¿Todos con­tra Cuba?- Fri­da Modak

En medio del reno­va­do aco­so a Cuba, el ex can­di­da­to pre­si­den­cial esta­dou­ni­den­se y actual sena­dor demó­cra­ta John Kerry hizo una con­tri­bu­ción impor­tan­te para lle­gar al mejor enten­di­mien­to de la nue­va ofen­si­va con­tra el gobierno cubano, que se pre­ten­de ten­ga con­tor­nos uni­ver­sa­les. Des­de lue­go no era esa la inten­ción de Kerry cuan­do en su cali­dad de jefe del Comi­té de Rela­cio­nes Exte­rio­res del Sena­do de su país inter­pu­so un veto a la sub­ven­ción a la lla­ma­da disi­den­cia cuba­na.

Se tra­ta­ba de una par­ti­da pre­su­pues­ta­ria de 40 millo­nes de dóla­res al año que el sena­dor esti­mó debía revi­sar­se por­que podría haber irre­gu­la­ri­da­des en el des­tino de dichos fon­dos. Pero las posi­bles irre­gu­la­ri­da­des no son lo más impor­tan­te, lo que que­da cla­ra­men­te expues­to es que el Gobierno de los Esta­dos Uni­dos ofi­cial­men­te finan­cia acti­vi­da­des des­ti­na­das a des­es­ta­bi­li­zar al gobierno de un país sobe­rano.

Y aun­que esto no sea nue­vo, es un ele­men­to vio­la­to­rio del orden inter­na­cio­nal que mues­tra la otra face­ta de la actual ofen­si­va con­tra el gobierno cubano y que mere­ce­ría una inves­ti­ga­ción a fon­do enca­be­za­da por per­so­na­li­da­des lati­no­ame­ri­ca­nas cuya his­to­ria per­so­nal se fun­da con la lucha por la demo­cra­cia. Por­que no es Cuba el úni­co obje­ti­vo, como vere­mos más ade­lan­te.

Agre­gue­mos que el veto inter­pues­to por Kerry mere­ció comen­ta­rios favo­ra­bles de gru­pos a los cua­les se des­ti­na ese dine­ro, según con­sig­nó la Agen­cia Fran­ce Press. Lau­ra Polian, que diri­ge a las lla­ma­das Damas de Blan­co decla­ró que «la disi­den­cia nece­si­ta algu­na ayu­da, pero tam­bién creo que es muy impor­tan­te que se haga una audi­to­ría»…

Manuel Cos­ta, del gru­po que se deno­mi­na social­de­mó­cra­ta, tam­bién le dio la razón a Kerry en cuan­to a revi­sar la trans­pa­ren­cia de los des­ti­nos reales de esos fon­dos, ponien­do en duda que se mane­ja­ran en for­ma trans­pa­ren­te y aña­dió: «La otra con­si­de­ra­ción par­te de si es apro­pia­do que un gobierno des­ti­ne recur­sos para la demo­cra­ti­za­ción de otro gobierno con el cual no tie­ne rela­cio­nes».

Al mar­gen de que estas decla­ra­cio­nes vali­dan lo que el Gobierno cubano ha dado a cono­cer sobre cómo se asig­nan esos recur­sos en el sec­tor que los reci­be, lo que que­da en cla­ro es que hay quie­nes entien­den que eso los pone en la cate­go­ría de mer­ce­na­rios y no les gus­ta. El Pen­tá­gono, que diri­ge la polí­ti­ca exte­rior esta­dou­ni­den­se, está acos­tum­bra­do a usar mer­ce­na­rios, como lo hace en Irak y otros luga­res, el asun­to es has­ta dón­de se le per­mi­ti­rá per­ver­tir la polí­ti­ca.

Como sue­le ocu­rrir, lo que suce­da con las per­so­nas es lo menos impor­tan­te. Has­ta que murió como con­se­cuen­cia de la huel­ga de ham­bre que ini­ció, Orlan­do Zapa­ta era un des­co­no­ci­do que acce­dió a la con­di­ción de per­so­na­li­dad polí­ti­ca por el hecho de su muer­te. Pero, sea cual sea la razón por la que cum­plía una con­de­na, vol­vió al ano­ni­ma­to y ya de él no se habla, como si hubie­ra cum­pli­do la misión que le asig­na­ron.

Gui­ller­mo Fari­ñas, quien al escri­bir estas líneas con­ti­nua­ba en huel­ga de ham­bre y había recha­za­do el ofre­ci­mien­to de Espa­ña para via­jar a ese país, tie­ne otra tra­yec­to­ria. Según su auto­bio­gra­fía com­ba­tió en Ango­la, desem­pe­ñó otras tareas mili­ta­res en su país, lue­go estu­dió psi­co­lo­gía y tam­bién incur­sio­nó en el perio­dis­mo.

En el mane­jo mediá­ti­co que se está hacien­do de su caso, de lo que se tra­ta es de encon­trar un flan­co para ata­car a Cuba y su revo­lu­ción y en lo posi­ble poner­le tér­mino por­que repre­sen­ta un esco­llo para los obje­ti­vos esta­dou­ni­den­ses. Para Washing­ton la nue­va reali­dad polí­ti­ca que está sur­gien­do en Amé­ri­ca Lati­na deri­va de la revo­lu­ción cuba­na y pien­san que eli­mi­nán­do­la recu­pe­ra­rán la influen­cia que han per­di­do.

Como con­se­cuen­cia, el cer­co infor­ma­ti­vo que se ha esta­ble­ci­do en torno a estos hechos impli­ca mane­jo mediá­ti­co. Hay infor­ma­cio­nes que no se dan, otras que se repro­du­cen en todas par­tes, un aco­so a Amé­ri­ca Lati­na para que se pro­nun­cie en con­tra de Cuba y se acu­sa a gobier­nos y fuer­zas polí­ti­cas de la región de guar­dar un silen­cio que sería cóm­pli­ce.

El escri­tor Mario Var­gas Llo­sa así lo dijo al cri­ti­car a los gobier­nos demo­crá­ti­cos que según él «miran para otro lado» para no tener pro­ble­mas con sus izquier­das. La Orga­ni­za­ción Demó­cra­ta Cris­tia­na de Amé­ri­ca, ODCA, emi­tió una decla­ra­ción para que sus afi­lia­dos con­de­nen la muer­te de Zapa­ta y la supues­ta repre­sión a las Damas de Blan­co y se pro­nun­cien sobre Fari­ñas.

La ODCA dis­ta mucho de ser una orga­ni­za­ción que inter­pre­te a todos los par­ti­dos lati­no­ame­ri­ca­nos de ese signo, por eso la decla­ra­ción, en abier­ta con­tra­dic­ción con el pen­sa­mien­to cono­ci­do de sus diri­gen­tes más con­no­ta­dos, debió seña­lar que «sería repro­ba­ble que cual­quier gober­nan­te extran­je­ro inter­vi­nie­ra direc­ta­men­te en Cuba o impu­sie­ra san­cio­nes uni­la­te­ra­les que aten­ta­ran con­tra los dere­chos huma­nos».

Lo dicho has­ta aquí pone en cla­ro que de lo que se tra­ta es de que Amé­ri­ca Lati­na resuel­va sus asun­tos sobe­ra­na­men­te, le con­ven­ga o no a Esta­dos Uni­dos. Eso impli­ca sacar las manos de Cuba. Para nadie es un mis­te­rio que sin blo­queo y sin el per­ma­nen­te hos­ti­ga­mien­to del país del nor­te, la nación cari­be­ña se encon­tra­ría en un esta­tus eco­nó­mi­co muy supe­rior a lo que aún con todos esos esco­llos ha logra­do.

Si no fue­ra así, no esta­ría­mos pre­sen­cian­do el mane­jo de la infor­ma­ción que le baja el per­fil a los pro­nun­cia­mien­tos con­tra­rios a la inter­ven­ción en Cuba, como la derro­ta sufri­da por José María Aznar cuan­do pre­ten­dió que en el Sena­do de su país se apro­ba­ra una con­de­na a Cuba y lo que se apro­bó fue recha­zar la con­de­na a Cuba apro­ba­da en el Par­la­men­to Euro­peo.

Y tam­po­co se le ha dado la difu­sión nece­sa­ria al acuer­do de los 27 paí­ses del Sis­te­ma Eco­nó­mi­co Lati­no­ame­ri­cano, Sela, que reu­ni­dos en Cara­cas deman­da­ron el cese del blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro impues­to por Esta­dos Uni­dos a Cuba hace ya 50 años. El secre­ta­rio per­ma­nen­te del Sela decla­ró: «Nece­si­ta­mos hablar de víncu­los comer­cia­les con Esta­dos Uni­dos, pero si hay nacio­nes exclui­das tene­mos un tema pen­dien­te de solu­ción que no pue­de igno­rar­se».

En este con­tex­to, emer­ge lo que pue­de con­si­de­rar­se como una nue­va ame­na­za a los logros demo­crá­ti­cos alcan­za­dos por Amé­ri­ca Lati­na des­de la caí­da de las dic­ta­du­ras. Se tra­ta de lo que se cono­ce como «la nue­va dere­cha», que sur­gió a la par de la derro­ta de los dic­ta­do­res y que está imple­men­tan­do medi­das que van en direc­ción opues­ta a lo que se ha avan­za­do.

Sus repre­sen­tan­tes más cla­ros son los pre­si­den­tes de Colom­bia, Pana­má y Chi­le, mien­tras el peruano Alan Gar­cía, con sus arre­ba­tos tem­pe­ra­men­ta­les, no ter­mi­na por defi­nir una posi­ción que sea acor­de con lo que su par­ti­do, el APRA , ha repre­sen­ta­do en la his­to­ria de su país. Eso lo hace osci­lar de la izquier­da a la dere­cha. El ali­nea­mien­to dere­chis­ta ha sig­ni­fi­ca­do el esta­ble­ci­mien­to de nue­vas bases mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos en Colom­bia, la sus­crip­ción de un acuer­do simi­lar en Pana­má y según lo decla­ra­do hace unos días por el emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se en Colom­bia, está por fir­mar­se un acuer­do con otros dos paí­ses «cuyos gobier­nos han pedi­do silen­cio para evi­tar algu­nas de las reac­cio­nes» pro­du­ci­das en el caso colom­biano y alar­deó de que tenían cola­bo­ra­ción mili­tar con 120 nacio­nes.

Si este aspec­to ya es un peli­gro para los logros demo­crá­ti­cos de la región, el nue­vo pre­si­den­te chi­leno pare­ce deci­di­do no sólo a sumar­se sino tal vez a enca­be­zar a los gobier­nos de la nue­va dere­cha, en cuyo nom­bre sal­tó al plano polí­ti­co en los años noven­ta. Sebas­tián Piñe­ra ya se mos­tró dis­pues­to a inter­ve­nir en los asun­tos de Cuba y las medi­das que anun­cia en lo interno son preo­cu­pan­tes.

De acuer­do a su enfo­que en mate­ria de segu­ri­dad, el direc­tor de la poli­cía civil, Poli­cía de Inves­ti­ga­cio­nes, PDI, anun­ció que se pre­pa­ra una bri­ga­da espe­cial con­tra la delin­cuen­cia, con vehícu­los que reco­rre­rán todas las comu­nas de la capi­tal chi­le­na duran­te las 24 horas del día, lo que será coor­di­na­do por el Sis­te­ma de Infor­ma­ción Geo­rre­fe­ren­cia­do de esa enti­dad. Y como el pasa­do mar­tes 30 se con­me­mo­ra­ba el «Día del Joven Com­ba­tien­te», ins­ti­tui­do en memo­ria de dos her­ma­nos, de 20 y 18 años, ase­si­na­dos por la dic­ta­du­ra, el man­da­ta­rio dio ins­truc­cio­nes pre­ci­sas para enfren­tar las pro­tes­tas que se pro­du­cen en ese día y que son refle­jo de la frus­tra­ción de los jóve­nes de sec­to­res de meno­res ingre­sos.

Con «toda la fuer­za del mun­do» y con «todo el rigor de la ley» anun­ció Piñe­ra que enfren­ta­ría su Gobierno esa fecha, duran­te una visi­ta a la Pre­fec­tu­ra de Fuer­zas Espe­cia­les de Cara­bi­ne­ros, poli­cía uni­for­ma­da. Al ase­gu­rar­les que «van a con­tar con todo el res­pal­do del Gobierno que yo pre­si­do», los ins­tó a enfren­tar la delin­cuen­cia con «mano dura». Y alu­dien­do al caso de los jóve­nes ase­si­na­dos, sos­tu­vo: «los padres, los fami­lia­res y ami­gos de los her­ma­nos Ver­ga­ra tie­nen todo el dere­cho a recor­dar su muer­te, pero no tie­nen nin­gún dere­cho a alte­rar el orden públi­co ni poner en ries­go la vida ni la pro­pie­dad de las per­so­nas». Sólo que «toda la fuer­za del mun­do» sue­le ver­tir­se en pro­vo­ca­ción anun­cia­da.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *