25 años recor­dan­do a San­ti Brouard en Anda­lu­cía- Anto­nio Torres

Esta es una de las his­to­rias más her­mo­sas de soli­da­ri­dad que dos pue­blos opri­mi­dos han podi­do

vivir en el Esta­do espa­ñol, ese Esta­do que sepa­ra y dis­gre­ga a los pue­blos y tra­ba­ja­do­res en

nom­bre de una uni­dad que solo es de mer­ca­do. Una his­to­ria que desa­fió incom­pren­sio­nes, mitos,

y con­vic­cio­nes his­tó­ri­cas ins­ta­la­das tan­to por los gran­des medios de comu­ni­ca­ción como por
ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas, encar­ga­das todas ellas de seguir repro­du­cien­do la ideo­lo­gía y las
polí­ti­cas domi­nan­te de la gran oli­gar­quía espa­ño­la. Habla­mos del home­na­je que en 1985 rin­dió el
pue­blo de Bado­la­to­sa, en la rebel­de Sie­rra Sur sevi­lla­na, al médi­co viz­caíno y diri­gen­te de la
izquier­da aber­tza­le San­tia­go Brouard.

San­ti Brouard, un aber­tza­le revo­lu­cio­na­rio

20 de noviem­bre de 1984, San­tia­go Brouard, había ter­mi­na­do de aus­cul­tar a un niño en su
con­sul­ta de pedia­tría del núme­ro 12 de la Ala­me­da de Recal­de de Bil­bao; eran casi las seis de la
tar­de, cuan­do dos indi­vi­duos irrum­pen en su con­sul­ta y cosen a bala­zos a San­ti. En su hui­da, los
dos indi­vi­duos aban­do­na­ron en la con­sul­ta una pis­to­la “Lathy” de fabri­ca­ción sue­ca y un fusil
semi­ato­má­ti­co ita­liano. Más tar­de, se con­fir­ma­ría que las balas uti­li­za­das coin­ci­dían con las
uti­li­za­das en accio­nes de los GAL en Ipa­rral­de.
San­tia­go Brouard, médi­co viz­caíno, naci­do en 1919, tuvo que exi­liar­se a Fran­cia cuan­do 1974
aten­dió a un mili­tan­te de ETA heri­do gra­ve­men­te de bala. En Ipa­rral­de, San­ti entró en con­tac­to
con los máxi­mos diri­gen­tes de ambas ramas de ETA exis­ten­tes en aque­llos momen­tos, ETA
(mili­tar) y ETA (polí­ti­co-mili­tar), es decir, con Juan Miguel Beña­rán Orde­ña­na (Arga­la), y Eduar­do
Moreno Ber­ga­retxe (Per­tur). De Arga­la, San­ti diría: “No he cono­ci­do a nadie con una dedi­ca­ción
tan ple­na, tan fue­ra de lo común. Por otra par­te su pre­pa­ra­ción polí­ti­ca, y su capa­ci­dad eran
extra­or­di­na­rias… Yo muchas veces he pen­sa­do que su capa­ci­dad polí­ti­ca ema­na­ba direc­ta­men­te
del con­ven­ci­mien­to pro­fun­do que tenia en el deve­nir del pue­blo revo­lu­cio­na­rio vas­co. Creo que las
24 horas del día, has­ta las que dor­mía, él tenia en la men­te la mis­ma cosa. Una men­te que esta­ba
tra­ba­jan­do sobre un pro­ble­ma, sin preo­cu­par­le lo más míni­mo el res­to de las cues­tio­nes. Una
men­te que solo vivía para el pue­blos vas­co y sus pro­ble­mas. Con esto, y como es natu­ral, los
fru­tos que daba eran muy supe­rio­res a los de cual­quier otra per­so­na que ade­mas de tener una
vida polí­ti­ca, una idea polí­ti­ca, tie­ne una idea fami­liar, una idea pro­fe­sio­nal, etc., que en cier­ta
medi­da res­ta capa­ci­dad… Arga­la ha sido la figu­ra cum­bre de la polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria vas­ca, por
lo menos de las que yo he cono­ci­do. Como médi­co pue­do decir que era una per­so­na muy dota­da,
mucho más de lo nor­mal y con una saga­ci­dad polí­ti­ca increí­ble… Como revo­lu­cio­na­rio, creo que
sólo tenia una debi­li­dad, la músi­ca”. De Per­tur: “Era­mos veci­nos, y asis­tía­mos a las reunio­nes del
KAS. Muchas veces jun­tos, en el mis­mo auto­mó­vil. Yo a Per­tur le admi­ra­ba pro­fun­da­men­te. He
pasa­do horas en común, pues can­ti­dad… Recuer­do que en aquel piso no se oía otro cosa que el
teclear de su máqui­na de escri­bir. Él era un tra­ba­ja­dor inmen­so. Todo el día se lo pasa­ba
tra­ba­jan­do, y tra­ba­jan­do. Su mili­tan­cia ha sido extra­or­di­na­ria, aho­ra bien, no tenía más que esa
gran, impor­tan­te, cua­li­dad. Su capa­ci­dad polí­ti­ca era la de un hom­bre estu­dio­so, la de un
tra­ba­ja­dor nato. “

En Ipa­rral­de fue miem­bro fun­da­dor del par­ti­do EHAS, naci­do de la fusión de los par­ti­dos
socia­lis­tas y aber­tza­les EAS y HAS. Pos­te­rior­men­te, EHAS pasó a deno­mi­nar­se HASI, par­ti­do del
que fue pre­si­den­te has­ta su ase­si­na­to, sien­do a su vez, miem­bro de la Mesa Nacio­nal de la
coa­li­ción de izquier­da aber­tza­le Herri Bata­su­na (HB). De la mano de San­ti, el caris­má­ti­co Jon
Idi­go­ras daría el sal­to defi­ni­ti­vo a la direc­ción de HB. En 1983, San­ti sería encar­ce­la­do por su
par­ti­ci­pa­ción en el can­to del “Eus­ko Guda­riak” pro­ta­go­ni­za­do por los par­la­men­ta­rios auto­nó­mi­cos
de HB duran­te la visi­ta del monar­ca espa­ñol Juan Car­los I a la Casa de Jun­tas de Ger­ni­ka. San­ti
Brouard fue ade­más par­la­men­ta­rio auto­nó­mi­co y Tenien­te de Alcal­de de Bil­bao duran­te una
legis­la­tu­ra.

San­ti Brouard era un hom­bre que­ri­do y admi­ra­do por su pue­blo, inclu­so por ele­men­tos del
nacio­na­lis­mo vas­co con­ser­va­dor, ade­más, des­de los sec­to­res menos intran­si­gen­tes de los
Esta­dos espa­ñol y fran­cés su figu­ra siem­pre fue vis­ta como la de un inter­lo­cu­tor váli­do a tener en
cuen­ta en un pro­ce­so de sali­da nego­cia­da el con­flic­to vas­co. De ahí que su ase­si­na­to fue­ra
inter­pre­ta­do como el asal­to defi­ni­ti­vo de los “duros” en la deno­mi­na­da “lucha anti­te­rro­ris­ta”, ya que
con su ase­si­na­to no sola­men­te se que­ría ases­tar un duro gol­pe al cora­zón mis­mo de la izquier­da
aber­tza­le y al con­jun­to del pue­blo vas­co pro­gre­sis­ta y defen­sor de los dere­chos nacio­na­les, sino
que se pre­ten­día igual­men­te anu­lar cual­quier tipo de solu­ción nego­cia­da al con­flic­to en Eus­kal
Herria. Por otro lado, si por algo ha des­ta­ca­do la máqui­na repre­si­va del Esta­do espa­ñol res­pec­to
al con­flic­to vas­co es por eli­mi­nar de raíz a aque­lla mili­tan­cia aber­tza­le que no sola­men­te
demos­tra­ra un cla­ro com­pro­mi­so inde­pen­den­tis­ta, sino que tam­bién des­ta­ca­se por su apues­ta por
la trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria de la socie­dad, por la cons­truc­ción del socia­lis­mo y del
comu­nis­mo, como fue el caso de San­ti, o los ante­rior­men­te nom­bra­dos Arga­la y Per­tur. San­ti en
un dis­cur­so ante el Comi­té Cen­tral de HASI afir­ma­ría: “La pro­pa­gan­da capi­ta­lis­ta a tra­vés de
todos los medios quie­re qui­tar­nos fun­da­men­tal­men­te la fe en nues­tro pro­yec­to his­tó­ri­co; para eso
mien­ten, insi­núan, usan todos los medios de los cua­les se valen para con­fun­dir y fal­sear, insi­nuar
en nues­tro espí­ri­tu. Es fre­cuen­te oír que es inú­til luchar, que todo da igual, que que más da unos
polí­ti­cos que otros, que todos son iguales,que en la URSS hay clases,que Nica­ra­gua va fra­ca­sar
some­ti­da al impe­ria­lis­mo ame­ri­cano, que en Cuba exis­ten hijos de papá. Todas estas
pro­pa­gan­das no tie­nen más fin que qui­tar­nos la fe que todos noso­tros cul­ti­va­mos en el pro­ce­so
revo­lu­cio­na­rio que defen­de­mos.”
Su ase­si­na­to dio lugar a la con­vo­ca­to­ria de una huel­ga gene­ral en Eus­kal Herria que fue
amplia­men­te segui­da.

El ase­si­na­to de San­ti Brouard

Como antes se ha seña­la­do, en la tar­de del 20 de noviem­bre de 1984, dos indi­vi­duos irrum­pie­ron
en la con­sul­ta de San­ti Brouard, le dis­pa­ra­ron has­ta en seis oca­sio­nes, cau­sán­do­le su muer­te
inme­dia­ta. Des­de el pri­mer momen­to unas siglas, las del GAL, y la con­si­guien­te par­ti­ci­pa­ción de
los apa­ra­tos repre­si­vos del Esta­do pla­nea­ron sobre el cadá­ver de San­ti. El tiem­po y las
inves­ti­ga­cio­nes, siem­pre entor­pe­ci­das, aca­ba­rían con­fir­ma­do las sos­pe­chas.

La inves­ti­ga­ción del ase­si­na­to de San­ti Brouard ha sido todo un cúmu­lo de des­pro­pó­si­tos,
lagu­nas, obs­tácu­los, intri­gas, y rin­co­nes oscu­ros, en defi­ni­ti­va, las cloa­cas del Esta­do, no las de
un Gobierno de un par­ti­do polí­ti­co con­cre­to, sino las del Esta­do como tal en acción.
Ini­cial­men­te, se encar­ga­ría de la inves­ti­ga­ción Anto­nio Rosino, Jefe de la Bri­ga­da de Infor­ma­ción
de Bil­bao, sien­do reti­ra­do del caso des­pués de reci­bir la orden de pagar el silen­cio de un
infor­ma­dor que esta­ba dis­pues­to a con­tar deta­lles fun­da­men­ta­les sobre la pla­ni­fi­ca­ción y auto­ría,
lle­gan­do a la con­clu­sión de que el ase­si­na­to de Brouard pudo haber­se evi­ta­do, jun­to al fis­cal
Emi­lio Vale­rio Mar­tí­nez, quien seña­la­ría direc­ta­men­te a los ser­vi­cios secre­tos espa­ño­les.
El caso pasó por las manos de has­ta 10 jue­ces y ter­mi­nó con una sen­ten­cia fir­me, rati­fi­ca­da por
el Tri­bu­nal Supre­mo, en mayo de 1993. Dos per­so­nas, mafio­sos no vin­cu­la­dos a pues­tos de
res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca, y con­fi­den­tes de la poli­cía, fue­ron con­de­na­das como auto­res mate­ria­les
enton­ces: Rafael López Oca­ña, a 33 años de cár­cel, y Juan José Rodrí­guez Díaz, alias “El
Fran­cés”, a 8 años.

El suma­rio se reabrió tras la deten­ción de José Luis Mor­ci­llo Pini­llos, indus­trial gra­na­dino, por un
ali­jo de 100000 pas­ti­llas de éxta­sis, a éste se le con­si­de­ra­ría coau­tor del ase­si­na­to, jun­to a López
Oca­ña, el fis­cal le recla­ma­ría 31 años de pri­sión. Tras casi 5000 folios y más de ocho años de
ins­truc­ción, tam­bién apa­re­ce­rían en cali­dad de incul­pa­dos Julián San­cris­tó­bal, Direc­tor Gene­ral
de Segu­ri­dad del Esta­do, como induc­tor y coope­ra­dor nece­sa­rio del ase­si­na­to; José Ame­do,
Sub­co­mi­sa­rio de la Poli­cía Nacio­nal, como induc­tor; Rafael Masa, Tenien­te-Coro­nel de la Guar­dia
Civil, como coope­ra­dor nece­sa­rio; Fran­cis­co Álva­rez, Jefe del Man­do Uni­co para la Lucha
Anti­te­rro­ris­ta; Jesús Mar­tí­nez Torres, Comi­sa­rio Gene­ral de Infor­ma­ción; Miguel Plan­chue­lo, Jefe
Supe­rior de Poli­cía de Bil­bao; el ya nom­bra­do Anto­nio Rosino, Jefe de la Bri­ga­da de Infor­ma­ción
de Bil­bao y Michel Domín­guez, Poli­cía Nacio­nal, como encu­bri­do­res del ase­si­na­to. Duran­te el
jui­cio se apun­ta­rá tam­bién por dife­ren­tes decla­ra­cio­nes de los pro­ce­sa­dos la res­pon­sa­bi­li­dad del
ex Secre­ta­rio de Esta­do para la Segu­ri­dad, Rafael Vera, y del ex Minis­tro de Inte­rior, José
Barrio­nue­vo, que par­ti­ci­pa­ron en el jui­cio, úni­ca­men­te como tes­ti­gos.

Final­men­te, en el 2003, la Sec­ción Pri­me­ra de la Audien­cia Pro­vin­cial de Viz­ca­ya deci­dió absol­ver
a los tres prin­ci­pa­les acu­sa­dos: José Luis Mor­ci­llo, José Ame­do, y Rafael Masa, del ase­si­na­to de
San­tia­go Brouard por fal­ta de prue­bas con­clu­yen­tes. En la sen­ten­cia de 48 folios, el Tri­bu­nal
con­si­de­ra que los hechos «no son cons­ti­tu­ti­vos de las infrac­cio­nes pena­les que se impu­tan a los
tres acu­sa­dos, pues­to que no se ha acre­di­ta­do nin­guno de los ilí­ci­tos típi­cos, ni otros homó­lo­gos,
de mane­ra que no sur­ge res­pon­sa­bi­li­dad cri­mi­nal». En este sen­ti­do el tri­bu­nal ha resal­ta­do que
«los tes­ti­gos refe­ren­cia­les que ten­drían habi­li­dad para asen­tar la ver­sión de hechos que pos­tu­lan
las acu­sa­cio­nes han care­ci­do de fuer­za de con­vic­ción de una mane­ra pal­ma­ria».
Lo dicho, las cloa­cas pes­ti­len­tes del Esta­do espa­ñol don­de nar­co­tra­fi­can­tes, chu­los, y
delin­cuen­tes se con­fun­den con agen­tes de poli­cía, agen­tes secre­tos, y car­gos polí­ti­cos.
Bado­la­to­sa, un pue­blo anda­luz rebel­de

El pue­blo de Bado­la­to­sa está situa­do en la pro­vin­cia de Sevi­lla, en ple­na comar­ca de la Sie­rra Sur,
allí don­de la pro­vin­cia de Sevi­lla se con­fun­de con las de Cór­do­ba y Mála­ga, casi en pleno cen­tro
geo­grá­fi­co de Anda­lu­cía. La comar­ca de la Sie­rra Sur sevi­lla­na ha sido y es, una de las comar­cas
anda­lu­zas don­de el peso del lati­fun­dio ha sido mayor, habla­mos de amplias exten­sio­nes de
terri­to­rio cul­ti­va­do prin­ci­pal­men­te por oli­vos. Bada­lo­to­sa se encuen­tra muy cer­ca de loca­li­da­des
con una gran tra­di­ción lati­fun­dis­ta como son Osu­na y Este­pa. Por sus tie­rras estu­vo el refu­gio del
famo­so ban­do­le­ro José María Hino­jo­sa “El Tem­pra­ni­llo”, que lejos de ese roman­ti­cis­mo con que
siem­pre ha sido ana­li­za­do el fenó­meno del ban­do­le­ris­mo anda­luz, no repre­sen­ta­ba más que la
deses­pe­ra­ción y la mise­ria de un pue­blo tra­ba­ja­dor humi­lla­do y explo­ta­do cruel­men­te, “El
Tem­pra­ni­llo” era hijo de jor­na­le­ros. El ban­do­le­ro local más cono­ci­do fue José Ruiz Per­ma­na
“Ger­mán”.

Bado­la­to­sa ha sido y es un pue­blo de jor­na­le­ros, de obre­ros del cam­po, que han sufri­do y siguen
sufrien­do en la actua­li­dad la más cruel explo­ta­ción del ser humano por el ser humano. Pue­den
cam­biar las mane­ras, nun­ca el fon­do, es decir, nun­ca la explo­ta­ción en la que el modo de
pro­duc­ción capi­ta­lis­ta se fun­da­men­ta.

Aun­que la Sie­rra Sur ha sido el feu­do tra­di­cio­nal del Sin­di­ca­to de Obre­ros del Cam­po (SOC) y de
su bra­zo polí­ti­co, la CUT, con loca­li­da­des como Mari­na­le­da, Los Corra­les, Pedre­ra o Gile­na;
Bado­la­to­sa, jun­to a la veci­na Casa­ri­che, fue y es un feu­do tra­di­cio­nal del PCE, por tan­to, en
Bado­la­to­sa se vivie­ron muy inten­sa­men­te todas las vici­si­tu­des atra­ve­sa­das por este par­ti­do
des­de sus pri­me­ras esci­sio­nes en los años 60. En Bado­la­to­sa, en defi­ni­ti­va, se han veni­do
expre­san­do todas las carac­te­rís­ti­cas dife­ren­cia­les que han veni­do mar­can­do al movi­mien­to
comu­nis­ta en Anda­lu­cía prác­ti­ca­men­te des­de su crea­ción.

Bado­la­to­sa fue el núcleo prin­ci­pal de una esci­sión del PCE lla­ma­da Fren­te Leni­nis­ta Anda­luz,
diri­gi­da por diri­gen­tes anda­lu­ces de las CCOO del Cam­po. Este Fren­te Leni­nis­ta Anda­luz, jun­to
con el Par­ti­do Comu­nis­ta (PC), cono­ci­do popu­lar­men­te como “pecé pun­to”, y diver­sos sec­to­res del
PCE escin­di­dos en Anda­lu­cía die­ron lugar a lo que hoy se cono­ce como el Par­ti­do Comu­nis­ta del
Pue­blo Anda­luz (PCPA).

El home­na­je de un pue­blo de Anda­lu­cía a un lucha­dor vas­co

Era el 18 de mayo de 1985, el perió­di­co El País en su edi­ción del día 19 lo con­ta­ba así: “La viu­da
y la hija de San­tia­go Brouard asis­tie­ron en Bado­la­to­sa (Sevi­lla) a la inau­gu­ra­ción de una barria­da
que lle­va el nom­bre del diri­gen­te aber­tza­le ase­si­na­do. El acto, pro­mo­vi­do por Comi­sio­nes Obre­ras
del Cam­po de Anda­lu­cía, de fuer­te con­te­ni­do polí­ti­co, tuvo cons­tan­tes lla­ma­das a la «soli­da­ri­dad
del pue­blo anda­luz y el pue­blo vas­co» y se desa­rro­lló sin inci­den­tes. La jor­na­da fina­li­zó con un
mitin-fies­ta en el que inter­vi­nie­ron diri­gen­tes del Fren­te Leni­nis­ta Revo­lu­cio­na­rio de Anda­lu­cía,
recien­te­men­te escin­di­do del PCE, y lo miem­bros de la mesa nacio­nal de Herri Bata­su­na Jon
Idí­go­ras y Txo­min Zilua­ga”.

Sin embar­go, los caci­ques loca­les, con su par­ti­do, el PSOE, jun­to con la ultra­de­re­cha inten­ta­ron
por todos los medios hacer fra­ca­sar el acto. Lo inten­ta­ron boi­co­tean­do la rue­da de pren­sa que la
hija de San­ti, Edur­ne, jun­to a al diri­gen­te de HASI Txo­min Zilua­ga, al diri­gen­te de HB, Jon
Idi­go­ras, y los anda­lu­ces Juan Anto­nio Rome­ro (“Coman­dan­te”), diri­gen­te de las CCOO del
Cam­po, el diri­gen­te del PC “pun­to”, Juan Cabo, y el Alcal­de de la loca­li­dad, Jeró­ni­mo Rodas,
die­ron la vís­pe­ra del acto. El PSOE dic­tó la orden tajan­te a todos los medios de comu­ni­ca­ción de
no acu­dir a esa rue­da de pren­sa, que, a pesar del boi­cot, se pudo lle­var a cabo y fue apro­ve­cha­da
por el Alcal­de para denun­ciar todas las ame­na­zas reci­bi­das. Pero no que­dó ahí la cosa, a la
noche, euro­co­mu­nis­tas del PCE y social­de­mó­cra­tas del PSOE se alia­ron para lan­zar toda una
cam­pa­ña de cri­mi­na­li­za­ción lle­nan­do de octa­vi­llas insul­tan­tes las calles de Bado­la­to­sa, pero fren­te
a esta pro­vo­ca­ción, los orga­ni­za­do­res del acto die­ron toda una lec­ción de dis­ci­pli­na y tra­ba­jo
reti­ran­do una a una todas las octa­vi­llas, ade­más de pan­car­tas y car­te­les. Se orga­ni­zó un ejem­plar
ser­vi­cio de segu­ri­dad que muy pro­ba­ble­men­te evi­tó que el acto fue­ra reven­ta­do. Bado­la­to­sa
aca­bó sien­do total­men­te rodea­da por efec­ti­vos fuer­te­men­te arma­dos de la Guar­dia Civil. Fren­te a
estas pro­vo­ca­cio­nes, el pue­blo obre­ro de Bado­la­to­sa se expre­só con sen­ci­llez y humil­dad, y
expre­só su uná­ni­me soli­da­ri­dad con la lucha del pue­blo vas­co y su home­na­je a un lucha­dor
que­ri­do y hon­ra­do del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, hacien­do que una barria­da de su pue­blo lle­va­ra su
nom­bre. Final­men­te, a pesar del empe­ño de la dere­cha, del PSOE y del PCE, el acto de
home­na­je a San­ti Brouard se lle­vó a cabo sin nin­gún inci­den­te.

Bado­la­to­sa se enga­la­nó con ban­de­ras anda­lu­zas, iku­rri­ñas, y ban­de­ras rojas, lle­ga­ron seis
auto­bu­ses des­de Eus­kal Herria, que a pesar de esas octa­vi­llas insul­tan­tes, no eran “terro­ris­tas”
sino vas­cos que qui­sie­ron vivir un momen­to de soli­da­ri­dad úni­co. Se gri­ta­ron con­sig­nas de
soli­da­ri­dad entre Eus­kal Herria y Anda­lu­cía y de denun­cia del ase­si­na­to de San­ti. El diri­gen­te de
HB, Jon Idi­go­ras diría sobre el acto: “va a rom­per esas barre­ras que el enemi­go, la oli­gar­quía, la
social­de­mo­cra­cia, los caci­ques y los seño­ri­tos han que­ri­do impo­ner entre el pue­blo anda­luz y el
pue­blo vas­co”. La viu­da de San­ti, Tere Alda­miz emo­cio­na­da diría: “Huel­gan las pala­bras.
Bado­la­to­sa, pue­blo digno y gene­ro­so que qui­so repre­sen­tar al pue­blo de Anda­lu­cía, lo con­si­guió
con un ges­to, tatuan­do un sur­co en el cora­zón del pue­blo vas­co, a ese pue­blo con el cual
com­par­tió su pan, su amor, y su dig­ni­dad”. En la fies­ta pos­te­rior al mitín se pudo ver a impor­tan­tes
miem­bros de HB como José Luis Elko­ro o el falle­ci­do Jokin Goros­ti­di arran­car­se por sevi­lla­nas.

25 años des­pués

25 años des­pués, ni Bado­la­to­sa es la mis­ma, ni por supues­to, Anda­lu­cía y Eus­kal Herria. Aquel
núcleo comu­nis­ta de Bado­la­to­sa que hizo de su fide­li­dad a la URSS y de su denun­cia de las
con­ti­nuas con­ce­sio­nes del PCE a la gran oli­gar­quía espa­ño­la su ban­de­ra vol­vió a las filas de
don­de salió.

La Anda­lu­cía de hoy, su movi­mien­to obre­ro y popu­lar, y las orga­ni­za­cio­nes que des­de la izquier­da
trans­for­ma­do­ra apues­tan por la auto­de­ter­mi­na­ción y la sobe­ra­nía nacio­nal inten­tan desa­rro­llar­se
en un ambien­te poco pro­pi­cio, a pesar de la cri­sis capi­ta­lis­ta; su capa­ci­dad de influen­cia en la
cla­se obre­ra y el pue­blo tra­ba­ja­dor es esca­sa y muy insu­fi­cien­te. La Eus­kal Herria de hoy y su
izquier­da aber­tza­le no es tam­po­co la de hace 25 años. Sin embar­go, tan­to en Anda­lu­cía como en
Eus­kal Herria hay moti­vos para la ilu­sión, y sobre todo, hay moti­vos para luchar, en el caso de
Anda­lu­cía, el movi­mien­to obre­ro y popu­lar anda­luz nece­si­ta for­ta­le­cer­se, por tan­to, nece­si­ta de un
tra­ba­jo cons­tan­te y sis­te­má­ti­co de lo más gra­na­do de sus tra­ba­ja­do­res y sec­to­res popu­la­res, no
es una tarea fácil, pero en la difi­cul­tad tie­ne que ir la ilu­sión, el amor y la pasión de todo tra­ba­ja­dor
anda­luz con con­cien­cia nacio­nal y de cla­se por su tie­rra, en la que vive tra­ba­ja y sue­ña, y su
cla­se.

Hay que enten­der que la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta des­de Anda­lu­cía se ha de basar en la
reac­ti­va­ción del movi­mien­to obre­ro y popu­lar anda­luz bajo un pro­gra­ma de recons­truc­ción
nacio­nal de Anda­lu­cía des­de los intere­ses de las cla­ses explo­ta­das anda­lu­zas. Sólo así nues­tra
soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta será fuer­te, y sobre todo, útil. Sólo así la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta,
siem­pre cri­mi­na­li­za­da, con Eus­kal Herria será un acto útil para el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co. Pero no
sólo la soli­da­ri­dad con Eus­kal Herria se cri­mi­na­li­za y se per­si­gue, tam­bién está ocu­rrien­do con la
soli­da­ri­dad con Colom­bia, Vene­zue­la, Cuba o Pales­ti­na, por tan­to, lo dicho para Eus­kal Herria vale
tam­bién para otros luga­res. Hace unos años era impo­si­ble pen­sar que la soli­da­ri­dad con esas
luchas fue­ran obje­to de cri­mi­na­li­za­ción, pero el impe­ria­lis­mo en su lucha con­tra los tra­ba­ja­do­res y
los pue­blos se ha vuel­to cada vez más fie­ro, y sobre todo, más alie­nan­te, y sabe per­fec­ta­men­te
que la soli­da­ri­dad de los tra­ba­ja­do­res y los pue­blos es un arma peli­gro­sa, muy peli­gro­sa, y no está
dis­pues­to a que haga­mos uso de ella.

La oli­gar­quía espa­ño­la está empe­ña­da en enfren­tar a los pue­blos, man­tie­ne este­reo­ti­pos
alie­nan­tes y veja­to­rios. Estas barre­ras impues­tas por la gran oli­gar­quía espa­ño­la han sido
espe­cial­men­te difí­ci­les de sor­tear en los casos de Anda­lu­cía y Eus­kal Herria por muchos y
dife­ren­tes moti­vos, a veces, inclu­so, por los mis­mos que en ambos pue­blos se sien­ten soli­da­rios.
Sea­mos pues inte­li­gen­tes, sepa­mos dis­tin­guir lo prin­ci­pal de lo secun­da­rio y orde­nar nues­tras
tareas sabien­do que lo prio­ri­ta­rio, lo prin­ci­pal en Anda­lu­cía es for­ta­le­cer el movi­mien­to obre­ro y
popu­lar, pero sin per­der de vis­ta, ni por un ins­tan­te nues­tro deber inter­na­cio­na­lis­ta.
Hoy, fren­te a las ansias de paz, demo­cra­cia y sobe­ra­nía que sien­te la mayo­ría del pue­blo vas­co,
muy espe­cial­men­te la izquier­da aber­tza­le, el Esta­do espa­ñol vuel­ve a demos­trar su intran­si­gen­cia,
su inmo­vi­lis­mo, y sobre todo, sus inten­cio­nes de per­pe­tuar un Esta­do cadu­co here­da­do del
fran­quis­mo. En esta situa­ción, val­ga recor­dar y tomar lec­ción de aquel ges­to soli­da­rio de hace 25
años de un humil­de pero com­ba­ti­vo pue­blo jor­na­le­ro anda­luz con un lucha­dor vas­co que­ri­do y
reco­no­ci­do como fue San­ti Brouard, y en gene­ral, con la legí­ti­ma lucha del pue­blo vas­co.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *