Israel: ¿El ejér­ci­to «más moral del mun­do»?- Mel Frykberg

A muchos israe­líes les gus­ta creer y repe­tir que su ejér­ci­to es el «más moral del mundo».

Sin embar­go, lue­go de la gue­rra con­tra la fran­ja de Gaza entre diciem­bre de 2008 y enero 2009, que dejó 1.400 pales­ti­nos muer­tos, la mayo­ría civi­les, algu­nos israe­líes comen­za­ron a cues­tio­nar esa afirmación.

Ade­más, la muer­te a tiros de cua­tro ado­les­cen­tes pales­ti­nos el fin de sema­na, en cir­cuns­tan­cias dudo­sas, obli­gó a las Fuer­zas de Defen­sa Israe­líes a inves­ti­gar el inci­den­te en medio de decla­ra­cio­nes con­tra­dic­to­rias de los sol­da­dos involucrados.

En las últi­mas sema­nas, esta­lla­ron pro­tes­tas vio­len­tas en toda Cis­jor­da­nia, inclu­si­ve en Jeru­sa­lén orien­tal, con­tra la con­ti­nua polí­ti­ca de judai­za­ción de Israel, que inclu­ye la eva­cua­ción de pales­ti­nos de sus pro­pios terri­to­rios y de sus pro­pias vivien­das para hacer lugar a los colo­nos judíos.

Otras medi­das, des­ti­na­das a redu­cir la pre­sen­cia demo­grá­fi­ca de los pales­ti­nos, inclu­yen la limi­ta­ción de los per­mi­sos de cons­truc­ción que se les con­ce­den, pese a la esca­sez cró­ni­ca de vivien­da, y la demo­li­ción de hoga­res edi­fi­ca­dos «ile­gal­men­te».

Los áni­mos se exa­cer­ba­ron cuan­do el gobierno de Israel anun­ció sus pla­nes de cons­truir miles de nue­vas vivien­das en el este de Jeru­sa­lén, y extre­mis­tas judíos tra­ta­ron de entrar a la mez­qui­ta de Al Aqsa, el ter­cer san­tua­rio más sagra­do del Islam.

Alar­ma­das por la ines­ta­bi­li­dad que pro­vo­ca­ron las mani­fes­ta­cio­nes en pue­blos y ciu­da­des en Cis­jor­da­nia, la fuer­zas de segu­ri­dad israe­líes han toman­do duras medi­das con­tra acti­vis­tas de base, con deten­cio­nes masi­vas y blo­queos de algu­nos pue­blos que son decla­ra­dos zonas mili­ta­res cerradas.

Como las órde­nes de cie­rre de zonas mili­ta­res en las aldeas de Nilin y Bi’­lin, cer­ca de Rama­lah, fue­ron igno­ra­das, el ejér­ci­to empe­zó a emplear la fuer­za letal allí y en otros lugares.

Kelly Stark, un acti­vis­ta esta­dou­ni­den­se del Movi­mien­to de Soli­da­ri­dad Inter­na­cio­nal, reci­bió un dis­pa­ro a cor­ta dis­tan­cia de un pro­yec­til de goma reves­ti­do de metal del tama­ño de una gran cani­ca. La ley mili­tar israe­lí dice que las balas sólo pue­den ser dis­pa­ra­das des­de una dis­tan­cia de 40 metros y a las piernas.

Stark no esta­ba toman­do par­te en las pro­tes­tas y el lan­za­mien­to de pie­dras con­tra efec­ti­vos israe­líes, sino que esta­ba con un gru­po de médi­cos. Debió ser ope­ra­da para que le extra­je­ran la bala que le frac­tu­ró la muñeca.

Ussa­yad Qad­dous, de 19 años, y su pri­mo Moham­mad Qad­dous, de 16, murie­ron el fin de sema­na pasa­do cuan­do sol­da­dos israe­líes usa­ron muni­ción real para repe­ler las pro­tes­tas en el pue­blo de Iraq Burin en el nor­te de Cisjordania.

Los enfren­ta­mien­tos esta­lla­ron cuan­do los mani­fes­tan­tes pales­ti­nos tra­ta­ron de ocu­par las tie­rras de la aldea que habían sido con­fis­ca­das por un asen­ta­mien­to ile­gal israe­lí adyacente.

Tes­ti­gos pre­sen­cia­les afir­man que los dos pri­mos no estu­vie­ron invo­lu­cra­dos en las pro­tes­tas y la cal­ma retor­nó antes de los que vehícu­los mili­ta­res rein­gre­sa­ran al pue­blo, des­atan­do nue­vos choques.

Ussa­yad reci­bió un impac­to en la par­te pos­te­rior de su cabe­za, y Moham­mad un dis­pa­ro en el tor­so. Los efec­ti­vos israe­líes ini­cial­men­te nega­ron que hubie­ran usa­do muni­ción real.

Sin embar­go, las radio­gra­fías y las foto­gra­fías que mues­tran una bala alo­ja­da en el crá­neo de Ussa­yad y heri­das de entra­da y sali­da de pro­yec­ti­les en el tor­so de Moham­mad sugie­ren lo con­tra­rio y han sido corro­bo­ra­das por médicos.

«Las Fuer­zas de Defen­sa usan dos tipos de balas de goma. Una tie­ne for­ma de bola y la otra es cilín­dri­ca. El obje­to alo­ja­do en el crá­neo de Ussa­yad tie­ne for­ma de pris­ma, pun­tia­gu­do. Eso es una bala», dijo a la Agen­cia de Noti­cias Ma’an el acti­vis­ta israe­lí Jonathan Pollack, de la orga­ni­za­ción Anar­quis­tas con­tra el Muro.

«Hay una heri­da de entra­da y sali­da de bala en el tor­so de Moham­mad y nin­gu­na bala de goma en el mun­do pue­de cau­sar tal lesión», agre­gó Pollack, res­pal­da­do por los médi­cos que exa­mi­na­ron los cuerpos.

El ejér­ci­to israe­lí final­men­te se vio obli­ga­do a retrac­tar­se y admi­tió que se habían usa­do balas reales, agre­gan­do que si los sol­da­dos invo­lu­cra­dos no hubie­ran vio­la­do los pro­ce­di­mien­tos correc­tos los pri­mos segui­rían vivos.

La orga­ni­za­ción israe­lí de dere­chos huma­nos B’tselem recla­mó al ejér­ci­to que ini­cie una inves­ti­ga­ción penal.

El domin­go, poco des­pués de los fata­les dis­pa­ros en Iraq Burin, otros dos ado­les­cen­tes pales­ti­nos, ambos de 19 años, de la cer­ca­na aldea de Awar­ta, fue­ron aba­ti­dos cuan­do se diri­gían a su pre­dio sem­bra­do lle­van­do equi­pos de laboreo.

Muham­mad Fay­sal y Salah Qawa­riq fue­ron acu­sa­dos por sol­da­dos de la mis­ma bri­ga­da res­pon­sa­ble de las muer­tes de los jóve­nes de Iraq Burin, de ser «terro­ris­tas dis­fra­za­dos de agri­cul­to­res que los habían ata­ca­do con hor­que­tas, con vidrios rotos, con bote­llas relle­nas de pie­dras y has­ta con jeringas».

El ejér­ci­to abrió una inves­ti­ga­ción des­pués de que la poli­cía mili­tar israe­lí decla­ró que «los even­tos en Awar­ta pre­sen­tan discrepancias».

La Coa­li­ción con­tra el Racis­mo y el Mos­sa­wa Cen­tre, que tra­ba­ja en la pro­mo­ción de la equi­dad en Israel, acu­san al actual Knes­set (par­la­men­to uni­ca­me­ral) de ser el «más racis­ta des­de la fun­da­ción del país».

En el últi­mo año se pre­sen­ta­ron 21 pro­yec­tos de ley diri­gi­dos a dis­cri­mi­nar a ciu­da­da­nos ára­bes, alegan.

Por ejem­plo, una pro­pues­ta para encar­ce­lar por un año a cual­quie­ra que publi­que o diga algo que cau­se «des­pre­cio o males­tar al país».

Otros pro­yec­tos apun­tan a que sólo los judíos pue­dan adqui­rir tie­rras o a nom­brar a todas las calles del país exclu­si­va­men­te en len­gua hebrea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *