Fle­cos pen­dien­tes con el fran­quis­mo

La aso­cia­ción de víc­ti­mas del régi­men fran­quis­ta, Ahaz­tuak 1936 – 1977, exi­gió ayer al obis­po de Vito­ria, Miguel Asur­men­di, que tome medi­das para que des­apa­rez­ca el escu­do fran­quis­ta de la Cate­dral Nue­va de Vito­ria. Con moti­vo del 73 ani­ver­sa­rio del ase­si­na­to en Aza­ze­ta de 16 pre­sos polí­ti­cos ala­ve­ses, una vein­te­na de fami­lia­res y víc­ti­mas del fran­quis­mo rea­li­za­ron una ofren­da flo­ral en el monu­men­to situa­do en la tra­se­ra del Pala­cio de la Dipu­tación de Ála­va en memo­ria de todos los repre­sa­lia­dos por la sin­ra­zón fas­cis­ta en el terri­to­rio his­tó­ri­co. Tras el home­na­je, el por­ta­voz del colec­ti­vo, Lan­der Gar­cía, leyó un escri­to diri­gi­do al pre­la­do, que pos­te­rior­men­te se entre­gó en el Obis­pa­do.


En la car­ta, se empla­za a Asur­men­di a que «tome las medi­das nece­sa­rias para que des­apa­rez­ca de una vez y para siem­pre ese gran escu­do fran­quis­ta de 3,20 metros con el águi­la impe­rial acom­pa­ña­da de la leyen­da Una, Gran­de y Libre» que pre­si­de el inte­rior de la Cate­dral Nue­va de la capi­tal ala­ve­sa.
Asi­mis­mo, se denun­cia que «el man­te­ni­mien­to y expo­si­ción públi­ca del mis­mo repre­sen­ta una «cla­ra exal­ta­ción de una dic­ta­du­ra que vul­ne­ró sis­te­má­ti­ca­men­te los dere­chos huma­nos y que pro­vo­có un enor­me sufri­mien­to a nues­tro pue­blo».
El acto de ayer no se cele­bró de mane­ra gra­tui­ta. El hecho es que un 31 de mar­zo, pero de hace 73 años, tuvie­ron lugar los fusi­la­mien­tos de Aza­ze­ta. Aque­llos hechos deja­ron a la altu­ra del kiló­me­tro 16 del cita­do puer­to los cadá­ve­res de 16 pre­sos polí­ti­cos que abra­za­ban la lega­li­dad repu­bli­ca­na. Entre ellos, se encon­tra­ba Teo­do­ro Gon­zá­lez de Zára­te, el últi­mo alcal­de ele­gi­do en las urnas antes de José Ángel Cuer­da. Las cró­ni­cas dicen de él que era un hom­bre sen­ci­llo, ten­de­ro de pro­fe­sión, y res­pon­sa­ble de la pro­cla­ma­ción de la II Repú­bli­ca en la capi­tal ala­ve­sa.
Ni siquie­ra su con­di­ción de elec­to por la ciu­da­da­nía le sal­vó de pere­cer ante los fusi­les de falan­gis­tas y reque­tés, con­mi­na­dos a eje­cu­tar a los cita­dos con noc­tur­ni­dad y sigi­lo, sin razón y sin moti­vo, por obra y gra­cia de una deci­sión de Emi­lio Mola, ges­tor del alza­mien­to nacio­nal, que pre­ten­día ame­dren­tar a la ciu­da­da­nía con actua­cio­nes ejem­pla­res que con­tu­vie­sen even­tua­les disi­den­cias en la reta­guar­dia ante el ini­cio de la ofen­si­va mili­tar que las tro­pas fas­cis­tas esta­ban a pun­to de lan­zar.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *