La pre­ca­rie­dad per­fec­ta juve­nil, ¿solu­ción de la cri­sis? – Fran­cis­co LETAMENDIA Pro­fe­sor de la UPV y escri­tor

p024_f01_82602.jpg
Al hilo de la pro­pues­ta lan­za­da hace unos días des­de la CEOE como solu­ción a la cri­sis, el autor hace un aná­li­sis de la pre­ca­rie­dad en el Esta­do espa­ñol, la situa­ción labo­ral de los jóve­nes y el mode­lo patro­nal de desa­rro­llo eco­nó­mi­co que va implí­ci­ta en esa pro­pues­ta.
Hace ya unos días el direc­tor de la CEOE José de la Cava­da pre­sen­ta­ba en los pasi­llos del Con­gre­so como solu­ción patro­nal a la cri­sis el pro­to­ti­po de la pre­ca­rie­dad juve­nil per­fec­ta: un con­tra­to labo­ral para los trabajadores/​as de menos de 30 años con dura­ción tem­po­ral de seis meses a un año, sin dere­cho al des­em­pleo, sin indem­ni­za­ción por des­pi­do, y sin coti­za­ción empre­sa­rial a la Segu­ri­dad Social.
Este monu­men­tal ‑e ile­gal- des­pro­pó­si­to no per­se­guía por supues­to ser acep­ta­do tal cual, sino mover ficha en un table­ro estra­té­gi­co con vis­tas a con­se­guir un resul­ta­do más via­ble; de hecho, el Pre­si­den­te de la CEOE y espe­jo de empre­sa­rios Díaz Ferrán ale­ga­ba a los pocos días que sólo se tra­ta­ba de un «ejem­plo» que ser­vi­ría para faci­li­tar el acuer­do con los sin­di­ca­tos sobre «otro con­tra­to de inser­ción para jóve­nes» no muy dis­tin­to del pro­pues­to.
Ana­li­za­ré bre­ve­men­te el tema a tres ban­das: situa­ción de la pre­ca­rie­dad en el Esta­do espa­ñol ‑datos y cons­truc­ción jurí­di­ca-; situa­ción labo­ral de los jóve­nes; y mode­lo patro­nal de desa­rro­llo eco­nó­mi­co ‑o de sali­da a la cri­sis- implí­ci­to en la pro­pues­ta.
Lo pri­me­ro a cons­ta­tar es que Espa­ña supera todos los lími­tes de la pre­ca­rie­dad en el ámbi­to de la Unión Euro­pea, y que ello no es pro­duc­to de «las fuer­zas inexo­ra­bles del mer­ca­do», sino de una ope­ra­ción per­fec­ta­men­te cons­cien­te y pla­ni­fi­ca­da de cons­truc­ción jurí­di­ca de la mis­ma ini­cia­da a prin­ci­pios de los años 80. Los gobier­nos espa­ño­les, cen­tris­tas y, sobre todo, socia­lis­tas, agi­ta­ron, a fin de cap­tar la aten­ción e inver­sio­nes de las trans­na­cio­na­les, el señue­lo de una fuer­za de tra­ba­jo bara­ta, con­vir­tien­do a Espa­ña en el oasis de la UE del tra­ba­jo pre­ca­rio y des­ca­li­fi­ca­do. Los hitos tem­po­ra­les de esta cons­truc­ción fue­ron 1984 (con la intro­duc­ción de una gala­xia de con­tra­tos anó­ma­los entre los que des­co­lla­ban el con­tra­to tem­po­ral de fomen­to de empleo y el de dura­ción deter­mi­na­da), y 1994 (con una libe­ra­li­za­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo que tra­jo con­si­go la flo­ra­ción de las ETTs). Se fomen­tó con ello la fle­xi­bi­li­dad numé­ri­ca (esto es, la tem­po­ra­li­dad del empleo) y la fun­cio­nal (con­sis­ten­te en la des­re­gu­la­ción de los pues­tos de tra­ba­jo).
A media­dos de los años 90, el 38% de los asa­la­ria­dos del Esta­do era ya pre­ca­rios, con­tra una media del 9% en la UE.
Los cos­tos huma­nos y eco­nó­mi­cos de la des­pro­tec­ción labo­ral han sido arra­sa­do­res: la cri­sis ini­cia­da en 2007 ha gol­pea­do espe­cial­men­te al mer­ca­do de tra­ba­jo espa­ñol, regis­trán­do­se aquí la mitad de las pér­di­das de empleo de la euro­zo­na.
La pro­pues­ta de la CEOE apun­ta a un colec­ti­vo labo­ral, el de los jóve­nes, que se encuen­tra ya bajo míni­mos. En la actua­li­dad, la tasa de paro juve­nil es en Espa­ña del 34,6%. En 2006 la tem­po­ra­li­dad se situa­ba en la CAPV para los trabajadores/​as de 15 a 29 años en el 72,8%; debe aña­dir­se que casi todos los supues­tos con­tra­tos inde­fi­ni­dos se fir­ma­ron en base a la refor­ma de 2006, la cual recor­ta­ba las garan­tías labo­ra­les. Los con­tra­tos de tra­ba­jo tie­nen ade­más cor­tí­si­ma dura­ción, con una media de 47 días; sólo el 5% de los con­tra­tos juve­ni­les exce­de de los seis meses. La remu­ne­ra­ción anual bru­ta de los jóve­nes, de 14.381 euros, no lle­ga­ba en 2006 a los dos ter­cios de la media de la pobla­ción asa­la­ria­da, de 22.842 euros. Es de notar la dife­ren­cia de géne­ro: fren­te a una media mas­cu­li­na de 17.840 euros, la feme­ni­na es de 12.826.
Si la pre­ca­rie­dad supo­ne no sólo la degra­da­ción de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo de quie­nes la pade­cen sino tam­bién el dete­rio­ro de sus pro­yec­tos de vida y el estre­cha­mien­to de su liber­tad per­so­nal, los con­tra­tos basu­ra de los/​as jóve­nes ahon­dan sus efec­tos. En el mejor de los casos pro­vo­can la pro­lon­ga­ción arti­fi­cial de la esco­la­ri­dad y de la estan­cia en los cen­tros docen­tes, con el con­si­guien­te aumen­to del gas­to públi­co; y sobre todo, la sus­ti­tu­ción del Esta­do-bien­es­tar por la fami­lia-bien­es­tar, con la impo­si­bi­li­dad de los/​las jóve­nes de eman­ci­par­se del hogar paterno, lo que trae con­si­go, cuan­do es for­za­da, fra­gi­li­za­ción de las rela­cio­nes fami­lia­res, humi­lla­ción y des­cen­so de la auto­es­ti­ma de los/​las jóve­nes.
La sali­da pro­pues­ta por la CEOE res­pon­de por otra par­te al mode­lo de desa­rro­llo eco­nó­mi­co más noci­vo y con­tra­pro­du­cen­te para los pue­blos, con­de­na­dos a ser per­de­do­res en la carre­ra pos­for­dis­ta hacia la exce­len­cia pro­duc­ti­va. A gran­des ras­gos, la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta tie­ne actual­men­te dos opcio­nes. La pri­me­ra se basa en el tra­ba­jo cua­li­fi­ca­do e inno­va­dor apo­ya­do en con­tra­tos esta­bles y una remu­ne­ra­ción alta e igua­li­ta­ria, con una impli­ca­ción obre­ra en el desa­rro­llo pro­duc­ti­vo que no exclu­ye la rei­vin­di­ca­ción y el con­flic­to, con inten­sas rela­cio­nes con las admi­nis­tra­cio­nes en sus dis­tin­tas esca­las, espe­cial­men­te la local, a fin de ase­gu­rar la pro­vi­sión públi­ca de infra­es­truc­tu­ras, sub­ven­cio­nes, docen­cia ins­ti­tu­cio­nal de alta gama y cen­tros de inves­ti­ga­ción tec­no­ló­gi­ca, con for­ma­ción de redes estra­té­gi­cas ten­den­tes a ase­gu­rar la cohe­sión eco­nó­mi­ca del terri­to­rio y pre­ca­ver­se del ries­go de las des­lo­ca­li­za­cio­nes; todo ello con el fin de abas­te­cer el mer­ca­do local y con­quis­tar nichos de exce­len­cia en los mer­ca­dos glo­ba­les.
La segun­da opción es la gene­ra­li­za­ción del tra­ba­jo basu­ra, des­ca­li­fi­ca­do y tem­po­ral, la dis­cri­mi­na­ción labo­ral de los colec­ti­vos «pro­ble­má­ti­cos» ‑muje­res, jóve­nes, inmi­gran­tes extracomunitarios‑, la exten­sión de una dua­li­za­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo cuyo seg­men­to más bajo lin­da con exclu­sión, con cen­tros pro­duc­ti­vos obso­le­tos y caren­tes de todo input de inves­ti­ga­ción, situa­dos en la ter­mi­nal infe­rior de sis­te­mas pro­duc­ti­vos glo­ba­les cuyos cen­tros de dise­ño e inte­li­gen­cia son siem­pre exte­rio­res y cuyos tra­ba­jos repe­ti­ti­vos y ruti­na­rios se dele­gan a los paí­ses depen­dien­tes, con una pro­li­fe­ra­ción del tra­ba­jo basu­ra para­le­la a la exi­gen­cia de sub­ven­cio­nes, exen­cio­nes fis­ca­les y sue­los bara­tos diri­gi­da a los pode­res públi­cos, con deci­sio­nes que des­ar­ti­cu­lan una y otra ves el teji­do labo­ral de estos paí­ses; un mode­lo en el que las rápi­das ganan­cias patro­na­les extraí­das en base al tay­lo­ris­mo san­gui­na­rio son pan para hoy y ham­bre para maña­na, un maña­na cada vez más pró­xi­mo, que­dan­do los paí­ses subor­di­na­dos ama­rra­dos a lo más hon­do de una cri­sis que les es impo­si­ble supe­rar.
Este segun­do mode­lo está implí­ci­to en la pro­pues­ta de la CEOE, cuya bru­ta­li­dad per­si­gue faci­li­tar la diges­tión sin­di­cal de un nue­vo pro­yec­to que apa­re­ce­ría razo­na­ble en com­pa­ra­ción con el suyo, el pro­yec­to del Gobierno Zapa­te­ro. Se tra­ta­ría a gran­des ras­gos de una nue­va moda­li­dad con­trac­tual inser­ta en el pró­xi­mo Plan de Empleo Juve­nil que se apli­ca­ría a los jóve­nes licen­cia­dos, la cual, con el pre­tex­to de ser una rela­ción de apren­di­za­je y no un autén­ti­co con­tra­to labo­ral, reba­ja­ría drás­ti­ca­men­te sala­rios y con­di­cio­nes de tra­ba­jo. La fór­mu­la no supon­dría ade­más nin­gún cos­to para las empre­sas, pues la cuo­ta social, aun­que míni­ma, que­da­ría boni­fi­ca­da en su tota­li­dad por el Esta­do.
Zapa­te­ro haría mal sin embar­go en olvi­dar que fue la pro­pues­ta de un con­tra­to basu­ra juve­nil simi­lar la que moti­vó el divor­cio PSOE-UGT de los años 1987 – 88, con la tra­ca final de la Huel­ga Gene­ral de 14 diciem­bre de 1988.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *