Lai­cis­mos con­fe­sio­na­les- Sabino Cua­dra Lasar­te

Es un chis­te, o sea que no hay que bus­car­le mayor fide­li­dad al rela­to. Esta­ba pre­di­can­do Jesu­cris­to por uno de esos para­jes gali­leos cuan­do afir­mó cla­ri­vi­den­te: «Yo soy quien soy y ven­go de don­de ven­go». Y Judas, que anda­ba por allí cer­ca y le oyó, pen­só para sus aden­tros: «Y noso­tros te segui­mos por lo cla­ro que hablas».
En las ins­ti­tu­cio­nes ocu­rre muchas veces algo de esto, pues nadie entien­de nada de lo que afir­man sus seño­rías, de lo abi­ga­rra­do que hablan y de tan­to que saben. En otros casos, como el pre­sen­te, enten­der sí que se entien­de lo que dicen, pero no lo que hacen, pues don­de dije­ron digo, aho­ra dicen Die­go, o se pasan del arre al so y del frío al calor sin que nadie entien­da el por­qué ni el cómo de tan volu­ble pro­ce­der. Vea­mos.
El Par­la­men­to Foral, a ini­cia­ti­va de Nafa­rroa Bai, apro­bó recien­te­men­te con los votos de esta coa­li­ción y los del PSN e IU una plau­si­ble pro­po­si­ción en favor de ins­tar a todas las ins­ti­tu­cio­nes nava­rras para que «den pasos a favor de la lai­ci­dad, como mues­tra del res­pec­to a todas las creen­cias, y tra­ba­jen a favor de la neu­tra­li­dad reli­gio­sa de las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas».
Sin embar­go, a los pocos días de lo ante­rior, aten­dien­do a la soli­ci­tud pre­sen­ta­da por el cape­llán de San Miguel de Ara­lar, se votó y acor­dó la visi­ta de la ima­gen del arcán­gel al Par­la­men­to, con los votos a favor de PSN, UPN, CDN… y tam­bién NaBai, abs­te­nién­do­se IU. Diga­mos en cual­quier caso que dos par­la­men­ta­rios de la coa­li­ción se han mos­tra­do des­pués con­tra­rios a tal visi­ta e IU ha anun­cia­do su inten­ción de recu­rrir el cita­do acuer­do.
Es algo que suce­de bas­tan­te a menu­do, por des­gra­cia, con este tema. Nues­tros edi­les y par­la­men­ta­rios fir­man y afir­man todo tipo de mani­fies­tos refe­ren­tes a la lai­ci­dad y a la nece­si­dad de levan­tar una cla­ra barre­ra entre los mun­dos civi­les y reli­gio­sos, pero cuan­do lle­ga la fecha de San Fran­cis­co Javier, San Fer­mín, la Vir­gen patro­na del lugar o la pro­ce­sión de vaya usted a saber qué san­to o a qué ermi­ta, la sagra­da tra­di­ción está por enci­ma de las más pro­fun­das con­vic­cio­nes lai­cas. Es decir, se afir­ma el lai­cis­mo en lo gene­ral para todo el mun­do mun­dial, pero se nie­ga el mis­mo en lo con­cre­to, jus­to cuan­do más nos ata­ñe direc­ta­men­te: lai­cis­mos ven­do y para mí no ten­go.
El lai­cis­mo, por otro lado, no es tan solo para que no exis­tan sím­bo­los reli­gio­sos o no se hagan kale­ji­ras ange­li­ca­les por par­la­men­tos, ayun­ta­mien­tos, cen­tros de ense­ñan­za y de salud…, sino tam­bién para que no haya car­gos públi­cos actuan­do como tales en espa­cios reli­gio­sos. Que cada año en San­fer­mi­nes, en la pro­ce­sión del 7 de julio, ten­ga que ren­dir­se plei­te­sía fes­ti­va al aca­ta­puer­cano Cabil­do cate­dra­li­cio enca­be­za­do por su actual arzo­bis­po y gene­ral del Ejér­ci­to espa­ñol es algo que, con per­dón, cla­ma al cie­lo. Que en algu­nos pue­blos se sigan inclu­so rea­li­zan­do auzo­la­nas para repa­rar las ermi­tas del lugar, a pesar del san­to expo­lio, pilla­je y robo de igle­sias, cemen­te­rios y casas cura­les prac­ti­ca­do por las más altas jerar­quías ecle­siás­ti­cas duran­te estos últi­mos años care­ce de cual­quier tipo de jus­ti­fi­ca­ción.
Lo del arcán­gel San Miguel tie­ne, ade­más, su pun­to, pues se tra­ta del acep­ta­do como Jefe de los Ejér­ci­tos celes­tia­les tan­to en las reli­gio­nes judía e islá­mi­ca como en las igle­sias cató­li­ca, orto­do­xa, cop­ta y angli­ca­na. Su ima­gen, por­tan­do siem­pre una espa­da o una lan­za, repre­sen­ta al impla­ca­ble gue­rre­ro de Dios, defen­sor en cada una de las reli­gio­nes, de la pro­pia, como úni­ca y ver­da­de­ra, así como azo­te de luci­fe­res y entor­nos heré­ti­cos de todo tipo.
Tan­to es así que si nues­tro arzo­bis­po-gene­ral actua­li­za­ra hoy su figu­ra, segu­ro que cam­bia­ría sus arcai­cas armas por el últi­mo mode­lo de fusil de asal­to del mer­ca­do y un lan­za­gra­na­das láser.
La lai­ci­dad que­dó rele­ga­da duran­te la tran­si­ción y el deba­te cons­ti­tu­cio­nal. Los pri­vi­le­gios de los que dis­fru­ta hoy la Igle­sia en los terre­nos polí­ti­cos, edu­ca­ti­vos, fis­ca­les y pre­su­pues­ta­rios son inmen­sos. Hoy se sigue sin atre­ver­se a poner­le el cas­ca­bel al gato. A lo más, se hacen posturi­tas, como la repre­sen­ta­da en su momen­to en el Par­la­men­to Foral, pero cuan­do lle­ga la hora de la ver­dad, sacro­san­tas tra­di­cio­nes y espe­cia­les excep­cio­nes hacen que todo siga sien­do muy pare­ci­do. Sola­men­te en con­ta­das oca­sio­nes (pro­ce­sio­nes de la Sal­ve en Donos­tia, de San Este­ban en Berrio­zar…) algu­nos ayun­ta­mien­tos han dado pasos posi­ti­vos a favor del lai­cis­mo en nues­tras fies­tas.
El día a día de la jerar­quía ecle­siás­ti­ca va des­ca­ra­da­men­te a peor. Sus men­sa­jes son cada vez más reac­cio­na­rios. Últi­ma­men­te, el geno­ci­dio nazi es el escu­do tras el que se escon­den para defen­der sus encí­cli­cas y ser­mo­nes. El arzo­bis­po de Gra­na­da, Javier Mar­tí­nez, afir­ma que quie­nes aprue­ban la ley del abor­to y los pro­fe­sio­na­les que lo prac­ti­can son simi­la­res a los cri­mi­na­les al man­do de los cam­pos de con­cen­tra­ción nazis.
En el ser­món del pasa­do Vier­nes San­to en el Vati­cano, el ofi­cian­te Can­ta­la­mes­sa ha com­pa­ra­do tam­bién las crí­ti­cas rea­li­za­das a la Igle­sia cató­li­ca por el uni­ver­sal regue­ro de casos de pede­ras­tia prac­ti­ca­dos por reli­gio­sos, con la per­se­cu­ción nazi y el holo­caus­to judío. Olvi­dan o escon­den ade­más que, si alguien calló y con­des­cen­dió ante los crí­me­nes de Hitler fue, pre­ci­sa­men­te, el Vati­cano.
He leí­do hace unos días en la pren­sa que ha sido pre­sen­ta­do un mani­fies­to ten­den­te a impul­sar unas fies­tas real­men­te popu­la­res. En la mis­ma par­ti­ci­pan, entre otros meri­to­rios agen­tes, las com­par­sas de Bil­bo, la pla­ta­for­ma Gora Iru­ñea!, la Comi­sión de Txoz­nas de Gas­teiz, Donos­tia­ko Pira­tak y un buen núme­ro de escri­to­res, ber­tso­la­ris… Se tra­ta, sin duda algu­na, de una ini­cia­ti­va opor­tu­na y muy nece­sa­ria.
En cual­quier caso, esta­ría bien que tan reco­no­ci­dos colec­ti­vos inte­gra­ran tam­bién den­tro de sus obje­ti­vos el tra­ba­jar por con­se­guir unas fies­tas lai­cas en las que, tan­to en los pro­gra­mas ofi­cia­les como en los popu­la­res y alter­na­ti­vos que pue­dan exis­tir, no ten­gan cabi­da pro­ce­sio­nes ni actos reli­gio­sos, pues aquí, en Iru­ñea, tras nues­tro que­ri­do Cabil­do y arzo­bis­po-gene­ral expo­lia­dor del bien común, no sólo des­fi­lan los con­ce­ja­les, sino tam­bién los repre­sen­tan­tes de las peñas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *