La ver­dad del Face­book

Las­ti­mo­sa­men­te las cosas bue­nas que unos hacen otros las apro­ve­chan para hacer el mal.

Esta sema­na en la tele­vi­sión hubo repor­ta­je todos los días con Joa­quín López Dóri­ga (perio­dis­ta mexi­cano) sobre Face­book, Hi5, Mys­pa­ce, Soni­co, etc y lo peli­gro­so que son. Vie­ne un repor­ta­je dia­rio en el perió­di­co MILENIO, sobre como los secues­tra­do­res tie­nen como fuen­te de infor­ma­ción direc­ta y con­fia­ble los blogs, el Face­book y el Hi5.

Entre­vis­ta­ron a unos secues­tra­do­res y dicen que entran a la red y ven los ROSTROS, la casa, los carros, las fotos de via­je y saben el nivel social y eco­nó­mi­co que tie­nen quie­nes ahí apa­re­cen.

Ya en tele­vi­sión uno de ellos había decla­ra­do que antes bata­lla­ban mucho para reco­no­cer a los can­di­da­tos a secues­tros, pero que aho­ra con el Face­book y la infor­ma­ción que pone­mos volun­ta­ria­men­te en la red, ya no se con­fun­den ni tie­nen que inves­ti­gar en don­de viven o en que escue­la estu­dian y a don­de via­jan y quie­nes son sus papas, her­ma­nos y ami­gos. Eso pasó con Ale­jan­dro Mar­ti, (Joven mexi­cano muer­to por sus secues­tra­do­res) que de todo ponía. La fami­lia aca­ba de cerrar su blog des­pués de dar­se cuen­ta de la can­ti­dad de infor­ma­ción poten­cial­men­te peli­gro­sa que el joven había pues­to ahí con ale­gría y sin sos­pe­char que esta­ba arman­do a quie­nes lo mata­ron. Pro­te­jan a sus hijos y pro­té­jan­se uste­des; ya no pon­gan infor­ma­ción peli­gro­sa en la red.

LA VERDAD SOBRE “FACEBOOK”

Face­book está ven­dien­do la infor­ma­ción de sus usua­rios al mejor pos­tor. Cito tex­tual­men­te: “Lo que muchos usua­rios no saben es que de acuer­do a las con­di­cio­nes del con­tra­to que vir­tual­men­te asu­men al hacer clic en el cua­dro “acep­to”, los usua­rios le otor­gan a Face­book la pro­pie­dad exclu­si­va y per­pe­tua de toda la infor­ma­ción e imá­ge­nes que publi­can.”

De hecho, resal­ta el exper­to, los afi­lia­dos “auto­má­ti­ca­men­te auto­ri­zan a Face­book el uso per­pe­tuo y trans­fe­ri­ble, jun­to con los dere­chos de dis­tri­bu­ción o des­plie­gue públi­co de todo lo que cuel­gan en su pági­na Web.” Los tér­mi­nos de uso le reser­va a Face­book el dere­cho a con­ce­der y sub-licen­ciar todo “el con­te­ni­do del usua­rio” a otros nego­cios.

Sin su con­sen­ti­mien­to, a muchos usua­rios les con­vir­tie­ron sus foto­gra­fías en publi­ci­dad, trans­for­man­do un comer­cio pri­va­do en endo­sos públi­cos.

De repen­te todo lo que sus afi­lia­dos publi­ca­ron, inclu­yen­do sus foto­gra­fías per­so­na­les, su incli­na­ción polí­ti­ca, el esta­do de sus rela­cio­nes afec­ti­vas, intere­ses indi­vi­dua­les y has­ta la direc­ción de la casa, se envió sin su auto­ri­za­ción expre­sa a milla­res de usua­rios.

Hay que creer­le a Mr. Mel­ber cuan­do ase­gu­ra que muchos emplea­do­res grin­gos al eva­luar hojas de vida revi­san Face­book para cono­cer inti­mi­da­des de los soli­ci­tan­tes. La prue­ba que una pági­na en Face­book no es para nada pri­va­da se evi­den­ció en un sona­do caso don­de la Uni­ver­si­dad John Brown expul­só a un estu­dian­te cuan­do des­cu­brió una foto que col­gó en Face­book ves­ti­do de tra­ves­ti Otra evi­den­cia suce­dió cuan­do un agen­te del Ser­vi­cio Secre­to visi­tó en la Uni­ver­si­dad de Oklaho­ma al estu­dian­te de segun­do año Saúl Mar­tí­nez por un comen­ta­rio que publi­có en con­tra del pre­si­den­te..

Y para col­mo de males, el asun­to no ter­mi­na si el usua­rio se deci­de reti­rar Aun cuan­do los usua­rios can­ce­lan la mem­bre­sía, sus fotos e infor­ma­ción per­ma­ne­cen abor­do, según Face­book, por si deci­den reac­ti­var su cuen­ta Es más, el usua­rio no es reti­ra­do inclu­si­ve cuan­do falle­ce.

De acuer­do a las “con­di­cio­nes de uso,” los dolien­tes no pue­den obli­gar que Face­book des­cuel­gue los datos e imá­ge­nes de sus deu­dos, ya que cuan­do el fina­do acep­tó el con­tra­to vir­tual le otor­gó a Face­book el dere­cho de “man­te­ner­lo acti­vo bajo un sta­tus espe­cial de con­me­mo­ra­ción por un perío­do de tiem­po deter­mi­na­do por noso­tros para per­mi­tir que otros usua­rios pue­dan publi­car y obser­var comen­ta­rios sobre el difun­to.”

Sepan los usua­rios de Face­book que son par­tí­ci­pes inde­fen­sos de un esce­na­rio, los aca­dé­mi­cos cali­fi­can como el caso de espio­na­je más gran­de en la his­to­ria de la huma­ni­dad.

De paso se con­vier­ten de mane­ra incons­cien­te en los pre­cur­so­res del fenó­meno de “Big Brother” te está obser­van­do.

Alu­sión direc­ta a la intro­mi­sión abu­si­va del esta­do en los asun­tos pri­va­dos del ciu­da­dano común para con­tro­lar su com­por­ta­mien­to social, tema de una nove­la pro­fun­da­men­te pre­mo­ni­to­ria escri­ta en 1932 por el bri­tá­ni­co Aldous Hux­ley: “Un Mun­do Feliz.”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *