Agen­da de la polí­ti­ca exte­rior nor­te­ame­ri­ca­na- Manuel José Mon­ta­ñez Lanza

Intro­duc­ción.

Lue­go del falli­do inten­to de la Sra. Hillary Rodham Clin­ton (tal como en su momen­to le ocu­rrió a su ante­ce­so­ra, la Sra. Con­do­leez­za Rice, en la épo­ca de la Admi­nis­tra­ción Bush), a obje­to de con­so­li­dar la agen­da grin­ga hacia la Región, en la Casa Blan­ca se vie­ron en la nece­si­dad de man­dar un “exper­to”, como es el caso del Sr. Valen­zue­la, para lim­piar el ros­tro de los ver­da­de­ros intere­ses neo impe­ria­lis­tas y la efec­ti­va inten­sión de USA en cuan­to pasar nue­va­men­te a con­tro­lar e impo­ner en nues­tro Con­ti­nen­te, las accio­nes que les garan­ti­cen el neo some­ti­mien­to den­tro de la fór­mu­la que les per­mi­ta recu­pe­rar el tam­ba­lea­do mode­lo capitalista.

Es pre­ci­so recor­dar que des­de la épo­ca de la Admi­nis­tra­ción del ex Pre­si­den­te Bill Clin­ton se aban­do­nó, por así decir­lo, la Subre­gión, como tam­bién abor­ta­ron pla­nes de sus pre­de­ce­so­res (entre los cua­les des­ta­ca la famo­sa “Gue­rra de las Gala­xias del ex pre­si­den­te, Ronald Reagan), para aten­der otras prio­ri­da­des pla­ne­ta­rias. Derro­ta­dos como efec­ti­va­men­te ocu­rrió en varios esce­na­rios geo­po­lí­ti­cos, aho­ra se han dis­pues­to reto­mar el con­trol sobre espa­cios otro­ra bajo su influen­cia. Para lo cual el buen dis­cur­so pre­sun­ta­men­te ami­ga­ble del sub­se­cre­ta­rio Valen­zue­la se hace nece­sa­rio; más sin embar­go y en para­le­lo, colo­can equi­pa­mien­to mili­tar naval de últi­ma gene­ra­ción en las cos­tas del Perú y fren­te a Ecua­dor so pre­tex­to de ejer­ci­cios nava­les que suma­dos a las bases mili­ta­res abier­tas en Colom­bia y acti­va­das en otras nacio­nes (como tam­bién los ejer­ci­cios que en bre­ve rea­li­za­rán en aguas de la tie­rra de Nari­ño), dis­ta mucho de la pero­ra­ta bona­cho­na, sim­pá­ti­ca, de los emi­sa­rios y del pro­pio Obama.

A lo ante­rior, hay que sumar, las ope­ra­cio­nes encu­bier­tas de los órga­nos de segu­ri­dad nor­te­ame­ri­ca­nos y de sus alia­dos como tam­bién a tra­vés de orga­ni­za­cio­nes civi­les –para­mi­li­ta­res pri­va­das- que se suman a las recien­tes denun­cias en pren­sa inter­na­cio­nal según la cual el ex pre­si­den­te Bush esta­ría patro­ci­nan­do accio­nes de gue­rra ciber­né­ti­cas con­tra nues­tro país y nacio­nes her­ma­nas algu­nas de ellas miem­bros de la ALBA (caso Cuba), y otros alia­dos estra­té­gi­cos de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na (Rusia e Irán); por tan­to no cabe la menor duda que es fal­so todo el dis­cur­so de “amis­tad” y bue­na volun­tad por ellos expre­sa­do. Esta­mos en pre­sen­cia de la reedi­ción de la polí­ti­ca de ame­dren­ta­mien­to –“cari­ño” y agre­sión- que en su momen­to se cono­ció como la tesis del “Garro­te y la Zanaho­ria” que impu­sie­ra para aquel enton­ces el ex pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Teddy Roosevelt.

Nece­si­da­des.

USA requie­re, por así decir­lo, acei­tar la maqui­na­ria (polí­ti­ca y mili­tar), a obje­to de las siguien­tes consideraciones:

  • Cons­truir y garan­ti­zar un mun­do segu­ro para las cor­po­ra­cio­nes norteamericanas;
  • Pro­mo­ver recur­sos finan­cie­ros para los con­tra­tis­tas domés­ti­cos de la defen­sa que han cola­bo­ra­do gene­ro­sa­men­te con los miem­bros del Congreso;
  • Pre­ve­nir –val­ga decir borra del mapa- la emer­gen­cia de cual­quier socie­dad sus­cep­ti­ble de repre­sen­tar un ejem­plo exi­to­so de mode­lo alter­na­ti­vo al capitalista;
  • Exten­der la hege­mo­nía polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca sobre el área más amplia que sea posible.
    Todo lo ante­rior con base a una cru­za­da cuyo fin es redi­mir a la socie­dad occi­den­tal, judeo­cris­tia­na y capi­ta­lis­ta, que “esta­ría en peli­gro” por los actos de libe­ra­ción y pro­vo­ca­ción de rup­tu­ra de para­dig­mas (obser­va­dos como una cons­pi­ra­ción comu­nis­ta e islá­mi­ca inter­na­cio­nal), que de algu­na mane­ra rede­fi­ni­ría el esce­na­rio de los tiem­pos de la gue­rra fría don­de la tesis de la Gue­rra de IV Gene­ra­ción o mediá­ti­ca, sería deter­mi­nan­te a obje­to de ven­der la espe­cie según la cual el modo de vida sem­pi­terno e his­tó­ri­co esta­ría en peligro.
    Por cuan­to con­si­de­ra­mos que los meca­nis­mos de inter­ven­ción están hoy vigen­tes más que nun­ca (ya que para ellos la gue­rra es la vía más fácil de recu­pe­rar su eco­no­mía de la cri­sis que hoy se vive), a con­ti­nua­ción pasa­mos a enu­me­rar algu­nas de las ocu­pa­cio­nes –direc­tas o indi­rec­tas- lle­va­das a cabo en varios paí­ses a fin de sos­te­ner la visión hege­mó­ni­ca de domi­na­ción y que Barack Oba­ma no desea sean recordadas:
  1. Chi­na, 1945 – 49: inter­vi­nie­ron en la gue­rra civil al lado de Chiang Kai-shek en con­tra de los comu­nis­tas, aun cuan­do éstos habían sido alia­dos cer­ca­nos de Esta­dos Uni­dos duran­te la gue­rra mun­dial. Esta­dos Uni­dos uti­li­zó a los sol­da­dos japo­ne­ses derro­ta­dos como mer­ce­na­rios para pelear de su lado; más sin embar­go, las fuer­zas mili­ta­res de Mao Tse­tung obli­ga­ron al replie­gue de las fuer­zas de Chiang Kai-shek a escon­der­se en Tai­wán en 1949.
  2. Ita­lia, 1947 – 48: Esta­dos Uni­dos inter­fie­re en las elec­cio­nes para evi­tar que el Par­ti­do Comu­nis­ta lle­gue al poder legal­men­te con el fin decla­ra­do de “sal­var la demo­cra­cia” en Ita­lia. Los comu­nis­tas pier­den. En las siguien­tes déca­das, la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA), jun­to con las cor­po­ra­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas, con­ti­núa inter­vi­nien­do en las elec­cio­nes ita­lia­nas inyec­tán­do­les cien­tos de millo­nes de dóla­res y uti­li­zan­do meca­nis­mos de gue­rra sico­ló­gi­ca para blo­quear al fan­tas­ma que reco­rría Europa.
  3. Gre­cia, 1947 – 49: Se inter­vie­ne en la gue­rra civil toman­do el lado de los neo­fas­cis­tas en con­tra de la izquier­da grie­ga que había com­ba­ti­do a los nazis valien­te­men­te. Los neo­fas­cis­tas ganan e ins­tau­ran un régi­men suma­men­te bru­tal, para el cual la CIA crea una nue­va agen­cia de segu­ri­dad inter­na (KYA). Por mucho tiem­po, la KYA se ocu­pó de poner en prác­ti­ca todas las accio­nes pro­pias de las poli­cías secre­tas de todo el mun­do, inclu­yen­do la tor­tu­ra sistemática.
  4. Fili­pi­nas, 1945 – 53: Las fuer­zas mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses pelean con­tra las fuer­zas de izquier­da, Los Huks, mien­tras éstas toda­vía enfren­ta­ban a los inva­so­res japo­ne­ses. Des­pués de la gue­rra, Esta­dos Uni­dos con­ti­núa pelean­do en con­tra de Los Huks, los derro­ta e ins­ta­la una serie de gober­nan­tes títe­res lea­les en la pre­si­den­cia, cul­mi­na­das con el dic­ta­dor Fer­di­nand Mar­cos y su esposa.
  5. Corea del Sur, 1945 – 53: Des­pués de la segun­da gue­rra mun­dial, Esta­dos Uni­dos repri­me a las fuer­zas popu­la­res pro­gre­sis­tas favo­re­cien­do a las con­ser­va­do­ras que habían cola­bo­ra­do con los japo­ne­ses. Esto da lugar a una lar­ga era de corrup­ción y gobier­nos brutales.
  6. Alba­nia, 1949 – 53: Esta­dos Uni­dos e Ingla­te­rra inten­tan infruc­tuo­sa­men­te derro­car al gobierno comu­nis­ta e ins­ta­lar uno nue­vo pro-occi­den­tal con­for­ma­do por los pro monár­qui­cos y los cola­bo­ra­do­res de los nazis y de los fas­cis­tas italianos.
  7. Ale­ma­nia, 1950: La CIA empren­de una amplia cam­pa­ña en con­tra de Ale­ma­nia del Este, pro­vo­can­do entre otros fac­to­res la cons­truc­ción del Muro de Ber­lín en 1961.
  8. Irán, 1953: El Pri­mer minis­tro Mos­sa­degh es derro­ta­do en una ope­ra­ción con­jun­ta entre Esta­dos Uni­dos e Ingla­te­rra. Mos­sa­degh había sido elec­to por una amplia mayo­ría en el Par­la­men­to pero come­tió el gra­ví­si­mo error de enca­be­zar un movi­mien­to para nacio­na­li­zar una com­pa­ñía petro­le­ra bri­tá­ni­ca, la úni­ca com­pa­ñía petro­le­ra que ope­ra­ba en Irán. El gol­pe res­tau­ra al Sha, con pode­res abso­lu­tos, dan­do ini­cio a un perio­do de repre­sión y tor­tu­ra que dura 25 años en los que se res­tau­ra la pro­pie­dad extran­je­ra de la indus­tria petro­le­ra, con­ce­dién­do­se a los bri­tá­ni­cos y los esta­dou­ni­den­ses el 40 % res­pec­ti­va­men­te y a otras nacio­nes el 20 % restante.
  9. Gua­te­ma­la, 1953 – 1990: Un gol­pe de Esta­do orga­ni­za­do por la CIA, con base a los intere­ses pri­va­dos de sus direc­ti­vos derro­ca al gobierno demo­crá­ti­co y pro­gre­sis­ta de Jaco­bo Arbenz dan­do paso a 40 años de escua­dro­nes de la muer­te, tor­tu­ras, des­apa­ri­cio­nes, eje­cu­cio­nes masi­vas y una cruel­dad inima­gi­na­ble con un sal­do de más de cien mil víc­ti­mas. El Pre­si­den­te Arbenz nacio­na­li­zó la Uni­ted Fruit Com­pany que tenía víncu­los muy estre­chos con la éli­te del poder esta­dou­ni­den­se. Como jus­ti­fi­ca­ción del gol­pe Washing­ton decla­ró que Gua­te­ma­la se encon­tra­ba al bor­de de caer bajo el domi­nio de los sovié­ti­cos cuan­do en reali­dad los rusos tenían tan poco inte­rés en el país que ni siquie­ra man­te­nían rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con él. El pro­ble­ma real des­de la pers­pec­ti­va de Washing­ton, ade­más de lo ocu­rri­do con la Uni­ted Fruit, era el peli­gro de una exten­sión de la demo­cra­cia social gua­te­mal­te­ca hacia otros paí­ses de la región.
  10. Medio Orien­te, 1956 – 58: Esta­dos Uni­dos inten­tó dos veces derro­car al gobierno sirio, reali­zó demos­tra­cio­nes de fuer­za en el Medi­te­rrá­neo para inti­mi­dar a los movi­mien­tos opo­si­to­res a los gobier­nos que man­te­nía en Líbano y Jor­da­nia, ins­ta­lan­do 14 mil efec­ti­vos mili­ta­res en Líbano, y cons­pi­ró para derro­car o ase­si­nar a Nas­ser en Egip­to por su inquie­tan­te nacionalismo.
  11. Indo­ne­sia, 1957 – 58: Sukarno, como Nas­ser, era la cla­se de líder ter­cer­mun­dis­ta con el que Esta­dos Uni­dos no podía enten­der­se. Se tomó en serio la neu­tra­li­dad con res­pec­to a la gue­rra fría, via­jan­do a la Unión Sovié­ti­ca y Chi­na (aun­que tam­bién a la Casa Blan­ca). Nacio­na­li­zó muchos hol­dings pri­va­dos de Holan­da, anti­guo poder colo­nial, y se rehu­só a tra­tar dura­men­te al Par­ti­do Comu­nis­ta Indo­ne­sio que tran­si­ta­ba hacia una vía legal y pací­fi­ca y regis­tra­ba impre­sio­nan­tes pro­gre­sos elec­to­ra­les. Así fue que la CIA comen­zó a unir fuer­zas con ofi­cia­les mili­ta­res disi­den­tes empren­dien­do una gue­rra inte­gral con­tra el gobierno.
  12. Guya­na, 1953 – 64: Ched­di Jagan fue otro líder ter­cer­mun­dis­ta que inten­tó per­ma­ne­cer neu­tral e inde­pen­dien­te. Fue elec­to tres veces e impul­só la cons­truc­ción de una socie­dad que podría ser­vir como alter­na­ti­va al mode­lo capi­ta­lis­ta. Usan­do las tác­ti­cas más varia­das –des­de huel­gas gene­ra­les y des­in­for­ma­ción has­ta terrorismo‑, Esta­dos Uni­dos e Ingla­te­rra expul­sa­ron a Jagan en 1964. John F. Ken­nedy dio direc­ta­men­te la orden de su expulsión.
  13. Viet­nam, 1950 – 73: El decli­ve res­ba­la­di­zo empe­zó al unir­se a los fran­ce­ses, ante­rio­res colo­ni­za­do­res y cola­bo­ra­cio­nis­tas de los japo­ne­ses, en con­tra de Ho Chi Minh y sus segui­do­res, que par­ti­ci­pa­ron muy de cer­ca con los alia­dos y que admi­ra­ban todo lo que era ame­ri­cano. Hoy Chi Minh era, a fin de cuen­tas, un comu­nis­ta y aun­que había escri­to nume­ro­sas car­tas al pre­si­den­te Tru­man y al Depar­ta­men­to de Esta­do recla­man­do la ayu­da ame­ri­ca­na para lograr inde­pen­di­zar a Viet­nam de los fran­ce­ses y encon­trar una solu­ción de paz, todo esto fue igno­ra­do por­que era comu­nis­ta. Ho Chi Minh dise­ñó la nue­va decla­ra­ción de inde­pen­den­cia viet­na­mi­ta a par­tir de la ame­ri­ca­na, empe­zan­do con “Todos los hom­bres fue­ron crea­dos igua­les. Fue­ron dota­dos por el Crea­dor de…” Pero esto no hizo mella en Washing­ton por­que Ho Chi Minh era comu­nis­ta. Des­pués de vein­ti­trés años y más de un millón de muer­tos Esta­dos Uni­dos reti­ró sus fuer­zas mili­ta­res de Viet­nam. La mayo­ría de la gen­te opi­na que Esta­dos Uni­dos per­dió la gue­rra, pero, des­tru­yen­do el cora­zón de Viet­nam y enve­ne­nan­do la tie­rra y los acer­vos gené­ti­cos por gene­ra­cio­nes, Washing­ton de hecho con­si­guió su prin­ci­pal obje­ti­vo, pre­vi­nien­do lo que hubie­ra podi­do ser una bue­na opción de desa­rro­llo para Asia. Ho Chi Minh era, des­pués de todo, un comunista.
  14. Cam­bo­ya, 1955 – 73: El prín­ci­pe Siha­nouk fue otro de los líde­res que no se com­pla­cían con ser feli­gre­ses de los ame­ri­ca­nos. Des­pués de muchos años de hos­ti­li­dad hacia su régi­men, que inclu­ye­ron cons­pi­ra­cio­nes de ase­si­na­to y las infa­mes “car­tas bom­ba” secre­tas de Nixon/​Kissinger en 1969 – 70, Washing­ton final­men­te derro­có a Siha­nouk con un gol­pe de esta­do en 1970. Esto era jus­to lo que hacía fal­ta para lan­zar al Pol Pot y sus fuer­zas del Khmer Rou­ge a apo­de­rar­se de la esce­na. Cin­co años más tar­de toma­ron el poder. Pero cin­co años de bom­bar­deos esta­dou­ni­den­ses des­apa­re­cie­ron la eco­no­mía tra­di­cio­nal de Cam­bo­ya. La vie­ja Cam­bo­ya que­dó des­trui­da para siempre.
    De mane­ra increí­ble el Khmer Rou­ge pro­vo­có una mise­ria aún mayor en este infe­liz terri­to­rio. Y para aumen­tar la iro­nía, Esta­dos Uni­dos sos­tu­vo al Pol Pot mili­tar y diplo­má­ti­ca­men­te fren­te a sus sub­se­cuen­tes derro­tas con Vietnam.
  1. Congo/​Zaire, 1960 – 65: En junio de 1960, con la inde­pen­den­cia de Bél­gi­ca, Patri­cio Lumum­ba asu­mió como Pri­mer minis­tro del Con­go. Sin embar­go como Bél­gi­ca man­tu­vo su enor­me explo­ta­ción mine­ral en la pro­vin­cia de Katan­ga, y pro­mi­nen­tes fun­cio­na­rios del gobierno de Eisenho­wer tenían víncu­los finan­cie­ros con este nego­cio, el día de la cele­bra­ción de la inde­pen­den­cia Lumum­ba, fren­te a los dig­na­ta­rios extran­je­ros que le acom­pa­ña­ban, hizo un lla­ma­do por la libe­ra­ción eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca de la nación e hizo un recuen­to de las injus­ti­cias come­ti­das por los pro­pie­ta­rios blan­cos del país con­tra la pobla­ción nati­va. Este pobre hom­bre era obvia­men­te un “comu­nis­ta”. Y obvia­men­te este pobre hom­bre fue con­de­na­do. Once días más tar­de la pro­vin­cia de Katan­ga se libe­ró y en sep­tiem­bre el Pre­si­den­te Lumum­ba es saca­do del gobierno para que los grin­gos y pos­te­rior­men­te en enero de 196, ase­si­na­do por una peti­ción expre­sa de Dwight Eisenho­wer. Siguie­ron varios años de con­flic­tos civi­les y caos y la ascen­sión al poder de Mobu­tu Sese Seko, hom­bre que no era des­co­no­ci­do por la CIA. Mobu­tu ha gober­na­do al país por más de trein­ta años, con nive­les de corrup­ción y cruel­dad que cho­can has­ta a sus mis­mos ase­so­res de la CIA. La pobla­ción de Zai­re ha vivi­do en la más abyec­ta mise­ria a pesar de las inmen­sas rique­zas natu­ra­les mien­tras que Mobu­tu se hacía multimillonario.
  2. Bra­sil, 1961 – 64: El pre­si­den­te Joao Gou­lart era cul­pa­ble de los crí­me­nes habi­tua­les: adop­tó una posi­ción inde­pen­dien­te en polí­ti­ca exter­na esta­ble­cien­do rela­cio­nes con los paí­ses socia­lis­tas y opo­nién­do­se a las san­cio­nes con­tra Cuba, su admi­nis­tra­ción apro­bó una ley que limi­ta­ba el mon­to de ganan­cias repa­tria­das por las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les; nacio­na­li­zó una sub­si­dia­ria de la ITT; pro­mo­vió refor­mas eco­nó­mi­cas y socia­les. Y el pro­cu­ra­dor Robert Ken­nedy esta­ba incon­for­me con Gou­lart por per­mi­tir que “comu­nis­tas” ocu­pa­ran pues­tos en agen­cias guber­na­men­ta­les. El hom­bre no era real­men­te radi­cal; se tra­ta­ba de un terra­te­nien­te millo­na­rio y cató­li­co que traía col­ga­da en el cue­llo una meda­lla de la Vir­gen. Eso, sin embar­go, no era sufi­cien­te para sal­var­lo. En 1964 fue derro­ca­do por un gol­pe mili­tar en el que Esta­dos Uni­dos tuvo una cober­tu­ra e invo­lu­cra­mien­to pro­fun­dos. La línea ofi­cial de Washing­ton era: …sí, es des­afor­tu­na­do que la demo­cra­cia haya sido derri­ba­da en Brasil.…pero, por lo menos, el país fue res­ca­ta­do del comu­nis­mo. Duran­te los siguien­tes 15 años todas las carac­te­rís­ti­cas de las dic­ta­du­ras mili­ta­res que Amé­ri­ca Lati­na cono­ció se ins­ti­tu­cio­na­li­za­ron : el Con­gre­so fue disuel­to, la opo­si­ción polí­ti­ca se redu­jo has­ta su vir­tual extin­ción, se sus­pen­dió el habeas cor­pus para los “crí­me­nes polí­ti­cos”, se prohi­bie­ron legal­men­te las crí­ti­cas al Pre­si­den­te, los sin­di­ca­tos fue­ron inter­ve­ni­dos por el gobierno, las cre­cien­tes pro­tes­tas fue­ron some­ti­das por la poli­cía y las fuer­zas mili­ta­res dis­pa­ran­do a las mul­ti­tu­des, las vivien­das de cam­pe­si­nos fue­ron incen­dia­das, se bru­ta­li­zó a sacer­do­tes.. .des­apa­ri­cio­nes, escua­dro­nes de la muer­te, un impre­sio­nan­te gra­do de depra­va­ción en la prác­ti­ca de tor­tu­ra.…. El gobierno tie­ne un nom­bre para este pro­gra­ma: la “reha­bi­li­ta­ción moral” de Brasil.
    Washing­ton esta­ba muy com­pla­ci­do y Bra­sil rom­pió rela­cio­nes con Cuba vol­vién­do­se en uno de los mejo­res alia­dos de Esta­dos Uni­dos en Amé­ri­ca Lati­na a los fines del con­jun­to de dic­ta­du­ras que en el Cono Sur des­pués imple­men­ta­rían en nom­bre de la demo­cra­cia y la liber­tad de capital.
  1. Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, 1963 – 66: En febre­ro de 1963 Juan Bosch se con­vier­te en el pri­mer Pre­si­den­te elec­to demo­crá­ti­ca­men­te en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na des­de 1924. Aquí por fin esta­ba el anti­co­mu­nis­mo libe­ral de John F. Ken­nedy para con­tra­de­cir el seña­la­mien­to de que Esta­dos Uni­dos apo­ya­ba sólo dic­ta­du­ras mili­ta­res. El gobierno de Bosch era la lar­ga­men­te reque­ri­da “demos­tra­ción de demo­cra­cia” que deja­ba como men­ti­ro­so a Fidel Cas­tro y se le con­ce­dió tra­to espe­cial en Washing­ton des­de un poco antes de tomar posesión.
    Bosch era con­se­cuen­te con sus con­vic­cio­nes. Pro­pu­so la refor­ma agra­ria, vivien­das de alqui­ler bajo, una modes­ta nacio­na­li­za­ción de los nego­cios y que la inver­sión extran­je­ra no explo­ta­ra dema­sia­do al país; y otras polí­ti­cas que inte­gra­ban un pro­gra­ma de cam­bio social como el de cual­quier líder libe­ral serio del Ter­cer Mun­do. Igual de serio era con res­pec­to a las lla­ma­das liber­ta­des civi­les: los comu­nis­tas, o los eti­que­ta­dos como tales, no serían per­se­gui­dos al menos que real­men­te vio­la­ran la ley.
    Can­ti­dad de con­gre­sis­tas y fun­cio­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos expre­sa­ron su incon­for­mi­dad con los pla­nes de Bosch; así como, con su posi­ción de inde­pen­den­cia con res­pec­to a Esta­dos Uni­dos. La refor­ma agra­ria y las nacio­na­li­za­cio­nes eran asun­tos de mucha sen­si­bi­li­dad en Washing­ton: la mate­ria pri­ma que da sus­tan­cia al “socia­lis­mo rep­tan­te”. Para varios perió­di­cos de Esta­dos Uni­dos Bosch era un señue­lo rojo.
    En sep­tiem­bre las botas mili­ta­res mar­chan y Bosch es expul­sa­do. Esta­dos Uni­dos que hubie­ra podi­do disua­dir el gol­pe mili­tar sólo frun­cien­do el ceño no hizo nada.
    Die­ci­nue­ve meses más tar­de un levan­ta­mien­to inten­tó res­ta­ble­cer a Bosch en el poder tra­yén­do­lo del exi­lio. Esta­dos Uni­dos envió 23 mil efec­ti­vos mili­ta­res para sofocarlo.
  1. Cuba, 1959 a la fecha: Fidel Cas­tro ascien­de al poder a ini­cios de 1959. Una reu­nión del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal de Esta­dos Uni­dos el 10 de mar­zo de 1959 inclu­yó en su agen­da la posi­bi­li­dad de poner “otro gobierno en el poder en Cuba”. Siguie­ron 40 años de ata­ques terro­ris­tas, bom­bas, inva­sio­nes mili­ta­res abier­tas, san­cio­nes, embar­gos, ais­la­mien­to, ase­si­na­tos. .…Cuba ha sido cul­pa­ble de la Revo­lu­ción Imper­do­na­ble y de la seria ame­na­za de dar un “buen ejem­plo” al res­to de Amé­ri­ca Latina.
    La par­te más tris­te de esta his­to­ria es que el mun­do nun­ca supo qué cla­se de socie­dad hubie­ra podi­do gene­rar Cuba de no haber esta­do per­ma­nen­te­men­te bajo la mira de las armas y bajo ame­na­za de inva­sión; si le hubie­ra sido per­mi­ti­do rela­jar su con­trol interno. El idea­lis­mo, la visión, el talen­to, el inter­na­cio­na­lis­mo, esta­ban todos pre­sen­tes. Pero nun­ca lo podre­mos saber y esa, por supues­to, era la intención.
  1. Indo­ne­sia, 1965: Una com­ple­ja serie de even­tos, inclu­yen­do un supues­to inten­to de gol­pe de esta­do, un con­tra­gol­pe, y tal vez un con­tra con­tra­gol­pe, con la mano nor­te­ame­ri­ca­na impre­sa en diver­sos pun­tos, dio como resul­ta­do la sali­da del poder de Sukarno y su reem­pla­zo por una jun­ta mili­tar enca­be­za­da por el gene­ral Suhar­to. La masa­cre que ini­ció inme­dia­ta­men­te –de comu­nis­tas, sim­pa­ti­zan­tes de los comu­nis­tas, sos­pe­cho­sos de ser comu­nis­tas, sos­pe­cho­sos de ser sim­pa­ti­zan­tes y de nin­guno de los ante­rio­res- fue cali­fi­ca­da por el New York Times como “una de las más sal­va­jes matan­zas masi­vas de la his­to­ria polí­ti­ca moder­na”. El núme­ro esti­ma­do de muer­tos duran­te unos pocos años iba de medio millón has­ta más de un millón. Se supo des­pués que la Emba­ja­da esta­dou­ni­den­se había ela­bo­ra­do lis­tas de “agen­tes comu­nis­tas”, des­de la más alta esca­la has­ta los ope­ra­do­res de barrio, alcan­zan­do los cin­co mil nom­bres, y se las había entre­ga­do al ejér­ci­to que se dedi­có a cazar­los y ase­si­nar­los. En segui­da los nor­te­ame­ri­ca­nos cote­ja­ban los nom­bres de los muer­tos con los de sus lis­tas. “Real­men­te fue una gran ayu­da para el ejér­ci­to. Ellos pro­ba­ble­men­te mata­ron muchí­si­ma gen­te y yo pro­ba­ble­men­te ten­go mucha san­gre en las manos” decía un diplo­má­ti­co esta­dou­ni­den­se. “Pero esto no es tan malo. Hay momen­tos deci­si­vos en que es nece­sa­rio gol­pear fuerte”.
  2. Chi­le, 1964 – 73: Sal­va­dor Allen­de era el peor esce­na­rio posi­ble para el impe­ria­lis­mo de Washing­ton. La úni­ca cosa peor que un mar­xis­ta en el poder era un mar­xis­ta en el poder elec­to demo­crá­ti­ca­men­te, que hon­ra­ba la Cons­ti­tu­ción y se vol­vía cre­cien­te­men­te popu­lar. Esto gol­pea­ba los más sóli­dos pila­res sobre los que se había cons­trui­do el anti­co­mu­nis­mo: la doc­tri­na, con­cien­zu­da­men­te cul­ti­va­da por déca­das, de que los “comu­nis­tas” sólo podían tomar el poder median­te la fuer­za y la decep­ción, y sólo podían man­te­ner­lo ate­rro­ri­zan­do a la pobla­ción y laván­do­le el cere­bro. Des­pués de sabo­tear el esfuer­zo elec­to­ral de Allen­de en 1964, y de fra­ca­sar en el mis­mo inten­to en 1970 a pesar de sus mejo­res empe­ños, la CIA y el res­to de la maqui­na­ria nor­te­ame­ri­ca­na de polí­ti­ca exte­rior no dejó pie­dra sin remo­ver en su afán de des­es­ta­bi­li­zar el gobierno de Allen­de en los siguien­tes tres años, ponien­do par­ti­cu­lar énfa­sis en fomen­tar la hos­ti­li­dad mili­tar. En sep­tiem­bre 1973 final­men­te los mili­ta­res derro­can al gobierno ase­si­nan­do a Allen­de en el pro­ce­so. Cerra­ron el país fren­te al exte­rior duran­te una sema­na en que los tan­ques roda­ban por las calles y los sol­da­dos derri­ba­ban las puer­tas; los esta­dios repi­ca­ban con los soni­dos de las eje­cu­cio­nes y los cuer­pos se api­la­ban a lo lar­go de las calles y flo­ta­ban en el río; los cen­tros de tor­tu­ra esta­ban en auge; los libros sub­ver­si­vos ardían en las hogue­ras; los sol­da­dos ras­ga­ban los pan­ta­lo­nes de las muje­res al gri­to de “¡en Chi­le las muje­res usan ves­ti­dos!”; los pobres regre­sa­ban a su esta­do natu­ral; y los hom­bres de mun­do en Washing­ton y en los ves­tí­bu­los de los cen­tros finan­cie­ros inter­na­cio­na­les abrían sus che­que­ras. Al final, más de tres mil per­so­nas fue­ron eje­cu­ta­das, miles más tor­tu­ra­das y desaparecidas.
  3. Gre­cia, 1964 – 74: El gol­pe mili­tar se efec­tuó en abril de 1967, jus­to dos días antes de empe­za­da la cam­pa­ña por las elec­cio­nes nacio­na­les ya que pare­cía evi­den­te que lle­va­rían a Geor­ge Papan­dreou nue­va­men­te al pues­to de Pri­mer minis­tro. Papan­dreou fue elec­to en febre­ro de 1964 por la úni­ca mayo­ría total de la his­to­ria elec­to­ral moder­na en Gre­cia. Las exi­to­sas maqui­na­cio­nes para echar­lo aba­jo ini­cia­ron inme­dia­ta­men­te median­te un esfuer­zo con­jun­to de la Cor­te Real, los mili­ta­res grie­gos, y los mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos y efec­ti­vos de la CIA esta­cio­na­dos en Gre­cia. El gol­pe de 1967 fue segui­do inme­dia­ta­men­te de la tra­di­cio­nal ley mar­cial, cen­su­ra, arres­tos, gol­pes, tor­tu­ra y ase­si­na­tos, con un total de ocho mil víc­ti­mas en el pri­mer mes. Todo esto acom­pa­ña­do por la tam­bién tra­di­cio­nal decla­ra­ción de que todo se hacía para sal­var a la nación del “peli­gro comu­nis­ta”. Las influen­cias sub­ver­si­vas y corrup­tas debían ser erra­di­ca­das de Gre­cia y, entre ellas, las mini­fal­das, el pelo lar­go y los perió­di­cos extran­je­ros. La aten­ción reli­gio­sa hacia los jóve­nes debía ser obli­ga­to­ria. Fue sin duda la tor­tu­ra la que mar­có inde­le­ble­men­te los sie­te años de pesa­di­lla en Gre­cia. James Bec­ket, un abo­ga­do nor­te­ame­ri­cano envia­do a Gre­cia por Amnis­tía Inter­na­cio­nal, escri­bía en diciem­bre de 1969 que “un cálcu­lo con­ser­va­dor esti­ma­ría en no menos de dos mil” el núme­ro de per­so­nas tor­tu­ra­das, habi­tual­men­te de las mane­ras más horri­pi­lan­tes y con fre­cuen­cia usan­do equi­po pro­por­cio­na­do por Esta­dos Uni­dos. Bec­ket repor­tó lo siguiente:
    Cien­tos de pri­sio­ne­ros escu­cha­ron el peque­ño men­sa­je del ins­pec­tor Basil Lam­brou sen­ta­do tras su escri­to­rio des­ple­gan­do el sím­bo­lo rojo, blan­co y azul de las manos cru­za­das de la ayu­da ame­ri­ca­na. Tra­tó de mos­trar a los pri­sio­ne­ros la abso­lu­ta inuti­li­dad de la resis­ten­cia: “Sólo se ponen en ridícu­lo pen­san­do que pue­den hacer algo. El mun­do está divi­di­do en dos. De aquel lado están los comu­nis­tas y de este el mun­do libre. Los rusos y los ame­ri­ca­nos, nadie más. ¿Qué somos noso­tros? Ame­ri­ca­nos. Detrás de mí está el gobierno; detrás del gobierno la OTAN; detrás de la OTAN está Esta­dos Uni­dos. Uste­des no pue­den luchar con­tra noso­tros, somos americanos”.
    Geor­ge Papan­dreou no era de nin­gu­na mane­ra radi­cal. Era un libe­ral anti­co­mu­nis­ta. Pero su hijo Andreas, su supues­to here­de­ro, a pesar de que era sola­men­te un poqui­to más a la izquier­da que su padre desea­ba sacar a Gre­cia de la gue­rra fría y había cues­tio­na­do la per­ma­nen­cia de Gre­cia en la OTAN o al menos su posi­ción de saté­li­te de Esta­dos Unidos.
  1. Timor del Este, 1975 al pre­sen­te: En diciem­bre de 1975 Indo­ne­sia inva­de Timor del Este, que se ubi­ca en el extre­mo este del archi­pié­la­go, y cuya inde­pen­den­cia de Por­tu­gal lo sacó de su con­trol. La inva­sión se efec­tuó un día des­pués de que el pre­si­den­te Gerald Ford y el secre­ta­rio de esta­do Henry Kis­sin­ger salie­ran de Indo­ne­sia, no sin con­ce­der per­mi­so a Suhar­to para usar el arma­men­to nor­te­ame­ri­cano que, de acuer­do con la legis­la­ción de Esta­dos Uni­dos, no pue­de ser usa­do para agre­sión. Indo­ne­sia era la herra­mien­ta de mayor valor para Esta­dos Uni­dos en el Sur­es­te asiático.
    Amnis­tía Inter­na­cio­nal esti­mó que en 1989, con el pro­pó­si­to de ane­xar­se por la fuer­za a Timor del Este, las tro­pas indo­ne­sias mata­ron a 200 mil per­so­nas de una pobla­ción de entre 600 y 700 mil. Esta­dos Uni­dos apo­yó deci­di­da­men­te los recla­mos de Indo­ne­sia a Timor del Este (con­tra­ria­men­te a las Nacio­nes Uni­das y la Unión Euro­pea), mini­mi­zan­do una car­ni­ce­ría de dimen­sio­nes escan­da­lo­sas y pro­ve­yen­do al mis­mo tiem­po a Indo­ne­sia de todo el equi­po y entre­na­mien­to que reque­ría para rea­li­zar la operación.
  1. Nica­ra­gua, 1978 – 79: Cuan­do los san­di­nis­tas derro­ca­ron la dic­ta­du­ra de Somo­za en 1978, esta­ba cla­ro para Washing­ton que repre­sen­ta­ban una nue­va bes­tia inde­sea­ble: “otra Cuba”. Bajo la pre­si­den­cia de Car­ter, los inten­tos de sabo­ta­je adop­ta­ron for­mas diplo­má­ti­cas y eco­nó­mi­cas. Bajo la de Reagan, la vio­len­cia fue el méto­do esco­gi­do. Duran­te ocho terri­bles años la gen­te de Nica­ra­gua estu­vo bajo el ata­que de los Con­tras, gru­po arma­do cer­cano a Washing­ton, for­ma­do a par­tir de la vicio­sa Guar­dia Nacio­nal de Somo­za y algu­nos otros de sus apo­ya­do­res. Era una gue­rra total que se pro­po­nía des­truir pro­gre­si­va­men­te todos los pro­gra­mas eco­nó­mi­cos y socia­les del gobierno que­man­do escue­las y hos­pi­ta­les, secues­tran­do, tor­tu­ran­do, colo­can­do minas y bom­bar­dean­do vio­len­ta­men­te. Estos eran los “lucha­do­res de la liber­tad” de Ronald Reagan. No habría revo­lu­ción en Nicaragua.
  2. Gra­na­da, 1979 – 84: ¿Qué haría a la más pode­ro­sa nación del mun­do inva­dir un país de 110 mil habi­tan­tes? Mau­ri­ce Bishop y sus segui­do­res habían toma­do el poder en el gol­pe de 1979, y aun­que sus polí­ti­cas no eran tan revo­lu­cio­na­rias como las de Cas­tro, Washing­ton man­te­nía su mie­do a “otra Cuba”, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do las apa­ri­cio­nes públi­cas de los líde­res gra­na­di­nos eran reci­bi­das con gran entu­sias­mo en otros paí­ses de la región.
    Las tác­ti­cas des­es­ta­bi­li­za­do­ras de Esta­dos Uni­dos con­tra el gobierno de Bishop empe­za­ron lue­go des­pués del gol­pe y con­ti­nua­ron has­ta 1983, con can­ti­dad de accio­nes de des­in­for­ma­ción y jue­gos sucios. La inva­sión ame­ri­ca­na en octu­bre de 1983 encon­tró una resis­ten­cia míni­ma aun­que Esta­dos Uni­dos sufrió 135 bajas entre muer­tos y heri­dos. Hubo tam­bién 400 gra­na­di­nos vic­ti­ma­dos y 84 cuba­nos, prin­ci­pal­men­te tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción. Por qué pro­pó­si­to huma­na­men­te con­ce­bi­ble habrá muer­to esta gen­te no ha sido revelado.
    A fina­les de 1984, en una elec­ción muy cues­tio­na­ble resul­tó ven­ce­dor un hom­bre apo­ya­do por la admi­nis­tra­ción Reagan. Un año des­pués, la orga­ni­za­ción de dere­chos huma­nos Con­se­jo de Asun­tos Hemis­fé­ri­cos repor­tó que la nue­va fuer­za poli­cía­ca entre­na­da por Esta­dos Uni­dos y las fuer­zas de con­tra­in­sur­gen­cia de Gra­na­da se habían des­ta­ca­do por su bru­ta­li­dad, arres­tos arbi­tra­rios y abu­so de auto­ri­dad y la ero­sión de los dere­chos civiles.
    En abril de 1989, el gobierno publi­có una lis­ta de más de 80 libros de los que prohi­bía la impor­ta­ción. Cua­tro meses más tar­de, el Pri­mer minis­tro disol­vió el Par­la­men­to para evi­tar que emi­tie­ra su voto de no con­fian­za con­tra él, como par­te de lo que sus crí­ti­cos lla­man “un esti­lo cre­cien­te­men­te autoritario”.
  1. Libia, 1981 – 89: Libia rehu­só ser un esta­do alia­do de Washing­ton en el Medio Orien­te. Su líder, Muham­mad el-Gada­fi, era arro­gan­te y debía ser cas­ti­ga­do. Los avio­nes esta­dou­ni­den­ses derri­ba­ron dos avio­nes libios den­tro de lo que Libia con­si­de­ra­ba como su espa­cio aéreo. Tam­bién bom­bar­dea­ron el país matan­do por lo menos 40 per­so­nas entre las que se encon­tra­ba la hija de Gada­fi. Hubo varios inten­tos de ase­si­na­to con­tra él, ope­ra­cio­nes para derri­bar­lo, una enor­me cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción, san­cio­nes eco­nó­mi­cas y cul­pa­bi­li­za­rían a Libia, sin nin­gu­na evi­den­cia cla­ra, por la bom­ba pues­ta en el avión Pan Am 103.
  2. Pana­má, 1989: Los bom­bar­de­ros de Washing­ton ata­can de nue­vo. En diciem­bre de 1989 un gran barrio resi­den­cial en la ciu­dad de Pana­má fue des­trui­do y 15 mil per­so­nas que­da­ron sin hogar. Des­pués de varios días de enfren­ta­mien­to direc­to con las fuer­zas pana­me­ñas el sal­do ofi­cial fue de alre­de­dor de 500 muer­tos, admi­ti­do por Esta­dos Uni­dos y por el nue­vo gobierno pana­me­ño ins­ta­la­do por Esta­dos Uni­dos. Otras fuen­tes, con no menos evi­den­cias, insis­tían en que habían muer­to miles y que había alre­de­dor de tres mil heri­dos. Vein­ti­trés ame­ri­ca­nos muer­tos, 324 heridos.
    Manuel Norie­ga fue un alia­do e infor­man­te de la CIA y duran­te años les resul­tó útil. Pero cap­tu­rar­lo no era el úni­co moti­vo del ata­que. Bush que­ría man­dar un cla­ro men­sa­je a los nica­ra­güen­ses, que tenían pro­gra­ma­das sus elec­cio­nes dos meses más tar­de, de que sería su rui­na si reele­gían a los sandinistas.
    Bush (padre), que­ría tam­bién doblar algún múscu­lo mili­tar para ilus­trar al Con­gre­so sobre la nece­si­dad de tener lis­ta una fuer­za de gran com­ba­te (para gue­rras de amplio esce­na­rio), aun des­pués de la diso­lu­ción muy recien­te de la “ame­na­za sovié­ti­ca”. La expli­ca­ción ofi­cial del des­po­jo per­pe­tra­do por los ame­ri­ca­nos fue que Norie­ga era nar­co­tra­fi­can­te, lo que Washing­ton sabía des­de hacía años y nun­ca le incomodó.
  1. Irak, 1990: Impla­ca­bles bom­bar­deos por más de 40 días y noches a una de las más avan­za­das nacio­nes del Medio Orien­te, devas­tan­do su anti­gua y moder­na ciu­dad capi­tal; 177 millo­nes de libras de bom­bas cayen­do sobre la gen­te de Irak, la más con­cen­tra­da arre­me­ti­da aérea en la his­to­ria del mun­do; armas que ver­tían ura­nio inci­ne­ran­do a la gen­te, cau­san­do cán­cer; explo­sión de los alma­ce­nes de armas quí­mi­co bio­ló­gi­cas y de los cam­pos petro­le­ros; enve­ne­na­mien­to de la atmós­fe­ra a un gra­do qui­zás nun­ca alcan­za­do en nin­gu­na otra par­te; ente­rran­do sol­da­dos vivos deli­be­ra­da­men­te; la infra­es­truc­tu­ra des­trui­da, con reper­cu­sio­nes terri­bles en la salud; san­cio­nes per­ma­nen­tes has­ta el día de hoy mul­ti­pli­can­do los pro­ble­mas de salud; alre­de­dor de un millón de niños y muchos más adul­tos muer­tos has­ta hoy por estas causas.
    Irak era la más fuer­te poten­cia mili­tar en el mun­do ára­be. Este debe haber sido su cri­men. Noam Chomsky escri­bió: La línea domi­nan­te en la doc­tri­na de polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos des­de los años 40 era que los vas­tos e inigua­la­bles recur­sos ener­gé­ti­cos de la región del Gol­fo fue­ran efec­ti­va­men­te domi­na­dos por Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos y, fun­da­men­tal­men­te, que nin­gu­na fuer­za autóc­to­na inde­pen­dien­te pudie­ra tener una influen­cia sus­tan­cial en la admi­nis­tra­ción de la pro­duc­ción y el pre­cio del petróleo.
  2. Afga­nis­tán, 1979 – 92: Todo mun­do sabe acer­ca de la increí­ble repre­sión hacia las muje­res en Afga­nis­tán, rea­li­za­da por los fun­da­men­ta­lis­tas islá­mi­cos aún antes del Tali­bán. ¿Pero cuán­tos saben que duran­te los seten­ta y la mayor par­te de los ochen­ta Afga­nis­tán tuvo un gobierno encar­ga­do de colo­car a esta nación increí­ble­men­te atra­sa­da en el siglo XX, inclu­yen­do el esta­ble­ci­mien­to de la igual­dad de dere­chos para las muje­res? Lo que pasó, no obs­tan­te, es que Esta­dos Uni­dos inyec­tó miles de millo­nes de dóla­res en una terri­ble gue­rra en con­tra de este gobierno, sim­ple­men­te por­que había apo­ya­do a la Unión Sovié­ti­ca. Antes de esto, las ope­ra­cio­nes de la CIA deli­be­ra­da­men­te esti­mu­la­ron la pro­ba­bi­li­dad de una inter­ven­ción sovié­ti­ca, que fue lo que ocu­rrió. Al final Esta­dos Uni­dos ganó y las muje­res, y el res­to de la gen­te de Afga­nis­tán, per­die­ron. Más de un millón de muer­tos, tres millo­nes de inca­pa­ci­ta­dos, cin­co millo­nes de refu­gia­dos, en total, alre­de­dor de la mitad de la población.
  3. El Sal­va­dor, 1980 – 92: Los disi­den­tes de El Sal­va­dor tra­ta­ron de tra­ba­jar den­tro del sis­te­ma pero, con el apo­yo de Esta­dos Uni­dos, el gobierno lo hizo impo­si­ble, reite­ran­do los frau­des elec­to­ra­les y ase­si­nan­do cien­tos de opo­si­to­res y mani­fes­tan­tes. En 1980 los opo­si­to­res toma­ron las armas y se ini­ció la gue­rra civil.
    Ofi­cial­men­te, la pre­sen­cia de las fuer­zas mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos se limi­ta­ba a acti­vi­da­des de capa­ci­ta­ción, pero en reali­dad los mili­ta­res y el per­so­nal de la CIA juga­ron un papel mucho más impor­tan­te. Alre­de­dor de 20 ame­ri­ca­nos murie­ron o fue­ron heri­dos en acci­den­tes de avión o heli­cóp­te­ro mien­tras sobre­vo­la­ban las áreas de com­ba­te en misio­nes de reco­no­ci­mien­to y hay muchas otras evi­den­cias sobre la inter­ven­ción de las fuer­zas ame­ri­ca­nas direc­ta­men­te en el cam­po de bata­lla. La gue­rra ter­mi­nó ofi­cial­men­te en 1992: 75 mil civi­les muer­tos y el teso­ro ame­ri­cano vacia­do en seis mil millo­nes de dóla­res. Cam­bios socia­les sig­ni­fi­ca­ti­vos fue­ron amplia­men­te frus­tra­dos. Un puña­do de ricos seguían pose­yen­do el país, los pobres siguie­ron como siem­pre y los disi­den­tes tuvie­ron que seguir aco­sa­dos por los escua­dro­nes de la muer­te de la ultraderecha.
  1. Hai­tí, 1987 – 94: Esta­dos Uni­dos sos­tu­vo la dic­ta­du­ra de la fami­lia Duva­lier duran­te 30 años, cuan­do le opu­so al cura refor­mis­ta Jean-Ber­trand Aris­ti­de. Mien­tras tan­to, la CIA tra­ba­jó muy de cer­ca con los escua­dro­nes de la muer­te, los tor­tu­ra­do­res y los tra­fi­can­tes de dro­gas. Con estos ante­ce­den­tes, la admi­nis­tra­ción de Clin­ton se encon­tró en la emba­ra­zo­sa posi­ción de tener que pre­ten­der –por su retó­ri­ca “demo­crá­ti­ca”- apo­yar el regre­so de Aris­ti­de al poder en Hai­tí des­pués del gol­pe mili­tar de 1991. Habien­do retra­sa­do su regre­so por más de dos años, Washing­ton final­men­te hizo a sus mili­ta­res res­tau­rar a Aris­ti­de en su pues­to, pero sólo des­pués de obli­gar al sacer­do­te a garan­ti­zar que no favo­re­ce­ría a los pobres a expen­sas de los ricos y que no se opon­dría a la eco­no­mía de libre mer­ca­do. Esto sig­ni­fi­có que Hai­tí con­ti­nua­ría sien­do plan­ta ensam­bla­do­ra para el hemis­fe­rio occi­den­tal y sus tra­ba­ja­do­res segui­rían reci­bien­do sala­rios lite­ral­men­te de hambre.
  2. Yugos­la­via, 1999: Esta­dos Uni­dos está bom­bar­dean­do el país regre­sán­do­lo a una era pre­in­dus­trial. Le gus­ta­ría con­ven­cer al mun­do de que su inter­ven­ción es sólo por moti­vos “huma­ni­ta­rios”.
    Tal vez la his­to­ria de las inter­ven­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas con­ta­da supra, nos ayu­de a deci­dir sobre lo fal­so del dis­cur­so y decla­ra­cio­nes de los voce­ros de la Admi­nis­tra­ción del Pre­si­den­te Barack Oba­ma en nues­tras tierras.
    Coro­la­rio.
    Hai­tí en el 2003; Afga­nis­tán en el 2001; Irak en el 2003; Tayi­kis­tán en el 2001 y Geor­gia en el 2002, hay que sumar­las a la inter­ven­ción dis­fra­za­da hoy en terri­to­rio neo­gra­na­dino a tra­vés del Plan Colom­bia (cuyas varian­tes las han dis­fra­za­do a tra­vés de nom­bres diver­sos), y des­de allí actuar como pivo­te, hege­mo­ni­zan­do sus accio­nes hacia todo el res­to de Amé­ri­ca Lati­na y así con­te­ner las pro­pues­tas liber­ta­rias pro­mo­vi­das des­de la ALBA y Una­sur; como tam­bién, des­mon­tar las nue­vas alian­zas estra­té­gi­cas que en tér­mi­nos geo­po­lí­ti­cos y geo­es­tra­té­gi­co hemos impul­sa­do des­de la Patria de Bolí­var jun­to a nacio­nes her­ma­nas con paí­ses como Chi­na, Rusia, Bie­lo­rru­sia e Irán y otros que tam­bién se opo­nen a la visión uni­po­lar pro­mo­vi­da des­de USA con oca­sión de la desin­te­gra­ción de la ex URSS cuya exis­ten­cia con­tu­vo por medio del deno­mi­na­do “equi­li­brio del terror” las pre­ten­sio­nes hege­mó­ni­cas impe­ria­lis­tas. La recien­te vola­du­ra del avión pre­si­den­cial pola­co don­de via­ja­ba el dig­na­ta­rio jun­to a su comi­ti­va (quien pro­cu­ra­ba un acer­ca­mien­to a Rusia lue­go de mucho tiem­po de dis­tan­cia­mien­to), nos con­fir­ma dicha tesis.
    En ese sen­ti­do recor­de­mos, como un vati­ci­nio, lo que perió­di­cos de talla inter­na­cio­nal (que en nada se le pue­de cali­fi­car de anti sis­te­ma y menos aun pro comu­nis­tas o simi­la­res), como The Guar­dian, en su opor­tu­ni­dad manifestara:
    Las rela­cio­nes entre los Esta­dos Uni­dos y Amé­ri­ca Lati­na lle­ga­ron a un míni­mo his­tó­ri­co duran­te los años de Geor­ge Bush, y había espe­ran­zas ‑tan­to al nor­te como al sur de la fron­te­ra- de que el pre­si­den­te Barack Oba­ma intro­du­je­ra un nue­vo enfo­que. Has­ta el momen­to, empe­ro, las seña­les apun­tan más a la con­ti­nui­dad que al cam­bio”…
    Final­men­te, es cla­ro que Oba­ma como otros nota­bles dere­chis­tas, no se opu­sie­ron ni se opo­nen al impe­ria­lis­mo como modo de acción para la opre­sión, sino a como se ejer­ce éste. Oba­ma cri­ti­có al ex pre­si­den­te Bush cues­tio­nan­do lo estra­té­gi­co; es decir, la for­ma más no el fon­do. Es el mis­mo bru­jo con dife­ren­te cachim­bo, como deci­mos en Venezuela.
      (*) Poli­tó­lo­go e Inter­na­cio­na­lis­ta Venezolano

    Magis­ter en Segu­ri­dad y Defensa

    Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

    Share on facebook
    Share on Facebook
    Share on twitter
    Share on Twitter

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.