Tras las hue­llas del algo­rit­mo capi­ta­lis­ta- Kar­lo Rave­li

El tra­ba­jo de Jon Kere­je­ta sobre alie­na­ción, publi­ca­do hace unos días en Pintxo­go­rria y LaHai­ne (1) hun­de el bis­tu­rí a fon­do en el cuer­po del Moloch capi­ta­lis­ta: hacía la base éti­ca e inte­lec­tual de la explo­ta­ción del tra­ba­jo humano.

Vamos así res­que­bran­do poco a poco ese virus labo­ris­ta ino­cu­la­do por toda cla­se de ideo­lo­gía del sis­te­ma (ideo­lo­gías del STS, Sagra­do Tra­ba­jo Sala­ria­do, de izquier­da inclu­si­ve por supues­to) pro­du­ci­do para que las luchas obre­ras, tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos inclu­si­ve, no se plan­teen como un hecho real­men­te revo­lu­cio­na­rio: el fin del sis­te­ma de la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre.
Por eso se pue­de decir que nos acer­ca­mos tam­bién a la supera­ción del algo­rit­mo fun­da­men­tal de la era capi­ta­lis­ta: alie­na­ción + explo­ta­ción X pro­pie­dad pri­va­da capi­ta­lis­ta.

Antes de empe­zar una crí­ti­ca cons­truc­ti­va sobre el enri­que­ce­dor tra­ba­jo de Jon, quie­ro recor­dar que tam­bién otros com­pa­ñe­ros saca­ron aquí mis­mo, hace un par de años, la lama de la fun­da, a pro­pó­si­to de la mis­ma cues­tión (2), tra­tan­do jus­ta­men­te de alie­na­ción, reifi­ca­ción y lei­fi­ca­ción. Digo esto para apun­tar que no es nin­gu­na casua­li­dad que en estas tie­rras, rebel­des des­de hace siglos, nos vamos acer­can­do jus­ta­men­te aho­ra al núcleo de la ins­ti­tu­ción capi­ta­lis­ta: la pato­lo­gía de la alie­na­ción, una enfer­me­dad que corroe has­ta el fon­do los cere­bros de la huma­ni­dad glo­ba­li­za­da. Des­de dos mil años en sus pro­ce­sos ori­gi­na­rios, pero des­de hace cin­co siglos en una fase muy avan­za­da de pan­de­mia social gene­ral, con el domi­nio gene­ral del sis­te­ma capi­ta­lis­ta sobre la super­fi­cie terres­tre de Gaia, Pacha mama, Ama Lurra.

Alie­na­ción fun­da­men­tal y alie­na­cio­nes espe­cí­fi­cas.

Como decía el Gran Sabio de Tre­vi­ris, el opues­to de la eman­ci­pa­ción es la alie­na­ción. Pero, des­de que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta se ha glo­ba­li­za­dos por un lado, y se ha exten­di­do hacia todos los aspec­tos de la vida per­so­nal por el otro ? lo que se lle­ga a lla­mar bio­ca­pi­ta­lis­mo, nom­bre que no se mere­ce un Sis­te­ma de la Muer­te, des­de lue­go ?, ya no pode­mos hablar úni­ca­men­te de:
* eman­ci­pa­ción de la explo­ta­ción (labo­ral) y la corres­pon­dien­te
* alie­na­ción del tra­ba­ja­dor.

Hay algo mucho más pro­fun­do en jue­go, y es esta la cues­tión cen­tral, hoy en día. La alie­na­ción se des­cu­bre como cla­ve gene­ral de todo el embru­te­ci­mien­to social capi­ta­lis­ta, mucho más allá de la cues­tión de la ena­je­na­ción del pro­duc­to de nues­tro tra­ba­jo, de nues­tro tiem­po pro­duc­ti­vo y de nues­tra fun­ción y vida labo­ral asa­la­ria­da.

Por empe­zar, como dice Ver­ce­llo­ne en el mag­ní­fi­co tra­ba­jo publi­ca­do por Tra­fi­can­tes de sue­ños (3) hace poco: hoy el bene­fi­cio, como la ren­ta, se apo­yan cada vez más sobre meca­nis­mos de apro­pia­ción del valor que ope­ran a par­tir de una rela­ción de exte­rio­ri­dad res­pec­to de la orga­ni­za­ción de la pro­duc­ción (Pági­na 69).
Es decir: des­cu­bri­mos que la clá­si­ca for­ma de enten­der la alie­na­ción (labo­ral) escon­de en reali­dad algo mucho más gene­ral y pro­fun­do. Envuel­ve toda la vida, y sur­ge en noso­tros mucho antes que cru­ce­mos el por­tal de la ofi­ci­na, de la fábri­ca, del taller…

Alie­na­ción labo­ral en acto y alie­na­ción obre­ra gene­ral.

La alie­na­ción con­cre­ta e inme­dia­ta del tra­ba­jo, que no es sino la alie­na­ción de la acti­vi­dad pro­duc­ti­va del ser humano y por ende la alie­na­ción de una par­te deter­mi­nan­te de su pro­pia vida, no es que UNA PARTE o un aspec­to de la alie­na­ción fun­da­men­tal: la dis­po­si­ción (pasi­va o acti­va) hacia el meca­nis­mo pro­duc­tor capi­ta­lis­ta, a sus leyes, valo­res y prin­ci­pios. Lo que gran­des masas jus­ta­men­te alie­na­das han asu­mi­do como NORMALIDAD vital, el tener que entrar físi­ca y men­tal­men­te, con toda o par­te de su pro­pia vida, en el meca­nis­mo de valo­ri­za­ción capi­ta­lis­ta. Ya des­de que se toma como se sue­le decir con­cien­cia de la reali­dad, cuan­do uno se hace mayor, res­pon­sa­ble, como ha sido edu­ca­do y for­ma­do, for­ma­tea­do, por los meca­nis­mos repro­duc­to­res del mode­lo impe­ran­te. La fami­lia clá­si­ca y la escue­la en pri­mer lugar.

Esto sobre todo aho­ra, por­que, como obser­va otra vez Ver­ce­llo­ne, ya hemos entra­do de for­ma defi­ni­ti­va en una diná­mi­ca his­tó­ri­ca a tra­vés de la cual la par­te de capi­tal lla­ma­do intan­gi­ble ( I+D, soft­wa­re, pero sobre todo edu­ca­ción, for­ma­ción y sani­dad ), que están incor­po­ra­dos esen­cial­men­te en los hom­bres, en su cere­bro, ha supe­ra­do la par­te de capi­tal mate­rial en el stock gene­ral de capi­tal, y ha deve­ni­do el fac­tor prin­ci­pal del cre­ci­mien­to (p.88). Es decir: los meca­nis­mos repro­duc­to­res del sis­te­ma se han inte­gra­do de for­ma muy pro­fun­da con el capi­tal como medio de pro­duc­ción en sen­ti­do clá­si­co. En el cere­bro colec­ti­vo ade­más, eso que en tér­mi­nos mar­xia­nos lla­ma­mos gene­ral inte­lect, inte­li­gen­cia glo­bal.
Se ha esta­ble­ci­do una dia­léc­ti­ca mucho más com­ple­ja entre lo que podría­mos sim­pli­fi­car lla­man­do­le cul­tu­ra, y lo que ante­rior­men­te se deno­mi­na­ba lla­na­men­te pro­duc­ción.

Ade­más, some­tien­do así los espa­cios y terri­to­rios socia­les de for­ma muy inte­gra­da a estas leyes y pro­ce­sos repro­duc­to­res del sis­te­ma que no han sido atra­ve­sa­dos por un desa­rro­llo clá­si­co del capi­ta­lis­mo (indus­trial, para enten­der­nos). En todo el pla­ne­ta Tie­rra (por aho­ra). Por supues­to, a par­tir de un domi­nio metro­po­li­tano férreo y cre­cien­te sobre las que deno­mi­nan o deno­mi­na­ban peri­fe­rias, y el cam­po, sub­yu­ga­dos ade­más a estos meca­nis­mos tam­bién como base de extrac­ción, de saqueo ali­men­ta­rio o como reser­va de obre­ros, como poten­cia­les tra­ba­ja­do­res para deter­mi­na­das fun­cio­nes pro­duc­ti­vas, vía migra­cio­nes hacia las metró­po­lis.

La for­ma­ción capi­ta­lis­ta de la alie­na­ción.

Por lo tan­to, vemos como la alie­na­ción se pro­du­ce ya de for­ma gene­ral y pro­fun­da, en muchos nive­les de nues­tra exis­ten­cia, por ejem­plo a tra­vés de la difu­sión media­ti­ca masi­va de la cul­tu­ra mer­can­til cos­mo­po­li­ta, que injer­ta en nues­tro pen­sa­mien­to los valo­res, es decir la éti­ca fun­da­men­tal del sis­te­ma, com­ple­tan­do el tra­ba­jo trans­mi­sor de la fami­lia y de la escue­la. Trans­mi­sor, for­ma­dor y for­ma­tea­dor sobre todo para esto: ser­vir al sis­te­ma. A su cla­se domi­nan­te, en reali­dad.
Tan­to que, como escri­be Jon, todo esto se pre­sen­ta como un velo que tapa la iden­ti­dad huma­na en una eco­no­mía que redu­ce la reali­dad del ser humano a mer­can­cía en el pro­ce­so de pro­duc­ción. Esta es la cla­ve de la repro­duc­ción per­ma­nen­te del sis­te­ma sobre la inte­li­gen­cia gene­ral de la huma­ni­dad, aho­ra glo­ba­li­za­da sobre la base de los prin­ci­pios y cul­tu­ra del capi­ta­lis­mo.

De ahí que los que limi­tan o cen­tran úni­ca­men­te la alie­na­ción al sec­tor tra­ba­ja­dor asa­la­ria­do de la cla­se obre­ra, no con­si­guen ver la reali­dad gene­ral de la cla­se. Es toda la cla­se que pade­ce la ena­je­na­ción capi­ta­lis­ta, des­de el momen­to que está for­ma­da, asu­me y has­ta acep­ta e inte­gra en su éti­ca y cos­tum­bres los valo­res y prin­ci­pios sobre los que se basa este modo de desa­rro­llo humano.
Estos com­pa­ñe­ros, no sólo no reco­no­cen la impor­tan­cia fun­da­men­tal de todo el pro­ce­so de alie­na­ción per­so­nal y social, que se for­ma mucho antes de cru­zar el puen­te hacia la explo­ta­ción direc­ta, pro­duc­ti­va y más o menos asa­la­ria­da, mucho antes de aca­tar un con­tra­to labo­ral con cual­quier tipo de patrono, SINO QUE LIMITAN GRAVEMENTE EN EL RECONOCIMIENTO DE LA CLASE OBRERA EN SU CONJUNTO, con todos sus sec­to­res, for­mas y figu­ras.
Y tam­bién con todas sus exten­sio­nes nacio­na­les, que no nece­sa­ria­men­te con­tem­plan en su seno un sec­tor tra­ba­ja­dor asa­la­ria­do. Véa­se por ejem­plo la lucha nax­ta­li­ta en la India. U otras de nacio­nes ori­gi­na­rias, obje­ti­va­men­te alia­das o inte­gran­tes del com­ple­jo obre­ro mun­dial sin que se apre­cie en ellas impor­tan­tes sec­to­res tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos.

Has­ta el pun­to de con­fun­dir cla­se obre­ra, todo el aba­ni­co social que repre­sen­ta, con su sec­tor explo­ta­do en la rela­ción sala­rial explí­ci­ta y direc­ta. Que lle­gan a deno­mi­nar cla­se tra­ba­ja­do­ra, al col­mo de su …alie­na­ción labo­ris­ta. Sec­tor que no exis­te en sí como cla­se, pues­to que no es el hecho de tra­ba­jar de for­ma asa­la­ria­da lo que carac­te­ri­za a la cla­se obre­ra, en tér­mi­nos mate­ria­lis­tas.

Cla­se como con­cep­to crí­ti­co mate­ria­lis­ta.

Pero cuan­do deci­mos cla­se obre­ra, es inú­til que bus­que­mos con­cre­cio­nes socia­les como nos acos­tum­bra la socio­lo­gía o el mar­xis­mo vul­gar. No hay corres­pon­den­cia físi­ca con unas masas estruc­tu­ra­das y deli­mi­ta­das por pro­ce­sos (pro­duc­ti­vos) y arma­zo­nes fijos, como la fábri­ca por ejem­plo, o refle­ja­das ? y has­ta repre­sen­ta­das ? por/​en super­es­truc­tu­ras del sis­te­ma (par­ti­dos, corrien­tes de opi­nión). Pues­to que el con­cep­to mar­xis­ta de cla­se es sobre todo una herra­mien­ta crí­ti­ca que defi­ne una carac­te­rís­ti­ca común en este modo de desa­rro­llo. No pre­ci­sa­men­te el hecho de tra­ba­jar y de pade­cer la alie­na­ción direc­ta y explí­ci­ta (del pro­duc­to del tra­ba­jo, del tiem­po y de la mis­ma per­so­na), sino el hecho de:

* ser alie­na­do como per­so­na en el pro­ce­so de desa­rro­llo por estar some­ti­do a valo­res impues­tos
** ser alie­na­do con rela­ción a la socie­dad y a la natu­ra­le­za por estar pri­va­do de la posi­bi­li­dad de ele­gir, vivir y pro­du­cir fue­ra de las leyes del sis­te­ma (fun­ción prin­ci­pal de la pro­pie­dad pri­va­da capi­ta­lis­ta)
*** ser alie­na­do en la pro­pia con­cien­cia y liber­tad vital, al depen­der de meca­nis­mos cul­tu­ra­les, psi­co­ló­gi­cos, éti­cos tan NORMALES (nor­ma­li­za­dos y nor­ma­li­za­do­res) como inna­tu­ra­les, arti­fi­cia­les, impues­tos. Lo que en otra oca­sión se ha deno­mi­na­do tam­bíen lei­fi­ca­ción: some­ti­mien­to cons­cien­te o incons­cien­te a leyes impues­tas y con­tra­rias o con­tra­dic­to­rias con un desa­rro­llo natu­ral de la per­so­na y de toda la socie­dad.

Por lo tan­to para con­cluir, la cla­se en sen­ti­do mar­xiano es un con­cep­to crí­ti­co, total­men­te crí­ti­co con los valo­res capi­ta­lis­tas. No defi­ne un gru­po homo­gé­neo den­tro del sis­te­ma, sino una rela­ción, una situa­ción gene­ral, colec­ti­va y común de, jus­ta­men­te, ALIENACIÓN, ENAJENACIÓN de cara a la reali­dad huma­na: esen­cial­men­te los nece­si­ta­dos, con­di­cio­na­dos, ins­trui­dos, obli­ga­dos, for­za­dos a la rela­ción sala­rial para vivir (4).
Lue­go, cuan­do sere­mos inte­gra­dos en la pro­duc­ción, en el sis­te­ma de valo­ri­za­ción capi­ta­lis­ta, sí sere­mos tra­ba­ja­do­res, es decir OBREROS TRABAJADORES, como sec­tor asu­mi­do, inte­gra­do, explo­ta­do y casi diría­mos doble­men­te ena­je­na­dos (de nues­tro pro­duc­to, tiem­po y vida, ade­más de la alie­na­ción psi­co­ló­gi­ca y cul­tu­ral gene­ral).

Lo que es muy impor­tan­te y deter­mi­nan­te para esta­ble­cer ver­da­de­ras rela­cio­nes de soli­da­ri­dad y lucha con todos los sec­to­res y exten­sio­nes nacio­na­les de la cla­se obre­ra mun­dial. Mucho más allá del labo­ris­mo de muchos tra­ba­ja­do­res inte­gra­dos, de muchos sin­di­ca­tos (del sis­te­ma), y tam­bién de no pocos comu­nis­tas que miran a doc­tri­nas (del pasa­do y erró­neas, si se dicen mar­xis­tas) más que a la reali­dad de este siglo XXI.

********************************

(1)
Pintxo­go­rria: http://​www​.mun​du​rat​.net/​p​i​n​t​x​o​g​o​r​r​i​a​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​o​p​t​i​o​n​=​c​o​m​_​c​o​n​t​e​n​t​&​t​a​s​k​=​v​i​e​w​&​i​d​=​3​7​4​2​&​I​t​e​m​i​d​=​100
LaHai­ne: http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​b​l​o​g​=​4​&​p​=​4​4​453

(2)
Aur­pe­gi Gunea: http://​eus​kalhe​rria​.indy​me​dia​.org/​e​u​/​2​0​0​8​/​0​6​/​5​0​5​6​1​.​s​h​tml
Alie­na­ción Rote­ta I 2008: http://​eus​kalhe​rria​.indy​me​dia​.org/​e​u​/​2​0​0​8​/​0​6​/​5​0​6​3​5​.​s​h​tml
II: http://​eus​kalhe​rria​.indy​me​dia​.org/​e​u​/​2​0​0​8​/​0​6​/​5​0​6​7​5​.​s​h​tml
Sobre reifi­ca­ción (Sara): http://​eus​kalhe​rria​.indy​me​dia​.org/​e​u​/​2​0​0​7​/​0​9​/​4​1​5​9​8​.​s​h​tml
Lei­fi­ca­ción (S.): http://​eus​kalhe​rria​.indy​me​dia​.org/​e​u​/​2​0​0​7​/​0​9​/​4​1​7​1​1​.​s​h​tml

(3)
La gran cri­sis de la eco­no­mía glo­bal, dis­po­ni­ble en Pdf como Crea­ti­ve Com­mons, en esta URL de la edi­to­rial Tra­fi­can­tes d.s.: http://​www​.tra​fi​can​tes​.net/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​t​r​a​f​i​s​/​e​d​i​t​o​r​i​a​l​/​c​a​t​a​l​o​g​o​/​c​o​l​e​c​c​i​o​n​_​m​a​p​a​s​/​l​a​_​g​r​a​n​_​c​r​i​s​i​s​_​d​e​_​l​a​_​e​c​o​n​o​m​i​a​_​g​l​o​b​a​l​_​m​e​r​c​a​d​o​s​_​f​i​n​a​n​c​i​e​r​o​s​_​l​u​c​h​a​s​_​s​o​c​i​a​l​e​s​_​y​_​n​u​e​v​a​s​_​e​s​c​e​n​a​r​i​o​s​_​p​o​l​i​t​i​cos

(4)
En El capi­tal, Marx iro­ni­za­ba sobre la liber­tad del tra­ba­ja­dor de ven­der su pro­pia fuer­za de tra­ba­jo, escri­bien­do: «Su pro­pie­ta­rio no es sólo libre de ven­der­la, sino que está tam­bién y sobre todo obli­ga­do a hacer­lo. ¿Por qué? Para vivir». Cita extraí­da de C. Ver­ce­llo­ne, «Il prez­zo gius­to
della vita», Il Mani­fes­to, 24 de noviem­bre de 2006: http://multitudes.
samiz​dat​.net/​I​l​-​g​i​u​s​t​o​-​p​r​e​z​z​o​-​d​i​-​u​n​a​-​v​ita

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *