Datos de una ane­xión vio­len­ta e ile­gal (1512−1515)− Iñi­go Saldise

En el año 1512, el Rei­no de Naba­rra era un Esta­do neu­tral, en unos tiempos
don­de la gue­rra era evi­den­te entre el rei­no de Fran­cia y la Liga Santísima,
la cual esta­ba for­ma­da esta por el Papa­do, Vene­cia, Espa­ña e Inglaterra.
Cata­li­na I de Foix y Juan III de Albret, reyes de Naba­rra, man­te­nían desde
varios años atrás, una polí­ti­ca de neu­tra­li­dad basa­da en alianzas
bas­cu­lan­tes entre el rei­no de Espa­ña y el rei­no de Fran­cia, pero el 10 de
julio de ese mis­mo año, sin pre­via decla­ra­ción de gue­rra, tro­pas invasoras
espa­ño­las irrum­pen vio­len­ta­men­te en el pue­blo nava­rro de Goi­zue­ta, dándose
comien­zo a la usur­pa­ción del Rei­no de Naba­rra por par­te del rey español,
Fer­nan­do el Falsario.

Un gran con­tin­gen­te de expe­ri­men­ta­das tro­pas espa­ño­las, se encontraba
acam­pa­do en las puer­tas de la ciu­dad de Vito­ria des­de junio, a la espe­ra de
reci­bir la orden de ata­car al Rei­no de Naba­rra y sus habi­tan­tes. Los reyes
de Naba­rra seguían dis­pues­tos a man­te­ner­se neu­tra­les, por lo que buscaron
un acuer­do o tra­ta­do con Luís XII de Fran­cia, muy simi­lar a otros
rea­li­za­dos con ante­rio­ri­dad con Fer­nan­do de Espa­ña, pero el Falsario
nece­si­ta­ba jus­ti­fi­car la inva­sión que había lan­za­do sobre Estado
Pire­nai­co, por lo que el día 17 de julio pre­sen­ta un ter­gi­ver­sa­do y
cla­ra­men­te fal­so Tra­ta­do de Blois entre Naba­rra y Fran­cia, con el cual
bus­ca­ba la exco­mu­nión de los cis­má­ti­cos, según él, reyes de Nabarra,
mere­ce­do­res de ser des­po­ja­dos de su coro­na y del Rei­no. El ver­da­de­ro Tratado
de Blois salió a la luz real­men­te el día siguien­te, pero eso no impidió
que el rey de Espa­ña die­ra la orden de mar­char a sus tro­pas contra
Nabarra.

Fabri­que Álva­rez de Tole­do, duque de Alba, irrum­pe en el Rei­no de Nabarra,
al fren­te de las tro­pas espa­ño­la el día 19 de julio, entrando
con­cre­ta­men­te por la Burun­ba y Lekun­be­rri. El ejér­ci­to inva­sor espa­ñol era
nume­ro­so y esta­ba for­ma­do por 1000 hom­bres de armas, 1000 caballeros
bar­da­dos, 1500 caba­lle­ros lige­ros, 12.000 infan­tes y 20 pie­zas de
arti­lle­ría. Anto­nio de Acu­ña, obis­po de Zamo­ra, pron­to se une al grue­so de
las tro­pas espa­ño­las. Jun­to a él 400 hom­bres arma­dos más, entre los que
se encon­tra­ba el temi­do ter­cio de Bugía, cono­ci­do por los numerosos
estra­gos rea­li­za­dos entre la pobla­ción civil del nor­te de Áfri­ca. Jun­to a
ellos se encon­tra­ba Luís IV de Beau­mont, al cual el rey espa­ñol le otorga
los mis­mos títu­los que le con­ce­dió a su padre. Estos eran el de
Con­des­ta­ble de Naba­rra y con­de de Lerin, algo que solo podían otor­gar los
reyes legí­ti­mos de Naba­rra. Luís IV de Beau­mont iba jun­to a su cuña­do el
Duque de Náje­ra, capi­ta­nean­do 700 cora­ce­ros reales espa­ño­les. El duque de
Alba divi­dió al ejér­ci­to inva­sor en tres pode­ro­sas colum­nas, dos de ellas
capi­ta­nea­das por los coro­ne­les Villal­ba y Ren­fi­jo, mien­tras que la tercera,
era coman­da­da por Luís IV de Beaumont.

El 20 de julio apa­re­ce el Moni­to­rio Etsi hii y la Bula Pas­tor ille
coeles­tis, real­men­te pre­pa­ra­das en la can­ci­lle­ría de Ara­gón, ya que a
pesar de estar pedi­das des­de abril al empe­ra­dor de Roma, estas aún no
había lle­ga­do a las manos del rey de Espa­ña. De todas for­mas el principal
alia­do del rei­no de Espa­ña, el Papa­do, guar­da un silen­cio cómplice.

Tras la toma de la capi­tal, nue­vas tro­pas espa­ño­las pene­tran en territorio
del Rei­no vas­cón. Estas son las del arzo­bis­po de Zara­go­za, hijo natu­ral o
bas­tar­do, del rey espa­ñol Fer­nan­do el Fal­sa­rio, enca­mi­nán­do­se hacia la
leal ciu­dad de Tute­ra. Las tro­pas espa­ño­las pudie­ron ser vis­tas en Cascante
el día 31 de julio, blo­quean­do con ello la ciu­dad ribe­ra. Ese mis­mo día,
Fer­nan­do el Fal­sa­rio publi­ca un qui­mé­ri­co mani­fies­to inten­tan­do demostrar
que la ocu­pa­ción del Rei­no de Naba­rra es con­for­me a los tér­mi­nos acordados
en la Liga San­tí­si­ma. Era un inten­to de dar­le un carác­ter de empre­sa santa
y a la vez, bus­ca­ba con el una jus­ti­fi­ca­ción, no solo ante los naturales
del País vas­cón, sino tam­bién de cara a sus alia­dos, con­cre­ta­men­te los
ingle­ses, que obser­va­ban ató­ni­tos des­de Pasa­jes la inva­sión espa­ño­la del
Rei­no de Naba­rra, ya que el obje­ti­vo de la Liga San­tí­si­ma era la Guye­na, en
poder de Luís XII de Francia.

El 10 de agos­to de ese mis­mo año, Fer­nan­do el Fal­sa­rio ani­qui­la las
legí­ti­mas Cor­tes de Naba­rra sitas en Iru­ñea, lo que pro­vo­ca una postrera
pro­cla­ma del rey de Naba­rra, Juan III de Albret, en Dona­pa­leu el 30 de
Sep­tiem­bre, denun­cian­do al rey espa­ñol, por usur­pa­dor y tirano, ya que
había ocu­pa­do de for­ma ile­gal e ile­gí­ti­ma, median­te la fuer­za de las
armas, el neu­tral Rei­no de Naba­rra. El voraz ape­ti­to impe­rial del rey de
Espa­ña, Fer­nan­do el Fal­sa­rio, hace que des­de la can­ci­lle­ría de Ara­gón se
fal­si­fi­que una segun­da Bula, una vez ocu­pa­do el Rei­no de Naba­rra, que lleva
por nom­bre Exi­git con­tu­ma­tiam, y vin­cu­la­ba al Esta­do de Naba­rra a la
con­di­ción de colo­nia espa­ño­la, sir­vien­do has­ta hoy día al estado
espa­ñol, para jus­ti­fi­car toda suer­te de atro­pe­llos y crí­me­nes realizados
por su inqui­si­ción, más la des­truc­ción de los cas­ti­llos nava­rros y la
expul­sión de la noble­za e inte­lec­tua­li­dad huma­nis­ta del terri­to­rio ocupado
por sol­da­dos espa­ño­les, autén­ti­cos extran­je­ros en esta tierra.

Ante la pasi­vi­dad mun­dial, Fer­nan­do el Fal­sa­rio crea y san­cio­na unas nuevas
Cor­tes, real­men­te hechas a sus pro­pia medi­da el 13 de mar­zo del año 1513,
las cua­les, de for­ma ile­gal y frau­du­len­ta, lo titu­lan como rey de Navarra,
lo que faci­li­ta cier­ta y pos­te­rior­men­te el tra­ba­jo de ane­xión del Rei­no de
Nava­rra a la coro­na de Cas­ti­lla, efec­tua­do por el Fal­sa­rio en las cortes
espa­ño­las de Bur­gos el 7 de julio del año 1515, en don­de no se encontraba
nin­gún nava­rro, gene­ran­do inclu­so las pro­tes­tas y el encar­ce­la­mien­to­te su
leal escu­de­ro, Luís IV de Beaumont.

La apa­ri­ción de una ter­cer Bula, etsi obs­ti­na­ti tam­bién es falsificación
ante la com­pli­ci­dad pasi­va de la Igle­sia Cató­li­ca, la cual man­te­nía un
pac­to con el rei­no de Espa­ña debi­do a las cuan­tio­sas deu­das que acarreaba
con este, en gran medi­da por las fas­tuo­sas obras que esta­ban rea­li­zan­do en
el Vati­cano. Esta Bula ya es una cla­ra con­de­na­ción de los reyes navarros,
Cata­li­na I de Foix y Juan III de Albret. Es muy pro­ba­ble que el empe­ra­dor de
Roma, Julio II, sólo pro­cla­mó la bula con­tra Luís XII de Francia,
Uni­ver­sis San­tae Matris Eccle­siae, pero lo que es segu­ro su silencio
cóm­pli­ce ante el expo­lio del Esta­do de Naba­rra y la usur­pa­ción del rey
espa­ñol, Fer­nan­do el Falsario.

BIBLIOGRAFÍA

ADOT, Álva­ro. Juan de Albret y Cata­li­na de Foix o la defen­sa del Estado
nava­rro, 2005
AGRAMONT, Pedro. His­to­ria de Nava­rra, 1996
ALTUNA, Aitzol. Fer­nan­do el Fal­sa­rio, 2009
AOIZ, Flo­ren. La vie­ja heri­da. De la con­quis­ta espa­ño­la al amejoramiento
Foral, 2002
ARBELOA, Víc­tor Manuel. La cor­te pro­tes­tan­te de Nava­rra (1527−1563), 1992
BOISSONNADE, Pie­rre. La con­quis­ta de Nava­rra, 1981
CAMPIÓN, Artu­ro. Obras com­ple­tas, 1983
CLAVERÍA, Car­los. His­to­ria del Rei­no de Nava­rra, 1971
DE OLAIZOLA, Juan Mª y URZAINQUI, Tomás. La Nava­rra marí­ti­ma, 1998
ESARTE, Pello. Nava­rra 1512 – 1530, 2001
ESARTE, Pello, Repre­sión y repar­to del Esta­do nava­rro (siglos XVI y XVII),
2007
HUICI, María Puy. En torno a la con­quis­ta de Nava­rra, 1993
JIMENO, J. Mª., His­to­ria de Nava­rra. Des­de los orí­ge­nes has­ta nuestros
días, 1980
LACARRA, José Mª. His­to­ria polí­ti­ca del Rei­no de Nava­rra des­de sus
orí­ge­nes has­ta su incor­po­ra­ción a Cas­ti­lla, 1972
LACARRA, José Mª. His­to­ria del Rei­no de Nava­rra en la Edad Media, 1976
MIRANDA, Fer­mín. His­to­ria de Nava­rra, 2004
MORET Y ALESON. Anna­les del Reyno de Nava­rra, 1980
NARBAITZ, Pie­rre. Nava­rra o cuan­do los vas­cos tenían reyes, 2007
PÉREZ, María Cruz. Atlas de Nava­rra. Geo­gra­fía e his­to­ria, 2006
ORIA, Jon, Los últi­mos reyes de Nava­rra, 1987
ORIA, Jon, Nava­rra es una colo­nia espa­ño­la y fran­ce­sa, 1994
PESCADOR, Aitor. Fran­cis­co de Xabier, naci­mien­to de un mito, muer­te de una
nación, 2006
SALDISE ALDA, Iñi­go. La gue­rra de Nava­rra, 2007
SALDISE ALDA, Iñi­go. Los here­de­ros de San Pedro con­tra los nava­rros, 2008
SALDISE ALDA, Iñi­go. La Igle­sia Cató­li­ca y su gran deu­da con Nabarra,
2009
SERRANO, Bixen­te, Nava­rra. Las tra­mas de la his­to­ria, 2006
SORAUREN, Mikel, His­to­ria de Nava­rra, el Esta­do Vas­co, 1999
URZAINQUI, Tomás. Nava­rra, sin fron­te­ras impues­tas, 2002
URZAINQUI, Tomás, Nava­rra Esta­do euro­peo, 2003
USUNARIZ, Jesús María. His­to­ria Bre­ve de Nava­rra, 2006
VV.AA. His­to­ria Ilus­tra­da de Nava­rra, 1993
VV.AA. His­to­ria de Nava­rra, 1994
VV.AA., Enri­que II de Albret “el san­güe­sino” (1503−1555), 2003
YANGUAS Y MIRANDA. Cró­ni­ca de los reyes de Nava­rra, 1843
YANGUAS Y MIRANDA. His­to­ria com­pen­dia­da del Rei­no de Nava­rra, 1843

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *