Cuba: “Damas de blan­co” y mani­pu­la­cio­nes mediá­ti­cas- Manuel David Orrio

Nota del autor:escribí este artícu­lo en mar­zo del 2005 y cuan­do veo el tra­ta­mien­to mediá­ti­co inter­na­cio­nal que se hace al tema,parece que nada ha cambiado

Defi­ni­ti­va­men­te, Cuba es un país extra­ño. Una rare­za tro­pi­cal don­de con una tran­qui­li­dad increí­ble perio­dis­tas de cual­quier lugar del mun­do se arro­gan el dere­cho de dar a los acon­te­ci­mien­tos una pecu­liar inter­pre­ta­ción. Un lugar mara­vi­llo­so para deve­nir todo un maes­tro de los jue­gos de pala­bras, en bene­fi­cio de cier­to dis­cur­so par­ti­cu­lar­men­te intere­sa­do en trans­mi­tir una ima­gen de fal­ta de liber­ta­des, aún cuan­do éstas se mani­fies­ten a tono con nor­mas inter­na­cio­nal­men­te reconocidas.

Así pare­ce demos­trar­lo el repor­te de lo ocu­rri­do en la tar­de del 20 de mar­zo, en La Haba­na, de seguir a las infor­ma­cio­nes de enti­da­des noti­cio­sas tan cono­ci­das como Aso­cia­ted Press (AP) y BBC. Según sus tex­tos, las lla­ma­das “Damas de blan­co” fue­ron obje­to de un “acto de repu­dio” por par­te de uno o dos cen­te­na­res de muje­res, las cua­les habrían arre­me­ti­do con­tra dichas seño­ras entre gri­tos a favor del gobierno de Fidel Cas­tro y can­tos como el himno de la Inter­na­cio­nal, mien­tras dis­cre­tos jóve­nes ves­ti­dos de civil guar­da­ban la paz arma­dos has­ta los dien­tes de………. wal­kie talkies.

Por su par­te, las damas de marras res­pon­die­ron a la supues­ta pro­vo­ca­ción de la no menos supues­ta tur­ba con “una can­ción a la Vir­gen Mam­bi­sa, la Seño­ra del Cobre, patro­na de Cuba”, mien­tras cul­mi­na­ban al milí­me­tro el pro­gra­ma de la pro­tes­ta públi­ca que esta­ban rea­li­zan­do, repe­ti­da domin­go tras domin­go des­de hace casi dos años.

Tan­to AP como BBC admi­tie­ron en sus repor­tes que el cho­que estu­vo exen­to de vio­len­cias per­so­na­les. “En medio de la calle se cru­za­ron las dos mani­fes­ta­cio­nes sin que, a pesar de todo, se pro­du­je­ra nin­gún hecho de vio­len­cia, ni siquie­ra ver­bal, entre los dos gru­pos polí­ti­ca­men­te opues­tos”, afir­mó el corres­pon­sal haba­ne­ro de la segun­da de esas agen­cias. O sea, que en el peor de los casos el asun­to no pasó de un encuen­tro públi­co en el que las par­tes con­flic­ti­vas expre­sa­ron sus posi­cio­nes sobre un deter­mi­na­do asun­to de mane­ra más o menos pací­fi­ca y civi­li­za­da, tal y como ocu­rre coti­dia­na­men­te en cual­quier país de ésos que se men­cio­nan como para­dig­mas de res­pe­to a los dere­chos humanos.

No obs­tan­te, Cuba es un país extra­ño. Y lo es, por­que tan­to AP como BBC no dicen en nin­gún momen­to que hubo un “encuen­tro entre mani­fes­tan­tes opues­tos” – pudie­ra lla­mar­se así – sino que las suso­di­chas damas fue­ron obje­to de un “acto de repu­dio”, algo así como si las seño­ras hubie­ran esta­do a pun­to de ser inci­ne­ra­das por la Inqui­si­ción, músi­ca incluí­da: la de la Inter­na­cio­nal y la de la Vir­gen patrio­ta. Y has­ta el Chan Chan de Com­pay Segun­do, si el lec­tor desea.

Los ante­ce­den­tes y hechos, a su lugar. Las seño­ras de albos ves­tua­rios son unas 30 espo­sas de varios de los 75 ciu­da­da­nos que en abril del 2003 fue­ron juz­ga­dos y con­de­na­dos a penas de entre 6 y 25 años de pri­va­ción de liber­tad, por sus víncu­los demos­tra­dos con la polí­ti­ca de los Esta­dos Uni­dos hacia Cuba, la cual fue cali­fi­ca­da en su momen­to de “éti­ca­men­te inacep­ta­ble” por un anti­co­mu­nis­ta pro­ba­do y con­fe­so como Juan Pablo II. Es decir, se tra­ta de agen­tes al ser­vi­cio de un gobierno extran­je­ro que sos­tie­ne la pre­ten­sión de cam­biar el orden polí­ti­co, eco­nó­mi­co y social de la Isla, median­te bien cono­ci­das medi­das de fuer­za, entre las cua­les des­ta­ca la incons­ti­tu­cio­na­li­dad de prohi­bir o res­trin­gir a sus nacio­na­les o resi­den­tes el dere­cho de via­jar a Cuba para que pue­dan veri­fi­car in situ la natu­ra­le­za “tirá­ni­ca” del régi­men impe­ran­te en la Isla.

Como quien no quie­re, vale la pena recor­dar que el Códi­go (penal) de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca san­cio­na esas con­duc­tas de mane­ra aún más estric­ta que su simi­lar cubano. Allí, por ser agen­te no lega­li­za­do de un gobierno extran­je­ro y en cali­dad de tal nada más mos­trar un pape­li­to, se pue­de ir a la cár­cel. Pero, como Cuba es un país extra­ño, Esta­dos Uni­dos sí pue­de san­cio­nar bien dura­men­te a tales indi­vi­duos y la tie­rra de José Mar­tí no, razón por la cual opi­na este perio­dis­ta que bien vale citar a Sha­kes­pea­re, con el aque­llo de “que algo hue­le a podri­do en Dinamarca”.

No obs­tan­te, tie­nen las lla­ma­das Damas de blan­co todo su dere­cho a pro­tes­tar por la encar­ce­la­ción de sus espo­sos, y exac­ta­men­te éso han veni­do hacien­do des­de hace casi dos años. Jus­to admi­tir­lo, de mane­ra pací­fi­ca y civi­li­za­da, y tam­bién en una de las ave­ni­das más impor­tan­tes de La Haba­na, domin­go tras domin­go, con amplia cober­tu­ra de la pren­sa inter­na­cio­nal acre­di­ta­da en la Isla. Su dere­cho, según nor­mas demo­crá­ti­cas inter­na­cio­nal­men­te acep­ta­das, ha sido res­pe­ta­do. Por ello, se pre­gun­ta este perio­dis­ta si en los des­pa­chos de AP y BBC han sido igual­men­te reco­no­ci­dos los corres­pon­dien­tes fue­ros de quie­nes por la razón que sea, deci­die­ron mani­fes­tar­se en con­tra de la opi­nión de las seño­ras de albos ves­ti­dos, en el mis­mo lugar, en la mis­ma fecha y hora, y según las men­cio­na­das agen­cias reco­no­cen, sin incu­rrir en accio­nes coer­ci­ti­vas con­tra las albas damas. Véa­se aquí la evi­den­cia pal­pa­ble de una mani­pu­la­ción mediá­ti­ca: las damas se mani­fies­tan, pro­tes­tan; sus con­tra­rias rea­li­zan un delez­na­ble “acto de repu­dio”, no una con­tra­mar­cha o contramanifestación.

Por si fue­ra poco, la inefa­ble repor­te­ra de AP acu­de a toda velo­ci­dad a entre­vis­tar al diz que disi­den­te y demos­tra­do opor­tu­nis­ta y doble agen­te Eli­zar­do Sán­chez San­ta­cruz, quien fiel al jue­go de quien le paga, deja caer como al des­cui­do una fra­se que los repor­te­ros de aque­lla y BBC han des­men­ti­do en sus pro­pios des­pa­chos: “no ten­go nin­gu­na duda de que esta agre­sión no letal, moral y por momen­tos físi­ca (sub­ra­ya­do por este perio­dis­ta), fue orga­ni­za­da deli­be­ra­da­men­te por el Gobierno de Cuba”.

Defi­ni­ti­va­men­te, Cuba es un país extraño.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.