Katyn y la des­me­mo­ria pola­ca- Juan Anto­nio Gon­zá­lez Cana­les

NOTA DE BOLTXE- Inde­pen­dien­te­men­te de la valo­ra­cion que se pue­da hacer de la URSS de aque­llos años y en ese sen­ti­do Boltxe, como tal, no hace valo­ra­cion algu­na, es mas, reco­no­ce erro­res trá­gi­cos en aque­llos difi­ci­les años, pero tam­bien tre­men­dos acier­tos.
La URSS esta­ba cons­tru­yen­do el socia­lis­mo en unas con­di­cio­nes difi­ci­les, y con la hos­ti­li­dad de todo el mun­do. Tuvo que reco­rrer el difi­cil camino al socia­lis­mo en soli­ta­rio y reco­rrien­do una sen­da, nun­ca antes tran­si­ta­da.
No es facil hacer una valo­ra­cion de aque­llos años, solo la his­to­ria, la juz­ga­rá en su jus­ta medi­da. Lo que si es incues­tio­na­ble fue el papel que jugo, tam­bien en soli­ta­rio, para la des­truc­cion del nazi-fas­cis­mo. La URSS, derro­tó a los fas­cis­tas ale­ma­nes y a los del res­to del mun­do en un esfuer­zo tre­men­do en vidas huma­nas y nun­ca la huma­ni­dad ter­mi­na­ra de agra­de­cer­se­lo. Hoy sin embar­go quie­ren fal­sear la his­to­ria y ter­gi­ver­sar el extra­or­di­na­rio papel que jugo la URSS en la des­truc­cion del fas­cis­mo.
Articu­los como este, que ofre­ce­mos ponen luz en los ver­da­de­ros hechos, y por eso en Boltxe con­si­de­ra­mos opor­tu­nos publi­car­los, por­que al César lo que es del César y siem­pre habra que reco­no­cer a la URSS de aque­llos años el papel juga­do con­tra el nazi-fas­cis­mo
Sin más, os deja­mos con el articu­lo, dis­fru­tad­lo.

KATYN Y LA DESMEMORIA POLACA.

A raíz del 50 ani­ver­sa­rio del pac­to Molo­tov-Rib­ben­trop y del mal lla­ma­do ini­cio de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, se han reabier­to heri­das en torno al papel que jugó la URSS en la cues­tión pola­ca, deri­van­do en un enfren­ta­mien­to dia­léc­ti­co entre el actual gobierno ruso y el pola­co.
Ade­más ha lle­ga­do a las salas del esta­do espa­ñol, el film Katyn, que narra los ase­si­na­tos colec­ti­vos de una gran par­te de la ofi­cia­li­dad pola­ca en manos de los sovié­ti­cos duran­te la con­tien­da béli­ca. Apro­xi­ma­da­men­te unos 4.500 fue­ron ase­si­na­dos por la enton­ces NKVD(comisario del pue­blo para asun­tos inter­nos), aun­que el con­cep­to Katyn ha sido uti­li­za­do para todas las eje­cu­cio­nes de polacos(entre 15mil y 22 mil), en el perio­do de 1939 – 1940 a manos sovié­ti­cas.
La ima­gen que se ha teni­do de Polo­nia, ha sido siem­pre la de un país agre­di­do, víc­ti­ma de sus ver­du­gos ale­ma­nes y sovié­ti­cos. Un pue­blo que ha teni­do que luchar con­ti­nua­men­te por su exis­ten­cia y su auto­no­mía, sin embar­go esta visión miti­fi­ca­da e inma­cu­la­da de Polo­nia no con­cuer­da con la reali­dad. Con este artícu­lo no se pre­ten­de de nin­gu­na mane­ra jus­ti­fi­car Katyn, sino com­pren­der los hechos his­tó­ri­cos y sus múl­ti­ples fac­to­res que inci­den en la cues­tión pola­ca en la Euro­pa cen­tral.
El expan­sio­nis­mo pola­co
Des­de su naci­mien­to como esta­do, reco­no­ci­do en el Tra­ta­do de Ver­sa­lles de 1918, fue un país expan­sio­nis­ta y bas­tan­te beli­co­so más allá de sus fron­te­ras. Al día siguien­te de su decla­ra­ción de inde­pen­den­cia, inva­dió Przemysl, a solo 70 kiló­me­tros de Lvov en la región de la Galitzia ucra­nia­na. Polo­nia lle­ga­rá a la mis­ma Kiev, capi­tal de Ucra­nia.
Reme­mo­ran­do el impe­rio pola­co-lituano medie­val, inva­dió el este de sus lími­tes jurídicos(pertenecientes al impe­rio ruso), sal­tán­do­se la lega­li­dad inter­na­cio­nal vigen­te y la recién crea­da Linea Cur­zon. Un tra­ta­do obra del secre­ta­rio de Esta­do de Asun­tos Exte­rio­res inglés, Lord Cur­zon, que tra­za­ba una fron­te­ra como posi­ble tre­gua al con­flic­to ruso-polaco.Estos movi­mien­tos, la hicie­ron entrar en gue­rra con la nacien­te revo­lu­ción rusa, que ya lucha­ba con­tra el ejér­ci­to blan­co y con algu­nas poten­cias occi­den­ta­les en ese momen­to.
Ter­mi­na­da la gue­rra ruso-pola­ca en 1921, se ane­xio­nó más de 200 mil kiló­me­tros al este de sus lími­tes de 1918(territorios de mayo­ría ucra­nia­na y bielorrusa).Originándose la muer­te, según fuen­tes diver­sas entre 20 mil(fuentes pola­cas[1]) y 80 mil(fuentes mayo­ri­ta­ria­men­te rusas[2]) sol­da­dos rusos en cam­pos de con­cen­tra­ción pola­cos como Tucho­la o Pulawy. Este tra­to dado a los sol­da­dos rusos que­da­rá gra­ba­do en la memo­ria rusa[3].
Tam­bién entra­ría en gue­rra con Litua­nia y Che­cos­lo­va­quia, inva­dien­do el 20% del terri­to­rio de la pri­me­ra, inclui­do su capi­tal Vil­nus. Polo­nia se con­vir­tió de ese modo en un país agre­sor diri­gi­do por una cas­ta de mili­ta­res ultra­na­cio­na­lis­tas y ultra­ca­tó­li­cos, apo­ya­dos por los anglo­fran­ce­ses y el vati­cano. Su posi­ción estra­té­gi­ca y sus alian­zas, la eri­gían como “cen­tro de todo el sis­te­ma con­tem­po­rá­neo del impe­ria­lis­mo inter­na­cio­nal[4]”, como ya advir­tió Lenin.
La Gran Polo­nia y la per­se­cu­ción a los judíos.
Refor­za­da y asen­ta­da las fron­te­ras limí­tro­fes, el esta­do pola­co, al man­do del dic­ta­dor Jozef Pil­suds­ki, pro­mue­ve la idea de la Gran Polo­nia. El obje­ti­vo es aca­bar con la iden­ti­dad de las comu­ni­da­des ucra­nia­nas, bie­lo­rru­sas, judía, che­ca, ale­ma­na o rusa, asi­mi­lán­do­las a la cul­tu­ra pola­ca.
Se pro­du­cen emi­gra­cio­nes masi­vas en Rute­nia, don­de dece­nas de miles de ucra­nia­nos y bie­lo­rru­sos son obli­ga­dos a huir. Se per­si­gue: la len­gua rusa entre otras, la reli­gión orto­do­xa y en gene­ral las cos­tum­bres aje­nas a Polo­nia. Igual­men­te comien­za la colo­ni­za­ción con habi­tan­tes pola­cos de estas tie­rras con­se­gui­das median­te la con­quis­ta mili­tar.
Muchos ucra­nia­nos se sin­tie­ron trai­cio­na­dos, ya que algu­nos lucha­ron al lado de Polo­nia, en pro de con­se­guir la inde­pen­den­cia de Rusia, este resen­ti­mien­to ira ino­cu­lan­do un extre­mis­mo nacio­na­lis­ta ucra­niano anti­po­la­co que ten­drá con­se­cuen­cias nefas­tas en la II Gue­rra Mun­dial.
Otra mino­ría per­se­gui­da fue la judía, si de algo ha sido cono­ci­da Polo­nia, sobre todo por Holly­wood, ha sido por esta comu­ni­dad, lo que muchos des­co­no­cen es que la per­se­cu­ción a los judíos no se implan­ta con la inva­sión de la Ale­ma­nia nazi, ofi­cial­men­te Polo­nia ya había crea­do una juris­dic­ción segre­ga­do­ra.
Al poco de crear­se el esta­do pola­co, y a pesar de fir­mar las cláu­su­las del Tra­ta­do de Ver­sa­lles don­de se deja­ba cla­ro el res­pe­to y pro­tec­ción a mino­rías, se pro­mo­vió una cam­pa­ña pública(sobre todo por el cle­ro pola­co) para res­trin­gir el acce­so de los judíos a las facul­ta­des pola­cas, cerrán­do­se par­cial­men­te la mitad de ellas.
Ya en los años 30 y de una mane­ra ofi­cial, se lega­li­zó la segre­ga­ción en las uni­ver­si­da­des, bajo los “pupi­tres judíos”, limi­tán­do­se la pre­sen­cia judía median­te cuo­tas, del mis­mo modo se alen­ta­ba por orga­ni­za­cio­nes uni­ver­si­ta­rias cató­li­cas la vio­len­cia hacia com­pa­ñe­ros judíos.
Adop­tan­do la legis­la­tu­ra nazi, se impi­dió el acce­so de los judíos a pro­fe­sio­nes como la medi­ci­na, la arqui­tec­tu­ra, inge­nie­ría,… Se cons­ti­tu­yó la sepa­ra­ción de mer­ca­dos judíos y cató­li­cos, se le qui­tó la nacio­na­li­dad a miles de judíos pola­cos que no vivían en Polo­nia, el mis­mo Beck(filogermánico) minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res, negó el acce­so de refu­gia­dos judíos que huían de Ale­ma­nia, muchos de ellos eran pola­cos.
Se degra­dó la con­di­ción de los sacer­do­tes de ori­gen judío, con el bene­plá­ci­to y el con­sen­ti­mien­to del vati­cano, des­de el mis­mo esta­do se sus­ci­ta­ba los ata­ques vio­len­tos hacia la comu­ni­dad judía, como bien afir­ma Vic­tor Karady en su obra Los judios en la moder­ni­dad euro­pea:”Polo­nia empren­dió el camino al fas­cis­mo, para aca­bar sien­do devo­ra­da por la inva­sión ale­ma­na”.
Un ejem­plo de vio­len­cia anti­ju­día, fue el come­ti­do en 1941 en Jed­wab­ne, estu­dia­da por el his­to­ria­dor Jan Tomas Gross, de la Uni­ver­si­dad de New York. Don­de se docu­men­ta el ase­si­na­to de más de 1.600 judíos a manos de cam­pe­si­nos pola­cos.
El pac­to de amis­tad pola­co-ale­mán y la inva­sión a la repú­bli­ca che­cos­lo­va­ca
La his­to­rio­gra­fía ofi­cial pola­ca, ha uti­li­za­do una y otra vez el pac­to Molo­tov-Rib­ben­trop como arma arro­ja­di­za, y como ori­gen direc­to de la con­tien­da mun­dial. Esta visión uni­la­te­ral impi­de ana­li­zar de una mane­ra más com­ple­ja el ambien­te euro­peo de los años 30, deján­do­se atrás los pac­tos que Ingla­te­rra, Fran­cia y la mis­ma Polo­nia tuvie­ron con la Ale­ma­nia nazi.
Des­de la lle­ga­da al poder de Hitler, las cláu­su­las de Ver­sa­lles fue­ron vio­la­das una y otra vez por el gobierno nazi. Esta con­des­cen­den­cia de anglo­fran­ce­ses, que uti­li­za­ron el argu­men­to de la segu­ri­dad colec­ti­va, venia por la ame­na­za que supo­nía para los intere­ses capi­ta­lis­tas, la Unión Sovié­ti­ca, que en esos momen­tos ya era una poten­cia mili­tar e indus­trial. Era lógi­co, para las poten­cias occi­den­ta­les, que en el cen­tro de Euro­pa hubie­ra un país que sir­vie­ra de tapón a la “expan­sión comu­nis­ta”.
De ese modo Ale­ma­nia se rear­mó con­si­de­ra­ble­men­te, mili­ta­ri­zó la Rena­nia, fir­mó el pac­to con Gran Bre­ta­ña en 1935 por lo que Ber­lín podía tener la mis­ma fuer­za naval que Fran­cia, ane­xio­nó Aus­tria, apo­yó con arma­men­to el gol­pe reac­cio­na­rio con­tra la repú­bli­ca espa­ño­la que fue aban­do­na­da y boi­co­tea­da por Fran­cia y Gran Bre­ta­ña. Ade­más se rein­cor­po­ró el Sarre el mis­mo año tam­bién en 1935 en la que Ita­lia inva­de Abi­si­nia, Lon­dres lo aca­ta siem­pre que sus intere­ses en el medi­te­rrá­neo no se vean per­ju­di­ca­dos.
Polo­nia por su par­te, esta­ba estre­chan­do lazos y acer­cán­do­se a la Ale­ma­nia hitle­ria­na y a la Ita­lia fascista(reconoció la inva­sión de Abi­si­nia), pro­duc­to de estas rela­cio­nes diplo­má­ti­cas se fir­ma­ría el tra­ta­do de amis­tad ger­mano-pola­co de 1934. Cua­tro años des­pués ten­drá sus fru­tos, Hitler había con­se­gui­do con el pac­to de Munich la entra­da en Checoslovaquia(al prin­ci­pio los sude­tes, lue­go todo el país), Fran­cia e Ingla­te­rra le ser­vían en ban­de­ja el país che­cos­lo­va­co que sería despedazado(Eslovaquia se con­vier­te en saté­li­te nazi).
Polo­nia le recla­ma a Hitler la zona che­cos­lo­va­ca de Tes­chen, don­de exis­te una mino­ría pola­ca, Hitler acep­ta, y las tro­pas pola­cas inva­den la región, expul­san­do a miles de sus habi­tan­tes. A raíz de esto, se rom­pe el tra­ta­do de no agre­sión de 1932 entre la URSS y Polo­nia, ya que una de las con­di­cio­nes era la no inva­sión a la repú­bli­ca de Che­cos­lo­va­quia.
El mis­mo Sta­lin inten­tó bus­car una alian­za con los anglo­fran­ce­ses, si Ale­ma­nia inva­día Che­cos­lo­va­quia. Sin embar­go la des­con­fian­za mutua, y la nega­ti­va de Ruma­nía y de la mis­ma Polonia(que jue­ga siem­pre con la pro­tec­ción ingle­sa) de dejar entrar al ejér­ci­to rojo en su sue­lo para con­te­ner el avan­ce ale­mán, hicie­ron impo­si­ble el acuer­do.
Ale­ma­nia inva­de Polo­nia, la URSS recu­pe­ra terri­to­rios no pola­co.
En abril de 1939,Hitler rei­vin­di­ca de nue­vo el corre­dor de Danzig(bajo la tute­la de la Socie­dad de Nacio­nes des­de 1918), don­de el 95% es de pobla­ción ale­ma­na, y en la cual Polo­nia obtie­ne bene­fi­cios eco­nó­mi­cos por su sali­da al Bál­ti­co.
A pesar de las con­ce­sio­nes que da Hitler por Dan­zig, Polo­nia se nie­ga ale­gan­do que es terri­to­rio pola­co. Ingla­te­rra y Fran­cia espe­ran la ayu­da de la URSS, si Polo­nia es ata­ca­da. Duran­te el verano de 1939 se pre­ten­de lle­gar a un acuer­do de nue­vo si Ale­ma­nia ata­ca a Polo­nia, sin embar­go el esta­do pola­co desis­te ante las pre­ten­sio­nes de la entra­da de tro­pas sovié­ti­cas en su terri­to­rio. La URSS dis­pues­ta a enten­der­se con las poten­cias occi­den­ta­les espe­ra una y otra vez la fir­ma ofi­cial de Polo­nia, la cual ante las vaci­la­cio­nes no lle­ga a fruc­ti­fi­car.
Ante esta situa­ción Ale­ma­nia jue­ga sus car­tas e invi­ta a la URSS que tie­ne moti­vos sufi­cien­tes para dudar de la sin­ce­ri­dad de Fran­cia e Ingla­te­rra, a un pac­to de no agre­sión. La URSS, que vive un momen­to difícil(estamos en el pro­ce­so de pur­gas que des­ca­be­za a gran par­te del ejér­ci­to sovié­ti­co) va a obte­ner del pac­to con Ale­ma­nia mucho más que con las alian­zas de los anglo­fran­ce­ses, por un lado; va a ganar tiem­po para armar­se, y por otro; terri­to­rios que se per­die­ron a par­tir de 1918(concesiones que de nin­gún modo esta­ban en la agen­da de Ingla­te­rra y Fran­cia), si comien­za una gue­rra empe­za­rá a 300 kms de las fron­te­ras occi­den­ta­les sovié­ti­cas.
El día 1 de Sep­tiem­bre Ale­ma­nia inva­de Polo­nia, Fran­cia e Ingla­te­rra decla­ran la gue­rra dos días des­pués, eso sí, sin dis­pa­rar un solo tiro, sin ata­car a Ale­ma­nia. Polo­nia que ha juga­do con fue­go ha sido un títe­re en manos de la polí­ti­ca inter­na­cio­nal de las poten­cias anglo­fran­ce­sas.
El día 17 de Sep­tiem­bre la URSS recu­pe­ra los terri­to­rios limí­tro­fes de la Linea Cur­zon de 1918, excep­tuan­do Bialys­tok, una peque­ña región que la URSS entre­ga a Polo­nia ter­mi­na­da la gue­rra.
En nin­gún momen­to se inva­de Polo­nia, se recu­pe­ra la lega­li­dad que se sal­tó el esta­do pola­co en 1918, aho­ra la corre­la­ción de fuer­zas era favo­ra­ble a la URSS y no al esta­do pola­co. Éste ins­ta a sus tro­pas a no ata­car a los sovié­ti­cos, no obs­tan­te hay enfren­ta­mien­tos, la Socie­dad de Nacio­nes por su par­te no denun­cia la supues­ta «inva­sión sovié­ti­ca» y Fran­cia e Ingla­te­rra no lla­man a la gue­rra con­tra la URSS.
A pesar de que no lo reco­ge la pelí­cu­la Katyn, la mayo­ría nati­va de estos terri­to­rios aplau­die­ron la entra­da del ejér­ci­to rojo, bas­tan­tes judíos pola­cos ingre­sa­rían en las colum­nas sovié­ti­cas.
Memo­ria his­to­ri­ca para todos, a modo de con­clu­sión.
Es inne­ga­ble la exis­ten­cia de fosas y des­apa­ri­cio­nes de ofi­cia­les pola­cos en las fechas com­pren­di­das entre 1939 – 1940 que esta­ban en manos del ejér­ci­to rojo, Rusia lo ha reco­no­ci­do. Polo­nia debe­ría reco­no­cer que la ofi­cia­li­dad pola­ca que murió, era la mis­ma que inva­dió terri­to­rios aje­nos some­tién­do­los por la fuer­za.
Del mis­mo modo que se recu­rre a los archi­vos sovié­ti­cos para saber la fir­ma de eje­cu­ción de ofi­cia­les pola­cos, tam­bién se deben uti­li­zar dichos archi­vos para saber como Polo­nia en el perío­do de entre­gue­rras pro­mo­vió una alian­za anti­so­vié­ti­ca, finan­cian­do a orga­ni­za­cio­nes fas­cis­tas como así reco­ge el últi­mo tra­ba­jo de Lev Sots­kov “Secre­tos de la polí­ti­ca pola­ca. 1935 – 1945”¿Qué hubie­ra pasa­do si esa ofi­cia­li­dad y miem­bros sig­ni­fi­ca­ti­vos de la inte­li­gen­cia pola­ca, cae en manos de Hitler?
En medio de esta vorá­gi­ne ince­san­te de cul­pa­bi­li­da­des a Rusia en su papel en la cues­tión pola­ca, se olvi­dan que más de 600 mil sol­da­dos del ejér­ci­to rojo die­ron su vida para libe­rar Polo­nia. Que la URSS le ofre­ció terri­to­rial­men­te más de 100 mil kms cua­dra­dos como la sali­da al Bál­ti­co de Polo­nia, fiján­do­se las fron­te­ras por el río Oder-Neis­se ganán­do­le terri­to­rios a Ale­ma­nia.
Hay un Katyn silen­cio­so que no tie­ne la mis­ma rele­van­cia inter­na­cio­nal ni aca­dé­mi­ca. Es el que dis­cu­rre entre 1943 – 1944, don­de se lle­vó a cabo la masa­cre étni­ca de pola­cos en Voli­nia y la Galitzia ucra­nia­na por par­te de la ultra­na­cio­na­lis­ta UPA(Ejército Insur­gen­te Ucra­niano), alre­de­dor de 80 o 100 mil pola­cos civi­les fue­ron ase­si­na­dos, según fuen­tes ofi­cia­les pola­cas. Aquí murie­ron 4 o 5 veces más que en Katyn, y eran civi­les. Los ucra­nia­nos toma­ron ven­gan­za por la per­se­cu­ción que ellos habían sufri­do por el gobierno auto­ri­ta­rio pola­co.
Si se ha de escri­bir sobre Katyn, debe ser con todas las con­se­cuen­cias para la memo­ria pola­ca, la his­to­ria de for­ma des­apa­sio­na­da se con­vier­te en aná­li­sis metó­di­co, y sólo a par­tir de este con­cep­to podre­mos pedir res­pon­sa­bi­li­da­des, sino se repe­ti­rán los mis­mos erro­res his­tó­ri­cos del pasa­do.


[1] http://​www​.archi​wa​.gov​.pl/​l​a​n​g​-​e​n​/​e​x​h​i​b​i​t​i​o​n​s​/​3​9​8​-​p​o​l​i​s​h​-​r​u​s​s​i​a​n​-​f​i​n​d​i​n​g​s​.​h​tml
[2] El his­to­ria­dor mili­tar M. Fili­moshin con­fir­ma este núme­ro, basán­do­se en la car­ta del coro­nel pola­co Ignacy Matus­zews­ki que envía al Minis­tro de Gue­rra, en la que ase­gu­ra la muer­te solo en Tucho­la de 22 mil pri­sio­ne­ros rusos.
[3] Al hacer la pre­gun­ta al pre­si­den­te pola­co de por qué varios miles de ofi­cia­les de la poli­cía, el Ejér­ci­to y la guar­dia fron­te­ri­za de Polo­nia fue­ron ase­si­na­dos en Katyn en 1940, Kaczyns­ki dijo: «Habrá sido una ven­gan­za por el año 1920. Una ven­gan­za por­que Polo­nia supo recha­zar en aquel enton­ces la agre­sión (de Rusia) y tam­bién el comu­nis­mo”. http://​sp​.rian​.ru/​i​n​t​e​r​n​a​t​i​o​n​a​l​/​2​0​0​9​0​9​0​1​/​1​2​2​9​3​2​4​9​6​.​h​tml
[4] Richard Pipes lo extrae del Noveno Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta Ruso el 22 de sep­tiem­bre de 1920.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *