Tren de alta velo­ci­dad: UPN y PSN hipo­te­can Naba­rra para con­ten­tar a las constructoras.

TAV-protesta-2008080407571801hg2

El escan­da­lo­so caso de EHN ha vuel­to a cons­ta­tar las cone­xio­nes entre poder polí­ti­co e intere­ses empre­sa­ria­les en Nava­rra. Sólo des­de este pun­to de vis­ta se pue­de com­pren­der el empe­ci­na­mien­to del Gobierno de Nava­rra para come­ter un tre­men­do des­pro­pó­si­to: la impo­si­ción del TAV.

Habla­mos de impo­si­ción por­que se nie­ga el deba­te y par­ti­ci­pa­ción social sobre un pro­yec­to que va a com­pro­me­ter seria­men­te la via­bi­li­dad de Nava­rra y el bien­es­tar de su ciu­da­da­nía por varios lustros.
Cons­truir el TAV supo­ne la des­truc­ción del patri­mo­nio natu­ral nava­rro, tan­to en las zonas que barre el iti­ne­ra­rio del TAV, como por los «daños cola­te­ra­les» de este pro­yec­to en for­ma de inmen­sas can­te­ras, escom­bre­ras, cen­tra­les tér­mi­cas y auto­pis­tas eléctricas.

El TAV no va a supo­ner nin­gún bene­fi­cio para la gran mayo­ría de la pobla­ción. Tan sólo va a ser­vir para enri­que­cer a cons­truc­to­res y pro­mo­to­res, en un momen­to en el que la pobla­ción nava­rra sufre las con­se­cuen­cias de la cri­sis y las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les de UPN-PSN. ¿Cómo es posi­ble que se hagan recor­tes en la sani­dad públi­ca, argu­men­tan­do la fal­ta de pre­su­pues­to, mien­tras que se com­pro­me­ten más de 1.500 millo­nes de euros (o el doble, según algu­nos cálcu­los) en esta salvajada?

UPN y PSN alar­dean de cosm­po­li­tas, defen­dien­do el TAV por­que vie­ne de Euro­pa. Pero con­de­nan a la pobla­ción nava­rra por varias gene­ra­cio­nes a sopor­tar un défi­cit de inver­sión en edu­ca­ción y sani­dad que nos sitúan a la cola de Europa.
Des­de LAB exi­gi­mos la para­li­za­ción y reti­ra­da del pro­yec­to del TAV. Exi­gi­mos que las par­ti­das pre­su­pues­ta­rias pre­vis­tas se invier­tan en edu­ca­ción, sani­dad y ser­vi­cios socia­les para toda la pobla­ción nava­rra. Hace­mos un lla­ma­mien­to a la cla­se tra­ba­ja­do­ra para par­ti­ci­par en todas las movi­li­za­cio­nes de opo­si­ción a dicho proyecto.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.