El table­ro de la «gue­rra fría» – Manuel Frey­tas (IAR Noticias)

5_vladimir_putin_dmitri_medvedev
Según las agen­cias rusas, Mos­cú pre­pa­ra un des­fi­le mili­tar espec­ta­cu­lar y sin pre­ce­den­tes para cele­brar el Día de la Victoria.
Más de 10.000 efec­ti­vos mili­ta­res, has­ta 127 avio­nes y heli­cóp­te­ros y unos 160 equi­pos terres­tres van a par­ti­ci­par en un des­fi­le sin pre­ce­den­tes que ten­drá lugar en la Pla­za Roja de Mos­cú el pró­xi­mo 9 de mayo, con moti­vo del 65º ani­ver­sa­rio de la vic­to­ria en la Segun­da Gue­rra Mun­dial, comu­ni­có este lunes el coro­nel gene­ral ruso Ale­xan­der Kol­ma­kov, vice­mi­nis­tro pri­me­ro de Defensa.
Pero hay un ado­sa­do: Por vez pri­me­ra, mili­ta­res de EEUU, Fran­cia y Gran Bre­ta­ña des­fi­la­rán por la Pla­za Roja con­jun­ta­men­te con los efec­ti­vos del Ejér­ci­to ruso, hecho que Kol­ma­kov cali­fi­có como «reco­no­ci­mien­to de la incues­tio­na­ble con­tri­bu­ción de la Unión Sovié­ti­ca a la vic­to­ria sobre el fascismo».
Tam­bién fue­ron invi­ta­dos al des­fi­le de Mos­cú guar­dias de honor del Ejér­ci­to pola­co y los mili­ta­res de todas las nacio­nes inte­gra­das en la Comu­ni­dad de Esta­dos Inde­pen­dien­tes ( CEI), recor­dó el gene­ral. «Geor­gia no for­ma par­te de la CEI. Creo que los demás comen­ta­rios huel­gan», agregó.
La fes­ti­vi­dad ‑seña­la la pren­sa rusa- ten­drá una enver­ga­du­ra nun­ca vis­ta. Habrá des­fi­les de tro­pas y equi­pos mili­ta­res no sólo en Mos­cú sino tam­bién en las ciu­da­des héroes, así como en los prin­ci­pa­les cen­tros mili­ta­res y nava­les del país: un total de 18 loca­li­da­des rusas más, por un acuer­do con Kiev, el puer­to ucra­niano de Sebas­to­pol, base de la Flo­ta rusa del mar Negro.
Mili­ta­res rusos tie­nen pre­vis­to par­ti­ci­par tam­bién en des­fi­les simi­la­res que se van a desa­rro­llar en otros paí­ses de la anti­gua URSS, en par­ti­cu­lar, en Bie­lo­rru­sia y en Ucrania.
El mon­ta­je del esce­na­rio, esti­man ana­lis­tas rusos, se orien­ta a la estra­te­gia bipo­lar que vie­ne desa­rro­llan­do el gobierno ruso con Washing­ton: Mos­trar volun­tad de nego­cia­ción con EEUU, pero man­te­ner una con­ti­núa demos­tra­ción de fuer­za mili­tar ante Washing­ton y sus alia­dos de la OTAN.
Ade­más, la demos­tra­ción de fuer­za mili­tar coin­ci­de con los tiem­pos de la com­pli­ca­da nego­cia­ción que vie­nen sos­te­nien­do Washing­ton y Mos­cú de cara a un tra­ta­do bila­te­ral sobre armas estratégicas.
El pre­si­den­te de Rusia, Dmi­tri Med­vé­dev, par­ti­ci­pa­rá en la cum­bre de segu­ri­dad nuclear que se desa­rro­lla­rá en Washing­ton del 12 al 13 de este mes de abril, y des­pués visi­ta­rá la Argen­ti­na y Bra­sil, infor­mó hoy la ofi­ci­na de pren­sa del Kremlin.
La visi­ta a la Argen­ti­na está pre­vis­ta para el 14 y el 15 de abril. Lue­go en Bra­si­lia (Bra­sil) se cele­bra­rá la segun­da cum­bre de BRIC: Bra­sil, Rusia, la India y Chi­na, cua­tro Esta­dos en rápi­do desarrollo.
En el foro de BRIC par­ti­ci­pa­rán, ade­más de Med­vé­dev, el pre­si­den­te bra­si­le­ño Lula da Sil­va, el pri­mer minis­tro indio Man­mohan Singh y el pre­si­den­te chino Hu Jintao.
El table­ro de la «gue­rra fría»
En el table­ro del «Gran Jue­go» geo­po­lí­ti­co y mili­tar mun­dial hay dos con­flic­tos estra­té­gi­cos que (por razo­nes de sus ali­nea­mien­tos e influen­cia glo­bal) se resu­men en «uno solo» y pue­den hacer esta­llar el pla­ne­ta en un des­en­la­ce mili­tar: A) La gue­rra fría EEUU-Rusia, y B) la gue­rra fría EEUU-China.
Los fac­to­res deto­nan­tes que con­vier­ten a estos dos fren­tes de con­flic­to en UNO SOLO, son Irán y el con­flic­to del mun­do islá­mi­co con Israel (la mecha de encen­di­do hacia cual­quier des­en­la­ce mili­tar futuro).
Des­de la gue­rra de Geor­gia, en agos­to del 2008, el Krem­lin, sin suti­le­zas diplo­má­ti­cas, vie­ne mar­can­do el table­ro y ponién­do­le lími­tes al jue­go USA-OTAN en el ex espa­cio soviético.
Así como Washing­ton (a tra­vés de su «Revi­sión de Defen­sa Cua­trie­nal 2010»), iden­ti­fi­có al «terro­ris­mo» y a Irán (el alia­do cla­ve de Pekín y Mos­cú) como las prin­ci­pa­les ame­na­zas a la «segu­ri­dad glo­bal», Rusia iden­ti­fi­có la expan­sión de la OTAN (alian­za EEUU-Euro­pa) como una de las prin­ci­pa­les ame­na­zas a su segu­ri­dad nacional.
Pero Mos­cú fue más allá: En una reafir­ma­ción doc­tri­na­ria de su pode­río mili­tar rei­vin­di­có este año el dere­cho de Rusia a uti­li­zar armas nuclea­res si la exis­ten­cia del país está en peligro.
La fuer­za nuclear de Rusia (la segun­da poten­cia mili­tar detrás de EEUU) está com­pues­ta por sis­te­mas de misi­les balís­ti­cos, sub­ma­ri­nos nuclea­res equi­pa­dos con misi­les balís­ti­cos y bom­bar­de­ros estra­té­gi­cos con bom­bas ató­mi­cas y misi­les de cru­ce­ro capa­ces de trans­por­tar cabe­zas nuclea­res a cual­quier lugar del planeta.
En agos­to de 2007, Rusia anun­ció la pues­ta en mar­cha de un sis­te­ma defen­si­vo aero­es­pa­cial sin paran­gón en el mun­do, con el S‑400, capaz de derri­bar de mane­ra simul­tá­nea 12 obje­ti­vos aéreos de cual­quier tipo des­de una altu­ra de 10 metros has­ta los 30 kilómetros.
Uti­li­zan­do como herra­mien­tas estra­té­gi­cas al petró­leo y al desa­rro­llo arma­men­tis­ta, Rusia (con Vla­di­mir Putin como motor) con­ti­nuó relan­zán­do­se como la gran poten­cia nuclear del siglo XXI en abier­ta com­pe­ten­cia con EEUU y sus socios de la Unión Europea.
De acuer­do con su nue­va doc­tri­na, Rusia segui­rá desa­rro­llan­do y moder­ni­zan­do su apa­ra­to mili­tar-nuclear y aumen­tan­do su capa­ci­dad para supe­rar los sis­te­mas anti­mi­si­les y la capa­ci­dad nuclear de cual­quier enemi­go que ame­na­ce su super­vi­ven­cia futura.
La nue­va hipó­te­sis de con­flic­to mili­tar rusa, que ya fue apro­ba­da, en febre­ro, por el pre­si­den­te ruso, Dimi­tri Med­ve­dev, iden­ti­fi­ca la expan­sión de la OTAN hacia Euro­pa del Este (los ex espa­cios sovié­ti­cos) y la ins­ta­la­ción del escu­do anti­mi­si­les de EEUU en Euro­pa, como los prin­ci­pa­les ries­gos para su segu­ri­dad nacional.
El tex­to del docu­men­to dice que una de las «prin­ci­pa­les ame­na­zas de gue­rra» pro­vie­ne de la expan­sión de la OTAN hacia las fron­te­ras de Rusia. Como pun­to com­ple­men­ta­rio alu­de a la pro­li­fe­ra­ción de armas de des­truc­ción masi­va y Esta­dos regio­na­les con armas nuclea­res. Más pre­ci­sa­men­te, «la crea­ción y el des­plie­gue de sis­te­mas anti­mi­si­les estra­té­gi­cos que soca­van la esta­bi­li­dad glo­bal», en rela­ción con el sis­te­ma pro­yec­ta­do para Polo­nia y Repú­bli­ca Che­ca, y el más recien­te, de ins­ta­lar un escu­do nuclear.
A la vez, en febre­ro, Mos­cú recha­zó la peti­ción para que reti­re sus misi­les nuclea­res tác­ti­cos de las fron­te­ras con la Unión Euro­pea (UE), en el encla­ve bál­ti­co ruso de Kali­nin­gra­do y la penín­su­la de Kola, entre los mares Blan­co y de Barents.
Dmi­tri Rogo­zin, emba­ja­dor ruso ante la OTAN, cri­ti­có el pro­yec­to de EEUU en Ruma­nia según el cual pla­nea empla­zar misi­les inter­cep­to­res en este terri­to­rio y vati­ci­nó que los nue­vos pla­nes de Washing­ton afec­ta­rán «direc­ta­men­te» a las nego­cia­cio­nes de desar­me nuclear en mar­cha entre los dos países.
Por su par­te, el Esta­do Mayor de la Arma­da rusa anun­ció que, si el Pen­tá­gono con­ti­núa con el des­plie­gue de su sis­te­ma anti­mi­si­les, Mos­cú refor­za­rá con uni­da­des nuclea­res su pode­ro­sa Flo­ta en el Mar Negro
Por su par­te Vla­di­mir Putin (el poder detrás de Med­ve­dev) soli­ci­tó a EEUU que entre­gue a Rusia todos los datos sobre su sis­te­ma de defen­sa anti­mi­si­les (DAM), y advir­tió que los sis­te­mas defen­si­vos en Euro­pa podrían afec­tar al desa­rro­llo de las con­ver­sa­cio­nes entre las dos poten­cias sobre el nue­vo tra­ta­do de reduc­ción de las armas nuclea­res estra­té­gi­cas (START).
En con­fe­ren­cia de pren­sa, Putin anun­ció que Rusia «segui­rá desa­rro­llan­do las armas ofen­si­vas» a fin de man­te­ner «el equi­li­brio estra­té­gi­co» con EEUU, que (a dife­ren­cia de Rusia), está amplian­do su sis­te­ma de defen­sa anti­mi­si­les en Europa.
De esta mane­ra, y en el con­tex­to de una reno­va­ción del tra­ta­do nuclear con EEUU, Rusia deci­dió «nuclea­ri­zar» la gue­rra fría (por áreas de influen­cia) con EEUU en una reafir­ma­ción cla­ra de su pode­río mili­tar y plan­tean­do un nue­vo desa­fío a la hege­mo­nía USA-UE-OTAN en los espa­cios postsoviéticos.
En este mar­co hay que inter­pre­tar la pró­xi­ma «cum­bre nuclear» EEUU-Rusia y las seña­les que Mos­cú envía a Washing­ton con el des­plie­gue cele­bra­to­rio de su apa­ra­to militar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *