Si hay algo que pedir son tareas- Gran­ma, ante el con­gre­so de la juven­tud comu­nis­ta cubana

Si hay algo que pedir son tareas 

Yudy Cas­tro y Joel Mayor
[email protected]​granma.​cip.​cu

La dis­po­si­ción de las nue­vas gene­ra­cio­nes de seguir cons­tru­yen­do el futu­ro, des­de el más pro­ba­do com­pro­mi­so con los prin­ci­pios de la Revo­lu­ción, que­dó rati­fi­ca­da en la sesión ple­na­ria del IX Con­gre­so de la UJC, pre­si­di­da por el Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, Segun­do Secre­ta­rio del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do, y Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Ministros.

Muchos come­ten el error de esta­ble­cer una com­pa­ra­ción entre gene­ra­cio­nes. Pero no ha habi­do un momen­to en la his­to­ria de Cuba que los jóve­nes no hayan mar­cha­do al fren­te, y aho­ra no es dis­tin­to. Somos la mayo­ría de quie­nes pres­tan ser­vi­cios de salud en el mun­do, o tra­ba­jan en los cen­tros de pro­duc­ción, expre­só Rober­to Con­de, pre­si­den­te de la OPJM en Cama­güey, duran­te los debates.

Es ver­dad que tene­mos pro­ble­mas, sobre todo de fun­cio­na­mien­to. Pre­ci­sa­men­te este Con­gre­so lo dedi­ca­mos a con­ti­nuar ana­li­zan­do nues­tras difi­cul­ta­des y bus­car solu­cio­nes. No veni­mos a pedir nada, si algo hay que pedir son tareas, subrayó.

HACEMOS CIENCIA y REVOLUCIÓN

Mili­tan­tes del sec­tor de las cien­cias, como Yas­sel Ramos, secre­ta­rio gene­ral de la orga­ni­za­ción juve­nil en el Cen­tro de Inge­nie­ría Gené­ti­ca y Bio­tec­no­lo­gía, des­ta­ca­ron la par­ti­ci­pa­ción de la UJC en la bata­lla eco­nó­mi­ca. Ramos hizo alu­sión al papel del comi­té de base en los resul­ta­dos cien­tí­fi­cos y eco­nó­mi­cos del CIGB. 

Tene­mos que deba­tir temas esen­cia­les: cómo hacer que nues­tros cen­tros sean cada vez más pro­duc­ti­vos, cómo ele­var el pro­ta­go­nis­mo de los jóve­nes. En nues­tra enti­dad, fue­ron ellos quie­nes se entre­na­ron para capa­ci­tar al per­so­nal de salud de todo el país a fin de apli­car el Heber­prot P, un fár­ma­co úni­co en el mun­do, con 70% de efec­ti­vi­dad, que evi­ta la ampu­tación en enfer­mos de diabetes. 

Dai­lín Cobo, secre­ta­ria gene­ral del comi­té de base de Inmu­no­lo­gía y Bio­pre­pa­ra­dos, en Hol­guín, se refi­rió a los resul­ta­dos de las Bri­ga­das Téc­ni­cas Juve­ni­les y a la tras­cen­den­cia de la for­ma­ción voca­cio­nal para atraer a los estu­dian­tes hacia las carre­ras de cien­cias, en lo cual des­ta­ca la rela­ción de los mili­tan­tes de su colec­ti­vo con el IPVCE José Mar­tí y con niños del territorio. 

EDIFICAR DESDE LO ECONÓMICO

El apor­te de los jóve­nes en la sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes cen­tró la inter­ven­ción del hol­gui­ne­ro Fer­mín Esca­lo­na, de la empre­sa del níquel Coman­dan­te Pedro Sot­to Alba. La recu­pe­ra­ción de neu­má­ti­cos para los camio­nes que trans­por­tan ese mine­ral, en una máqui­na vul­ca­ni­za­do­ra, repre­sen­tó redu­cir los gas­tos de 6 000 dóla­res que cues­ta cada uno en el exte­rior, a solo 400. 

Dis­po­nen de una bri­ga­da dedi­ca­da a recu­pe­rar dife­ren­tes acce­so­rios, que ha con­se­gui­do un aho­rro de 110 000 dóla­res. Otro tan­to suce­de con la bata­lla por el uso racio­nal de combustible. 

No solo cum­pli­mos el plan de pro­duc­ción y con­tri­bui­mos con la eco­no­mía del país, sino que la pre­sen­cia nota­ble de los mili­tan­tes en este pro­ce­so, influ­ye en el uni­ver­so juve­nil, los moti­va, les mues­tra que la orga­ni­za­ción es más que reunio­nes y coti­za­ción, es dis­ci­pli­na, con­cien­cia, par­ti­ci­pa­ción, enfatizó.

Cada secre­ta­rio gene­ral debe ser un líder, y com­pro­me­ter a los jóve­nes con la pro­duc­ción de ali­men­tos. Es pre­ci­so rever­tir la situa­ción de que Cuba invier­ta cuan­tio­sos recur­sos en impor­tar fri­jo­les y otros gra­nos, cuan­do pue­de apro­ve­char mejor las exten­sio­nes de tie­rras ocio­sas, sos­tu­vo el haba­ne­ro Yuniel Gon­zá­lez, quien está al fren­te del comi­té de base de la coope­ra­ti­va cañe­ra Vicen­te Pérez, ejem­plo en el cum­pli­mien­to del plan de entregas. 

Mien­tras, Yor­kis Nava­rro, de la CPA Feli­pe Torres, en Cie­go de Ávi­la, resal­tó el papel de la fami­lia en man­te­ner la tra­di­ción agrí­co­la, la res­pon­sa­bi­li­dad del comi­té de base en el amor a la his­to­ria, la impor­tan­cia del esfuer­zo: en su coope­ra­ti­va han tra­ba­ja­do de modo muy arte­sa­nal, rús­ti­co, casi sin inver­tir recur­sos, pero ha pri­ma­do el empe­ño, mode­lo que debie­ra ins­pi­rar a los jóve­nes de otros colectivos. 

EDUCAR, FORTALECER…

El deba­te abor­dó tam­bién las prin­ci­pa­les tareas inhe­ren­tes al sec­tor edu­ca­cio­nal. La dele­ga­da pina­re­ña Yuris­leidy Barrios, del poli­téc­ni­co agro­pe­cua­rio Tran­qui­lino San­da­lio de Noda, alu­dió a la nece­si­dad de per­fec­cio­nar la labor con los jóve­nes para que al ter­mi­nar estu­dios per­ma­nez­can vin­cu­la­dos a su perfil.

Jeidy Sevi­lla, de Cien­fue­gos, comen­tó cómo en su pre­uni­ver­si­ta­rio vin­cu­lan a los estu­dian­tes a las tareas fun­da­men­ta­les del terri­to­rio para que repor­ten bene­fi­cios a las nece­si­da­des labo­ra­les y puso como ejem­plo el inter­cam­bio con los tra­ba­ja­do­res del cen­tral azu­ca­re­ro cer­cano. Asi­mis­mo, men­cio­nó el tra­ba­jo meto­do­ló­gi­co empren­di­do para supe­rar las prin­ci­pa­les difi­cul­ta­des en las asig­na­tu­ras priorizadas.

Cómo no defen­der la Revo­lu­ción que ha hecho tan­to en la for­ma­ción de los jóve­nes, seña­ló Ale­jan­dro Gon­zá­lez, de la facul­tad de Dere­cho de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na. Hoy el obje­ti­vo mani­fies­to o sola­pa­do del enemi­go es sem­brar dudas, dis­tan­ciar a los jóve­nes de sus mayo­res, de sus diri­gen­tes. Por tan­to, hay que dia­lo­gar más, con un len­gua­je fres­co; los argu­men­tos están ahí: esta Revo­lu­ción es inmen­sa, por­que su obra social no dis­cri­mi­na ni aún a los que actúan como mer­ce­na­rios del impe­rio, ni a sus hijos.

Una Revo­lu­ción así no tene­mos dere­cho a rega­lar­la; un comi­té de base que no se reúne, un mili­tan­te que no cum­ple su rol, lo está hacien­do, expresó.

La incor­po­ra­ción al Ser­vi­cio Mili­tar Volun­ta­rio Feme­nino, la for­ma­ción de valo­res, la ense­ñan­za de la His­to­ria como herra­mien­ta para defen­der nues­tro pro­yec­to y otros temas sus­ci­ta­ron diver­sos aná­li­sis. Los plan­tea­mien­tos no que­da­rán en letra muer­ta; habrán de tor­nar­se accio­nes, com­ba­te diario.

SEMBRANDO SALUD

Una vez iden­ti­fi­ca­da la nece­si­dad del aho­rro de recur­sos en salud públi­ca como un pro­ble­ma, ya hemos dado el pri­mer paso, advir­tió Alba Iris Asín, de Guan­tá­na­mo, quien se refi­rió a las estra­te­gias pues­tas en mar­cha para con­tro­lar el uso del mate­rial gas­ta­ble, así como al reor­de­na­mien­to de las plan­ti­llas y la eli­mi­na­ción de las rece­tas por com­pla­cen­cia. Pode­mos cam­biar, si cada uno de noso­tros trans­for­ma la men­ta­li­dad de alguien más. 

Repre­sen­tan­do a los miles de cola­bo­ra­do­res cuba­nos en el exte­rior, los médi­cos Faus­to Des­paig­ne y Alan San­ta­na, inter­vi­nie­ron en la sesión. Este últi­mo cali­fi­có a nues­tros gale­nos como heral­dos de nues­tra ver­dad y que van por el mun­do sem­bran­do salud. 

SERÁ DE LUZ EL FUTURO 

Luis Mor­lo­te, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Her­ma­nos Saíz, valo­ró el papel de la van­guar­dia mili­tan­te y de la juven­tud toda en el ámbi­to cul­tu­ral, en el empleo de las nue­vas tec­no­lo­gías y de los medios alter­na­ti­vos en bene­fi­cio de un sis­te­ma que, en sí mis­mo, es alter­na­ti­vo al mode­lo de globalización. 

Seña­ló que, en oca­sio­nes, por la ausen­cia de mate­ria­les de fac­tu­ra nacio­nal, los medios repro­du­cen esque­mas de vida ale­ja­dos dia­me­tral­men­te de nues­tros intere­ses. Hay sufi­cien­te talen­to para crear pro­duc­tos atrac­ti­vos que pro­mue­van nues­tros más genui­nos valores. 

La cul­tu­ra pue­de rea­li­zar apor­tes incal­cu­la­bles al mejo­ra­mien­to de la cali­dad de vida de las per­so­nas, lo demos­tra­ron las expe­rien­cias duran­te los ciclo­nes. Esas ini­cia­ti­vas que se hacen con muy pocos recur­sos hay que exten­der­las, agregó.

Tam­bién es pre­ci­so seguir fomen­tan­do el deba­te, des­de la plu­ra­li­dad de cri­te­rios, para con­ti­nuar la edi­fi­ca­ción de nues­tra obra, la cual será menos imper­fec­ta mien­tras más colec­ti­va sea, concluyó.

Y aun­que el haba­ne­ro Héc­tor Gutié­rrez reco­no­ció que hablar de con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca no per­mi­te impro­vi­sa­cio­nes, des­de sus déci­mas vati­ci­nó que «no habrá futu­ro fatal, será de luz el futu­ro», y al Pre­si­den­te Raúl Cas­tro y a la heroi­ca juven­tud del Cen­te­na­rio, ase­gu­ró: «La gene­ra­ción que aquí escu­cha, codo a codo, es la que lo va a dar todo por nues­tra Revolución».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.