Israel: ¿El ejér­ci­to «más moral del mun­do»?- Mel Frykberg

A muchos israe­líes les gus­ta creer y repe­tir que su ejér­ci­to es el «más moral del mundo».

Sin embar­go, lue­go de la gue­rra con­tra la fran­ja de Gaza entre diciem­bre de 2008 y enero 2009, que dejó 1.400 pales­ti­nos muer­tos, la mayo­ría civi­les, algu­nos israe­líes comen­za­ron a cues­tio­nar esa afirmación.

Ade­más, la muer­te a tiros de cua­tro ado­les­cen­tes pales­ti­nos el fin de sema­na, en cir­cuns­tan­cias dudo­sas, obli­gó a las Fuer­zas de Defen­sa Israe­líes a inves­ti­gar el inci­den­te en medio de decla­ra­cio­nes con­tra­dic­to­rias de los sol­da­dos involucrados.

En las últi­mas sema­nas, esta­lla­ron pro­tes­tas vio­len­tas en toda Cis­jor­da­nia, inclu­si­ve en Jeru­sa­lén orien­tal, con­tra la con­ti­nua polí­ti­ca de judai­za­ción de Israel, que inclu­ye la eva­cua­ción de pales­ti­nos de sus pro­pios terri­to­rios y de sus pro­pias vivien­das para hacer lugar a los colo­nos judíos.

Otras medi­das, des­ti­na­das a redu­cir la pre­sen­cia demo­grá­fi­ca de los pales­ti­nos, inclu­yen la limi­ta­ción de los per­mi­sos de cons­truc­ción que se les con­ce­den, pese a la esca­sez cró­ni­ca de vivien­da, y la demo­li­ción de hoga­res edi­fi­ca­dos «ile­gal­men­te».

Los áni­mos se exa­cer­ba­ron cuan­do el gobierno de Israel anun­ció sus pla­nes de cons­truir miles de nue­vas vivien­das en el este de Jeru­sa­lén, y extre­mis­tas judíos tra­ta­ron de entrar a la mez­qui­ta de Al Aqsa, el ter­cer san­tua­rio más sagra­do del Islam.

Alar­ma­das por la ines­ta­bi­li­dad que pro­vo­ca­ron las mani­fes­ta­cio­nes en pue­blos y ciu­da­des en Cis­jor­da­nia, la fuer­zas de segu­ri­dad israe­líes han toman­do duras medi­das con­tra acti­vis­tas de base, con deten­cio­nes masi­vas y blo­queos de algu­nos pue­blos que son decla­ra­dos zonas mili­ta­res cerradas.

Como las órde­nes de cie­rre de zonas mili­ta­res en las aldeas de Nilin y Bi’­lin, cer­ca de Rama­lah, fue­ron igno­ra­das, el ejér­ci­to empe­zó a emplear la fuer­za letal allí y en otros lugares.

Kelly Stark, un acti­vis­ta esta­dou­ni­den­se del Movi­mien­to de Soli­da­ri­dad Inter­na­cio­nal, reci­bió un dis­pa­ro a cor­ta dis­tan­cia de un pro­yec­til de goma reves­ti­do de metal del tama­ño de una gran cani­ca. La ley mili­tar israe­lí dice que las balas sólo pue­den ser dis­pa­ra­das des­de una dis­tan­cia de 40 metros y a las piernas.

Stark no esta­ba toman­do par­te en las pro­tes­tas y el lan­za­mien­to de pie­dras con­tra efec­ti­vos israe­líes, sino que esta­ba con un gru­po de médi­cos. Debió ser ope­ra­da para que le extra­je­ran la bala que le frac­tu­ró la muñeca.

Ussa­yad Qad­dous, de 19 años, y su pri­mo Moham­mad Qad­dous, de 16, murie­ron el fin de sema­na pasa­do cuan­do sol­da­dos israe­líes usa­ron muni­ción real para repe­ler las pro­tes­tas en el pue­blo de Iraq Burin en el nor­te de Cisjordania.

Los enfren­ta­mien­tos esta­lla­ron cuan­do los mani­fes­tan­tes pales­ti­nos tra­ta­ron de ocu­par las tie­rras de la aldea que habían sido con­fis­ca­das por un asen­ta­mien­to ile­gal israe­lí adyacente.

Tes­ti­gos pre­sen­cia­les afir­man que los dos pri­mos no estu­vie­ron invo­lu­cra­dos en las pro­tes­tas y la cal­ma retor­nó antes de los que vehícu­los mili­ta­res rein­gre­sa­ran al pue­blo, des­atan­do nue­vos choques.

Ussa­yad reci­bió un impac­to en la par­te pos­te­rior de su cabe­za, y Moham­mad un dis­pa­ro en el tor­so. Los efec­ti­vos israe­líes ini­cial­men­te nega­ron que hubie­ran usa­do muni­ción real.

Sin embar­go, las radio­gra­fías y las foto­gra­fías que mues­tran una bala alo­ja­da en el crá­neo de Ussa­yad y heri­das de entra­da y sali­da de pro­yec­ti­les en el tor­so de Moham­mad sugie­ren lo con­tra­rio y han sido corro­bo­ra­das por médicos.

«Las Fuer­zas de Defen­sa usan dos tipos de balas de goma. Una tie­ne for­ma de bola y la otra es cilín­dri­ca. El obje­to alo­ja­do en el crá­neo de Ussa­yad tie­ne for­ma de pris­ma, pun­tia­gu­do. Eso es una bala», dijo a la Agen­cia de Noti­cias Ma’an el acti­vis­ta israe­lí Jonathan Pollack, de la orga­ni­za­ción Anar­quis­tas con­tra el Muro.

«Hay una heri­da de entra­da y sali­da de bala en el tor­so de Moham­mad y nin­gu­na bala de goma en el mun­do pue­de cau­sar tal lesión», agre­gó Pollack, res­pal­da­do por los médi­cos que exa­mi­na­ron los cuerpos.

El ejér­ci­to israe­lí final­men­te se vio obli­ga­do a retrac­tar­se y admi­tió que se habían usa­do balas reales, agre­gan­do que si los sol­da­dos invo­lu­cra­dos no hubie­ran vio­la­do los pro­ce­di­mien­tos correc­tos los pri­mos segui­rían vivos.

La orga­ni­za­ción israe­lí de dere­chos huma­nos B’tselem recla­mó al ejér­ci­to que ini­cie una inves­ti­ga­ción penal.

El domin­go, poco des­pués de los fata­les dis­pa­ros en Iraq Burin, otros dos ado­les­cen­tes pales­ti­nos, ambos de 19 años, de la cer­ca­na aldea de Awar­ta, fue­ron aba­ti­dos cuan­do se diri­gían a su pre­dio sem­bra­do lle­van­do equi­pos de laboreo.

Muham­mad Fay­sal y Salah Qawa­riq fue­ron acu­sa­dos por sol­da­dos de la mis­ma bri­ga­da res­pon­sa­ble de las muer­tes de los jóve­nes de Iraq Burin, de ser «terro­ris­tas dis­fra­za­dos de agri­cul­to­res que los habían ata­ca­do con hor­que­tas, con vidrios rotos, con bote­llas relle­nas de pie­dras y has­ta con jeringas».

El ejér­ci­to abrió una inves­ti­ga­ción des­pués de que la poli­cía mili­tar israe­lí decla­ró que «los even­tos en Awar­ta pre­sen­tan discrepancias».

La Coa­li­ción con­tra el Racis­mo y el Mos­sa­wa Cen­tre, que tra­ba­ja en la pro­mo­ción de la equi­dad en Israel, acu­san al actual Knes­set (par­la­men­to uni­ca­me­ral) de ser el «más racis­ta des­de la fun­da­ción del país».

En el últi­mo año se pre­sen­ta­ron 21 pro­yec­tos de ley diri­gi­dos a dis­cri­mi­nar a ciu­da­da­nos ára­bes, alegan.

Por ejem­plo, una pro­pues­ta para encar­ce­lar por un año a cual­quie­ra que publi­que o diga algo que cau­se «des­pre­cio o males­tar al país».

Otros pro­yec­tos apun­tan a que sólo los judíos pue­dan adqui­rir tie­rras o a nom­brar a todas las calles del país exclu­si­va­men­te en len­gua hebrea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.