Abe­rri Egu­na, más que una jor­na­da para la cele­bra­ción, otro hito en la cons­truc­ción nacio­nal- Edi­to­rial Gara

Lle­ga una nue­va jor­na­da de Abe­rri Egu­na y, con ella, se abre un nue­vo cur­so polí­ti­co para el nacio­na­lis­mo vas­co. En las jor­na­das pre­vias, las for­ma­cio­nes aber­tza­les han rea­li­za­do sus aná­li­sis sobre el trans­cur­so del últi­mo año y, cada una des­de su pun­to de vis­ta par­ti­cu­lar, han encon­tra­do aspec­tos posi­ti­vos y nega­ti­vos en el deve­nir polí­ti­co de Eus­kal Herria. La mayo­ría de las veces, los pun­tos nega­ti­vos se atri­bu­yen a los demás e, inclu­so, algu­nas for­ma­cio­nes se empe­ñan en res­pon­sa­bi­li­zar del esca­so avan­ce en la cons­truc­ción nacio­nal a otras fuer­zas ads­cri­tas al aber­tza­lis­mo. Ése es, sin duda, el mayor error en el que incu­rren aque­llos diri­gen­tes polí­ti­cos que son inca­pa­ces de asu­mir la auto­crí­ti­ca como un ele­men­to más para avan­zar hacia un futu­ro posi­ti­vo para este pue­blo.

No obs­tan­te, en los últi­mos años va cre­cien­do la ola popu­lar que empu­ja, cada vez con más ímpe­tu, hacia la crea­ción de un espa­cio común. Un espa­cio en el que el Abe­rri Egu­na no se uti­li­ce para la con­fron­ta­ción par­ti­dis­ta, sino para sumar fuer­zas sobe­ra­nis­tas. Ése es el obje­ti­vo decla­ra­do con el que Inde­pen­den­tis­tak ha con­vo­ca­do a las ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos de este país para unir­se este medio­día a ambos lados del Bida­soa. Esta red ha naci­do con el obje­ti­vo de unir a todas las per­so­nas que con­si­de­ran que la inde­pen­den­cia es un esce­na­rio al alcan­ce de la mano y, al mis­mo tiem­po, sur­ge con la inten­ción de supe­rar la divi­sión que faci­li­ta que el unio­nis­mo espa­ñol goce en estos momen­tos de una fic­ti­cia hege­mo­nía en los dis­tin­tos ámbi­tos ins­ti­tu­cio­na­les sur­gi­dos al mar­gen de la volun­tad mayo­ri­ta­ria de la nación vas­ca.

Cas­ti­llos en el aire

Al hacer públi­co su mani­fies­to de Abe­rri Egu­na, ayer el PNV cali­fi­ca­ba de «pac­to de hie­rro» el acuer­do entre PSOE y PP por el que la éli­te jel­tza­le ha sido des­alo­ja­da de Aju­ria Enea. En ese aná­li­sis se echa­ba en fal­ta una pers­pec­ti­va más amplia, por­que ese pac­to del espa­ño­lis­mo no se ha ges­ta­do con­tra un par­ti­do, sino con­tra las aspi­ra­cio­nes de todo un pue­blo. Y tam­po­co se pue­de olvi­dar que esa ofen­si­va ha con­se­gui­do un evi­den­te éxi­to coyun­tu­ral gra­cias a que, hace ya trein­ta años, des­de el espa­cio aber­tza­le hubo quien pre­fi­rió dedi­car­se a apun­ta­lar la estruc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal del Esta­do espa­ñol en lugar de sumar­se con todas las fuer­zas a la cons­truc­ción nacio­nal de Eus­kal Herria.

Quie­nes pre­fi­rie­ron cons­truir cas­ti­llos en el aire, como el de Aju­ria Enea, die­ron car­ta blan­ca al nacio­na­lis­mo espa­ñol para cam­par a sus anchas por Eus­kal Herria y éste se mos­tró dis­pues­to a des­truir el nacio­na­lis­mo vas­co per­tre­cha­do de todo tipo de armas: con un des­plie­gue de cuer­pos poli­cia­les y mili­ta­res sin igual en el mun­do occi­den­tal, con unas reglas de jue­go «lega­les» que han ido trans­for­man­do a su anto­jo ‑des­de el «café para todos» con el que camu­fla­ron el éxi­to gol­pis­ta del 23‑F has­ta la «Ley de Par­ti­dos» con la que han eje­cu­ta­do la ile­ga­li­za­ción de pro­yec­tos polí­ti­cos- y con un con­trol del poder ins­ti­tu­cio­nal que son­ro­ja inclu­so a quie­nes den­tro de sus pro­pias filas saben que los pac­tos con­tra natu­ra aca­ban pagán­do­se muy caro con la pér­di­da del apo­yo elec­to­ral.

Pese a todo ello, el res­pal­do ciu­da­dano al pro­yec­to espa­ño­lis­ta es tan limi­ta­do en Hego Eus­kal Herria que la dere­cha espa­ño­lis­ta más ran­cia y des­ca­ra­da ha logra­do que el PSOE apa­rez­ca ya ante la ciu­da­da­nía vas­ca sin nin­gún tipo de maqui­lla­je «vas­quis­ta». Y ése es el mayor sín­to­ma de la debi­li­dad polí­ti­ca de un pro­yec­to que fue impues­to por la fuer­za y para el cual ya ha empe­za­do la cuen­ta atrás.

Los pila­res del futu­ro

El pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta es fac­ti­ble, pero su mate­ria­li­za­ción no depen­de de que cada Abe­rri Egu­na se escu­chen decla­ra­cio­nes volun­ta­ris­tas. Es hora de ir levan­tan­do una estruc­tu­ra nacio­nal des­de los pro­fun­dos pila­res que han man­te­ni­do vivo a este país en los últi­mos siglos. Esa estruc­tu­ra, sin duda, tie­ne que ser com­ple­ja, pero hay que inci­dir en que no se par­te de la nada. Han sido muchas las gene­ra­cio­nes de muje­res y hom­bres que han enar­bo­la­do el inde­pen­den­tis­mo vas­co.

Tam­bién es evi­den­te que ese obje­ti­vo se alcan­za­rá en un esce­na­rio sin nin­gún tipo de vio­len­cia, y para ello tam­bién se están levan­tan­do los pila­res sobre los que, más tem­prano que tar­de, se esta­ble­ce­rá la solu­ción del con­flic­to polí­ti­co que enfren­ta a Eus­kal Herria con el Esta­do fran­cés y el Esta­do espa­ñol.

Irun y Hen­daia, dos loca­li­da­des que se unen sobre el Bida­soa, con­for­man hoy el esce­na­rio de la con­vo­ca­to­ria de Abe­rri Egu­na que más adhe­sio­nes ha logra­do en los últi­mos años. «Nazioa gara. Esta­tua behar dugu» es el lema ele­gi­do por Inde­pen­den­tis­tak. La aspi­ra­ción de crear un Esta­do vas­co no pue­de estar supe­di­ta­da a nin­gún mar­co impues­to pre­via­men­te y su legi­ti­mi­dad sólo pue­de lle­gar a tra­vés de la suma de volun­ta­des. Han sido muchos los agen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les y socia­les que se han adhe­ri­do a esta con­vo­ca­to­ria, pero corres­pon­de a las ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos con­fir­mar esa apues­ta cons­tru­yen­do un edi­fi­cio amplio y esta­ble.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *