Lai­cis­mos con­fe­sio­na­les- Sabino Cua­dra Lasarte

Es un chis­te, o sea que no hay que bus­car­le mayor fide­li­dad al rela­to. Esta­ba pre­di­can­do Jesu­cris­to por uno de esos para­jes gali­leos cuan­do afir­mó cla­ri­vi­den­te: «Yo soy quien soy y ven­go de don­de ven­go». Y Judas, que anda­ba por allí cer­ca y le oyó, pen­só para sus aden­tros: «Y noso­tros te segui­mos por lo cla­ro que hablas».
En las ins­ti­tu­cio­nes ocu­rre muchas veces algo de esto, pues nadie entien­de nada de lo que afir­man sus seño­rías, de lo abi­ga­rra­do que hablan y de tan­to que saben. En otros casos, como el pre­sen­te, enten­der sí que se entien­de lo que dicen, pero no lo que hacen, pues don­de dije­ron digo, aho­ra dicen Die­go, o se pasan del arre al so y del frío al calor sin que nadie entien­da el por­qué ni el cómo de tan volu­ble pro­ce­der. Veamos.
El Par­la­men­to Foral, a ini­cia­ti­va de Nafa­rroa Bai, apro­bó recien­te­men­te con los votos de esta coa­li­ción y los del PSN e IU una plau­si­ble pro­po­si­ción en favor de ins­tar a todas las ins­ti­tu­cio­nes nava­rras para que «den pasos a favor de la lai­ci­dad, como mues­tra del res­pec­to a todas las creen­cias, y tra­ba­jen a favor de la neu­tra­li­dad reli­gio­sa de las ins­ti­tu­cio­nes públicas».
Sin embar­go, a los pocos días de lo ante­rior, aten­dien­do a la soli­ci­tud pre­sen­ta­da por el cape­llán de San Miguel de Ara­lar, se votó y acor­dó la visi­ta de la ima­gen del arcán­gel al Par­la­men­to, con los votos a favor de PSN, UPN, CDN… y tam­bién NaBai, abs­te­nién­do­se IU. Diga­mos en cual­quier caso que dos par­la­men­ta­rios de la coa­li­ción se han mos­tra­do des­pués con­tra­rios a tal visi­ta e IU ha anun­cia­do su inten­ción de recu­rrir el cita­do acuerdo.
Es algo que suce­de bas­tan­te a menu­do, por des­gra­cia, con este tema. Nues­tros edi­les y par­la­men­ta­rios fir­man y afir­man todo tipo de mani­fies­tos refe­ren­tes a la lai­ci­dad y a la nece­si­dad de levan­tar una cla­ra barre­ra entre los mun­dos civi­les y reli­gio­sos, pero cuan­do lle­ga la fecha de San Fran­cis­co Javier, San Fer­mín, la Vir­gen patro­na del lugar o la pro­ce­sión de vaya usted a saber qué san­to o a qué ermi­ta, la sagra­da tra­di­ción está por enci­ma de las más pro­fun­das con­vic­cio­nes lai­cas. Es decir, se afir­ma el lai­cis­mo en lo gene­ral para todo el mun­do mun­dial, pero se nie­ga el mis­mo en lo con­cre­to, jus­to cuan­do más nos ata­ñe direc­ta­men­te: lai­cis­mos ven­do y para mí no tengo.
El lai­cis­mo, por otro lado, no es tan solo para que no exis­tan sím­bo­los reli­gio­sos o no se hagan kale­ji­ras ange­li­ca­les por par­la­men­tos, ayun­ta­mien­tos, cen­tros de ense­ñan­za y de salud…, sino tam­bién para que no haya car­gos públi­cos actuan­do como tales en espa­cios reli­gio­sos. Que cada año en San­fer­mi­nes, en la pro­ce­sión del 7 de julio, ten­ga que ren­dir­se plei­te­sía fes­ti­va al aca­ta­puer­cano Cabil­do cate­dra­li­cio enca­be­za­do por su actual arzo­bis­po y gene­ral del Ejér­ci­to espa­ñol es algo que, con per­dón, cla­ma al cie­lo. Que en algu­nos pue­blos se sigan inclu­so rea­li­zan­do auzo­la­nas para repa­rar las ermi­tas del lugar, a pesar del san­to expo­lio, pilla­je y robo de igle­sias, cemen­te­rios y casas cura­les prac­ti­ca­do por las más altas jerar­quías ecle­siás­ti­cas duran­te estos últi­mos años care­ce de cual­quier tipo de justificación.
Lo del arcán­gel San Miguel tie­ne, ade­más, su pun­to, pues se tra­ta del acep­ta­do como Jefe de los Ejér­ci­tos celes­tia­les tan­to en las reli­gio­nes judía e islá­mi­ca como en las igle­sias cató­li­ca, orto­do­xa, cop­ta y angli­ca­na. Su ima­gen, por­tan­do siem­pre una espa­da o una lan­za, repre­sen­ta al impla­ca­ble gue­rre­ro de Dios, defen­sor en cada una de las reli­gio­nes, de la pro­pia, como úni­ca y ver­da­de­ra, así como azo­te de luci­fe­res y entor­nos heré­ti­cos de todo tipo.
Tan­to es así que si nues­tro arzo­bis­po-gene­ral actua­li­za­ra hoy su figu­ra, segu­ro que cam­bia­ría sus arcai­cas armas por el últi­mo mode­lo de fusil de asal­to del mer­ca­do y un lan­za­gra­na­das láser.
La lai­ci­dad que­dó rele­ga­da duran­te la tran­si­ción y el deba­te cons­ti­tu­cio­nal. Los pri­vi­le­gios de los que dis­fru­ta hoy la Igle­sia en los terre­nos polí­ti­cos, edu­ca­ti­vos, fis­ca­les y pre­su­pues­ta­rios son inmen­sos. Hoy se sigue sin atre­ver­se a poner­le el cas­ca­bel al gato. A lo más, se hacen posturi­tas, como la repre­sen­ta­da en su momen­to en el Par­la­men­to Foral, pero cuan­do lle­ga la hora de la ver­dad, sacro­san­tas tra­di­cio­nes y espe­cia­les excep­cio­nes hacen que todo siga sien­do muy pare­ci­do. Sola­men­te en con­ta­das oca­sio­nes (pro­ce­sio­nes de la Sal­ve en Donos­tia, de San Este­ban en Berrio­zar…) algu­nos ayun­ta­mien­tos han dado pasos posi­ti­vos a favor del lai­cis­mo en nues­tras fiestas.
El día a día de la jerar­quía ecle­siás­ti­ca va des­ca­ra­da­men­te a peor. Sus men­sa­jes son cada vez más reac­cio­na­rios. Últi­ma­men­te, el geno­ci­dio nazi es el escu­do tras el que se escon­den para defen­der sus encí­cli­cas y ser­mo­nes. El arzo­bis­po de Gra­na­da, Javier Mar­tí­nez, afir­ma que quie­nes aprue­ban la ley del abor­to y los pro­fe­sio­na­les que lo prac­ti­can son simi­la­res a los cri­mi­na­les al man­do de los cam­pos de con­cen­tra­ción nazis.
En el ser­món del pasa­do Vier­nes San­to en el Vati­cano, el ofi­cian­te Can­ta­la­mes­sa ha com­pa­ra­do tam­bién las crí­ti­cas rea­li­za­das a la Igle­sia cató­li­ca por el uni­ver­sal regue­ro de casos de pede­ras­tia prac­ti­ca­dos por reli­gio­sos, con la per­se­cu­ción nazi y el holo­caus­to judío. Olvi­dan o escon­den ade­más que, si alguien calló y con­des­cen­dió ante los crí­me­nes de Hitler fue, pre­ci­sa­men­te, el Vaticano.
He leí­do hace unos días en la pren­sa que ha sido pre­sen­ta­do un mani­fies­to ten­den­te a impul­sar unas fies­tas real­men­te popu­la­res. En la mis­ma par­ti­ci­pan, entre otros meri­to­rios agen­tes, las com­par­sas de Bil­bo, la pla­ta­for­ma Gora Iru­ñea!, la Comi­sión de Txoz­nas de Gas­teiz, Donos­tia­ko Pira­tak y un buen núme­ro de escri­to­res, ber­tso­la­ris… Se tra­ta, sin duda algu­na, de una ini­cia­ti­va opor­tu­na y muy necesaria.
En cual­quier caso, esta­ría bien que tan reco­no­ci­dos colec­ti­vos inte­gra­ran tam­bién den­tro de sus obje­ti­vos el tra­ba­jar por con­se­guir unas fies­tas lai­cas en las que, tan­to en los pro­gra­mas ofi­cia­les como en los popu­la­res y alter­na­ti­vos que pue­dan exis­tir, no ten­gan cabi­da pro­ce­sio­nes ni actos reli­gio­sos, pues aquí, en Iru­ñea, tras nues­tro que­ri­do Cabil­do y arzo­bis­po-gene­ral expo­lia­dor del bien común, no sólo des­fi­lan los con­ce­ja­les, sino tam­bién los repre­sen­tan­tes de las peñas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.