Colom­bia, de la far­sa elec­to­ral a la reali­dad polí­ti­ca- Hugo Gomez


Ha con­clui­do la far­sa elec­to­ral de mar­zo. Se pre­pa­ra la siguien­te de mayo. Ele­va­do índi­ce de abs­ten­ción, cer­ca del 55%, sal­vo- qué iro­nía- en Villa Colom­bia, un per­di­do corre­gi­mien­to del Bajo Bau­dó domi­na­do por los para­mi­li­ta­res, don­de los 434 elec­to­res cen­sa­dos acu­die­ron a las dos urnas allí dis­pues­tas, dis­tri­bu­yen­do la tota­li­dad de sus votos entre los can­di­da­tos de las dos for­ma­cio­nes para­mi­li­ta­res: la U del para-pre­si­den­te Uri­be y el PIN (par­ti­do de inte­gra­ción nacio­nal), for­ma­ción para­mi­li­tar, her­ma­na polí­ti­ca de la U de Uri­be.
Aún con el des­va­lo­ri­za­do 25% de los votos emi­ti­dos, esca­sos 15% del cen­so elec­to­ral, los “uri­bis­tas” se con­so­li­dan como la van­guar­dia de las fuer­zas para­mi­li­ta­res y del nar­co­trá­fi­co en la Repú­bli­ca de Colom­bia, con más que sufi­cien­te capa­ci­dad de arras­trar para sí a las demás for­ma­cio­nes polí­ti­co- para­mi­li­ta­res her­ma­nas, parien­tes o afi­nes, con las que cons­ti­tu­ye mayo­ría en el Con­gre­so y habrá de con­fi­gu­rar homo­gé­nea­men­te el pró­xi­mo Gobierno nar­co-para­mi­li­tar y pro impe­ria­lis­ta de la nación colom­bia­na.
Con­clui­da la far­sa elec­to­ral, la supre­ma­cía de esta cas­ta cri­mi­nal con­ti­núa intac­ta y recia­men­te ancla­da en todas las ins­tan­cias del Poder de Esta­do (gobierno, par­la­men­to y tri­bu­na­les). Per­vi­ve, por tan­to, como la fuer­za o poder que deter­mi­na y garan­ti­za la con­ti­nui­dad de la “ segu­ri­dad demo­crá­ti­ca” como estra­te­gia cri­mi­nal de la oli­gar­quía colom­bia­na de terror de Esta­do, de exter­mi­nio de las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, de encar­ce­la­mien­to, ase­si­na­to y des­apa­ri­ción de diri­gen­tes sin­di­ca­les, estu­dian­ti­les y socia­les, indí­ge­nas y afro­des­cen­dien­tes; que pro­pi­cia la amplia­ción del lati­fun­dio y el poder de terra­te­nien­tes y para­mi­li­ta­res en zonas nacio­na­les estra­té­gi­cas , a expen­sas del des­po­jo y des­alo­jo vio­len­tos de las tie­rras don­de se asien­tan y tra­ba­jan pací­fi­ca­men­te comu­ni­da­des de cam­pe­si­nos pobres, de indí­ge­nas y afro­des­cen­dien­tes; de sub­yu­ga­ción y some­ti­mien­to de la sobe­ra­nía nacio­nal a la estra­te­gia de inge­ren­cia e inter­ven­ción, expan­sio­nis­ta, gue­rre­ris­ta y expo­lia­do­ra de Esta­dos Uni­dos en Colom­bia, en Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be; que mate­ria­li­za la entre­ga de los recur­sos natu­ra­les y tro­zos ente­ros del terri­to­rio nacio­nal a las gran­des cor­po­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas, pre­pon­de­ran­te­men­te esta­dou­ni­den­ses y euro­peas, com­pro­me­ti­das con las ban­das para­mi­li­ta­res en el ase­dio y el ase­si­na­to de cen­te­na­res de cam­pe­si­nos que resis­ten fren­te a aque­llas la ocu­pa­ción de sus tie­rras y la des­truc­ción de sus medios de vida.
En lo fun­da­men­tal, todo con­ti­núa igual. De la mis­ma mane­ra que con­ti­núa idén­ti­ca e inva­ria­ble en el seno de la lla­ma­da “izquier­da” la “estra­te­gia lega­lis­ta y elec­to­ral” que cri­ti­ca­ba el “vie­jo” Maru­lan­da al Par­ti­do Comu­nis­ta de Colom­bia, del que defi­ni­ti­va­men­te debió dis­tan­ciar­se.
La lec­ción es cla­ra. En las con­di­cio­nes actua­les de Colom­bia, de supre­sión y cri­mi­na­li­za­ción de los dere­chos de reu­nión, expre­sión, pro­tes­ta, orga­ni­za­ción y lucha legal del pue­blo; con­de­na­dos sus diri­gen­tes a la clan­des­ti­ni­dad, al des­tie­rro o a la masa­cre; el par­la­men­to con­ver­ti­do en un sane­drín domi­na­do por cíni­cos y pre­po­ten­tes delin­cuen­tes; en ese mar­co de ins­ti­tu­cio­na­li­dad cri­mi­nal, el par­la­men­to colom­biano no repre­sen­ta la sobe­ra­nía nacio­nal ni popu­lar , ni esa vía cons­ti­tu­ye el camino expe­di­to para la obten­ción del cam­bio ins­ti­tu­cio­nal, polí­ti­co ‚eco­nó­mi­co y social que recla­man y nece­si­tan los colom­bia­nos.
El régi­men elec­to­ral de la oli­gar­quía colom­bia­na está mon­ta­do sobre el enga­ño y el ocul­ta­mien­to a la ciu­da­da­nía de la reali­dad polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social del país, en los que jue­gan un papel fun­da­men­tal unos medios de comu­ni­ca­ción como intere­sa­dos voce­ros de los mono­po­lios eco­nó­mi­cos nacio­na­les y extran­je­ros . Su méto­do es, ha sido y sigue sien­do el enga­ño, la com­pra de votos, el ame­dren­ta­mien­to y el terror a la pobla­ción en vas­tas regio­nes del país don­de se impo­nen los fero­ces terra­te­nien­tes y las hor­das para­mi­li­ta­res a su ser­vi­cio. En las con­di­cio­nes des­cri­tas, de secues­tro de la con­cien­cia nacio­nal, la lec­tu­ra del resul­ta­do elec­to­ral de mar­zo no pue­de ser la de una libre o mayo­ri­ta­ria expre­sión de la volun­tad popu­lar.
Una vez más se ha pues­to de pre­sen­te que el camino elec­to­ral-bur­gués y el ámbi­to de las podri­das ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas actua­les no es el camino que con­duz­ca a los colom­bia­nos hacia una nue­va Colom­bia, pací­fi­ca, sobe­ra­na, inde­pen­dien­te y de bien­es­tar social. Nin­gu­na pro­pues­ta dig­na pue­de bro­tar de ese putre­fac­to char­co de cieno en que está sumi­da la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes y el Sena­do de la Repú­bli­ca nar­co para­mi­li­tar de Colom­bia. Las voces dig­nas que allí pue­dan levan­tar­se están con­de­na­das, por el resul­ta­do de la mani­pu­la­ción de sus meca­nis­mos regla­men­ta­rios ama­ña­dos, a la derro­ta, al silen­cio mediá­ti­co o al aten­ta­do a sus vidas.
En esta ardua lucha por la liber­tad, por la sobe­ra­nía nacio­nal y por una demo­cra­cia popu­lar, cual­quier modi­fi­ca­ción de la corre­la­ción de fuer­zas entre la oli­gar­quía y el pue­blo colom­biano, que pro­pi­cie y logre alcan­zar una solu­ción polí­ti­ca a la gue­rra y des­pe­je el pano­ra­ma de una paz con jus­ti­cia social ‚no esta­rá deter­mi­na­da cier­ta­men­te por la acti­vi­dad par­la­men­ta­ria, secues­tra­da por los para­mi­li­ta­res, sino por la lucha popu­lar abier­ta en todos los fren­tes, por la uni­dad de un movi­mien­to popu­lar en el pro­yec­to boli­va­riano de una nue­va Colom­bia y por el for­ta­le­ci­mien­to de una fuer­za arma­da popu­lar que garan­ti­ce con las armas el cum­pli­mien­to de los pac­tos alcan­za­dos, la pur­ga y cas­ti­go de la cúpu­la mili­tar com­pro­me­ti­da con los crí­me­nes de Esta­do, el ani­qui­la­mien­to de las ban­das para­mi­li­ta­res, el res­ta­ble­ci­mien­to de la sobe­ra­nía nacio­nal con­cul­ca­da por Esta­dos impe­ria­lis­tas y sus cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les, en fin, por el triun­fo y con­so­li­da­ción de un régi­men autén­ti­ca­men­te popu­lar que empren­da por fin una refor­ma agra­ria que redi­ma al cam­pe­si­na­do de la mise­ria y la enfer­me­dad a que han esta­do some­ti­dos secu­lar­men­te; reco­bre para los des­pla­za­dos por el terror de los cri­mi­na­les terra­te­nien­tes las tie­rras usur­pa­das y el retorno pací­fi­co a esos luga­res a los que han esta­do ata­dos su vida, sus cos­tum­bres y su tra­ba­jo. Que haga reali­dad el sue­ño boli­va­riano de edu­ca­ción, salud y cul­tu­ra para el pue­blo colom­biano, que le han sido nega­dos por más de cin­co siglos de opre­sión, explo­ta­ción y vio­len­cia colo­nial, impe­ria­lis­ta y oli­gár­qui­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *