Empa­ti­zar con las víc­ti­mas del sis­te­ma- Ali­cia Stur­tze

Den­tro de los obje­ti­vos del nue­vo currícu­lo de edu­ca­ción pri­ma­ria y secun­da­ria recien­te­men­te apro­ba­do por el socio­ló­gi­ca­men­te mino­ri­ta­rio Gobierno Vas­co Espa­ñol actual, se esta­ble­ce la obli­ga­ción de los cen­tros edu­ca­ti­vos de «dar cabi­da en sus aulas al tes­ti­mo­nio de las víc­ti­mas de ETA». Y ello, se dice, con el obje­ti­vo de «reco­ger el res­pe­to a los dere­chos huma­nos y la empa­tía hacia las víc­ti­mas».

Bueno. Pues ya que de dere­chos huma­nos y de empa­tía hacia las víc­ti­mas habla­mos, vea­mos en sín­te­sis las con­se­cuen­cias que, en opi­nión de Amnis­tía Inter­na­cio­nal, ha pro­vo­ca­do la rece­sión eco­nó­mi­ca, y que le han lle­va­do a ins­tar a los líde­res a inver­tir en los dere­chos «con tan­ta deter­mi­na­ción como lo hacen en la eco­no­mía».

El paro es galo­pan­te y el cre­ci­mien­to de la pobre­za rela­ti­va y de la pobre­za abso­lu­ta sigue una mar­cha impa­ra­ble. La ace­le­ra­da pro­fun­di­za­ción de la des­igual­dad social lle­va camino de empeo­rar. Acce­der a una vivien­da dig­na y a un medio ambien­te ade­cua­do es ya una uto­pía para mul­ti­tud de tra­ba­ja­do­res y de jóve­nes; de hecho, son ya muchas las pare­jas obli­ga­das a com­par­tir piso, «con dere­cho a coci­na», como en los años 50 y 60 del fran­quis­mo. Se mul­ti­pli­can los tra­ba­jos pre­ca­rios y los suel­dos de mise­ria que indig­ni­fi­can, envi­le­cen, estre­san y mar­gi­nan a un por­cen­ta­je impor­tan­te de la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra, cuyo índi­ce de nivel de vida o de desa­rro­llo humano se dete­rio­ra por momen­tos. A pesar de que los infor­mes demues­tran cla­ra­men­te que, duran­te la últi­ma déca­da, ha aumen­ta­do la pro­duc­ti­vi­dad y, por tan­to, la tasa efec­ti­va de plus­va­lía, la explo­ta­ción de los que tra­ba­jan sigue al alza y sus suel­dos a la baja, ensan­chan­do así los már­ge­nes de bene­fi­cio de las com­pa­ñías.

Como muy bien desa­rro­lla Samir Amin en «The Battle­fields cho­sen by Con­tem­po­rary Impe­ria­lism», eco­lo­gía y capi­ta­lis­mo son anta­gó­ni­cos en su pro­pia esen­cia, pero los oli­go­po­lios se han apo­de­ra­do del dis­cur­so «eco­lo­gis­ta» para jus­ti­fi­car la aper­tu­ra de nue­vos mer­ca­dos en su des­truc­ti­va expan­sión hacia el pre­ci­pi­cio: la depre­da­ción y la vio­la­ción de los dere­chos de la Madre Tie­rra pro­si­guen impa­ra­bles hacia el colap­so eco­ló­gi­co total.

En ple­na rece­sión, la inten­si­fi­ca­ción del obs­ceno y cri­mi­nal enri­que­ci­mien­to de unos pocos, vía SICAV, hed­ge funds, paraí­sos fis­ca­les y demás inmo­ra­les ins­tru­men­tos de robo y atra­co, deja en evi­den­cia a esa cla­se polí­ti­ca que, tras la cri­sis finan­cie­ra de 2008, pro­me­tió «poner fin al capi­ta­lis­mo de casino» y exi­gir trans­pa­ren­cia y regu­la­ción de los fon­dos de espe­cu­la­ción, para, a con­ti­nua­ción, inyec­tar (des­pil­fa­rrar) dine­ro públi­co a la ban­ca y dejar vía libre a los mer­ca­dos finan­cie­ros para que espe­cu­len inclu­so con­tra los pro­pios esta­dos, como le ha ocu­rri­do a Gre­cia y pue­de que le ocu­rra al Esta­do espa­ñol.

Y es que el gobierno «neo­li­be­ral-socia­lis­ta» espa­ñol, al igual que el grie­go y otros, no pare­ce tener pro­ble­ma algu­na en bene­fi­ciar a las ren­tas altas y esti­mu­lar la espe­cu­la­ción y la eva­sión fis­cal de las gran­des for­tu­nas, mien­tras, con la dema­gó­gi­ca y popu­lis­ta can­ti­ne­la de que «hay que apre­tar­se el cin­tu­rón y arri­mar el hom­bro», por­que «entre todos pode­mos», aumen­ta las car­gas impo­si­ti­vas sobre las cla­ses más des­pro­te­gi­das y redu­ce drás­ti­ca­men­te todas las pres­ta­cio­nes y las redes de segu­ri­dad social, tan nece­sa­rias en tiem­pos de cri­sis. Cada vez que se des­po­ja a la «demo­cra­cia» repre­sen­ta­ti­va de algu­nos de sus enga­ño­sos ropa­jes, que­da más que evi­den­te su intrín­se­co carác­ter corrup­to, inmo­ral y oli­gár­qui­co, y su con­ni­ven­cia con la dic­ta­du­ra empre­sa­rial y finan­cie­ra. Su hipo­cre­sía alcan­za cotas extre­mas cuan­do se lle­na la boca hablan­do de la tole­ran­cia y la cul­tu­ra de la paz, mien­tras se enor­gu­lle­ce del «bene­fi­cio­so» auge del nego­cio de la gue­rra y de la repre­sión y, en el caso del Esta­do espa­ñol, tie­ne 70.000 pre­sos y recu­rre per­ma­nen­te­men­te al endu­re­ci­mien­to de la legis­la­ción penal para regu­lar la con­flic­ti­vi­dad social y, por supues­to, la polí­ti­ca, y con­fun­dir intere­sa­da­men­te segu­ri­dad con jus­ti­cia.

Esta reali­dad obje­ti­va lle­vó a la direc­to­ra de AI a decla­rar en 2008 que «hemos pasa­do de piso­tear los dere­chos huma­nos en nom­bre de la segu­ri­dad a hacer­lo en nom­bre de la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca». Si bien es obvio que, en Eus­kal Herria y en otros muchos paí­ses, a la hora de vio­lar los dere­chos, la eco­no­mía no ha sus­ti­tui­do a la segu­ri­dad, sino que la ha «com­ple­men­ta­do», bas­ta con pasear­se por el arti­cu­la­do de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de Dere­chos Huma­nos e inclu­so por el de la pro­pia Cons­ti­tu­ción espa­ño­la de 1978 para com­pren­der que, en la actua­li­dad, los dere­chos direc­ta­men­te rela­cio­na­dos con lo socio­eco­nó­mi­co son papel moja­do.

El dere­cho al tra­ba­jo, a una vivien­da dig­na, a un suel­do decen­te, a un repar­to equi­ta­ti­vo de la ren­ta, a un medio ambien­te ade­cua­do, a la no dis­cri­mi­na­ción… son pura retó­ri­ca. Son muchas las víc­ti­mas del sis­te­ma, y quie­nes las gene­ran y/​o per­mi­ten y cana­li­zan son pre­ci­sa­men­te el Esta­do y sus ins­ti­tu­cio­nes, que, como ins­tru­men­tos de cla­se que son, pro­te­gen e impul­san la vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de esos dere­chos que tan ampu­lo­sa­men­te dicen defen­der. Resul­ta peda­gó­gi­ca­men­te des­ho­nes­to muti­lar y des­fi­gu­rar la filo­so­fía sub­ya­cen­te a la tal Decla­ra­ción Uni­ver­sal, y, por seguir las órde­nes del PP y cum­plir con los intere­ses de Esta­do, decre­tar que, en la prác­ti­ca, en las aulas vas­cas el con­cep­to de víc­ti­ma se res­trin­ge úni­ca y exclu­si­va­men­te a las lla­ma­das víc­ti­mas de ETA. Las víc­ti­mas del paro, del machis­mo, de los ban­cos, de la explo­ta­ción, de la repre­sión… pasan, si es que exis­ten, a una segun­da cate­go­ría.

Muy a pesar de la insis­ten­cia mediá­ti­ca y polí­ti­ca, las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de la pobla­ción no son ni el «terro­ris­mo», ni Chá­vez, ni los disi­den­tes cuba­nos, sino el des­em­pleo (82%), los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos (48%) y la cla­se polí­ti­ca (18%). Una for­ma­ción huma­na inte­gral, crí­ti­ca y libe­ra­do­ra, que pre­ten­da edu­car, no sumi­sas máqui­nas com­pe­ti­ti­vas para el mer­ca­do, sino ciu­da­da­nos inte­gra­dos y con cri­te­rios, tie­ne por fuer­za que ofre­cer al alum­na­do herra­mien­tas ade­cua­das para que pue­da desa­rro­llar en toda su poten­cia­li­dad esa com­pe­ten­cia «social y ciu­da­da­na», con­si­de­ra­da bási­ca en el currícu­lo y poten­cia­da des­de el pro­pio Par­la­men­to Euro­peo. Si la dicha com­pe­ten­cia impli­ca, entre otros, «la prác­ti­ca del diá­lo­go y de la nego­cia­ción para lle­gar a acuer­dos como for­ma de resol­ver los con­flic­tos», «com­pren­der la reali­dad social en que se vive« y «ejer­cer acti­va y res­pon­sa­ble­men­te los dere­chos y debe­res ciu­da­da­nos», para lo cual es nece­sa­rio «refle­xio­nar crí­ti­ca­men­te sobre los con­cep­tos de demo­cra­cia, liber­tad, igual­dad, soli­da­ri­dad…», pare­ce un con­tra­sen­ti­do impo­ner el sen­ti­do del deba­te, poli­ti­zar­lo, hacer­lo par­ti­dis­ta, e impo­si­bi­li­tar el aná­li­sis de viven­cias e intere­ses del alum­na­do, la refle­xión hones­ta sobre la vio­len­cia y las nada éti­cas agre­sio­nes per­ma­nen­tes a los dere­chos huma­nos cau­sa­das por el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, la res­pon­sa­bi­li­dad de éste en la mili­ta­ri­za­ción y enve­ne­na­mien­to del pla­ne­ta y en la mul­ti­pli­ca­ción de víc­ti­mas de todas las cate­go­rías.

Para­dos jóve­nes y de lar­ga dura­ción, ancia­nos y madres sin recur­sos, muje­res mal­tra­ta­das, gen­tes sin posi­bi­li­da­des de inclu­sión social, tor­tu­ra­dos, hipo­te­ca­dos en quie­bra y en la calle, afec­ta­dos por enfer­me­da­des pro­fe­sio­na­les o acci­den­tes labo­ra­les, per­se­gui­dos del fran­quis­mo… es amplio el aba­ni­co de pro­ta­go­nis­tas que podrían tes­ti­mo­niar en las aulas, y enri­que­cer y diver­si­fi­car, des­de una reali­dad plu­ral, pró­xi­ma y cono­ci­da de (y, en muchos casos, pade­ci­da por) los alum­nos, esa apues­ta por el res­pe­to a los dere­chos huma­nos, por el diá­lo­go y la nego­cia­ción, y por la empa­tía hacia las víc­ti­mas que el nue­vo currícu­lo plan­tea como uno de sus obje­ti­vos bási­cos.

El pro­ble­ma es saber si la coa­li­ción PP-PSOE que gobier­na en Gas­teiz desea for­mar ciu­da­da­nos res­pon­sa­bles y dota­dos de las «com­pe­ten­cias» nece­sa­rias para ir desa­rro­llan­do un pro­yec­to de vida y de lucha indi­vi­dual y colec­ti­va­men­te eman­ci­pa­to­rio, o, por el con­tra­rio, ha opta­do por criar borre­gos de Panur­go inso­li­da­rios y pro­duc­ti­vos, consumidores/​espectadores, polí­ti­ca­men­te anal­fa­be­tos y some­ti­dos (reac­cio­na­rios), víc­ti­mas del sis­te­ma, pero lo sufi­cien­te­men­te alie­na­dos como para no reco­no­cer­se como tales, legi­ti­mar el orden social exis­ten­te, y vivir en la men­ti­ro­sa y plá­ci­da acep­ta­ción de que no exis­te alter­na­ti­va ni a la eco­no­mía de mer­ca­do ni a la cas­tran­te y corrup­ta «demo­cra­cia» bipar­ti­dis­ta que hoy vive total­men­te divor­cia­da de la soli­da­ri­dad y el pro­gre­so social, enten­di­do éste, cla­ro está, des­de una pers­pec­ti­va socia­lis­ta.

Da pavor pen­sar que se pue­dan apro­ve­char las aulas para afian­zar entre las nue­vas gene­ra­cio­nes lo que I. Rive­ra y el equi­po del Obser­va­to­rio del Sis­te­ma Penal y los Dere­chos Huma­nos de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na lla­man «el popu­lis­mo puni­ti­vo» que «se emplea ‑y no sólo por los par­ti­dos polí­ti­cos de la dere­cha ideo­ló­gi­ca- con fines estric­ta­men­te elec­to­ra­lis­tas y de con­so­li­da­ción de con­sen­sos que sólo bus­can la per­pe­tua­ción del poder», y que, en base a cli­chés como «la inse­gu­ri­dad ciu­da­da­na», «la ame­na­za terro­ris­ta» o «los peli­gros de la inmi­gra­ción», apues­ta por la ges­tión puni­ti­va de la pobre­za, el mer­ca­do eco­nó­mi­co de total fle­xi­bi­li­za­ción y la cri­mi­na­li­za­ción cada vez mayor de la disi­den­cia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *