Cuba: “Damas de blan­co” y mani­pu­la­cio­nes mediá­ti­cas- Manuel David Orrio

Nota del autor:escribí este artícu­lo en mar­zo del 2005 y cuan­do veo el tra­ta­mien­to mediá­ti­co inter­na­cio­nal que se hace al tema,parece que nada ha cam­bia­do

Defi­ni­ti­va­men­te, Cuba es un país extra­ño. Una rare­za tro­pi­cal don­de con una tran­qui­li­dad increí­ble perio­dis­tas de cual­quier lugar del mun­do se arro­gan el dere­cho de dar a los acon­te­ci­mien­tos una pecu­liar inter­pre­ta­ción. Un lugar mara­vi­llo­so para deve­nir todo un maes­tro de los jue­gos de pala­bras, en bene­fi­cio de cier­to dis­cur­so par­ti­cu­lar­men­te intere­sa­do en trans­mi­tir una ima­gen de fal­ta de liber­ta­des, aún cuan­do éstas se mani­fies­ten a tono con nor­mas inter­na­cio­nal­men­te reco­no­ci­das.

Así pare­ce demos­trar­lo el repor­te de lo ocu­rri­do en la tar­de del 20 de mar­zo, en La Haba­na, de seguir a las infor­ma­cio­nes de enti­da­des noti­cio­sas tan cono­ci­das como Aso­cia­ted Press (AP) y BBC. Según sus tex­tos, las lla­ma­das “Damas de blan­co” fue­ron obje­to de un “acto de repu­dio” por par­te de uno o dos cen­te­na­res de muje­res, las cua­les habrían arre­me­ti­do con­tra dichas seño­ras entre gri­tos a favor del gobierno de Fidel Cas­tro y can­tos como el himno de la Inter­na­cio­nal, mien­tras dis­cre­tos jóve­nes ves­ti­dos de civil guar­da­ban la paz arma­dos has­ta los dien­tes de………. wal­kie tal­kies.

Por su par­te, las damas de marras res­pon­die­ron a la supues­ta pro­vo­ca­ción de la no menos supues­ta tur­ba con “una can­ción a la Vir­gen Mam­bi­sa, la Seño­ra del Cobre, patro­na de Cuba”, mien­tras cul­mi­na­ban al milí­me­tro el pro­gra­ma de la pro­tes­ta públi­ca que esta­ban rea­li­zan­do, repe­ti­da domin­go tras domin­go des­de hace casi dos años.

Tan­to AP como BBC admi­tie­ron en sus repor­tes que el cho­que estu­vo exen­to de vio­len­cias per­so­na­les. “En medio de la calle se cru­za­ron las dos mani­fes­ta­cio­nes sin que, a pesar de todo, se pro­du­je­ra nin­gún hecho de vio­len­cia, ni siquie­ra ver­bal, entre los dos gru­pos polí­ti­ca­men­te opues­tos”, afir­mó el corres­pon­sal haba­ne­ro de la segun­da de esas agen­cias. O sea, que en el peor de los casos el asun­to no pasó de un encuen­tro públi­co en el que las par­tes con­flic­ti­vas expre­sa­ron sus posi­cio­nes sobre un deter­mi­na­do asun­to de mane­ra más o menos pací­fi­ca y civi­li­za­da, tal y como ocu­rre coti­dia­na­men­te en cual­quier país de ésos que se men­cio­nan como para­dig­mas de res­pe­to a los dere­chos huma­nos.

No obs­tan­te, Cuba es un país extra­ño. Y lo es, por­que tan­to AP como BBC no dicen en nin­gún momen­to que hubo un “encuen­tro entre mani­fes­tan­tes opues­tos” – pudie­ra lla­mar­se así – sino que las suso­di­chas damas fue­ron obje­to de un “acto de repu­dio”, algo así como si las seño­ras hubie­ran esta­do a pun­to de ser inci­ne­ra­das por la Inqui­si­ción, músi­ca incluí­da: la de la Inter­na­cio­nal y la de la Vir­gen patrio­ta. Y has­ta el Chan Chan de Com­pay Segun­do, si el lec­tor desea.

Los ante­ce­den­tes y hechos, a su lugar. Las seño­ras de albos ves­tua­rios son unas 30 espo­sas de varios de los 75 ciu­da­da­nos que en abril del 2003 fue­ron juz­ga­dos y con­de­na­dos a penas de entre 6 y 25 años de pri­va­ción de liber­tad, por sus víncu­los demos­tra­dos con la polí­ti­ca de los Esta­dos Uni­dos hacia Cuba, la cual fue cali­fi­ca­da en su momen­to de “éti­ca­men­te inacep­ta­ble” por un anti­co­mu­nis­ta pro­ba­do y con­fe­so como Juan Pablo II. Es decir, se tra­ta de agen­tes al ser­vi­cio de un gobierno extran­je­ro que sos­tie­ne la pre­ten­sión de cam­biar el orden polí­ti­co, eco­nó­mi­co y social de la Isla, median­te bien cono­ci­das medi­das de fuer­za, entre las cua­les des­ta­ca la incons­ti­tu­cio­na­li­dad de prohi­bir o res­trin­gir a sus nacio­na­les o resi­den­tes el dere­cho de via­jar a Cuba para que pue­dan veri­fi­car in situ la natu­ra­le­za “tirá­ni­ca” del régi­men impe­ran­te en la Isla.

Como quien no quie­re, vale la pena recor­dar que el Códi­go (penal) de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca san­cio­na esas con­duc­tas de mane­ra aún más estric­ta que su simi­lar cubano. Allí, por ser agen­te no lega­li­za­do de un gobierno extran­je­ro y en cali­dad de tal nada más mos­trar un pape­li­to, se pue­de ir a la cár­cel. Pero, como Cuba es un país extra­ño, Esta­dos Uni­dos sí pue­de san­cio­nar bien dura­men­te a tales indi­vi­duos y la tie­rra de José Mar­tí no, razón por la cual opi­na este perio­dis­ta que bien vale citar a Sha­kes­pea­re, con el aque­llo de “que algo hue­le a podri­do en Dina­mar­ca”.

No obs­tan­te, tie­nen las lla­ma­das Damas de blan­co todo su dere­cho a pro­tes­tar por la encar­ce­la­ción de sus espo­sos, y exac­ta­men­te éso han veni­do hacien­do des­de hace casi dos años. Jus­to admi­tir­lo, de mane­ra pací­fi­ca y civi­li­za­da, y tam­bién en una de las ave­ni­das más impor­tan­tes de La Haba­na, domin­go tras domin­go, con amplia cober­tu­ra de la pren­sa inter­na­cio­nal acre­di­ta­da en la Isla. Su dere­cho, según nor­mas demo­crá­ti­cas inter­na­cio­nal­men­te acep­ta­das, ha sido res­pe­ta­do. Por ello, se pre­gun­ta este perio­dis­ta si en los des­pa­chos de AP y BBC han sido igual­men­te reco­no­ci­dos los corres­pon­dien­tes fue­ros de quie­nes por la razón que sea, deci­die­ron mani­fes­tar­se en con­tra de la opi­nión de las seño­ras de albos ves­ti­dos, en el mis­mo lugar, en la mis­ma fecha y hora, y según las men­cio­na­das agen­cias reco­no­cen, sin incu­rrir en accio­nes coer­ci­ti­vas con­tra las albas damas. Véa­se aquí la evi­den­cia pal­pa­ble de una mani­pu­la­ción mediá­ti­ca: las damas se mani­fies­tan, pro­tes­tan; sus con­tra­rias rea­li­zan un delez­na­ble “acto de repu­dio”, no una con­tra­mar­cha o con­tra­ma­ni­fes­ta­ción.

Por si fue­ra poco, la inefa­ble repor­te­ra de AP acu­de a toda velo­ci­dad a entre­vis­tar al diz que disi­den­te y demos­tra­do opor­tu­nis­ta y doble agen­te Eli­zar­do Sán­chez San­ta­cruz, quien fiel al jue­go de quien le paga, deja caer como al des­cui­do una fra­se que los repor­te­ros de aque­lla y BBC han des­men­ti­do en sus pro­pios des­pa­chos: “no ten­go nin­gu­na duda de que esta agre­sión no letal, moral y por momen­tos físi­ca (sub­ra­ya­do por este perio­dis­ta), fue orga­ni­za­da deli­be­ra­da­men­te por el Gobierno de Cuba”.

Defi­ni­ti­va­men­te, Cuba es un país extra­ño.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *