Socia­lis­mo eco­ló­gi­co anti­im­pe­ria­lis­ta ¿Eco­lo­gis­mo pro­gre, Eco­so­cia­lis­mo, decre­ci­mien­to?- Iña­ki Gil de San Vicen­te




SOCIALISMO ECOLÓGICO ANTIIMPERIALISTA
¿ECOLOGISMO PROGRE, ECOSOCIALISMO, DECRECIMIENTO?
1. LA UNIDAD DE LA CRISIS SOCIAL Y ECOLÓGICA
2. EL ANTIIMPERIALISMO COMO SINTESIS PRÁCTICA
3. DEL ECOLOGISMO PROGRESISTA AL ECOLOGISMO SOCIALISTA
4. EL ECOSOCIALISMO COMO RESPUESTA INCOMPLETA I
5. EL ECOSOCIALISMO COMO RESPUESTA INCOMPLETA II
6. LA MODA DEL DECRECIMIENTO I
7. LA MODA DEL DECRECIMIENTO II
8. EL DECRECIMIENTO EXPLICADO EN GALIZA I
9. EL DECRECIMIENTO EXPLICADO EN GALIZA II
10. EL DECRECIMIENTO EXPLICADO EN GALIZA III
11. ALGUNAS CRÍTICAS MARXISTAS AL DECRECIMIENTO
12. EL SOCIALISMO ECOLOGISTA ANTIIMPERIALISTA
1.- UNIDAD DE LA CRISIS SOCIAL Y ECOLÓGICA:
Este y no otro es el nom­bre dado a un cre­cien­te movi­mien­to socia­lis­ta lati­no­ame­ri­cano de defen­sa y recu­pe­ra­ción de la natu­ra­le­za. Es un movi­mien­to que tie­ne en la Vene­zue­la boli­va­ria­na uno de sus cen­tros bási­cos, pero que ya está amplián­do­se al con­ti­nen­te, y que tam­bién quie­re inte­grar­se en el res­to de luchas anti­im­pe­ria­lis­tas por la recu­pe­ra­ción de la natu­ra­le­za que se sos­tie­nen a esca­la pla­ne­ta­ria. Ha rea­li­za­do varios encuen­tros inter­na­cio­na­les, sien­do el más recien­te el cele­bra­do en diciem­bre de 2009 en Cara­cas en el que se deba­tie­ron bas­tan­tes de las ideas que aquí se expo­nen aho­ra.
Des­de enton­ces has­ta aho­ra, en estos meses se han pro­du­ci­do tam­bién deba­tes en otros con­ti­nen­tes sobre estos temas. Por ejem­plo, en Eus­kal Herria el avan­ce en un pro­ce­so demo­crá­ti­co que se amplía superan­do las repre­sio­nes espa­ño­las y fran­ce­sas se rea­li­za sobre el tras­fon­do de luchas obre­ras y popu­la­res entre las que des­ta­can muchas rela­cio­na­das con la defen­sa de la natu­ra­le­za, de la tie­rra, de la cali­dad de vida y de tra­ba­jo, etc. Por ejem­plo, ade­más de en Eus­kal Herria, en otras nacio­nes opri­mi­das se deba­te la moda del decre­ci­mien­to, como en Gali­za. Por otra par­te, se mul­ti­pli­can los infor­mes cien­tí­fi­co-crí­ti­cos sobre la ace­le­ra­ción, exten­sión y rami­fi­ca­cio­nes de la cri­sis eco­ló­gi­ca, sobre el ago­ta­mien­to de los recur­sos ener­gé­ti­cos, ali­men­ta­rios y acuí­fe­ros, sobre la pro­xi­mi­dad del lími­te insal­va­ble y de no retorno de la capa­ci­dad de car­ga, absor­ción y reci­cla­je de la natu­ra­le­za, sobre el des­hie­lo impa­ra­ble y el aumen­to de la tem­pe­ra­tu­ra pla­ne­ta­ria, etc.
En este con­tex­to en rápi­do agra­va­mien­to, la refle­xión sobre un socia­lis­mo que se enfren­te al impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co, que ten­ga como una de sus fun­da­men­ta­les señas de iden­ti­dad la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta e inter­na­cio­na­lis­ta con­tra la mer­can­ti­li­za­ción de la natu­ra­le­za y de la espe­cie huma­na, que demues­tre en la lucha que es el capi­ta­lis­mo es res­pon­sa­ble de la catás­tro­fe ambien­tal que se mul­ti­pli­ca y se acer­ca rápi­da­men­te, esta refle­xión es vital y urgen­te. Que demues­tre en los hechos que fren­te al caos que se ave­ci­na sólo se pue­de opo­ner con visos de vic­to­ria el poder obre­ro y popu­lar, la demo­cra­cia socia­lis­ta, la alian­za inter­na­cio­na­lis­ta entre Esta­dos obre­ros anti­im­pe­ria­lis­tas.
Per­so­nal­men­te creo que hablar de socia­lis­mo eco­lo­gis­ta anti­im­pe­ria­lis­ta es, ade­más de nece­sa­rio, tam­bién muy correc­to, más inclu­so que hablar de “eco­so­cia­lis­mo”, por­que el socia­lis­mo pone el dedo en la lla­ga no sólo del actual capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta a comien­zos del siglo XXI, sino, fun­da­men­tal­men­te, en cómo com­ba­tir­lo en su secre­to y núcleo últi­mo, a saber, la inter­ac­ción entre la explo­ta­ción asa­la­ria­da y la reduc­ción de la natu­ra­le­za, y por tan­to de la espe­cie huma­na, a mera mer­can­cía explo­ta­ble y dese­cha­ble.
¿Qué tie­ne de espe­cial y nove­do­so este movi­mien­to? Para mí, su nove­dad radi­ca en que con­ju­ga los tres com­po­nen­tes bási­cos, el socia­lis­mo, el anti­im­pe­ria­lis­mo y la eco­lo­gía, des­de la capa­ci­dad inclu­yen­te y asi­mi­la­do­ra del socia­lis­mo. Podrá obje­tar­se que son lo mis­mo, pero, que yo sepa u error mío, es la pri­me­ra vez que se plan­tea un movi­mien­to que sin­te­ti­ce estos tres com­po­nen­tes otor­gan­do deci­si­va impor­tan­cia a la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta por­que la sín­te­sis de los tres com­po­nen­tes nos lle­va al pro­ble­ma cru­cial del poder de cla­se, del poder del capi­tal a esca­la pla­ne­ta­ria tal cual se ejer­ce a comien­zos del siglo XXI, o sea y en el tema que aho­ra nos ocu­pa, el poder del impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co.
Tie­ne razón F, Ches­nais cuan­do en “Orí­ge­nes comu­nes de la cri­sis eco­nó­mi­ca y de la cri­sis eco­ló­gi­ca” (www​.herra​mien​ta​.com​.ar Nº 41 Julio 2009, o varios meses antes en www​.rebe​lion​.org 03-01-2009) hace una mati­za­cio­nes al con­cep­to de “decre­ci­mien­to”, que asu­mi­mos y a las que vol­ve­re­mos más ade­lan­te, cuan­do estu­die­mos esta moda inte­lec­tual, pero sobre todo al de “eco­so­cia­lis­mo”, que tam­bién vere­mos, en el sen­ti­do de que bas­ta y es sufi­cien­te el tér­mino escue­to de socia­lis­mo para poder argu­men­tar las razo­nes de la lucha con­tra la catás­tro­fe eco­ló­gi­ca que se ave­ci­na. Ches­nais está en lo cier­to cuan­do dice que tene­mos que recu­pe­rar el con­cep­to de socia­lis­mo en vez de inven­tar otros nue­vos como el de “eco­so­cia­lis­mo”, etc. Sien­do esto ver­dad, tam­bién es nece­sa­rio, pen­sa­mos noso­tros, poner en acen­to en el con­te­ni­do anti­im­pe­ria­lis­ta. Por un lado, el capi­ta­lis­mo es mun­dial, como lo es el dete­rio­ro de la natu­ra­le­za, y por otro lado, el impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co es una nece­si­dad estruc­tu­ral e inelu­di­ble del capi­tal en su con­jun­to y de las bur­gue­sías más pode­ro­sas.
Mien­tras recu­pe­ra­mos y actua­li­za­mos el con­cep­to de socia­lis­mo –más aún debe­mos hacer­lo con el de comu­nis­mo– es con­ve­nien­te resal­tar en todo momen­to cómo la cri­sis eco­ló­gi­ca, la cri­sis capi­ta­lis­ta y el endu­re­ci­mien­to del impe­ria­lis­mo y espe­cial­men­te del mili­ta­ris­mo, esta diná­mi­ca, corres­pon­de a una mis­ma cau­sa his­tó­ri­ca: la agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes irre­con­ci­lia­bles del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. En los pue­blos, mejor decir en los con­ti­nen­tes, que pade­cen un redo­bla­mien­to del mili­ta­ris­mo y del impe­ria­lis­mo, es más urgen­te que nun­ca popu­la­ri­zar con­sig­nas fácil­men­te com­pren­si­bles por­que van a la raíz de la domi­na­ción del capi­tal, al impe­ria­lis­mo, por esto es nece­sa­rio recor­dar siem­pre que la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta tie­ne hoy más urgen­cia, si cabe, que hace medio siglo. Otro tan­to ocu­rre con el con­cep­to de eco­lo­gía inter­ca­la­do entre el de socia­lis­mo y anti­im­pe­ria­lis­mo. Hay tan­tos “eco­lo­gis­mos” como ape­ten­cias sub­je­ti­vas y como nece­si­da­des de lucha ideo­ló­gi­ca en defen­sa del sis­te­ma ten­ga la fábri­ca inte­lec­tual bur­gue­sa. La urgen­cia de mos­trar que la úni­ca for­ma de ser eco­lo­gis­ta es ser comu­nis­ta, socia­lis­ta, y vice­ver­sa, aumen­ta en la medi­da en que, cada poco tiem­po, se lan­zan al mer­ca­do de las modas ideo­ló­gi­cas nue­vas mer­can­cías “teó­ri­cas” de usar y tirar.
Como siem­pre, la bur­gue­sía tie­ne nece­si­dad de aplas­tar las luchas revo­lu­cio­na­rias y borrar su cuer­po teó­ri­co, su méto­do de trans­for­ma­ción del mun­do. Este obje­ti­vo es faci­li­ta­do tam­bién median­te el con­fu­sio­nis­mo ideo­ló­gi­co masi­va­men­te gene­ra­do por la indus­tria polí­ti­co-cul­tu­ral y mediá­ti­ca capi­ta­lis­ta. ¿Qué mejor for­ma de invi­si­bi­li­zar el eco­lo­gis­mo socia­lis­ta, comu­nis­ta, que en un océano caó­ti­co de modas “eco­lo­gis­tas” sin con­te­ni­do eman­ci­pa­dor alguno, o abier­ta­men­te reac­cio­na­rias? Otro tan­to debe­mos pre­gun­tar­nos sobre el femi­nis­mo, etc. La apa­rien­cia de “liber­tad” aumen­ta en la medi­da en que aumen­ta la bazo­fia ideo­ló­gi­ca en las estan­te­rías y en Inter­net, pero a la vez decre­ce el rigor teó­ri­co e inte­lec­tual y la capa­ci­dad de movi­li­za­ción revo­lu­cio­na­ria. Un ejem­plo de la nece­si­dad de la lucha teó­ri­ca per­ma­nen­te lo tene­mos la car­ga ideo­ló­gi­ca de la pelí­cu­la Ava­tar en defen­sa del impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co en gene­ral, y en con­cre­to del que sufren los pue­blos de las Amé­ri­cas, como ha demos­tra­do N. M. Rey en “Ava­tar y el dis­cur­so ambien­ta­lis­ta” (www​.lahai​ne​.org 16-02-2010). J. Brown tam­bién hace en “Ava­tar: el comu­nis­mo… en Pan­do­ra (o un sue­ño del pre­si­den­te Schre­ber)” (www​.lahai​ne​.org 7-02-2010) una crí­ti­ca demo­le­do­ra a esta pelí­cu­la que ha sido la más cara de las rea­li­za­das has­ta su estreno, cuyo obje­ti­vo no es otro que el de expul­sar del capi­ta­lis­mo sus con­tra­dic­cio­nes irre­so­lu­bles, pre­sen­tan­do una ima­gen idí­li­ca que ocul­ta la ver­da­de­ra situa­ción de la huma­ni­dad y de la natu­ra­le­za. T. Kars­nov es toda­vía más con­tun­den­te: “Ava­tar, cine para bobos” (www​.lahai​ne​.org 17-01-2010).
Si la lucha teó­ri­co-polí­ti­ca es siem­pre impres­cin­di­ble, en el actual capi­ta­lis­mo es cues­tión de vida o muer­te, como se com­prue­ba leyen­do los últi­mos datos sobre el calen­ta­mien­to cli­má­ti­co –sin exten­der­nos a otras muchas mues­tras de la cri­sis eco­ló­gi­ca– que apa­re­cen en la “Rese­ña eje­cu­ti­va” de “The Copenha­gen Diag­no­sis” (www​.copenha​gen​diag​no​sis​.com 24 – 1‑2010). Sin exten­der­nos aquí sobre esta impor­tan­te tarea, debe­mos saber que exis­te una reac­ción cen­so­ra y auto­ri­ta­ria cre­cien­te con­tra la tarea divul­ga­do­ra que rea­li­zan los gru­pos de cien­tí­fi­cos crí­ti­cos con sus des­cu­bri­mien­tos sobre los efec­tos de la cri­sis eco­ló­gi­ca y del calen­ta­mien­to cli­má­ti­co. G. Mon­biot ha inves­ti­ga­do en “La hos­ti­li­dad públi­ca hacia la inves­ti­ga­ción del cli­ma” (www​.lahai​ne​.org 25-03-2010) cómo se pro­du­ce este ata­que por par­te de las empre­sas intere­sa­das en el saqueo de la natu­ra­le­za, pero, y lo que es muy impor­tan­te, este autor indi­ca que tam­bién exis­te un recha­zo sub­je­ti­vo, incons­cien­te, psi­co­ló­gi­co pro­fun­do, de las masas con­tra los argu­men­tos cien­tí­fi­cos sobre el desas­tre ambien­tal. Pen­sa­mos noso­tros que una de las razo­nes es la fuer­za de la alie­na­ción en la estruc­tu­ra psí­qui­ca de las masas for­ma­das en la ideo­lo­gía bur­gue­sa, ideo­lo­gía carac­te­ri­za­da por el egoís­mo con­su­mis­ta y el racis­mo, lo que le lle­va, por un lado, a no poder ver crí­ti­ca­men­te la reali­dad y, por otro, a apo­yar direc­ta o indi­rec­ta­men­te las atro­ci­da­des del impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co, atro­ci­da­des nece­sa­rias para man­te­ner el nivel de con­su­mo de los paí­ses capi­ta­lis­tas más fuer­tes. Esto no hace sino con­fir­mar la nece­si­dad de la lucha teó­ri­ca con­tra los eco­lo­gis­mos bur­gue­ses.
Ade­más de esto, la impor­tan­cia deci­si­va del socia­lis­mo que­da demos­tra­da por todos los espe­luz­nan­tes datos sobre los efec­tos inhu­ma­nos que casa la explo­ta­ción impe­ria­lis­ta a esca­la mun­dial y espe­cial­men­te en los sec­to­res más débi­les e inde­fen­sos de la huma­ni­dad. A. Teje­da Rocha indi­ca que la malnu­tri­ción afec­ta aho­ra mis­mo a 178 millo­nes de niñas y niños en el mun­do, pero que bas­ta­rían 167 euros para ali­men­tar y garan­ti­zar los dos pri­me­ros años de vida a cada uno de ellos (www​.rebe​lion​.org 03-04-2010), mien­tras que UNICEF afir­ma que Cuba es el úni­co país de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be que ha eli­mi­na­do la des­nu­tri­ción infan­til, como nos recuer­da Cira Rodrí­guez (www​.rebe​lion​.org 24-12-2009). Muy cer­ca de la Isla Heroi­ca, nada menos que 6 millo­nes de esta­dou­ni­den­ses, una per­so­na de cada cin­cuen­ta, mal­vi­ven sólo con los 100 a 200 dóla­res de los bonos men­sua­les de comi­da, en una situa­ción que Jerry Whi­te ha defi­ni­do muy correc­ta­men­te como “catás­tro­fe social” que se mul­ti­pli­ca des­de 1996 (www​.rebe​lion​.org 11-01-2010), mien­tras que el infor­me de Jac­ques Coubard indi­ca que cer­ca de cin­cuen­ta millo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos pasan ham­bre, de los cua­les nada menos que 17 millo­nes son niñas y niños (www​.kao​sen​la​red​.net 2-12-2009).
Más con­cre­ta­men­te: “Según el infor­me anual 2009 de la Coa­li­ción de Nue­va York Con­tra el Ham­bre hay 49 millo­nes de esta­dou­ni­den­ses que pasan más o menos ham­bre. 1.5 de neo­yor­ki­nos están deba­jo del nivel de la pobre­za, 1.3 millo­nes vive en situa­ción de emer­gen­cia ali­men­ta­ria. 350.000 niños y 140.000 ancia­nos no saben con segu­ri­dad cuán­do lle­ga­rá la pró­xi­ma comi­da. El 34% de los nece­si­ta­dos tie­ne que esco­ger entre com­prar comi­da o pagar la ren­ta. En el plano nacio­nal la mayo­ría de los que pasan ham­bre son lati­nos, afro­ame­ri­ca­nos y asiá­ti­cos”, como indi­ca Rober­to Torres Colla­zo en su artícu­lo sobre “El ham­bre en EEUU” (www​.apo​rrea​.net 28-11-2009). Otro infor­me indi­ca que nada menos que el 25% de niñas y niños de EEUU pasó ham­bre en 2008 (www​.rebe​lion​.org 19-11-2009).
Des­de la pers­pec­ti­va mar­xis­ta la “cri­sis social”, es el últi­ma ins­tan­cia inse­pa­ra­ble de la “cri­sis eco­ló­gi­ca” por­que exis­te una uni­dad entre la espe­cie huma­na y la natu­ra­le­za media­ti­za­da por las fuer­zas pro­duc­ti­vas y sobre todo por la pro­pie­dad pri­va­da de éstas, en la que el fac­tor deci­si­vo de la rup­tu­ra ha sido la irra­cio­na­li­dad insal­va­ble del capi­ta­lis­mo. La “cri­sis social” es, por ello mis­mo par­te de la “cri­sis eco­ló­gi­ca” dado que la espe­cie huma­na no es sólo una espe­cie ani­mal y por tan­to una par­te de la natu­ra­le­za, sino por­que ella mis­ma es la par­te más desa­rro­lla­da de la bios­fe­ra. Por tan­to, según el gra­do de sepa­ra­ción y rup­tu­ra de la espe­cie huma­na hacia la natu­ra­le­za, y lo que es peor, según el gra­do de des­truc­ción de esa natu­ra­la­za por lA irra­cio­na­li­dad inhe­ren­te a la pro­pie­dad pri­va­da, sobre todo a bur­gue­sa, según la gra­ve­dad de la des­truc­ción natu­ral, más estre­cha será la uni­dad entre la “cri­sis social” y la “cri­sis eco­ló­gi­ca”. Al fin y al cabo, una fami­lia obre­ra nor­te­ame­ri­ca­na ham­brien­ta, des­nu­tri­da y con mala salud, es una demos­tra­ción de la obje­ti­vi­dad de la “cri­sis eco­ló­gi­ca” tan incues­tio­na­ble o más que el dete­rio­ro de la vida de otras espe­cies ani­ma­les. Des­de el mar­xis­mo, el ham­bre es una cri­sis socio­eco­ló­gi­ca.
Por estas razo­nes bási­cas, no esta­mos en con­di­cio­nes de per­der el tiem­po con deba­tes bizan­ti­nos y pun­ti­llo­sos sobre qué nom­bre es más ade­cua­do o no para desig­nar el méto­do teó­ri­co que debe ver­te­brar inter­na­men­te la lucha revo­lu­cio­na­ria con­tra la catás­tro­fe ambien­tal que se apro­xi­ma. Tene­mos que decir muy alto y muy cla­ro que nues­tro socia­lis­mo es inter­na y esen­cial­men­te eco­lo­gis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta, que este con­cep­to de socia­lis­mo eco­lo­gis­ta anti­im­pe­ria­lis­ta deja de ser una redun­dan­cia para con­ver­tir­se en un lla­ma­do a la lucha socia­lis­ta por la toma del poder y por la crea­ción de Esta­dos obre­ros anti­im­pe­ria­lis­tas e inter­na­cio­na­lis­tas que intro­duz­can medi­das vita­les de rein­te­gra­ción de la espe­cie huma­na en la natu­ra­le­za, medi­das que deben ser toma­das median­te el ejer­ci­cio de la demo­cra­cias socia­lis­ta y garan­ti­za­das en su eje­cu­ción median­te el poder del pue­blo en armas.
2.- ANTIIMPERIALISMO COMO SINTESIS PRÁCTICA:
Hemos dicho que el con­te­ni­do anti­im­pe­ria­lis­ta es espe­cial­men­te nece­sa­rio por­que hace un lla­ma­do prác­ti­co e inme­dia­to a la lucha con­tra el impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co. Una muy bue­na expli­ca­ción de lo que es el impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co al que nos enfren­ta­mos sis­te­má­ti­ca­men­te, nos la ofre­ce R. Vega Can­tor al hablar del inter­mi­na­ble saqueo de la natu­ra­le­za y de los parias del sur del mun­do por el capi­ta­lis­mo (www​.herra​mien​ta​.com​.ar nº 31 mar­zo 2006): «En los actua­les momen­tos de expan­sión impe­ria­lis­ta has­ta el últi­mo rin­cón del pla­ne­ta, ocu­rre una ace­le­ra­da des­truc­ción de los eco­sis­te­mas y una drás­ti­ca reduc­ción de la bio­di­ver­si­dad. Es un resul­ta­do direc­to de la gene­ra­li­za­ción del capi­ta­lis­mo, de la aper­tu­ra incon­di­cio­nal de los paí­ses a las mul­ti­na­cio­na­les, de la con­ver­sión en mer­can­cía de los pro­duc­tos de ori­gen natu­ral, de la com­pe­ten­cia des­afo­ra­da entre los paí­ses por situar­se ven­ta­jo­sa­men­te en el mer­ca­do expor­ta­dor, de la caí­da de pre­cios de las mate­rias pri­mas pro­ce­den­tes del mun­do peri­fé­ri­co, de la repri­ma­ri­za­ción de las eco­no­mías, en fin, de la lógi­ca inhe­ren­te al capi­ta­lis­mo de acu­mu­lar a cos­ta de la des­truc­ción de los seres huma­nos y de la natu­ra­le­za».
Podría­mos hacer una peque­ña crí­ti­ca al bri­llan­te tex­to de Vega Can­tor en el sen­ti­do de que el impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co tam­bién gol­pea a los pue­blos sitos en el deno­mi­na­do “nor­te” pero que son más débi­les e inde­fen­sos que los gran­des Esta­dos impe­ria­lis­tas, pero sería alar­gar­nos en exce­so. De los tres com­po­nen­tes, socia­lis­mo, eco­lo­gía y anti­im­pe­ria­lis­mo, éste últi­mo cum­ple el papel deci­si­vo de lo que Lenin deno­mi­nó como el cri­te­rio de la prác­ti­ca, es decir, la inter­ac­ción e inte­gra­ción dia­léc­ti­ca entre el socia­lis­mo y la eco­lo­gía sola­men­te pue­de demos­trar­se y enri­que­cer­se median­te la prác­ti­ca, median­te la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta. La vali­dez teó­ri­ca del socia­lis­mo eco­lo­gis­ta sola­men­te pue­de con­fir­mar­se median­te la lucha con­tra el capi­ta­lis­mo en su for­ma actual, con­tra el impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co. Una lucha que debe tener siem­pre muy en cuen­ta el enemi­go de cla­se, el enemi­go impe­ria­lis­ta, al que se enfren­ta. Por ejem­plo, ¿cómo pue­de hablar­se de eco­lo­gía sin hacer alu­sión algu­na a las tesis del ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano de que la cri­sis ambien­tal, el cam­bio cli­má­ti­co sobre todo, pue­de pro­vo­car gue­rras, migra­cio­nes, “terro­ris­mo”, etc., (www​.20mi​nu​tos​.es 04-06-2007), como res­pues­tas del “eje del mal” con­tra la “civi­li­za­ción huma­na”?
¿Cómo pue­de hablar­se de con­cien­cia­ción eco­lo­gis­ta sin estu­diar crí­ti­ca­men­te y sin denun­ciar con la prác­ti­ca el opor­tu­nis­mo adap­ta­ti­vo del capi­tal, de sus trans­na­cio­na­les que «se maqui­llan de ver­de» para ocul­tar su vio­len­cia con­tra la natu­ra­le­za y su poder des­nu­do e impla­ca­ble, como demues­tra J. E. Rulli (www​.herra​mien​ta​.com​.ar nº 42 octu­bre 2009)? Mari­da­le­la Villa­nue­va ya estu­dió cómo el impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co se adap­ta­ba a las nue­vas nece­si­da­des usan­do el símil del «lobo que se dis­fra­za de cor­de­ro» (www​.rebe​lion​.org 10-09-2006) para apa­ren­tar lo que no es. De este modo, la cla­se domi­nan­te a esca­la mun­dial, la bur­gue­sía, pue­de ofre­cer una ima­gen fal­sa de lo que hace. Una de las tareas de las ONGs y de otros colec­ti­vos ofi­cia­les e ins­ti­tu­cio­na­les es pre­ci­sa­men­te la refor­zar el maqui­lla­je ver­de y lograr que la piel de cor­de­ro ocul­te total­men­te al lobo dis­fra­za­do con ella, como ha demos­tra­do Joan Roe­lofs en su tex­to «¿Por qué tam­bién odian nues­tros ama­bles cora­zo­nes? La Fun­da­ción Nacio­nal para la Demo­cra­cia (NED), las Orga­ni­za­cio­nes No Guber­na­men­ta­les y el uso impe­rial de la filan­tro­pía» (www​.kao​sen​la​red​.net 7 – 3‑2010).
Un ejem­plo de las limi­ta­cio­nes del eco­lo­gis­mo refor­mis­ta para enten­der la reali­dad actual de la domi­na­ción eco­ló­gi­ca capi­ta­lis­ta, lo tene­mos en muchos de los comen­ta­rios sobre el fra­ca­so de la recien­te cum­bre de Copenha­gue. José Albel­da en «Tras las ceni­zas de Copenha­gue» (www​.rebe​lion​.org 02-03-2010) ha escri­to que:
«Pero jun­to al fra­ca­so más paten­te, el de los acuer­dos, entien­do que hay otro que ha pasa­do algo des­aper­ci­bi­do: el fra­ca­so de la pro­pia estruc­tu­ra de repre­sen­ta­ción del mun­do ante un reto con­cre­to y a la vez glo­bal. La lógi­ca de la dis­tri­bu­ción del poder a tra­vés de los repre­sen­tan­tes polí­ti­cos de los esta­dos-nación, con su com­ple­ja y cam­bian­te estruc­tu­ra de alian­zas, intere­ses y des­igual­da­des, no es ope­ra­ti­va para afron­tar pro­ble­mas glo­ba­les que deben estar por enci­ma de intere­ses par­ti­cu­la­res. Por si que­da­ba algu­na duda tras la gue­rra de Irak, la idea, aun­que impre­ci­sa y difu­mi­na­da, de una cier­ta repre­sen­ta­ti­vi­dad de los intere­ses de la gen­te por par­te de los polí­ti­cos, debe que­dar defi­ni­ti­va­men­te borra­da. En Copenha­gue hemos asis­ti­do al radi­cal nin­gu­neo de la supues­ta base de la demo­cra­cia, la voz del pue­blo —si se me per­mi­te la expre­sión— se ha vis­to radi­cal­men­te desoí­da sin que ello supon­ga ya nin­gu­na sor­pre­sa. Tras tan obs­ce­na igno­ran­cia debe dar­se un replan­tea­mien­to de los mode­los de con­tes­ta­ción polí­ti­ca. Pero como decía en un artícu­lo recien­te Alain Tou­rai­ne, es impro­ba­ble que la socie­dad civil a tra­vés de sus múl­ti­ples orga­ni­za­cio­nes que reco­gen todo el espec­tro de la éti­ca, pue­da sus­ti­tuir a los polí­ti­cos en la difí­cil tarea del gobierno del mun­do. Y sin embar­go, insis­tía, care­ce­mos de los cua­dros ins­ti­tu­cio­na­les nece­sa­rios para resol­ver nues­tros pro­ble­mas, nece­si­ta­mos alter­na­ti­vas al actual sis­te­ma».
¿Cuál es la “estruc­tu­ra de repre­sen­ta­ción del mun­do”? ¿Las ins­ti­tu­cio­nes mun­dia­les dise­ña­das por los EEUU a fina­les de la Segun­da Gue­rra Mun­dial y que siguen aún vigen­tes, como la ONU, y todas las que pos­te­rior­men­te ha ido crean­do el impe­ria­lis­mo para faci­li­tar su con­trol del mun­do y la explo­ta­ción de los pue­blos? ¿Qué rela­ción guar­dan estas ins­ti­tu­cio­nes con los Esta­dos impe­ria­lis­tas, con sus trans­na­cio­na­les y gran­des cor­po­ra­cio­nes que mono­po­li­zan las ramas indus­tria­les bási­cas, el capi­tal finan­cie­ro y los medios de pro­pa­gan­da y mani­pu­la­ción? Más aún, ¿no bas­ta con indi­car sim­ple­men­te, como hace Ali­cia Nar­váez (www​.rebe​lion​.org 13-12-2009) que los paí­ses desa­rro­lla­dos blo­quean los avan­ces en Copenha­gue, dan­do así por sabi­da y demos­tra­da la aplas­tan­te supe­rio­ri­dad de medios de que dis­po­ne el impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co para “blo­quear” al res­to del mun­do en algo tan cru­cial como la cri­sis eco­ló­gi­ca?
Pode­mos hacer­nos una idea de la “estruc­tu­ra de repre­sen­ta­ción del mun­do” leyen­do los datos ofre­ci­dos por Debo­ra Billi según los cua­les más de 1200 limu­si­nas, cocha­zos de alto lujo que tuvie­ron que ser alqui­la­dos tam­bién en Ale­ma­nia y otros paí­ses cir­cun­dan­tes por­que se habían ago­ta­do los dane­ses, así como nada menos que 140 jet pri­va­dos que colap­sa­ron los aero­puer­tos, y otras mues­tras osten­to­sas de rique­za dila­pi­da­da por una mino­ría que paga­ba 1000 euros por noche en hote­les en los que “se con­su­mía foie gras, ostras y tar­ta­le­tas de caviar. Todo muy sos­te­ni­ble” (www​.rebe​lion​.org 15-12-2009).
Des­de la pers­pec­ti­va anti­im­pe­ria­lis­ta, no cabía espe­ran­za algu­na de que esta cum­bre abrie­ra un avan­ce cua­li­ta­ti­vo en la lucha con­tra la catás­tro­fe ambien­tal, sino al con­tra­rio. El capi­tal mun­dial está atra­ve­san­do una cri­sis que con­ju­ga todas las peo­res carac­te­rís­ti­cas de sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas esen­cia­les, con pro­ble­mas “nue­vos” entre los que des­ta­can el desas­tre ambien­tal, el calen­ta­mien­to, las ham­bru­nas, etc., y tam­bién el giro al capi­ta­lis­mo de los lla­ma­dos impro­pia­men­te “Esta­dos socia­lis­tas”, espe­cial­men­te el del Chi­na Popu­lar que en la cum­bre de Copenha­gue ha actua­do como autén­ti­co “Esta­do capi­ta­lis­ta”. En modo alguno es casua­li­dad el que hayan sido los pue­blos que defien­den su inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía los que más resis­ten­cias hayan pre­sen­ta­do a la api­so­na­do­ra impe­ria­lis­ta, sobre todo los pue­blos que sí tie­nen gobier­nos obre­ros y popu­la­res, socia­lis­tas y revo­lu­cio­na­rios.
Car­los Rive­ro Colla­do ha ana­li­za­do la lec­ción de Copenha­gue (www​.kao​sen​la​red​.net 23-12-2009) des­de esta visión anti­im­pe­ria­lis­ta, mos­tran­do cómo son los pue­blos con un poder pro­pio, inde­pen­dien­tes en el sen­ti­do real de la pala­bra, es decir, no depen­dien­tes en lo eco­nó­mi­co ni some­ti­dos a la depen­den­cia de bur­gue­sías cola­bo­ra­cio­nis­tas, los úni­cos que pue­den com­ba­tir al impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co, al ha indi­ca­do Miguel Mitxi­to­re­na (www​.elmi​li​tan​te​.net 14 – 1‑2010). Otro tan­to ha hecho I. Sali­nas que ha mos­tra­do cómo ha sido el impe­ria­lis­mo el que ha deter­mi­na­do el nefas­to resul­ta­do de esta cum­bre (www​.kao​sen​la​red​.net 29-12-2009) en la que el refor­mis­mo había depo­si­ta­do todas sus espe­ran­zas.
Pero estas cre­cien­tes luchas con­tra el impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co no han sur­gi­do de la nada, y lo que es más impor­tan­te, no han sur­gi­do sin una pre­via inde­pen­di­za­ción polí­ti­ca y teó­ri­ca de los dog­mas sobre la eco­lo­gía impues­tos por el capi­ta­lis­mo, por su poder cul­tu­ral. De la mis­ma for­ma que exis­te un impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co exis­te un impe­ria­lis­mo cul­tu­ral, tenien­do ambos el mis­mo ori­gen de cla­se. La inde­pen­di­za­ción teó­ri­ca del mito del “desa­rro­llo sos­te­ni­ble” nos mues­tra cómo se ha ido avan­zan­do en la ela­bo­ra­ción de otra alter­na­ti­va inasi­mi­la­ble por la bur­gue­sía. Tene­mos que empe­zar recor­dan­do cómo fue el impe­ria­lis­mo el que deter­mi­nó el mar­co polí­ti­co del cual no podía salir la acción eco­lo­gis­ta, mar­co que era un con­cep­to-tram­pa que ha des­orien­ta­do, para­li­za­do y arrui­na­do muchas luchas eco­lo­gis­tas. Se ha vuel­to a reedi­tar un tex­to impres­cin­di­ble de J. M. Nare­do sobre el ori­gen, el uso y el con­te­ni­do del tér­mino “sos­te­ni­ble” (www​.herra​mien​ta​.com​.ar nº 36, octu­bre 2007) que cita­mos por su impor­tan­cia:
“Cuan­do a prin­ci­pios de la déca­da de los seten­ta el Pri­mer Infor­me del Club de Roma sobre los lími­tes del cre­ci­mien­to, jun­to con otras publi­ca­cio­nes y acon­te­ci­mien­tos, pusie­ron en tela de jui­cio la via­bi­li­dad del cre­ci­mien­to como obje­ti­vo eco­nó­mi­co pla­ne­ta­rio, Ignacy Sachs (con­sul­tor de Nacio­nes Uni­das para temas de medioam­bien­te y desa­rro­llo) pro­pu­so la pala­bra «eco­de­sa­rro­llo» como tér­mino de com­pro­mi­so que bus­ca­ba con­ci­liar el aumen­to de la pro­duc­ción, que tan peren­to­ria­men­te recla­ma­ban los paí­ses del Ter­cer Mun­do, con el res­pe­to a los eco­sis­te­mas nece­sa­rio para man­te­ner las con­di­cio­nes de habi­ta­bi­li­dad de la tie­rra. Este tér­mino empe­zó a uti­li­zar­se en los círcu­los inter­na­cio­na­les rela­cio­na­dos con el «medioam­bien­te» y el «desa­rro­llo», dan­do lugar a un epi­so­dio que vati­ci­nó su suer­te. Se tra­ta de la decla­ra­ción en su día lla­ma­da de Coco­yoc, por haber­se ela­bo­ra­do en un semi­na­rio pro­mo­vi­do por las Nacio­nes Uni­das al más alto nivel, con la par­ti­ci­pa­ción de Sachs, que tuvo lugar en l974 en el lujo­so hotel de ese nom­bre, cer­ca de Cuer­na­va­ca, en Méji­co. El pro­pio pre­si­den­te de Méxi­co, Eche­ve­rría, sus­cri­bió y pre­sen­tó a la pren­sa las reso­lu­cio­nes de Coco­yoc, que hacían suyo el tér­mino «eco­de­sa­rro­llo». Unos días más tar­de, según recuer­da Sachs en una recien­te entre­vis­ta [Sachs, I. , 1994], Henry Kis­sin­ger mani­fes­tó, como jefe de la diplo­ma­cia nor­te­ame­ri­ca­na, su des­apro­ba­ción del tex­to en un tele­gra­ma envia­do al pre­si­den­te del Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el Medio Ambien­te: había que reto­car el voca­bu­la­rio y, más con­cre­ta­men­te, el tér­mino «eco­de­sa­rro­llo» que que­dó así veta­do en estos foros. Lo sus­ti­tu­yó más tar­de aquel otro del «desa­rro­llo sos­te­ni­ble», que los eco­no­mis­tas más con­ven­cio­na­les podían acep­tar sin rece­lo, al con­fun­dir­se con el «desa­rro­llo auto­sos­te­ni­do» (self sus­tai­ned growth) intro­du­ci­do tiem­po atrás por Ros­tow y bara­ja­do pro­fu­sa­men­te por los eco­no­mis­tas que se ocu­pa­ban del desa­rro­llo. Sos­te­ni­do (sus­tai­ned) o sos­te­ni­ble (sus­tai­na­ble), se tra­ta­ba de seguir pro­mo­vien­do el desa­rro­llo tal y como lo venía enten­dien­do la comu­ni­dad de los eco­no­mis­tas. Poco impor­ta que algún autor como Daly mati­za­ra que para él «desa­rro­llo sos­te­ni­ble» es «desa­rro­llo sin cre­ci­mien­to», con­tra­di­cien­do la acep­ción común de desa­rro­llo que figu­ra en los dic­cio­na­rios estre­cha­men­te vin­cu­la­da al cre­ci­mien­to”.
Como pue­de ver­se, úni­ca­men­te hizo fal­ta una lla­ma­da de telé­fono del jefe de la diplo­ma­cia yan­qui para que se impu­sie­ra un cam­bio semán­ti­co deci­si­vo en las dis­cu­sio­nes pos­te­rio­res sobre la cri­sis eco­ló­gi­ca, ya que, como vere­mos al estu­diar el papel reac­cio­na­rio de la tesis del “desa­rro­llo sos­te­ni­ble”, esta corrien­te ideo­ló­gi­ca jus­ti­fi­ca la expan­sión del eco­ca­pi­ta­lis­mo, del capi­ta­lis­mo ver­de, del impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co. El poder de una lla­ma­da tele­fó­ni­ca sola­men­te es expli­ca­ble si pre­via­men­te se ha estu­dia­do el poder mate­rial arra­sa­dor de EEUU, de su impe­ria­lis­mo repre­sen­ta­do enton­ces un Kis­sin­ger que tuvo mucho que ver con las atro­ci­da­des exter­mi­na­do­ras de dic­ta­du­ras mili­ta­res y regí­me­nes auto­ri­ta­rios de varios con­ti­nen­tes, peo­nes files de EEUU. Sin una defi­ni­ción cien­tí­fi­co-crí­ti­ca pre­via de lo que es el impe­ria­lis­mo, sin ella, no podre­mos nun­ca com­pren­der la razón de la efi­ca­cia de una sola lla­ma­da tele­fó­ni­ca para cam­biar un úni­ca pala­bra en un tex­to sobre eco­lo­gía.
Mien­tras las “izquier­das” refor­mis­tas, eco-paci­fis­tas y estric­ta­men­te par­la­men­ta­ris­tas se limi­ta­ban a pro­tes­tar con­tra las malas inter­pre­ta­cio­nes, abu­sos y exce­sos en lo tocan­te a la apli­ca­ción del “desa­rro­llo sos­te­ni­ble”, pero sin cues­tio­nar radi­cal­men­te su esen­cia bur­gue­sa, mien­tras así suce­día y sigue suce­dien­do en menor medi­da, el impe­ria­lis­mo avan­za­ba en sus polí­ti­cas de arra­sa­mien­to de los recur­sos y des­truc­ción de la natu­ra­le­za. Abun­dan las bue­nas denun­cias crí­ti­cas sobre el saqueo, muchas de ellas con­fir­ma­das con el tiem­po. Por citar sola­men­te una: Isi­dro Herre­ra Her­nán­dez demos­tró cómo la ofen­si­va geo­po­lí­ti­ca del impe­rio petro­le­ro esta­dou­ni­den­se (www​.apo​rrea​.org 14-01-2006), exten­día sus ten­tácu­los mili­ta­res, eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y cul­tu­ra­les sobre y con­tra los pue­blos de las Amé­ri­cas, pero tam­bién con­tra todos aque­llos pue­blos y nacio­nes posee­do­res de las reser­vas ener­gé­ti­cas que el impe­ria­lis­mo nece­si­ta para saciar su “ham­bru­na ener­gé­ti­ca”. Según este inves­ti­ga­dor, el impe­ria­lis­mo recu­rre a una “tela­ra­ña de tra­ta­dos de ‘coope­ra­ción’” y a la doc­tri­na de “gue­rra glo­bal con­tra el ‘terro­ris­mo’”, para exten­der su poder mun­dial.
El anti­im­pe­ria­lis­mo en la actua­li­dad, en la fase actual del capi­ta­lis­mo deno­mi­na­do senil, no pue­de por menos que carac­te­ri­zar­se por una rei­vin­di­ca­ción ele­men­tal: la toma del poder por los pue­blos tra­ba­ja­do­res. Si bien esta es una rei­vin­di­ca­ción esen­cial del socia­lis­mo des­de la mitad del siglo XIX, cuan­do el mar­xis­mo apa­re­ció como la for­ma más con­se­cuen­te del socia­lis­mo tenien­do en cuen­ta todas sus corrien­tes, si bien esto es incues­tio­na­ble, no lo es menos que en la actua­li­dad la toma del poder por los pue­blos tra­ba­ja­do­res adquie­re una urgen­cia y una lógi­ca muy fácil­men­te expli­ca­ble. De hecho, el socia­lis­mo eco­lo­gis­ta anti­im­pe­ria­lis­ta demues­tra con tres argu­men­tos irre­ba­ti­bles la nece­si­dad de cons­truir nue­vos pode­res obre­ros y popu­la­res, nue­vos Esta­dos obre­ros anti­im­pe­ria­lis­tas.
3.- DEL ECOLOGISMO PROGRESISTA AL ECOLOGISMO SOCIALISTA
Damos este nom­bre a las corrien­tes eco­lo­gis­tas que no dan el paso a una asun­ción ple­na del con­te­ni­do socia­lis­ta de esta lucha, aun­que muchos de sus defen­so­res digan ser socia­lis­tas en mayor o menor gra­do en otras cues­tio­nes y nive­les de la vida, sobre todo en el medio aca­dé­mi­co e inte­lec­tual. Por ejem­plo, en 1997 Wallers­tein pre­sen­tó la ponen­cia “Eco­lo­gía y cos­tes de pro­duc­ción capi­ta­lis­tas: No hay sali­da”, a dis­po­si­ción en Inter­net. Para esta épo­ca esta­ban ya encen­di­das todas las luces de aler­ta roja sobre la cri­sis ambien­tal que se ges­ta­ba ace­le­ra­da­men­te. Des­de los años ’70 se acu­mu­la­ban los infor­mes crí­ti­cos sobre el cre­ci­mien­to expo­nen­cial de los efec­tos devas­ta­do­res que el capi­ta­lis­mo pro­vo­ca­ba en la natu­ra­le­za.
Des­de fina­les de los ’80, antes inclu­so de la implo­sión de la URSS, se cono­cían ya las con­se­cuen­cias nefas­tas del desa­rro­llis­mo cuan­ti­ta­ti­vo apli­ca­do en la mayo­ría de los paí­ses deno­mi­na­dos socia­lis­tas, y la catás­tro­fe de Cher­nobyl sería un ejem­plo más. En medio de la eufo­ria impe­ria­lis­ta por la “derro­ta del comu­nis­mo” y por la expan­sión irra­cio­nal del capi­ta­lis­mo finan­cie­ri­za­do, las demo­le­do­ras denun­cias de las orga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas de izquier­da apa­re­cían como una de las pocas resis­ten­cias fren­te a la expan­sión bur­gue­sa jus­ti­fi­ca­da ideo­ló­gi­ca­men­te con el post­mo­der­nis­mo. Sin embar­go, tam­bién empe­za­ban a mover­se nue­vas luchas socia­les y popu­la­res des­de media­dos de los ’90.
Tras expli­car por qué el capi­ta­lis­mo es irre­con­ci­lia­ble con la natu­ra­le­za, Wallers­tein con­clu­ye con la siguien­te pos­tu­ra:
“¿No hay sali­da? No hay sali­da den­tro de la estruc­tu­ra del sis­te­ma his­tó­ri­co exis­ten­te. Pero resul­ta que esta­mos en el pro­ce­so de salir de este sis­te­ma. La ver­da­de­ra pre­gun­ta que se nos plan­tea es la de ¿a dón­de lle­ga­re­mos como resul­ta­do de este pro­ce­so?. Aquí y aho­ra debe­mos levan­tar el estan­dar­te de la racio­na­li­dad mate­rial, en torno al cual debe­mos agru­par­nos. Una vez que acep­te­mos la impor­tan­cia de reco­rrer el camino de la racio­na­li­dad mate­rial, debe­mos ser cons­cien­tes de que es un camino lar­go y arduo. Invo­lu­cra no sola­men­te un nue­vo sis­te­ma social, sino tam­bién nue­vas estruc­tu­ras de cono­ci­mien­to, en las que la filo­so­fía y las cien­cias no podrán seguir divor­cia­das, y retor­na­re­mos a la epis­te­mo­lo­gía sin­gu­lar en pos del cono­ci­mien­to uti­li­za­da con ante­rio­ri­dad a la crea­ción de la eco­no­mía-mun­do capi­ta­lis­ta. Si comen­za­mos a reco­rrer este camino, tan­to en lo que se refie­re al sis­te­ma social en que vivi­mos como en cuan­to a las estruc­tu­ras de cono­ci­mien­to que usa­mos para inter­pre­tar­lo, nece­si­ta­mos ser muy cons­cien­tes de que esta­mos ante un comien­zo, no, de nin­gu­na mane­ra, ante un final. Los comien­zos son incier­tos, auda­ces y difí­ci­les, pero ofre­cen una pro­me­sa, que es lo máxi­mo”.
Como se apre­cia, fren­te a una cri­sis de ago­ta­mien­to del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, en la que la catás­tro­fe ambien­tal jue­ga un papel des­truc­tor cre­cien­te, Wallers­tein sola­men­te pro­po­ne «levan­tar el estan­dar­te de la racio­na­li­dad mate­rial, en torno al cual debe­mos agru­par­nos». ¿Qué sig­ni­fi­ca la “racio­na­li­dad mate­rial” si no se hace nin­gu­na refe­ren­cia al poder de cla­se que defi­ne e impo­ne dicha “racio­na­li­dad”? En gene­ral, toda la obra de Wallers­tein aca­ba cuan­do ha de enfren­tar­se al pro­ble­ma del poder de cla­se, del Esta­do como ins­tru­men­to de cen­tra­li­za­ción estra­té­gi­ca. Es cier­to que en algu­nas obras con­cre­tas apun­ta ideas socia­lis­tas, pero de for­ma difu­sa y abs­trac­ta. Aho­ra, en el tema que tra­ta­mos aquí y tenien­do en cuen­ta la influen­cia de este autor en amplios sec­to­res social­de­mó­cra­tas y exco­mu­nis­tas, su alter­na­ti­va mera­men­te inte­lec­tua­lis­tas es asu­mi­ble por los sec­to­res pro­gre­sis­tas de la bur­gue­sía por­que se limi­ta al área de la decla­ma­ción de prin­ci­pios abs­trac­tos.
A comien­zos de 2001 F. Fer­nán­dez Buey publi­có un tex­to que se ins­cri­bía en la corrien­te deno­mi­na­da “Eco­lo­gía polí­ti­ca de la pobre­za” (www​.lain​sig​nia​.org 23-III-2001) en el pode­mos leer:
“En suma, lo que la eco­lo­gía polí­ti­ca de la pobre­za vie­ne a decir­nos es que no se pue­de seguir vivien­do como se ha vivi­do en las últi­mas déca­das, por enci­ma de las posi­bi­li­da­des de la eco­no­mía real y con­tra la natu­ra­le­za. Que el modo de vida con­su­mis­ta de los paí­ses ricos no es uni­ver­sa­li­za­ble por­que su gene­ra­li­za­ción cho­ca­ría con lími­tes eco­ló­gi­cos insu­pe­ra­bles. Y que en nues­tro mun­do actual ser sólo eco­lo­gis­tas es ya insu­fi­cien­te. Para hacer reali­dad lo que aho­ra es toda­vía un pro­yec­to, un hori­zon­te, la eco­lo­gía polí­ti­ca de la pobre­za, sur­gi­da en los paí­ses empo­bre­ci­dos, tie­ne que enla­zar con las per­so­nas sen­si­bles del mun­do rico y con­ven­cer a las bue­nas gen­tes de que la recon­ver­sión eco­ló­gi­co-eco­nó­mi­ca pla­ne­ta­ria del futu­ro obli­ga a cam­bios radi­ca­les en el sis­te­ma con­su­mis­ta hoy domi­nan­te en casi todo el mun­do indus­trial­men­te avan­za­do. Pues el desa­rro­llo sos­te­ni­ble impli­ca cier­ta auto­con­ten­ción y la auto­con­ten­ción impli­ca aus­te­ri­dad. Pero para que «aus­te­ri­dad» sea una pala­bra creí­ble para las muje­res y varo­nes del mun­do empo­bre­ci­do es nece­sa­rio que antes, o simul­tá­nea­men­te, sea­mos aus­te­ros quie­nes hoy vivi­mos del pri­vi­le­gio”.
Pri­me­ro: la vida “en con­tra de la natu­ra­le­za” es muy ante­rior a las “últi­mas déca­das”, ya que siguien­do a Marx y Engels, pode­mos ras­trear­la en los efec­tos sobre la fer­ti­li­dad de la tie­rra pro­du­ci­dos invo­lun­ta­ria­men­te por las pri­me­ras socie­da­des agra­rias meso­po­tá­mi­cas, que cau­sa­ron la deser­ti­za­ción de amplios terri­to­rios. Segun­do: ¿No hay una for­ma más direc­ta, radi­cal y cien­tí­fi­co-crí­ti­ca con la que defi­nir al “modo de vida con­su­mis­ta de los paí­ses ricos”? Ter­ce­ro: ¿Quié­nes son las “per­so­nas sen­si­bles” y las “bue­nas gen­tes” del mun­do rico? ¿Aca­so los inte­lec­tua­les, los bur­gue­ses con con­cien­cia eco­lo­gis­ta, las cla­ses explo­ta­das, las nacio­nes opri­mi­das en el “mun­do rico”? ¿Supo­ne mucho esfuer­zo inte­lec­tual pre­ci­sar el con­te­ni­do y natu­ra­le­za de cla­se de esas per­so­nas? Cuar­to: ¿qué es “con­ven­cer (…) de cam­bios radi­ca­les en el sis­te­ma con­su­mis­ta hoy domi­nan­te? ¿Por qué no exi­gir trans­for­ma­cio­nes en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo, trans­for­ma­cio­nes deci­di­das demo­crá­ti­ca­men­te por la mayo­ría de la pobla­ción y apli­ca­das por un gobierno socia­lis­ta? ¿Es sufi­cien­te limi­tar­nos al con­ven­ci­mien­to sobre el con­su­mo por muy “radi­cal” que diga ser?
A lo lar­go de las pági­nas que siguen ire­mos res­pon­dien­do a estas y otras pre­gun­tas que se reite­ran de una u otra for­ma has­ta el can­san­cio, y que ocul­tan el ver­da­de­ro pro­ble­ma, a saber, el de la ausen­cia de una teo­ría sobre la inter­ac­ción entre el poder esta­tal capi­ta­lis­ta y la cri­sis eco­ló­gi­ca, es decir, la caren­cia o el aban­dono de una teo­ría revo­lu­cio­na­ria del poder de cla­se, sobre la impor­tan­cia que tie­ne la opre­sión nacio­nal para el saqueo glo­bal que rea­li­za el impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co, y sobre el papel del sis­te­ma patriar­co-bur­gués en la per­pe­tua­ción de la explo­ta­ción de la natu­ra­le­za entre otras cosas con la ver­bo­rrea ideo­ló­gi­ca del eco-paci­fis­mo feme­nino, natu­ra­lis­ta e inti­mis­ta, sobre el cual vol­ve­re­mos en su momen­to. La refe­ren­cia del autor a una ver­sión pro­gre­sis­ta del “desa­rro­llo sos­te­ni­ble” por­que impli­ca “cier­ta auto­con­ten­ción (…) y aus­te­ri­dad”, no hace sino maqui­llar su refor­mis­mo a la vez que abre una vía de cone­xión con muchas de las tesis de la actual moda del decre­ci­mien­to. La obra ente­ra de F. Fer­nán­dez Buey tras­lu­ce pos­tu­ras cla­ra­men­te refor­mis­tas en las cues­tio­nes deci­si­vas de la lucha de cla­ses, pero en el tema de la eco­lo­gía “de los pobres” su posi­cio­na­mien­to está inclu­so por detrás del de Wallers­tein.
Fue tam­bién en 2001 cuan­do P. Rous­set escri­bió uno de los artícu­los más repre­sen­ta­ti­vos de la situa­ción de trán­si­to, de refle­xión crea­ti­va y de aper­tu­ra a nue­vas dudas que se esta­ba vivien­do en algu­nos sec­to­res mar­xis­tas que no habían retro­ce­di­do al refor­mis­mo de F. Fer­nán­dez Buey y de otros. El autor de: “Lo eco­ló­gi­co y lo social: com­ba­tes, pro­ble­mas, mar­xis­mos” (www​.rebe​lion​.org 17-04-2001), defi­ne rápi­da­men­te la situa­ción aquel momen­to, la con­fluen­cia entre los pro­ble­mas socio­ecó­mi­cos y la cri­sis eco­ló­gi­ca, y pasa a expo­ner la arti­cu­la­ción entre las luchas en defen­sa de los ser­vi­cios públi­cos, la lucha con­tra la polu­ción, la lucha en defen­sa del empleo, la lucha por la abo­li­ción por la deu­da, y la lucha por la demo­cra­cia y por el empleo de una visión estra­té­gi­ca a lar­go pla­zo. Sin embar­go, has­ta ese momen­to del tex­to, en esta inter­ac­ción de luchas, de obje­ti­vos por los que luchar, en nin­gún momen­to apa­re­ce el de la obten­ción del poder polí­ti­co, del poder de cla­se, para mul­ti­pli­car la fuer­za y la efi­ca­cia de la movi­li­za­ción obre­ra.
Poco des­pués, el autor aña­de nue­vas cues­tio­nes y obje­ti­vos que tene­mos que inte­grar en nues­tras luchas: la coope­ra­ción, la reduc­ción de las des­igual­da­des socia­les, la reduc­ción del tiem­po de tra­ba­jo y el aumen­to del tiem­po libre, la revo­lu­ción con­cep­tual y la revo­lu­ción cul­tu­ral. ¿Y la revo­lu­ción socio­po­lí­ti­ca que otor­gue un poder esta­tal nue­vo y dife­ren­te, socia­lis­ta, a las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das, no es una cues­tión que ten­ga­mos que rei­vin­di­car en el pre­sen­te? Para res­pon­der a esta pre­gun­ta, que al final no tie­nen res­pues­ta aun­que apun­ta una sali­da pro­me­te­do­ra, como vere­mos, el autor ofre­ce una refle­xión intere­san­te. Sos­tie­ne que: “La eco­lo­gía polí­ti­ca no pue­de esqui­var­se a cues­tio­nes cla­ves como las rela­cio­nes de poder y las pola­ri­da­des socia­les. No pue­de igno­rar, sin pér­di­das, la impor­tan­cia cru­cial de un con­cep­to como el de modos de pro­duc­ción, de la noción sis­té­mi­ca del capi­ta­lis­mo. Cada corrien­te que se con­si­de­ra como eco­lo­gía polí­ti­ca debe pre­ci­sar cuál es su teo­ría de la trans­for­ma­ción social, por­que se tra­ta de rom­per el espi­ral sui­ci­da del «pro­duc­ti­vis­mo» trans­for­man­do radi­cal­men­te el fun­cio­na­mien­to de nues­tras socie­da­des. Si el apor­te mar­xis­ta en este cam­po es recha­za­do, ¿de qué esta­mos hablan­do? Pocos fue­ron los teó­ri­cos de una eco­lo­gía no socia­lis­ta que qui­sie­ron res­pon­der a esta cues­tión”.
Vemos que apa­re­cen con­cep­tos cla­ves como el de modos de pro­duc­ción, el capi­ta­lis­mo como sis­te­ma y, sobre todo, el de la exis­ten­cia de una “eco­lo­gía no socia­lis­ta”, o sea, el de la nece­si­dad de una “eco­lo­gía socia­lis­ta”, que no es cita­da como tal. Y de inme­dia­to, el autor acla­ra que: “Aún sien­do radi­ca­les, revo­lu­cio­na­rios, los mar­xis­tas pue­den per­ci­bir­se intrín­se­ca­men­te inca­pa­ces de inte­grar la cues­tión eco­ló­gi­ca si estu­vie­ran, por poco que sea, pri­sio­ne­ros de con­cep­cio­nes «reduc­cio­nis­tas de cla­se» o eco­no­mi­cis­tas. Así como el femi­nis­mo, la eco­lo­gía polí­ti­ca trae a la super­fi­cie el carác­ter diná­mi­co, nodal, esen­cial, de las con­tra­dic­cio­nes que no pue­den ser redu­ci­das sola­men­te a las rela­cio­nes de cla­se, y rom­pe las ama­rras de las con­cep­cio­nes eco­no­mi­cis­tas. Para inte­grar la cues­tión eco­ló­gi­ca, el mar­xis­mo debe abrir­se a todas las «con­tra­dic­cio­nes motri­ces»: estas con­tra­dic­cio­nes mayo­res, que hacen que la socie­dad se trans­for­me, con­tra­dic­cio­nes que inter­fie­ren unas en las otras. Esto es tan­to así que el capi­ta­lis­mo jue­ga en todas las for­mas de explo­ta­ción y opre­sión para man­te­ner­se domi­nan­te, y por lo tan­to ellas deben ser tra­ta­das de for­ma con­jun­ta. Pero cada con­tra­dic­ción tie­ne su his­to­ria, su diná­mi­ca y su auten­ti­ci­dad pro­pia, que jamás se redu­cen unas a otras”.
Se tra­ta de un ade­lan­to cla­ro con res­pec­to a los nive­les de abs­trac­ción al uso, pero, a la vez, de un retro­ce­so con res­pec­to a la teo­ría de la tota­li­dad social con­cre­ta, del capi­ta­lis­mo como sis­te­ma, o para decir­lo cla­ra­men­te, de la teo­ría del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta que se mue­ve por el impul­so de las con­tra­dic­cio­nes irre­con­ci­lia­bles entre el capi­tal y el tra­ba­jo en su nivel gené­ti­co-estruc­tu­ral. Tan­to la eco­lo­gía como el femi­nis­mo y el res­to de for­mas de explo­ta­ción se inser­tan en últi­mo aná­li­sis en la con­tra­dic­ción capi­tal-tra­ba­jo, aun­que en los aná­li­sis a nivel his­tó­ri­co-gené­ti­co tie­nen cada uno de ellos sus con­cre­tas espe­ci­fi­ci­da­des y rit­mos autó­no­mos. Aho­ra bien, pare­ce que P. Rous­set se acer­ca bas­tan­te a esta segun­da inter­pre­ta­ción al decir casi de inme­dia­to que:
“Pun­to de vis­ta de radi­ca­li­dad y de la «his­to­ria abier­ta», aprehen­sión de las con­tra­dic­cio­nes motri­ces, en sus arti­cu­la­cio­nes como en sus irreductibilidades…No todos los mar­xis­tas son capa­ces de inte­grar en una mis­ma pers­pec­ti­va de trans­for­ma­ción las cues­tio­nes social y eco­ló­gi­ca. Inclu­so aque­llos que pare­cen ser los más aptos, los más pre­pa­ra­dos, no sabrán ter­mi­nar esta tarea rápi­da­men­te. Hay mucho que hacer para elu­ci­dar las impli­ca­cio­nes con­tem­po­rá­neas de las indis­pen­sa­bles rup­tu­ras anti-meca­ni­cis­tas y anti-linea­res, aún cuan­do estas rup­tu­ras tie­nen raí­ces anti­guas que vie­nen de deba­tes del pasa­do (sobre la suce­sión de modos de pro­duc­ción, por ejem­plo) y has­ta en la pro­pia obra de Marx y Engels”. Des­pués, el autor se refie­re de for­ma explí­ci­ta a la nece­si­dad de supe­rar cuan­to ante el atra­so que tie­ne la teo­ría socia­lis­ta en la inter­re­la­ción entre la cri­sis social y la cri­sis eco­ló­gi­ca, indi­can­do que el futu­ro del mar­xis­mo y de la revo­lu­ción social depen­de de la correc­ta imbri­ca­ción de la cri­sis eco­ló­gi­ca den­tro del socia­lis­mo.
Estas pala­bras están escri­tas a comien­zos de 2001 y des­de enton­ces has­ta aho­ra el impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co ha endu­re­ci­do y amplia­do sus ata­ques a la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra, a la natu­ra­le­za en su con­jun­to. Jus­to en esos momen­tos sur­gió la tesis del eco­so­cia­lis­mo para inten­tar resol­ver defi­ni­ti­va­men­te esta limi­ta­ción.
4.- EL ECOSOCIALISMO COMO RESPUESTA INCOMPLETA I
Joel Kovel y Michael Löwy inven­ta­ron el tér­mino de “eco­so­cia­lis­mo” con el que inten­ta­ban fusio­nar la crí­ti­ca eco­lo­gis­ta radi­cal y la crí­ti­ca socia­lis­ta en un úni­co con­cep­to. En el ya famo­so “Mani­fies­to Eco­so­cia­lis­ta” (www​.rebe​lion​.org 9-06-2002) expo­nen lo bási­co de este con­cep­to, en el que el tema del poder de cla­se está prác­ti­ca­men­te ausen­te, y dicen:
“Nadie pue­de leer estas pro­pues­tas sin pen­sar, pri­me­ro, en cuán­tos pro­ble­mas prác­ti­cos y teó­ri­cos gene­ran, y segun­do y más abru­ma­do­ra­men­te, en lo leja­nas que están con res­pec­to a la con­fi­gu­ra­ción actual del mun­do, en su ancla­je ins­ti­tu­cio­nal y en la for­ma en que se impri­me en la con­cien­cia. No nece­si­ta­mos desa­rro­llar estos pun­tos, que debe­rían ser ins­tan­tá­nea­men­te reco­no­ci­bles para todos. Pero qui­sié­ra­mos insis­tir en que sean toma­das des­de una pers­pec­ti­va apro­pia­da. Nues­tro pro­yec­to no con­sis­te ni en deli­near cada paso de esta vía ni en ceder ante el adver­sa­rio debi­do a la pre­pon­de­ran­cia del poder que osten­ta. Se tra­ta, en cam­bio, de desa­rro­llar la lógi­ca de una trans­for­ma­ción sufi­cien­te y nece­sa­ria del orden actual, y en empe­zar a desa­rro­llar las eta­pas inter­me­dias en direc­ción a este obje­ti­vo. Lo hace­mos para pen­sar con mayor pro­fun­di­dad en estas posi­bi­li­da­des y, al mis­mo tiem­po, empe­zar el tra­ba­jo de dise­ñar jun­to a todos los que pien­san pare­ci­do. Si algún méri­to hay en estos argu­men­tos, enton­ces debe ocu­rrir que pen­sa­mien­tos simi­la­res, y prác­ti­cas que reali­cen esos pen­sa­mien­tos, ger­mi­nen coor­di­na­da­men­te en innu­me­ra­bles pun­tos alre­de­dor del mun­do. El eco­so­cia­lis­mo será inter­na­cio­nal, y uni­ver­sal, o no será. Las cri­sis de nues­tro tiem­po pue­den –y deben- ser vis­tas como opor­tu­ni­da­des revo­lu­cio­na­rias, lo que es nues­tra obli­ga­ción afir­mar y dar naci­mien­to”.
Vemos que, en aque­llos años, se tra­ta­ba de una pro­pues­ta cons­cien­te de que toda­vía fal­ta­ba mucha prác­ti­ca y mucha lucha, y mucho deba­te teó­ri­co para poder fusio­nar la crí­ti­ca socia­lis­ta y la crí­ti­ca eco­lo­gis­ta, como poco antes había pedi­do P. Rous­set. Duran­te un tiem­po, el tér­mino de eco­so­cia­lis­mo gozó de cier­to pri­vi­le­gio en la izquier­da revo­lu­cio­na­ria ya que, por un lado, pro­ve­nía de sec­to­res radi­ca­les; y por otro lado, no se habían estu­dia­do crí­ti­ca­men­te toda­vía todas sus impli­ca­cio­nes prác­ti­cas. Sin embar­go, hubo inten­tos muy loa­bles por avan­zar en una pre­ci­sión teó­ri­ca más rigu­ro­sa del con­te­ni­do radi­cal de la crí­ti­ca eco­lo­gis­ta al capi­ta­lis­mo. Por no exten­der­nos, recor­da­mos a John Bellamy Fos­ter: “Orga­ni­zan­do la Revo­lu­ción Eco­ló­gi­ca” del 29-10-2005, a dis­po­si­ción en Inter­net, en el que defen­dió la nece­si­dad del “sur­gi­mien­to a tra­vés de la lucha revo­lu­cio­na­ria de una socie­dad más igua­li­ta­ria, la del Eco – comu­na­lis­mo”, mien­tras que otras corrien­tes pro­po­nían nom­bres como el “comu­nis­mo solar”, el “socia­lis­mo ver­de”, etc.
Aún así, el tér­mino de moda era el de “eco­so­cia­lis­mo”, tan­to que toda­vía esta­ba en bue­na medi­da libre de crí­ti­ca. Tal vez fue­ra debi­do a esta fama por lo que empe­za­ron a apa­re­cer tex­tos sobre el eco­so­cia­lis­mo que no pro­fun­di­za­ban auto­crí­ti­ca­men­te en las lagu­nas ya pre­sen­tes en el Mani­fies­to Eco­so­cia­lis­ta inau­gu­ral, sino que las amplia­ban. Andrés Lund Medi­na escri­bió “Eco­so­cia­lis­mo o neo­bar­ba­rie” (www​.rebe​lion​.org 19-02-2007) en el que, ade­más de hablar bien del artícu­lo de Wallers­tein que hemos cri­ti­ca­do arri­ba pre­ci­sa­men­te por la mis­ma caren­cia, sos­tie­ne la tesis de que el eco­so­cia­lis­mo es una uto­pía, aun­que sin pre­ci­sar si se tra­ta de la “uto­pía roja” que E. Bloch argu­men­ta en su “Prin­ci­pio espe­ran­za”, si no más bien des­de un argu­men­to del “deber ser” que sue­na bas­tan­te kan­tiano, aun­que el autor sos­tie­ne que esa uto­pía ha de con­cre­tar­se mate­rial­men­te en las luchas por obje­ti­vos ele­men­ta­les entre los que cita: la defen­sa del ser­vi­cio públi­co; la lucha con­tra la con­ta­mi­na­ción; la lucha por la tie­rra; la abo­li­ción de la deu­da; y la con­quis­ta de la demo­cra­cia y la visión del lar­go pla­zo. Estos y otros obje­ti­vos se pre­sen­tan con un len­gua­je de acción obre­ra y de movi­li­za­cio­nes sin­di­ca­les, en el que no fal­tan expre­sio­nes como “trans­for­ma­ción radi­cal del sis­te­ma”, etc.
Pero fal­ta, otra vez, uno de los pun­tos crí­ti­cos de sepa­ra­ción del mar­xis­mo del refor­mis­mo, la cues­tión del poder. ¿Cómo pode­mos garan­ti­zar que las tie­rras recu­pe­ra­das a los terra­te­nien­tes, no sean de nue­vo expro­pia­das y pri­va­ti­za­das por el impe­ria­lis­mo median­te una con­tra­rre­vo­lu­ción san­gui­na­ria o median­te una inva­sión, o median­te ambos crí­me­nes a la vez, si care­ce­mos de un Esta­do obre­ro y de un ejér­ci­to popu­lar, un pue­blo en armas que defien­da a muer­te las tie­rras colec­ti­vas recu­pe­ra­das? ¿Cómo vamos a defen­der los ser­vi­cios públi­cos, cómo vamos a con­quis­tar la demo­cra­cia, cómo vamos a obli­gar a las trans­na­cio­na­les a tomar medi­das de pro­tec­ción ambien­tal, sin una polí­ti­ca de con­quis­ta del poder y de defen­sa de lo con­quis­ta­do? ¿Cómo van a resis­tir los pue­blos empo­bre­ci­dos y saquea­dos las pre­sio­nes impe­ria­lis­tas para que devuel­van la “deu­da” si no han cons­trui­do un poder defen­si­vo sufi­cien­te como para disua­dir al mons­truo bur­gués?
Aho­ra bien, pocos meses antes de este últi­mo escri­to había apa­re­ci­do la crí­ti­ca de Clau­dio Cre­va­rok a Joel Kovel a pro­pó­si­to de cómo incar­di­na sus fun­da­men­ta­das denun­cias al capi­ta­lis­mo como res­pon­sa­ble de la cri­sis eco­ló­gi­ca con las pro­pues­tas prác­ti­cas que hace, con las medi­das revo­lu­cio­na­rias que plan­te en su libro “El enemi­go de la natu­ra­le­za”, en el que Kovel expo­ne con deta­lle su con­cep­to de “eco­so­cia­lis­mo”. Clau­dio Cre­va­rok, que asu­me en su tex­to “El capi­ta­lis­mo y la “cri­sis ecológica”.Aproximaciones des­de el mar­xis­mo” (Revis­ta Lucha de cla­ses, Argen­ti­na. Nº 6, Junio 2006, pp. 235 – 246, dis­po­ni­ble en Inter­net) bue­na par­te de la argu­men­ta­ción cien­tí­fi­ca de J. Kovel, dis­cre­pa sin embar­go de su alter­na­ti­va prác­ti­ca: “la revo­lu­ción eco­so­cia­lis­ta es pen­sa­da por este autor como una suer­te de gol­pe de fuer­za de la socie­dad civil, don­de la cla­se tra­ba­ja­do­ra apa­re­ce des­di­bu­ja­da ya que en su mayor par­te se encuen­tra inte­gra­da o sub­yu­ga­da por el capi­tal. En este pun­to, Kovel cae en la con­tra­dic­ción más fla­gran­te, ya que él mis­mo reco­no­ce el carác­ter cla­sis­ta de la domi­na­ción esta­tal. A pesar de sus inten­tos por recu­pe­rar a Marx, la con­tra­dic­ción capi­ta­lis­mo-natu­ra­le­za ter­mi­na borro­nean­do en este caso la con­tra­dic­ción capi­tal-tra­ba­jo”.
Esta crí­ti­ca pue­de y debe exten­der­se al pro­ble­ma del poder, y si bien muchas de las diver­sas corrien­tes que se recla­man del eco­so­cia­lis­mo sí asu­men a su modo la deci­si­va con­tra­dic­ción capi­tal-tra­ba­jo, empe­ro, en su mayo­ría, tien­den a licuar y debi­li­tar el tam­bién deci­si­vo pro­ble­ma del poder de cla­se, del papel cru­cial del Esta­do bur­gués en la cri­sis eco­ló­gi­ca y del papel cru­cial del Esta­do obre­ro en la lucha con­tra el impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co. De hecho, Kovel publi­có un bre­ve tex­to “¿Por qué eco­so­cia­lis­mo hoy?” (www​.rebe​lion​.org 09-11-2007) en el que tras rei­vin­di­car el idea­rio y la figu­ra de Rosa Luxem­burg, lle­ga nada menos que a defen­der la nece­si­dad del con­trol obre­ro aun­que de for­ma abs­trac­ta: “Se requie­re el con­trol obre­ro en el eco­so­cia­lis­mo como en el socia­lis­mo de la «pri­me­ra épo­ca,» por­que los pro­duc­to­res son libres sólo si tras­cien­den al capi­ta­lis­mo”, y no da un paso más.
La pre­gun­ta es: ¿pue­de uno pro­te­ger­se bajo la som­bra de Rosa Luxem­burg, que siem­pre defen­dió la nece­si­dad de la con­quis­ta del poder, y en la con­sig­na irre­nun­cia­ble del con­trol obre­ro, pero sin con­cre­tar cómo deben plas­mar­se estos prin­ci­pios mar­xis­tas impres­cin­di­bles en el pre­sen­te, en el con­tex­to actual, en el tiem­po en el que se escri­be el tex­to en el que se cita a Rosa y al con­trol obre­ro? La pre­gun­ta es: ¿qué falla inter­na­men­te en el con­cep­to de eco­so­cia­lis­mo que resul­ta inca­paz de con­cre­tar en la lucha pre­sen­te, en el aho­ra, la sín­te­sis de todas las rei­vin­di­ca­cio­nes que no es otra que la lucha por el poder polí­ti­co?
Jus­to en medio de esta apa­re­ció el tex­to M. Löwy sobre “Eco­so­cia­lis­mo, demo­cra­cia y pla­ni­fi­ca­ción” (www​.rebe​lion​.org 13-07-2007) en el que inten­ta dar un paso ade­lan­te usan­do la teo­ría mar­xis­ta del pro­gra­ma de tran­si­ción de una fase de luchas a otra, teo­ría ya expues­ta por los tex­tos de Marx y Engels de la mitad del siglo XIX. Lee­mos lo siguien­te:
“Soñar, y luchar, por un socia­lis­mo ver­de, o, según algu­nos, un comu­nis­mo solar, no sig­ni­fi­ca que no se debe luchar en con­cre­to por refor­mas urgen­tes. Sin nin­gu­na ilu­sión en un «capi­ta­lis­mo lim­pio», se debe inten­tar ganar tiem­po e impo­ner, en la medi­da de lo posi­ble, algu­nos cam­bios ele­men­ta­les: la prohi­bi­ción del HCFCs que está des­tru­yen­do la capa de ozono, una mora­to­ria gene­ral sobre los OGM, una reduc­ción drás­ti­ca en la emi­sión de gases que pro­vo­can el efec­to inver­na­de­ro, el desa­rro­llo de trans­por­te públi­co, la impo­si­ción de impues­tos a los auto­mó­vi­les con­ta­mi­nan­tes, el reem­pla­zo pro­gre­si­vo de camio­nes por tre­nes, una regu­la­ción seve­ra de la indus­tria de la pes­ca, así como del uso de pes­ti­ci­das y quí­mi­cos en la pro­duc­ción agro-indus­trial. Éstos, y pro­ble­mas simi­la­res, están en el cora­zón de la agen­da del movi­mien­to de Jus­ti­cia Glo­bal, y de los Foros Socia­les Mun­dia­les, en un nue­vo y deci­si­vo desa­rro­llo que ha per­mi­ti­do, des­de Seattle en 1999, la con­ver­gen­cia de movi­mien­tos socia­les y medioam­bien­ta­les en una lucha común con­tra el sis­te­ma.
Estas urgen­tes deman­das eco-socia­les pue­den lle­var a un pro­ce­so de radi­ca­li­za­ción, a con­di­ción de que no se acep­te limi­tar los obje­ti­vos de acuer­do a las exi­gen­cias del «capi­ta­lis­mo de mer­ca­do» o de la «com­pe­ti­ti­vi­dad». Según la lógi­ca de lo que los mar­xis­tas lla­man un «pro­gra­ma de tran­si­ción», cada vic­to­ria peque­ña, cada avan­ce par­cial lle­va inme­dia­ta­men­te a una deman­da más alta, a un obje­ti­vo más radi­cal. Tales luchas alre­de­dor de pro­ble­mas con­cre­tos es impor­tan­te, no sólo por­que las vic­to­rias par­cia­les son bien­ve­ni­das, sino tam­bién por­que ellas con­tri­bu­yen a ele­var la con­cien­cia eco­ló­gi­ca y socia­lis­ta, y por­que pro­mue­ven la acti­vi­dad y auto-orga­ni­za­ción des­de aba­jo: ambas pre-con­di­cio­nes deci­si­vas y nece­sa­rias para una radi­cal, es decir, revo­lu­cio­na­ria, trans­for­ma­ción del mun­do.
No habrá nin­gu­na trans­for­ma­ción radi­cal a menos que las fuer­zas com­pro­me­ti­das con un pro­gra­ma socia­lis­ta radi­cal y eco­ló­gi­co lo vuel­van hege­mó­ni­co, en el sen­ti­do grams­ciano de la pala­bra. El tiem­po está tra­ba­jan­do para el cam­bio, por­que la situa­ción glo­bal del ambien­te está ponién­do­se peor y peor, y las ame­na­zas son cada vez más cer­ca­nas. Pero el tiem­po tam­bién corre muy rápi­do en con­tra, por­que den­tro de algu­nos años ‑nadie pue­de decir cuán­tos- el daño pue­de ser irre­ver­si­ble. No hay nin­gu­na razón para el opti­mis­mo: las eli­tes gober­nan­tes atrin­che­ra­das en el sis­te­ma son increí­ble­men­te pode­ro­sas, y las fuer­zas de opo­si­ción radi­cal toda­vía son dema­sia­do peque­ñas. Sin embar­go, éstas son la úni­ca espe­ran­za de que el cur­so catas­tró­fi­co del «cre­ci­mien­to» capi­ta­lis­ta pue­da dete­ner­se. Wal­ter Ben­ja­mín defi­nió a las revo­lu­cio­nes no como las loco­mo­to­ras de la his­to­ria, sino como la huma­ni­dad que alcan­za a jalar el freno de segu­ri­dad para dete­ner el tren antes de que se vaya al abis­mo…”.
Se apre­cia un esfuer­zo por con­cre­tar los modos de inter­ac­ción prác­ti­ca del eco­lo­gis­mo radi­cal con el socia­lis­mo median­te la expe­rien­cia teó­ri­ca mar­xis­ta, pero no ter­mi­na de apa­re­cer la res­pues­ta defi­ni­ti­va inhe­ren­te a la lógi­ca del pro­gra­ma de tran­si­ción, a saber: que más tem­prano que tar­de inter­vie­ne el poder del Esta­do, el poder polí­ti­co cen­tra­li­za­do en el Esta­do, como garan­te del poder socio­eco­nó­mi­co. De hecho, el poder inter­vie­ne siem­pre aun­que de mane­ra imper­cep­ti­ble e indi­rec­ta en las situa­cio­nes de “nor­ma­li­dad”, pasan­do a tomar cuer­po físi­co con­for­me se incre­men­tan las luchas, inter­ac­túan entre ellas y dan sal­tos orga­ni­za­ti­vos hacia una uni­dad polí­ti­ca libe­ra­do­ra con­tra­ria a la uni­dad polí­ti­ca opre­so­ra. Muchas luchas eco­lo­gis­tas han fra­ca­sa­do en sus comien­zos, o no se han ini­cia­do siquie­ra, por la erró­nea visión apo­lí­ti­ca de los eco­lo­gis­tas de turno, por su nega­ti­va a acep­tar la reali­dad del poder polí­ti­co de la cla­se domi­nan­te.
5.- EL ECOSOCIALISMO COMO RESPUESTA INCOMPLETA II
Los esfuer­zos loa­bles y muy pro­duc­ti­vos en lo teó­ri­co-polí­ti­co rea­li­za­dos por M. Löwy para enri­que­cer el con­cep­to de “eco­so­cia­lis­mo”, que darán inclu­so más fru­tos según trans­cu­rre el tiem­po, como vere­mos al estu­diar lo que este autor escri­bió a comien­zos de 2009, este meri­to­rio e impres­cin­di­ble tra­ba­jo inte­lec­tual ape­nas serán con­ti­nua­dos por otras corrien­tes del eco­so­cia­lis­mo o afi­nes a una visión crí­ti­ca de la eco­lo­gía simi­lar a ésta. Por ejem­plo, Esther Vivas ha escri­to en “Sobe­ra­nía ali­men­ta­ria: obje­ti­vo polí­ti­co” (“www​.rebe​lion​.org 02-04-2008) lo que sigue:
“La sobe­ra­nía ali­men­ta­ria se defi­ne como el dere­cho de las comu­ni­da­des y de los pue­blos a deci­dir sus pro­pias polí­ti­cas agrí­co­las y ali­men­ta­rias, a pro­te­ger y a regu­lar la pro­duc­ción y el comer­cio agrí­co­la inte­rior con el obje­ti­vo de con­se­guir un desa­rro­llo sos­te­ni­ble y garan­ti­zar la segu­ri­dad ali­men­ta­ria. Alcan­zar esta sobe­ra­nía requie­re una estra­te­gia que rom­pa con las polí­ti­cas agrí­co­las neo­li­be­ra­les impues­tas por la Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio, el Ban­co Mun­dial y el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, y con el sis­te­ma eco­nó­mi­co capi­ta­lis­ta domi­nan­te, los cua­les pro­mue­ven un mode­lo de pro­duc­ción agrí­co­la y ali­men­ta­ria total­men­te insos­te­ni­ble”.
Ade­más del uso acrí­ti­co, mecá­ni­co y tópi­co del con­cep­to de “desa­rro­llo sos­te­ni­ble”, que ya hemos cri­ti­ca­do aquí, tam­bién sor­pren­de la nula refe­ren­cia siquie­ra apro­xi­ma­ti­va a qué ins­tru­men­tos de poder auto­or­ga­ni­za­do, de pla­ni­fi­ca­ción demo­crá­ti­ca y de deba­te colec­ti­vo deben dotar­se los pue­blos para “deci­dir sus pro­pias polí­ti­cas agrí­co­las y ali­men­ta­rias”, para impo­ner esas deci­sio­nes mayo­ri­ta­rias sobre la mino­ría explo­ta­do­ra, para lle­var a la prác­ti­ca esas deci­sio­nes y, sobre todo, para defen­der­las de las más que pro­ba­bles con­tra­ofen­si­vas de la cla­se pro­pie­ta­ria inter­na, autóc­to­na, apo­ya­da por el impe­ria­lis­mo capi­ta­lis­ta. Bas­ca que recor­de­mos la espe­luz­nan­tes masa­cre gua­te­mal­te­ca en los años cin­cuen­ta del siglo XX, con el gol­pe de Esta­do orga­ni­za­do por EEUU para aho­gar en san­gre las tími­das medi­das demo­crá­ti­co-bur­gue­sas radi­ca­les de repar­to entre el cam­pe­si­na­do ham­brien­to de algu­nas tie­rras per­te­ne­cien­tes a gran­des cor­po­ra­cio­nes yan­quis, como uno de tan­tos ejem­plos, para dar­nos cuen­ta de la lige­re­za sui­ci­da de estas y otras diva­ga­cio­nes pro­gre­sis­tas que no se atre­ven a nom­brar la bicha: el pro­ble­ma del poder.
El artícu­lo está en lo cier­to en el papel deci­si­vo de las muje­res, pero sólo lo desa­rro­lla en lo super­fi­cial por­que la cues­tión en jue­go es tan bási­ca como deci­si­va, a saber ¿la expro­pia­ción de las tie­rras de los gran­des terra­te­nien­tes y de las trans­na­cio­na­les debe ir uni­da a la supera­ción his­tó­ri­ca del sis­te­ma patriar­cal, median­te la par­ti­ci­pa­ción diri­gen­te de la mujer en el pro­ce­so de eman­ci­pa­ción anti­pa­triar­cal y socia­lis­ta, o debe limi­tar­se a una mejor repar­to de los hora­rios y de las tareas del tra­ba­jo domés­ti­co? No pedi­mos que la auto­ra desa­rro­lle estas y otras pro­ble­má­ti­cas vita­les en exten­sas pági­nas, aun­que debie­ra hacer­lo, sino que tan sólo enun­cie la exis­ten­cia de tales reali­da­des, de estos pro­ble­mas y de las medi­das de solu­ción que se plan­tean des­de una polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria inter­na­cio­na­lis­ta.
En nin­gu­na par­te del tex­to se hace siquie­ra una refe­ren­cia al cru­cial pro­ble­ma de la pro­pie­dad de la tie­rra, de su recu­pe­ra­ción por los pue­blos, de su expro­pia­ción de los gran­des lati­fun­dios, del papel de las bur­gue­sías depen­dien­tes y cola­bo­ra­cio­nis­tas, del pro­ble­ma, en suma, del poder obre­ro y cam­pe­sino, de los soviets y comu­nas cam­pe­si­nas que median­te la toma del poder recu­pe­ran lo que era suyo y les fue arre­ba­ta­do por el capi­ta­lis­mo. La super­fi­cia­li­dad de este tex­to, su nega­ti­va a lla­mar a las cosas por su nom­bre, a hablar cla­ro y direc­to cho­ca mucho con otro tex­to pos­te­rior de esta mis­ma auto­ra, en el que se avan­za mucho y bien en la con­cre­ción socio­po­lí­ti­ca del eco­so­cia­lis­mo, coin­ci­dien­do con el mis­mo avan­ce que vere­mos en M. Löwy.
Joâo Pedro Ste­di­le, miem­bro de Vía Cam­pe­si­na, ana­li­za con extre­mo rigor y deta­lla la ofen­si­va de las empre­sas trans­na­cio­na­les sobre la agri­cul­tu­ra (www​.rebe​lion​.org 14-12-2008) des­de sus ini­cios en el capi­ta­lis­mo mer­can­til del siglo XV has­ta el pre­sen­te, cuan­do el capi­ta­lis­mo finan­cie­ro arre­me­tió con­tra la agri­cul­tu­ra median­te varios meca­nis­mos, entre los que des­ta­ca, uno, la uti­li­za­ción de los exce­den­tes finan­cie­ros en el impe­ria­lis­mo para com­prar empre­sas y tie­rras, cen­tra­li­zar y con­cen­trar pro­pie­da­des y nego­cios, etc.; dos, la pos­te­rior dola­ri­za­ción de la eco­no­mía mun­dial, bene­fi­cian­do cla­ra­men­te a EEUU; tres, sobre esta base, el accio­nar de la OMC, del BM, del FMI, de los acuer­dos mul­ti­la­te­ra­les, de los “gobier­nos ser­vi­les”, etc., en bene­fi­cio exclu­si­vo de impe­ria­lis­mo, espe­cial­men­te del yan­qui; y cua­tro, el que en la mayo­ría de los paí­ses, los gobier­nos vigen­tes aban­do­na­ron las ayu­das a sus pro­duc­cio­nes agra­rias pro­pias, los apo­yos y pro­tec­cio­nes aran­ce­la­rias para ceder a las exi­gen­cias del impe­ria­lis­mo. Como con­se­cuen­cia, en la actua­li­dad, no más de 30 gran­des trans­na­cio­na­les con­tro­lan la pro­duc­ción agrí­co­la del pla­ne­ta.
Pero el autor afir­ma ade­más algo esen­cial que echa­mos en fal­ta en casi toda la obra de Esther Vivas, que no úni­ca­men­te en su tex­to cita­do; dice Joâo Pedro Ste­di­le: “La mayor par­te de los gobier­nos, aun­que ele­gi­dos en pro­ce­sos elec­to­ra­les con­si­de­ra­dos como demo­crá­ti­cos, son en ver­dad con­du­ci­dos por la fuer­za del dine­ro y por todo tipo de mani­pu­la­cio­nes mediá­ti­ca, resul­tan­do gobier­nos ser­vi­les a estos intere­ses. Sus polí­ti­cas agrí­co­las son total­men­te subor­di­na­das a los intere­ses de las empre­sas trans­na­cio­na­les. Aban­do­na­ron el con­trol del Esta­do sobre la agri­cul­tu­ra y los ali­men­tos. Aban­do­na­ron las polí­ti­cas públi­cas de apo­yo a los cam­pe­si­nos. Aban­do­na­ron las polí­ti­cas públi­cas de sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y de la pre­ser­va­ción del medio ambien­te local”. En suma, aban­do­na­ron la sobe­ra­nía nacio­nal ali­men­ta­ria en manos de las trans­na­cio­na­les, del impe­ria­lis­mo; es decir, rene­ga­ron del ejer­ci­cio del poder pro­pio y entre­ga­ron este poder deci­si­vo a las poten­cias extran­je­ras, a sus empre­sas. De lo que se tra­ta, por tan­to, es de recu­pe­rar el poder pro­pio, la sobe­ra­nía ple­na, ali­men­ta­ria, eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, cien­tí­fi­ca, cul­tu­ral, mili­tar, etc., y ejer­cer­la en la prác­ti­ca superan­do las cre­cien­tes pre­sio­nes y ame­na­zas del impe­ria­lis­mo. Es decir, de nue­vo nos enfren­ta­mos al pro­ble­ma del poder.
Nos encon­tra­mos con la mis­ma refle­xión crí­ti­ca en el tex­to de Jor­ge Gómez Bara­ta sobre la pira­te­ría bio­ló­gi­ca y los nue­vos esce­na­rios de la colo­ni­za­ción (www​.kao​sen​la​red​.net 04.04.2007). Si bien es cier­to que este inves­ti­ga­dor no se ciñe al saqueo pira­te­ril de las semi­llas agrí­co­las y que pro­fun­di­za has­ta lle­gar a la raíz del pro­ble­ma, no es menos cier­to que sus valio­sas con­clu­sio­nes alcan­zan del lleno al pro­ble­ma de la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, amplián­do­lo y enri­que­cién­do­lo al defi­nir­lo como una par­te inte­gra­da en una tota­li­dad más amplia y fun­da­men­tal, la de la pira­te­ría bio­ló­gi­ca que el capi­ta­lis­mo rea­li­za sis­te­má­ti­ca­men­te des­de fina­les del siglo XV, en con­cre­to des­de que el inva­sor Colón lle­gó a las Amé­ri­cas, aun­que podría­mos exten­der váli­da­men­te este argu­men­to a las ante­rio­res agre­sio­nes por­tu­gue­sas a los pue­blos cos­te­ros de Áfri­ca en la mitad del siglo XV.
Jor­ge Gómez Bara­ta lle­ga a con­clu­sio­nes que asu­mi­mos. Estu­dian­do cómo se pro­du­ce el saqueo bio­ló­gi­co, que apa­ra­tos e ins­ti­tu­cio­nes de poder local lo faci­li­tan, el autor des­ta­ca el caso típi­co de “empre­sas, ins­ti­tu­cio­nes cien­tí­fi­cas e inclu­so gobier­nos que, median­te pro­ce­di­mien­tos ile­ga­les, camu­fla­dos como ayu­das, asis­ten­cia o tra­ba­jo misio­ne­ro, obtie­nen infor­ma­ción acer­ca de las pro­pie­da­des de deter­mi­na­das plan­tas o cono­cen pro­ce­di­mien­tos ances­tra­les, fre­cuen­te­men­te exclu­si­vos”. Pero esta­mos sólo en el ini­cio del pro­ce­so de expo­lio bio­ló­gi­co por­que, con­ti­núa el autor:
“El paso ulte­rior es paten­tar las pro­duc­cio­nes rea­li­za­das a par­tir de ese mate­rial gené­ti­co, y poner­lo en ven­ta; siem­pre a espal­das de las comu­ni­da­des posee­do­ras de los cono­ci­mien­tos y de infor­ma­ción ori­gi­na­ria. No se tra­ta ya de hechos ais­la­dos, sino de miles de casos de apro­pia­ción ile­gi­ti­ma, frau­du­len­ta y clan­des­ti­na de cono­ci­mien­tos tra­di­cio­na­les e infor­ma­ción bio­ló­gi­ca y lue­go regis­tra­dos en las ofi­ci­nas de paten­tes de los Esta­dos Uni­dos y Euro­pa. Aun­que ya algu­nos gobier­nos y par­la­men­tos comien­zan a rea­li­zar accio­nes y apli­car legis­la­cio­nes para pro­te­ger esos patri­mo­nios, la inter­ven­ción guber­na­men­tal no deja de impli­car cier­tos ries­gos. Una de las manio­bras de la oli­gar­quía entre­guis­ta es simu­lar, median­te la “nacio­na­li­za­ción” la defen­sa de la bio­di­ver­si­dad, con­vir­tién­do­la en “pro­pie­dad esta­tal”, pre­ci­sa­men­te para poder espe­cu­lar con ella, des­po­se­yen­do al pue­blo, a las tri­bus y a las comu­ni­da­des rura­les, que son sus ver­da­de­ros pro­pie­ta­rios”.
Hemos lle­ga­do así a un pro­ble­ma clá­si­co en la his­to­ria del com­por­ta­mien­to de las oli­gar­quías entre­guis­tas, de las bur­gue­sías vasa­llas del impe­ria­lis­mos en gene­ral y eco­ló­gi­co en par­ti­cu­lar, que se ampa­ran en su con­cep­to de “pro­pie­dad esta­tal”, de “nacio­na­li­za­ción” y has­ta de “sobe­ra­nía nacio­nal” para legi­ti­mar, pri­me­ro, la expro­pia­ción de lo comu­nal, de lo colec­ti­vo, de lo que per­te­ne­ce a todo el pue­blo, depo­si­tán­do­lo ofi­cial­men­te en la “pro­pie­dad esta­tal” para, al cabo de un tiem­po, entre­gar­lo en for­ma de pro­pie­dad pri­va­da a la cla­se domi­nan­te o al impe­ria­lis­mo, a sus trans­na­cio­na­les. Aun­que aho­ra hable­mos de la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y de los recur­sos bio­ló­gi­cos colec­ti­vos, de la bio­di­ver­si­dad como patri­mo­nio del pue­blo, en reali­dad este méto­do de expro­pia­ción pri­va­ti­za­do­ra se apli­ca tan­to con­tra las tie­rras y bos­ques, con­tra los recur­sos natu­ra­les y bio­ló­gi­cos, como con­tra los ser­vi­cios públi­cos y socia­les, con­tra las cajas de pen­sio­nes y jubi­la­cio­nes, con­tra los aho­rros popu­la­res depo­si­ta­dos en enti­da­des públi­cas sin afán de lucro, sin olvi­dar­nos de que es un méto­do habi­tual para “sanear” empre­sas públi­cas y ser­vi­cios esta­ta­les bási­cos antes de ven­der­los a pre­cio de gan­ga a empre­sas pri­va­das autóc­to­nas o extran­je­ras, que des­tro­za­rán su cali­dad para mul­ti­pli­car su ren­ta­bi­li­dad, exac­ta­men­te igual a lo que hacen la agro­in­dus­tria con las tie­rras que expro­pia a los pue­blos opri­mi­dos, ago­tán­do­las y esquil­mán­do­las.
Lo que está deba­jo de esta expo­lia­ción pira­te­ril es el poder del capi­tal en for­ma de poder de Esta­do y de poder polí­ti­co, que no es sino la eco­no­mía con­cen­tra­da. Por esto, tan­to la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria como la defen­sa de la bio­di­ver­si­dad nos remi­ten siem­pre al pro­ble­ma de la sobe­ra­nía polí­ti­ca, del poder en su for­ma esen­cial: el Esta­do. El socia­lis­mo eco­lo­gis­ta anti­im­pe­ria­lis­tas no tie­ne repa­ro alguno en meter el dedo en la lla­ga, en don­de más due­le a la bur­gue­sía y a los reba­ños de eco­lo­gis­tas refor­mis­tas que tie­nen mie­do a lla­mar a las cosas por su nom­bre, a des­cu­brir la ver­dad y a divul­gar­la, ¿tal vez por­que la ver­dad es revo­lu­cio­na­ria?
Car­los X. Blan­co ha rea­li­za­do en “Mar­xis­mo y Eco­lo­gía” (www​.kao​sen​la​red​.net 19-05-2008) una suge­ren­te apor­ta­ción crí­ti­ca a las limi­ta­cio­nes con­cep­tua­les del escue­to tér­mino de “eco­so­cia­lis­mo”, des­de la pers­pec­ti­va de la denun­cia del impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co que aquí tam­bién sos­te­ne­mos. Este autor pro­po­ne el tér­mino de “eco­so­cia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio” para reafir­mar su con­te­ni­do esen­cial, tras reco­no­cer que el escue­to “eco­so­cia­lis­mo” pue­de deri­var en ser una sim­ple “mar­ca ver­de” en un pro­gra­ma rojo y vice­ver­sa, den­tro de un elec­to­ra­lis­mo roji­ver­de: “Resul­ta de todo pun­to esen­cial que el Eco­so­cia­lis­mo no se trans­for­me en una nue­va “mar­ca” pro­pa­gan­dís­ti­ca, en una nue­va mix­tu­ra de dos “sen­si­bi­li­da­des”, como aho­ra se dice, crea­da con el áni­mo exclu­si­vo de cap­tar votos a favor de par­ti­dos ver­des tiran­do a rojos, o rojos teñi­dos de ver­de”. El autor es cons­cien­te de ese ries­go y por eso se anti­ci­pa refor­zan­do el con­te­ni­do revo­lu­cio­na­rio del eco­so­cia­lis­mo.
Aho­ra bien, no avan­za más allá, no pro­fun­di­za en la cues­tión cla­ve de cómo luchar con­tra el impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co sin pro­cla­mar la urgen­te nece­si­dad de la cons­truc­ción de fuer­zas de con­tra­po­der obre­ro y popu­lar, de rela­cio­nes de doble poder de masas que derro­ten los ata­ques del impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co y que logren vic­to­rias eco­ló­gi­cas y ambien­ta­les que a la vez sir­van de aglu­ti­na­ción y acu­mu­la­ción de fuer­zas, y de tram­po­lín para sal­tos revo­lu­cio­na­rios deci­si­vos hacia la cons­truc­ción del poder obre­ro, del Esta­do obre­ro. Una y otra vez insi­núa esa nece­si­dad, pero se detie­ne en el ins­tan­te de escri­bir­la y con­sa­grar­la teó­ri­ca­men­te, lo que gene­ra una sen­sa­ción de algo fal­ta, algo bási­co para com­ple­tar la tota­li­dad teó­ri­ca, vacío que se hace más lla­ma­ti­vo cuan­do expo­ne la nece­si­dad de la éti­ca mate­ria­lis­ta, eco­lo­gis­ta y mar­xis­ta.
Jus­to a comien­zos de 2009 Ches­nais hace la siguien­te crí­ti­ca en el artícu­lo vis­to jus­to al comien­zo de este tex­to, y al que vol­ve­re­mos duran­te la crí­ti­ca a la moda del decre­ci­mien­to: “Una segun­da cues­tión polí­ti­ca tie­ne que ver con la uti­li­za­ción del tér­mino “eco­so­cia­lis­mo”, en vez de socia­lis­mo a secas. Ten­go la impre­sión de que, en defi­ni­ti­va, los úni­cos argu­men­tos reales en tal sen­ti­do son a) el des­cré­di­to de la pala­bra socia­lis­mo a cau­sa del esta­li­nis­mo y de la social­de­mo­cra­cia y b) la poca impor­tan­cia con­ce­di­da a las cues­tio­nes eco­ló­gi­cas por los mar­xis­tas, inclu­yen­do los revo­lu­cio­na­rios, al pun­to que se “redes­cu­brió” a Marx en esta cues­tión recién en los años 1990 y gra­cias sobre todo a gen­te como Bellamy Fos­ter”. Recor­de­mos que Ches­nais ter­mi­na insis­tien­do en la nece­si­dad de res­ca­tar y reac­tua­li­zar el con­cep­to escue­to de socia­lis­mo, aumen­tan­do su car­ga teó­ri­co-polí­ti­ca radi­cal con las apor­ta­cio­nes teó­ri­cos de la crí­ti­ca eco­lo­gis­ta.
No sabe­mos y tam­po­co es impor­tan­te aho­ra mis­mo, si M. Löwy escri­bió “Eco­so­cia­lis­mo: hacia una nue­va civi­li­za­ción” (www​.lahai​ne​.org 17-11-2009). Pero aho­ra mati­za mucho más que antes:
“Los mar­xis­tas pue­den ins­pi­rar­se en lo que des­ta­ca­ba Marx en rela­ción con la Comu­na de Paris: los tra­ba­ja­do­res no pue­den tomar pose­sión del apa­ra­to del Esta­do capi­ta­lis­ta y poner­lo a fun­cio­nar a su ser­vi­cio. Deben “demo­ler­lo” y reem­pla­zar­lo por una for­ma de poder polí­ti­co radi­cal­men­te dife­ren­te, demo­crá­ti­co y no esta­tal.
“Lo mis­mo es apli­ca­ble, muta­tis mutan­dis, al apa­ra­to pro­duc­ti­vo: por su natu­ra­le­za, su estruc­tu­ra, no es neu­tral, sino que está al ser­vi­cio de la acu­mu­la­ción de capi­tal y de la ili­mi­ta­da expan­sión del mer­ca­do. Está en con­tra­dic­ción con las nece­si­da­des de pro­tec­ción del ambien­te y de la salud de la pobla­ción. Es pre­ci­so, por lo tan­to, “revo­lu­cio­nar­lo”, en un pro­ce­so de trans­for­ma­ción radi­cal. Esto pue­de sig­ni­fi­car can­ce­lar cier­tas ramas de la pro­duc­ción: por ejem­plo, las plan­tas nuclea­res, algu­nos méto­dos masivos/​industriales de pes­ca (res­pon­sa­bles por el exter­mi­nio de varias espe­cies en los mares), la tala des­truc­ti­va de sel­vas tro­pi­ca­les, etcé­te­ra (¡la lis­ta es muy lar­ga!). En cual­quier caso, las fuer­zas pro­duc­ti­vas, y no solo las rela­cio­nes de pro­duc­ción, deben ser trans­for­ma­das pro­fun­da­men­te, comen­zan­do por una revo­lu­ción del sis­te­ma ener­gé­ti­co, reem­pla­zan­do los actua­les recur­sos –esen­cial­men­te fósi­les– res­pon­sa­bles de la con­ta­mi­na­ción y enve­ne­na­mien­to del ambien­te, por otros reno­va­bles, como el agua, el vien­to y el sol. Por supues­to, muchos logros cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos moder­nos son valio­sos, pero el sis­te­ma de pro­duc­ción debe ser trans­for­ma­do en su con­jun­to, y esto solo pue­de hacer­se a tra­vés de méto­dos eco­so­cia­lis­tas, esto es, a tra­vés de una pla­ni­fi­ca­ción demo­crá­ti­ca de la eco­no­mía que ten­ga en cuen­ta la pre­ser­va­ción del equi­li­brio eco­ló­gi­co.
“El pasa­je del “pro­gre­so des­truc­ti­vo” capi­ta­lis­ta al eco­so­cia­lis­mo es un pro­ce­so his­tó­ri­co, una trans­for­ma­ción per­ma­nen­te­men­te revo­lu­cio­na­ria de la socie­dad, de la cul­tu­ra y de las men­ta­li­da­des. Esta tran­si­ción debe lle­var, no solo a un nue­vo modo de pro­duc­ción y a una socie­dad igua­li­ta­ria y demo­crá­ti­ca, sino tam­bién a un modo de vida alter­na­ti­vo, a una nue­va civi­li­za­ción eco­so­cia­lis­ta, mas allá del rei­no del dine­ro, mas allá de los hábi­tos de con­su­mo arti­fi­cial­men­te pro­du­ci­dos por la publi­ci­dad, y mas allá de la pro­duc­ción sin lími­tes de mer­can­cías inne­ce­sa­rias y/​o noci­vas para el medio ambien­te. Es impor­tan­te enfa­ti­zar que seme­jan­te pro­ce­so no pue­de comen­zar sin una trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria en las estruc­tu­ras socia­les y polí­ti­cas, y el apo­yo acti­vo, por una vas­ta mayo­ría de la pobla­ción, a un pro­gra­ma eco­lo­gis­ta. El desa­rro­llo de la con­cien­cia socia­lis­ta y la preo­cu­pa­ción eco­ló­gi­ca es un pro­ce­so, don­de el fac­tor deci­si­vo es la pro­pia expe­rien­cia de lucha popu­lar, des­de con­fron­ta­cio­nes loca­les y par­cia­les al cam­bio radi­cal de la socie­dad”.
Se apre­cia muy cla­ra­men­te un gran avan­ce teó­ri­co-polí­ti­co entre 2002 y 2009 en la defi­ni­ción de eco­so­cia­lis­mo que rea­li­za M. Löwy. Este últi­mo tex­to es muy escla­re­ce­dor, pro­fun­do y direc­to en la iden­ti­fi­ca­ción de los tre­men­dos obs­tácu­los estruc­tu­ra­les que hemos de ven­cer. Sin duda algu­na, la cada vez más ten­sa e inten­sa expe­rien­cia de los pue­blos con­tra el impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co y de las cla­ses explo­ta­das en el capi­ta­lis­mo más enri­que­ci­do con­tra la fusión entre la cri­sis socio­eco­nó­mi­ca y la cri­sis eco­ló­gi­ca, esta expe­rien­cia es la que pue­de estar detrás del avan­ce que rea­li­za M. Löwy en su defi­ni­ción de eco­so­cia­lis­mo, con la que no tene­mos dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va algu­na. Des­gra­cia­da­men­te, sue­le suce­der que el “maes­tro” ter­mi­na yen­do más o menos por delan­te de sus dis­cí­pu­los.
Vea­mos dos ejem­plos de evo­lu­ción posi­ti­va en esta corrien­te del eco­so­cia­lis­mo, aun­que pen­sa­mos que toda­vía se man­tie­nen un poco por detrás M. Löwy. El pri­me­ro es el artícu­lo de Esther Vivas sobre “Anti­ca­pi­ta­lis­mo y jus­ti­cia cli­má­ti­ca” (www​.rebe​lion​.org 24-03-2010) que supo­ne una cla­ra mejo­ra en rigor teó­ri­co-polí­ti­co con res­pec­to al ante­rior­men­te cita­do sobre sobe­ra­nía ali­men­ta­ria. Aho­ra lee­mos: “La actual cri­sis plan­tea la nece­si­dad urgen­te de cam­biar el mun­do de base y hacer­lo des­de una pers­pec­ti­va anti­ca­pi­ta­lis­ta y eco­so­cia­lis­ta radi­cal. Anti­ca­pi­ta­lis­mo y jus­ti­cia cli­má­ti­ca son dos com­ba­tes que tie­nen que ir estre­cha­men­te uni­dos. Cual­quier pers­pec­ti­va de rup­tu­ra con el actual mode­lo eco­nó­mi­co que no ten­ga en cuen­ta la cen­tra­li­dad de la cri­sis eco­ló­gi­ca está abo­ca­da al fra­ca­so y cual­quier pers­pec­ti­va eco­lo­gis­ta sin una orien­ta­ción anti­ca­pi­ta­lis­ta, de rup­tu­ra con el sis­te­ma actual, se que­da­rá en la super­fi­cie del pro­ble­ma y al final pue­de aca­bar sien­do un ins­tru­men­to al ser­vi­cio de las polí­ti­cas de mar­ke­ting ver­de”.
Y tras otras afir­ma­cio­nes con las que esta­mos ple­na­men­te de acuer­do, la auto­ra con­clu­ye: “Es fal­so pen­sar que pode­mos com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co sólo a par­tir del cam­bio de acti­tu­des indi­vi­dua­les, y más cuan­do la mitad de la pobla­ción mun­dial vive en el “sub­con­su­mo cró­ni­co”, y tam­bién es fal­so pen­sar que pode­mos luchar con­tra el cam­bio cli­má­ti­co sólo con res­pues­tas tec­no­ló­gi­cas y cien­tí­fi­cas. Son nece­sa­rios cam­bios estruc­tu­ra­les en los mode­los de pro­duc­ción de bie­nes, de ener­gía, etc. En esta direc­ción, las ini­cia­ti­vas que des­de lo local plan­tean alter­na­ti­vas prác­ti­cas al mode­lo domi­nan­te de con­su­mo, pro­duc­ción, ener­gé­ti­co… tie­nen un carác­ter demos­tra­ti­vo y de con­cien­cia­ción que es fun­da­men­tal apo­yar. Por su natu­ra­le­za, hablar de cómo enfren­tar el cam­bio cli­má­ti­co impli­ca dis­cu­tir de estra­te­gia, de auto-orga­ni­za­ción, de pla­ni­fi­ca­ción y de las tareas que, aque­llas y aque­llos que nos con­si­de­ra­mos anti­ca­pi­ta­lis­tas, tene­mos por delan­te”.
Aun­que Esther Vivas no hable para nada sobre la moda del decre­ci­mien­to, sus acer­ta­das pala­bras ata­can direc­ta­men­te a uno de los fun­da­men­tos del decre­ci­mien­to en su ver­sión nor­mal, domi­nan­te y mayo­ri­ta­ria: la pri­ma­cía del cam­bio indi­vi­dual y per­so­nal, antes que del cam­bio colec­ti­vo; o para decir­lo mejor, la rup­tu­ra de la dia­léc­ti­ca entre la trans­for­ma­ción colec­ti­va y la indi­vi­dual den­tro de la pra­xis revo­lu­cio­na­ria como inter­ac­ción per­ma­nen­te entre lo indi­vi­dual y lo colec­ti­vo. Aho­ra bien, ¿de qué sir­ve hablar de la nece­sa­ria auto­or­ga­ni­za­ción cuan­do no se pone su obje­ti­vo fun­da­men­tal que no es otro, a nues­tro enten­der, que el de avan­zar hacia la cons­truc­ción de una demo­cra­cia socia­lis­ta, de un poder popu­lar?
El segun­do ejem­plo lo tene­mos en por lo demás muy intere­san­te artícu­lo del vene­zo­lano Saúl Fló­res sobre “Por qué es impor­tan­te el eco­so­cia­lis­mo en la for­ma­ción de los cua­dros socia­lis­tas del PSUV” (www​.apo​rrea​.org 02-04-2010), en el que ade­más de afir­ma­cio­nes muy váli­das como el reco­no­ci­mien­to de la impor­tan­cia de las “raí­ces ances­tra­les” para enri­que­cer el eco­so­cia­lis­mo, etc., , sin embar­go la pro­ble­má­ti­ca del poder socia­lis­ta apli­ca­do en la prác­ti­ca vene­zo­la­na que­da un dilui­do en las afir­ma­cio­nes gene­ra­les.
Don­de sí se apre­cia un retro­ce­so espec­ta­cu­lar con res­pec­to a la últi­ma mejo­ra rea­li­za­da por M. Löwy, o dicho de otro modo, don­de sí se apre­cia una dife­ren­cia espec­ta­cu­lar de pers­pec­ti­va polí­ti­ca y teó­ri­ca con res­pec­to a las tesis del filó­so­fo mar­xis­ta bra­si­le­ño es en el libro “La bar­ba­rie eco­ló­gi­ca del capi­ta­lis­mo”, obra colec­ti­va edi­ta­da por Sal­va­dor López Arnal y pre­sen­ta­da por Gus­ta­vo Duch ((www​.rebe​lion​.org 02-10-2009) que reco­ge ade­más de la Pre­sen­ta­ción y del Epí­lo­go, nada menos que 18 entre­vis­tas a otros tan­tos inves­ti­ga­do­res de reco­no­ci­da sol­ven­cia cien­tí­fi­ca, teó­ri­ca, filo­só­fi­ca, etc., sobre la bar­ba­rie eco­ló­gi­ca capi­ta­lis­ta. Antes que nada hay que decir que se tra­ta de un libro impres­cin­di­ble por sus apor­ta­cio­nes, bien estruc­tu­ra­do y muy escla­re­ce­dor. Hay que agra­de­cer a su edi­tor el esfuer­zo mili­tan­te rea­li­za­do para poner­lo a dis­po­si­ción libre en Inter­net.
Pero el libro rezu­ma una visión refor­mis­ta de la eco­lo­gía, a pesar de sus apor­ta­cio­nes cien­tí­fi­cas. En las pre­gun­tas a los auto­res, las cla­ses socia­les des­apa­re­cen sus­ti­tui­das por la “ciu­da­da­nía” abs­trac­ta, por ese glo­bo deno­mi­na­do “movi­mien­tos socia­les” que sir­ve para un roto como para un des­co­si­do, etc. En la mayo­ría de las res­pues­tas el poder polí­ti­co en su sen­ti­do mar­xis­ta ape­nas tie­ne cabi­da, como tam­po­co la tie­ne la lucha de cla­ses y menos la lucha de libe­ra­ción de los pue­blos opri­mi­dos. Hay entre­vis­tas que que­dan muy cor­tas a la hora de explo­rar las impli­ca­cio­nes socio­po­lí­ti­cas de pri­mer orden que se escon­den en los aná­li­sis cien­tí­fi­cos rea­li­za­dos. Pode­mos decir que, al final, la eco­lo­gía apa­re­ce casi des­li­ga­da de la domi­na­ción impe­ria­lis­ta excep­to por leves refe­ren­cias. Aún así, es un libro que ha de estu­diar­se con dete­ni­mien­to y usar­se en la lucha socia­lis­ta.
6.- LA MODA DEL DECRECIMIENTO I
En 2008 Ika­ria edi­tó el libro “La apues­ta por el decre­ci­mien­to” de Ser­ge Latou­che. Des­de enton­ces y en la cul­tu­ra his­pa­na la moda del decre­ci­mien­to es el tópi­co faci­lón para huir del deba­te inevi­ta­ble del poder, para apa­ren­tar ser eco­lo­gis­ta radi­cal sin ata­car al sis­te­ma capi­ta­lis­ta en la mate­ria­li­dad de sus explo­ta­cio­nes con­cre­tas, al igual que ocu­rre con las tesis de Negri, Hollo­way, Laclau, Mouf­fe y tan­tos otros. Antes de con­ti­nuar tene­mos que hacer dos pre­ci­sio­nes.
Una tra­ta sobre el con­cep­to de decre­ci­mien­to, que no es exclu­si­vo de esta moda, sino que tie­ne otras acep­cio­nes más váli­das y radi­ca­les por cuan­to se basan en el deci­si­vo pro­ble­ma de los recur­sos ener­gé­ti­cos tra­di­cio­nes, del petró­leo fun­da­men­tal­men­te pero, y cada vez más, de los deno­mi­na­dos bio­com­bus­ti­bles. Por ejem­plo en el tex­to reco­men­da­do arri­ba “Bar­ba­rie eco­ló­gi­ca capi­ta­lis­ta” (www​.rebe​lion​.org 2-10-2009), se pre­gun­ta por el decre­ci­mien­to a varios de los ponen­tes. F. Fer­nán­dez Durán en el resu­men de su libro “El cre­púscu­lo de la era trá­gi­ca del petró­leo” (pp. 77 – 79). En estas repues­tas F. Fer­nán­dez Durán uti­li­za una defi­ni­ción de “decre­ci­mien­to” con la que esta­mos total­men­te de acuer­do ya que cons­ta­ta una diná­mi­ca inne­ga­ble como es la del ago­ta­mien­to del cru­do y, a par­tir de aquí, la inevi­ta­ble diná­mi­ca de “decre­ci­mien­to” que se impon­drá en el capi­ta­lis­mo actual, basa­do en el con­su­mo irra­cio­nal del petró­leo.
Pode­mos incluir en esta pri­me­ra pre­ci­sión, sal­van­do algu­nas dife­ren­cias pero enten­dien­do el decre­ci­mien­to como “acti­vi­dad volun­ta­ria” que debe empe­zar por las “socie­da­des más opu­len­tas del pla­ne­ta”, las ideas de P. A. Prie­to en su apor­ta­ción sobre el “Cenit del petró­leo” (p.139). Y lo intro­du­ci­mos en esta pre­ci­sión por­que P. A. Prie­to sí es cons­cien­te que se ave­ci­na una “lucha durí­si­ma por los recur­sos”, afir­ma­ción que asu­mi­mos pero que ape­nas apa­re­ce en la moda del decre­ci­mien­to. Si bien A. Raf­fin del Rie­go no res­pon­de direc­ta­men­te en su artícu­lo sobre “Los bio­com­bus­ti­bles como nue­vo oro” (p.144) pero el tex­to ente­ro ofre­ce una visión crí­ti­ca que nos enfren­ta direc­ta­men­te a la reali­dad del impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co. Del mis­mo modo y tam­bién par­tien­do del “Fin de la era del petró­leo”, J. Sem­pe­re da una expli­ca­ción del por qué del decre­ci­mien­to (pp.208 – 209) que es ple­na­men­te acep­ta­ble, aun­que como en el con­jun­to de la obra que comen­ta­mos, no se entra al fon­do del pro­ble­ma cru­cial, el del poder revo­lu­cio­na­rio, sino que a la hora de plan­tear una alter­na­ti­va al eco­fas­cis­mo y al eco­au­to­ri­ta­ris­mo impe­ria­lis­ta, retro­ce­de a una espe­cie de social­de­mo­cra­cia de “izquier­das”: “creo impor­tan­tí­si­mo defen­der con uñas y dien­tes lo que nos que­da de “Esta­do del bien­es­tar”, y tra­tar de ampliar sus pres­ta­cio­nes en la medi­da de lo posi­ble y razo­na­ble. El Esta­do del bien­es­tar se basa en una filo­so­fía colec­ti­vis­ta, no indi­vi­dua­lis­ta. Es una de las heren­cias ins­ti­tu­cio­na­les del siglo XX a defen­der”.
La segun­da pre­ci­sión tie­ne que ver con la pri­me­ra: mien­tras que esta inter­pre­ta­ción del decre­ci­mien­to inevi­ta­ble es par­te de una crí­ti­ca rigu­ro­sa al capi­ta­lis­mo, sin embar­go, con bas­tan­te ante­rio­ri­dad exis­tían modas ideo­ló­gi­cas que ade­lan­ta­ban tesis refor­mis­tas y reac­cio­na­rias muchas de las cua­les han con­flui­do en el movi­mien­to actual. Deci­mos que des­de 2008 y en la cul­tu­ra his­pa­na es una moda el decre­ci­mien­to por­que en la cul­tu­ra fran­ce­sa el decre­ci­mien­to esta­ba anun­cia­do por tesis refor­mis­tas y reac­cio­na­rias muy ante­rio­res, que pode­mos ras­trear des­de fina­les de la déca­da de 1960, como demues­tra Stépha­nie Trei­llet en “Una opi­nión polé­mi­ca sobre el “decre­ci­mien­to”. Un pro­yec­to de socie­dad reac­cio­na­ria” apa­re­ci­do en Cri­ti­que Com­mu­nis­te nº 109, de 2009 a dis­po­si­ción en Inter­net. Pero antes de resu­mir los argu­men­tos de esta crí­ti­ca, debe­mos dete­ner­nos con un poco de deta­lle en otros tex­tos favo­ra­bles al decre­ci­mien­to, empe­zan­do por el de Latou­che.
Una de las pri­me­ras sor­pre­sas del libro de este autor es que empie­za con esta anda­na­da: “El empleo, el pago de las jubi­la­cio­nes, la reno­va­ción del gas­to públi­co (edu­ca­ción, segu­ri­dad, jus­ti­cia, cul­tu­ra, trans­por­tes, salud, etc.) supo­nen un aumen­to cons­tan­te del pro­duc­to inte­rior. Por otro lado, el uso de la mone­da y sobre todo del cré­di­to, que per­mi­te con­su­mir a aque­llos cuyos ingre­sos no son sufi­cien­tes e inver­tir sin dis­po­ner del capi­tal reque­ri­do, son pode­ro­sos “dic­ta­do­res” de cre­ci­mien­to, en par­ti­cu­lar para el Sur” (La apues­ta por el decre­ci­mien­to. Ika­ria, p. 37). Cual­quie­ra sabe que el comien­zo de un tex­to, de una car­ta y has­ta de una con­ver­sa­ción sue­le indi­car en bue­na medi­da lo esen­cial del men­sa­je pos­te­rior.
Cuan­do Latou­che empie­za acha­can­do la res­pon­sa­bi­li­dad del cre­ci­mien­to a los gas­tos socia­les, al empleo, a las jubi­la­cio­nes, a la salud y a la edu­ca­ción, a las nece­si­da­des de super­vi­ven­cia de las pobla­cio­nes empo­bre­ci­das por el impe­ria­lis­mo, o en su ter­mi­no­lo­gía, al “Sur”, cuan­do ini­cia así el libro hay que empe­zar sos­pe­chan­do de la ideo­lo­gía social de su autor. Otra per­so­na con una visión crí­ti­ca del capi­ta­lis­mo empe­za­ría, pro­ba­ble­men­te, su libro sobre el cre­ci­mien­to expli­can­do que es una de las for­mas que tie­ne la bur­gue­sía para maxi­mi­zar sus bene­fi­cios, aun­que no la úni­ca, ni tam­po­co siem­pre, por­que hay momen­tos en los que el capi­tal opta por su pro­pia for­ma de “decre­ci­mien­to”: las des­truc­cio­nes masi­vas.
Latou­che empie­za, por tan­to, con una iden­ti­fi­ca­ción indi­rec­ta pero muy efec­ti­va entre cre­ci­mien­to y gas­tos social pro­gre­sis­ta. Más ade­lan­te expo­ne tres razo­nes por las que el cre­ci­mien­to no es desea­ble: engen­dra des­igual­da­des e injus­ti­cias, crea un bien­es­tar ilu­so­rio, y crea una socie­dad enfer­ma de su rique­za (p.49) para ase­gu­rar lue­go que el desa­rro­llo de las injus­ti­cias “es inhe­ren­te no sólo al sis­te­ma capi­ta­lis­ta, sino a cual­quier socie­dad del cre­ci­mien­to” (p.51). Por tan­to, quien pre­ten­da mejo­rar las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo de la huma­ni­dad median­te el cre­ci­mien­to de las fuer­zas pro­duc­ti­vas des­de y para una polí­ti­ca socia­lis­ta, no capi­ta­lis­ta, en reali­dad está desa­rro­llan­do las injus­ti­cias.
Seme­jan­te iden­ti­fi­ca­ción sub­te­rrá­nea entre socia­lis­mo e injus­ti­cia será lue­go refor­za­da con la iden­ti­fi­ca­ción explí­ci­ta del nazis­mo con el esta­li­nis­mo (p. 237), sin hacer la míni­ma dife­ren­cia entre un sis­te­ma y otro, sin el menor sen­ti­do de la pre­cau­ción meto­do­ló­gi­ca y del rigor teó­ri­co. La con­fu­sión con­cep­tual que per­mi­te colar gato por lie­bre reapa­re­ce al poco tiem­po: “Si se le mira de cer­ca, la rique­za tie­ne una carac­te­rís­ti­ca mucho más pato­ló­gi­ca que la pobre­za. La extre­ma rique­za cons­ti­tu­ye la prin­ci­pal pla­ga de la socie­dad moder­na” (p.57). ¡Qué lás­ti­ma dan los mul­ti­mi­llo­na­rios que sufren tan­to! ¡¿De qué se que­jan los empo­bre­ci­dos y ham­brien­tos, los enfer­mos, los anal­fa­be­tos y los desahu­cia­dos cuan­do la pla­ga prin­ci­pal es la extre­ma rique­za?!
La res­pues­ta de Latou­che es con­tun­den­te: los empo­bre­ci­dos del “Sur” creen que sufren mucho por­que han acep­ta­do los cri­te­rios de pobre­za y rique­za, de sufri­mien­to y de feli­ci­dad ela­bo­ra­dos en el “Nor­te”. Es cier­to, dice el autor, que el “Sur” sufre, pero de otra mane­ra dife­ren­te que el dolor y la infe­li­ci­dad del “Nor­te”, ya que la “pobre­za en el Sur no con­du­ce nece­sa­ria­men­te a la mis­ma des­es­pe­ran­za que la mise­ria moder­ni­za­da” (p.69). Latou­che expo­ne un rela­ti­vis­mo cul­tu­ral abso­lu­to (pp.61 – 78) que nie­ga la exis­ten­cia de valo­res huma­nos comu­nes, rela­ti­vis­mo que se acer­ca al post­mo­der­nis­mo y que pue­de hacer el jue­go a las corrien­tes impe­ria­lis­tas que defien­den “dejar en paz has­ta su auto­ex­tin­ción” a los pue­blos pri­mi­ti­vos que no quie­ren pasar a la civi­li­za­ción, para que­dar­se el impe­ria­lis­mo con sus tie­rras ya des­po­bla­das y paci­fi­ca­das. La lógi­ca implí­ci­ta del decre­ci­mien­to en sen­ci­lla­men­te bru­tal: no debe­mos inter­ve­nir a favor de otras cul­tu­ras no euro­cén­tri­cas por­que es empeo­rar su situa­ción, aumen­tar su infe­li­ci­dad.
Tal vez intu­yen­do lo espe­luz­nan­te de su tesis, Latou­che inten­ta sua­vi­zar­la res­pon­dien­do a la pre­gun­ta: “¿Ten­drá el Sur dere­cho al decre­ci­mien­to?” (pp.223 – 231) pero la empeo­ra por­que no tie­ne para nada en cuen­ta la reali­dad estruc­tu­ral obje­ti­va de la domi­na­ción impe­ria­lis­ta mun­dial, del papel cola­bo­ra­cio­nis­ta y vasa­llo de las bur­gue­sías de esos pue­blos, y de la lucha de cla­ses en su inte­rior. Estos con­cep­tos vita­les no apa­re­cen escri­tos ni una vez en esas pági­nas, ni siquie­ra cuan­do habla de pasa­da sobre el fra­ca­so de los inten­tos socia­lis­tas de auto­ges­tión e inde­pen­den­cia rea­li­za­dos por algu­nos movi­mien­tos de libe­ra­ción o cuan­do cita a Samir Amin, y el col­mo de la dema­go­gia apa­re­ce cuan­do lee­mos que el Sur nece­si­ta una “ver­da­de­ra cura de des­in­to­xi­ca­ción colec­ti­va; por­que el cre­ci­mien­to ha sido a la vez un virus per­ver­so y una dro­ga” (p.231).
En reali­dad, Latou­che pro­po­ne la mis­ma alter­na­ti­va para los empo­bre­ci­dos del “Sur”, que para los ricos del “Nor­te”: “El obje­ti­vo nece­sa­rio de reduc­ción pasa por un cam­bio de ima­gi­na­rio que hará que este com­por­ta­mien­to desea­do sea “natu­ral”. No se tra­ta de reem­pla­zar un impe­ra­ti­vo com­pul­si­vo de con­su­mo por otro impe­ra­ti­vo no menos com­pul­si­vo de aus­te­ri­dad, sino de rea­li­zar una ver­da­de­ra “catar­sis” (que supere) la toxi­co­de­pen­den­cia de la dro­ga con­su­mis­ta” (p.95). Dicho en otras pala­bras: “la des­co­lo­ni­za­ción del ima­gi­na­rio” empe­zan­do por el cam­bio de valo­res antes de la trans­for­ma­ción de la socie­dad (p.82). Como se apre­cia, el pro­ble­ma del poder des­apa­re­ce del todo y retro­ce­de­mos a las tesis del socia­lis­mo utó­pi­co: las con­di­cio­nes estruc­tu­ra­les obje­ti­vas tie­nen impor­tan­cia, pero lo pri­me­ro y deci­si­vo es la des­alie­na­ción sub­je­ti­va de la dro­ga con­su­mis­ta. Se nie­ga así la dia­léc­ti­ca entre la trans­for­ma­ción obje­ti­va y la trans­for­ma­ción sub­je­ti­va, la inter­ac­ción de las dos par­tes que for­man la uni­dad viven­cial. En el capi­ta­lis­mo actual, seme­jan­te retro­ce­so a la uto­pía fra­ca­sa­da siem­pre es un retro­ce­so del refor­mis­mo clá­si­co a la elu­cu­bra­ción abs­trac­ta fácil­men­te mani­pu­la­ble por el impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co, por el lobo dis­fra­za­do de cor­de­ro.
Como no podía ser de otra for­ma, el retro­ce­so prác­ti­co impli­ca un retro­ce­so teó­ri­co. Latou­che reco­no­ce la razón de la crí­ti­ca de Marx al capi­ta­lis­mo, pero al momen­to aña­de que, empe­ro, Marx tie­ne un error que no es otro que el de asu­mir la teo­ría del cre­ci­mien­to pre­sen­tan­do como argu­men­to la expe­rien­cia del deno­mi­na­do “socia­lis­mo real”, del sta­li­nis­mo, para enten­der­nos. (pp.168 – 169). De la mis­ma for­ma en que había igua­la­do nazis­mo y sta­li­nis­mo, aho­ra igua­la el “socia­lis­mo real” con la teo­ría de Marx. Care­ce­mos de espa­cio para cri­ti­car la mez­cla de fala­cia y dis­pa­ra­te que sus­ten­ta seme­jan­te des­pro­pó­si­to que, por su mis­ma oque­dad, per­mi­te el autor decir lo que quie­ra. Por ejem­plo, decir que “iden­ti­fi­car al adver­sa­rio es hoy en día pro­ble­má­ti­co por­que tan­to las enti­da­des eco­nó­mi­cas como las fir­mas trans­na­cio­na­les que poseen la reali­dad del poder son, por su mis­ma natu­ra­le­za, inca­pa­ces de ejer­cer­lo direc­ta­men­te” (p.238).
Estas pala­bras ocul­tan tres men­sa­jes subli­mi­na­les: uno, que ape­nas pode­mos luchar mate­rial­men­te por­que no sabe­mos con­tra quien luchar, por lo que es mejor la tarea de con­cien­cia­ción sub­je­ti­va, de des­in­to­xi­ca­ción de la dro­ga con­su­mis­ta; dos, que el poder de cla­se es algo que se tie­ne pero que no se ejer­ce; y tres, que son pode­res dele­ga­dos los que cum­plen la volun­tad de la bur­gue­sía. Los tres men­sa­jes son reac­cio­na­rios.
Que no es cier­to lo que dice Latou­che, que es un tópi­co de la socio­lo­gía, lo com­pro­ba­mos con la sim­ple lec­tu­ra de cual­quie­ra de los cen­te­na­res de estu­dios e inves­ti­ga­cio­nes crí­ti­cas sobre qué es y cómo fun­cio­na el capi­ta­lis­mo real­men­te exis­ten­te. Vea­mos unos ejem­plos, el sin­di­ca­to Comi­sio­nes Obre­ras denun­ció que el 60% de las empre­sas incum­plían las leyes espa­ño­las sobre con­ta­mi­na­ción (www​.cin​co​dias​.com 23-12-2003). La pren­sa denun­ció que un alto fun­cio­na­rio de la Casa Blan­ca mani­pu­ló un infor­me cien­tí­fi­co sobre el cam­bio cli­má­ti­co (www​.rebe​lion​.org 11-06-2005), denun­cia que poco más tar­de, en 2006, se exten­dió al pre­si­den­te Bush por amor­da­zar a los cien­tí­fi­cos que inves­ti­ga­ban el calen­ta­mien­to glo­bal. Car­los Migué­lez demos­tró en “Los due­ños del agua” (www​.rebe​lion​.org 08-12-2006) las rela­cio­nes de Coca-Cola con los ser­vi­cios secre­tos yan­quis, con la CIA, y el entra­ma­do de rela­cio­nes entre empre­sas que mer­can­ti­li­zan el agua y el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano en paí­ses como Irak y otros. Una taba­que­ra que ofre­ce al clien­te la posi­bi­li­dad de ele­gir los nive­les de nico­ti­na finan­ció en 2006 un estu­dio cien­tí­fi­co sobre los efec­tos noci­vos del taba­co (www​.publi​co​.es 27 – 3‑2008)
Sil­via Ribei­ro ha mos­tra­do con pelos y seña­les en su inves­ti­ga­ción sobre “Cor­po­ra­cio­nes, agro­com­bus­ti­bles y trans­gé­ni­cos” (www​.kao​sen​la​red​.net 18-09-2007) cómo se rela­cio­nan, fusio­nan y expan­den las trans­na­cio­na­les que mono­po­li­zan los trans­gé­ni­cos y los agro­com­bus­ti­bles, sus rela­cio­nes estre­chas con el capi­tal finan­cie­ro y la subor­di­na­ción de la cien­cia a todo ello. Esta mis­ma inves­ti­ga­do­ra ha escri­to un docu­men­ta­do estu­dio sobre quie­nes son “Los que se quie­ren comer el mun­do” (www​.jor​na​da​.unam​.mx 6-12-2008) Das­ten Julián des­cu­brió la impli­ca­ción direc­ta de las hidro­eléc­tri­cas en el mega­pro­yec­to ener­gé­ti­co del sur de Chi­le dis­fra­za­do de defen­sa de la natu­ra­le­za, de las tra­di­cio­nes y del ambien­te, en su tex­to “Eco­lo­gía e intere­ses de cla­se” (www​.rebe​lion​.org 03-12-2007). Y por no repe­tir­nos, José San­ta­mar­ta Fló­rez estu­dió la res­pon­sa­bi­li­dad de los cien­tí­fi­cos a suel­do y de la cien­cia-basu­ra en la nega­ción del cam­bio cli­má­ti­co ([email protected]​marxismo.​org 20-03-2007).
7.- LA MODA DEL DECRECIMIENTO II
Como se apre­cia, hay tres cons­tan­tes en estos ejem­plos: una, que aun­que la edi­ción fran­ce­sa es de 2006, trans­cu­rrie­ron dos años has­ta la edi­ción espa­ño­la, por lo que todos son con­tem­po­rá­neos o ante­rio­res a la edi­ción espa­ño­la del libro de Latou­che sobre el decre­ci­mien­to, lo que indi­ca que si el autor hubie­ra que­ri­do hubie­se dis­pues­to de infor­ma­ción con­tras­ta­da y con­tras­ta­ble sobre quien es el adver­sa­rio, con nom­bres, señas y direc­cio­nes, etc.; dos, que todos mues­tras la rela­ción ágil y efec­ti­va entre los dife­ren­tes nive­les del poder de cla­se en su com­ple­ji­dad ope­ra­ti­va que, en últi­mo aná­li­sis, se expre­sa en muy con­ta­dos cen­tros deci­so­rios que ter­mi­nan cono­cién­do­se con más o menos deta­lle pese a su secre­tis­mo; y tres, que inclu­so los pode­res más ocul­tos, como los ser­vi­cios secre­tos, la CIA, por ejem­plo, ter­mi­nan dejan­do pis­tas sobre su acción a las órde­nes de los gobier­nos impe­ria­lis­tas y de las trans­na­cio­na­les.
La teo­ría mar­xis­ta del Esta­do sos­tie­ne que éste es el cen­tra­li­za­dor estra­té­gi­co de los diver­sos y has­ta dis­pa­res intere­ses de las frac­cio­nes bur­gue­sas, actuan­do en muchos momen­tos con cier­ta auto­no­mía rela­ti­va pre­ci­sa­men­te para cum­plir mejor su papel cen­tra­li­za­dor. Pero la buro­cra­cia esta­tal, que man­tie­ne estre­chos lazos con los gru­pos empre­sa­ria­les, debe cono­cer y cono­ce la situa­ción y los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, y para ello se ayu­da de orga­ni­za­cio­nes para­es­ta­ta­les y extra­es­ta­ta­les. Es sabi­do, ade­más, que exis­te un flu­jo bidi­rec­cio­nal entre los altos car­gos polí­ti­co-buro­crá­ti­cos esta­ta­les, y los altos car­gos empre­sa­ria­les de modo.
Por ejem­plo: “Un estu­dio que inclu­yó encues­tas a más de 500 gran­des empre­sas en Rei­no Uni­do, Esta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia, Japón, India y Chi­na, arro­jó como resul­ta­do que sólo una de cada diez com­pa­ñías con­si­de­ra al cam­bio cli­má­ti­co como una prio­ri­dad (…) Sólo el cin­co por cien­to de las más de 500 empre­sas con­sul­ta­das, y nin­gu­na en Chi­na, con­si­de­ró al cam­bio cli­má­ti­co como su prin­ci­pal prio­ri­dad, al tiem­po que ape­nas el 11 por cien­to lo ubi­có en segun­do o ter­cer lugar, según el estu­dio de la con­sul­to­ra inter­na­cio­nal Accen­tu­re, que reto­ma el dia­rio bri­tá­ni­co The Inde­pen­dent” (www​.rebe​lion​.org 12-02-2008). Las con­sul­to­ras inter­na­cio­na­les, las ofi­ci­nas de estu­dio de la gran ban­ca y las buro­cra­cias esta­ta­les están capa­ci­ta­das para rea­li­zar estos estu­dios por la sen­ci­lla razón de que es su tra­ba­jo, de que exis­ten inves­ti­ga­cio­nes ante­rio­res, y leyes y pro­ce­di­mien­tos lega­les que faci­li­tan tales estu­dios y exi­gen su rea­li­za­ción perió­di­ca. Un estu­dio crí­ti­co e inde­pen­dien­te pue­de lle­gar y lle­ga a las mis­mas con­clu­sio­nes, acce­dien­do a los datos nece­sa­rios sobre esas empre­sas. Por tan­to, sabe­mos, o pode­mos saber, quien es nues­tro adver­sa­rio.
Pero no hemos recu­rri­do a este ejem­plo sola­men­te por esta razón, sufi­cien­te en sí mis­ma para des­tro­zar todo el argu­men­ta­rio de la moda del decre­ci­mien­to, sino por­que ade­más hun­de otra serie de afir­ma­cio­nes de Latou­che en el sen­ti­do de prio­ri­zar el capi­tal finan­cie­ro en detri­men­to del capi­tal indus­trial, pro­duc­ti­vo, o dicho en otros tér­mi­nos, hun­de su idea­lis­mo. Latou­che sos­tie­ne que “Nos olvi­da­mos de que, en una socie­dad demo­crá­ti­ca el pro­ble­ma es la rique­za mer­can­til” (p.82). Latou­che retro­ce­de a la con­cep­ción bur­gue­sa de los siglos XVII-XVIII de la liber­tad y de la demo­cra­cia abs­trac­tas, que se mue­ve en el esfe­ra de la cir­cu­la­ción, del papel del capi­tal-dine­ro para faci­li­tar la ven­ta de las mer­can­cías en el mer­ca­do, mien­tras que el ver­da­de­ro pro­ble­ma de demo­cra­cia con­cre­ta nos remi­te a la esfe­ra de la pro­duc­ción, en la que la explo­ta­ción asa­la­ria­da de la fuer­za de tra­ba­jo se rea­li­za des­pre­cian­do las fatuas decla­ra­cio­nes libe­ra­les sobre la ciu­da­da­nía, la demo­cra­cia, la liber­tad, etc.
Si bien exis­te una inter­ac­ción e inte­gra­ción entre el capi­tal indus­trial y el finan­cie­ro, pro­ce­so acer­ta­da­men­te estu­dia­do por Marx pese a la poca infor­ma­ción enton­ces dis­po­ni­ble, lo deci­si­vo a la lar­ga para la his­to­ria del capi­ta­lis­mo y para la cri­sis eco­ló­gi­ca es la tasa de ganan­cia del sec­tor pro­duc­ti­vo, de la pro­duc­ción mate­rial, indus­trial, en la que la demo­cra­cia abs­trac­ta no exis­te por­que sólo impe­ra la explo­ta­ción asa­la­ria­da. Es por esto que la con­sul­to­ra inter­na­cio­nal Accen­tu­re ha estu­dia­do con deta­lle a más de qui­nien­tas gran­des empre­sas, para saber qué se pien­sa sobre la cri­sis eco­ló­gi­ca en el motor mate­rial del capi­ta­lis­mo, en la indus­tria pesa­da pro­duc­to­ra de mer­can­cías.
De la mis­ma for­ma en que Latou­che se mue­ve en el idea­lis­mo de la demo­cra­cia abs­trac­ta, tam­bién se mue­ve en el idea­lis­mo de la defi­ni­ción del capi­tal como “espí­ri­tu” (p.172) y del con­cep­to de modo de pro­duc­ción como “crea­ción de la men­te” (p.173). Fue el idea­lis­mo sub­ya­cen­te de Weber el que más habló del “espí­ri­tu” del capi­ta­lis­mo, y sabe­mos que Weber esta un impe­ria­lis­ta ale­mán enemi­go de la revo­lu­ción socia­lis­ta e impul­sor del con­cep­to de “caris­ma” que ayu­da­ría a la acep­ta­ción de Hitler por la mayo­ría inmen­sa de la inte­lec­tua­li­dad ale­ma­na. Por esto, cuan­do uno lee las pági­nas de Latou­che sobre la nece­si­dad de un decre­ci­mien­to demo­grá­fi­co y sus comen­ta­rios sobre Mal­thus, sien­te un inquie­tan­te esca­lo­frío (pp. 123 – 133).
En cuan­to a que el con­cep­to de modo de pro­duc­ción, cen­tral en el mar­xis­mo, es una “crea­ción de la men­te” hay que decir que la teo­ría es un con­cen­tra­do lin­güís­ti­co de rela­cio­nes socia­les obje­ti­vas, his­tó­ri­cas y con­tra­dic­to­rias, que exis­ten fue­ra de noso­tros y que nos deter­mi­nan inter­na­men­te. El con­cep­to de modo de pro­duc­ción es un con­cep­to teó­ri­co que no fue enten­di­do por Althus­ser debi­do a su meca­ni­cis­mo anti­dia­léc­ti­co. Que Latou­che se base en esta limi­ta­ción althus­se­ria­na indi­ca mucho sobre su cono­ci­mien­to del mar­xis­mo. La teo­ría sin­te­ti­za lo esen­cial de las con­tra­dic­cio­nes, des­cu­brien­do regu­la­ri­da­des en con­flic­to y cam­bio interno mien­tras esas con­tra­dic­cio­nes sigan exis­tien­do, pero nin­gún con­cep­to teó­ri­co, y menos los mar­xis­tas, son “crea­cio­nes de la men­te” como algo des­co­nec­ta­do de la reali­dad.
Clau­dia Cio­ba­nu entre­vis­tó a Ser­ge Latou­che sobre “La opción del decre­ci­mien­to” (www​.rebe​lion​.org 08-08-2009) en la que el entre­vis­ta­do nos dice que ya hay prác­ti­cas de decre­ci­mien­to en luga­res tan leja­nos como el neo­za­pa­tis­mo en Chia­pas, movi­mien­tos del “Buen Vivir” en los Andes, gru­pos cam­pe­si­nos en el Esta­do fran­cés e Irlan­da. Sin embar­go, una visión rea­lis­ta de lo que está suce­dien­do en Chia­pas mues­tra cómo ha fra­ca­sa­do este inten­tos y cómo la bur­gue­sía mexi­ca­na lo ha des­ac­ti­va­do, cer­ca­do y ais­la­do, redu­cién­do­lo poco a poco, pero man­te­nien­do una ima­gen men­ti­ro­sa que legi­ti­ma inter­na­cio­nal­men­te al Esta­do mexi­cano.
Ten­dría­mos que mati­zar mucho tam­bién lo que suce­de en algu­nas zonas andi­nas, así como las limi­ta­cio­nes de algu­nas ver­sio­nes del “Buen vivir”, sobre­va­lo­ra­das por un roman­ti­cis­mo natu­ra­lis­ta euro­peo que cree toda­vía en el “buen sal­va­je” negán­do­se a estu­diar las con­tra­dic­cio­nes socia­les inter­nas a los movi­mien­tos indí­ge­nas, muchos de los cua­les son heroi­cos y meri­to­rios, pero otros cola­bo­ran con el impe­ria­lis­mo. Por últi­mo, en cuan­to a las expe­rien­cias euro­peas y a las prac­ti­cas del coope­ra­ti­vis­mo que tam­bién cita Latou­che, tene­mos que recor­dar la enor­me capa­ci­dad de absor­ción del capi­ta­lis­mo para inte­grar muchos movi­mien­tos alter­na­ti­vos, inclui­dos los Ver­des, que no hace mucho tenían ideas muy pare­ci­das al decre­ci­mien­to, por no hablar de la suer­te corri­da por el grue­so del coope­ra­ti­vis­mo como lo demues­tra la expe­rien­cia acu­mu­la­da des­de la mitad del siglo XIX.
Móni­ca Dona­to entre­vis­tó a Latou­che en “Decre­ci­mien­to o bar­ba­rie” (Rev. Pape­les. Nº 107, 2009, a dis­po­si­ción en Inter­net). Casi al final, M. Dona­to le pre­gun­ta sobre el con­te­ni­do socia­lis­ta del decre­ci­mien­to. La res­pues­ta de Latou­che es impor­tan­te por dos razo­nes: una, por lo que dice y no dice; y otra, por­que la pri­me­ra res­pues­ta con­tras­ta con otra que de hace des­pués a una pre­gun­ta sobre las for­mas de acción polí­ti­ca. Lea­mos la pri­me­ra res­pues­ta:
“El pro­yec­to polí­ti­co de la uto­pía con­cre­ta del decre­ci­mien­to con­sis­te en “las ocho R”: Reeva­luar, Recon­cep­tua­li­zar, Rees­truc­tu­rar, Relo­ca­li­zar, Redis­tri­buir, Redu­cir, Reuti­li­zar y Reci­clar; tres de las cua­les, reeva­luar, rees­truc­tu­rar y redis­tri­buir, actua­li­zan espe­cial­men­te esta crí­ti­ca. La rees­truc­tu­ra­ción, sobre todo, plan­tea la cues­tión con­cre­ta de la supera­ción del capi­ta­lis­mo y de la recon­ver­sión del apa­ra­to pro­duc­ti­vo que debe adap­tar­se al cam­bio de para­dig­ma. El decre­ci­mien­to está for­zo­sa­men­te enfren­ta­do al capi­ta­lis­mo. No tan­to por la denun­cia de sus con­tra­dic­cio­nes y lími­tes eco­ló­gi­cos y socia­les, como sobre todo por su cues­tio­na­mien­to del “espí­ri­tu del capi­ta­lis­mo” en el sen­ti­do pro­pues­to por Max Weber, que lo con­si­de­ra con­di­ción para su rea­li­za­ción. Por redis­tri­bu­ción enten­de­mos el repar­to de las rique­zas y del acce­so al patri­mo­nio natu­ral, tan­to entre el Nor­te y el Sur como den­tro de cada socie­dad. El repar­to de la rique­za es la solu­ción más sen­ci­lla para el pro­ble­ma social. Pues­to que el repar­to es el valor éti­co car­di­nal de la izquier­da, el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, basa­do en la des­igual­dad de acce­so a los medios de pro­duc­ción y gene­ra­dor de des­igual­da­des cre­cien­tes, debe ser abo­li­do”.
Según hemos vis­to arri­ba, no se tra­ta tan­to de denun­ciar las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo sino de cues­tio­nar el webe­riano “espí­ri­tu capi­ta­lis­ta”. Latou­che podría haber reco­no­ci­do que Marx y Engels se ade­lan­ta­ron a Weber en la crí­ti­ca del “espí­ri­tu” capi­ta­lis­ta al estu­diar el papel del pro­tes­tan­tis­mo en el desa­rro­llo de algu­nas bur­gue­sías, ofre­cien­do una visión mucho más correc­ta que la webe­ria­na, pero se calla. Has­ta aquí lo que dice de for­ma abs­trac­ta y sin car­ga social crí­ti­ca sobre las ocho R y el “espí­ri­tu”. Lo que no dice es cómo cues­tio­nar el “espí­ri­tu” capi­ta­lis­ta y, sobre todo, cómo repar­tir la rique­za, o sea, mutis­mo total cuan­do lle­ga el momen­to de la acción. Tal vez por ese silen­cio, la entre­vis­ta­do­ra insis­ta con una pre­gun­ta ya tan con­cre­ta que Latou­che no tie­ne más reme­dio que con­tes­tar. La pre­gun­ta se basa en las tesis del no tomar el poder del sub­co­man­dan­te Mar­cos, y de Hollo­way, aun­que no cita a este segun­do, y de la acción “des­de aba­jo”, aun­que plan­tea la posi­bi­li­dad de los “dos nive­les”, de la acción polí­ti­ca for­mal, par­la­men­ta­ria, y la acción “des­de aba­jo”. La res­pues­ta es la siguien­te:
“No con­vie­ne excluir nin­gún nivel de actua­ción, pero en nues­tros paí­ses, cier­ta­men­te, los cam­bios des­de aba­jo son mucho más pro­me­te­do­res. Ins­ti­tu­cio­na­li­zar pre­ma­tu­ra­men­te el pro­gra­ma del decre­ci­mien­to a tra­vés de un par­ti­do polí­ti­co, por ejem­plo, nos expon­dría a caer en la tram­pa de la “polí­ti­ca pro­fe­sio­nal”, que deter­mi­na el aban­dono por par­te de los acto­res polí­ti­cos de la reali­dad social y los encie­rra en el jue­go polí­ti­co, mien­tras las con­di­cio­nes aún no están madu­ras para pre­ten­der poner en mar­cha la cons­truc­ción de una socie­dad del decre­ci­mien­to, (…) El tra­ba­jo de auto-trans­for­ma­ción pro­fun­da de la socie­dad y de los ciu­da­da­nos nos pare­ce más impor­tan­te que los ciclos elec­to­ra­les. Esto no sig­ni­fi­ca que pre­co­ni­ce­mos la abs­ten­ción ni que recha­ce­mos la ela­bo­ra­ción de pro­pues­tas con­cre­tas. Sin embar­go, con­si­de­ra­mos más impor­tan­te influir en los deba­tes, tirar de las pos­tu­ras de unos y otros, lograr que se tomen en con­si­de­ra­ción cier­tos argu­men­tos, con­tri­bu­yen­do así a la modi­fi­ca­ción de las men­ta­li­da­des. Tal es hoy en día nues­tra misión y nues­tra ambi­ción”.
O sea, la radi­cal­men­te socia­lis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta moda del decre­ci­mien­to se limi­ta a ser una espe­cie de club o lobby de influen­cia ideo­ló­gi­ca entre los “ciu­da­da­nos” en vez de cons­ti­tuir­se en una orga­ni­za­ción mili­tan­te inser­ta en la lucha coti­dia­na de las masas explo­ta­das. Ni siquie­ra tie­ne la volun­ta­rio­sa idea de los pri­me­ros Ver­des ale­ma­nes antes de ser engu­lli­dos por el sis­te­ma al que decían com­ba­tir pací­fi­ca­men­te. Seme­jan­te pos­tu­ra ilu­mi­nis­ta e ilus­tra­da, eli­tis­ta, típi­ca de las ter­tu­lias y clu­bes bur­gue­ses del siglo XVIII, nos recuer­da al “mar­xis­mo legal”, tole­ra­do por la dic­ta­du­ra zaris­ta y denos­ta­do por Lenin y los bol­che­vi­ques. Pues bien, como vere­mos aho­ra mis­mo, la nega­ción explí­ci­ta de toda acción polí­ti­ca estra­té­gi­ca­men­te sos­te­ni­da en tiem­po en aras de con­se­guir vic­to­rias eco­ló­gi­cas que mar­quen pun­tos de no retorno, fases de acu­mu­la­ción de fuer­zas y de sal­tos ade­lan­te, este paso­tis­mo dile­tan­te es acep­ta­do por la moda del decre­ci­mien­to.
8.- EL DECRECIMIENTO EXPLICADO EN GALIZA I
Manoel San­tos dio una con­fe­ren­cia en las XI Jor­na­das de la Juven­tud Inde­pen­den­tis­ta Gale­ga titu­la­da “Un repa­so a la urgen­te opción del decre­ci­mien­to. Decre­ci­mien­to sos­te­ni­ble fren­te a decre­ci­mien­to trau­má­ti­co” (www​.rebe​lion​.org 14-08-2009). La impor­tan­cia de esta con­fe­ren­cia radi­ca en tres razo­nes:
La pri­me­ra, que es una expli­ca­ción peda­gó­gi­ca del decre­ci­mien­to dada a la juven­tud mili­tan­te, lo que faci­li­ta su com­pren­sión a la vez que mues­tra al des­nu­do sus limi­ta­cio­nes. La segun­da, ade­más, que esa juven­tud mili­ta en el inde­pen­den­tis­mo de una nación opri­mi­da por el Esta­do espa­ñol, como Gali­za, uno de los pue­blos más inde­fen­sos, gol­pea­dos y dete­rio­ra­dos en su situa­ción ambien­tal entre otras razo­nes por­que la opre­sión nacio­nal le impi­de desa­rro­llar una polí­ti­ca socia­lis­ta de defen­sa, recu­pe­ra­ción y rein­te­gra­ción en la natu­ra­le­za. Y la ter­ce­ra, que la ponen­cia con­fir­ma las limi­ta­cio­nes del decre­ci­mien­to para ofre­cer una vía efec­ti­va de lucha con­tra la catás­tro­fe ambien­tal pro­vo­ca­da por el impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co espa­ñol, aun­que, a la vez, mues­tra las apor­ta­cio­nes de esta corrien­te en su típi­co nivel de abs­trac­ción de las con­tra­dic­cio­nes socia­les. Antes de hacer una valo­ra­ción gene­ral de la con­fe­ren­cia, vea­mos su con­te­ni­do en los pun­tos don­de el decre­ci­mien­to falla estre­pi­to­sa­men­te.
Esta­mos de acuer­do en muchas de las tesis de Manoel San­tos sobre la situa­ción, las cau­sas y las con­se­cuen­cias, etc. Son tan­tos los estu­dios cien­tí­fi­co-crí­ti­cos rea­li­za­dos has­ta el pre­sen­te sobre la cri­sis eco­ló­gi­ca que va camino de dar el sal­to a catás­tro­fe, que no nos repe­tir lo dicho. Sim­ple­men­te reco­men­da­mos la lec­tu­ra de su con­fe­ren­cia, como reco­men­da­mos la lec­tu­ra de todos los tex­tos aquí usa­dos. Sí debe­mos dete­ner­nos en sus pro­pues­tas prác­ti­cas por­que es en ellas en don­de el decre­ci­mien­to hace aguas, fla­quea, dejan­do abier­tos boque­tes por deba­jo de la línea de flo­ta­ción por los que entran toda serie de diva­ga­cio­nes inter­cla­sis­tas. Por ejem­plo, el autor pro­po­ne inter­ve­nir en tres nive­les de los movi­mien­tos socia­les. “1. Indi­vi­dual (sim­pli­ci­dad volun­ta­ria, auto­pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios, etc.) 2. Colec­ti­va (auto­ges­tión, coope­ra­ti­vas de con­su­mi­do­res, ban­ca éti­ca, redes socia­les de inter­cam­bio, etc.) 3. Acción Polí­ti­ca (pro­pues­tas, movi­li­za­cio­nes, etc.)”. En el pri­me­ro esta­mos total­men­te de acuer­do ya que es una pra­xis de vida que se remon­ta a muchos siglos, y que fue adap­ta­da a la lucha de cla­ses anti­ca­pi­ta­lis­ta por corrien­tes del socia­lis­mo utó­pi­co, del anar­quis­mo y del mar­xis­mo.
Es en el segun­do en don­de empie­zan los pro­ble­mas. Hablar de auto­ges­tión en abs­trac­to, sin espe­ci­fi­car si se tra­ta de auto­ges­tión obre­ra y socia­lis­ta ten­den­te a supe­rar las rela­cio­nes de pro­duc­ción y pro­pie­dad capi­ta­lis­ta, esta fal­ta de con­cre­ción da pie a todas las elu­cu­bra­cio­nes por­que tam­bién exis­te una auto­ges­tión refor­mis­ta. Debe­mos estu­diar al deta­lla la rica y dura expe­rien­cia muy recien­te de la auto­ges­tión en Argen­ti­na, si care­ce­mos de tiem­po para lle­gar a otras muchas expe­rien­cias. Nues­tra crí­ti­ca se refuer­za al leer lo de las “coope­ra­ti­vas de con­su­mi­do­res” ¿y por qué no coope­ra­ti­vas de pro­duc­ción basa­das en la auto­ges­tión obre­ra? Las coope­ra­ti­vas de con­su­mi­do­res ter­mi­nan absor­bi­das por el mer­ca­do capi­ta­lis­ta más tem­prano que tar­de, como lo mues­tra toda la expe­rien­cia his­tó­ri­ca; pero tam­bién corren esa suer­te las coope­ra­ti­vas de pro­duc­ción que no logran crear redes socia­les fuer­te­men­te con­cien­cia­das y apo­ya­das por la auto­or­ga­ni­za­ción obre­ra y popu­lar ver­te­bra­da inter­na­men­te con y por orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias; y aún y todo así su pre­sen­te y su futu­ro depen­de siem­pre de la evo­lu­ción de la lucha de cla­se y de la lucha de libe­ra­ción nacio­nal en los pue­blos opri­mi­dos.
Los y las inde­pen­den­tis­tas vas­cas tene­mos mucho que decir, y que auto­cri­ti­car­nos, sobre el movi­mien­to coope­ra­ti­vis­ta en nues­tra nación, que ha sufri­do dema­sia­das derro­tas a manos del capi­ta­lis­mo y del Esta­do espa­ñol. Bue­na par­te de su ori­gen his­tó­ri­co pro­vie­ne de una cla­ra diná­mi­ca anti­so­cia­lis­ta y de des­via­ción de las luchas nacio­na­les y socia­les hacia el pan­tano del inter­cla­sis­mo apo­lí­ti­co per­mi­ti­do y has­ta ensal­za­do con pre­mios y pre­ben­das por la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, mien­tras que, por el lado opues­to, la dic­ta­du­ra que ensal­za­ba el coope­ra­ti­vis­mo macha­ba bru­tal­men­te al pue­blo tra­ba­ja­dor y a los sin­di­ca­lis­tas ile­ga­li­za­dos, tor­tu­ra­dos y encar­ce­la­dos. Mien­tras la deno­mi­na­da “Igle­sia vas­ca” ofi­cial ben­de­cía al dic­ta­dor Fran­co y apo­ya­ba el coope­ra­ti­vis­mo, sacer­do­tes vas­cos esqui­va­ban la repre­sión polí­ti­co-reli­gio­sa fran­quis­ta como podían, lle­gan­do a ser “curas obre­ros”.
Actual­men­te, una de las más pode­ro­sas empre­sas capi­ta­lis­tas vas­cas, e impe­ria­lis­ta, –MCC– pro­vie­ne del coope­ra­ti­vis­mo de enton­ces. Esta expe­rien­cia no es sólo vas­ca, es común y cons­tan­te al coope­ra­ti­vis­mo y a los deba­tes per­ma­nen­tes den­tro del movi­mien­to socia­lis­ta en su gene­ra­li­dad des­de el ini­cio del siglo XIX, lo que no anu­la el hecho de que, según la rela­ción de fuer­zas socio­po­lí­ti­cas en lucha, el coope­ra­ti­vis­mo obre­ro sea una alter­na­ti­va par­cial e incier­ta, siem­pre some­ti­da a toda serie de pro­me­sas, chan­ta­jes y ata­ques del capi­ta­lis­mo. Se tra­ta, en defi­ni­ti­va, de la lucha de cla­ses, reali­dad obje­ti­va que la moda del decre­ci­mien­to se nie­ga a acep­tar.
Hay que decir muy cla­ra­men­te, por otro lado, que la supues­ta “ban­ca éti­ca” es un bluff, una tram­pa, a no ser que por “ban­ca éti­ca” enten­da­mos una espe­cie de readap­ta­ción al capi­ta­lis­mo actual de las ideas cató­li­cas sobre el con­trol vigi­la­do de la usu­ra. La teo­lo­gía cató­li­ca tar­do­me­die­val tuvo que acep­tar mayo­res nive­les de usu­ra, prohi­bi­dos con ante­rio­ri­dad, para res­pon­der a la expan­sión impa­ra­ble de la ban­ca comer­cial capi­ta­lis­ta ampa­ra­da en la teo­lo­gía pro­tes­tan­te. La diná­mi­ca del capi­ta­lis­mo comer­cial exi­gía supe­rar los lími­tes que la teo­lo­gía medie­val había pues­to al prés­ta­mo con usu­ra. El cris­tia­nis­mo pro­tes­tan­te, uni­do al comer­cio, se dio cuen­ta de ello antes que el cris­tia­nis­mo cató­li­co, más depen­dien­te de la explo­ta­ción feu­dal.
Esta expe­rien­cia his­tó­ri­ca, como las de la auto­ges­tión y del coope­ra­ti­vis­mo, mues­tra en su nivel que la expan­sión del capi­ta­lis­mo no encuen­tra freno dura­de­ro en las uto­pías refor­mis­tas, en las éti­cas abs­trac­tas y menos aún cuan­do se tra­ta del capi­tal-dine­ro, del capi­tal finan­cie­ro que es una pie­za cla­ve tan­to en la reac­ti­va­ción del capi­ta­lis­mo como en la gene­ra­ción de sus cri­sis. En cuan­to a la “ban­ca éti­ca” que dicen que exis­te en algu­nas par­tes de la India y de otros pue­blos, hay que res­pon­der expli­can­do que se tra­ta de un pro­yec­to clá­si­co de exten­der las redes de depen­den­cia socio­eco­nó­mi­ca, y sobre todo de crear col­cho­nes socia­les de una muy peque­ña bur­gue­sía y de cam­pe­si­nos y arte­sa­nos libres, pero endeu­da­dos perió­di­ca­men­te a los prés­ta­mos de la “ban­ca éti­ca”.
Para con­cluir esta rápi­da crí­ti­ca, des­de la éti­ca mar­xis­ta, ban­ca y éti­ca son tan irre­con­ci­lia­bles como el agua y el acei­te. Hay que acla­rar que habla­mos de “ban­ca” y no de socie­da­des de ayu­da mutua y sin afán de lucro, al esti­lo de las “cajas socia­les” de los orí­ge­nes del movi­mien­to obre­ro, que ade­lan­ta­ban dine­ro sin nin­gún afán de lucro pri­va­do, y siem­pre des­de y para una pers­pec­ti­va de for­ta­le­ci­mien­to de la con­cien­cia socia­lis­ta, fue­ra esta utó­pi­ca, anar­quis­ta o mar­xis­ta. El movi­mien­to obre­ro y revo­lu­cio­na­rio inter­na­cio­nal, inclu­so con raí­ces cris­tia­nas, tie­ne una lar­ga expe­rien­cia en este sen­ti­do, pero con una barre­ra infran­quea­ble con­sis­ten­te en prohi­bir el enri­que­ci­mien­to a cos­ta del tra­ba­jo de otros com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras. Sola­men­te con el refor­mis­mo y más tar­de con las modas sur­gi­das des­de la déca­da de 1960, han apa­re­ci­do ten­den­cias como la de la “ban­ca éti­ca”. Una sín­te­sis entre “ban­ca éti­ca” y coope­ra­ti­vis­mo de con­su­mo lo tene­mos en el bochor­no­so espec­tácu­lo corrup­to dado hace unos años por el sin­di­ca­to UGT al des­cu­brir­se sus nego­cios bajo la tapa­de­ra de “coope­ra­ti­vas inmo­bi­lia­rias de ayu­da social”.
En cuan­to a las redes socia­les de inter­cam­bio hay que decir casi lo mis­mo. Se tra­ta de una expe­rien­cia muy anti­gua prac­ti­ca­da casi por todas las cla­ses explo­ta­das espe­cial­men­te en los momen­tos de mayor penu­ria y pobre­za, muy fre­cuen­te­men­te bajo visio­nes reli­gio­sas y/​o bajo el con­trol de reli­gio­nes arrai­ga­das en el pue­blo, y pos­te­rior­men­te con la ayu­da de gru­pos lai­cos, agnós­ti­cos y ateos. Tam­bién ha habi­do y hay prác­ti­cas de inter­cam­bio, reci­pro­ci­dad y true­que mejor orga­ni­za­das, y con la eclo­sión de los movi­mien­tos alter­na­ti­vis­tas y eco­lo­gis­tas esta diná­mi­ca gozó de un fuer­te impul­so. Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, las medi­das impues­tas por la UE con­tra cam­pe­si­nos, gana­de­ros y peque­ñas empre­sas, jun­to a la ayu­da de Inter­net y a los efec­tos de la cri­sis lar­va­da y ya pre­sen­te, estas y otras razo­nes han faci­li­ta­do el aumen­to de las redes de inter­cam­bio, de “comer­cio jus­to”, etc., en las que se pue­den encon­trar cada vez más pro­duc­tos y ofer­tas.
Sin embar­go, una vez más hay que insis­tir en que estas “solu­cio­nes” nun­ca son un peli­gro mor­tal para el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, y que éste es capaz de asu­mir estos y otros “movi­mien­tos con­tes­ta­ta­rios” sin ape­nas pro­ble­mas, crean­do inclu­so “ban­cos” adap­ta­dos a dichas redes socia­les de inter­cam­bios. Gran par­te del amplio movi­mien­to alter­na­ti­vis­ta, eco­pa­ci­fis­ta, eco­fi­lo­só­fi­co, anti­mi­li­ta­ris­ta, etc., de los años ’60 y ’80 ha sido des­ac­ti­va­do e inte­gra­do en el sis­te­ma por­que no supo­nía nin­gún peli­gro para la bur­gue­sía ya que actua­ban sólo en el nivel externo y super­fi­cial de los “dere­chos de las mino­rías”, del “dere­cho a la dife­ren­cia” en su sen­ti­do cuan­ti­ta­ti­vo y de apa­rien­cia exter­na, espa­cios en los que la tole­ran­cia bur­gue­sa es amplia y has­ta ren­ta­ble eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca­men­te, sobre todo en perío­dos de vacas gor­das, de bonan­za eco­nó­mi­ca. Pero las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, sobre todo las de libe­ra­ción nacio­nal y las sin­di­ca­les rojas y negras, fue­ron some­ti­das a impla­ca­bles repre­sio­nes, con ase­si­na­tos y dece­nas de años de cár­cel.
La dife­ren­cia radi­ca en que las redes socia­les de inter­cam­bio se mue­ven en eso, en el área del inter­cam­bio mer­can­til, como las coope­ra­ti­vas de con­su­mo, etc., mien­tras que las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal, los sin­di­ca­tos socio­po­lí­ti­cos, el socia­lis­mo eco­lo­gis­ta anti­im­pe­ria­lis­ta, el con­trol obre­ro, el con­tra­po­der, las huel­gas y luchas de masas, etc., todo este movi­mien­to actúa y pien­sa en el inte­rior de las entra­ñas de la fie­ra capi­ta­lis­ta, res­pi­ran­do su mias­ma infec­to y enfer­man­do su salud por­que la eco­lo­gía refor­mis­ta se des­preo­cu­pa total­men­te del eco­sis­te­ma asa­la­ria­do, en las pútri­da fábri­cas y cam­pos con­ta­mi­na­dos, en las pes­ti­len­tes barria­das popu­la­res, don­de se pro­du­ce la plus­va­lía y en don­de se repro­du­ce la fuer­za de tra­ba­jo que ha de ser explo­ta­da si no se suble­va, y en don­de el capi­tal está dis­pues­to a las mayo­res sal­va­ja­das inhu­ma­nas y terro­ris­tas en defen­sa de su civi­li­za­ción.
Con res­pec­to al ter­cer pun­to, el de la acción polí­ti­ca, no pode­mos decir ape­nas nada por­que el tex­to ape­nas dice algo, tan poco que cual­quier crí­ti­ca nues­tra pue­de pecar de sub­je­ti­va y sin fun­da­men­to alguno. Son las ven­ta­jas que otor­ga el silen­cio opor­tuno ante las situa­cio­nes insos­te­ni­bles, que en boca cerra­da no entran mos­cas. Sólo deja­mos cons­tan­cia de que no se hace nin­gu­na refe­ren­cia a la fuer­za polí­ti­ca del sin­di­ca­lis­mo, ausen­cia escan­da­lo­sa en la mayo­ría de las corrien­tes del des­cre­ci­mien­to, y que en el caso gale­go, como en el de todo pue­blo nacio­nal­men­te opri­mi­do, adquie­re espe­cial rele­van­cia por­que el sin­di­ca­to mayo­ri­ta­rio es nacio­na­lis­ta gale­go con una fuer­te implan­ta­ción del inde­pen­den­tis­mo popu­lar en sus bases.
9.- EL DECRECIMIENTO EXPLICADO EN GALIZA II
Pase­mos aho­ra al aná­li­sis de las tres dimen­sio­nes del decre­ci­mien­to: “1. Eco­ló­gi­ca: la con­ser­va­ción de la natu­ra­le­za es una pre­mi­sa irre­nun­cia­ble”. Obvio y urgen­te, de acuer­do. “2. Eco­nó­mi­ca: Menos pro­duc­ción y con­su­mo –(reduc­ción impor­tan­te del tiem­po de tra­ba­jo, reduc­ción de la pro­duc­ción y reduc­ción del con­su­mo)– poten­ciar los “bie­nes rela­cio­na­les” –aten­cio­nes, cono­ci­mien­tos, par­ti­ci­pa­ción, nue­vos espa­cio de liber­tad y de espi­ri­tua­li­dad, etc.– y cami­nar hacia una eco­no­mía soli­da­ria. El decre­ci­mien­to mate­rial ten­dría que ser un cre­ci­mien­to rela­cio­nal, con­vi­ven­cial y espi­ri­tual”. De acuer­do en todo; más aún, la reduc­ción del tiem­po de tra­ba­jo es una rei­vin­di­ca­ción per­ma­nen­te en la his­to­ria huma­na, en modo alguno es una inven­ción bri­llan­te y exclu­si­va del decre­ci­mien­to.
La huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra tie­ne sobre su espal­da dece­nas de millo­nes de per­so­nas ase­si­na­das, tor­tu­ra­das, encar­ce­la­das, depor­ta­das, hui­das y escon­di­das por luchar por esa reduc­ción del tiem­po de tra­ba­jo. Esta heroi­ca y sobre­hu­ma­na expe­rien­cia, éti­ca­men­te loa­ble, ha gene­ra­do una per­ma­nen­te dis­cu­sión sobre cómo lograr­lo, cómo con­ven­cer o impo­ner a las cla­ses pro­pie­ta­rias de las fuer­zas pro­duc­ti­vas que reduz­can las horas de tra­ba­jo de las y los escla­vos, las y los cam­pe­si­nos empo­bre­ci­dos, las y los sier­vos y arte­sa­nos sin recur­sos, las y los pro­le­ta­rios y tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos.
Peor aún, muy fre­cuen­te­men­te esta lucha y sus deba­tes se han libra­do para impe­dir que aumen­ta­se la explo­ta­ción labo­ral tan­to en tiem­po de tra­ba­jo, en su inten­si­dad, como en sus horas, en su dura­ción; es decir, que depen­dien­do de la lucha de cla­ses –con­cep­to bási­co para el socia­lis­mo eco­ló­gi­co anti­im­pe­ria­lis­ta que no apa­re­ce en la con­fe­ren­cia de Manoel– las explo­ta­das y explo­ta­dos han pasa­do a la ofen­si­va para redu­cir la jor­na­da, o se han teni­do que batir a la defen­si­va para impe­dir que se aumen­ta­se el tiem­po de tra­ba­jo, lle­gán­do­se muchas veces a luchas deses­pe­ra­das para lograr que ese aumen­to no fue­ra tan bru­tal sino sólo menos bru­tal, menos explo­ta­dor. Y quien habla de horas de tra­ba­jo, habla tam­bién de las con­di­cio­nes sani­ta­rias e higié­ni­cas del tra­ba­jo, de la eco­lo­gía labo­ral, del eco­sis­te­ma fabril y asa­la­ria­do en su con­jun­to, de las enfer­me­da­des labo­ra­les, etc., pero el decre­ci­mien­to dice muy poco sobre esto, ape­nas nada.
Hemos ter­mi­na­do con esta refe­ren­cia al eco­sis­te­ma labo­ral y fabril por­que con­ca­te­na en direc­to con la ter­ce­ra dimen­sión: “3. Social: Sim­pli­ci­dad volun­ta­ria y auto­su­fi­cien­cia, cam­bios en los pará­me­tros de vida, vol­ver a las socie­da­des colec­ti­vas. Rura­li­za­ción fren­te a urba­ni­za­ción, repar­to fren­te a acu­mu­la­ción, loca­li­za­ción fren­te a glo­ba­li­za­ción, decre­ci­mien­to fren­te a hiper­con­su­mis­mo, ocio fren­te a tra­ba­jo obse­si­vo; menos, menos, menos…”. Tene­mos que decir dos cosas sobre lo aquí expues­to: la pri­me­ra, que se mez­clan pro­ble­má­ti­cas muy dife­ren­tes, por ejem­plo: una cosa es la nece­sa­ria sim­pli­ci­dad volun­ta­ria y auto­su­fi­cien­cia, y otra es la rura­li­za­ción fren­te a urba­ni­za­ción, ya que la rura­li­za­ción –que par­cial­men­te es pro­mo­vi­da por la bur­gue­sía en sus resi­den­cias de cam­po– bien lle­va­da exi­ge una tarea glo­bal y sis­te­má­ti­ca de una dimen­sión cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior a la for­ma de vida sim­ple, que no sim­plis­ta.
Una cosa es “ocio” –sin entrar aquí al deba­te sobre qué dife­ren­cia hay entre el “ocio” y el tiem­po libre y pro­pio– fren­te a tra­ba­jo obse­si­vo y otra es repar­to fren­te a acu­mu­la­ción, ya que en deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias has­ta la bur­gue­sía pue­de indus­tria­li­zar el ocio, como lo hace, mien­tras que redu­ce o con­tro­la el tra­ba­jo obse­si­vo por razo­nes de efi­ca­cia labo­ral a medio pla­zo, etc., mien­tras que redu­cir la acu­mu­la­ción de capi­tal es ata­car la base del capi­ta­lis­mo. Inclu­so la expre­sión “menos, menos, menos…” pue­de ser equí­vo­ca por­que es per­fec­ta­men­te com­pren­si­ble que hay que crear más cul­tu­ral crí­ti­ca, más poten­cia­li­dad crea­ti­va y artís­ti­ca, más inter­re­la­cio­nes per­so­na­les, más, más, más… ¿enton­ces?
Lo que que­re­mos decir es que la for­ma de hacer estas pro­pues­tas, al ser pre­sen­ta­das mez­clan­do pro­ble­mas dife­ren­tes, indi­ca poca serie­dad ana­lí­ti­ca y sin­té­ti­ca, faci­li­tan­do la deri­va fácil al uto­pis­mo natu­ra­lis­ta, a for­mas de roman­ti­cis­mo que nos recuer­dan a muchos alter­na­ti­vis­tas del pasa­do que han ter­mi­na­do cocién­do­se en el puche­ro bur­gués, como otros hiper­ra­di­ca­les y ultra­rre­vo­lu­cio­na­rios que come­tían el mis­mo error de fon­do pero opues­to en la ver­bo­rrea for­mal. Y es aquí don­de deci­mos la segun­da cosa: ¿y mien­tras tan­to, mien­tras ins­tau­ra­mos la rura­li­za­ción, aca­ba­mos con la acu­mu­la­ción de capi­tal, etc., qué hace­mos mien­tras tan­to tenien­do en cuen­ta que son ver­da­de­ros “tra­ba­jos de Hér­cu­les” los aquí pro­pues­tos? Por suer­te el autor nos res­pon­de con dos méto­dos de apli­ca­ción: “Auto­ges­tión de las comu­ni­da­des más allá de los apa­ra­tos de Esta­do” y “Con una pla­ni­fi­ca­ción cen­tral, con aire socia­lis­ta”.
La auto­ges­tión comu­ni­ta­ria más allá del Esta­do depen­de del con­te­ni­do y de los pode­res de esa comu­ni­dad auto­ges­tio­na­da. Repe­ti­mos la crí­ti­ca rea­li­za­da antes a la auto­ges­tión defi­ni­da de for­ma abs­trac­ta. La demo­cra­cia bur­gue­sa pue­de admi­tir bas­tan­te auto­ges­tión local siem­pre que ésta no cues­tio­ne las rela­cio­nes de pro­pie­dad. La expe­rien­cia vas­ca es aquí enor­me­men­te reve­la­do­ra de los lími­tes de la auto­ges­tión comu­ni­ta­ria expre­sa­da aho­ra en el poder muni­ci­pal. En Eus­kal Herria, los ayun­ta­mien­tos han teni­do siem­pre mucha impor­tan­cia y la implan­ta­ción muni­ci­pal de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca fue siem­pre un que­bra­de­ro de cabe­za para el Esta­do espa­ñol y para la bur­gue­sía vas­ca, de modo que deci­die­ron cor­tar por lo sano.
Pri­me­ro hicie­ron un pac­to entre las fuer­zas “demo­crá­ti­cas” para expul­sar a la izquier­da vas­ca de los ayun­ta­mien­tos. Lue­go, al fra­ca­sar lo ante­rior, la ile­ga­li­za­ron retor­cien­do la ley auto­ri­ta­ria­men­te para impe­dir su pre­sen­cia en los ayun­ta­mien­tos, y aho­ra han endu­re­ci­do la ley al máxi­mo para impe­dir toda posi­bi­li­dad de pre­sen­cia del inde­pen­den­tis­mo en los ayun­ta­mien­tos, don­de rea­li­za­ba una tarea tan pro­gre­sis­ta, social y con­cien­cia­do­ra que era inad­mi­si­ble por el poder. Este ejem­plo real mues­tra los lími­tes de la auto­ges­tión comu­nal den­tro de un mar­co impues­to por el capi­tal, sobre todo en un con­tex­to de opre­sión nacio­nal como pre­ci­sa­men­te es el que mal­vi­ve y pade­ce Gali­za.
El segun­do méto­do plan­tea avan­zar “Con una pla­ni­fi­ca­ción cen­tral, con aire socia­lis­ta”, limi­tan­do de algún modo el alcan­ce de la auto­ges­tión comu­nal arri­ba expues­ta. No que­re­mos diva­gar aquí sobre dón­de empe­za­rán y aca­ba­rán las atri­bu­cio­nes de la auto­ges­tión comu­nal y de la pla­ni­fi­ca­ción cen­tral, pero sí nece­si­ta­mos saber qué cla­se social y qué fuer­zas socio­po­lí­ti­cas deter­mi­na­rán esos lími­tes y las for­mas de reso­lu­ción de las fric­cio­nes entre auto­ges­tión y cen­tra­li­za­ción que sur­gi­rán inevi­ta­ble­men­te. Por ejem­plo, la auto­ges­tión muni­ci­pal vas­ca sería –será en un futu­ro– más amplia y demo­crá­ti­ca de lo que aho­ra es si la izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca pudie­ra defen­der y desa­rro­llar su mode­lo socia­lis­ta, eus­kal­dun, eco­lo­gis­ta, anti­pa­triar­cal, inter­na­cio­na­lis­ta, etc., y ha sido el avan­ce en estas tareas una de las razo­nes de su ile­ga­li­za­ción.
¿En qué sen­ti­do debe­mos enten­der lo del “aire socia­lis­ta”, en el del par­ti­do “socia­lis­ta” espa­ñol en Gali­za, en el de Izquier­da Uni­da espa­ño­la en Gali­za, en el de los par­ti­di­tos de izquier­da esta­ta­lis­ta que hay en Gali­za, o en el de las izquier­das inde­pen­den­tis­tas gale­gas? Según sea la res­pues­ta serán las rela­cio­nes entre la auto­ges­tión y la pla­ni­fi­ca­ción socia­lis­ta, y muy espe­cial­men­te será la reac­ción del poder espa­ñol en Gali­za y de sus peo­nes y vasa­llos gale­gos.
A fal­ta de algo que resol­vie­ra nues­tras dudas, pode­mos inten­tar­lo estu­dian­do las medias con las que se avan­za­rá en el decre­ci­mien­to: “1. Relo­ca­li­za­ción de la eco­no­mía a esca­la local: evi­tar la con­cen­tra­ción de empre­sas. Mer­ca­dos loca­les y arte­sa­na­dos que gene­ren una eco­no­mía local, de cali­dad y sin publi­ci­dad. 2. Relo­ca­li­zar la pro­duc­ción y tam­bién la polí­ti­ca. 3. Aban­dono del con­su­mis­mo y la publi­ci­dad. 4. Eco­no­mía soli­da­ria (comer­cio jus­to, ban­ca éti­ca, con­su­mo crí­ti­co, coope­ra­ti­vas de con­su­mo, inter­cam­bios no mer­can­ti­li­za­dos como las redes de cam­bio). 5. Repar­to de recur­sos. 6. Sala­rio máxi­mo y ren­ta bási­ca. 7. Auto­pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios. 8. Prohi­bir pri­va­ti­zar ser­vi­cios públi­cos esen­cia­les (agua, edu­ca­ción, sani­dad y bie­nes comu­nes; con lo que tam­bién se gene­ra­ría tra­ba­jo). 9. Aban­dono abso­lu­to de la agri­cul­tu­ra inten­si­va por la agro­eco­lo­gía. 10. Ener­gías reno­va­bles, menos con­su­mo, eli­mi­na­cio­nes de las no reno­va­bles. 11. Des­in­dus­tria­li­za­ción: Cerrar las indus­trias auto­mo­vi­lís­ti­ca, mili­tar, avia­ción y recon­du­cir el empleo hacia cam­pos rela­cio­na­dos con la satis­fac­ción de las nece­si­da­des socia­les y ambien­ta­les. 12. Des­ur­ba­ni­za­ción (vivi­mos en el 0,2% de la super­fi­cie del pla­ne­ta. Las ciu­da­des son pará­si­tas del cre­ci­mien­to). 13. Ciu­da­des en tran­si­ción (Slow cities)”.
No vamos a repe­tir la crí­ti­ca ante­rior sobre el des­or­den meto­do­ló­gi­co y la con­fu­sión temá­ti­ca que reco­rre al lis­ta­do. Esta­mos de acuer­do prác­ti­ca­men­te en todos los pun­tos expues­tos en abs­trac­to, sal­van­do crí­ti­cas que ya hemos rea­li­za­do ante­rior­men­te. Pero sí debe­mos decir dos cosas: la pri­me­ra, nos resul­ta incon­ce­bi­ble que no se haya hecho el más míni­mo esfuer­zo acla­ra­to­rio sobre cómo y por qué prio­ri­zar y orde­nar estas medi­das para las con­di­cio­nes estruc­tu­ra­les de Gali­za. Todo plan­tea­mien­to teó­ri­co-abs­trac­to pier­de gran par­te de su fuer­za si no va sus­ten­ta­do por una con­cre­ción espa­cio-tem­po­ral, nacio­nal, cla­sis­ta y de sexo-géne­ro sobre el alcan­ce su apli­ca­ción. A la vez, todo plan­tea­mien­to gene­ral debe ser enri­que­ci­do por lo con­cre­to, por ejem­plo, sor­pren­de que no se diga una pala­bra sobre la indus­tria navie­ra y pes­que­ra, o sobre la made­re­ra, tan impor­tan­tes en Gali­za, pero ape­nas impor­tan­tes en las preo­cu­pa­cio­nes de la inte­lec­tua­li­dad euro­pea, fran­ce­sa sobre todo, que es la que ha dado cuer­po bási­co a este lis­ta­do, y como este ejem­plo muchos otros.
Pero la crí­ti­ca fun­da­men­tal es otra: una nación opri­mi­da no está en con­di­cio­nes demo­crá­ti­cas míni­mas para rea­li­zar un deba­te colec­ti­vo rigu­ro­so y libre sobre las pro­pues­tas del decre­ci­mien­to, y/​o de cual­quier otro tipo. Si ya las cla­ses explo­ta­das en un pue­blo que no sufre opre­sión nacio­nal tie­nen muchas difi­cul­ta­des para hacer­se oír en la demo­cra­cia bur­gue­sa, y muchí­si­mas más para lograr que sus deci­sio­nes sean lle­va­das a la prác­ti­ca, sien­do esto así, ima­gi­né­mo­nos los inmen­sos obs­tácu­los que ha de supe­rar un pue­blo opri­mi­do. Pero esta reali­dad está ausen­te en la con­fe­ren­cia que ana­li­za­mos, excep­tuan­do la crí­ti­ca gene­ral al sis­te­ma capi­ta­lis­ta por su “des­pre­cio por la sobe­ra­nía de los pue­blos”.
Sola­men­te una vez apa­re­ce la pala­bra Gali­za y para dejar cons­tan­cia que el con­fe­ren­cian­te es de ese “país”: de la mis­ma for­ma que no apa­re­ce por nin­gún lado el con­cep­to de lucha de cla­ses, como hemos dicho, tam­po­co apa­re­cen los de opre­sión nacio­nal, libe­ra­ción nacio­nal, inde­pen­den­cia de Gali­za, etc., y eso en unas jor­na­das orga­ni­za­das por y para la juven­tud inde­pen­den­tis­ta gale­ga. Se tra­ta, por tan­to, de una pro­pues­ta abs­trac­ta y exte­rior, pen­sa­da por la eli­te inte­lec­tual que no quie­re ensu­ciar su pen­sa­mien­to con las “cosas de la polí­ti­ca”, al esti­lo de los ilu­mi­nis­tas e ilus­tra­dos del siglo XVIII arri­ba nom­bra­do cuan­do repa­sá­ba­mos la obra de Latou­che, y que la pre­sen­ta a la juven­tud inde­pen­den­tis­ta gale­ga como la gran y defi­ni­ti­va solu­ción.
For­zan­do la ima­gi­na­ción y la volun­tad, podría­mos bus­car tenues indi­cios de una remo­ta apro­xi­ma­ción a la opre­sión nacio­nal de Gali­za leyen­do las pro­pues­tas que el decre­ci­mien­to hace para los “paí­ses pobres” o del “Sur”: “En los paí­ses pobres sería otra cosa, pero sobre todo que no sigan nues­tro mode­lo. Para esos paí­ses se impo­ne, en la per­cep­ción de S. Latou­che, un lis­ta­do dife­ren­te de «R»: Rom­per con la depen­den­cia eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral con res­pe­to al Nor­te, Reto­mar el hilo de una his­to­ria inte­rrum­pi­da por la colo­ni­za­ción, el desa­rro­llo y la glo­ba­li­za­ción, Reen­con­trar la iden­ti­dad pro­pia, Reapro­piar esta, Recu­pe­rar las téc­ni­cas y sabe­res tra­di­cio­na­les, con­se­guir el Reem­bol­so de la deu­da eco­ló­gi­ca y Res­ti­tuir el honor per­di­do”.
Se apre­cian dife­ren­cias sus­tan­cia­les como la de que Gali­za no es un “país pobre” del “Sur” y menos colo­ni­za­do por el “Nor­te” espa­ñol y como la de que se da por supues­to que esos “paí­ses pobres” sólo sufren la depen­den­cia eco­nó­mi­ca pero no la opre­sión nacio­nal, como es el caso gale­go en otros. Ade­más de que lo que esta­mos vien­do mues­tra que el decre­ci­mien­to es una pro­pues­ta ela­bo­ra­da des­de una men­ta­li­dad de Esta­do-nación euro­cén­tri­co que no sufre opre­sión nacio­nal algu­na, y que a la vez no tie­ne en cuen­ta las opre­sio­nes nacio­na­les den­tro de la Unión Euro­pea, ade­más de esto tam­po­co está al tan­to de las dra­má­ti­cas situa­cio­nes de los “paí­ses pobres” y de las múl­ti­ples for­mas de opre­sión nacio­nal invi­si­ble e imper­cep­ti­ble que apli­ca el impe­ria­lis­mo.
Sin embar­go sí hay pun­tos que con­ve­nien­te­men­te adap­ta­dos a las reali­da­des del capi­ta­lis­mo euro­peo pue­den ser asu­mi­dos por las nacio­nes opri­mi­das en la UE: por ejem­plo, rom­per la depen­den­cia cul­tu­ral con res­pec­to a la cul­tu­ra domi­nan­te desa­rro­llan­do las len­guas y cul­tu­ras de los pue­blos opri­mi­dos; rom­per la depen­den­cia socio­eco­nó­mi­ca con leyes pro­pias que refle­jen la diná­mi­cas nacio­na­les de lucha de cla­ses, de evo­lu­ción capi­ta­lis­ta pro­pia, etc.; más que “reen­con­trar” la iden­ti­dad pro­pia sí (re)construirla en el pre­sen­te y para el futu­ro, etc. Son rei­vin­di­ca­cio­nes nece­sa­rias que si bien están admi­ti­das para los pue­blos situa­dos más allá de los océa­nos que cir­cun­dan a la UE tam­bién tene­mos que prac­ti­car­las aquí y aho­ra mis­mo. Pero tal y como están expues­tas en la con­fe­ren­cia de Manoel, que­dan muy lejos, fue­ra de la reali­dad y de las nece­si­da­des de la Gali­za opri­mi­da.
Las apor­ta­cio­nes váli­das del decre­ci­mien­to pue­den ser apli­ca­das a Gali­za, como a cual­quier pue­blo opri­mi­do, sola­men­te des­de una pers­pec­ti­va inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta, lo que exi­ge una adap­ta­ción a cada uno de ellos. Será el pue­blo eman­ci­pa­do y libre, pro­pie­ta­rio de sí y de sus recur­sos, el que deci­da cómo y cuán­do se apli­quen medi­das de decre­ci­mien­to. Si por situa­cio­nes de inmi­nen­te catás­tro­fe cli­má­ti­ca, ambien­tal y eco­ló­gi­ca, un Esta­do bur­gués tie­ne que apli­car medi­das urgen­tes de decre­ci­mien­to, debe­mos estar segu­ros de que serán las cla­ses explo­ta­das, los pue­blos que opri­me, las muje­res y los emi­gran­tes quie­nes paga­rán el grue­so de los cos­tos del decre­ci­mien­to, mien­tras que la bur­gue­sía, sobre todo la nacio­nal­men­te opre­so­ra, en nues­tro caso la bur­gue­sía impe­ria­lis­ta espa­ño­la, muy pro­ba­ble­men­te sal­drá bene­fi­cia­da.
La expe­rien­cia his­tó­ri­ca acu­mu­la­da a par­tir de situa­cio­nes idén­ti­cas en el fon­do –los famo­sos “sacri­fi­cios de todos en bien de la nación”– ense­ña que la bur­gue­sía no se sacri­fi­ca nun­ca, o si no tie­ne más reme­dio que ceder algo, nun­ca cede­rá más que las obli­ga­cio­nes impues­tas a las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das, a las muje­res y a los colec­ti­vos socia­les empo­bre­ci­dos. Esta mis­ma expe­rien­cia indi­ca que siem­pre son los pue­blos tra­ba­ja­do­res los que se lle­van la peor par­te de los sacri­fi­cios.
10.- EL DECRECIMIENTO EXPLICADO EN GALIZA III
Una de las dife­ren­cias más nota­bles entre el socia­lis­mo eco­lo­gis­ta anti­im­pe­ria­lis­ta y muchas de las tesis eco­so­cia­lis­tas y del decre­ci­mien­to, es que el anti­im­pe­ria­lis­mo del pri­me­ro le vacu­na con­tra afir­ma­cio­nes gra­tui­tas fre­cuen­tes en los segun­dos, afir­ma­cio­nes que si bien apa­ren­tan una radi­ca­li­dad, en la prác­ti­ca refuer­zan al impe­ria­lis­mo. Nos refe­ri­mos a la pro­pues­ta de cerrar las fábri­cas de armas que se hace en el pun­to 11) con la excu­sa de que emi­ten mucho CO2, de que con­ta­mi­nan mucho y ace­le­ran el cre­ci­mien­to y la cri­sis eco­ló­gi­ca, etc. El deba­te sobre el cie­rre de las fábri­cas de armas no es una bri­llan­te apor­ta­ción exclu­si­va del decre­ci­mien­to ya que estu­vo pre­sen­te en muchas de las dis­cu­sio­nes entre el movi­mien­to paci­fis­ta, eco­lo­gis­ta y alter­na­ti­vis­ta de los ’60 y’70, por no retro­ce­der más en el pasa­do, y las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias. En uno de aque­llos deba­tes con paci­fis­tas se les hizo esta pre­gun­ta a paci­fis­tas fran­ce­ses: ¿tenían dere­cho a armar­se con­tra Fran­cia los arge­li­nos y viet­na­mi­tas, y tenían dere­cho a armar­se con los nazis los pro­pios fran­ce­ses, y si sí tenían dere­cho, cómo hacer­lo?
Antes de con­ti­nuar con la segun­da cues­tión que que­re­mos plan­tear sobre el lis­ta­do ante­rior, tene­mos que exten­der­nos un poco en este pun­to debi­do a su impor­tan­cia para poder sen­tar las bases teó­ri­cas que sus­ten­ta dicha segun­da cues­tión. Como míni­mo, hay cin­co aspec­tos en este deba­te que debe­mos tener en cuen­ta.
El pri­me­ro es el del dere­cho a la resis­ten­cia de los pue­blos, a la rebe­lión con­tra la injus­ti­cia, dere­cho reco­no­ci­do en el Preám­bu­lo de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los DD.HH, por ejem­plo, y acep­ta­do en su tiem­po por las bur­gue­sías revo­lu­cio­na­rias, por la teo­lo­gía cris­tia­na, etc. ¿De qué sir­ve un dere­cho cuan­do no hay ins­tru­men­tos para ejer­ci­tar­lo? Las nacio­nes indias de la Ama­zo­nía que han arres­ta­do a miem­bros de trans­na­cio­na­les esquil­ma­do­ras han nece­si­ta­do armas para ejer­ci­tar el dere­cho de defen­sa de su terri­to­rio fren­te a las bien arma­das pan­di­llas de mato­nes a suel­do de las trans­na­cio­na­les, ver­da­de­ros ejér­ci­tos pri­va­dos que actúan con total impu­ni­dad. Recor­de­mos a Maquia­ve­lo cuan­do dijo que los sui­zos eran libres por­que tenían armas. ¿Pue­den per­mi­tir­se Vene­zue­la y Cuba, por ejem­plo, el lujo sui­ci­da de des­mon­tar sus fábri­cas de armas por­que así lo dicen algu­nos inte­lec­tua­les euro­peos pro­gre­sis­tas? ¿Debe Boli­via no armar a las masas tra­ba­ja­do­ras para defen­der­se del impe­ria­lis­mo? Por tan­to, hay que pre­ci­sar: ¿armas para quién y para qué?
El segun­do es que por mucho que se popu­la­ri­ce esta rei­vin­di­ca­ción no en abs­trac­to, gené­ri­ca e impre­ci­sa, sino con­cre­ta y deta­lla­da, por mucho que así suce­da las bur­gue­sías no se van a des­ar­mar por razo­nes tan obvias que no vamos a expo­ner aquí. Al con­tra­rio, la crí­ti­ca mar­xis­ta del capi­ta­lis­mo en lo refe­ren­te a la ten­den­cia obje­ti­va a su mili­ta­ri­za­ción, que ya apa­re­ce en los tex­tos clá­si­cos de la segun­da mitad del siglo XIX y que fue lue­go enri­que­ci­da median­te el estu­dio del impe­ria­lis­mo, ha que­da­do des­gra­cia­da­men­te demos­tra­da. Todos los argu­men­tos de esta crí­ti­ca al mili­ta­ris­mo como carac­te­rís­ti­ca expan­si­va del sis­te­ma están sien­do reafir­ma­dos por la diná­mi­ca beli­cis­ta refor­za­da pre­ci­sa­men­te des­de media­dos de la déca­da de 1980 has­ta el pre­sen­te. En estas con­di­cio­nes la bien­in­ten­cio­na­da pro­pues­ta eté­rea del cie­rre de las fábri­cas de armas sola­men­te favo­re­ce al impe­ria­lis­mo y debi­li­ta a la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra.
El ter­ce­ro es que des­de una pers­pec­ti­va abso­lu­ta­men­te paci­fis­ta, tam­po­co sir­ve de nada cerrar úni­ca­men­te las fábri­cas de armas, por­que el grue­so del poten­cial indus­trial pue­de ser adap­ta­do en más o menos tiem­po para pro­du­cir arma­men­to, según las nece­si­da­des y urgen­cias. De entre todas las expe­rien­cias, la vas­ca tam­bién sir­ve al res­pec­to: duran­te la cri­sis eco­nó­mi­ca de la meta­lur­gia en los años de 1920, algu­na indus­tria vas­ca pasó en poco tiem­po de cons­truir bar­cos a loco­mo­to­ras, dos pro­duc­tos tan dife­ren­tes en su for­ma y fina­li­dad pero pare­ci­dos en la téc­ni­ca de cons­truc­ción y fun­cio­na­mien­to.
Tras la suble­va­ción fas­cis­ta de 1936, la indus­tria vas­ca que no pro­du­cía armas has­ta enton­ces esta­ba capa­ci­ta­da para fabri­car­las, inclu­so tan­ques, con las que derro­tar al fas­cis­mo. Fue­ron las reti­cen­cias del Gobierno Vas­co diri­gi­do por el PNV y el per­mi­ti­do boi­co­teo de la dere­cha pro­fran­quis­ta que tran­qui­la­men­te seguía con­tro­lan­do las fábri­cas y fre­nan­do su poten­cial pro­duc­ti­vo, lo que ralen­ti­zó al extre­mo la nece­sa­ria estra­te­gia de rear­me con efec­tos desas­tro­sos para la gue­rra y para el medio siglo pos­te­rior de dic­ta­du­ra. Al poco de la entra­da del fas­cis­mo en la zona indus­trial, ate­rri­za­ron espe­cia­lis­tas ale­ma­nes que rápi­da­men­te cam­bia­ron toda la pro­duc­ción civil en mili­tar, según los méto­dos que Ale­ma­nia había usa­do para rear­mar­se en secre­to antes de 1933, fecha de la vic­to­ria nazi, y des­ca­ra­da­men­te des­pués con­tra­vi­nien­do las órde­nes inter­na­cio­na­les de desar­me decre­ta­das en el Tra­ta­do de Ver­sa­lles de 1918.
El cuar­to es una pro­fun­di­za­ción y amplia­ción del ter­ce­ro, por­que el decre­ci­mien­to pro­po­ne cerrar las fábri­cas de la indus­tria mili­tar, la auto­mo­vi­lís­ti­ca, la de la avia­ción y bue­na par­te de la de la cons­truc­ción, citan­do aquí a Car­los Tai­bo en su artícu­lo “En defen­sa del decre­ci­mien­to” (www​.kao​sen​la​red​.net 14-03-2009). ¿Toda la indus­tria auto­mo­vi­lís­ti­ca, la que fabri­ca ambu­lan­cias y equi­pos móvi­les de urgen­cia, anti­con­ta­mi­na­ción, bom­be­ros, etc.? Sabe­mos que no se refie­re a eso. ¿Dejar de pro­du­cir avio­nes, inclui­dos los que sir­ven para la casi ins­tan­tá­nea ayu­da huma­ni­ta­ria lle­va­da a miles de kms de dis­tan­cia, en el buen sen­ti­do huma­nis­ta y no bur­gués? Sabe­mos que no se refie­re a eso. ¿Por­qué no cerrar la indus­tria quí­mi­ca vital para todo lo ante­rior, para el arma­men­to y para las dro­gas y pla­gui­ci­das vene­no­sos, etc.?
Lle­va­mos a su con­clu­sión lógi­ca el argu­men­to del cie­rre indus­trial para mos­trar, pri­me­ro, que el capi­ta­lis­mo fun­cio­na como una tota­li­dad, inter­re­la­cio­nan­do ramas pro­duc­ti­vas apa­ren­te­men­te opues­tas de modo que un cie­rre se com­pen­sa inme­dia­ta­men­te con otras pro­duc­cio­nes; y segun­do, que esta capa­ci­dad no es exclu­si­va del capi­ta­lis­mo sino que es pro­duc­to de la efec­ti­vi­dad del méto­do cien­tí­fi­co para des­cu­brir las inter­re­la­cio­nes que conec­tan a todas las par­tes de la natu­ra­le­za y que se inser­tan en la uni­dad mate­rial del mun­do obje­ti­vo, inde­pen­dien­te de nues­tra volun­tad. Por ejem­plo, la impre­sio­nan­te capa­ci­dad de la devas­ta­da indus­tria sovié­ti­ca para recu­pe­rar­se en poco tiem­po de las des­truc­cio­nes masi­vas rea­li­za­das por la inva­sión nazi con­fir­ma, ade­más de la supe­rio­ri­dad del socia­lis­mo sobre el capi­ta­lis­mo tal cual enton­ces exis­tía, tam­bién la capa­ci­dad del méto­do cien­tí­fi­co para encon­trar solu­cio­nes en base a la inter­re­la­ción de las par­tes que for­man la uni­dad mate­rial del mun­do. Del mis­mo modo en que los anti­guos sabían que un ara­do pue­de con­ver­tir­se en espa­da y vice­ver­sa, aho­ra una ambu­lan­cia en un vehícu­lo blin­da­do, de modo que el pro­ble­ma deci­si­vo está en otra par­te.
Y quin­to, el pro­ble­ma deci­si­vo está en saber qué cla­se social tie­ne el poder, en cómo avan­zar hacia la crea­ción de un poder obre­ro y popu­lar orga­ni­za­do en Esta­do anti­im­pe­ria­lis­ta. La expe­rien­cia acu­mu­la­da has­ta el pre­sen­te indi­ca que sólo la demo­cra­cia socia­lis­ta, sólo el pue­blo tra­ba­ja­dor orga­ni­za­do en con­se­jos y en soviets y con­tro­la­dor vigi­lan­te del fun­cio­na­mien­to demo­crá­ti­co del apa­ra­to de Esta­do, sólo el pue­blo está en con­di­cio­nes de deci­dir la pro­duc­ción de las empre­sas de armas, de deci­dir qué armas se pro­du­cen y cua­les no, qué uso hay que dar a esas armas inter­na y exter­na­men­te, para la auto­de­fen­sa y para la ayu­da inter­na­cio­na­lis­ta a los pue­blos y cla­ses explo­ta­das inde­fen­sas, macha­ca­das por el terro­ris­mo capi­ta­lis­ta. Olvi­dar estas expe­rien­cias his­tó­ri­cas y la reali­dad pre­sen­te cayen­do en abso­lu­tos meta­fí­si­cos y abs­trac­tos sobre la des­truc­ción de las fábri­cas de armas, este error supo­ne acep­tar pasi­va­men­te la impu­ni­dad total del capi­ta­lis­mo. En el tema que aho­ra tra­ta­mos, supo­ne entre­gar la natu­ra­le­za y la espe­cie huma­na a la irra­cio­na­li­dad voraz y exter­mi­na­do­ra del impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co.
Como vemos, la mayo­ría del eco­lo­gis­mo pro­gre­sis­ta, del eco­so­cia­lis­mo y del decre­ci­mien­to callan al lle­gar a este pun­to, o esqui­van toda refle­xión al res­pec­to toman­do otros sen­de­ros. Nos hemos dete­ni­do un poco en el pun­to 11) por­que toca una de las carac­te­rís­ti­cas estruc­tu­ra­les del impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co tal como lo pade­ce­mos aho­ra, por­que no se tra­ta sólo del papel del mili­ta­ris­mo y del com­ple­jo indus­trial-mili­tar sino a la vez y de for­ma cre­cien­te, se tra­ta de avan­zar en la ela­bo­ra­ción de estra­te­gias mun­dia­les anti­im­pe­ria­lis­tas que hagan fra­ca­sar los obje­ti­vos impe­ria­lis­tas.
La carac­te­rís­ti­ca a la que alu­di­mos es la del papel de la vio­len­cia reac­cio­na­ria como garan­te de la acu­mu­la­ción de capi­tal, cuan­do han fra­ca­sa­do otros méto­dos inter­nos y menos visi­bles por­que han sido des­bor­da­dos por la acción de los pue­blos. El socia­lis­mo eco­ló­gi­co anti­im­pe­ria­lis­ta es muy pre­ci­so en este aspec­to por una razón que se expre­sa de dos for­mas: por­que ha apren­di­do de la expe­rien­cia mun­dial y por­que ha sur­gi­do y se está desa­rro­llan­do en uno de los esce­na­rios más deci­si­vos para la lucha entre la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra y el impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co como es la Amé­ri­ca boli­va­ria­na.
Pues­to en cla­ro este aspec­to cru­cial, pode­mos apli­car el deba­te sobre el poder a las con­di­cio­nes de Gali­za, en las que nos encon­trá­ba­mos antes de este nece­sa­rio buceo en las con­tra­dic­cio­nes irre­con­ci­lia­bles del sis­te­ma, reto­man­do lo que está­ba­mos dicien­do sobre la efec­ti­vi­dad de las medi­das pro­pues­tas por el decre­ci­mien­to. Efec­ti­va­men­te, las medi­das expues­tas en el lis­ta­do de doce pun­tos requie­ren como garan­tía de éxi­to de un pode­ro­so movi­mien­to popu­lar y obre­ro, polí­ti­ca y sin­di­cal­men­te orga­ni­za­do, que fuer­ce su apli­ca­ción, que supere las nega­ti­vas bur­gue­sas y, en el caso de una nación opri­mi­da como Gali­za, que supere las nega­ti­vas del Esta­do espa­ñol. Vea­mos las medi­das más difí­cil­men­te acep­ta­bles por la bur­gue­sía gale­go-espa­ño­la y su Esta­do.
La medi­da 2) plan­tea “Relo­ca­li­zar la pro­duc­ción y tam­bién la polí­ti­ca”. ¿Por “relo­ca­li­zar” debe­mos enten­der lo con­tra­rio que “des­lo­ca­li­zar”, es decir, recu­pe­rar las empre­sas que se han ido y la polí­ti­ca que nos han qui­ta­do? Pen­sa­mos que sí, pero enton­ces sur­gen pro­ble­mas serios por­que en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta no pode­mos cues­tio­nar el dere­cho bur­gués ha hacer con su pro­pie­dad pri­va­da, con sus empre­sas, lo que quie­ra, a cerrar­las, ven­der­las o des­lo­ca­li­zar­las, a no ser que aca­be­mos con el dere­cho bur­gués e ins­tau­re­mos el dere­cho socia­lis­ta; por lo que o bien ofre­ce­mos fuer­tes incen­ti­vos a esas empre­sas para que vuel­van, en este caso a Gali­za, o bien les ame­na­za­mos de tal for­ma que, por mie­do a per­der­lo todo, vuel­van. ¿De dón­de saca­mos los incen­ti­vos para con­ven­cer­les si Gali­za tie­ne una muy pobre auto­no­mía eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca, depen­dien­do del Esta­do espa­ñol en todo? La otra opción es la ame­na­za, ¿pero qué ame­na­za, la expro­pia­ción de las ren­tas y pro­pie­da­des que tie­nen en Gali­za? Esta segun­da medi­da fue la apli­ca­da por los bol­che­vi­ques y por la revo­lu­ción cuba­na, por citar dos casos, para dete­ner la fuga masi­va de capi­ta­les.
La solu­ción para obte­ner más recur­sos finan­cie­ros con los que atraer a las empre­sas gale­gas des­lo­ca­li­za­das pasa por “relo­ca­li­zar la polí­ti­ca”, como pro­po­ne el decre­ci­mien­to, es decir, que Gali­za recu­pe­re su polí­ti­ca lo mis­mo que recu­pe­ra sus empre­sas, y en base a ese poder ofer­tar ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas. De acuer­do. ¿Pero qué poder y cómo ejer­ci­tar­lo? En el actual sis­te­ma cons­ti­tu­cio­nal espa­ñol las auto­no­mías care­cen de pode­res deci­si­vos en lo eco­nó­mi­co y en lo polí­ti­co, y los pocos que tenían están sien­do recor­ta­dos. Por ejem­plo, las muy tími­das y muy bur­gue­sas medi­das del ante­rior gobier­ni­llo vas­con­ga­do para fre­nar la des­lo­ca­li­za­ción, han sido denun­cia­das por otras comu­ni­da­des autó­no­mas, librán­do­se áspe­ras bata­llas lega­les. Está cla­ro que la mejor, la úni­ca alter­na­ti­va seria, es la inde­pen­den­cia, pero ¿la per­mi­ti­rá el Esta­do espa­ñol? Des­co­no­ce­mos lo que pien­sa Manoel sobre este par­ti­cu­lar. Sí sabe­mos que la “relo­ca­li­za­ción polí­ti­ca” ple­na no es otra que la inde­pen­den­cia esta­tal gale­ga por­que sólo ella per­mi­te al pue­blo gale­go rea­li­zar ‘in situ’ la polí­ti­ca que esti­me per­ti­nen­te, sin más pre­ci­sio­nes aho­ra sobre el con­te­ni­do de cla­se de esa inde­pen­den­cia nacio­nal.
Los pun­tos 5), 6) y 8) for­man un blo­que de medi­das socio­eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas que pode­mos ana­li­zar uni­ta­ria­men­te: “Repar­to de recur­sos. Sala­rio máxi­mo y ren­ta bási­ca. Prohi­bir pri­va­ti­zar ser­vi­cios públi­cos esen­cia­les (agua, edu­ca­ción, sani­dad y bie­nes comu­nes; con lo que tam­bién se gene­ra­ría tra­ba­jo)”. De acuer­do total­men­te, pero nos enfren­ta­mos al mis­mo pro­ble­ma de siem­pre: las rela­cio­nes de poder. Sin mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra, para repar­tir los recur­sos hay que dis­po­ner de una mayo­ría polí­ti­ca en la calle y/​o en el par­la­men­to, de modo que un gobierno pro­gre­sis­ta pue­da hacer­lo pro­te­gi­do e impul­sa­do por la mayo­ría popu­lar. Otro tan­to ocu­rre con el sala­rio máxi­mo y la ren­ta bási­ca, con­quis­tas ante las que la patro­nal y la dere­cha opon­drán una tenaz resis­ten­cia. Si a seme­jan­tes vic­to­rias uni­mos la derro­ta bur­gue­sa con­sis­ten­te en que se prohí­ben por ley las pri­va­ti­za­cio­nes de los ser­vi­cios públi­cos, tene­mos ya el cua­dro de con­di­cio­nes para un posi­ble gol­pe mili­tar. Por menos razo­nes se han pro­du­ci­do otros derro­ca­mien­tos san­gui­na­rios de gobier­nos pro­gre­sis­tas, que ni siquie­ra socia­lis­tas.
Pero estas difi­cul­ta­des ya en sí enor­mes se agra­van en las nacio­nes opri­mi­das, sin Esta­do pro­pio, en las que ade­más de las fuer­zas bur­gue­sas autóc­to­nas inter­vie­nen de for­ma deci­si­va las fuer­zas del Esta­do opre­sor. La expe­rien­cia vas­ca pue­de ayu­dar­nos a expli­car la cues­tión. La alta com­ba­ti­vi­dad social del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co es la cau­sa de que la bur­gue­sía auto­no­mis­ta no haya podi­do apli­car total­men­te las mis­mas medi­das anti­obre­ras que sus her­ma­nas de cla­se apli­can en el Esta­do espa­ñol con el apo­yo de su ley, de sus fuer­zas repre­si­vas y del refor­mis­mo sin­di­cal. La lucha de cla­ses en Eus­kal Herria, inser­ta en la lucha de libe­ra­ción nacio­nal, ha saca­do a la luz en estos trein­ta últi­mos años un obs­tácu­lo deci­si­vo a supe­rar para seguir avan­zan­do, un obs­tácu­lo impues­to por el Esta­do espa­ñol con el total apo­yo de los sin­di­ca­tos esta­ta­lis­tas CCOO y UGT, un obs­tácu­lo que muy en sín­te­sis pode­mos defi­nir como la prohi­bi­ción del dere­cho a un mar­co vas­co de rela­cio­nes labo­ra­les, aun­que es más exten­so y com­ple­jo, pero esta sín­te­sis nos bas­ta aho­ra.
El mar­co vas­co de rela­cio­nes labo­ra­les for­ta­le­ce­rá la uni­dad, la con­cien­cia y la soli­dez del movi­mien­to obre­ro en su con­jun­to, lo que faci­li­ta­rá su capa­ci­dad de lucha para fre­nar los ata­ques neo­li­be­ra­les de des­re­gu­la­ción y pri­va­ti­za­ción de lo públi­co y común, de pre­ca­ri­za­ción labo­ral, de reduc­ción de los sala­rios direc­tos e indi­rec­tos, etc. Los sin­di­ca­tos CCOO y UGT son estruc­tu­ras buro­crá­ti­cas que defien­den el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta espa­ñol den­tro de Eus­kal Herria, que viven gra­cias a las masas de dine­ro públi­co que el Esta­do y la ban­ca les rega­lan copio­sa­men­te. Los sin­di­ca­tos CCOO y UGT se opo­nen fron­tal­men­te a este mar­co vas­co por­que saben que su logro ace­le­ra­rá su caí­da y el aumen­to del sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le, ya mayo­ri­ta­rio, y a la vez ace­le­ra­rá la toma de con­cien­cia nacio­nal vas­ca del pue­blo tra­ba­ja­dor. Esta nega­ti­va per­ma­nen­te uni­da a la nega­ti­va del Esta­do y de la bur­gue­sía vas­ca, que acep­ta la ley espa­ño­la, crea un muro de con­ten­ción del avan­ce popu­lar que no exis­te en los pue­blos que no sufren opre­sión nacio­nal.
No pode­mos ana­li­zar aho­ra las dife­ren­cias entre el movi­mien­to sin­di­cal vas­co y el gale­go, el dife­ren­te peso que tie­nen en cada pue­blo tra­ba­ja­dor los sin­di­ca­tos espa­ño­les y el gra­do de coin­ci­den­cia que tie­nen en la defen­sa del nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta espa­ñol, pero de lo que sí esta­mos segu­ros es que en la medi­da en que avan­ce la eman­ci­pa­ción, en esa medi­da el Esta­do que nos opri­me a ambos apli­ca­rá las mis­mas medi­das allí, en Gali­za, y aquí, en Eus­kal Herria. Por esto es tan impor­tan­te la lucha del sin­di­ca­lis­mo socio­po­lí­ti­co, nece­si­dad obvia tam­bién para la lucha eco­ló­gi­ca empe­zan­do por el inte­rior de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, por los talle­res y fábri­cas. Aho­ra bien, este pro­ble­ma está total­men­te ausen­te en la con­fe­ren­cia de Manoel que sola­men­te hace una acer­ta­da crí­ti­ca que asu­mi­mos a las res­pon­sa­bi­li­da­des del sin­di­ca­lis­mo refor­mis­ta, pero no refle­xio­na sobre cómo eco­lo­gi­zar a los sin­di­ca­tos socio­po­lí­ti­cos, lucha­do­res, y cómo intro­du­cir al movi­mien­to obre­ro com­ba­ti­vo en las orga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas radi­ca­les; es decir, con­fluen­cia pri­me­ro y fusión des­pués.
Vemos, por tan­to, que la sim­ple decla­ma­ción de unos prin­ci­pios acep­ta­dos por­que son incues­tio­na­bles sir­ve para rea­li­zar una con­fe­ren­cia y un deba­te, para gene­rar inquie­tu­des que se enri­que­ce­rán y que mejo­ra­rán la prác­ti­ca, pero si esas expo­si­cio­nes no van a la raíz del pro­ble­ma, no lo citan y expo­nen siquie­ra bre­ve­men­te en sus con­te­ni­dos irre­con­ci­lia­bles con el sis­te­ma al que se dice com­ba­tir, enton­ces lo esen­cial per­ma­ne­ce­rá des­co­no­ci­do. Al con­cluir la lec­tu­ra de la ponen­cia, uno tie­ne la sen­sa­ción que de hace fal­ta una segun­da par­te, otra con­fe­ren­cia para pro­se­guir en el pun­to en el que aca­ba Manoel: “No hay una fór­mu­la, pero todo comien­za por acti­tu­des per­so­na­les y sobre todo por lo local, pues difí­cil­men­te los pode­ro­sos van a acep­tar un camino de decre­ci­mien­to con­tro­la­do. ¿O sí?”.
Pien­so que sí hay una fór­mu­la, que no es magis­tral, ni del esti­lo de las póci­mas y ungüen­tos mági­cos, ni la pie­dra filo­so­fal. Es la fór­mu­la que se ha ido per­fec­cio­nan­do derro­ta tras derro­ta y vic­to­ria tras vic­to­ria, des­car­tan­do lo que no sir­ve y recor­dan­do lo váli­do, has­ta lle­gar a una con­clu­sión cier­ta que res­pon­de a la pre­gun­ta con la que aca­ba Manoel: los pode­ro­sos acep­ta­rán el camino del decre­ci­mien­to cuan­do sean derro­ta­dos por el poder obre­ro y popu­lar, por lo tan­to, hay que intro­du­cir des­de aho­ra mis­mo la cues­tión del poder en la eco­lo­gía.
11.- ALGUNAS CRÍTICAS MARXISTAS AL DECRECIMIENTO
Ofre­ce­mos aho­ra varias crí­ti­cas mar­xis­tas a la moda del decre­ci­mien­to, y las expon­dre­mos según el orden cro­no­ló­gi­co de su apa­ri­ción en pren­sa.
Oscar Simón ha estu­dia­do las con­tra­dic­cio­nes inter­nas al decre­ci­mien­to, y sus apor­ta­cio­nes, en “Decre­ci­mien­to, una apro­xi­ma­ción revo­lu­cio­na­ria” (www​.rebe​lion​.org 02-08-2008) con­clu­yen­do que:
“Par­te del movi­mien­to por el decre­ci­mien­to cen­tran la mayo­ría de su pro­pues­ta en lle­var un paso más allá los pos­tu­la­dos éti­cos del con­su­mo res­pon­sa­ble, olvi­dan­do la insis­ten­cia de Latou­che en la nece­si­dad de un cues­tio­na­mien­to radi­cal del sis­te­ma. Los que defien­den el decre­ci­mien­to des­de pos­tu­la­dos anti­ca­pi­ta­lis­tas en el mejor de los casos con­si­de­ra a los tra­ba­ja­do­res unos suje­tos pasi­vos en este cam­bio. Este enfo­que por aho­ra mayo­ri­ta­rio que olvi­da el poten­cial de la cla­se tra­ba­ja­do­ra como suje­to polí­ti­co sos­la­ya dos hechos cla­ves. El pri­me­ro es que los tra­ba­ja­do­res ya sean ofi­ci­nis­tas, tele­ope­ra­do­res, infor­má­ti­cos, cama­re­ros, meta­lúr­gi­cos son los que más sufren los impac­tos tan­to del dete­rio­ro eco­ló­gi­co glo­bal cómo de la polu­ción gene­ra­da en sus pues­tos de tra­ba­jo. El segun­do la capa­ci­dad de los tra­ba­ja­do­res de para­li­zar la indus­tria, ya sea por una mejo­ra eco­nó­mi­ca o ambien­tal. Es cier­to que en deter­mi­na­das oca­sio­nes los tra­ba­ja­do­res chan­ta­jea­dos por la patro­nal se enfren­tan a los eco­lo­gis­tas cómo en el caso de las plan­tas de celu­lo­sa ENCE y Bot­nia en Uru­guay. Sin embar­go tam­bién se pue­den citar casos de lo con­tra­rio. Así los tra­ba­ja­do­res de una impor­tan­te cemen­te­ra en Buñol (Valen­cia) pre­sio­na­ron a la mul­ti­na­cio­nal afir­man­do que en caso que esta ini­cia­ra la que­ma de resi­duos tóxi­cos ellos ini­cia­rían una huel­ga inde­fi­ni­da, aún bajo la ame­na­za de des­lo­ca­li­za­ción. O cómo los veci­nos, todos ellos tra­ba­ja­do­res de Sant Feliu de Llo­bre­gat han pre­sio­na­do a las ins­ti­tu­cio­nes para que otra cemen­te­ra deten­ga la que­ma de resi­duos tóxi­cos”.
Por esto vie­nen bien tex­tos como el de Daniel Tanu­ro sobre “Capi­ta­lis­mo, decre­ci­mien­to y eco­so­cia­lis­mo” (www​.vien​to​sur​.info nº 100, enero 2009) en el que basán­do­se en una sóli­da argu­men­ta­ción cien­tí­fi­ca sos­tie­ne que: “En el plano ideo­ló­gi­co, la mayor des­con­fian­za es de rigor fren­te a algu­nos por­ta­vo­ces de esta corrien­te que, como Ser­ge Latou­che, amal­ga­man cre­ci­mien­to y desa­rro­llo, lue­go desa­rro­llo y capi­ta­lis­mo, para remi­tir­se en defi­ni­ti­va a la “peda­go­gía de las catás­tro­fes”. En el plano cien­tí­fi­co, no se pue­de sino expre­sar escep­ti­cis­mo fren­te al “cuar­to prin­ci­pio de la ter­mo­di­ná­mi­ca” ima­gi­na­do por Nicho­las Geor­ges­cu-Roe­gen, para quien el aumen­to de la entro­pía (medi­da del des­or­den) sería una carac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal de la vida, e inclu­so de la mate­ria. En el plano de la per­cep­ción de las reali­da­des socia­les, en fin, se tra­ta de des­mar­car­se de la mar­cha uni­la­te­ral de quie­nes no con­si­de­ran a los asa­la­ria­dos más que como can­di­da­tos al sobre­con­su­mo, cóm­pli­ces de la des­truc­ción del pla­ne­ta, y no como pro­duc­to­res explo­ta­dos, cuya acción colec­ti­va es una palan­ca de cam­bio”.
Daniel Tanu­ro está en lo cier­to cuan­do asu­me la nece­si­dad de una reduc­ción drás­ti­ca de los nive­les de con­su­mo de ener­gía, y está en lo cier­to al sos­te­ner que esa reduc­ción ha de hacer­se en el “Nor­te”, en los paí­ses impe­ria­lis­tas, mien­tras que en los paí­ses empo­bre­ci­dos la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y ener­gé­ti­ca ha de ser dife­ren­tes. En lo que con­cier­te al impe­ria­lis­mo, el autor desa­rro­lla las tesis del eco­so­cia­lis­mo arri­ba vis­tas, pro­po­nien­do en su caso, entre otras muchas, tres medi­das urgen­tes “(1) la recon­ver­sión de los tra­ba­ja­do­res y una reduc­ción gene­ra­li­za­da e impor­tan­te del tiem­po de tra­ba­jo (la media jor­na­da labo­ral); (2) una redis­tri­bu­ción de las rique­zas (los ricos menos ricos, lo pobres menos pobres); (3) una pues­ta en cues­tión de las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas de pro­pie­dad, en par­ti­cu­lar en el sec­tor de la ener­gía. Es poco decir que la rea­li­za­ción de estas con­di­cio­nes se enfren­ta a difi­cul­ta­des con­si­de­ra­bles en las corre­la­cio­nes de fuer­zas actua­les. Pero el esta­do de áni­mo pue­de cam­biar rápi­da­men­te bajo los gol­pes de la cri­sis”.
Si nos fija­mos, vuel­ve a apa­re­cer aquí la mis­ma limi­ta­ción que hemos vis­to ante­rior­men­te al estu­diar la corrien­te domi­nan­te del eco­so­cia­lis­mo: su vér­ti­go y su silen­cio en el momen­to crí­ti­co de plan­tear la cues­tión del poder de cla­se. Tanu­ro avan­za inclu­so una posi­bi­li­dad real y muy estu­dia­da en el mar­xis­mo: que el empeo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo de las masas explo­ta­das ace­le­re su toma de con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria amplian­do así su fuer­za eman­ci­pa­do­ra. Aho­ra bien, es pre­ci­sa­men­te cuan­do se acer­ca esta posi­bi­li­dad cuan­do más nece­sa­rio es levan­tar la con­sig­na del poder obre­ro y popu­lar como cul­mi­na­ción del pro­ce­so que se ini­cia en el con­trol obre­ro efec­ti­vo y en los con­tra­po­de­res de cla­se y que ascien­de, no sin ten­sio­nes, derro­tas y retro­ce­sos, a situa­cio­nes de doble poder como ante­sa­la del poder popu­lar.
La teo­ría mar­xis­ta de la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria está indi­so­lu­ble­men­te uni­da a la tarea de pre­pa­rar y ace­le­rar esta diná­mi­ca, evi­tar que se estan­que y des­orien­te, y sobre todo ade­lan­tar­se a las reac­cio­nes bur­gue­sas para no ser derro­ta­da y aplas­ta­da. ¿Pue­den cues­tio­nar­se las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas de pro­pie­dad, inclui­dos los gigan­tes que mono­po­li­zan la ener­gía, sin una polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria que tien­da al poder obre­ro y popu­lar, que lo anun­cie, lo teo­ri­ce y lo popu­la­ri­ce entre las masas explo­ta­das?
Tie­ne razón F, Ches­nais cuan­do en su tex­to ya cita­do “Orí­ge­nes comu­nes de la cri­sis eco­nó­mi­ca y de la cri­sis eco­ló­gi­ca” hace dos mati­za­cio­nes al con­cep­to de “decre­ci­mien­to”: Una que: “Esta­mos en un sis­te­ma que tie­ne como núcleo y racio­na­li­dad carac­te­rís­ti­ca, la valo­ri­za­ción del dine­ro deve­ni­do capi­tal, en un movi­mien­to infi­ni­to. Valo­ri­za­ción que se hace (y no pue­de dejar de hacer­se) median­te dos pro­ce­di­mien­tos: 1º) una rela­ción intrín­se­ca­men­te anta­gó­ni­ca con el tra­ba­jo, de la que nacen (excep­to en situa­cio­nes polí­ti­cas excep­cio­na­les y tran­si­to­rias que las ate­núan como ocu­rrie­ra duran­te los “30 glo­rio­sos”) la pola­ri­za­ción social, la pobre­za, la mise­ria; y 2º) la ven­ta infi­ni­ta de mer­can­cías, has­ta la satu­ra­ción, con las impli­ca­cio­nes eco­ló­gi­cas que antes vimos. La libe­ra­li­za­ción y la mun­dia­li­za­ción hicie­ron sal­tar los meca­nis­mos que con­te­nían el pri­mer pro­ce­di­mien­to y han acen­tua­do terri­ble­men­te al segun­do. El úni­co momen­to en que este sis­te­ma “decre­ce” es duran­te las cri­sis, como ocu­rre actual­men­te”.
Y dos, según Ches­nais: “Otro sor­pren­den­te error de los teó­ri­cos del decre­ci­mien­to es colo­car­se polí­ti­ca­men­te en un terreno de súpli­ca al capi­tal: que sea más razo­na­ble, que tome con­cien­cia de sus intere­ses “bien enten­di­dos” a lar­go pla­zo… Son sen­si­bles a la pobre­za, pero no colo­can en el cen­tro la lucha de cla­ses. Pue­den unir­se a las luchas en el pun­to de inter­sec­ción entre las con­se­cuen­cias de la explo­ta­ción y tal o cual cues­tión de orden eco­ló­gi­co, y sien­ten la pre­sión popu­lar cuan­do se desa­rro­lla. Pero la bús­que­da sis­te­má­ti­ca de puen­tes entre ambas les es aje­na, por­que no com­pren­den la natu­ra­le­za del sis­te­ma capi­ta­lis­ta o por­que pien­san que “ya ganó”, como los social-libe­ra­les”.
Pen­sa­mos que son dos crí­ti­cas sufi­cien­te­men­te pre­ci­sas y tajan­tes como para exten­der­nos aquí inten­tan­do decir lo mis­mo pero con otras pala­bras y peor, con toda segu­ri­dad.
Des­de otras corrien­tes mar­xis­tas tam­bién se ha pro­ce­di­do a cri­ti­car la moda del decre­ci­mien­to, reco­no­cien­do sus apor­ta­cio­nes pero insis­tien­do en que el pro­ble­ma deci­si­vo radi­ca en otro lado, en el del poder de cla­se. Enric Mom­pó sos­tie­ne en su tex­to “El decre­ci­mien­to será socia­lis­ta o no será” (www​.edm​.org 12-11-2009) que debe­mos tener en cuen­ta algu­nas apor­ta­cio­nes posi­ti­vas exis­ten­tes en la corrien­te del decre­ci­mien­to pero advier­te con razón que: “Algu­nas de las posi­cio­nes más extre­mas de los teó­ri­cos del decre­ci­mien­to corren el peli­gro de caer en el anti­in­dus­tria­lis­mo. (…) Los par­ti­da­rios del decre­ci­mien­to han lan­za­do esbo­zos intere­san­tes sobre algu­nas cues­tio­nes, pero se esca­bu­llen a la hora de plan­tear un mode­lo de socie­dad”. Esta esca­pa­da del esce­na­rio per­mi­te a la bur­gue­sía, pen­sa­mos noso­tros, apro­piar­se del lugar aban­do­na­do y lle­nar­lo con dife­ren­tes modas que van des­de el eco­lo­gis­mo inter­cla­sis­ta al eco­lo­gis­mo fas­cis­ta.
Al ini­cio de la lec­tu­ra del libro de Latou­che hemos cita­do a Stépha­nie Trei­llet en “Una opi­nión polé­mi­ca sobre el “decre­ci­mien­to”. Un pro­yec­to de socie­dad reac­cio­na­ria”, apa­re­ci­do en “Cri­ti­que Com­mu­nis­te”, nº 109, 2009 y a dis­po­si­ción en Inter­net. Aho­ra es el momen­to para resu­mir­lo por­que en este capi­tu­lo ofre­ce­re­mos varias crí­ti­cas mar­xis­tas al decre­ci­mien­to.
A dife­ren­cia del tex­to de D. Tanu­ro, que se cen­tra­ba más en la crí­ti­ca cien­tí­fi­ca y polí­ti­ca, el de esta auto­ra desa­rro­lla la crí­ti­ca polí­ti­ca y filo­só­fi­ca, de con­cep­ción gene­ral de la socie­dad. Des­de este pun­to de vis­ta, divi­de su ponen­cia en tres apar­ta­dos. En el pri­me­ro sos­tie­ne que el decre­ci­mien­to ocul­ta las rela­cio­nes socia­les de explo­ta­ción: “Tam­po­co se encuen­tran en las teo­rías del decre­ci­mien­to aná­li­sis en tér­mi­nos de sis­te­ma social y polí­ti­co. La lla­ma­da omni­pre­sen­te a la modi­fi­ca­ción de las for­mas de vida y de con­su­mo, la res­pon­sa­bi­li­za­ción o inclu­so la cul­pa­bi­li­za­ción indi­vi­dual, hace abs­trac­ción de las estruc­tu­ras y las for­mas de orga­ni­za­ción de la socie­dad sobre las que las per­so­nas indi­vi­dua­les no tie­nen por el momen­to nin­gu­na influen­cia”. Y más ade­lan­te: “Las posi­cio­nes más extre­mas de esta corrien­te adhie­ren a una visión fun­da­men­ta­lis­ta de la eco­lo­gía, que desa­rro­lla una con­cep­ción natu­ra­li­zan­te de las rela­cio­nes socia­les y una visión casi-teo­ló­gi­ca de la natu­ra­le­za y de la tie­rra, asi­mi­la­das a veces a un ser vivo o a una divi­ni­dad (“Gaia”)”.
El segun­do apar­ta­do estu­dia el pro­yec­to polí­ti­co sub­ya­cen­te en la moda del decre­ci­mien­to. Aquí la crí­ti­ca es muy dura ya que la auto­ra plan­tea el pro­ble­ma deci­si­vo de si exis­ten o no “nece­si­da­des ele­men­ta­les” y comu­nes a la espe­cie huma­na que deben ser resuel­tas con urgen­cia: “Hay que pre­gun­tar­se si exis­te, detrás de las dis­cu­sio­nes, al menos un acuer­do míni­mo sobre un pun­to: la exis­ten­cia, espe­cial­men­te en el “Sur”, de nece­si­da­des ele­men­ta­les no satis­fe­chas, cuyo carác­ter prio­ri­ta­rio no se nego­cia y que es nece­sa­rio encon­trar un medio, a ser posi­ble menos des­truc­ti­vo, de satis­fa­cer­las: sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, edu­ca­ción, salud, cul­tu­ra, etc. Lo que supo­ne un acuer­do sobre lo que se podría lla­mar pro­gre­so social o eman­ci­pa­ción huma­na. No hay nada de ello si se lee algu­nos par­ti­da­rios del decre­ci­mien­to”.
La auto­ra hace un repa­so de las tesis que con mucha ante­rio­ri­dad a la actual moda del decre­ci­mien­to ya plan­tea­ban pun­tos de vis­ta que rela­ti­vi­za­ban la cues­tión de las “nece­si­da­des ele­men­ta­les”, de la exis­ten­cia de una espe­cie huma­na úni­ca que debía enfren­tar­se a los mis­mos pro­ble­mas bási­cos y obje­ti­vos de super­vi­ven­cia. Estas tesis rela­ti­vis­tas mina­ban la obje­ti­vi­dad mate­rial del pro­ce­so de pro­duc­ción de la vida social, dilu­yen­do a coda cul­tu­ra, pue­blo y civi­li­za­ción en gru­pos inco­mu­ni­ca­dos, en islas sepa­ra­das total­men­te, de modo que lo que en una sir­ve no sir­ve en la otra, no pudien­do, por tan­to, extraer­se con­clu­sio­nes teó­ri­cas y polí­ti­cas gene­ra­les para la huma­ni­dad en un perío­do deter­mi­na­do de su his­to­ria. La afir­ma­ción de que sí es posi­ble, ade­más de nece­sa­rio, encon­trar ese deno­mi­na­dor común que deter­mi­na a toda la huma­ni­dad en un perío­do de su his­to­ria –que en mar­xis­mo defi­ni­mos como “modo de pro­duc­ción” – , esta afir­ma­ción, es tacha­da de “impe­ria­lis­mo cul­tu­ral” que, des­de el “Nor­te”, si siquie­ra se habla de capi­ta­lis­mo y a lo sumo de “paí­ses ricos”, se pre­ten­de impo­ner al “Sur” para explo­tar­lo mejor.
No pode­mos por menos que des­ta­car la iden­ti­dad de fon­do de este rela­ti­vis­mo con el de la moda post­mo­der­nis­ta que nega­ba la exis­ten­cia de “un gran rela­to” que sir­vie­se para inter­pre­tar y trans­for­mar la reali­dad capi­ta­lis­ta. Recor­de­mos que el post­mo­der­nis­mo fue una de las moda inte­lec­tua­les des­ti­na­das a dar la pun­ti­lla teó­ri­ca al mar­xis­mo tras la implo­sión de la URSS, y que des­pués de unos años de glo­ria y de fama en la pren­sa bur­gue­sa, empe­zó su caí­da en pica­do por­que la pro­pa­gan­da impe­ria­lis­ta no podía ocul­tar por más tiem­po las atro­ci­da­des del capi­ta­lis­mo a nivel mun­dial. Al final, la cri­sis capi­ta­lis­ta de fon­do, sur­gi­da abrup­ta­men­te a la super­fi­cie des­de sep­tiem­bre de 2007, ter­mi­nó por dar la pun­ti­lla de gra­cia al post­mo­der­nis­mo.
La auto­ra sos­tie­ne que: “Por hipó­te­sis esas cul­tu­ras no tie­nen rela­cio­nes inter­nas de opre­sión (espe­cial­men­te de las muje­res). El pro­gre­so social no es vis­to nun­ca como resul­ta­do de luchas (por ejem­plo, la abo­li­ción de la escla­vi­tud, la lucha de los parias en la India en la actua­li­dad), sino como la impo­si­ción de una cul­tu­ra entre otras (las de “Las Luces” en Euro­pa), his­tó­ri­ca­men­te deter­mi­na­da y con­tin­gen­te y cuya gene­ra­li­za­ción sólo pue­de pro­ve­nir de una con­cep­ción neo­co­lo­nial. Se nie­ga la uni­ver­sa­li­za­ción de los dere­chos como cons­truc­ción his­tó­ri­ca”.
La auto­ra cri­ti­ca aquí espe­cial­men­te a Latou­che y en gene­ral a feti­chi­za­ción de las “tra­di­cio­nes”: “Las cita­das cul­tu­ras “tra­di­cio­na­les”, por su par­te, se feti­chi­zan y se las exhor­ta a reen­con­trar su “iden­ti­dad per­di­da”; se olvi­da el hecho de que no sola­men­te han sido des­trui­das en su cohe­ren­cia por la colo­ni­za­ción sino que ésta ha sabi­do uti­li­zar amplia­men­te las estruc­tu­ras más jerár­qui­cas y opre­so­ras. Al con­si­de­rar a las socie­da­des como fija­das y yux­ta­pues­tas sin comu­ni­ca­ción entre ellas, expues­tas al rodi­llo com­pre­sor de la occi­den­ta­li­za­ción vis­ta como una ten­den­cia uni­la­te­ral y prác­ti­ca­men­te aca­ba­da, se igno­ra lo que nume­ro­sos antro­pó­lo­gos ponen en evi­den­cia, el hecho de que las dife­ren­tes cul­tu­ras están atra­ve­sa­das por iden­ti­da­des sin cesar rede­fi­ni­das, que están en obra pro­ce­sos de hibri­di­za­ción que a tra­vés de gru­pos domi­na­dos, empe­zan­do por las muje­res, en todas las socie­da­des, reto­man a su cuen­ta los valo­res uni­ver­sa­les en que se basan sus luchas”.
El ter­cer y últi­mo apar­ta­do se dedi­ca al estu­dio del mode­lo de socie­dad que tie­nen muchas, o la mayo­ría, de las ver­sio­nes del decre­ci­mien­to. Y empie­za en una cues­tión fun­da­men­tal, la de la visión del esen­cia­lis­mo eco­fe­mi­nis­ta que redu­ce la libe­ra­ción de la mujer a ahon­dar en la vía de “la iden­ti­fi­ca­ción feme­ni­na-natu­ra­le­za-paz”. Fren­te a la nece­si­dad de aumen­tar los ser­vi­cios socia­les, las aten­cio­nes públi­cas y colec­ti­vas, las guar­de­rías y come­do­res, la edu­ca­ción infan­til, etc., des­de una polí­ti­ca pro­gre­sis­ta que per­mi­ta a las muje­res eman­ci­par­se de las tareas del tra­ba­jo domés­ti­co, fren­te a esto, muchos defen­so­res del decre­ci­mien­to ofre­cen alter­na­ti­vas que retro­ce­den a las visio­nes cua­si-román­ti­cas de que la mujer pue­de ser feliz desa­rro­llan­do “su natu­ra­le­za”. Muy acer­ta­da­men­te, la auto­ra da en el cla­vo cuan­do plan­tea la coin­ci­den­cia entre estas pro­pues­tas de retorno a “la vida per­so­nal feme­ni­na” con los ata­ques del gobierno de Sar­kozy, repre­sen­tan­te guber­na­ti­vo de la dere­cha patriar­cal, a los come­do­res infan­ti­les, etc.
La auto­ra pre­gun­ta: “¿Pen­sa­mos que es posi­ble, y lo que­re­mos como pro­yec­to eman­ci­pa­dor, una socie­dad que sería com­ple­ta­men­te des­em­ba­ra­za­da de toda for­ma de alie­na­ción, de hete­ro­no­mía y en la que la pro­duc­ción, la eco­no­mía, el tra­ba­jo, que­da­rían com­ple­ta­men­te “reen­cas­tra­dos” en todas las dimen­sio­nes de la vida social? ¿Pen­sa­mos que sea desea­ble vol­ver sobre la divi­sión social del tra­ba­jo que supo­ne la indus­tria­li­za­ción de los pro­ce­sos de pro­ce­sos de pro­duc­ción, para vol­ver a “hacer todo” por si mis­mo?”. La auto­ra res­pon­de con algu­nas citas de repre­sen­tan­tes cono­ci­dos de decre­ci­mien­to, en las que se defien­de la nece­si­dad de una vuel­ta a la vida indi­vi­dual, a la pri­va­ci­dad auto­su­fi­cien­te y auto­pro­duc­ti­va, sin depen­den­cia de las rela­cio­nes socia­les esta­ble­ci­das, que pese a ser rela­cio­nes de explo­ta­ción tam­bién lle­van en su seno y por efec­to de la lucha de con­tra­rios anta­gó­ni­cos, las posi­bi­li­da­des mate­ria­les de eman­ci­pa­ción.
Y tras esos ejem­plos, la auto­ra con­clu­ye: “La lis­ta es mucho más amplia y, a fal­ta de sitio, es impo­si­ble citar todo, pero todo está ahí: recha­zo al empleo asa­la­ria­do, de los ser­vi­cios públi­cos y de la pro­tec­ción social, defen­sa del orden social y patriar­cal… el fan­tas­ma de una vuel­ta a una iden­ti­dad pér­di­da. Una ave­ni­da para las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les”.
Lucha Inter­na­cio­na­lis­ta ha rea­li­za­do una muy per­ti­nen­te crí­ti­ca de la moda del decre­ci­mien­to titu­la­da “¿Decre­ci­mien­to o revo­lu­ción?” (www​.luchain​ter​na​cio​na​lis​ta​.org 20-01-2010), de la resu­mi­mos sus once argu­men­tos: uno) en con­tra de lo que dice esta moda, el cre­ci­mien­to no es el motor del capi­ta­lis­mo, sino que ese motor en la lógi­ca del máxi­mo bene­fi­cio, y si esta exi­ge des­truir fuer­zas pro­duc­ti­vas, cerrar fábri­cas, que­mar cose­chas ente­ras y ver­ter tone­la­das de leche para man­te­ner los pre­cios, hablar de “eco­no­mía ver­de”, impo­ner la aus­te­ri­dad y el con­trol de gas­tos, etc., con tal de aumen­tar los bene­fi­cios, si esto es nece­sa­rio, como lo ha sido en otros momen­tos, la bur­gue­sía no tie­ne repa­ro alguno en impo­ner ella su mode­lo pro­pio de “decre­ci­mien­to”. La moda del decre­ci­mien­to des­co­no­ce por tan­to la esen­cia inter­na del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta.
Dos) la moda del decre­ci­mien­to no es capaz de dife­ren­ciar entre el sobre­con­su­mo irra­cio­nal de las cla­ses bur­gue­sas y el ver­da­de­ro sub­con­su­mo de las cla­ses explo­ta­das y de los pue­blos empo­bre­ci­dos, que pade­cen pobre­za rela­ti­va y abso­lu­ta, que viven cada vez peor en un mun­do de abun­dan­cia, etc. Esta inca­pa­ci­dad para dis­tin­guir las dife­ren­cias de cla­se, de sexo-géne­ro y de nación en las enor­mes y cre­cien­tes dife­ren­cias en el con­su­mo es una de las mayo­res fallas de esta moda. Tres) par­tien­do de estas impo­ten­cias teó­ri­cas la moda del decre­ci­mien­to pue­de des­li­zar­se hacia la inter­pre­ta­ción bur­gue­sa de la cau­sa de la actual cri­sis, al sos­te­ner que ésta ha sido cau­sa­da por­que “vivi­mos por enci­ma de nues­tras posi­bi­li­da­des”, es decir, la cri­sis y de sus penu­rias sobre el pue­blo tra­ba­ja­dor no sur­ge de la irra­cio­na­li­dad y de las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo, como demues­tra el mar­xis­mo y nie­ga la bur­gue­sía, sino la ava­ri­cia huma­na y la obse­sión hiper­con­su­mis­ta que nos lle­van a “vivir por enci­ma de nues­tras posi­bi­li­da­des”.
Cua­tro) el con­su­mis­mo incon­tro­la­ble y expo­nen­cial deja una hue­lla eco­ló­gi­ca, sobre­car­ga el pla­ne­ta y anu­la su capa­ci­dad de absor­ción y reci­cla­je, y ante esto, que es cier­to, la moda del decre­ci­mien­to sos­tie­ne que hay que pro­du­cir menos, sin pre­ci­sar más, mien­tras de lo que se tra­ta es de arre­ba­tar el poder al capi­tal, a las gran­des trans­na­cio­na­les, a los mono­po­lios, y con el poder obre­ro y popu­lar reorien­tar la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca hacia otro sen­ti­do, toman­do las deci­sio­nes en base a la demo­cra­cia socia­lis­ta. Cin­co) al no ata­car las razo­nes del desas­tre ambien­tal cae­mos fácil­men­te en la tesis mal­thu­sia­na de que sobra gen­te en el mun­do, de que somos dema­sia­dos y de que hay que apli­car polí­ti­cas de con­trol de la nata­li­dad, tesis que han sido defen­di­das con bue­nas pala­bras por cono­ci­dos defen­so­res del decre­ci­mien­to, tesis recha­za­da por el mar­xis­mo.
Seis) la tesis de que hay que redu­cir la pro­duc­ción sos­te­ni­da por el decre­ci­mien­to, cerran­do fábri­cas ente­ras, es impo­si­ble de rea­li­zar en el capi­ta­lis­mo si pre­via­men­te no exis­te un poder obre­ro y popu­lar que, con otros cri­te­rios muy dife­ren­tes a los bur­gue­ses, irre­con­ci­lia­bles, lle­ve a cabo simul­tá­nea­men­te la doble tarea de des­cu­brir el esta­do real de la eco­no­mía –algo que la bur­gue­sía des­co­no­ce– y a la vez, basán­do­se en ese cono­ci­mien­to, apli­ca las polí­ti­cas nece­sa­rias, en suma, el decre­ci­mien­to “pone el carro delan­te de los bue­yes”. Sie­te) la mayo­ría de los defen­so­res del decre­ci­mien­to optan por una sali­da cul­tu­ral, por un cam­bio gra­dual en las men­tes, hábi­tos y cos­tum­bres del “ciu­da­dano”, del “indi­vi­duo”, del “con­su­mi­dor”, que le lle­ve a con­su­mir menos, a ser más aus­te­ro y selec­ti­vo en sus gas­tos, etc.; es decir, se tra­ta de crear un mun­do cul­tu­ral para­le­lo al bur­gués que vaya sus­ti­tu­yén­do­lo y des­pla­zán­do­lo poco a poco con el tiem­po, has­ta con­ven­cer a toda la huma­ni­dad, en vez de exten­der la lucha por el poder obre­ro y por la demo­cra­cia socia­lis­ta.
Ocho) aun­que hay diver­sas corrien­tes inter­nas en el decre­ci­mien­to sobre cómo orga­ni­zar esa aus­te­ri­dad, todas ellas coin­ci­den en una espe­cie de autar­quía eco­nó­mi­ca con mayo­res o meno­res nive­les de des­cen­tra­li­za­ción, loca­li­za­ción y regio­na­li­za­ción, etc.; pero esta tesis olvi­da la mun­dia­li­za­ción obje­ti­va del capi­ta­lis­mo que deter­mi­na abso­lu­ta­men­te todo, por lo que la solu­ción pasa a la fuer­za por cam­biar de modo de pro­duc­ción, por ascen­der al socia­lis­mo y por pla­ni­fi­car demo­crá­ti­ca­men­te, con cri­te­rios de redis­tri­bu­ción, ayu­da, equi­dad y resar­ci­mien­to his­tó­ri­co, todo ello des­de un inter­na­cio­na­lis­mo soli­da­rio con las pobla­cio­nes más explo­ta­das y opri­mi­das.
Nue­ve) la moda del decre­ci­mien­to tien­de a caer en el sus­ti­tu­cio­nis­mo al no pre­ci­sar quié­nes, qué pue­blos, qué cla­ses, qué suje­tos colec­ti­vos, muje­res u hom­bres, tie­nen que deci­dir qué se pro­du­ce, qué deja de pro­du­cir­se, cómo se rea­li­zan esas deci­sio­nes, cómo se repar­te lo que se pro­du­ce y cómo se reequi­li­bran los efec­tos ini­cia­les sur­gi­dos al no pro­du­cir­se deter­mi­na­das cosas, etc.; es decir, se corre el ries­go de repro­du­cir las for­mas de man­dar e impo­ner las for­mas aus­te­ras de vida a los y a las empo­bre­ci­das y explo­ta­das del pla­ne­ta por quie­nes dicen ser sus sal­va­do­res. Diez) este mis­mo error sus­ti­tu­cio­nis­ta y diri­gis­ta tien­de a repro­du­cir­se cuan­do no se expli­ca nada sobre cómo pro­ce­der a cerrar ramas ente­ras de pro­duc­ción en el capi­ta­lis­mo desa­rro­lla­do, en las gran­des empre­sas pero sobre todo en las muy abun­dan­tes peque­ñas empre­sas que mal­vi­ven depen­dien­do de las gran­des; la moda de decre­ci­mien­to no dice nada sobre qué hacer fren­te al aumen­to del paro, de los des­pi­dos, del sub­em­pleo, de la pre­ca­rie­dad, ata­ques bur­gue­ses jus­ti­fi­ca­dos a veces con argu­men­tos del capi­ta­lis­mo ver­de, como hemos vis­to. Y once) fren­te a la moda del decre­ci­mien­to, la con­sig­na es socia­lis­mo o bar­ba­rie.
Hemos vis­to arri­ba que el decre­ci­mien­to dice ser tam­bién váli­do para el “Sur”, para los pue­blos empo­bre­ci­dos, aun­que con algu­nas dife­ren­cias en su apli­ca­ción. Sin embar­go, esta no es la opi­nión de Eric Tous­saint, que sos­tie­ne que el decre­ci­mien­to no es váli­do para el “Sur”, sino que es jus­to lo con­tra­rio, que en estos pue­blos hay que apli­car un cre­ci­mien­to dife­ren­te, pero al fin y al cabo un cre­ci­mien­to. Se tra­ta de una des­au­to­ri­za­ción radi­cal de esta moda rea­li­za­da por uno de los mayo­res espe­cia­lis­tas en la pro­ble­má­ti­ca de la deu­da exter­na, de la deu­da que dice el impe­ria­lis­mo que le deben los pue­blos explo­ta­dos. Res­pon­dien­do a la pre­gun­ta sobre si el decre­ci­mien­to pue­de ser una solu­ción sos­te­ni­ble a la cri­sis capi­ta­lis­ta, Eric Tous­saint en “Decre­ci­mien­to del nor­te, y cre­ci­mien­to en el sur” (www​.kao​sen​la​red​.net 6-04-2010) dice que:
“Sin duda. En el nor­te, hay que rom­per con el mode­lo pro­duc­ti­vis­ta y con­su­mis­ta, redu­cir las inver­sio­nes en trans­por­tes indi­vi­dua­les y favo­re­cer medios de trans­por­te colec­ti­vos, y dis­mi­nuir el des­pil­fa­rro. En el sur, se nece­si­ta cre­ci­mien­to para garan­ti­zar acce­so al agua pota­ble, garan­ti­zar infra­es­truc­tu­ras para el sanea­mien­to de aguas usa­das, para la salud y la Edu­ca­ción. Mi res­pues­ta es que nece­si­ta­mos apo­yar la vía del decre­ci­mien­to en el nor­te y, en el sur, apo­yar un cre­ci­mien­to res­pe­tuo­so del medio ambien­te (un cre­ci­mien­to que no esté basa­do en repro­du­cir el mode­lo del nor­te)”.
Este inves­ti­ga­dor es uno de los crí­ti­cos más impla­ca­bles del méto­do de saqueo duran­te gene­ra­cio­nes que es la lla­ma­da “deu­da exter­na”. Este autor cono­ce de sobra las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo más desa­rro­lla­do, y no tie­ne nin­gún repa­ro en sos­te­ner que en estas socie­da­des enri­que­ci­das y explo­ta­do­ras el decre­ci­mien­to, tal cual es lo defi­ne, es una nece­si­dad. ¿Qué decre­ci­mien­to? El que rom­pe antes y sobre todo cono el mode­lo pro­duc­ti­vis­ta y des­pués con el con­su­mis­ta. Aquí está el secre­to: ata­car las rela­cio­nes de pro­duc­ción, el mode­lo pro­duc­ti­vis­ta, y des­pués el con­su­mis­ta. Son las for­mas y rela­cio­nes de pro­duc­ción lo pri­me­ro que debe ser cam­bia­do en el “Nor­te”. Esta afir­ma­ción bási­ca no apa­re­ce en la mayo­ría de las corrien­tes del decre­ci­mien­to, que se limi­tan a la lucha indi­vi­dual con­tra el con­su­mis­mo.
Pero el autor cues­tio­na uno de los prin­ci­pios del decre­ci­mien­to al sos­te­ner lo opues­to: que en los paí­ses empo­bre­ci­dos y aplas­ta­dos hay que desa­rro­llar un cre­ci­mien­to que garan­ti­ce las nece­si­da­des bási­cas huma­nas, la de sub­sis­ten­cia, el agua, la comi­da, la higie­ne y la salud, la edu­ca­ción, etc. Abre una bre­cha deba­jo de la línea de flo­ta­ción de esta moda inte­lec­tual ela­bo­ra­da en los capi­ta­lis­mos impe­ria­lis­tas. Las impli­ca­cio­nes de la nece­si­dad del cre­ci­mien­to en los paí­ses empo­bre­ci­dos son tota­les ya que, en pri­mer lugar, ata­ñen al poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co en estos paí­ses, a las rela­cio­nes de pro­pie­dad en suma: ¿quié­nes son los pro­pie­ta­rios de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, las trans­na­cio­na­les impe­ria­lis­tas o los pue­blos? En segun­do lugar, ¿cómo pue­den los pue­blos expro­pia­dos recu­pe­rar lo que les per­te­ne­ce, las tie­rras, las fábri­cas, los bos­ques, los mares, los desier­tos, el sub­sue­lo, la cul­tu­ra, la his­to­ria, etc., que les ha sido arre­ba­ta­do por la alian­za entre sus cla­ses bur­gue­sas depen­dien­tes y el impe­ria­lis­mo? ¿Median­te la lucha revo­lu­cio­na­ria colec­ti­va o median­te la medi­ta­ción indi­vi­dual? Y en ter­cer lugar ¿cómo tie­nen que orga­ni­zar­se esos pue­blos tra­ba­ja­do­res una vez que hayan recu­pe­ra­do la pro­pie­dad colec­ti­va de sus fuer­zas pro­duc­ti­vas, en base a las for­mas capi­ta­lis­tas o en base a las socia­lis­tas?
12.- EL SOCIALISMO ECOLOGISTA ANTIIMPERIALISTA
Todas las corrien­tes del eco­lo­gis­mo pro­gre­sis­ta, de los eco­so­cia­lis­mos y de la mayo­ría de la moda del decre­ci­mien­to tie­nen apor­ta­cio­nes posi­ti­vas que debe­mos asu­mir. Dos razo­nes fun­da­men­ta­les nos lo exi­gen: la pri­me­ra es que el méto­do cien­tí­fi­co-crí­ti­co no se equi­vo­ca al demos­trar que nos acer­ca­mos a la catás­tro­fe eco­ló­gi­ca. En con­tra del idea­lis­mo en cual­quie­ra de sus for­mas, en con­tra de quie­nes sos­tie­nen que exis­ten lími­tes a la cien­cia, en con­tra de quie­nes se nie­gan a acep­tar que el impe­ria­lis­mo, las trans­na­cio­na­les, el capi­tal en su con­jun­to pre­sio­na deses­pe­ra­da­men­te para que se ocul­ten los resul­ta­dos de las inves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas sobre la catás­tro­fes que se ave­ci­na, que ya está lla­man­do a la puer­ta. Nadie que no sea un reac­cio­na­rio obtu­so y faná­ti­co, se atre­ve a negar el con­te­ni­do de ver­dad obje­ti­va sobre los efec­tos desas­tro­sos del capi­ta­lis­mo que aumen­tan día a día.
La segun­da razón es que el socia­lis­mo exi­ge por su pro­pia natu­ra­le­za inte­grar siem­pre los más recien­tes des­cu­bri­mien­tos en el inte­rior de su cuer­po teó­ri­co, y exi­ge a la vez con­tras­tar el méto­do emplea­do por al cien­cia para des­cu­brir y demos­trar la catás­tro­fe ambien­tal con el méto­do dia­léc­ti­co-mate­ria­lis­ta inhe­ren­te al socia­lis­mo. La deno­mi­na­da “cien­cia eco­ló­gi­ca” es dia­léc­ti­ca y mate­ria­lis­ta en sí mis­ma y por eso resul­ta impo­si­ble sepa­rar­la del socia­lis­mo, tener­la fue­ra del méto­do dia­léc­ti­co-mate­ria­lis­ta con­fir­ma­do por todos los des­cu­bri­mien­tos cien­tí­fi­cos. No se tra­ta de que el socia­lis­mo debe “abrir­se” a la eco­lo­gía, sino de que el socia­lis­mo, el mar­xis­mo, ha sido con­fir­ma­do una vez más por la “cien­cia eco­ló­gi­ca”.
Acep­tar la sepa­ra­ción entre eco­lo­gía y socia­lis­mo es acep­tar el méto­do bur­gués de pen­sa­mien­to, inca­paz de enten­der la uni­dad mate­rial del mun­do obje­ti­vo y por tan­to la inter­ac­ción per­ma­nen­te de sus diver­sas par­tes den­tro de la tota­li­dad natu­ral y socio­his­tó­ri­ca. Por tan­to, el socia­lis­mo es eco­lo­gis­ta o no es socia­lis­mo, y por tan­to la eco­lo­gía se inte­gra en el socia­lis­mo o se mer­ma y has­ta des­apa­re­ce su capa­ci­dad de luchar con­tra los desas­tres socio­na­tu­ra­les. Lle­ga­dos a este pun­to de uni­dad inter­na de la eco­lo­gía en el socia­lis­mo, la otra la cues­tión, la del anti­im­pe­ria­lis­mo, se expli­ca por sí mis­ma. El anti­im­pe­ria­lis­mo es la rea­li­za­ción prác­ti­ca de esta rein­te­gra­ción de la eco­lo­gía en el socia­lis­mo en las con­di­cio­nes estruc­tu­ra­les de lucha cons­cien­te con­tra el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta.
El anti­im­pe­ria­lis­mo es así la for­ma y el con­te­ni­do de la rea­li­za­ción prác­ti­ca del socia­lis­mo en su lucha sis­te­má­ti­ca con­tra el impe­ria­lis­mo eco­ló­gi­co, con­tra la bur­gue­sía y con­tra el capi­tal. Y el anti­im­pe­ria­lis­mo ha de empe­zar no sola­men­te en los pue­blos explo­ta­dos y empo­bre­ci­dos sino a la vez en el inte­rior de los Esta­dos impe­ria­lis­tas, los que cen­tra­li­zan estra­té­gi­ca­men­te, pro­te­gen y ampa­ran los obje­ti­vos de las trans­na­cio­na­les, gran­des cor­po­ra­cio­nes y empre­sas que mono­po­li­zan los recur­sos del pla­ne­ta, lle­ván­do­lo al desas­tre.
Pero el socia­lis­mo eco­ló­gi­co anti­im­pe­ria­lis­ta no es ni pue­de ser una teo­ría aca­ba­da, cerra­da en sí mis­ma y per­fec­ta. Es una pra­xis en per­ma­nen­te cri­sis de cre­ci­mien­to, una pra­xis que empie­za a ago­tar­se y a retro­ce­der si detie­ne su per­ma­nen­te auto­crí­ti­ca, si nie­ga y recha­za su nece­si­dad de inte­gra­ción de nue­vos datos y de nue­vas corrien­tes; una pra­xis que se rom­pe inter­na­men­te dan­do paso, por un lado, a la teo­ría abs­trac­ta y por otro lado, a la prác­ti­ca empi­ris­ta y cie­ga. De este modo, más tem­prano que tar­de el refor­mis­mo se va apo­de­ran­do de la pra­xis revo­lu­cio­na­ria. Por esto mis­mo, la vida del socia­lis­mo eco­lo­gis­ta anti­im­pe­ria­lis­ta está indi­so­lu­ble­men­te uni­da a la lucha por el poder obre­ro popu­lar, por la demo­cra­cia socia­lis­ta, por la cons­truc­ción de nue­vos y dife­ren­tes Esta­dos obre­ros anti­im­pe­ria­lis­tas e inter­na­cio­na­lis­tas cons­cien­tes de que deben cami­nar a su auto­ex­tin­ción según avan­ce la socie­dad comu­nis­ta.
La reuni­fi­ca­ción o mejor decir la rein­te­gra­ción de la espe­cie huma­na en la natu­ra­le­za, de la que for­ma par­te obje­ti­va­men­te, está ya rea­li­zán­do­se en lo teó­ri­co y polí­ti­co median­te la rein­te­gra­ción de la eco­lo­gía en el socia­lis­mo, median­te la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta. Esta rein­te­gra­ción que será comu­nis­ta o no será, y este comu­nis­mo que será natu­ra­lis­ta o no será, está ya dada teó­ri­ca­men­te en el con­te­ni­do eco­ló­gi­co del socia­lis­mo. Por esto, la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta es la lucha por la vida y por la natu­ra­le­za.
IÑAKI GIL DE SAN VICENTE
EUSKAL HERRIA 7‑IV-2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *