La para­do­ja de Gar­zón- Behatokia

Los aba­jo fir­man­tes nos vemos en la obli­ga­ción de hacer cier­tas pre­ci­sio­nes ante las ini­cia­ti­vas lle­va­das a cabo por aso­cia­cio­nes de dere­chos huma­nos e inte­lec­tua­les de diver­sos ámbi­tos geo­grá­fi­cos para res­pal­dar al juez de la Audien­cia Nacio­nal Bal­ta­sar Gar­zón, impu­tado por deli­tos de pre­va­ri­ca­ción por los pro­ce­sos que ins­tru­ye por des­apa­ri­ción de per­so­nas duran­te la gue­rra civil y el franquismo.

Antes que nada, tene­mos que reco­no­cer que nos encon­tra­mos en un terreno terri­ble­men­te res­ba­la­di­zo. Terreno en el que se vier­ten denun­cias con­tra sus acu­sa­do­res que tam­bién se podrían acha­car al aho­ra acu­sa­do, y soli­da­ri­da­des y pala­bras de apo­yo para con éste que, des­de nues­tro humil­de pun­to de vis­ta, debe­rían ser matizadas.

En efec­to, hemos alza­do la voz de for­ma rotun­da con­tra la intro­mi­sión de los tri­bu­na­les de jus­ti­cia para blo­quear ini­cia­ti­vas que tie­nen un evi­den­te cariz polí­ti­co, la defun­ción de deba­tes públi­cos vivos y nece­sa­rios por la acción de los estra­dos. En este caso con­cre­to, la ini­cia­ti­va en favor de las víc­ti­mas del alza­mien­to fas­cis­ta, no la cir­cuns­cri­bi­mos al impul­so del juez Gar­zón, sino que con­si­de­ra­mos que res­pon­de a la acción anó­ni­ma, deci­di­da y con­se­cuen­te de cien­tos de aso­cia­cio­nes e indi­vi­dua­les que han lucha­do deno­da­da­men­te por el cono­ci­mien­to y reco­no­ci­mien­to de la ver­dad y la jus­ti­cia. Es a ellos a quien se cor­ta el camino ante los tri­bu­na­les de justicia.

Por otra par­te, no pode­mos sino remar­car que el repro­che a la inter­ven­ción inacep­ta­ble de la Jus­ti­cia en el libre deba­te polí­ti­co es impu­table tam­bién al pro­pio Sr. Gar­zón. Para­dó­ji­ca­men­te, es aho­ra víc­ti­ma de una poli­ti­za­ción de la jus­ti­cia que él magis­tral­men­te dise­ñó e impul­só. Su ape­la­ción a la ambi­güe­dad de las acu­sa­cio­nes que aho­ra se vier­ten con­tra él, la “paten­te des­via­ción de los hechos obje­to de esta cau­sa” que denun­cia en su recur­so, o la ins­truc­ción “ses­ga­da” de que se con­si­de­ra víc­ti­ma, “que sólo cabe expli­car­se des­de una idea pre­con­ce­bi­da de este asun­to, que le impi­de ana­li­zar con obje­ti­vi­dad los hechos que con­tem­pla” no es sino su pro­pia medi­ci­na, esa que se ve obli­ga­do a pro­bar él mis­mo. Y que aho­ra denun­cia por amarga.

Pero es que ade­más, se rega­la soli­da­ri­dad a Gar­zón por par­te de varias orga­ni­za­cio­nes, con el ape­la­ti­vo de “defen­sor de dere­chos huma­nos” sin repa­sar, su currí­cu­lum al respecto.

No es vano recor­dar que rea­li­za su acti­vi­dad juris­dic­cio­nal des­de la heren­cia más enve­ne­na­da reci­bi­da de la Jus­ti­cia fran­quis­ta, la Audien­cia Nacio­nal, sus­ti­tu­ta del TOP ‑Tri­bu­nal de Orden Públi­co-. Más aún, sabien­do per­fec­ta­men­te que las juris­dic­cio­nes espe­cia­les son la esen­cia de los regí­me­nes tota­li­ta­rios. La natu­ra­le­za arbi­tra­ria de este tri­bu­nal fue opor­tu­na­men­te seña­la­da por el pro­pio Rela­tor para los Dere­chos Huma­nos en la Lucha Anti­te­rro­ris­ta, Mar­tin Scheinin.

No es bala­dí apun­tar que en su actua­ción ha impul­sa­do casos con­tra medios de comu­ni­ca­ción, aso­cia­cio­nes popu­la­res, par­ti­dos polí­ti­cos e inclu­so defen­so­res de dere­chos huma­nos, que se deben cali­fi­car como una agre­sión direc­ta a la liber­tad de expre­sión y al dere­cho de libre aso­cia­ción pací­fi­ca. El pro­pio Comi­té de Dere­chos Huma­nos hizo recien­te­men­te paten­te su preo­cu­pa­ción al respecto.

No es gra­tui­to traer a estas líneas que Gar­zón, en su acti­vi­dad dia­ria al fren­te del Juz­ga­do espe­cial que diri­ge, da orden de dete­ner a per­so­nas acu­sa­das de terro­ris­mo bajo el régi­men de inco­mu­ni­ca­ción, ver­da­de­ro espa­cio de impu­ni­dad en el que se pro­du­cen bru­ta­les tor­tu­ras. Orga­nis­mos como el Comi­té para la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra del Con­se­jo de Euro­pa –CPT‑, el Comi­té con­tra la Tor­tu­ra –CAT- o dife­ren­te Rela­to­res Con­tra la Tor­tu­ra del sis­te­ma de Nacio­nes Uni­das han recla­ma­do reite­ra­da­men­te la abo­li­ción de esta moda­li­dad de deten­ción, cuya apli­ca­ción lle­va la rúbri­ca de este magistrado.

No es tri­vial recor­dar que el juez, aho­ra ele­va­do a la con­di­ción de defen­sor de dere­chos huma­nos por varias aso­cia­cio­nes, se ha mos­tra­do impa­si­ble ante las denun­cias de tor­tu­ra que le narra­ban dete­ni­dos bajo su res­pon­sa­bi­li­dad. Entre otros, el ciu­da­dano vas­co Josu Arkauz, cuyo tes­ti­mo­nio de tor­tu­ra fue con­si­de­ra­do por el CPT “deta­lla­do y cohe­ren­te” y que repro­cha­ba al Juz­ga­do no 5 que no adop­tó medi­das “repe­ti­da­men­te reco­men­da­das por el CPT” para evi­tar­las. Esta es la línea argu­men­tal segui­da tam­bién en el caso de los dete­ni­dos en Cata­lun­ya en la lla­ma­da «Ope­ra­ción Gar­zón» duran­te los Jue­gos Olím­pi­cos de Bar­ce­lo­na, caso ante el que el Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos sen­ten­cia­ba el 2 de noviem­bre de 2004 que las inves­ti­ga­cio­nes de tor­tu­ra no habían sido «los sufi­cien­te­men­te pro­fun­das y efec­ti­vas para cum­plir con las exi­gen­cias de los tra­ta­dos internacionales».

Cono­ce­mos, pues, la acti­tud de Gar­zón en el ámbi­to inter­na­cio­nal, así como la cono­ce­mos en el domés­ti­co. Sabe­mos de su inte­rés por apa­re­cer como el juez pro­gre­sis­ta, para poder así lle­var a cabo una acti­tud repre­si­va sin paran­gón, des­de los des­pa­chos del tri­bu­nal excep­cio­nal de la Audien­cia Nacio­nal. Hemos vis­to de pri­me­ra mano su pasi­vi­dad con la tor­tu­ra en sus queha­ce­res dia­rios, así como hemos podi­do cons­ta­tar que su acti­vi­dad en el ámbi­to inter­na­cio­nal en el ámbi­to de los dere­chos huma­nos no es más que un lige­ro bar­niz, sin que sus accio­nes en nin­gún caso hayan pasa­do de ser testimoniales.

Veri­fi­ca­mos, por fin, los exce­sos de su tri­bu­nal, que denun­cia­mos de la mis­ma mane­ra que denun­cia­mos los exce­sos que otros tri­bu­na­les comen­ten aho­ra con el juez Gar­zón. La admi­sión a trá­mi­te de la pre­sen­te que­re­lla por que­rer inves­ti­gar los crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad come­ti­dos duran­te el perio­do fran­quis­ta, es aten­ta­to­ria con­tra la decla­ra­ción de impres­crip­ti­bi­li­dad de los deli­tos de lesa huma­ni­dad por el Comi­té de Dere­chos Huma­nos de la ONU y con­tra el sen­ti­do común.

Des­de esa legi­ti­mi­dad, no pode­mos sino opo­ne­mos a la desig­na­ción de este juez como defen­sor de dere­chos huma­nos, cuan­do su actua­ción ha sido, mien­tras le era favo­ra­ble a sus intere­ses, idén­ti­ca a la que aho­ra denuncia.

Jor­ge del Cura (Cen­tro de Docu­men­ta­ción con­tra la Tor­tu­ra), Ramom Lôpez-Sue­vos Fer­nán­des y Elvi­ra Sou­to (Escul­ca- Obser­va­tó­rio para a Defen­sa dos Direi­tos e Liber­da­des), Ramón Piqué (Asso­cia­ció Memò­ria Con­tra la Tor­tu­ra), Eva Pous (Aler­ta Soli­dà­ria), Mon­tse­rrat Mun­té (Acció dels Cris­tians per l’A­bo­li­ció de la Tor­tu­ra), Mai­te de Miguel y Eduar­do Rive­ro (Inde­pen­dien­tes), Ane Itui­ño y Lorea Bil­bao (TAT-Tor­tu­ra­ren Aur­ka­ko Tal­dea), Julen Arzua­ga, Iratxe Uri­zar y Edur­ne Irion­do (Eus­kal Herri­ko Giza Esku­bi­deen Beha­to­kia), Ando­ni Her­nán­dez (Esku­bi­deak Eus­kal Abo­ka­tuen Elkar­tea), José Ramón Pérez (Salha­ke­ta –Ara­ba), Car­los Her­nán­dez (Salha­ke­ta –Biz­kaia), Iña­ki Rive­ra Bei­ras (Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na), Gem­ma Uba­sart i Gon­zà­lez (Uni­ver­si­dad Autó­no­ma de Bar­ce­lo­na-UAB), Ama­lia Ale­jan­dre (abo­ga­da, Madrid), José Manuel Her­nán­dez (abo­ga­do, CAES), Luis Oca­ña Esco­lar y Emma Valien­te (Gru­po 17 de Mar­zo, Socie­dad Anda­lu­za de juris­tas para la defen­sa de los Dere­chos Humanos).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.