Con­de­nan por esta­fa a una ex edil del PP de Gas­teiz- Gara

La Sec­ción Segun­da de la Audien­cia Pro­vin­cial de Ara­ba ha dic­ta­do una sen­ten­cia en la que impo­ne a Raquel Mar­tí­nez y a su pare­ja, Boni­fa­cio Cova­rru­bias, sen­das penas de seis años de cár­cel, 5.400 euros de mul­ta e indem­ni­za­cio­nes a doce per­ju­di­ca­dos por un valor total de 195.000 euros.

La ex edil, que fue expul­sa­da del PP en 2004, ya fue con­de­na­da ante­rior­men­te por la Audien­cia Pro­vin­cial de Ara­ba por haber esta­fa­do a dos muje­res a las que pro­me­tió faci­li­tar­les el acce­so a una vivien­da pro­te­gi­da a cam­bio de dine­ro, 12.000 euros en el caso de una y 18.000 la otra, aun­que esta sen­ten­cia está recu­rri­da ante el Tri­bu­nal Supre­mo.

Según indi­ca Efe, la nue­va sen­ten­cia con­si­de­ra pro­ba­do que Mar­tí­nez, tras aban­do­nar su car­go de con­ce­jal, que ejer­ció entre 1999 y 2003, se tras­la­dó a Madrid con su pare­ja, que era tam­bién su escol­ta per­so­nal, y ambos cons­ti­tu­ye­ron la empre­sa de ges­tión inmo­bi­lia­ria Ges­bo­ra.

Entre octu­bre de 2005 y noviem­bre de 2007, soli­ci­ta­ron dine­ro a dife­ren­tes per­so­nas «hacién­do­les creer que harían las ges­tio­nes nece­sa­rias para pro­por­cio­nar­les de for­ma pre­fe­ren­te un piso de pro­tec­ción ofi­cial, de pre­cio tasa­do o un piso libre» en Gas­teiz, y «daban apa­rien­cia de con­fian­za» a las ope­ra­cio­nes por la con­di­ción de ex con­ce­jal de la mujer y por los con­tac­tos que decía tener en diver­sos orga­nis­mos públi­cos.

El fallo reco­ge que­se apro­pia­ron de can­ti­da­des que osci­lan entre los 6.000 y los 38.000 euros, aun­que la mayo­ría de las víc­ti­mas les entre­ga­ron 18.000 euros, siem­pre «a sabien­das de que no iban a rea­li­zar nin­gu­na ges­tión» y de que «no tenían nin­gu­na capa­ci­dad para pro­por­cio­nar los inmue­bles».

La Sala cali­fi­ca los hechos como un deli­to con­ti­nua­do de esta­fa agra­va­da por­que, guia­dos por el áni­mo de lucro, los pro­ce­sa­dos uti­li­za­ron «el enga­ño» para hacer­se con el dine­ro, en un acto de «espe­cial gra­ve­dad» por el valor de la defrau­da­ción.

La sen­ten­cia tam­bién sub­ra­ya que los per­ju­di­ca­dos eran en su mayo­ría jóve­nes que que­rían com­prar una vivien­da pro­te­gi­da como domi­ci­lio habi­tual, ya que su situa­ción eco­nó­mi­ca no les per­mi­tía acce­der al mer­ca­do inmo­bi­lia­rio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *