Agen­da de la polí­ti­ca exte­rior nor­te­ame­ri­ca­na- Manuel José Mon­ta­ñez Lan­za

Intro­duc­ción.

Lue­go del falli­do inten­to de la Sra. Hillary Rodham Clin­ton (tal como en su momen­to le ocu­rrió a su ante­ce­so­ra, la Sra. Con­do­leez­za Rice, en la épo­ca de la Admi­nis­tra­ción Bush), a obje­to de con­so­li­dar la agen­da grin­ga hacia la Región, en la Casa Blan­ca se vie­ron en la nece­si­dad de man­dar un “exper­to”, como es el caso del Sr. Valen­zue­la, para lim­piar el ros­tro de los ver­da­de­ros intere­ses neo impe­ria­lis­tas y la efec­ti­va inten­sión de USA en cuan­to pasar nue­va­men­te a con­tro­lar e impo­ner en nues­tro Con­ti­nen­te, las accio­nes que les garan­ti­cen el neo some­ti­mien­to den­tro de la fór­mu­la que les per­mi­ta recu­pe­rar el tam­ba­lea­do mode­lo capi­ta­lis­ta.

Es pre­ci­so recor­dar que des­de la épo­ca de la Admi­nis­tra­ción del ex Pre­si­den­te Bill Clin­ton se aban­do­nó, por así decir­lo, la Subre­gión, como tam­bién abor­ta­ron pla­nes de sus pre­de­ce­so­res (entre los cua­les des­ta­ca la famo­sa “Gue­rra de las Gala­xias del ex pre­si­den­te, Ronald Reagan), para aten­der otras prio­ri­da­des pla­ne­ta­rias. Derro­ta­dos como efec­ti­va­men­te ocu­rrió en varios esce­na­rios geo­po­lí­ti­cos, aho­ra se han dis­pues­to reto­mar el con­trol sobre espa­cios otro­ra bajo su influen­cia. Para lo cual el buen dis­cur­so pre­sun­ta­men­te ami­ga­ble del sub­se­cre­ta­rio Valen­zue­la se hace nece­sa­rio; más sin embar­go y en para­le­lo, colo­can equi­pa­mien­to mili­tar naval de últi­ma gene­ra­ción en las cos­tas del Perú y fren­te a Ecua­dor so pre­tex­to de ejer­ci­cios nava­les que suma­dos a las bases mili­ta­res abier­tas en Colom­bia y acti­va­das en otras nacio­nes (como tam­bién los ejer­ci­cios que en bre­ve rea­li­za­rán en aguas de la tie­rra de Nari­ño), dis­ta mucho de la pero­ra­ta bona­cho­na, sim­pá­ti­ca, de los emi­sa­rios y del pro­pio Oba­ma.

A lo ante­rior, hay que sumar, las ope­ra­cio­nes encu­bier­tas de los órga­nos de segu­ri­dad nor­te­ame­ri­ca­nos y de sus alia­dos como tam­bién a tra­vés de orga­ni­za­cio­nes civi­les –para­mi­li­ta­res pri­va­das- que se suman a las recien­tes denun­cias en pren­sa inter­na­cio­nal según la cual el ex pre­si­den­te Bush esta­ría patro­ci­nan­do accio­nes de gue­rra ciber­né­ti­cas con­tra nues­tro país y nacio­nes her­ma­nas algu­nas de ellas miem­bros de la ALBA (caso Cuba), y otros alia­dos estra­té­gi­cos de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na (Rusia e Irán); por tan­to no cabe la menor duda que es fal­so todo el dis­cur­so de “amis­tad” y bue­na volun­tad por ellos expre­sa­do. Esta­mos en pre­sen­cia de la reedi­ción de la polí­ti­ca de ame­dren­ta­mien­to –“cari­ño” y agre­sión- que en su momen­to se cono­ció como la tesis del “Garro­te y la Zanaho­ria” que impu­sie­ra para aquel enton­ces el ex pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Teddy Roo­se­velt.

Nece­si­da­des.

USA requie­re, por así decir­lo, acei­tar la maqui­na­ria (polí­ti­ca y mili­tar), a obje­to de las siguien­tes con­si­de­ra­cio­nes:

  • Cons­truir y garan­ti­zar un mun­do segu­ro para las cor­po­ra­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas;
  • Pro­mo­ver recur­sos finan­cie­ros para los con­tra­tis­tas domés­ti­cos de la defen­sa que han cola­bo­ra­do gene­ro­sa­men­te con los miem­bros del Con­gre­so;
  • Pre­ve­nir –val­ga decir borra del mapa- la emer­gen­cia de cual­quier socie­dad sus­cep­ti­ble de repre­sen­tar un ejem­plo exi­to­so de mode­lo alter­na­ti­vo al capi­ta­lis­ta;
  • Exten­der la hege­mo­nía polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca sobre el área más amplia que sea posi­ble.
    Todo lo ante­rior con base a una cru­za­da cuyo fin es redi­mir a la socie­dad occi­den­tal, judeo­cris­tia­na y capi­ta­lis­ta, que “esta­ría en peli­gro” por los actos de libe­ra­ción y pro­vo­ca­ción de rup­tu­ra de para­dig­mas (obser­va­dos como una cons­pi­ra­ción comu­nis­ta e islá­mi­ca inter­na­cio­nal), que de algu­na mane­ra rede­fi­ni­ría el esce­na­rio de los tiem­pos de la gue­rra fría don­de la tesis de la Gue­rra de IV Gene­ra­ción o mediá­ti­ca, sería deter­mi­nan­te a obje­to de ven­der la espe­cie según la cual el modo de vida sem­pi­terno e his­tó­ri­co esta­ría en peli­gro.
    Por cuan­to con­si­de­ra­mos que los meca­nis­mos de inter­ven­ción están hoy vigen­tes más que nun­ca (ya que para ellos la gue­rra es la vía más fácil de recu­pe­rar su eco­no­mía de la cri­sis que hoy se vive), a con­ti­nua­ción pasa­mos a enu­me­rar algu­nas de las ocu­pa­cio­nes –direc­tas o indi­rec­tas- lle­va­das a cabo en varios paí­ses a fin de sos­te­ner la visión hege­mó­ni­ca de domi­na­ción y que Barack Oba­ma no desea sean recor­da­das:
  1. Chi­na, 1945 – 49: inter­vi­nie­ron en la gue­rra civil al lado de Chiang Kai-shek en con­tra de los comu­nis­tas, aun cuan­do éstos habían sido alia­dos cer­ca­nos de Esta­dos Uni­dos duran­te la gue­rra mun­dial. Esta­dos Uni­dos uti­li­zó a los sol­da­dos japo­ne­ses derro­ta­dos como mer­ce­na­rios para pelear de su lado; más sin embar­go, las fuer­zas mili­ta­res de Mao Tse­tung obli­ga­ron al replie­gue de las fuer­zas de Chiang Kai-shek a escon­der­se en Tai­wán en 1949.
  2. Ita­lia, 1947 – 48: Esta­dos Uni­dos inter­fie­re en las elec­cio­nes para evi­tar que el Par­ti­do Comu­nis­ta lle­gue al poder legal­men­te con el fin decla­ra­do de “sal­var la demo­cra­cia” en Ita­lia. Los comu­nis­tas pier­den. En las siguien­tes déca­das, la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA), jun­to con las cor­po­ra­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas, con­ti­núa inter­vi­nien­do en las elec­cio­nes ita­lia­nas inyec­tán­do­les cien­tos de millo­nes de dóla­res y uti­li­zan­do meca­nis­mos de gue­rra sico­ló­gi­ca para blo­quear al fan­tas­ma que reco­rría Euro­pa.
  3. Gre­cia, 1947 – 49: Se inter­vie­ne en la gue­rra civil toman­do el lado de los neo­fas­cis­tas en con­tra de la izquier­da grie­ga que había com­ba­ti­do a los nazis valien­te­men­te. Los neo­fas­cis­tas ganan e ins­tau­ran un régi­men suma­men­te bru­tal, para el cual la CIA crea una nue­va agen­cia de segu­ri­dad inter­na (KYA). Por mucho tiem­po, la KYA se ocu­pó de poner en prác­ti­ca todas las accio­nes pro­pias de las poli­cías secre­tas de todo el mun­do, inclu­yen­do la tor­tu­ra sis­te­má­ti­ca.
  4. Fili­pi­nas, 1945 – 53: Las fuer­zas mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses pelean con­tra las fuer­zas de izquier­da, Los Huks, mien­tras éstas toda­vía enfren­ta­ban a los inva­so­res japo­ne­ses. Des­pués de la gue­rra, Esta­dos Uni­dos con­ti­núa pelean­do en con­tra de Los Huks, los derro­ta e ins­ta­la una serie de gober­nan­tes títe­res lea­les en la pre­si­den­cia, cul­mi­na­das con el dic­ta­dor Fer­di­nand Mar­cos y su espo­sa.
  5. Corea del Sur, 1945 – 53: Des­pués de la segun­da gue­rra mun­dial, Esta­dos Uni­dos repri­me a las fuer­zas popu­la­res pro­gre­sis­tas favo­re­cien­do a las con­ser­va­do­ras que habían cola­bo­ra­do con los japo­ne­ses. Esto da lugar a una lar­ga era de corrup­ción y gobier­nos bru­ta­les.
  6. Alba­nia, 1949 – 53: Esta­dos Uni­dos e Ingla­te­rra inten­tan infruc­tuo­sa­men­te derro­car al gobierno comu­nis­ta e ins­ta­lar uno nue­vo pro-occi­den­tal con­for­ma­do por los pro monár­qui­cos y los cola­bo­ra­do­res de los nazis y de los fas­cis­tas ita­lia­nos.
  7. Ale­ma­nia, 1950: La CIA empren­de una amplia cam­pa­ña en con­tra de Ale­ma­nia del Este, pro­vo­can­do entre otros fac­to­res la cons­truc­ción del Muro de Ber­lín en 1961.
  8. Irán, 1953: El Pri­mer minis­tro Mos­sa­degh es derro­ta­do en una ope­ra­ción con­jun­ta entre Esta­dos Uni­dos e Ingla­te­rra. Mos­sa­degh había sido elec­to por una amplia mayo­ría en el Par­la­men­to pero come­tió el gra­ví­si­mo error de enca­be­zar un movi­mien­to para nacio­na­li­zar una com­pa­ñía petro­le­ra bri­tá­ni­ca, la úni­ca com­pa­ñía petro­le­ra que ope­ra­ba en Irán. El gol­pe res­tau­ra al Sha, con pode­res abso­lu­tos, dan­do ini­cio a un perio­do de repre­sión y tor­tu­ra que dura 25 años en los que se res­tau­ra la pro­pie­dad extran­je­ra de la indus­tria petro­le­ra, con­ce­dién­do­se a los bri­tá­ni­cos y los esta­dou­ni­den­ses el 40 % res­pec­ti­va­men­te y a otras nacio­nes el 20 % res­tan­te.
  9. Gua­te­ma­la, 1953 – 1990: Un gol­pe de Esta­do orga­ni­za­do por la CIA, con base a los intere­ses pri­va­dos de sus direc­ti­vos derro­ca al gobierno demo­crá­ti­co y pro­gre­sis­ta de Jaco­bo Arbenz dan­do paso a 40 años de escua­dro­nes de la muer­te, tor­tu­ras, des­apa­ri­cio­nes, eje­cu­cio­nes masi­vas y una cruel­dad inima­gi­na­ble con un sal­do de más de cien mil víc­ti­mas. El Pre­si­den­te Arbenz nacio­na­li­zó la Uni­ted Fruit Com­pany que tenía víncu­los muy estre­chos con la éli­te del poder esta­dou­ni­den­se. Como jus­ti­fi­ca­ción del gol­pe Washing­ton decla­ró que Gua­te­ma­la se encon­tra­ba al bor­de de caer bajo el domi­nio de los sovié­ti­cos cuan­do en reali­dad los rusos tenían tan poco inte­rés en el país que ni siquie­ra man­te­nían rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con él. El pro­ble­ma real des­de la pers­pec­ti­va de Washing­ton, ade­más de lo ocu­rri­do con la Uni­ted Fruit, era el peli­gro de una exten­sión de la demo­cra­cia social gua­te­mal­te­ca hacia otros paí­ses de la región.
  10. Medio Orien­te, 1956 – 58: Esta­dos Uni­dos inten­tó dos veces derro­car al gobierno sirio, reali­zó demos­tra­cio­nes de fuer­za en el Medi­te­rrá­neo para inti­mi­dar a los movi­mien­tos opo­si­to­res a los gobier­nos que man­te­nía en Líbano y Jor­da­nia, ins­ta­lan­do 14 mil efec­ti­vos mili­ta­res en Líbano, y cons­pi­ró para derro­car o ase­si­nar a Nas­ser en Egip­to por su inquie­tan­te nacio­na­lis­mo.
  11. Indo­ne­sia, 1957 – 58: Sukarno, como Nas­ser, era la cla­se de líder ter­cer­mun­dis­ta con el que Esta­dos Uni­dos no podía enten­der­se. Se tomó en serio la neu­tra­li­dad con res­pec­to a la gue­rra fría, via­jan­do a la Unión Sovié­ti­ca y Chi­na (aun­que tam­bién a la Casa Blan­ca). Nacio­na­li­zó muchos hol­dings pri­va­dos de Holan­da, anti­guo poder colo­nial, y se rehu­só a tra­tar dura­men­te al Par­ti­do Comu­nis­ta Indo­ne­sio que tran­si­ta­ba hacia una vía legal y pací­fi­ca y regis­tra­ba impre­sio­nan­tes pro­gre­sos elec­to­ra­les. Así fue que la CIA comen­zó a unir fuer­zas con ofi­cia­les mili­ta­res disi­den­tes empren­dien­do una gue­rra inte­gral con­tra el gobierno.
  12. Guya­na, 1953 – 64: Ched­di Jagan fue otro líder ter­cer­mun­dis­ta que inten­tó per­ma­ne­cer neu­tral e inde­pen­dien­te. Fue elec­to tres veces e impul­só la cons­truc­ción de una socie­dad que podría ser­vir como alter­na­ti­va al mode­lo capi­ta­lis­ta. Usan­do las tác­ti­cas más varia­das –des­de huel­gas gene­ra­les y des­in­for­ma­ción has­ta terrorismo‑, Esta­dos Uni­dos e Ingla­te­rra expul­sa­ron a Jagan en 1964. John F. Ken­nedy dio direc­ta­men­te la orden de su expul­sión.
  13. Viet­nam, 1950 – 73: El decli­ve res­ba­la­di­zo empe­zó al unir­se a los fran­ce­ses, ante­rio­res colo­ni­za­do­res y cola­bo­ra­cio­nis­tas de los japo­ne­ses, en con­tra de Ho Chi Minh y sus segui­do­res, que par­ti­ci­pa­ron muy de cer­ca con los alia­dos y que admi­ra­ban todo lo que era ame­ri­cano. Hoy Chi Minh era, a fin de cuen­tas, un comu­nis­ta y aun­que había escri­to nume­ro­sas car­tas al pre­si­den­te Tru­man y al Depar­ta­men­to de Esta­do recla­man­do la ayu­da ame­ri­ca­na para lograr inde­pen­di­zar a Viet­nam de los fran­ce­ses y encon­trar una solu­ción de paz, todo esto fue igno­ra­do por­que era comu­nis­ta. Ho Chi Minh dise­ñó la nue­va decla­ra­ción de inde­pen­den­cia viet­na­mi­ta a par­tir de la ame­ri­ca­na, empe­zan­do con “Todos los hom­bres fue­ron crea­dos igua­les. Fue­ron dota­dos por el Crea­dor de…” Pero esto no hizo mella en Washing­ton por­que Ho Chi Minh era comu­nis­ta. Des­pués de vein­ti­trés años y más de un millón de muer­tos Esta­dos Uni­dos reti­ró sus fuer­zas mili­ta­res de Viet­nam. La mayo­ría de la gen­te opi­na que Esta­dos Uni­dos per­dió la gue­rra, pero, des­tru­yen­do el cora­zón de Viet­nam y enve­ne­nan­do la tie­rra y los acer­vos gené­ti­cos por gene­ra­cio­nes, Washing­ton de hecho con­si­guió su prin­ci­pal obje­ti­vo, pre­vi­nien­do lo que hubie­ra podi­do ser una bue­na opción de desa­rro­llo para Asia. Ho Chi Minh era, des­pués de todo, un comu­nis­ta.
  14. Cam­bo­ya, 1955 – 73: El prín­ci­pe Siha­nouk fue otro de los líde­res que no se com­pla­cían con ser feli­gre­ses de los ame­ri­ca­nos. Des­pués de muchos años de hos­ti­li­dad hacia su régi­men, que inclu­ye­ron cons­pi­ra­cio­nes de ase­si­na­to y las infa­mes “car­tas bom­ba” secre­tas de Nixon/​Kissinger en 1969 – 70, Washing­ton final­men­te derro­có a Siha­nouk con un gol­pe de esta­do en 1970. Esto era jus­to lo que hacía fal­ta para lan­zar al Pol Pot y sus fuer­zas del Khmer Rou­ge a apo­de­rar­se de la esce­na. Cin­co años más tar­de toma­ron el poder. Pero cin­co años de bom­bar­deos esta­dou­ni­den­ses des­apa­re­cie­ron la eco­no­mía tra­di­cio­nal de Cam­bo­ya. La vie­ja Cam­bo­ya que­dó des­trui­da para siem­pre.
    De mane­ra increí­ble el Khmer Rou­ge pro­vo­có una mise­ria aún mayor en este infe­liz terri­to­rio. Y para aumen­tar la iro­nía, Esta­dos Uni­dos sos­tu­vo al Pol Pot mili­tar y diplo­má­ti­ca­men­te fren­te a sus sub­se­cuen­tes derro­tas con Viet­nam.
  1. Congo/​Zaire, 1960 – 65: En junio de 1960, con la inde­pen­den­cia de Bél­gi­ca, Patri­cio Lumum­ba asu­mió como Pri­mer minis­tro del Con­go. Sin embar­go como Bél­gi­ca man­tu­vo su enor­me explo­ta­ción mine­ral en la pro­vin­cia de Katan­ga, y pro­mi­nen­tes fun­cio­na­rios del gobierno de Eisenho­wer tenían víncu­los finan­cie­ros con este nego­cio, el día de la cele­bra­ción de la inde­pen­den­cia Lumum­ba, fren­te a los dig­na­ta­rios extran­je­ros que le acom­pa­ña­ban, hizo un lla­ma­do por la libe­ra­ción eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca de la nación e hizo un recuen­to de las injus­ti­cias come­ti­das por los pro­pie­ta­rios blan­cos del país con­tra la pobla­ción nati­va. Este pobre hom­bre era obvia­men­te un “comu­nis­ta”. Y obvia­men­te este pobre hom­bre fue con­de­na­do. Once días más tar­de la pro­vin­cia de Katan­ga se libe­ró y en sep­tiem­bre el Pre­si­den­te Lumum­ba es saca­do del gobierno para que los grin­gos y pos­te­rior­men­te en enero de 196, ase­si­na­do por una peti­ción expre­sa de Dwight Eisenho­wer. Siguie­ron varios años de con­flic­tos civi­les y caos y la ascen­sión al poder de Mobu­tu Sese Seko, hom­bre que no era des­co­no­ci­do por la CIA. Mobu­tu ha gober­na­do al país por más de trein­ta años, con nive­les de corrup­ción y cruel­dad que cho­can has­ta a sus mis­mos ase­so­res de la CIA. La pobla­ción de Zai­re ha vivi­do en la más abyec­ta mise­ria a pesar de las inmen­sas rique­zas natu­ra­les mien­tras que Mobu­tu se hacía mul­ti­mi­llo­na­rio.
  2. Bra­sil, 1961 – 64: El pre­si­den­te Joao Gou­lart era cul­pa­ble de los crí­me­nes habi­tua­les: adop­tó una posi­ción inde­pen­dien­te en polí­ti­ca exter­na esta­ble­cien­do rela­cio­nes con los paí­ses socia­lis­tas y opo­nién­do­se a las san­cio­nes con­tra Cuba, su admi­nis­tra­ción apro­bó una ley que limi­ta­ba el mon­to de ganan­cias repa­tria­das por las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les; nacio­na­li­zó una sub­si­dia­ria de la ITT; pro­mo­vió refor­mas eco­nó­mi­cas y socia­les. Y el pro­cu­ra­dor Robert Ken­nedy esta­ba incon­for­me con Gou­lart por per­mi­tir que “comu­nis­tas” ocu­pa­ran pues­tos en agen­cias guber­na­men­ta­les. El hom­bre no era real­men­te radi­cal; se tra­ta­ba de un terra­te­nien­te millo­na­rio y cató­li­co que traía col­ga­da en el cue­llo una meda­lla de la Vir­gen. Eso, sin embar­go, no era sufi­cien­te para sal­var­lo. En 1964 fue derro­ca­do por un gol­pe mili­tar en el que Esta­dos Uni­dos tuvo una cober­tu­ra e invo­lu­cra­mien­to pro­fun­dos. La línea ofi­cial de Washing­ton era: …sí, es des­afor­tu­na­do que la demo­cra­cia haya sido derri­ba­da en Brasil.…pero, por lo menos, el país fue res­ca­ta­do del comu­nis­mo. Duran­te los siguien­tes 15 años todas las carac­te­rís­ti­cas de las dic­ta­du­ras mili­ta­res que Amé­ri­ca Lati­na cono­ció se ins­ti­tu­cio­na­li­za­ron : el Con­gre­so fue disuel­to, la opo­si­ción polí­ti­ca se redu­jo has­ta su vir­tual extin­ción, se sus­pen­dió el habeas cor­pus para los “crí­me­nes polí­ti­cos”, se prohi­bie­ron legal­men­te las crí­ti­cas al Pre­si­den­te, los sin­di­ca­tos fue­ron inter­ve­ni­dos por el gobierno, las cre­cien­tes pro­tes­tas fue­ron some­ti­das por la poli­cía y las fuer­zas mili­ta­res dis­pa­ran­do a las mul­ti­tu­des, las vivien­das de cam­pe­si­nos fue­ron incen­dia­das, se bru­ta­li­zó a sacer­do­tes.. .des­apa­ri­cio­nes, escua­dro­nes de la muer­te, un impre­sio­nan­te gra­do de depra­va­ción en la prác­ti­ca de tor­tu­ra.…. El gobierno tie­ne un nom­bre para este pro­gra­ma: la “reha­bi­li­ta­ción moral” de Bra­sil.
    Washing­ton esta­ba muy com­pla­ci­do y Bra­sil rom­pió rela­cio­nes con Cuba vol­vién­do­se en uno de los mejo­res alia­dos de Esta­dos Uni­dos en Amé­ri­ca Lati­na a los fines del con­jun­to de dic­ta­du­ras que en el Cono Sur des­pués imple­men­ta­rían en nom­bre de la demo­cra­cia y la liber­tad de capi­tal.
  1. Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, 1963 – 66: En febre­ro de 1963 Juan Bosch se con­vier­te en el pri­mer Pre­si­den­te elec­to demo­crá­ti­ca­men­te en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na des­de 1924. Aquí por fin esta­ba el anti­co­mu­nis­mo libe­ral de John F. Ken­nedy para con­tra­de­cir el seña­la­mien­to de que Esta­dos Uni­dos apo­ya­ba sólo dic­ta­du­ras mili­ta­res. El gobierno de Bosch era la lar­ga­men­te reque­ri­da “demos­tra­ción de demo­cra­cia” que deja­ba como men­ti­ro­so a Fidel Cas­tro y se le con­ce­dió tra­to espe­cial en Washing­ton des­de un poco antes de tomar pose­sión.
    Bosch era con­se­cuen­te con sus con­vic­cio­nes. Pro­pu­so la refor­ma agra­ria, vivien­das de alqui­ler bajo, una modes­ta nacio­na­li­za­ción de los nego­cios y que la inver­sión extran­je­ra no explo­ta­ra dema­sia­do al país; y otras polí­ti­cas que inte­gra­ban un pro­gra­ma de cam­bio social como el de cual­quier líder libe­ral serio del Ter­cer Mun­do. Igual de serio era con res­pec­to a las lla­ma­das liber­ta­des civi­les: los comu­nis­tas, o los eti­que­ta­dos como tales, no serían per­se­gui­dos al menos que real­men­te vio­la­ran la ley.
    Can­ti­dad de con­gre­sis­tas y fun­cio­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos expre­sa­ron su incon­for­mi­dad con los pla­nes de Bosch; así como, con su posi­ción de inde­pen­den­cia con res­pec­to a Esta­dos Uni­dos. La refor­ma agra­ria y las nacio­na­li­za­cio­nes eran asun­tos de mucha sen­si­bi­li­dad en Washing­ton: la mate­ria pri­ma que da sus­tan­cia al “socia­lis­mo rep­tan­te”. Para varios perió­di­cos de Esta­dos Uni­dos Bosch era un señue­lo rojo.
    En sep­tiem­bre las botas mili­ta­res mar­chan y Bosch es expul­sa­do. Esta­dos Uni­dos que hubie­ra podi­do disua­dir el gol­pe mili­tar sólo frun­cien­do el ceño no hizo nada.
    Die­ci­nue­ve meses más tar­de un levan­ta­mien­to inten­tó res­ta­ble­cer a Bosch en el poder tra­yén­do­lo del exi­lio. Esta­dos Uni­dos envió 23 mil efec­ti­vos mili­ta­res para sofo­car­lo.
  1. Cuba, 1959 a la fecha: Fidel Cas­tro ascien­de al poder a ini­cios de 1959. Una reu­nión del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal de Esta­dos Uni­dos el 10 de mar­zo de 1959 inclu­yó en su agen­da la posi­bi­li­dad de poner “otro gobierno en el poder en Cuba”. Siguie­ron 40 años de ata­ques terro­ris­tas, bom­bas, inva­sio­nes mili­ta­res abier­tas, san­cio­nes, embar­gos, ais­la­mien­to, ase­si­na­tos. .…Cuba ha sido cul­pa­ble de la Revo­lu­ción Imper­do­na­ble y de la seria ame­na­za de dar un “buen ejem­plo” al res­to de Amé­ri­ca Lati­na.
    La par­te más tris­te de esta his­to­ria es que el mun­do nun­ca supo qué cla­se de socie­dad hubie­ra podi­do gene­rar Cuba de no haber esta­do per­ma­nen­te­men­te bajo la mira de las armas y bajo ame­na­za de inva­sión; si le hubie­ra sido per­mi­ti­do rela­jar su con­trol interno. El idea­lis­mo, la visión, el talen­to, el inter­na­cio­na­lis­mo, esta­ban todos pre­sen­tes. Pero nun­ca lo podre­mos saber y esa, por supues­to, era la inten­ción.
  1. Indo­ne­sia, 1965: Una com­ple­ja serie de even­tos, inclu­yen­do un supues­to inten­to de gol­pe de esta­do, un con­tra­gol­pe, y tal vez un con­tra con­tra­gol­pe, con la mano nor­te­ame­ri­ca­na impre­sa en diver­sos pun­tos, dio como resul­ta­do la sali­da del poder de Sukarno y su reem­pla­zo por una jun­ta mili­tar enca­be­za­da por el gene­ral Suhar­to. La masa­cre que ini­ció inme­dia­ta­men­te –de comu­nis­tas, sim­pa­ti­zan­tes de los comu­nis­tas, sos­pe­cho­sos de ser comu­nis­tas, sos­pe­cho­sos de ser sim­pa­ti­zan­tes y de nin­guno de los ante­rio­res- fue cali­fi­ca­da por el New York Times como “una de las más sal­va­jes matan­zas masi­vas de la his­to­ria polí­ti­ca moder­na”. El núme­ro esti­ma­do de muer­tos duran­te unos pocos años iba de medio millón has­ta más de un millón. Se supo des­pués que la Emba­ja­da esta­dou­ni­den­se había ela­bo­ra­do lis­tas de “agen­tes comu­nis­tas”, des­de la más alta esca­la has­ta los ope­ra­do­res de barrio, alcan­zan­do los cin­co mil nom­bres, y se las había entre­ga­do al ejér­ci­to que se dedi­có a cazar­los y ase­si­nar­los. En segui­da los nor­te­ame­ri­ca­nos cote­ja­ban los nom­bres de los muer­tos con los de sus lis­tas. “Real­men­te fue una gran ayu­da para el ejér­ci­to. Ellos pro­ba­ble­men­te mata­ron muchí­si­ma gen­te y yo pro­ba­ble­men­te ten­go mucha san­gre en las manos” decía un diplo­má­ti­co esta­dou­ni­den­se. “Pero esto no es tan malo. Hay momen­tos deci­si­vos en que es nece­sa­rio gol­pear fuer­te”.
  2. Chi­le, 1964 – 73: Sal­va­dor Allen­de era el peor esce­na­rio posi­ble para el impe­ria­lis­mo de Washing­ton. La úni­ca cosa peor que un mar­xis­ta en el poder era un mar­xis­ta en el poder elec­to demo­crá­ti­ca­men­te, que hon­ra­ba la Cons­ti­tu­ción y se vol­vía cre­cien­te­men­te popu­lar. Esto gol­pea­ba los más sóli­dos pila­res sobre los que se había cons­trui­do el anti­co­mu­nis­mo: la doc­tri­na, con­cien­zu­da­men­te cul­ti­va­da por déca­das, de que los “comu­nis­tas” sólo podían tomar el poder median­te la fuer­za y la decep­ción, y sólo podían man­te­ner­lo ate­rro­ri­zan­do a la pobla­ción y laván­do­le el cere­bro. Des­pués de sabo­tear el esfuer­zo elec­to­ral de Allen­de en 1964, y de fra­ca­sar en el mis­mo inten­to en 1970 a pesar de sus mejo­res empe­ños, la CIA y el res­to de la maqui­na­ria nor­te­ame­ri­ca­na de polí­ti­ca exte­rior no dejó pie­dra sin remo­ver en su afán de des­es­ta­bi­li­zar el gobierno de Allen­de en los siguien­tes tres años, ponien­do par­ti­cu­lar énfa­sis en fomen­tar la hos­ti­li­dad mili­tar. En sep­tiem­bre 1973 final­men­te los mili­ta­res derro­can al gobierno ase­si­nan­do a Allen­de en el pro­ce­so. Cerra­ron el país fren­te al exte­rior duran­te una sema­na en que los tan­ques roda­ban por las calles y los sol­da­dos derri­ba­ban las puer­tas; los esta­dios repi­ca­ban con los soni­dos de las eje­cu­cio­nes y los cuer­pos se api­la­ban a lo lar­go de las calles y flo­ta­ban en el río; los cen­tros de tor­tu­ra esta­ban en auge; los libros sub­ver­si­vos ardían en las hogue­ras; los sol­da­dos ras­ga­ban los pan­ta­lo­nes de las muje­res al gri­to de “¡en Chi­le las muje­res usan ves­ti­dos!”; los pobres regre­sa­ban a su esta­do natu­ral; y los hom­bres de mun­do en Washing­ton y en los ves­tí­bu­los de los cen­tros finan­cie­ros inter­na­cio­na­les abrían sus che­que­ras. Al final, más de tres mil per­so­nas fue­ron eje­cu­ta­das, miles más tor­tu­ra­das y des­apa­re­ci­das.
  3. Gre­cia, 1964 – 74: El gol­pe mili­tar se efec­tuó en abril de 1967, jus­to dos días antes de empe­za­da la cam­pa­ña por las elec­cio­nes nacio­na­les ya que pare­cía evi­den­te que lle­va­rían a Geor­ge Papan­dreou nue­va­men­te al pues­to de Pri­mer minis­tro. Papan­dreou fue elec­to en febre­ro de 1964 por la úni­ca mayo­ría total de la his­to­ria elec­to­ral moder­na en Gre­cia. Las exi­to­sas maqui­na­cio­nes para echar­lo aba­jo ini­cia­ron inme­dia­ta­men­te median­te un esfuer­zo con­jun­to de la Cor­te Real, los mili­ta­res grie­gos, y los mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos y efec­ti­vos de la CIA esta­cio­na­dos en Gre­cia. El gol­pe de 1967 fue segui­do inme­dia­ta­men­te de la tra­di­cio­nal ley mar­cial, cen­su­ra, arres­tos, gol­pes, tor­tu­ra y ase­si­na­tos, con un total de ocho mil víc­ti­mas en el pri­mer mes. Todo esto acom­pa­ña­do por la tam­bién tra­di­cio­nal decla­ra­ción de que todo se hacía para sal­var a la nación del “peli­gro comu­nis­ta”. Las influen­cias sub­ver­si­vas y corrup­tas debían ser erra­di­ca­das de Gre­cia y, entre ellas, las mini­fal­das, el pelo lar­go y los perió­di­cos extran­je­ros. La aten­ción reli­gio­sa hacia los jóve­nes debía ser obli­ga­to­ria. Fue sin duda la tor­tu­ra la que mar­có inde­le­ble­men­te los sie­te años de pesa­di­lla en Gre­cia. James Bec­ket, un abo­ga­do nor­te­ame­ri­cano envia­do a Gre­cia por Amnis­tía Inter­na­cio­nal, escri­bía en diciem­bre de 1969 que “un cálcu­lo con­ser­va­dor esti­ma­ría en no menos de dos mil” el núme­ro de per­so­nas tor­tu­ra­das, habi­tual­men­te de las mane­ras más horri­pi­lan­tes y con fre­cuen­cia usan­do equi­po pro­por­cio­na­do por Esta­dos Uni­dos. Bec­ket repor­tó lo siguien­te:
    Cien­tos de pri­sio­ne­ros escu­cha­ron el peque­ño men­sa­je del ins­pec­tor Basil Lam­brou sen­ta­do tras su escri­to­rio des­ple­gan­do el sím­bo­lo rojo, blan­co y azul de las manos cru­za­das de la ayu­da ame­ri­ca­na. Tra­tó de mos­trar a los pri­sio­ne­ros la abso­lu­ta inuti­li­dad de la resis­ten­cia: “Sólo se ponen en ridícu­lo pen­san­do que pue­den hacer algo. El mun­do está divi­di­do en dos. De aquel lado están los comu­nis­tas y de este el mun­do libre. Los rusos y los ame­ri­ca­nos, nadie más. ¿Qué somos noso­tros? Ame­ri­ca­nos. Detrás de mí está el gobierno; detrás del gobierno la OTAN; detrás de la OTAN está Esta­dos Uni­dos. Uste­des no pue­den luchar con­tra noso­tros, somos ame­ri­ca­nos”.
    Geor­ge Papan­dreou no era de nin­gu­na mane­ra radi­cal. Era un libe­ral anti­co­mu­nis­ta. Pero su hijo Andreas, su supues­to here­de­ro, a pesar de que era sola­men­te un poqui­to más a la izquier­da que su padre desea­ba sacar a Gre­cia de la gue­rra fría y había cues­tio­na­do la per­ma­nen­cia de Gre­cia en la OTAN o al menos su posi­ción de saté­li­te de Esta­dos Uni­dos.
  1. Timor del Este, 1975 al pre­sen­te: En diciem­bre de 1975 Indo­ne­sia inva­de Timor del Este, que se ubi­ca en el extre­mo este del archi­pié­la­go, y cuya inde­pen­den­cia de Por­tu­gal lo sacó de su con­trol. La inva­sión se efec­tuó un día des­pués de que el pre­si­den­te Gerald Ford y el secre­ta­rio de esta­do Henry Kis­sin­ger salie­ran de Indo­ne­sia, no sin con­ce­der per­mi­so a Suhar­to para usar el arma­men­to nor­te­ame­ri­cano que, de acuer­do con la legis­la­ción de Esta­dos Uni­dos, no pue­de ser usa­do para agre­sión. Indo­ne­sia era la herra­mien­ta de mayor valor para Esta­dos Uni­dos en el Sur­es­te asiá­ti­co.
    Amnis­tía Inter­na­cio­nal esti­mó que en 1989, con el pro­pó­si­to de ane­xar­se por la fuer­za a Timor del Este, las tro­pas indo­ne­sias mata­ron a 200 mil per­so­nas de una pobla­ción de entre 600 y 700 mil. Esta­dos Uni­dos apo­yó deci­di­da­men­te los recla­mos de Indo­ne­sia a Timor del Este (con­tra­ria­men­te a las Nacio­nes Uni­das y la Unión Euro­pea), mini­mi­zan­do una car­ni­ce­ría de dimen­sio­nes escan­da­lo­sas y pro­ve­yen­do al mis­mo tiem­po a Indo­ne­sia de todo el equi­po y entre­na­mien­to que reque­ría para rea­li­zar la ope­ra­ción.
  1. Nica­ra­gua, 1978 – 79: Cuan­do los san­di­nis­tas derro­ca­ron la dic­ta­du­ra de Somo­za en 1978, esta­ba cla­ro para Washing­ton que repre­sen­ta­ban una nue­va bes­tia inde­sea­ble: “otra Cuba”. Bajo la pre­si­den­cia de Car­ter, los inten­tos de sabo­ta­je adop­ta­ron for­mas diplo­má­ti­cas y eco­nó­mi­cas. Bajo la de Reagan, la vio­len­cia fue el méto­do esco­gi­do. Duran­te ocho terri­bles años la gen­te de Nica­ra­gua estu­vo bajo el ata­que de los Con­tras, gru­po arma­do cer­cano a Washing­ton, for­ma­do a par­tir de la vicio­sa Guar­dia Nacio­nal de Somo­za y algu­nos otros de sus apo­ya­do­res. Era una gue­rra total que se pro­po­nía des­truir pro­gre­si­va­men­te todos los pro­gra­mas eco­nó­mi­cos y socia­les del gobierno que­man­do escue­las y hos­pi­ta­les, secues­tran­do, tor­tu­ran­do, colo­can­do minas y bom­bar­dean­do vio­len­ta­men­te. Estos eran los “lucha­do­res de la liber­tad” de Ronald Reagan. No habría revo­lu­ción en Nica­ra­gua.
  2. Gra­na­da, 1979 – 84: ¿Qué haría a la más pode­ro­sa nación del mun­do inva­dir un país de 110 mil habi­tan­tes? Mau­ri­ce Bishop y sus segui­do­res habían toma­do el poder en el gol­pe de 1979, y aun­que sus polí­ti­cas no eran tan revo­lu­cio­na­rias como las de Cas­tro, Washing­ton man­te­nía su mie­do a “otra Cuba”, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do las apa­ri­cio­nes públi­cas de los líde­res gra­na­di­nos eran reci­bi­das con gran entu­sias­mo en otros paí­ses de la región.
    Las tác­ti­cas des­es­ta­bi­li­za­do­ras de Esta­dos Uni­dos con­tra el gobierno de Bishop empe­za­ron lue­go des­pués del gol­pe y con­ti­nua­ron has­ta 1983, con can­ti­dad de accio­nes de des­in­for­ma­ción y jue­gos sucios. La inva­sión ame­ri­ca­na en octu­bre de 1983 encon­tró una resis­ten­cia míni­ma aun­que Esta­dos Uni­dos sufrió 135 bajas entre muer­tos y heri­dos. Hubo tam­bién 400 gra­na­di­nos vic­ti­ma­dos y 84 cuba­nos, prin­ci­pal­men­te tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción. Por qué pro­pó­si­to huma­na­men­te con­ce­bi­ble habrá muer­to esta gen­te no ha sido reve­la­do.
    A fina­les de 1984, en una elec­ción muy cues­tio­na­ble resul­tó ven­ce­dor un hom­bre apo­ya­do por la admi­nis­tra­ción Reagan. Un año des­pués, la orga­ni­za­ción de dere­chos huma­nos Con­se­jo de Asun­tos Hemis­fé­ri­cos repor­tó que la nue­va fuer­za poli­cía­ca entre­na­da por Esta­dos Uni­dos y las fuer­zas de con­tra­in­sur­gen­cia de Gra­na­da se habían des­ta­ca­do por su bru­ta­li­dad, arres­tos arbi­tra­rios y abu­so de auto­ri­dad y la ero­sión de los dere­chos civi­les.
    En abril de 1989, el gobierno publi­có una lis­ta de más de 80 libros de los que prohi­bía la impor­ta­ción. Cua­tro meses más tar­de, el Pri­mer minis­tro disol­vió el Par­la­men­to para evi­tar que emi­tie­ra su voto de no con­fian­za con­tra él, como par­te de lo que sus crí­ti­cos lla­man “un esti­lo cre­cien­te­men­te auto­ri­ta­rio”.
  1. Libia, 1981 – 89: Libia rehu­só ser un esta­do alia­do de Washing­ton en el Medio Orien­te. Su líder, Muham­mad el-Gada­fi, era arro­gan­te y debía ser cas­ti­ga­do. Los avio­nes esta­dou­ni­den­ses derri­ba­ron dos avio­nes libios den­tro de lo que Libia con­si­de­ra­ba como su espa­cio aéreo. Tam­bién bom­bar­dea­ron el país matan­do por lo menos 40 per­so­nas entre las que se encon­tra­ba la hija de Gada­fi. Hubo varios inten­tos de ase­si­na­to con­tra él, ope­ra­cio­nes para derri­bar­lo, una enor­me cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción, san­cio­nes eco­nó­mi­cas y cul­pa­bi­li­za­rían a Libia, sin nin­gu­na evi­den­cia cla­ra, por la bom­ba pues­ta en el avión Pan Am 103.
  2. Pana­má, 1989: Los bom­bar­de­ros de Washing­ton ata­can de nue­vo. En diciem­bre de 1989 un gran barrio resi­den­cial en la ciu­dad de Pana­má fue des­trui­do y 15 mil per­so­nas que­da­ron sin hogar. Des­pués de varios días de enfren­ta­mien­to direc­to con las fuer­zas pana­me­ñas el sal­do ofi­cial fue de alre­de­dor de 500 muer­tos, admi­ti­do por Esta­dos Uni­dos y por el nue­vo gobierno pana­me­ño ins­ta­la­do por Esta­dos Uni­dos. Otras fuen­tes, con no menos evi­den­cias, insis­tían en que habían muer­to miles y que había alre­de­dor de tres mil heri­dos. Vein­ti­trés ame­ri­ca­nos muer­tos, 324 heri­dos.
    Manuel Norie­ga fue un alia­do e infor­man­te de la CIA y duran­te años les resul­tó útil. Pero cap­tu­rar­lo no era el úni­co moti­vo del ata­que. Bush que­ría man­dar un cla­ro men­sa­je a los nica­ra­güen­ses, que tenían pro­gra­ma­das sus elec­cio­nes dos meses más tar­de, de que sería su rui­na si reele­gían a los san­di­nis­tas.
    Bush (padre), que­ría tam­bién doblar algún múscu­lo mili­tar para ilus­trar al Con­gre­so sobre la nece­si­dad de tener lis­ta una fuer­za de gran com­ba­te (para gue­rras de amplio esce­na­rio), aun des­pués de la diso­lu­ción muy recien­te de la “ame­na­za sovié­ti­ca”. La expli­ca­ción ofi­cial del des­po­jo per­pe­tra­do por los ame­ri­ca­nos fue que Norie­ga era nar­co­tra­fi­can­te, lo que Washing­ton sabía des­de hacía años y nun­ca le inco­mo­dó.
  1. Irak, 1990: Impla­ca­bles bom­bar­deos por más de 40 días y noches a una de las más avan­za­das nacio­nes del Medio Orien­te, devas­tan­do su anti­gua y moder­na ciu­dad capi­tal; 177 millo­nes de libras de bom­bas cayen­do sobre la gen­te de Irak, la más con­cen­tra­da arre­me­ti­da aérea en la his­to­ria del mun­do; armas que ver­tían ura­nio inci­ne­ran­do a la gen­te, cau­san­do cán­cer; explo­sión de los alma­ce­nes de armas quí­mi­co bio­ló­gi­cas y de los cam­pos petro­le­ros; enve­ne­na­mien­to de la atmós­fe­ra a un gra­do qui­zás nun­ca alcan­za­do en nin­gu­na otra par­te; ente­rran­do sol­da­dos vivos deli­be­ra­da­men­te; la infra­es­truc­tu­ra des­trui­da, con reper­cu­sio­nes terri­bles en la salud; san­cio­nes per­ma­nen­tes has­ta el día de hoy mul­ti­pli­can­do los pro­ble­mas de salud; alre­de­dor de un millón de niños y muchos más adul­tos muer­tos has­ta hoy por estas cau­sas.
    Irak era la más fuer­te poten­cia mili­tar en el mun­do ára­be. Este debe haber sido su cri­men. Noam Chomsky escri­bió: La línea domi­nan­te en la doc­tri­na de polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos des­de los años 40 era que los vas­tos e inigua­la­bles recur­sos ener­gé­ti­cos de la región del Gol­fo fue­ran efec­ti­va­men­te domi­na­dos por Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos y, fun­da­men­tal­men­te, que nin­gu­na fuer­za autóc­to­na inde­pen­dien­te pudie­ra tener una influen­cia sus­tan­cial en la admi­nis­tra­ción de la pro­duc­ción y el pre­cio del petró­leo.
  2. Afga­nis­tán, 1979 – 92: Todo mun­do sabe acer­ca de la increí­ble repre­sión hacia las muje­res en Afga­nis­tán, rea­li­za­da por los fun­da­men­ta­lis­tas islá­mi­cos aún antes del Tali­bán. ¿Pero cuán­tos saben que duran­te los seten­ta y la mayor par­te de los ochen­ta Afga­nis­tán tuvo un gobierno encar­ga­do de colo­car a esta nación increí­ble­men­te atra­sa­da en el siglo XX, inclu­yen­do el esta­ble­ci­mien­to de la igual­dad de dere­chos para las muje­res? Lo que pasó, no obs­tan­te, es que Esta­dos Uni­dos inyec­tó miles de millo­nes de dóla­res en una terri­ble gue­rra en con­tra de este gobierno, sim­ple­men­te por­que había apo­ya­do a la Unión Sovié­ti­ca. Antes de esto, las ope­ra­cio­nes de la CIA deli­be­ra­da­men­te esti­mu­la­ron la pro­ba­bi­li­dad de una inter­ven­ción sovié­ti­ca, que fue lo que ocu­rrió. Al final Esta­dos Uni­dos ganó y las muje­res, y el res­to de la gen­te de Afga­nis­tán, per­die­ron. Más de un millón de muer­tos, tres millo­nes de inca­pa­ci­ta­dos, cin­co millo­nes de refu­gia­dos, en total, alre­de­dor de la mitad de la pobla­ción.
  3. El Sal­va­dor, 1980 – 92: Los disi­den­tes de El Sal­va­dor tra­ta­ron de tra­ba­jar den­tro del sis­te­ma pero, con el apo­yo de Esta­dos Uni­dos, el gobierno lo hizo impo­si­ble, reite­ran­do los frau­des elec­to­ra­les y ase­si­nan­do cien­tos de opo­si­to­res y mani­fes­tan­tes. En 1980 los opo­si­to­res toma­ron las armas y se ini­ció la gue­rra civil.
    Ofi­cial­men­te, la pre­sen­cia de las fuer­zas mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos se limi­ta­ba a acti­vi­da­des de capa­ci­ta­ción, pero en reali­dad los mili­ta­res y el per­so­nal de la CIA juga­ron un papel mucho más impor­tan­te. Alre­de­dor de 20 ame­ri­ca­nos murie­ron o fue­ron heri­dos en acci­den­tes de avión o heli­cóp­te­ro mien­tras sobre­vo­la­ban las áreas de com­ba­te en misio­nes de reco­no­ci­mien­to y hay muchas otras evi­den­cias sobre la inter­ven­ción de las fuer­zas ame­ri­ca­nas direc­ta­men­te en el cam­po de bata­lla. La gue­rra ter­mi­nó ofi­cial­men­te en 1992: 75 mil civi­les muer­tos y el teso­ro ame­ri­cano vacia­do en seis mil millo­nes de dóla­res. Cam­bios socia­les sig­ni­fi­ca­ti­vos fue­ron amplia­men­te frus­tra­dos. Un puña­do de ricos seguían pose­yen­do el país, los pobres siguie­ron como siem­pre y los disi­den­tes tuvie­ron que seguir aco­sa­dos por los escua­dro­nes de la muer­te de la ultra­de­re­cha.
  1. Hai­tí, 1987 – 94: Esta­dos Uni­dos sos­tu­vo la dic­ta­du­ra de la fami­lia Duva­lier duran­te 30 años, cuan­do le opu­so al cura refor­mis­ta Jean-Ber­trand Aris­ti­de. Mien­tras tan­to, la CIA tra­ba­jó muy de cer­ca con los escua­dro­nes de la muer­te, los tor­tu­ra­do­res y los tra­fi­can­tes de dro­gas. Con estos ante­ce­den­tes, la admi­nis­tra­ción de Clin­ton se encon­tró en la emba­ra­zo­sa posi­ción de tener que pre­ten­der –por su retó­ri­ca “demo­crá­ti­ca”- apo­yar el regre­so de Aris­ti­de al poder en Hai­tí des­pués del gol­pe mili­tar de 1991. Habien­do retra­sa­do su regre­so por más de dos años, Washing­ton final­men­te hizo a sus mili­ta­res res­tau­rar a Aris­ti­de en su pues­to, pero sólo des­pués de obli­gar al sacer­do­te a garan­ti­zar que no favo­re­ce­ría a los pobres a expen­sas de los ricos y que no se opon­dría a la eco­no­mía de libre mer­ca­do. Esto sig­ni­fi­có que Hai­tí con­ti­nua­ría sien­do plan­ta ensam­bla­do­ra para el hemis­fe­rio occi­den­tal y sus tra­ba­ja­do­res segui­rían reci­bien­do sala­rios lite­ral­men­te de ham­bre.
  2. Yugos­la­via, 1999: Esta­dos Uni­dos está bom­bar­dean­do el país regre­sán­do­lo a una era pre­in­dus­trial. Le gus­ta­ría con­ven­cer al mun­do de que su inter­ven­ción es sólo por moti­vos “huma­ni­ta­rios”.
    Tal vez la his­to­ria de las inter­ven­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas con­ta­da supra, nos ayu­de a deci­dir sobre lo fal­so del dis­cur­so y decla­ra­cio­nes de los voce­ros de la Admi­nis­tra­ción del Pre­si­den­te Barack Oba­ma en nues­tras tie­rras.
    Coro­la­rio.
    Hai­tí en el 2003; Afga­nis­tán en el 2001; Irak en el 2003; Tayi­kis­tán en el 2001 y Geor­gia en el 2002, hay que sumar­las a la inter­ven­ción dis­fra­za­da hoy en terri­to­rio neo­gra­na­dino a tra­vés del Plan Colom­bia (cuyas varian­tes las han dis­fra­za­do a tra­vés de nom­bres diver­sos), y des­de allí actuar como pivo­te, hege­mo­ni­zan­do sus accio­nes hacia todo el res­to de Amé­ri­ca Lati­na y así con­te­ner las pro­pues­tas liber­ta­rias pro­mo­vi­das des­de la ALBA y Una­sur; como tam­bién, des­mon­tar las nue­vas alian­zas estra­té­gi­cas que en tér­mi­nos geo­po­lí­ti­cos y geo­es­tra­té­gi­co hemos impul­sa­do des­de la Patria de Bolí­var jun­to a nacio­nes her­ma­nas con paí­ses como Chi­na, Rusia, Bie­lo­rru­sia e Irán y otros que tam­bién se opo­nen a la visión uni­po­lar pro­mo­vi­da des­de USA con oca­sión de la desin­te­gra­ción de la ex URSS cuya exis­ten­cia con­tu­vo por medio del deno­mi­na­do “equi­li­brio del terror” las pre­ten­sio­nes hege­mó­ni­cas impe­ria­lis­tas. La recien­te vola­du­ra del avión pre­si­den­cial pola­co don­de via­ja­ba el dig­na­ta­rio jun­to a su comi­ti­va (quien pro­cu­ra­ba un acer­ca­mien­to a Rusia lue­go de mucho tiem­po de dis­tan­cia­mien­to), nos con­fir­ma dicha tesis.
    En ese sen­ti­do recor­de­mos, como un vati­ci­nio, lo que perió­di­cos de talla inter­na­cio­nal (que en nada se le pue­de cali­fi­car de anti sis­te­ma y menos aun pro comu­nis­tas o simi­la­res), como The Guar­dian, en su opor­tu­ni­dad mani­fes­ta­ra:
    Las rela­cio­nes entre los Esta­dos Uni­dos y Amé­ri­ca Lati­na lle­ga­ron a un míni­mo his­tó­ri­co duran­te los años de Geor­ge Bush, y había espe­ran­zas ‑tan­to al nor­te como al sur de la fron­te­ra- de que el pre­si­den­te Barack Oba­ma intro­du­je­ra un nue­vo enfo­que. Has­ta el momen­to, empe­ro, las seña­les apun­tan más a la con­ti­nui­dad que al cam­bio”…
    Final­men­te, es cla­ro que Oba­ma como otros nota­bles dere­chis­tas, no se opu­sie­ron ni se opo­nen al impe­ria­lis­mo como modo de acción para la opre­sión, sino a como se ejer­ce éste. Oba­ma cri­ti­có al ex pre­si­den­te Bush cues­tio­nan­do lo estra­té­gi­co; es decir, la for­ma más no el fon­do. Es el mis­mo bru­jo con dife­ren­te cachim­bo, como deci­mos en Vene­zue­la.
      (*) Poli­tó­lo­go e Inter­na­cio­na­lis­ta Vene­zo­lano

    Magis­ter en Segu­ri­dad y Defen­sa

    Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

    Share on facebook
    Share on Facebook
    Share on twitter
    Share on Twitter

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *