Zutik Eus­kal Herria- Anto­nio Álvarez-Solís

Si al gri­to de «Zutik Eus­kal Herria» una masa sóli­da de ciu­da­da­nos deci­de pre­sen­tar can­di­da­tos a las pró­xi­mas elec­cio­nes ¿qué hará Madrid? Ahí no ser­vi­rá el herrum­bro­so recur­so a la vio­len­cia como modo de exclu­sión. Ni podrá el apa­ra­to guber­na­men­tal del Sr. Zapa­te­ro, com­pues­to de socia­lis­tas y opo­si­ción, movi­li­zar el tin­gla­do judi­cial para que decla­re a toda esa ciu­da­da­nía como par­te inte­gran­te de ETA. Ale­gar esto pon­dría en entre­di­cho el enun­cia­do de «ban­da» con que se desig­na a ETA. ¿Cabe con­ce­bir a una mul­ti­tud como ban­da entre­ga­da al terro­ris­mo? Yo creo que Madrid, como en tan­tas otras oca­sio­nes, ha ago­ta­do su mar­gen de manio­bra para sus acos­tum­bra­dos pro­ce­de­res dic­ta­to­ria­les, fas­cis­tas en tér­mi­nos del len­gua­je ade­cua­do. Según como pro­ce­da Madrid se tra­ta­ría ya de entrar a saco en la calle ancha y cla­ra, y Lakua rati­fi­ca­ría su carác­ter de orga­nis­mo «quis­ling» de ocu­pa­ción que qui­zá sugi­rie­se al pue­blo vas­co, como res­pues­ta, una pos­tu­ra de enco­na­da lucha nacional.

Espa­ña per­dió de acuer­do con estas con­cep­cio­nes y for­mas de actuar todas sus colo­nias, a las que no se ofre­ció jamás una sali­da con espí­ri­tu de con­cor­dia. El espí­ri­tu de Wey­ler res­pec­to a Cuba, here­de­ro de otras muchas pos­tu­ras pro­ter­vas ‑recor­de­mos al espa­ño­lí­si­mo gene­ral Serrano dicien­do a su con­fe­sor en el momen­to de la muer­te: «No pue­do per­do­nar a mis enemi­gos por­que los he fusi­la­do a todos»-, vuel­ve a apun­tar en el hori­zon­te. ¿Qué hará Madrid si dos­cien­tos, tres­cien­tos o cua­tro­cien­tos mil vas­cos acuer­dan gri­tar su inde­pen­den­cia des­ar­ma­da y recla­man urnas para publi­car­lo? ¿Cómo expli­car­lo a una Euro­pa que siem­pre ha teni­do a Espa­ña como la pie­dra en su zapato?

No. No bas­ta­rá, si los sobe­ra­nis­tas man­tie­nen su pul­so, con la here­da­da Audien­cia Nacio­nal emi­tien­do sus incon­gruen­tes pape­les con­de­na­to­rios, ni con la Guar­dia Civil o la Poli­cía poblan­do la noche y el día de Eus­ka­di, ni con la ame­na­za cons­ti­tu­cio­nal. El rui­do pobla­rá no sólo el ámbi­to vas­co sino que sal­ta­rá cla­mo­ro­sa­men­te las fron­te­ras has­ta obli­gar a muchos gobier­nos, que ya tie­nen bas­tan­te con sus pro­ble­mas, a sol­tar abrup­ta­men­te la pata­ta calien­te espa­ño­la. Pien­so inclu­so que este «Zutik Eus­kal Herria» podría agu­sa­nar el vie­jo cuer­po del PNV, en cuyo seno unas capas con­fu­sas cara­co­lean has­ta hipo­te­car su vie­ja historia.

Por­que, pese a lo que sos­ten­ga su apa­ra­to par­ti­da­rio, tam­bién una mul­ti­tud de peneu­vis­tas no logra­rá apa­cen­tar en el par­ti­do su con­cien­cia nacio­nal. No hago ejer­ci­cio de arús­pi­ce y obser­vo las entra­ñas del ave por­que adi­vi­nar las car­tas que van a salir en el jue­go es cosa ele­men­tal para quien posea la míni­ma capa­ci­dad refle­xi­va, sólo me limi­to a pre­gun­tar­me ¿qué hará Madrid si per­sis­te en su gue­rra de ocu­pa­ción ante las masas que con­ver­jan en una diná­mi­ca acción soberanista?

Des­pués, si la acti­tud de Madrid per­sis­te en su vie­ja y ya astro­sa arro­gan­cia, suce­de­rá una his­to­ria don­de el encuen­tro de dos pue­blos será cada vez más difí­cil. Ante este lamen­ta­ble futu­ro, por­que no hay inde­pen­den­cia que no se haya logra­do, no vale esa sim­pli­cí­si­ma refle­xión espa­ño­la de que Espa­ña pue­de blo­quear las rela­cio­nes comer­cia­les con la tie­rra vas­ca, por­que el comer­cio de Eus­ka­di ya nave­ga en muchos más ámbi­tos y, en cam­bio, tie­rras de la vie­ja Espa­ña nece­si­tan, para super­vi­vir hoy toda­vía, a Cata­lun­ya y Eus­ka­di, nacio­nes a las que sola­men­te les bas­ta­rá para impul­sar su pre­ten­sión de moder­ni­dad eco­nó­mi­ca con reorien­tar las velas de una par­te de su tin­gla­do empre­sa­rial, que podría ser des­co­nec­ta­do de sus lazos de depen­den­cia con la Corte.

El pro­ble­ma his­tó­ri­co de Espa­ña está en cier­ta mane­ra pro­vo­ca­do por su mio­pía para ver la mar, con todo lo que el hori­zon­te marí­ti­mo sig­ni­fi­ca. Ingla­te­rra supo ver la mar y ello la hizo pro­ta­go­nis­ta de la pri­me­ra revo­lu­ción indus­trial. El impe­rio inglés siem­pre fue un diná­mi­co nego­cio, mien­tras el impe­rio espa­ñol siem­pre fue una canon­jía ador­me­ci­da y barro­ca. Espa­ña ha mira­do per­pe­tua­men­te a su inte­rior, inclu­so la Anda­lu­cía postára­be. Es men­gua­da y obs­ti­na­da­men­te rural. A veces sos­pe­cho que más que una nación con todos sus ele­men­tos impul­so­res sigue sien­do un lati­fun­dio. Para expli­car­me la mala rela­ción de Espa­ña con muchas de las tie­rras que com­pu­sie­ron, depen­die­ron o depen­den de su Esta­do he de recu­rrir a la mecá­ni­ca bio­ló­gi­ca de los virus, que pre­ci­san del mate­rial gené­ti­co de las célu­las que inva­den para lograr su repro­duc­ción. Fru­to de esta aver­sión al océano para ali­men­tar su evo­lu­ción es la mala rela­ción que lo espa­ñol guar­da con su peri­fe­ria navegante.

Pero decir todo esto equi­va­le a bus­car el alma meta­fí­si­ca cuan­do lo nece­sa­rio es preo­cu­par­se del espí­ri­tu encar­na­do. De eso no se ha preo­cu­pa­do Espa­ña. ¿Por qué? El pro­ble­ma requie­re dema­sia­da medi­ta­ción para mí. Lo que me preo­cu­pa de Espa­ña es su radi­ca­lis­mo inmó­vil. Ese radi­ca­lis­mo que aho­ra le impi­de enten­der­se con dos nacio­nes penin­su­la­res ‑a las que cabe aña­dir Gali­cia- con las que debe­ría vivir en paz y bue­na volun­tad mer­ced a una razón sana­men­te prac­ti­ca­da. Es más, una razón que le imbui­ría una cier­ta armo­nía vital, ale­ján­do­la de la vio­len­cia sem­pi­ter­na que le sus­ci­ta la visión de las libertades.

Vol­va­mos aho­ra a Eus­ka­di en toda su exten­sión como Eus­kal Herria. Las pró­xi­mas elec­cio­nes, ya muni­ci­pa­les o gene­ra­les, van a plan­tear una situa­ción explo­si­va. No pue­de pedir­se a los vas­cos que se cru­cen de bra­zos mien­tras tra­tan de arre­ba­tar­les su sus­tan­cia nacio­nal. Ya no hablo de lo que pien­san ínti­ma­men­te acer­ca de sus lazos con Espa­ña, ya sea la rup­tu­ra polí­ti­ca de esos lazos o la acep­ta­ción de cier­ta depen­den­cia median­te la figu­ra de la autonomía.

Yo creo que los vas­cos desean ínti­ma­men­te ser sobe­ra­nos, inclu­so muchos de los que aho­ra están ale­ja­dos de la bata­lla exte­rior por con­se­guir­lo. Pero repi­to que eso está por ver. Lo que des­de lue­go irri­ta al eus­kal­dun es que se le pri­ve de la ele­men­tal posi­bi­li­dad de hacer­se escu­char en las ins­ti­tu­cio­nes y des­de ellas. Y ade­más que se adje­ti­ve esa repre­sión como mues­tra de sani­dad demo­crá­ti­ca. Este últi­mo extre­mo agu­di­za el carác­ter de lo que ocu­rre al ser con­ver­ti­do en algo que tie­ne todas las evi­den­cias de una burla.

El vas­co quie­re salir de la mino­ri­dad polí­ti­ca que le impo­ne Madrid. Es, pues, una bata­lla por el desa­rro­llo humano, por su ple­ni­tud. Ante el deseo de ejer­cer la mayo­ría de edad, que el vas­co tie­ne hace siglos como todo pue­blo que posea un rotun­do per­fil de pue­blo, no se pue­de opo­ner una polí­ti­ca de accio­nes ele­men­ta­les y lamen­ta­bles, de diá­lo­go fal­si­fi­ca­do, de dolor per­ma­nen­te pro­du­ci­do por una repre­sión tan bur­da como secu­lar. Vivir en el mar­co que no sólo aco­ge la vio­len­cia sino que es la vio­len­cia mis­ma no es acep­ta­ble des­de nin­gún pun­to de vis­ta, ni para vas­cos ni para espa­ño­les; para espa­ño­les por­que al fin y a la pos­tre lo que reco­gen del cam­po de bata­lla son sus pro­pios res­tos, como ha veni­do suce­dien­do siglo tras siglo.

Vivir en una ten­sa ins­ta­la­ción en el domi­nio aca­ba por des­truir todo lo que de sóli­do pue­de tener el espí­ri­tu domi­nan­te. Espa­ña sería más Espa­ña si se acep­ta­ra en paz y con­cor­dia. Cuan­do un sis­te­ma colo­nial se quie­bra, el domi­na­dor ha de huir cuan­to antes de él a fin de sal­var­se a sí mis­mo; hay que poner urgen­te­men­te a sal­vo los mue­bles de la inte­li­gen­cia antes que hacer con ellos una mon­tón de asti­llas para man­te­ner un fue­go que resul­ta irri­so­ria­men­te sagra­do. Espa­ña pue­de ser gran­de, media­na o chi­ca, lo impor­tan­te es que sea sóli­da y se vea a sí mis­ma sin aci­de­ces y vómi­tos. La gran­de­za no la pro­du­ce la man­cha geo­grá­fi­ca sino la volun­tad de ser ple­na­men­te ante el mun­do con un espí­ri­tu abier­to a los demás. Amén.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *