25 años recor­dan­do a San­ti Brouard en Anda­lu­cía- Anto­nio Torres

Esta es una de las his­to­rias más her­mo­sas de soli­da­ri­dad que dos pue­blos opri­mi­dos han podido

vivir en el Esta­do espa­ñol, ese Esta­do que sepa­ra y dis­gre­ga a los pue­blos y tra­ba­ja­do­res en

nom­bre de una uni­dad que solo es de mer­ca­do. Una his­to­ria que desa­fió incom­pren­sio­nes, mitos,

y con­vic­cio­nes his­tó­ri­cas ins­ta­la­das tan­to por los gran­des medios de comu­ni­ca­ción como por
ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas, encar­ga­das todas ellas de seguir repro­du­cien­do la ideo­lo­gía y las
polí­ti­cas domi­nan­te de la gran oli­gar­quía espa­ño­la. Habla­mos del home­na­je que en 1985 rin­dió el
pue­blo de Bado­la­to­sa, en la rebel­de Sie­rra Sur sevi­lla­na, al médi­co viz­caíno y diri­gen­te de la
izquier­da aber­tza­le San­tia­go Brouard.

San­ti Brouard, un aber­tza­le revolucionario

20 de noviem­bre de 1984, San­tia­go Brouard, había ter­mi­na­do de aus­cul­tar a un niño en su
con­sul­ta de pedia­tría del núme­ro 12 de la Ala­me­da de Recal­de de Bil­bao; eran casi las seis de la
tar­de, cuan­do dos indi­vi­duos irrum­pen en su con­sul­ta y cosen a bala­zos a San­ti. En su hui­da, los
dos indi­vi­duos aban­do­na­ron en la con­sul­ta una pis­to­la “Lathy” de fabri­ca­ción sue­ca y un fusil
semi­ato­má­ti­co ita­liano. Más tar­de, se con­fir­ma­ría que las balas uti­li­za­das coin­ci­dían con las
uti­li­za­das en accio­nes de los GAL en Iparralde.
San­tia­go Brouard, médi­co viz­caíno, naci­do en 1919, tuvo que exi­liar­se a Fran­cia cuan­do 1974
aten­dió a un mili­tan­te de ETA heri­do gra­ve­men­te de bala. En Ipa­rral­de, San­ti entró en contacto
con los máxi­mos diri­gen­tes de ambas ramas de ETA exis­ten­tes en aque­llos momen­tos, ETA
(mili­tar) y ETA (polí­ti­co-mili­tar), es decir, con Juan Miguel Beña­rán Orde­ña­na (Arga­la), y Eduardo
Moreno Ber­ga­retxe (Per­tur). De Arga­la, San­ti diría: “No he cono­ci­do a nadie con una dedicación
tan ple­na, tan fue­ra de lo común. Por otra par­te su pre­pa­ra­ción polí­ti­ca, y su capa­ci­dad eran
extra­or­di­na­rias… Yo muchas veces he pen­sa­do que su capa­ci­dad polí­ti­ca ema­na­ba directamente
del con­ven­ci­mien­to pro­fun­do que tenia en el deve­nir del pue­blo revo­lu­cio­na­rio vas­co. Creo que las
24 horas del día, has­ta las que dor­mía, él tenia en la men­te la mis­ma cosa. Una men­te que estaba
tra­ba­jan­do sobre un pro­ble­ma, sin preo­cu­par­le lo más míni­mo el res­to de las cues­tio­nes. Una
men­te que solo vivía para el pue­blos vas­co y sus pro­ble­mas. Con esto, y como es natu­ral, los
fru­tos que daba eran muy supe­rio­res a los de cual­quier otra per­so­na que ade­mas de tener una
vida polí­ti­ca, una idea polí­ti­ca, tie­ne una idea fami­liar, una idea pro­fe­sio­nal, etc., que en cierta
medi­da res­ta capa­ci­dad… Arga­la ha sido la figu­ra cum­bre de la polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria vas­ca, por
lo menos de las que yo he cono­ci­do. Como médi­co pue­do decir que era una per­so­na muy dotada,
mucho más de lo nor­mal y con una saga­ci­dad polí­ti­ca increí­ble… Como revo­lu­cio­na­rio, creo que
sólo tenia una debi­li­dad, la músi­ca”. De Per­tur: “Era­mos veci­nos, y asis­tía­mos a las reunio­nes del
KAS. Muchas veces jun­tos, en el mis­mo auto­mó­vil. Yo a Per­tur le admi­ra­ba pro­fun­da­men­te. He
pasa­do horas en común, pues can­ti­dad… Recuer­do que en aquel piso no se oía otro cosa que el
teclear de su máqui­na de escri­bir. Él era un tra­ba­ja­dor inmen­so. Todo el día se lo pasaba
tra­ba­jan­do, y tra­ba­jan­do. Su mili­tan­cia ha sido extra­or­di­na­ria, aho­ra bien, no tenía más que esa
gran, impor­tan­te, cua­li­dad. Su capa­ci­dad polí­ti­ca era la de un hom­bre estu­dio­so, la de un
tra­ba­ja­dor nato. “

En Ipa­rral­de fue miem­bro fun­da­dor del par­ti­do EHAS, naci­do de la fusión de los partidos
socia­lis­tas y aber­tza­les EAS y HAS. Pos­te­rior­men­te, EHAS pasó a deno­mi­nar­se HASI, par­ti­do del
que fue pre­si­den­te has­ta su ase­si­na­to, sien­do a su vez, miem­bro de la Mesa Nacio­nal de la
coa­li­ción de izquier­da aber­tza­le Herri Bata­su­na (HB). De la mano de San­ti, el caris­má­ti­co Jon
Idi­go­ras daría el sal­to defi­ni­ti­vo a la direc­ción de HB. En 1983, San­ti sería encar­ce­la­do por su
par­ti­ci­pa­ción en el can­to del “Eus­ko Guda­riak” pro­ta­go­ni­za­do por los par­la­men­ta­rios autonómicos
de HB duran­te la visi­ta del monar­ca espa­ñol Juan Car­los I a la Casa de Jun­tas de Ger­ni­ka. Santi
Brouard fue ade­más par­la­men­ta­rio auto­nó­mi­co y Tenien­te de Alcal­de de Bil­bao duran­te una
legislatura.

San­ti Brouard era un hom­bre que­ri­do y admi­ra­do por su pue­blo, inclu­so por ele­men­tos del
nacio­na­lis­mo vas­co con­ser­va­dor, ade­más, des­de los sec­to­res menos intran­si­gen­tes de los
Esta­dos espa­ñol y fran­cés su figu­ra siem­pre fue vis­ta como la de un inter­lo­cu­tor váli­do a tener en
cuen­ta en un pro­ce­so de sali­da nego­cia­da el con­flic­to vas­co. De ahí que su ase­si­na­to fuera
inter­pre­ta­do como el asal­to defi­ni­ti­vo de los “duros” en la deno­mi­na­da “lucha anti­te­rro­ris­ta”, ya que
con su ase­si­na­to no sola­men­te se que­ría ases­tar un duro gol­pe al cora­zón mis­mo de la izquierda
aber­tza­le y al con­jun­to del pue­blo vas­co pro­gre­sis­ta y defen­sor de los dere­chos nacio­na­les, sino
que se pre­ten­día igual­men­te anu­lar cual­quier tipo de solu­ción nego­cia­da al con­flic­to en Euskal
Herria. Por otro lado, si por algo ha des­ta­ca­do la máqui­na repre­si­va del Esta­do espa­ñol respecto
al con­flic­to vas­co es por eli­mi­nar de raíz a aque­lla mili­tan­cia aber­tza­le que no solamente
demos­tra­ra un cla­ro com­pro­mi­so inde­pen­den­tis­ta, sino que tam­bién des­ta­ca­se por su apues­ta por
la trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria de la socie­dad, por la cons­truc­ción del socia­lis­mo y del
comu­nis­mo, como fue el caso de San­ti, o los ante­rior­men­te nom­bra­dos Arga­la y Per­tur. San­ti en
un dis­cur­so ante el Comi­té Cen­tral de HASI afir­ma­ría: “La pro­pa­gan­da capi­ta­lis­ta a tra­vés de
todos los medios quie­re qui­tar­nos fun­da­men­tal­men­te la fe en nues­tro pro­yec­to his­tó­ri­co; para eso
mien­ten, insi­núan, usan todos los medios de los cua­les se valen para con­fun­dir y fal­sear, insinuar
en nues­tro espí­ri­tu. Es fre­cuen­te oír que es inú­til luchar, que todo da igual, que que más da unos
polí­ti­cos que otros, que todos son iguales,que en la URSS hay clases,que Nica­ra­gua va fracasar
some­ti­da al impe­ria­lis­mo ame­ri­cano, que en Cuba exis­ten hijos de papá. Todas estas
pro­pa­gan­das no tie­nen más fin que qui­tar­nos la fe que todos noso­tros cul­ti­va­mos en el proceso
revo­lu­cio­na­rio que defendemos.”
Su ase­si­na­to dio lugar a la con­vo­ca­to­ria de una huel­ga gene­ral en Eus­kal Herria que fue
amplia­men­te seguida.

El ase­si­na­to de San­ti Brouard

Como antes se ha seña­la­do, en la tar­de del 20 de noviem­bre de 1984, dos indi­vi­duos irrumpieron
en la con­sul­ta de San­ti Brouard, le dis­pa­ra­ron has­ta en seis oca­sio­nes, cau­sán­do­le su muerte
inme­dia­ta. Des­de el pri­mer momen­to unas siglas, las del GAL, y la con­si­guien­te par­ti­ci­pa­ción de
los apa­ra­tos repre­si­vos del Esta­do pla­nea­ron sobre el cadá­ver de San­ti. El tiem­po y las
inves­ti­ga­cio­nes, siem­pre entor­pe­ci­das, aca­ba­rían con­fir­ma­do las sospechas.

La inves­ti­ga­ción del ase­si­na­to de San­ti Brouard ha sido todo un cúmu­lo de despropósitos,
lagu­nas, obs­tácu­los, intri­gas, y rin­co­nes oscu­ros, en defi­ni­ti­va, las cloa­cas del Esta­do, no las de
un Gobierno de un par­ti­do polí­ti­co con­cre­to, sino las del Esta­do como tal en acción.
Ini­cial­men­te, se encar­ga­ría de la inves­ti­ga­ción Anto­nio Rosino, Jefe de la Bri­ga­da de Información
de Bil­bao, sien­do reti­ra­do del caso des­pués de reci­bir la orden de pagar el silen­cio de un
infor­ma­dor que esta­ba dis­pues­to a con­tar deta­lles fun­da­men­ta­les sobre la pla­ni­fi­ca­ción y autoría,
lle­gan­do a la con­clu­sión de que el ase­si­na­to de Brouard pudo haber­se evi­ta­do, jun­to al fiscal
Emi­lio Vale­rio Mar­tí­nez, quien seña­la­ría direc­ta­men­te a los ser­vi­cios secre­tos españoles.
El caso pasó por las manos de has­ta 10 jue­ces y ter­mi­nó con una sen­ten­cia fir­me, rati­fi­ca­da por
el Tri­bu­nal Supre­mo, en mayo de 1993. Dos per­so­nas, mafio­sos no vin­cu­la­dos a pues­tos de
res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca, y con­fi­den­tes de la poli­cía, fue­ron con­de­na­das como auto­res materiales
enton­ces: Rafael López Oca­ña, a 33 años de cár­cel, y Juan José Rodrí­guez Díaz, alias “El
Fran­cés”, a 8 años.

El suma­rio se reabrió tras la deten­ción de José Luis Mor­ci­llo Pini­llos, indus­trial gra­na­dino, por un
ali­jo de 100000 pas­ti­llas de éxta­sis, a éste se le con­si­de­ra­ría coau­tor del ase­si­na­to, jun­to a López
Oca­ña, el fis­cal le recla­ma­ría 31 años de pri­sión. Tras casi 5000 folios y más de ocho años de
ins­truc­ción, tam­bién apa­re­ce­rían en cali­dad de incul­pa­dos Julián San­cris­tó­bal, Direc­tor General
de Segu­ri­dad del Esta­do, como induc­tor y coope­ra­dor nece­sa­rio del ase­si­na­to; José Amedo,
Sub­co­mi­sa­rio de la Poli­cía Nacio­nal, como induc­tor; Rafael Masa, Tenien­te-Coro­nel de la Guardia
Civil, como coope­ra­dor nece­sa­rio; Fran­cis­co Álva­rez, Jefe del Man­do Uni­co para la Lucha
Anti­te­rro­ris­ta; Jesús Mar­tí­nez Torres, Comi­sa­rio Gene­ral de Infor­ma­ción; Miguel Plan­chue­lo, Jefe
Supe­rior de Poli­cía de Bil­bao; el ya nom­bra­do Anto­nio Rosino, Jefe de la Bri­ga­da de Información
de Bil­bao y Michel Domín­guez, Poli­cía Nacio­nal, como encu­bri­do­res del ase­si­na­to. Duran­te el
jui­cio se apun­ta­rá tam­bién por dife­ren­tes decla­ra­cio­nes de los pro­ce­sa­dos la res­pon­sa­bi­li­dad del
ex Secre­ta­rio de Esta­do para la Segu­ri­dad, Rafael Vera, y del ex Minis­tro de Inte­rior, José
Barrio­nue­vo, que par­ti­ci­pa­ron en el jui­cio, úni­ca­men­te como testigos.

Final­men­te, en el 2003, la Sec­ción Pri­me­ra de la Audien­cia Pro­vin­cial de Viz­ca­ya deci­dió absolver
a los tres prin­ci­pa­les acu­sa­dos: José Luis Mor­ci­llo, José Ame­do, y Rafael Masa, del ase­si­na­to de
San­tia­go Brouard por fal­ta de prue­bas con­clu­yen­tes. En la sen­ten­cia de 48 folios, el Tribunal
con­si­de­ra que los hechos «no son cons­ti­tu­ti­vos de las infrac­cio­nes pena­les que se impu­tan a los
tres acu­sa­dos, pues­to que no se ha acre­di­ta­do nin­guno de los ilí­ci­tos típi­cos, ni otros homólogos,
de mane­ra que no sur­ge res­pon­sa­bi­li­dad cri­mi­nal». En este sen­ti­do el tri­bu­nal ha resal­ta­do que
«los tes­ti­gos refe­ren­cia­les que ten­drían habi­li­dad para asen­tar la ver­sión de hechos que postulan
las acu­sa­cio­nes han care­ci­do de fuer­za de con­vic­ción de una mane­ra palmaria».
Lo dicho, las cloa­cas pes­ti­len­tes del Esta­do espa­ñol don­de nar­co­tra­fi­can­tes, chu­los, y
delin­cuen­tes se con­fun­den con agen­tes de poli­cía, agen­tes secre­tos, y car­gos políticos.
Bado­la­to­sa, un pue­blo anda­luz rebelde

El pue­blo de Bado­la­to­sa está situa­do en la pro­vin­cia de Sevi­lla, en ple­na comar­ca de la Sie­rra Sur,
allí don­de la pro­vin­cia de Sevi­lla se con­fun­de con las de Cór­do­ba y Mála­ga, casi en pleno centro
geo­grá­fi­co de Anda­lu­cía. La comar­ca de la Sie­rra Sur sevi­lla­na ha sido y es, una de las comarcas
anda­lu­zas don­de el peso del lati­fun­dio ha sido mayor, habla­mos de amplias exten­sio­nes de
terri­to­rio cul­ti­va­do prin­ci­pal­men­te por oli­vos. Bada­lo­to­sa se encuen­tra muy cer­ca de localidades
con una gran tra­di­ción lati­fun­dis­ta como son Osu­na y Este­pa. Por sus tie­rras estu­vo el refu­gio del
famo­so ban­do­le­ro José María Hino­jo­sa “El Tem­pra­ni­llo”, que lejos de ese roman­ti­cis­mo con que
siem­pre ha sido ana­li­za­do el fenó­meno del ban­do­le­ris­mo anda­luz, no repre­sen­ta­ba más que la
deses­pe­ra­ción y la mise­ria de un pue­blo tra­ba­ja­dor humi­lla­do y explo­ta­do cruel­men­te, “El
Tem­pra­ni­llo” era hijo de jor­na­le­ros. El ban­do­le­ro local más cono­ci­do fue José Ruiz Permana
“Ger­mán”.

Bado­la­to­sa ha sido y es un pue­blo de jor­na­le­ros, de obre­ros del cam­po, que han sufri­do y siguen
sufrien­do en la actua­li­dad la más cruel explo­ta­ción del ser humano por el ser humano. Pueden
cam­biar las mane­ras, nun­ca el fon­do, es decir, nun­ca la explo­ta­ción en la que el modo de
pro­duc­ción capi­ta­lis­ta se fundamenta.

Aun­que la Sie­rra Sur ha sido el feu­do tra­di­cio­nal del Sin­di­ca­to de Obre­ros del Cam­po (SOC) y de
su bra­zo polí­ti­co, la CUT, con loca­li­da­des como Mari­na­le­da, Los Corra­les, Pedre­ra o Gilena;
Bado­la­to­sa, jun­to a la veci­na Casa­ri­che, fue y es un feu­do tra­di­cio­nal del PCE, por tan­to, en
Bado­la­to­sa se vivie­ron muy inten­sa­men­te todas las vici­si­tu­des atra­ve­sa­das por este partido
des­de sus pri­me­ras esci­sio­nes en los años 60. En Bado­la­to­sa, en defi­ni­ti­va, se han venido
expre­san­do todas las carac­te­rís­ti­cas dife­ren­cia­les que han veni­do mar­can­do al movimiento
comu­nis­ta en Anda­lu­cía prác­ti­ca­men­te des­de su creación.

Bado­la­to­sa fue el núcleo prin­ci­pal de una esci­sión del PCE lla­ma­da Fren­te Leni­nis­ta Andaluz,
diri­gi­da por diri­gen­tes anda­lu­ces de las CCOO del Cam­po. Este Fren­te Leni­nis­ta Anda­luz, junto
con el Par­ti­do Comu­nis­ta (PC), cono­ci­do popu­lar­men­te como “pecé pun­to”, y diver­sos sec­to­res del
PCE escin­di­dos en Anda­lu­cía die­ron lugar a lo que hoy se cono­ce como el Par­ti­do Comu­nis­ta del
Pue­blo Anda­luz (PCPA).

El home­na­je de un pue­blo de Anda­lu­cía a un lucha­dor vasco

Era el 18 de mayo de 1985, el perió­di­co El País en su edi­ción del día 19 lo con­ta­ba así: “La viuda
y la hija de San­tia­go Brouard asis­tie­ron en Bado­la­to­sa (Sevi­lla) a la inau­gu­ra­ción de una barriada
que lle­va el nom­bre del diri­gen­te aber­tza­le ase­si­na­do. El acto, pro­mo­vi­do por Comi­sio­nes Obreras
del Cam­po de Anda­lu­cía, de fuer­te con­te­ni­do polí­ti­co, tuvo cons­tan­tes lla­ma­das a la «soli­da­ri­dad
del pue­blo anda­luz y el pue­blo vas­co» y se desa­rro­lló sin inci­den­tes. La jor­na­da fina­li­zó con un
mitin-fies­ta en el que inter­vi­nie­ron diri­gen­tes del Fren­te Leni­nis­ta Revo­lu­cio­na­rio de Andalucía,
recien­te­men­te escin­di­do del PCE, y lo miem­bros de la mesa nacio­nal de Herri Bata­su­na Jon
Idí­go­ras y Txo­min Ziluaga”.

Sin embar­go, los caci­ques loca­les, con su par­ti­do, el PSOE, jun­to con la ultra­de­re­cha intentaron
por todos los medios hacer fra­ca­sar el acto. Lo inten­ta­ron boi­co­tean­do la rue­da de pren­sa que la
hija de San­ti, Edur­ne, jun­to a al diri­gen­te de HASI Txo­min Zilua­ga, al diri­gen­te de HB, Jon
Idi­go­ras, y los anda­lu­ces Juan Anto­nio Rome­ro (“Coman­dan­te”), diri­gen­te de las CCOO del
Cam­po, el diri­gen­te del PC “pun­to”, Juan Cabo, y el Alcal­de de la loca­li­dad, Jeró­ni­mo Rodas,
die­ron la vís­pe­ra del acto. El PSOE dic­tó la orden tajan­te a todos los medios de comu­ni­ca­ción de
no acu­dir a esa rue­da de pren­sa, que, a pesar del boi­cot, se pudo lle­var a cabo y fue aprovechada
por el Alcal­de para denun­ciar todas las ame­na­zas reci­bi­das. Pero no que­dó ahí la cosa, a la
noche, euro­co­mu­nis­tas del PCE y social­de­mó­cra­tas del PSOE se alia­ron para lan­zar toda una
cam­pa­ña de cri­mi­na­li­za­ción lle­nan­do de octa­vi­llas insul­tan­tes las calles de Bado­la­to­sa, pero frente
a esta pro­vo­ca­ción, los orga­ni­za­do­res del acto die­ron toda una lec­ción de dis­ci­pli­na y trabajo
reti­ran­do una a una todas las octa­vi­llas, ade­más de pan­car­tas y car­te­les. Se orga­ni­zó un ejemplar
ser­vi­cio de segu­ri­dad que muy pro­ba­ble­men­te evi­tó que el acto fue­ra reven­ta­do. Badolatosa
aca­bó sien­do total­men­te rodea­da por efec­ti­vos fuer­te­men­te arma­dos de la Guar­dia Civil. Fren­te a
estas pro­vo­ca­cio­nes, el pue­blo obre­ro de Bado­la­to­sa se expre­só con sen­ci­llez y humil­dad, y
expre­só su uná­ni­me soli­da­ri­dad con la lucha del pue­blo vas­co y su home­na­je a un luchador
que­ri­do y hon­ra­do del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, hacien­do que una barria­da de su pue­blo lle­va­ra su
nom­bre. Final­men­te, a pesar del empe­ño de la dere­cha, del PSOE y del PCE, el acto de
home­na­je a San­ti Brouard se lle­vó a cabo sin nin­gún incidente.

Bado­la­to­sa se enga­la­nó con ban­de­ras anda­lu­zas, iku­rri­ñas, y ban­de­ras rojas, lle­ga­ron seis
auto­bu­ses des­de Eus­kal Herria, que a pesar de esas octa­vi­llas insul­tan­tes, no eran “terro­ris­tas”
sino vas­cos que qui­sie­ron vivir un momen­to de soli­da­ri­dad úni­co. Se gri­ta­ron con­sig­nas de
soli­da­ri­dad entre Eus­kal Herria y Anda­lu­cía y de denun­cia del ase­si­na­to de San­ti. El diri­gen­te de
HB, Jon Idi­go­ras diría sobre el acto: “va a rom­per esas barre­ras que el enemi­go, la oli­gar­quía, la
social­de­mo­cra­cia, los caci­ques y los seño­ri­tos han que­ri­do impo­ner entre el pue­blo anda­luz y el
pue­blo vas­co”. La viu­da de San­ti, Tere Alda­miz emo­cio­na­da diría: “Huel­gan las palabras.
Bado­la­to­sa, pue­blo digno y gene­ro­so que qui­so repre­sen­tar al pue­blo de Anda­lu­cía, lo consiguió
con un ges­to, tatuan­do un sur­co en el cora­zón del pue­blo vas­co, a ese pue­blo con el cual
com­par­tió su pan, su amor, y su dig­ni­dad”. En la fies­ta pos­te­rior al mitín se pudo ver a importantes
miem­bros de HB como José Luis Elko­ro o el falle­ci­do Jokin Goros­ti­di arran­car­se por sevillanas.

25 años después

25 años des­pués, ni Bado­la­to­sa es la mis­ma, ni por supues­to, Anda­lu­cía y Eus­kal Herria. Aquel
núcleo comu­nis­ta de Bado­la­to­sa que hizo de su fide­li­dad a la URSS y de su denun­cia de las
con­ti­nuas con­ce­sio­nes del PCE a la gran oli­gar­quía espa­ño­la su ban­de­ra vol­vió a las filas de
don­de salió.

La Anda­lu­cía de hoy, su movi­mien­to obre­ro y popu­lar, y las orga­ni­za­cio­nes que des­de la izquierda
trans­for­ma­do­ra apues­tan por la auto­de­ter­mi­na­ción y la sobe­ra­nía nacio­nal inten­tan desarrollarse
en un ambien­te poco pro­pi­cio, a pesar de la cri­sis capi­ta­lis­ta; su capa­ci­dad de influen­cia en la
cla­se obre­ra y el pue­blo tra­ba­ja­dor es esca­sa y muy insu­fi­cien­te. La Eus­kal Herria de hoy y su
izquier­da aber­tza­le no es tam­po­co la de hace 25 años. Sin embar­go, tan­to en Anda­lu­cía como en
Eus­kal Herria hay moti­vos para la ilu­sión, y sobre todo, hay moti­vos para luchar, en el caso de
Anda­lu­cía, el movi­mien­to obre­ro y popu­lar anda­luz nece­si­ta for­ta­le­cer­se, por tan­to, nece­si­ta de un
tra­ba­jo cons­tan­te y sis­te­má­ti­co de lo más gra­na­do de sus tra­ba­ja­do­res y sec­to­res popu­la­res, no
es una tarea fácil, pero en la difi­cul­tad tie­ne que ir la ilu­sión, el amor y la pasión de todo trabajador
anda­luz con con­cien­cia nacio­nal y de cla­se por su tie­rra, en la que vive tra­ba­ja y sue­ña, y su
clase.

Hay que enten­der que la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta des­de Anda­lu­cía se ha de basar en la
reac­ti­va­ción del movi­mien­to obre­ro y popu­lar anda­luz bajo un pro­gra­ma de reconstrucción
nacio­nal de Anda­lu­cía des­de los intere­ses de las cla­ses explo­ta­das anda­lu­zas. Sólo así nuestra
soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta será fuer­te, y sobre todo, útil. Sólo así la soli­da­ri­dad internacionalista,
siem­pre cri­mi­na­li­za­da, con Eus­kal Herria será un acto útil para el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co. Pero no
sólo la soli­da­ri­dad con Eus­kal Herria se cri­mi­na­li­za y se per­si­gue, tam­bién está ocu­rrien­do con la
soli­da­ri­dad con Colom­bia, Vene­zue­la, Cuba o Pales­ti­na, por tan­to, lo dicho para Eus­kal Herria vale
tam­bién para otros luga­res. Hace unos años era impo­si­ble pen­sar que la soli­da­ri­dad con esas
luchas fue­ran obje­to de cri­mi­na­li­za­ción, pero el impe­ria­lis­mo en su lucha con­tra los tra­ba­ja­do­res y
los pue­blos se ha vuel­to cada vez más fie­ro, y sobre todo, más alie­nan­te, y sabe perfectamente
que la soli­da­ri­dad de los tra­ba­ja­do­res y los pue­blos es un arma peli­gro­sa, muy peli­gro­sa, y no está
dis­pues­to a que haga­mos uso de ella.

La oli­gar­quía espa­ño­la está empe­ña­da en enfren­tar a los pue­blos, man­tie­ne estereotipos
alie­nan­tes y veja­to­rios. Estas barre­ras impues­tas por la gran oli­gar­quía espa­ño­la han sido
espe­cial­men­te difí­ci­les de sor­tear en los casos de Anda­lu­cía y Eus­kal Herria por muchos y
dife­ren­tes moti­vos, a veces, inclu­so, por los mis­mos que en ambos pue­blos se sien­ten solidarios.
Sea­mos pues inte­li­gen­tes, sepa­mos dis­tin­guir lo prin­ci­pal de lo secun­da­rio y orde­nar nuestras
tareas sabien­do que lo prio­ri­ta­rio, lo prin­ci­pal en Anda­lu­cía es for­ta­le­cer el movi­mien­to obre­ro y
popu­lar, pero sin per­der de vis­ta, ni por un ins­tan­te nues­tro deber internacionalista.
Hoy, fren­te a las ansias de paz, demo­cra­cia y sobe­ra­nía que sien­te la mayo­ría del pue­blo vasco,
muy espe­cial­men­te la izquier­da aber­tza­le, el Esta­do espa­ñol vuel­ve a demos­trar su intransigencia,
su inmo­vi­lis­mo, y sobre todo, sus inten­cio­nes de per­pe­tuar un Esta­do cadu­co here­da­do del
fran­quis­mo. En esta situa­ción, val­ga recor­dar y tomar lec­ción de aquel ges­to soli­da­rio de hace 25
años de un humil­de pero com­ba­ti­vo pue­blo jor­na­le­ro anda­luz con un lucha­dor vas­co que­ri­do y
reco­no­ci­do como fue San­ti Brouard, y en gene­ral, con la legí­ti­ma lucha del pue­blo vasco. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.