Fal­sea­mien­to de nues­tra his­to­ria, impo­si­ción y cen­su­ra- Mikel Sorauren

Pue­de resul­tar sen­ci­llo arre­me­ter con­tra el Gobierno de Nava­rra y el pre­si­den­te Sanz por la per­ti­na­cia de esta ins­ti­tu­ción en con­tro­lar los con­te­ni­dos de los tex­tos esco­la­res en una mate­ria como la His­to­ria, tan suje­ta a la diver­si­dad de opi­nio­nes. Pre­ten­der excluir una visión deter­mi­na­da por no coin­ci­dir con la defen­di­da por aque­llos par­ti­dos y sec­to­res socia­les defen­so­res del actual sta­tus admi­nis­tra­ti­vo de la comu­ni­dad Foral, con­tra­di­ce la liber­tad de pen­sa­mien­to y plu­ra­li­dad en que pre­ten­de basar­se el vigen­te orde­na­mien­to jurí­di­co. La gra­ve­dad de este hecho no resi­de tan­to en el atre­vi­mien­to de un gru­po polí­ti­co –U.P.N.- deci­di­do a tirar hacia delan­te, sin impor­tar­le el efec­to visual que ofre­ce de auto­ri­ta­ris­mo y alti­vez, como en la situa­ción gene­ral en la que se encuen­tra Espa­ña, a la que pare­ce no impor­tar esta ima­gen inde­co­ro­sa de per­se­cu­ción de la liber­tad de pen­sa­mien­to pro­pi­cia­da por su sis­te­ma institucional.

Cons­ti­tu­ye un hecho de escán­da­lo que los admi­nis­tra­do­res públi­cos pue­dan actuar con tal arbi­tra­rie­dad. La acti­tud del Gobierno de Nava­rra repre­sen­ta un ges­to de cen­su­ra polí­ti­ca sobre unos con­te­ni­dos que tie­nen que ofre­cer­se con total liber­tad a los edu­can­dos, con vis­tas a que ellos mis­mos ela­bo­ren sus pro­pias con­clu­sio­nes; prin­ci­pio éste irre­nun­cia­ble de toda acción edu­ca­ti­va. Tal acti­tud de cen­su­ra es resul­ta­do de los plan­tea­mien­tos pecu­lia­res defen­di­dos por los pseu­do­na­va­rris­tas en este terreno de la his­to­ria de Nava­rra. La cen­su­ra bus­ca mar­gi­nar una visión con­cre­ta de esa His­to­ria ‑en un ejer­ci­cio más de per­se­cu­ción- en con­tra de impor­tan­tes sec­to­res de nues­tra socie­dad a quie­nes se mar­gi­na des­de las ins­ti­tu­cio­nes en gene­ral y se pre­ten­de acallar.

El hecho de la cen­su­ra es gra­ve. Mayor gra­ve­dad revis­te, no obs­tan­te, la judi­cia­li­za­ción de la mate­ria en un terreno que debe estar situa­do siem­pre fue­ra de los tri­bu­na­les. La deter­mi­na­ción de lo que his­tó­ri­ca­men­te haya sido, o deja­do de ser el Pue­blo vas­co, Eus­kal Herria o el Reyno de Nava­rra no pue­de deter­mi­nar­se en fun­ción de reali­da­des polí­ti­cas o admi­nis­tra­ti­vas actua­les. Esta es una mate­ria que corres­pon­de al cono­ci­mien­to e ideas –en este caso de hechos his­tó­ri­cos, su inter­pre­ta­ción y valo­ra­ción- de la que los tri­bu­na­les tie­ne que apar­tar­se. Que los tri­bu­na­les –espa­ño­les- acep­ten inter­ve­nir, no deja de ser una acti­tud intere­sa­da; en este caso la que favo­re­ce la inter­pre­ta­ción his­tó­ri­ca espa­ño­la y cri­mi­na­li­za la sobe­ra­nis­ta nava­rra, ponien­do tra­bas al mis­mo tiem­po a la liber­tad de expresión.

En cual­quier cir­cuns­tan­cia, y dejan­do a un lado la liber­tad de expre­sión que garan­ti­za el dere­cho al cono­ci­mien­to de todos los pun­tos de vis­ta en terre­nos con­flic­ti­vos, en este refe­ri­do a la His­to­ria de Nava­rra es obli­ga­do afir­mar la fal­ta de fun­da­men­to de la teo­ría defen­di­da por las auto­ri­da­des de la Comu­ni­dad foral de Nava­rra y de sus defen­so­res, que hacen suya las ins­ti­tu­cio­nes e inte­lec­tua­li­dad espa­ño­las. La exis­ten­cia del Pue­blo vas­co –Eus­kal Herria- y del Esta­do his­tó­ri­co que creó –Reyno de Nava­rra- es un hecho de alcan­ce uni­ver­sal, como tal reco­no­ci­do por la inte­lec­tua­li­dad occi­den­tal en el pasa­do y en la actua­li­dad. Des­de los vas­co­nes que derro­ta­ron a Car­lo­magno, pasan­do por San­cho III el Mayor –señor de los vas­co­nes- el reco­no­ci­mien­to del Reyno de Nava­rra como su Esta­do, des­mem­bra­do por la actua­ción con­jun­ta de Espa­ña y Fran­cia, has­ta las mis­mas Gue­rras car­lis­tas, el con­jun­to de his­to­ria­do­res, via­je­ros e inte­lec­tua­les, mues­tran la reali­dad huma­na –la vas­ca- a la que Vol­tai­re des­cri­bió como…”Un pue­blo que dan­za a ambos lados del Piri­neo”… Val­ga como muestra.

En la actua­li­dad este reco­no­ci­mien­to sigue sien­do uni­ver­sal. Auto­res como Collin Ren­frew y los Cava­lli-Sfor­za se refie­ren a este Pue­blo como una reali­dad his­tó­ri­ca y pre­sen­te. En sus libros pue­den apa­re­cer más de vein­te refe­ren­cias direc­tas al Pue­blo vas­co, País vas­co, etc., sin que apa­rez­ca ni una Espa­ña, o Pue­blo espa­ñol. Roger Collins habla de los vas­cos en la alta Edad Media como hecho incues­tio­na­ble a lo lar­go del Piri­neo, Char­les Esdai­le des­ta­ca las pecu­lia­ri­da­des socio-eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas de Nava­rra y Vas­con­ga­das que las dife­ren­cian radi­cal­men­te de Espa­ña. Es la reali­dad actual.

¿Qué pue­de pre­sen­tar U.P.N y sus vale­do­res inte­lec­tua­les espa­ño­les fren­te a esto? Su teo­ría his­tó­ri­ca de Nava­rra ha sido ela­bo­ra­da en tiem­pos recien­tes median­te plan­ti­llas que han recor­ta­do las fuen­tes dis­cre­cio­nal­men­te, ocul­ta­do docu­men­tos y obs­ta­cu­li­za­do el deba­te. De tener que recha­zar una visión de nues­tra His­to­ria por fal­ta de rigor de la mis­ma es la que pre­sen­tan los tex­tos ofi­cia­les, gene­ro­sa­men­te finan­cia­dos y dis­tri­bui­dos por las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les de la C.F.N.. En estas se lle­ga al absur­do de con­tar los dól­me­nes, a par­tir del lími­te admi­nis­tra­ti­vo de la actual C.F.N. como si este hecho admi­nis­tra­ti­vo cons­ti­tu­ye­se el fac­tor defi­ni­ti­vo de la His­to­ria de Navarra.

Fren­te a esta lamen­ta­ble ter­gi­ver­sa­ción de la His­to­ria de nues­tro Pue­blo es obli­ga­do reafir­mar los siguien­tes ejes incon­tro­ver­ti­bles de la His­to­ria de Nava­rra, que úni­ca­men­te des­de la pre­po­ten­cia con la que actúa Espa­ña pue­den ser nega­dos. En pri­mer lugar, la Nava­rra ori­gi­nal y ‑por decir­lo de una mane­ra con­se­cuen­te con la reali­dad his­tó­ri­ca- autén­ti­ca, es el Esta­do que crea­ron los vas­co­nes en un pro­ce­so inin­te­rrum­pi­do de defen­sa fren­te a otros Esta­dos que bus­ca­ban su sumi­sión. El Pue­blo que fue capaz de mon­tar tal Esta­do –el vas­co ¡¡¡El nava­rro!!!- creó un sis­te­ma jurí­di­co e ins­ti­tu­cio­nal basa­do en la repre­sen­ta­ti­vi­dad del poder polí­ti­co y que posi­bi­li­ta­ba la defen­sa de la liber­tad indi­vi­dual y colec­ti­va, ras­gos de legi­ti­mi­dad exi­gi­dos hoy en día a cual­quier Esta­do y Nación que pre­ten­da el poder legí­ti­mo. Final­men­te, este Esta­do fue des­trui­do y sojuz­ga­do por Espa­ña y Fran­cia, des­truc­ción resis­ti­da per­ma­nen­te­men­te por el Pue­blo nava­rro, dan­do pie a lo que hoy se deno­mi­na de mane­ra gené­ri­ca pro­ble­ma vasco.

Como últi­ma refle­xión sobre la pre­po­ten­cia de que hace gala esta admi­nis­tra­ción que se deno­mi­na de Nava­rra, me gus­ta­ría traer a cola­ción la cono­ci­da afir­ma­ción de Unamuno…”venceréis, pero no con­ven­ce­réis”…. En este pun­to es obli­ga­do insis­tir que si la actual admi­nis­tra­ción de U.P.N y P.S.N. sien­te la urgen­cia de impe­dir que se conoz­ca una visión de la His­to­ria sobe­ra­nis­ta es, por­que reco­no­ce de mane­ra implí­ci­ta la cali­dad y vera­ci­dad de sus pro­pues­tas y argu­men­tos, que dejan sin res­pues­ta a los inten­ta impo­ner la His­to­ria de colo­ni­za­ción defen­di­da por los pseu­do navarristas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.