Datos de una ane­xión vio­len­ta e ile­gal (1512−1515)− Iñi­go Saldise

En el año 1512, el Rei­no de Naba­rra era un Esta­do neu­tral, en unos tiempos
don­de la gue­rra era evi­den­te entre el rei­no de Fran­cia y la Liga Santísima,
la cual esta­ba for­ma­da esta por el Papa­do, Vene­cia, Espa­ña e Inglaterra.
Cata­li­na I de Foix y Juan III de Albret, reyes de Naba­rra, man­te­nían desde
varios años atrás, una polí­ti­ca de neu­tra­li­dad basa­da en alianzas
bas­cu­lan­tes entre el rei­no de Espa­ña y el rei­no de Fran­cia, pero el 10 de
julio de ese mis­mo año, sin pre­via decla­ra­ción de gue­rra, tro­pas invasoras
espa­ño­las irrum­pen vio­len­ta­men­te en el pue­blo nava­rro de Goi­zue­ta, dándose
comien­zo a la usur­pa­ción del Rei­no de Naba­rra por par­te del rey español,
Fer­nan­do el Falsario.

Un gran con­tin­gen­te de expe­ri­men­ta­das tro­pas espa­ño­las, se encontraba
acam­pa­do en las puer­tas de la ciu­dad de Vito­ria des­de junio, a la espe­ra de
reci­bir la orden de ata­car al Rei­no de Naba­rra y sus habi­tan­tes. Los reyes
de Naba­rra seguían dis­pues­tos a man­te­ner­se neu­tra­les, por lo que buscaron
un acuer­do o tra­ta­do con Luís XII de Fran­cia, muy simi­lar a otros
rea­li­za­dos con ante­rio­ri­dad con Fer­nan­do de Espa­ña, pero el Falsario
nece­si­ta­ba jus­ti­fi­car la inva­sión que había lan­za­do sobre Estado
Pire­nai­co, por lo que el día 17 de julio pre­sen­ta un ter­gi­ver­sa­do y
cla­ra­men­te fal­so Tra­ta­do de Blois entre Naba­rra y Fran­cia, con el cual
bus­ca­ba la exco­mu­nión de los cis­má­ti­cos, según él, reyes de Nabarra,
mere­ce­do­res de ser des­po­ja­dos de su coro­na y del Rei­no. El ver­da­de­ro Tratado
de Blois salió a la luz real­men­te el día siguien­te, pero eso no impidió
que el rey de Espa­ña die­ra la orden de mar­char a sus tro­pas contra
Nabarra.

Fabri­que Álva­rez de Tole­do, duque de Alba, irrum­pe en el Rei­no de Nabarra,
al fren­te de las tro­pas espa­ño­la el día 19 de julio, entrando
con­cre­ta­men­te por la Burun­ba y Lekun­be­rri. El ejér­ci­to inva­sor espa­ñol era
nume­ro­so y esta­ba for­ma­do por 1000 hom­bres de armas, 1000 caballeros
bar­da­dos, 1500 caba­lle­ros lige­ros, 12.000 infan­tes y 20 pie­zas de
arti­lle­ría. Anto­nio de Acu­ña, obis­po de Zamo­ra, pron­to se une al grue­so de
las tro­pas espa­ño­las. Jun­to a él 400 hom­bres arma­dos más, entre los que
se encon­tra­ba el temi­do ter­cio de Bugía, cono­ci­do por los numerosos
estra­gos rea­li­za­dos entre la pobla­ción civil del nor­te de Áfri­ca. Jun­to a
ellos se encon­tra­ba Luís IV de Beau­mont, al cual el rey espa­ñol le otorga
los mis­mos títu­los que le con­ce­dió a su padre. Estos eran el de
Con­des­ta­ble de Naba­rra y con­de de Lerin, algo que solo podían otor­gar los
reyes legí­ti­mos de Naba­rra. Luís IV de Beau­mont iba jun­to a su cuña­do el
Duque de Náje­ra, capi­ta­nean­do 700 cora­ce­ros reales espa­ño­les. El duque de
Alba divi­dió al ejér­ci­to inva­sor en tres pode­ro­sas colum­nas, dos de ellas
capi­ta­nea­das por los coro­ne­les Villal­ba y Ren­fi­jo, mien­tras que la tercera,
era coman­da­da por Luís IV de Beaumont.

El 20 de julio apa­re­ce el Moni­to­rio Etsi hii y la Bula Pas­tor ille
coeles­tis, real­men­te pre­pa­ra­das en la can­ci­lle­ría de Ara­gón, ya que a
pesar de estar pedi­das des­de abril al empe­ra­dor de Roma, estas aún no
había lle­ga­do a las manos del rey de Espa­ña. De todas for­mas el principal
alia­do del rei­no de Espa­ña, el Papa­do, guar­da un silen­cio cómplice.

Tras la toma de la capi­tal, nue­vas tro­pas espa­ño­las pene­tran en territorio
del Rei­no vas­cón. Estas son las del arzo­bis­po de Zara­go­za, hijo natu­ral o
bas­tar­do, del rey espa­ñol Fer­nan­do el Fal­sa­rio, enca­mi­nán­do­se hacia la
leal ciu­dad de Tute­ra. Las tro­pas espa­ño­las pudie­ron ser vis­tas en Cascante
el día 31 de julio, blo­quean­do con ello la ciu­dad ribe­ra. Ese mis­mo día,
Fer­nan­do el Fal­sa­rio publi­ca un qui­mé­ri­co mani­fies­to inten­tan­do demostrar
que la ocu­pa­ción del Rei­no de Naba­rra es con­for­me a los tér­mi­nos acordados
en la Liga San­tí­si­ma. Era un inten­to de dar­le un carác­ter de empre­sa santa
y a la vez, bus­ca­ba con el una jus­ti­fi­ca­ción, no solo ante los naturales
del País vas­cón, sino tam­bién de cara a sus alia­dos, con­cre­ta­men­te los
ingle­ses, que obser­va­ban ató­ni­tos des­de Pasa­jes la inva­sión espa­ño­la del
Rei­no de Naba­rra, ya que el obje­ti­vo de la Liga San­tí­si­ma era la Guye­na, en
poder de Luís XII de Francia.

El 10 de agos­to de ese mis­mo año, Fer­nan­do el Fal­sa­rio ani­qui­la las
legí­ti­mas Cor­tes de Naba­rra sitas en Iru­ñea, lo que pro­vo­ca una postrera
pro­cla­ma del rey de Naba­rra, Juan III de Albret, en Dona­pa­leu el 30 de
Sep­tiem­bre, denun­cian­do al rey espa­ñol, por usur­pa­dor y tirano, ya que
había ocu­pa­do de for­ma ile­gal e ile­gí­ti­ma, median­te la fuer­za de las
armas, el neu­tral Rei­no de Naba­rra. El voraz ape­ti­to impe­rial del rey de
Espa­ña, Fer­nan­do el Fal­sa­rio, hace que des­de la can­ci­lle­ría de Ara­gón se
fal­si­fi­que una segun­da Bula, una vez ocu­pa­do el Rei­no de Naba­rra, que lleva
por nom­bre Exi­git con­tu­ma­tiam, y vin­cu­la­ba al Esta­do de Naba­rra a la
con­di­ción de colo­nia espa­ño­la, sir­vien­do has­ta hoy día al estado
espa­ñol, para jus­ti­fi­car toda suer­te de atro­pe­llos y crí­me­nes realizados
por su inqui­si­ción, más la des­truc­ción de los cas­ti­llos nava­rros y la
expul­sión de la noble­za e inte­lec­tua­li­dad huma­nis­ta del terri­to­rio ocupado
por sol­da­dos espa­ño­les, autén­ti­cos extran­je­ros en esta tierra.

Ante la pasi­vi­dad mun­dial, Fer­nan­do el Fal­sa­rio crea y san­cio­na unas nuevas
Cor­tes, real­men­te hechas a sus pro­pia medi­da el 13 de mar­zo del año 1513,
las cua­les, de for­ma ile­gal y frau­du­len­ta, lo titu­lan como rey de Navarra,
lo que faci­li­ta cier­ta y pos­te­rior­men­te el tra­ba­jo de ane­xión del Rei­no de
Nava­rra a la coro­na de Cas­ti­lla, efec­tua­do por el Fal­sa­rio en las cortes
espa­ño­las de Bur­gos el 7 de julio del año 1515, en don­de no se encontraba
nin­gún nava­rro, gene­ran­do inclu­so las pro­tes­tas y el encar­ce­la­mien­to­te su
leal escu­de­ro, Luís IV de Beaumont.

La apa­ri­ción de una ter­cer Bula, etsi obs­ti­na­ti tam­bién es falsificación
ante la com­pli­ci­dad pasi­va de la Igle­sia Cató­li­ca, la cual man­te­nía un
pac­to con el rei­no de Espa­ña debi­do a las cuan­tio­sas deu­das que acarreaba
con este, en gran medi­da por las fas­tuo­sas obras que esta­ban rea­li­zan­do en
el Vati­cano. Esta Bula ya es una cla­ra con­de­na­ción de los reyes navarros,
Cata­li­na I de Foix y Juan III de Albret. Es muy pro­ba­ble que el empe­ra­dor de
Roma, Julio II, sólo pro­cla­mó la bula con­tra Luís XII de Francia,
Uni­ver­sis San­tae Matris Eccle­siae, pero lo que es segu­ro su silencio
cóm­pli­ce ante el expo­lio del Esta­do de Naba­rra y la usur­pa­ción del rey
espa­ñol, Fer­nan­do el Falsario.

BIBLIOGRAFÍA

ADOT, Álva­ro. Juan de Albret y Cata­li­na de Foix o la defen­sa del Estado
nava­rro, 2005
AGRAMONT, Pedro. His­to­ria de Nava­rra, 1996
ALTUNA, Aitzol. Fer­nan­do el Fal­sa­rio, 2009
AOIZ, Flo­ren. La vie­ja heri­da. De la con­quis­ta espa­ño­la al amejoramiento
Foral, 2002
ARBELOA, Víc­tor Manuel. La cor­te pro­tes­tan­te de Nava­rra (1527−1563), 1992
BOISSONNADE, Pie­rre. La con­quis­ta de Nava­rra, 1981
CAMPIÓN, Artu­ro. Obras com­ple­tas, 1983
CLAVERÍA, Car­los. His­to­ria del Rei­no de Nava­rra, 1971
DE OLAIZOLA, Juan Mª y URZAINQUI, Tomás. La Nava­rra marí­ti­ma, 1998
ESARTE, Pello. Nava­rra 1512 – 1530, 2001
ESARTE, Pello, Repre­sión y repar­to del Esta­do nava­rro (siglos XVI y XVII),
2007
HUICI, María Puy. En torno a la con­quis­ta de Nava­rra, 1993
JIMENO, J. Mª., His­to­ria de Nava­rra. Des­de los orí­ge­nes has­ta nuestros
días, 1980
LACARRA, José Mª. His­to­ria polí­ti­ca del Rei­no de Nava­rra des­de sus
orí­ge­nes has­ta su incor­po­ra­ción a Cas­ti­lla, 1972
LACARRA, José Mª. His­to­ria del Rei­no de Nava­rra en la Edad Media, 1976
MIRANDA, Fer­mín. His­to­ria de Nava­rra, 2004
MORET Y ALESON. Anna­les del Reyno de Nava­rra, 1980
NARBAITZ, Pie­rre. Nava­rra o cuan­do los vas­cos tenían reyes, 2007
PÉREZ, María Cruz. Atlas de Nava­rra. Geo­gra­fía e his­to­ria, 2006
ORIA, Jon, Los últi­mos reyes de Nava­rra, 1987
ORIA, Jon, Nava­rra es una colo­nia espa­ño­la y fran­ce­sa, 1994
PESCADOR, Aitor. Fran­cis­co de Xabier, naci­mien­to de un mito, muer­te de una
nación, 2006
SALDISE ALDA, Iñi­go. La gue­rra de Nava­rra, 2007
SALDISE ALDA, Iñi­go. Los here­de­ros de San Pedro con­tra los nava­rros, 2008
SALDISE ALDA, Iñi­go. La Igle­sia Cató­li­ca y su gran deu­da con Nabarra,
2009
SERRANO, Bixen­te, Nava­rra. Las tra­mas de la his­to­ria, 2006
SORAUREN, Mikel, His­to­ria de Nava­rra, el Esta­do Vas­co, 1999
URZAINQUI, Tomás. Nava­rra, sin fron­te­ras impues­tas, 2002
URZAINQUI, Tomás, Nava­rra Esta­do euro­peo, 2003
USUNARIZ, Jesús María. His­to­ria Bre­ve de Nava­rra, 2006
VV.AA. His­to­ria Ilus­tra­da de Nava­rra, 1993
VV.AA. His­to­ria de Nava­rra, 1994
VV.AA., Enri­que II de Albret “el san­güe­sino” (1503−1555), 2003
YANGUAS Y MIRANDA. Cró­ni­ca de los reyes de Nava­rra, 1843
YANGUAS Y MIRANDA. His­to­ria com­pen­dia­da del Rei­no de Nava­rra, 1843

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.