Con­cier­to por la Patria en San­tia­go de Cuba – Cuba­de­ba­te [Bideoak]

Miles de santiagueros junto a artistas e intelectuales participan en el Concierto por la Patria “En defensa de Cuba” realizado en la explanada de la Ciudad Escolar 26 de Julio, antiguo cuartel Moncada, en Santiago de Cuba, el 10 de abril de 2010. AIN FOTO: Migue Rubiera

Miles de san­tia­gue­ros jun­to a artis­tas e inte­lec­tua­les par­ti­ci­pan en el Con­cier­to por la Patria “En defen­sa de Cuba” rea­li­za­do en la expla­na­da de la Ciu­dad Esco­lar 26 de Julio, anti­guo cuar­tel Mon­ca­da, en San­tia­go de Cuba, el 10 de abril de 2010. AIN FOTO: Migue Rubie­ra

Con las notas de Iré a San­tia­go , can­ta­da por el Orfeón San­tia­go, y la pro­fe­sión de cuba­nía y fe en su pue­blo de lapoe­ta Tere­sa Melo, comen­zó el Con­cier­to por la Patria en el his­tó­ri­co esce­na­rio de la Ciu­dad Esco­lar 26 de Julio.

Ante miles de san­tia­gue­ros, el otro­ra Cuar­tel Mon­ca­da está col­ma­do de músi­ca, poe­sía, dan­za y tea­tro, domi­na­do por los colo­res de la ban­de­ra cuba­na, y pleno de calor humano jun­to a las ya altas tem­pe­ra­tu­ras anun­cia­das para este día.

Tere­sa Melo, poe­ta de pre­mia­da obra nacio­nal e inter­na­cio­nal, expu­so en sus pala­bras de aper­tu­ra el sen­tir de gene­ra­cio­nes de cuba­nos al pro­cla­mar que este país no es la ima­gen que pre­ten­den pre­sen­tar pode­ro­sos medios enemi­gos, sino el que se cons­tru­ye día a día a cos­ta de muchos sacri­fi­cios.

Tene­mos que repe­tir una vez y otra vez nues­tras ver­da­des, con­tra el veneno, la dis­tor­sión y el enra­re­ci­mien­to , dijo en sus pala­bras a los miles de jóve­nes y pue­blo en gene­ral que se encuen­tran en la otro­ra for­ta­le­za deve­ni­da pla­za cul­tu­ral.

Melo recor­dó a Raúl Gómez Gar­cía, poe­ta már­tir tor­tu­ra­do y ase­si­na­do el 26 de julio de 1953 en las maz­mo­rras del Mon­ca­da.

Ese día tuvo tiem­po de escri­bir una nota a su madre que decía: Caí pre­so, tu hijo . Nun­ca regre­só a su madre , pre­ci­só la poe­ti­sa, pues según recor­dó, fue des­pe­da­za­do a gol­pes, tor­tu­ra­do, ase­si­na­do, por­que creía en los sue­ños que nos sos­tie­nen hoy, por­que creía en los gla­dio­los y en la rosa blan­ca

De esa mate­ria es que nacen los már­ti­res, con­clu­yó, para dar paso a una jor­na­da que con­tem­pla 23 momen­tos artís­ti­cos, con agru­pa­cio­nes y solis­tas tales como la Orques­ta Ori­gi­nal de Man­za­ni­llo, José Aqui­les y el Sep­te­to San­tia­gue­ro, Son de Bue­na Fe, el Quin­te­to Rebel­de, Sue­na Cubano, el dúo tro­va­do­res­co Adria­na y Feli­pón, y Eva Gri­ñán, entre otros.

Láza­ro Expó­si­to, miem­bro del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba y su pri­mer secre­ta­rio en la pro­vin­cia de San­tia­go de Cuba, asis­te a este Con­cier­to por la Patria.

(Con infor­ma­ción de la AIN)

Pala­bras de Tese­ra Melo

Tere­sa Melo, poe­ta san­tia­gue­ra, inter­vie­ne en el Con­cier­to por la Patria “En defen­sa de Cuba” rea­li­za­do en la expla­na­da de la Ciu­dad Esco­lar 26 de Julio, anti­guo cuar­tel Mon­ca­da, en San­tia­go de Cuba, el 10 de abril de 2010. AIN FOTO/​Miguel RUBIERA JUZTIS

Estoy aquí como poe­ta san­tia­gue­ra y cuba­na, pero no voy a leer un poe­ma. Sien­to que no me alcan­zan hoy las pala­bras de nin­guno de los poe­mas que he escri­to y publi­ca­do, para decir lo que quie­ro. Es tam­bién por eso que me acom­pa­ña la fuen­te de mi poe­sía de vida: mi hija Danie­la. A uste­des, gen­te mía, dedi­co estas pala­bras bre­ves que no son un poe­ma; a uste­des, y a Danie­la, como si ella fue­ra aho­ra, y lo es, todos los niños de Cuba.

Tam­bién me he leí­do lo que se escri­be de Cuba en estos días: los que la cono­cen y la defien­den, los que quie­ren des­co­no­cer­la y la deni­gran. Cada vez que las leo ten­go pre­sen­te que Cuba no es sólo la pala­bra del lugar en que naci­mos. Yo soy Cuba, y uste­des, todos, somos Cuba. Estos muros cuya his­to­ria bien cono­ce­mos son Cuba, y esta tie­rra don­de esta­mos, de la que son due­ños los niños que aquí estu­dian, son Cuba. Así que yo no vivo, y uste­des no viven, en la ima­gen de Cuba de la CNN y de otros gran­des medios de comu­ni­ca­ción del mun­do, por­que ya sabe­mos que allí la reali­dad es dis­tin­ta a la reali­dad, y que allí la ima­gen de las gue­rras se cons­tru­ye para que parez­can video­jue­gos, mien­tras en la reali­dad las gue­rras las pagan los niños que no podrán son­reír más a las maña­nas del mun­do. En aque­lla reali­dad, las bases mili­ta­res son asép­ti­cos luga­res don­de ondea tele­vi­si­va­men­te la ban­de­ra nor­te­ame­ri­ca­na, cuan­do en la reali­dad son luga­res expor­ta­do­res de muer­te en tie­rra aje­na. Me reco­noz­co en nues­tra vida, her­mo­sa y difí­cil, no en la ima­gen cons­trui­da de Cuba.

Creo en el esplen­den­te pen­sa­mien­to de mi patria, tra­du­ci­do en poe­sía, ali­men­ta­do por la esen­cial poe­sía que está detrás de las pala­bras del poe­ma: sus mate­ria­les son la mara­vi­llo­sa gen­te, los árbo­les don­de se abra­zan los mucha­chos, las can­cio­nes del tro­va­dor, la esqui­na del barrio, la hora rui­do­sa en que los niños salen de las escue­las, el café de las maña­nas, las bellas ban­de­ras, el color de las yagru­mas, los cora­zo­nes apre­ta­dos por las imá­ge­nes de gue­rra en los noti­cie­ros, los libros en las mon­ta­ñas, una escue­la para un solo estu­dian­te, el cam­po recién sem­bra­do y olo­ro­so, los colo­res del equi­po de pelo­ta, el soni­do de la cor­ne­ta chi­na y los cuer­pos rien­tes de la Isla. Esa es la poe­sía que no sal­drá nun­ca en las noti­cias de los enemi­gos de la belle­za. Esa es la poe­sía que tene­mos que seguir hacien­do jun­tos.

Sé (sabe­mos) que una men­ti­ra repe­ti­da mil veces no se con­vier­te en ver­dad, pero enve­ne­na cri­te­rios, dis­tor­sio­na visio­nes y enra­re­ce mira­das. Así que tam­bién sé (sabe­mos) que tene­mos que repe­tir una vez y otra vez nues­tras ver­da­des, con­tra el veneno, la dis­tor­sión y el enra­re­ci­mien­to.

Creo, como escri­bió el poe­ta cubano José Leza­ma Lima, que nacer es aquí una fies­ta innom­bra­ble. Ser par­te de esa fies­ta nos da el dere­cho a la luz y a la oscu­ri­dad, al sol y a sus man­chas, al cie­lo azul y a la nube que es nues­tra y que nos corres­pon­de sólo a noso­tros des­ha­cer o con­ver­tir en llu­via.

Creo en la belle­za de los colo­res de mi luz de patria. En el blan­co de la palo­ma pin­ta­da por Pablo Pica­so y la rosa fran­ca de José Mar­tí. En el blan­co de las “almas de blan­co” que entre­gan salud y son­ri­sa a los des­vas­ta­dos por sis­mos de la natu­ra­le­za y de las socie­da­des. En ese blan­co creo, así que sé que ese sím­bo­lo es mío, es nues­tro, es de Cuba.

Creo en la belle­za de los gla­dio­los que nacen en mi tie­rra. Quie­nes ayer enar­bo­la­ron mar­ti­llos cre­yen­do des­truir la músi­ca, quie­nes ayer des­tro­za­ron un pavo­rreal cre­yen­do des­truir el arte, quie­nes se hacen fotos jun­to a un tor­tu­ra­do como tro­feo, quie­nes creen en un Nobel de Paz con el uni­for­me de la gue­rra, no pue­den enar­bo­lar mis gla­dio­los. Nin­gu­na flor cre­ce abo­na­da por el enga­ño, la mani­pu­la­ción, la hipo­cre­sía y el dine­ro. Así que este gla­dio­lo y todas las flo­res que sim­bo­li­zan la belle­za, abo­na­dos por las manos que los siem­bran, son míos, son nues­tros, son de Cuba.

Mien­tras reco­rre­mos los cami­nos de la Isla abier­tos y ensan­cha­dos por las ganan­cias espi­ri­tua­les de los libros, otros pre­ten­den fabri­car­se már­ti­res con mate­ria­les en los que nin­gu­na per­so­na de bien pue­de creer. Pen­se­mos noso­tros en un poe­ta que no está aquí hoy, por­que fue traí­do a las anti­guas maz­mo­rras del lugar en que esta­mos, el 26 de julio de 1953. Era el ado­les­cen­te Raúl Gómez Gar­cía. Ese día tuvo tiem­po de escri­bir una nota a su madre que decía: Caí pre­so, tu hijo. Nun­ca regre­só a su madre. Fue des­pe­da­za­do a gol­pes, tor­tu­ra­do, ase­si­na­do, por­que creía en los sue­ños que nos sos­tie­nen hoy, por­que creía en los gla­dio­los y en la rosa blan­ca. De esa mate­ria es que nacen los már­ti­res.

Viva la vida. Nues­tra vida. Viva Cuba.

San­tia­go de Cuba, 9 de abril de 2010

Leí­das por la escri­to­ra y poe­ta san­tia­gue­ra Tere­sa Melo en la aper­tu­ra del Con­cier­to por la patria, el sába­do 10 de abril de 2010, expla­na­da de la Ciu­dad Esco­lar 26 de Julio, en la Ciu­dad Héroe de la Repú­bli­ca de Cuba.


Decla­ra­ción de Boltxe Kolek­ti­boa

Boltxe Kolek­ti­boa nos adhe­ri­mos sin reser­va algu­na a la defen­sa de Cuba. En estos momen­tos en que el impe­ria­lis­mo espa­ñol y nor­te­ame­ri­cano calum­nían al pue­blo tra­ba­ja­dor cubano, a su gobierno y a sus ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos, no es hora de callar.

Euro­pa, EEUU, tocan la flau­ta para lle­var­se tras de sí a la juven­tud cuba­na alen­tan­do supues­tas moder­ni­da­des y liber­ta­des que se plas­man en regí­me­nes fas­cis­tas como el pola­co.

No, no nos enga­ñan. Cuba, como cual­quier otro país, y su socie­dad como cual­quier otra socie­dad, están en camino de rec­ti­fi­car lo que crean pro­ce­den­te y deban. Pero no serán Oba­ma, ni Zapa­te­ro ni Rajoy, ni el Gru­po Pri­sa quie­nes lle­ven la liber­tad a nin­gún lugar del mun­do.

De estos ele­men­tos solo pue­de espe­rar­se el apo­yo a los Para­mi­li­ta­res colom­bia­nos, los ase­si­na­tos polí­ti­cos y las elec­cio­nes bajo coac­ción para lle­var al gobierno al nar­co – pre­si­den­te Uri­be y a otros gobier­nos simi­la­res como el de Miche­let­ti en Hon­du­ras.

Ante los ase­si­na­tos en Colom­bia y en Hon­du­ras, EEUU, Espa­ña y la UE mues­tran su más fir­me com­pli­ci­dad con los Escua­dro­nes de la Muer­te. Este es elfu­tu­ro que depa­ran a los pue­blos los que emi­ten can­tos de sire­na por cuen­ta de las mul­ti­na­cio­na­les y el impe­ria­lis­mo.

Gora Kuba Sozia­lis­ta!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *