Si hay algo que pedir son tareas- Gran­ma, ante el con­gre­so de la juven­tud comu­nis­ta cuba­na

Si hay algo que pedir son tareas

Yudy Cas­tro y Joel Mayor
[email protected]​granma.​cip.​cu

La dis­po­si­ción de las nue­vas gene­ra­cio­nes de seguir cons­tru­yen­do el futu­ro, des­de el más pro­ba­do com­pro­mi­so con los prin­ci­pios de la Revo­lu­ción, que­dó rati­fi­ca­da en la sesión ple­na­ria del IX Con­gre­so de la UJC, pre­si­di­da por el Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, Segun­do Secre­ta­rio del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do, y Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros.

Muchos come­ten el error de esta­ble­cer una com­pa­ra­ción entre gene­ra­cio­nes. Pero no ha habi­do un momen­to en la his­to­ria de Cuba que los jóve­nes no hayan mar­cha­do al fren­te, y aho­ra no es dis­tin­to. Somos la mayo­ría de quie­nes pres­tan ser­vi­cios de salud en el mun­do, o tra­ba­jan en los cen­tros de pro­duc­ción, expre­só Rober­to Con­de, pre­si­den­te de la OPJM en Cama­güey, duran­te los deba­tes.

Es ver­dad que tene­mos pro­ble­mas, sobre todo de fun­cio­na­mien­to. Pre­ci­sa­men­te este Con­gre­so lo dedi­ca­mos a con­ti­nuar ana­li­zan­do nues­tras difi­cul­ta­des y bus­car solu­cio­nes. No veni­mos a pedir nada, si algo hay que pedir son tareas, sub­ra­yó.

HACEMOS CIENCIA y REVOLUCIÓN

Mili­tan­tes del sec­tor de las cien­cias, como Yas­sel Ramos, secre­ta­rio gene­ral de la orga­ni­za­ción juve­nil en el Cen­tro de Inge­nie­ría Gené­ti­ca y Bio­tec­no­lo­gía, des­ta­ca­ron la par­ti­ci­pa­ción de la UJC en la bata­lla eco­nó­mi­ca. Ramos hizo alu­sión al papel del comi­té de base en los resul­ta­dos cien­tí­fi­cos y eco­nó­mi­cos del CIGB.

Tene­mos que deba­tir temas esen­cia­les: cómo hacer que nues­tros cen­tros sean cada vez más pro­duc­ti­vos, cómo ele­var el pro­ta­go­nis­mo de los jóve­nes. En nues­tra enti­dad, fue­ron ellos quie­nes se entre­na­ron para capa­ci­tar al per­so­nal de salud de todo el país a fin de apli­car el Heber­prot P, un fár­ma­co úni­co en el mun­do, con 70% de efec­ti­vi­dad, que evi­ta la ampu­tación en enfer­mos de dia­be­tes.

Dai­lín Cobo, secre­ta­ria gene­ral del comi­té de base de Inmu­no­lo­gía y Bio­pre­pa­ra­dos, en Hol­guín, se refi­rió a los resul­ta­dos de las Bri­ga­das Téc­ni­cas Juve­ni­les y a la tras­cen­den­cia de la for­ma­ción voca­cio­nal para atraer a los estu­dian­tes hacia las carre­ras de cien­cias, en lo cual des­ta­ca la rela­ción de los mili­tan­tes de su colec­ti­vo con el IPVCE José Mar­tí y con niños del terri­to­rio.

EDIFICAR DESDE LO ECONÓMICO

El apor­te de los jóve­nes en la sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes cen­tró la inter­ven­ción del hol­gui­ne­ro Fer­mín Esca­lo­na, de la empre­sa del níquel Coman­dan­te Pedro Sot­to Alba. La recu­pe­ra­ción de neu­má­ti­cos para los camio­nes que trans­por­tan ese mine­ral, en una máqui­na vul­ca­ni­za­do­ra, repre­sen­tó redu­cir los gas­tos de 6 000 dóla­res que cues­ta cada uno en el exte­rior, a solo 400.

Dis­po­nen de una bri­ga­da dedi­ca­da a recu­pe­rar dife­ren­tes acce­so­rios, que ha con­se­gui­do un aho­rro de 110 000 dóla­res. Otro tan­to suce­de con la bata­lla por el uso racio­nal de com­bus­ti­ble.

No solo cum­pli­mos el plan de pro­duc­ción y con­tri­bui­mos con la eco­no­mía del país, sino que la pre­sen­cia nota­ble de los mili­tan­tes en este pro­ce­so, influ­ye en el uni­ver­so juve­nil, los moti­va, les mues­tra que la orga­ni­za­ción es más que reunio­nes y coti­za­ción, es dis­ci­pli­na, con­cien­cia, par­ti­ci­pa­ción, enfa­ti­zó.

Cada secre­ta­rio gene­ral debe ser un líder, y com­pro­me­ter a los jóve­nes con la pro­duc­ción de ali­men­tos. Es pre­ci­so rever­tir la situa­ción de que Cuba invier­ta cuan­tio­sos recur­sos en impor­tar fri­jo­les y otros gra­nos, cuan­do pue­de apro­ve­char mejor las exten­sio­nes de tie­rras ocio­sas, sos­tu­vo el haba­ne­ro Yuniel Gon­zá­lez, quien está al fren­te del comi­té de base de la coope­ra­ti­va cañe­ra Vicen­te Pérez, ejem­plo en el cum­pli­mien­to del plan de entre­gas.

Mien­tras, Yor­kis Nava­rro, de la CPA Feli­pe Torres, en Cie­go de Ávi­la, resal­tó el papel de la fami­lia en man­te­ner la tra­di­ción agrí­co­la, la res­pon­sa­bi­li­dad del comi­té de base en el amor a la his­to­ria, la impor­tan­cia del esfuer­zo: en su coope­ra­ti­va han tra­ba­ja­do de modo muy arte­sa­nal, rús­ti­co, casi sin inver­tir recur­sos, pero ha pri­ma­do el empe­ño, mode­lo que debie­ra ins­pi­rar a los jóve­nes de otros colec­ti­vos.

EDUCAR, FORTALECER…

El deba­te abor­dó tam­bién las prin­ci­pa­les tareas inhe­ren­tes al sec­tor edu­ca­cio­nal. La dele­ga­da pina­re­ña Yuris­leidy Barrios, del poli­téc­ni­co agro­pe­cua­rio Tran­qui­lino San­da­lio de Noda, alu­dió a la nece­si­dad de per­fec­cio­nar la labor con los jóve­nes para que al ter­mi­nar estu­dios per­ma­nez­can vin­cu­la­dos a su per­fil.

Jeidy Sevi­lla, de Cien­fue­gos, comen­tó cómo en su pre­uni­ver­si­ta­rio vin­cu­lan a los estu­dian­tes a las tareas fun­da­men­ta­les del terri­to­rio para que repor­ten bene­fi­cios a las nece­si­da­des labo­ra­les y puso como ejem­plo el inter­cam­bio con los tra­ba­ja­do­res del cen­tral azu­ca­re­ro cer­cano. Asi­mis­mo, men­cio­nó el tra­ba­jo meto­do­ló­gi­co empren­di­do para supe­rar las prin­ci­pa­les difi­cul­ta­des en las asig­na­tu­ras prio­ri­za­das.

Cómo no defen­der la Revo­lu­ción que ha hecho tan­to en la for­ma­ción de los jóve­nes, seña­ló Ale­jan­dro Gon­zá­lez, de la facul­tad de Dere­cho de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na. Hoy el obje­ti­vo mani­fies­to o sola­pa­do del enemi­go es sem­brar dudas, dis­tan­ciar a los jóve­nes de sus mayo­res, de sus diri­gen­tes. Por tan­to, hay que dia­lo­gar más, con un len­gua­je fres­co; los argu­men­tos están ahí: esta Revo­lu­ción es inmen­sa, por­que su obra social no dis­cri­mi­na ni aún a los que actúan como mer­ce­na­rios del impe­rio, ni a sus hijos.

Una Revo­lu­ción así no tene­mos dere­cho a rega­lar­la; un comi­té de base que no se reúne, un mili­tan­te que no cum­ple su rol, lo está hacien­do, expre­só.

La incor­po­ra­ción al Ser­vi­cio Mili­tar Volun­ta­rio Feme­nino, la for­ma­ción de valo­res, la ense­ñan­za de la His­to­ria como herra­mien­ta para defen­der nues­tro pro­yec­to y otros temas sus­ci­ta­ron diver­sos aná­li­sis. Los plan­tea­mien­tos no que­da­rán en letra muer­ta; habrán de tor­nar­se accio­nes, com­ba­te dia­rio.

SEMBRANDO SALUD

Una vez iden­ti­fi­ca­da la nece­si­dad del aho­rro de recur­sos en salud públi­ca como un pro­ble­ma, ya hemos dado el pri­mer paso, advir­tió Alba Iris Asín, de Guan­tá­na­mo, quien se refi­rió a las estra­te­gias pues­tas en mar­cha para con­tro­lar el uso del mate­rial gas­ta­ble, así como al reor­de­na­mien­to de las plan­ti­llas y la eli­mi­na­ción de las rece­tas por com­pla­cen­cia. Pode­mos cam­biar, si cada uno de noso­tros trans­for­ma la men­ta­li­dad de alguien más.

Repre­sen­tan­do a los miles de cola­bo­ra­do­res cuba­nos en el exte­rior, los médi­cos Faus­to Des­paig­ne y Alan San­ta­na, inter­vi­nie­ron en la sesión. Este últi­mo cali­fi­có a nues­tros gale­nos como heral­dos de nues­tra ver­dad y que van por el mun­do sem­bran­do salud.

SERÁ DE LUZ EL FUTURO

Luis Mor­lo­te, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Her­ma­nos Saíz, valo­ró el papel de la van­guar­dia mili­tan­te y de la juven­tud toda en el ámbi­to cul­tu­ral, en el empleo de las nue­vas tec­no­lo­gías y de los medios alter­na­ti­vos en bene­fi­cio de un sis­te­ma que, en sí mis­mo, es alter­na­ti­vo al mode­lo de glo­ba­li­za­ción.

Seña­ló que, en oca­sio­nes, por la ausen­cia de mate­ria­les de fac­tu­ra nacio­nal, los medios repro­du­cen esque­mas de vida ale­ja­dos dia­me­tral­men­te de nues­tros intere­ses. Hay sufi­cien­te talen­to para crear pro­duc­tos atrac­ti­vos que pro­mue­van nues­tros más genui­nos valo­res.

La cul­tu­ra pue­de rea­li­zar apor­tes incal­cu­la­bles al mejo­ra­mien­to de la cali­dad de vida de las per­so­nas, lo demos­tra­ron las expe­rien­cias duran­te los ciclo­nes. Esas ini­cia­ti­vas que se hacen con muy pocos recur­sos hay que exten­der­las, agre­gó.

Tam­bién es pre­ci­so seguir fomen­tan­do el deba­te, des­de la plu­ra­li­dad de cri­te­rios, para con­ti­nuar la edi­fi­ca­ción de nues­tra obra, la cual será menos imper­fec­ta mien­tras más colec­ti­va sea, con­clu­yó.

Y aun­que el haba­ne­ro Héc­tor Gutié­rrez reco­no­ció que hablar de con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca no per­mi­te impro­vi­sa­cio­nes, des­de sus déci­mas vati­ci­nó que «no habrá futu­ro fatal, será de luz el futu­ro», y al Pre­si­den­te Raúl Cas­tro y a la heroi­ca juven­tud del Cen­te­na­rio, ase­gu­ró: «La gene­ra­ción que aquí escu­cha, codo a codo, es la que lo va a dar todo por nues­tra Revo­lu­ción».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *