La para­do­ja de Gar­zón- Beha­to­kia

Los aba­jo fir­man­tes nos vemos en la obli­ga­ción de hacer cier­tas pre­ci­sio­nes ante las ini­cia­ti­vas lle­va­das a cabo por aso­cia­cio­nes de dere­chos huma­nos e inte­lec­tua­les de diver­sos ámbi­tos geo­grá­fi­cos para res­pal­dar al juez de la Audien­cia Nacio­nal Bal­ta­sar Gar­zón, impu­tado por deli­tos de pre­va­ri­ca­ción por los pro­ce­sos que ins­tru­ye por des­apa­ri­ción de per­so­nas duran­te la gue­rra civil y el fran­quis­mo.

Antes que nada, tene­mos que reco­no­cer que nos encon­tra­mos en un terreno terri­ble­men­te res­ba­la­di­zo. Terreno en el que se vier­ten denun­cias con­tra sus acu­sa­do­res que tam­bién se podrían acha­car al aho­ra acu­sa­do, y soli­da­ri­da­des y pala­bras de apo­yo para con éste que, des­de nues­tro humil­de pun­to de vis­ta, debe­rían ser mati­za­das.

En efec­to, hemos alza­do la voz de for­ma rotun­da con­tra la intro­mi­sión de los tri­bu­na­les de jus­ti­cia para blo­quear ini­cia­ti­vas que tie­nen un evi­den­te cariz polí­ti­co, la defun­ción de deba­tes públi­cos vivos y nece­sa­rios por la acción de los estra­dos. En este caso con­cre­to, la ini­cia­ti­va en favor de las víc­ti­mas del alza­mien­to fas­cis­ta, no la cir­cuns­cri­bi­mos al impul­so del juez Gar­zón, sino que con­si­de­ra­mos que res­pon­de a la acción anó­ni­ma, deci­di­da y con­se­cuen­te de cien­tos de aso­cia­cio­nes e indi­vi­dua­les que han lucha­do deno­da­da­men­te por el cono­ci­mien­to y reco­no­ci­mien­to de la ver­dad y la jus­ti­cia. Es a ellos a quien se cor­ta el camino ante los tri­bu­na­les de jus­ti­cia.

Por otra par­te, no pode­mos sino remar­car que el repro­che a la inter­ven­ción inacep­ta­ble de la Jus­ti­cia en el libre deba­te polí­ti­co es impu­table tam­bién al pro­pio Sr. Gar­zón. Para­dó­ji­ca­men­te, es aho­ra víc­ti­ma de una poli­ti­za­ción de la jus­ti­cia que él magis­tral­men­te dise­ñó e impul­só. Su ape­la­ción a la ambi­güe­dad de las acu­sa­cio­nes que aho­ra se vier­ten con­tra él, la “paten­te des­via­ción de los hechos obje­to de esta cau­sa” que denun­cia en su recur­so, o la ins­truc­ción “ses­ga­da” de que se con­si­de­ra víc­ti­ma, “que sólo cabe expli­car­se des­de una idea pre­con­ce­bi­da de este asun­to, que le impi­de ana­li­zar con obje­ti­vi­dad los hechos que con­tem­pla” no es sino su pro­pia medi­ci­na, esa que se ve obli­ga­do a pro­bar él mis­mo. Y que aho­ra denun­cia por amar­ga.

Pero es que ade­más, se rega­la soli­da­ri­dad a Gar­zón por par­te de varias orga­ni­za­cio­nes, con el ape­la­ti­vo de “defen­sor de dere­chos huma­nos” sin repa­sar, su currí­cu­lum al res­pec­to.

No es vano recor­dar que rea­li­za su acti­vi­dad juris­dic­cio­nal des­de la heren­cia más enve­ne­na­da reci­bi­da de la Jus­ti­cia fran­quis­ta, la Audien­cia Nacio­nal, sus­ti­tu­ta del TOP ‑Tri­bu­nal de Orden Públi­co-. Más aún, sabien­do per­fec­ta­men­te que las juris­dic­cio­nes espe­cia­les son la esen­cia de los regí­me­nes tota­li­ta­rios. La natu­ra­le­za arbi­tra­ria de este tri­bu­nal fue opor­tu­na­men­te seña­la­da por el pro­pio Rela­tor para los Dere­chos Huma­nos en la Lucha Anti­te­rro­ris­ta, Mar­tin Schei­nin.

No es bala­dí apun­tar que en su actua­ción ha impul­sa­do casos con­tra medios de comu­ni­ca­ción, aso­cia­cio­nes popu­la­res, par­ti­dos polí­ti­cos e inclu­so defen­so­res de dere­chos huma­nos, que se deben cali­fi­car como una agre­sión direc­ta a la liber­tad de expre­sión y al dere­cho de libre aso­cia­ción pací­fi­ca. El pro­pio Comi­té de Dere­chos Huma­nos hizo recien­te­men­te paten­te su preo­cu­pa­ción al res­pec­to.

No es gra­tui­to traer a estas líneas que Gar­zón, en su acti­vi­dad dia­ria al fren­te del Juz­ga­do espe­cial que diri­ge, da orden de dete­ner a per­so­nas acu­sa­das de terro­ris­mo bajo el régi­men de inco­mu­ni­ca­ción, ver­da­de­ro espa­cio de impu­ni­dad en el que se pro­du­cen bru­ta­les tor­tu­ras. Orga­nis­mos como el Comi­té para la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra del Con­se­jo de Euro­pa –CPT‑, el Comi­té con­tra la Tor­tu­ra –CAT- o dife­ren­te Rela­to­res Con­tra la Tor­tu­ra del sis­te­ma de Nacio­nes Uni­das han recla­ma­do reite­ra­da­men­te la abo­li­ción de esta moda­li­dad de deten­ción, cuya apli­ca­ción lle­va la rúbri­ca de este magis­tra­do.

No es tri­vial recor­dar que el juez, aho­ra ele­va­do a la con­di­ción de defen­sor de dere­chos huma­nos por varias aso­cia­cio­nes, se ha mos­tra­do impa­si­ble ante las denun­cias de tor­tu­ra que le narra­ban dete­ni­dos bajo su res­pon­sa­bi­li­dad. Entre otros, el ciu­da­dano vas­co Josu Arkauz, cuyo tes­ti­mo­nio de tor­tu­ra fue con­si­de­ra­do por el CPT “deta­lla­do y cohe­ren­te” y que repro­cha­ba al Juz­ga­do no 5 que no adop­tó medi­das “repe­ti­da­men­te reco­men­da­das por el CPT” para evi­tar­las. Esta es la línea argu­men­tal segui­da tam­bién en el caso de los dete­ni­dos en Cata­lun­ya en la lla­ma­da «Ope­ra­ción Gar­zón» duran­te los Jue­gos Olím­pi­cos de Bar­ce­lo­na, caso ante el que el Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos sen­ten­cia­ba el 2 de noviem­bre de 2004 que las inves­ti­ga­cio­nes de tor­tu­ra no habían sido «los sufi­cien­te­men­te pro­fun­das y efec­ti­vas para cum­plir con las exi­gen­cias de los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les».

Cono­ce­mos, pues, la acti­tud de Gar­zón en el ámbi­to inter­na­cio­nal, así como la cono­ce­mos en el domés­ti­co. Sabe­mos de su inte­rés por apa­re­cer como el juez pro­gre­sis­ta, para poder así lle­var a cabo una acti­tud repre­si­va sin paran­gón, des­de los des­pa­chos del tri­bu­nal excep­cio­nal de la Audien­cia Nacio­nal. Hemos vis­to de pri­me­ra mano su pasi­vi­dad con la tor­tu­ra en sus queha­ce­res dia­rios, así como hemos podi­do cons­ta­tar que su acti­vi­dad en el ámbi­to inter­na­cio­nal en el ámbi­to de los dere­chos huma­nos no es más que un lige­ro bar­niz, sin que sus accio­nes en nin­gún caso hayan pasa­do de ser tes­ti­mo­nia­les.

Veri­fi­ca­mos, por fin, los exce­sos de su tri­bu­nal, que denun­cia­mos de la mis­ma mane­ra que denun­cia­mos los exce­sos que otros tri­bu­na­les comen­ten aho­ra con el juez Gar­zón. La admi­sión a trá­mi­te de la pre­sen­te que­re­lla por que­rer inves­ti­gar los crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad come­ti­dos duran­te el perio­do fran­quis­ta, es aten­ta­to­ria con­tra la decla­ra­ción de impres­crip­ti­bi­li­dad de los deli­tos de lesa huma­ni­dad por el Comi­té de Dere­chos Huma­nos de la ONU y con­tra el sen­ti­do común.

Des­de esa legi­ti­mi­dad, no pode­mos sino opo­ne­mos a la desig­na­ción de este juez como defen­sor de dere­chos huma­nos, cuan­do su actua­ción ha sido, mien­tras le era favo­ra­ble a sus intere­ses, idén­ti­ca a la que aho­ra denun­cia.

Jor­ge del Cura (Cen­tro de Docu­men­ta­ción con­tra la Tor­tu­ra), Ramom Lôpez-Sue­vos Fer­nán­des y Elvi­ra Sou­to (Escul­ca- Obser­va­tó­rio para a Defen­sa dos Direi­tos e Liber­da­des), Ramón Piqué (Asso­cia­ció Memò­ria Con­tra la Tor­tu­ra), Eva Pous (Aler­ta Soli­dà­ria), Mon­tse­rrat Mun­té (Acció dels Cris­tians per l’A­bo­li­ció de la Tor­tu­ra), Mai­te de Miguel y Eduar­do Rive­ro (Inde­pen­dien­tes), Ane Itui­ño y Lorea Bil­bao (TAT-Tor­tu­ra­ren Aur­ka­ko Tal­dea), Julen Arzua­ga, Iratxe Uri­zar y Edur­ne Irion­do (Eus­kal Herri­ko Giza Esku­bi­deen Beha­to­kia), Ando­ni Her­nán­dez (Esku­bi­deak Eus­kal Abo­ka­tuen Elkar­tea), José Ramón Pérez (Salha­ke­ta –Ara­ba), Car­los Her­nán­dez (Salha­ke­ta –Biz­kaia), Iña­ki Rive­ra Bei­ras (Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na), Gem­ma Uba­sart i Gon­zà­lez (Uni­ver­si­dad Autó­no­ma de Bar­ce­lo­na-UAB), Ama­lia Ale­jan­dre (abo­ga­da, Madrid), José Manuel Her­nán­dez (abo­ga­do, CAES), Luis Oca­ña Esco­lar y Emma Valien­te (Gru­po 17 de Mar­zo, Socie­dad Anda­lu­za de juris­tas para la defen­sa de los Dere­chos Huma­nos).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *