El table­ro de la «gue­rra fría» – Manuel Frey­tas (IAR Noticias)

5_vladimir_putin_dmitri_medvedev
Según las agen­cias rusas, Mos­cú pre­pa­ra un des­fi­le mili­tar espec­ta­cu­lar y sin pre­ce­den­tes para cele­brar el Día de la Victoria.
Más de 10.000 efec­ti­vos mili­ta­res, has­ta 127 avio­nes y heli­cóp­te­ros y unos 160 equi­pos terres­tres van a par­ti­ci­par en un des­fi­le sin pre­ce­den­tes que ten­drá lugar en la Pla­za Roja de Mos­cú el pró­xi­mo 9 de mayo, con moti­vo del 65º ani­ver­sa­rio de la vic­to­ria en la Segun­da Gue­rra Mun­dial, comu­ni­có este lunes el coro­nel gene­ral ruso Ale­xan­der Kol­ma­kov, vice­mi­nis­tro pri­me­ro de Defensa.
Pero hay un ado­sa­do: Por vez pri­me­ra, mili­ta­res de EEUU, Fran­cia y Gran Bre­ta­ña des­fi­la­rán por la Pla­za Roja con­jun­ta­men­te con los efec­ti­vos del Ejér­ci­to ruso, hecho que Kol­ma­kov cali­fi­có como «reco­no­ci­mien­to de la incues­tio­na­ble con­tri­bu­ción de la Unión Sovié­ti­ca a la vic­to­ria sobre el fascismo».
Tam­bién fue­ron invi­ta­dos al des­fi­le de Mos­cú guar­dias de honor del Ejér­ci­to pola­co y los mili­ta­res de todas las nacio­nes inte­gra­das en la Comu­ni­dad de Esta­dos Inde­pen­dien­tes ( CEI), recor­dó el gene­ral. «Geor­gia no for­ma par­te de la CEI. Creo que los demás comen­ta­rios huel­gan», agregó.
La fes­ti­vi­dad ‑seña­la la pren­sa rusa- ten­drá una enver­ga­du­ra nun­ca vis­ta. Habrá des­fi­les de tro­pas y equi­pos mili­ta­res no sólo en Mos­cú sino tam­bién en las ciu­da­des héroes, así como en los prin­ci­pa­les cen­tros mili­ta­res y nava­les del país: un total de 18 loca­li­da­des rusas más, por un acuer­do con Kiev, el puer­to ucra­niano de Sebas­to­pol, base de la Flo­ta rusa del mar Negro.
Mili­ta­res rusos tie­nen pre­vis­to par­ti­ci­par tam­bién en des­fi­les simi­la­res que se van a desa­rro­llar en otros paí­ses de la anti­gua URSS, en par­ti­cu­lar, en Bie­lo­rru­sia y en Ucrania.
El mon­ta­je del esce­na­rio, esti­man ana­lis­tas rusos, se orien­ta a la estra­te­gia bipo­lar que vie­ne desa­rro­llan­do el gobierno ruso con Washing­ton: Mos­trar volun­tad de nego­cia­ción con EEUU, pero man­te­ner una con­ti­núa demos­tra­ción de fuer­za mili­tar ante Washing­ton y sus alia­dos de la OTAN.
Ade­más, la demos­tra­ción de fuer­za mili­tar coin­ci­de con los tiem­pos de la com­pli­ca­da nego­cia­ción que vie­nen sos­te­nien­do Washing­ton y Mos­cú de cara a un tra­ta­do bila­te­ral sobre armas estratégicas.
El pre­si­den­te de Rusia, Dmi­tri Med­vé­dev, par­ti­ci­pa­rá en la cum­bre de segu­ri­dad nuclear que se desa­rro­lla­rá en Washing­ton del 12 al 13 de este mes de abril, y des­pués visi­ta­rá la Argen­ti­na y Bra­sil, infor­mó hoy la ofi­ci­na de pren­sa del Kremlin.
La visi­ta a la Argen­ti­na está pre­vis­ta para el 14 y el 15 de abril. Lue­go en Bra­si­lia (Bra­sil) se cele­bra­rá la segun­da cum­bre de BRIC: Bra­sil, Rusia, la India y Chi­na, cua­tro Esta­dos en rápi­do desarrollo.
En el foro de BRIC par­ti­ci­pa­rán, ade­más de Med­vé­dev, el pre­si­den­te bra­si­le­ño Lula da Sil­va, el pri­mer minis­tro indio Man­mohan Singh y el pre­si­den­te chino Hu Jintao.
El table­ro de la «gue­rra fría»
En el table­ro del «Gran Jue­go» geo­po­lí­ti­co y mili­tar mun­dial hay dos con­flic­tos estra­té­gi­cos que (por razo­nes de sus ali­nea­mien­tos e influen­cia glo­bal) se resu­men en «uno solo» y pue­den hacer esta­llar el pla­ne­ta en un des­en­la­ce mili­tar: A) La gue­rra fría EEUU-Rusia, y B) la gue­rra fría EEUU-China.
Los fac­to­res deto­nan­tes que con­vier­ten a estos dos fren­tes de con­flic­to en UNO SOLO, son Irán y el con­flic­to del mun­do islá­mi­co con Israel (la mecha de encen­di­do hacia cual­quier des­en­la­ce mili­tar futuro).
Des­de la gue­rra de Geor­gia, en agos­to del 2008, el Krem­lin, sin suti­le­zas diplo­má­ti­cas, vie­ne mar­can­do el table­ro y ponién­do­le lími­tes al jue­go USA-OTAN en el ex espa­cio soviético.
Así como Washing­ton (a tra­vés de su «Revi­sión de Defen­sa Cua­trie­nal 2010»), iden­ti­fi­có al «terro­ris­mo» y a Irán (el alia­do cla­ve de Pekín y Mos­cú) como las prin­ci­pa­les ame­na­zas a la «segu­ri­dad glo­bal», Rusia iden­ti­fi­có la expan­sión de la OTAN (alian­za EEUU-Euro­pa) como una de las prin­ci­pa­les ame­na­zas a su segu­ri­dad nacional.
Pero Mos­cú fue más allá: En una reafir­ma­ción doc­tri­na­ria de su pode­río mili­tar rei­vin­di­có este año el dere­cho de Rusia a uti­li­zar armas nuclea­res si la exis­ten­cia del país está en peligro.
La fuer­za nuclear de Rusia (la segun­da poten­cia mili­tar detrás de EEUU) está com­pues­ta por sis­te­mas de misi­les balís­ti­cos, sub­ma­ri­nos nuclea­res equi­pa­dos con misi­les balís­ti­cos y bom­bar­de­ros estra­té­gi­cos con bom­bas ató­mi­cas y misi­les de cru­ce­ro capa­ces de trans­por­tar cabe­zas nuclea­res a cual­quier lugar del planeta.
En agos­to de 2007, Rusia anun­ció la pues­ta en mar­cha de un sis­te­ma defen­si­vo aero­es­pa­cial sin paran­gón en el mun­do, con el S‑400, capaz de derri­bar de mane­ra simul­tá­nea 12 obje­ti­vos aéreos de cual­quier tipo des­de una altu­ra de 10 metros has­ta los 30 kilómetros.
Uti­li­zan­do como herra­mien­tas estra­té­gi­cas al petró­leo y al desa­rro­llo arma­men­tis­ta, Rusia (con Vla­di­mir Putin como motor) con­ti­nuó relan­zán­do­se como la gran poten­cia nuclear del siglo XXI en abier­ta com­pe­ten­cia con EEUU y sus socios de la Unión Europea.
De acuer­do con su nue­va doc­tri­na, Rusia segui­rá desa­rro­llan­do y moder­ni­zan­do su apa­ra­to mili­tar-nuclear y aumen­tan­do su capa­ci­dad para supe­rar los sis­te­mas anti­mi­si­les y la capa­ci­dad nuclear de cual­quier enemi­go que ame­na­ce su super­vi­ven­cia futura.
La nue­va hipó­te­sis de con­flic­to mili­tar rusa, que ya fue apro­ba­da, en febre­ro, por el pre­si­den­te ruso, Dimi­tri Med­ve­dev, iden­ti­fi­ca la expan­sión de la OTAN hacia Euro­pa del Este (los ex espa­cios sovié­ti­cos) y la ins­ta­la­ción del escu­do anti­mi­si­les de EEUU en Euro­pa, como los prin­ci­pa­les ries­gos para su segu­ri­dad nacional.
El tex­to del docu­men­to dice que una de las «prin­ci­pa­les ame­na­zas de gue­rra» pro­vie­ne de la expan­sión de la OTAN hacia las fron­te­ras de Rusia. Como pun­to com­ple­men­ta­rio alu­de a la pro­li­fe­ra­ción de armas de des­truc­ción masi­va y Esta­dos regio­na­les con armas nuclea­res. Más pre­ci­sa­men­te, «la crea­ción y el des­plie­gue de sis­te­mas anti­mi­si­les estra­té­gi­cos que soca­van la esta­bi­li­dad glo­bal», en rela­ción con el sis­te­ma pro­yec­ta­do para Polo­nia y Repú­bli­ca Che­ca, y el más recien­te, de ins­ta­lar un escu­do nuclear.
A la vez, en febre­ro, Mos­cú recha­zó la peti­ción para que reti­re sus misi­les nuclea­res tác­ti­cos de las fron­te­ras con la Unión Euro­pea (UE), en el encla­ve bál­ti­co ruso de Kali­nin­gra­do y la penín­su­la de Kola, entre los mares Blan­co y de Barents.
Dmi­tri Rogo­zin, emba­ja­dor ruso ante la OTAN, cri­ti­có el pro­yec­to de EEUU en Ruma­nia según el cual pla­nea empla­zar misi­les inter­cep­to­res en este terri­to­rio y vati­ci­nó que los nue­vos pla­nes de Washing­ton afec­ta­rán «direc­ta­men­te» a las nego­cia­cio­nes de desar­me nuclear en mar­cha entre los dos países.
Por su par­te, el Esta­do Mayor de la Arma­da rusa anun­ció que, si el Pen­tá­gono con­ti­núa con el des­plie­gue de su sis­te­ma anti­mi­si­les, Mos­cú refor­za­rá con uni­da­des nuclea­res su pode­ro­sa Flo­ta en el Mar Negro
Por su par­te Vla­di­mir Putin (el poder detrás de Med­ve­dev) soli­ci­tó a EEUU que entre­gue a Rusia todos los datos sobre su sis­te­ma de defen­sa anti­mi­si­les (DAM), y advir­tió que los sis­te­mas defen­si­vos en Euro­pa podrían afec­tar al desa­rro­llo de las con­ver­sa­cio­nes entre las dos poten­cias sobre el nue­vo tra­ta­do de reduc­ción de las armas nuclea­res estra­té­gi­cas (START).
En con­fe­ren­cia de pren­sa, Putin anun­ció que Rusia «segui­rá desa­rro­llan­do las armas ofen­si­vas» a fin de man­te­ner «el equi­li­brio estra­té­gi­co» con EEUU, que (a dife­ren­cia de Rusia), está amplian­do su sis­te­ma de defen­sa anti­mi­si­les en Europa.
De esta mane­ra, y en el con­tex­to de una reno­va­ción del tra­ta­do nuclear con EEUU, Rusia deci­dió «nuclea­ri­zar» la gue­rra fría (por áreas de influen­cia) con EEUU en una reafir­ma­ción cla­ra de su pode­río mili­tar y plan­tean­do un nue­vo desa­fío a la hege­mo­nía USA-UE-OTAN en los espa­cios postsoviéticos.
En este mar­co hay que inter­pre­tar la pró­xi­ma «cum­bre nuclear» EEUU-Rusia y las seña­les que Mos­cú envía a Washing­ton con el des­plie­gue cele­bra­to­rio de su apa­ra­to militar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.