Surrea­lis­mo USA: Las arma­men­tis­tas lide­ran la «defen­sa de la demo­cra­cia»- Manuel Frey­tas

No se tra­ta de una hipó­te­sis extraí­da del surrea­lis­mo: La Casa Blan­ca con­vo­có a los pul­pos arma­men­tis­tas que con­tra­tan con el Pen­tá­gono (los gran­des comer­cian­tes de la gue­rra) para afian­zar y exten­der el «sis­te­ma demo­crá­ti­co» en las zonas más pobres del pla­ne­ta. Si creís­te ver­lo todo, el Impe­rio y el capi­ta­lis­mo toda­vía te tie­nen reser­va­das algu­nas sor­pre­sas.

Por Manuel Frey­tas (*)
[email protected]​iarnoticias.​com

En un artícu­lo publi­ca­do esta sema­na, The Wall Street Jour­nal seña­la que el Pen­tá­gono y el Depar­ta­men­to de Esta­do acu­den aho­ra a los con­tra­tis­tas de defen­sa para con­so­li­dar el «sis­te­ma demo­crá­ti­co» y pro­mo­ver la esta­bi­li­dad polí­ti­ca en paí­ses de alto ries­go (paí­ses pobres en con­flic­to).

De esta mane­ra, los gran­des con­tra­tis­tas del Pen­tá­gono, ade­más de hege­mo­ni­zar los con­tra­tos de ven­tas de armas a nivel mun­dial, aho­ra podrán par­ti­ci­par de pro­yec­tos civi­les para des­ac­ti­var «poten­cia­les cri­sis» que afec­ten a la gober­na­bi­li­dad demo­crá­ti­ca, con pro­gra­mas tan sim­ples como la ase­so­ría de abo­ga­dos o cla­ses de repa­ra­ción de autos, seña­la el Jour­nal.

Según el dia­rio, la Casa Blan­ca con­tra­tó a Lockheed Mar­tin (pri­mer ven­de­dor de armas del mun­do) para poner a prue­ba un prin­ci­pio cada vez más exten­di­do de su polí­ti­ca de segu­ri­dad.

Este prin­ci­pio ‑sub­ra­ya- cono­ci­do como «poder blan­do» (la demo­cra­cia) , mez­cla el pode­río mili­tar con ope­ra­cio­nes des­ti­na­das a mejo­rar la esta­bi­li­dad polí­ti­ca y la influen­cia esta­dou­ni­den­se en rin­co­nes del mun­do como Libe­ria.

Lockheed Mar­tin Corp. se con­vir­tió en el con­tra­tis­ta de defen­sa núme­ro uno de Esta­dos Uni­dos a tra­vés de la ven­ta de arma­men­to sofis­ti­ca­do como el avión de com­ba­te F‑35 Joint Stri­ke Figh­ter.

Su últi­ma con­tri­bu­ción al arse­nal esta­dou­ni­den­se: la capa­ci­ta­ción de fis­ca­les en el Minis­te­rio de Jus­ti­cia de Libe­ria.

De acuer­do con el Jour­nal, Washing­ton teme que las nacio­nes afec­ta­das por la pobre­za y las pug­nas polí­ti­cas pro­vo­quen con­flic­tos regio­na­les y fomen­ten las orga­ni­za­cio­nes «terro­ris­tas».

El secre­ta­rio de Defen­sa de EEUU, Robert Gates, afir­ma que el pro­ble­ma que plan­tean los esta­dos falli­dos «es de muchas for­mas el desa­fío ideo­ló­gi­co y de segu­ri­dad de nues­tra era».

Las fir­mas de defen­sa están ansio­sas de «ayu­dar», seña­la el Jour­nal.

«La defi­ni­ción de segu­ri­dad glo­bal está cam­bian­do», según el pre­si­den­te de Lockheed Mar­tin, Robert Ste­vens. El eje­cu­ti­vo quie­re que el fabri­can­te de los avio­nes de com­ba­te más avan­za­dos de la Fuer­za Aérea se con­vier­ta en un fac­tor cla­ve en la cam­pa­ña esta­dou­ni­den­se para usar medios eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos para ali­near a paí­ses con los intere­ses estra­té­gi­cos de Washing­ton y el «pro­yec­to demo­cra­cia» a esca­la pla­ne­ta­ria.

Lockheed es uno de los fabri­can­tes de equi­pos mili­ta­res que espe­ra par­ti­ci­par en la lici­ta­ción de un con­tra­to del Depar­ta­men­to de Esta­do para apo­yar «pro­gra­mas inter­na­cio­na­les de desa­rro­llo en el sec­tor del dere­cho penal», cuyo valor podría alcan­zar los US$30.000 millo­nes para un perío­do de cin­co años.

Libe­ria ‑seña­la el Jour­nal- es una prue­ba de fue­go para deter­mi­nar si Lockheed está capa­ci­ta­da para este «nue­vo rol» de los con­tra­tis­tas de defen­sa.

El país afri­cano emer­gió en 2003 de dos déca­das de inter­mi­ten­te gue­rra civil. Fue enton­ces cuan­do BAE, una sub­si­dia­ria de Lockheed, así como Dyn­Corp, empe­za­ron a «recons­truir» y a ven­der armas a las fuer­zas mili­ta­res de ese país en nom­bre del gobierno esta­dou­ni­den­se. Su pre­si­den­ta, Ellen John­son Sir­leaf, ha esta­do fomen­tan­do una rela­ción sóli­da con la Casa Blan­ca des­de que asu­mió el car­go en 2006.

North­rop Grum­man Co., el ter­cer mayor con­tra­tis­ta de defen­sa de EEUU des­pués de LockheedBoeing, entre­nó a sol­da­dos sene­ga­le­ses en «misio­nes de paz» sobre los aspec­tos lega­les de los «dere­chos huma­nos».

En enero, Dyn­Corp Inter­na­tio­nal Inc. com­pró Casals & Asso­cia­tes Inc., una fir­ma espe­cia­li­za­da en fomen­tar los sis­te­mas jurí­di­cos y de salud públi­ca en «paí­ses en desa­rro­llo» (léa­se paí­ses pobres).

La adqui­si­ción «for­ta­le­ce nues­tra ali­nea­ción con el énfa­sis del gobierno de Barack Oba­ma en el uso del “poder inte­li­gen­te” para los desa­fíos glo­ba­les», dijo el pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Dyn­Corp, William Ballhaus, al anun­ciar el acuer­do.

En 2008, el con­tra­tis­ta de ser­vi­cios y tec­no­lo­gía mili­tar L‑3 Com­mu­ni­ca­tions Hol­dings Inc. adqui­rió Inter­na­tio­nal Resour­ces Group Ltd., com­pa­ñía que tra­ba­ja en pro­yec­tos de desa­rro­llo eco­nó­mi­co, de ener­gía y otros en dece­nas de «paí­ses en desa­rro­llo».

Otro gigan­te del sec­tor, BAE Sys­tems Inc., ha pro­por­cio­na­do antro­pó­lo­gos para que acom­pa­ñen a sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses en Irak y Afga­nis­tán y los «ayu­den a enten­der las cul­tu­ras loca­les».

BAE dice que está bus­can­do más con­tra­tos «de poder inte­li­gen­te» en Áfri­ca, el con­ti­nen­te adon­de se diri­ge la mayo­ría de estos pro­gra­mas de «afian­za­mien­to de la demo­cra­cia» .

En resu­men, la extra­ña aso­cia­ción entre las armas y la «demo­cra­cia» imple­men­ta­da por Washing­ton nos remi­te a una pará­bo­la: Los «dere­chos huma­nos», la «paz» y la «demo­cra­cia» se impo­nen a pun­ta de bayo­ne­ta.

Es la sus­tan­cia matriz del «poder blan­do» y el «poder duro».

Estra­te­gias con­ver­gen­tes

Des­de hace más de 20 años, la demo­cra­cia de mer­ca­do (el «poder blan­do») con­vi­ve con los arse­na­les nuclea­res mili­ta­res de EEUU y las poten­cias impe­ria­lis­tas (el «poder duro»).

Se tra­ta de una estra­te­gia de «dos caras» orien­ta­da a pre­ser­var el domi­nio geo­po­lí­ti­co y mili­tar glo­bal del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, tan­to por vías de la «per­sua­sión» como por vías del poder arma­do.

La estra­te­gia del con­trol polí­ti­co y social por medios mili­ta­res (de las dic­ta­du­ras mili­ta­res de la doc­tri­na de «segu­ri­dad nacio­nal»), fue sus­ti­tui­da gra­dual­men­te por admi­nis­tra­cio­nes civi­les, pode­res eje­cu­ti­vos, par­la­men­tos y cor­tes de jus­ti­cia total­men­te malea­bles a los intere­ses y obje­ti­vos de los ban­cos y las tras­na­cio­na­les capi­ta­lis­tas en en las áreas depen­dien­tes de Asia, Afri­ca y Amé­ri­ca Lati­na.

El tér­mino «poder blan­do» (soft power) fue acu­ña­do por el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Har­vard Joseph Nye, en su libro de 1990 Bound to Lead: The Chan­ging Natu­re of Ame­ri­can Power, que lue­go desa­rro­lla­ría en 2004 en Soft Power: The Means to Suc­cess in World Poli­tics.

El valor del tér­mino como teo­ría polí­ti­ca, ha sido acep­ta­do por un amplio aba­ni­co de ana­lis­tas del sis­te­ma capi­ta­lis­ta para dife­ren­ciar el poder sutil de las ideas y de la diplo­ma­cia expre­sa­das en «demo­cra­cia» fren­te a for­mas más vio­len­tas del lla­ma­do «poder duro» expre­sa­do en la acción mili­tar del domi­nio o la con­quis­ta, o en la acción coer­ci­ti­va de la pre­sión eco­nó­mi­ca.

Nye es autor de un famo­so libro lla­ma­do «La para­do­ja del poder ame­ri­cano», cuya tesis fun­da­men­tal es no negar el rol hege­mó­ni­co de EEUU, pero afir­mar que éste debe ser ejer­ci­do usan­do sus recur­sos cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cos, de coope­ra­ción, diplo­má­ti­cos (poder blando),y no tan­to sus recur­sos mili­ta­res (poder duro).

En resu­men, la teo­ría «dua­lis­ta» de Nye pro­po­ne cam­biar la ima­gen «mili­ta­ris­ta» del impe­rio esta­dou­ni­den­se por un ros­tro mucho más ama­ble y con­ci­lia­dor, y de esa mane­ra con­se­guir que el mun­do cami­ne de acuer­do a sus intere­ses pero uti­li­zan­do la per­sua­sión y no la fuer­za como estra­te­gia de domi­nio.

De algu­na mane­ra, la teo­ría de Nye abre­vó en la pro­pia estra­te­gia del Depar­ta­men­to de Esta­do de EEUU que en la déca­da del 80 ya había lan­za­do en Amé­ri­ca Lati­na el «Pro­yec­to Demo­cra­cia», acu­ña­do por los estra­te­gas de la Comi­sión Tri­la­te­ral fun­da­da por David Roc­ke­fe­ller y lide­ra­da inte­lec­tual­men­te por Zbig­niew Bre­ze­zinsky.

El «pro­yec­to Demo­cra­cia», o el «poder blan­do», encar­na­do en idea­les «libe­ra­les» fue pre­sen­ta­do como alter­na­ti­va sus­ti­tu­ti­va (o com­ple­men­ta­ria) del «poder duro» mili­ta­ris­ta encar­na­do por los hal­co­nes con­ser­va­do­res del vie­jo Esta­do Nacio­nal nor­te­ame­ri­cano.

De esta mane­ra, en Amé­ri­ca Lati­na, por ejem­plo, la demo­cra­cia de mer­ca­do nor­te­ame­ri­ca­na con­vi­ve con la cade­na de bases y la Cuar­ta Flo­ta cuya misión es pre­ser­var la hege­mo­nía mili­tar nor­te­ame­ri­ca­na en la región y rodear las gran­des fuen­tes de ener­gía, agua pota­ble y bio­di­ver­si­dad que un futu­ro podrán ase­gu­rar la super­vi­ven­cia del Impe­rio USA.

Con la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» como hipó­te­sis de con­flic­to con­ti­nen­tal, el Coman­do Sur sitúa un tea­tro de ope­ra­cio­nes con el «poder duro» e inter­ven­ción mili­tar des­de Cen­troa­mé­ri­ca has­ta el Cono Sur.

La demo­cra­cia con elec­cio­nes perió­di­cas (el «poder blan­do») no es incom­pa­ti­ble con la estra­te­gia de la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» que nuclea a ejér­ci­tos y poli­cías regio­na­les en adies­tra­mien­tos y ejer­ci­cios en toda Amé­ri­ca Lati­na.

Median­te los acuer­dos de coope­ra­ción con los gobier­nos regio­na­les las cor­po­ra­cio­nes del Com­ple­jo Mili­tar nor­te­ame­ri­cano ven­den armas y sis­te­mas de vigi­lan­cia y espio­na­je, y brin­dan per­mi­so para la ins­ta­la­ción de bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses des­de Cen­troa­mé­ri­ca y el Cari­be, has­ta el Sis­te­ma Andino y el Cono Sur.

De esta mane­ra, lo que en la déca­da del 90 Nye pre­sen­tó como «nue­va teo­ría polí­ti­ca» (el «poder blan­do»), ya esta­ba plas­ma­do como estra­te­gia alter­na­ti­va en la reali­dad geo­po­lí­ti­ca del domi­nio del impe­rio nor­te­ame­ri­cano en todo el pla­ne­ta.

En este uni­ver­so del «poder blan­do» como estra­te­gia de domi­nio impe­rial, la estruc­tu­ra eco­nó­mi­co-pro­duc­ti­va del país domi­na­do se con­tro­la con el apa­ra­to eco­nó­mi­co tras­na­cio­nal pre­sen­ta­do como si fue­ra una «eco­no­mía nacio­nal». .

La «gober­na­bi­li­dad» del país some­ti­do ya no se con­tro­la con el gobierno mili­tar, sino con el  gobierno polí­ti­co que dise­ña perió­di­ca­men­te las «elec­cio­nes demo­crá­ti­cas» para ele­gir la nue­va admi­nis­tra­ción del Esta­do pri­va­do capi­ta­lis­ta.

El con­trol polí­ti­co y social ya no se rea­li­za con el apa­ra­to mili­tar, sino con el apa­ra­to de la infor­ma­ción que mol­dea y mani­pu­la los cere­bros de acuer­do a los intere­ses con­su­mis­tas de los ban­cos y tras­na­cio­na­les que con­tro­lan la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca-pro­duc­ti­va de los paí­ses some­ti­dos.

La impo­si­ción sutil de los valo­res y pará­me­tros de con­duc­ta social (ade­cua­dos a los intere­ses de mer­ca­do de las tras­na­cio­na­les) está a car­go del apa­ra­to publi­ci­ta­rio y del apa­ra­to cul­tu­ral, que legi­ti­man y otor­gan esca­la de pres­ti­gio a la «ideo­lo­gía del con­su­mo» capi­ta­lis­ta vigen­te y pre­sen­ta­da como mode­lo a imi­tar.

Ese sue­ño del con­trol con el «poder blan­do» , que los ban­cos y las tras­na­cio­na­les impe­ria­les no pudie­ron con­cre­tar con las dic­ta­du­ras y los gol­pes mili­ta­res dise­ña­dos en el Depar­ta­men­to de Esta­do, empe­zó a cum­plir­se con la acep­ta­ción pasi­va del sis­te­ma capi­ta­lis­ta como «úni­ca alter­na­ti­va».

La apli­ca­ción del domi­nio con el «poder blan­do» (con el «poder duro» como reser­va) solo pudo ser fac­ti­ble a par­tir de la glo­ba­li­za­ción y nive­la­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta como «mun­do úni­co».


(*) Manuel Frey­tas es perio­dis­ta, inves­ti­ga­dor, ana­lis­ta de estruc­tu­ras del poder, espe­cia­lis­ta en inte­li­gen­cia y comu­ni­ca­ción estra­té­gi­ca. Es uno de los auto­res más difun­di­dos y refe­ren­cia­dos en la Web.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *