nues­tros recur­sos. Por todo lo que hemos ade­lan­ta­do des­de la crea­ción del Minis­te­rio del poder Popu­lar para la Ener­gía Eléc­tri­ca, feli­ci­to des­de estas líneas a nues­tro minis­tro Alí Rodrí­guez Ara­que, a todos los tra­ba­ja­do­res del sec­tor, hoy más que nun­ca com­pro­me­ti­dos con el pro­yec­to socia­lis­ta, y al pue­blo todo, por­que jun­tos esta­mos demos­tran­do que Vene­zue­la se cre­ce en las cri­sis. Los hijos y las hijas de Bolí­var somos, como nues­tro magno padre, «El pue­blo de las dificultades.»

V

«Mien­tras no poda­mos fusio­nar en una mis­ma orga­ni­za­ción a ocu­pa­dos y des­ocu­pa­dos, con rei­vin­di­ca­cio­nes y pro­gra­mas para ambos, mien­tras per­sis­ta el afán de copar, de hege­mo­ni­zar gre­mios y par­ti­dos y no haya lugar en sus direc­cio­nes para el plu­ra­lis­mo que hay en sus bases, mien­tras en los fren­tes per­ma­nen­tes, o en los cir­cuns­tan­cia­les para una lucha deter­mi­na­da del pue­blo, no se les dé cabi­da por igual a todos los que están por esa lucha, mien­tras todo esto siga así: sere­mos parias eco­nó­mi­cos y socia­les. Quie­nes tam­bién tene­mos el deber de orga­ni­zar­nos para salir ade­lan­te». Así decía aquel gran diri­gen­te del Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal – Tupa­ma­ros Raúl Sen­dic en un bre­ve artícu­lo por allá por 1987, con­ti­nuan­do con el acen­to uru­gua­yo con el que pasa­mos esta semana.

Lle­ga­mos a la deci­moc­ta­va sema­na de dis­cu­sio­nes den­tro del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la. Sabe­mos que la dis­cu­sión ha sido nutri­da, mien­tras se van cons­ti­tu­yen­do las bases pro­gra­má­ti­cas que carac­te­ri­za­rán al par­ti­do, dán­do­le mayor cuer­po y cohe­sión ideo­ló­gi­ca, de cara a las elec­cio­nes inter­nas en mayo. Por eso aso­mo la cita del gran diri­gen­te Tupa­ma­ro, para acen­tuar una aris­ta nece­sa­ria en el deba­te de nues­tro par­ti­do: lo escri­to por Sen­dic en 1987 con­ser­va intac­ta su vigen­cia, más aún cuan­do nos encon­tra­mos en ple­na cons­truc­ción de poder popu­lar, de la vía vene­zo­la­na al socialismo.

Es tam­bién un men­sa­je para las y los 3.527 can­di­da­tas y can­di­da­tos que se pos­tu­lan para las elec­cio­nes inter­nas, con la misión de refle­jar en la acción ese «plu­ra­lis­mo de las bases» del que nos habla Sen­dic. Uste­des mejor que nadie saben la res­pon­sa­bi­li­dad fun­da­men­tal y sagra­da de ser pue­blo en ejer­ci­cio revo­lu­cio­na­rio y trans­for­mar aún más las actua­les rela­cio­nes de poder, de mili­tar con cali­dad revo­lu­cio­na­ria. Can­di­da­tas y can­di­da­tos: uste­des asu­men el reto que la Patria exi­ge con el obje­ti­vo de pro­fun­di­zar la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na en uni­dad, for­ta­le­cer el rum­bo socia­lis­ta obe­de­cien­do al pue­blo que los ele­gi­rá: el man­dar obe­de­cien­do. Tene­mos que estar a la altu­ra de nues­tra historia.

Estas pró­xi­mas elec­cio­nes están lla­ma­das a supe­rar el gran ejem­plo demo­crá­ti­co que dimos en 2008 para las elec­cio­nes de nues­tros can­di­da­tos para los comi­cios regio­na­les. No sólo somos la fuer­za polí­ti­ca más nume­ro­sa, somos tam­bién la más demo­crá­ti­ca y par­ti­ci­pa­ti­va: nece­sa­rio es vol­ver a vencer.

Final­men­te, com­pa­trio­tas, les invi­to a que nos sume­mos des­de ya, con infi­ni­ta ale­gría y amor patrio, a los even­tos his­tó­ri­cos del Bicen­te­na­rio, toda esta sema­na que hoy comienza.

¡Viva­mos a ple­ni­tud de con­cien­cia la resu­rrec­ción de Venezuela!
Digá­mos­le a Bolí­var con nues­tro can­to Bicen­te­na­rio: ¡¡Padre, no aras­te en el mar!!
¡Aquí está, ha apa­re­ci­do en el hori­zon­te la mara­vi­llo­sa cose­cha de tu heroi­ca siembra!
¡Patria boli­va­ria­na o muerte!
¡Ven­ce­re­mos!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.