Con la últi­ma devo­lu­ción de rehe­nes la FARC mos­tra­ron su pode­río orga­ni­za­ti­vo y mili­tar- Emi­lio Marin

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​La Are­na- El pre­si­den­te Uri­be, furio­so con Tele­sur, fue igno­ra­do por el libe­ra­do Pablo Moncayo/​Álvaro Uri­be tuvo un mar­zo para el olvi­do. Se le frus­tró el ope­ra­ti­vo re-reelec­ción y enci­ma la gue­rri­lla pudo con­cre­tar la libe­ra­ción de dos de sus dete­ni­dos. Uri­be sólo sabe de gue­rras y bases de EE. UU. En abril de 2009 la jefa­tu­ra de las FARC anun­ció que en for­ma uni­la­te­ral entre­ga­ría a dos de sus rete­ni­dos, el sol­da­do Josué Daniel Cal­vo y el sar­gen­to Pablo Emi­lio Mon­ca­yo, así como los res­tos mor­ta­les del capi­tán de poli­cía Julián Gue­va­ra, falle­ci­do por una enfer­me­dad estan­do cau­ti­vo.

Sin embar­go debie­ron trans­cu­rrir muchos meses, casi un año, para que se pudie­ra efec­ti­vi­zar ese ges­to huma­ni­ta­rio de los insur­gen­tes. El gobierno de Uri­be puso todos los obs­tácu­los posi­bles, tal como había hecho en libe­ra­cio­nes ante­rio­res.

Hubo en ese tiem­po sobre­vue­los de avio­nes mili­ta­res en la zona de entre­ga de los rehe­nes a las comi­sio­nes inter­na­cio­na­les de la Cruz Roja Inter­na­cio­nal, la sena­do­ra libe­ral Pie­dad Cór­do­ba (de Colom­bia­nos por la Paz ) y otros faci­li­ta­do­res. Tam­bién exis­tie­ron en esas opor­tu­ni­da­des ope­ra­ti­vos del Ejér­ci­to, vio­lan­do su pro­me­sa de des­ac­ti­var sus movi­mien­tos de tro­pas mien­tras dura­se la fase de pues­ta en liber­tad de los cau­ti­vos.

Al final la pro­me­sa del coman­dan­te Alfon­so Cano, quien reem­pla­zó al falle­ci­do y míti­co Manuel Maru­lan­da Vélez en el pues­to de coman­do, se comen­zó a plas­mar. El 28 de mar­zo se hizo entre­ga del sol­da­do Cal­vo, que fue bus­ca­do en heli­cóp­te­ro des­de Villa­vi­cen­cio, depar­ta­men­to de Meta. Y el ope­ra­ti­vo cul­mi­nó dos días des­pués con el sar­gen­to Mon­ca­yo, siguien­do el mis­mo pro­ce­di­mien­to des­de Flo­ren­cia, Caque­tá. Ambos fue­ron libe­ra­dos y entre­ga­dos a la sena­do­ra Cór­do­ba y la Cruz Roja en zonas sel­vá­ti­cas y rura­les de ambos depar­ta­men­tos.

La entre­ga de los res­tos de Gue­va­ra no ha podi­do con­cre­tar­se aún; según los insur­gen­tes por­que los mili­ta­res patru­llan la zona don­de están ubi­ca­dos. (Los res­tos fue­ron entre­ga­dos lue­go de la rea­li­za­ción de ´la publi­ca­ción de este artícu­lo en la Are­na)

El comu­ni­ca­do rebel­de, entre­ga­do a la direc­ti­va de «Colom­bia­nos por la Paz «, seña­la en su pun­to 4: «con este ges­to uni­la­te­ral, las FARC-EP con­si­de­ran que el camino que­da des­bro­za­do para e

inme­dia­to can­je de pri­sio­ne­ros de gue­rra como úni­ca for­ma via­ble, para que, sin menos­ca­bo de la inte­gri­dad físi­ca regre­sen a la liber­tad los pri­sio­ne­ros que están en la sel­va, lo mis­mo que los gue­rri­lle­ros pre­sos en las maz­mo­rras de Colom­bia y de los EE.UU. »

La orga­ni­za­ción polí­ti­co-mili­tar se ano­tó un poro­to con esta deci­sión huma­ni­ta­ria. Haber libe­ra­do a un sol­da­do muy joven y a un cabo ascen­di­do a sar­gen­to, en este caso lue­go de doce años de cau­ti­ve­rio, ha caí­do bien en la mayo­ría de la pobla­ción y en el extran­je­ro.

Pero no se tra­ta sólo de mayor o menor sim­pa­tía con las dos libe­ra­cio­nes. Hay algo más: la gue­rri­lla pudo ope­rar, entre­gar sus pri­sio­ne­ros y reti­rar­se sin bajas en zonas de los depar­ta­men­tos de Meta y Caque­tá, prin­ci­pa­les esce­na­rios del «plan Colom­bia» finan­cia­do por Washing­ton, don­de hay cen­te­na­res de miles de efec­ti­vos ope­ran­do (las Fuer­zas Arma­das del país tie­nen 450.000 uni­da­des). Que en ese tea­tro de ope­ra­cio­nes, don­de tam­bién ope­ran 2.000 ase­so­res mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos, los hom­bres y muje­res de Cano hayan podi­do manio­brar como lo hicie­ron demues­tra que tie­nen allí bases de apo­yo y corre­do­res sufi­cien­tes. De otro modo no habría sido posi­ble el ope­ra­ti­vo.

Una gue­rri­lla

Los insur­gen­tes gana­ron varios pun­tos polí­ti­cos, lo que es impor­tan­te tenien­do en cuen­ta la cam­pa­ña de demo­ni­za­ción de la Casa pre­si­den­cial de Nari­ño y sus con­tro­lan­tes de Washing­ton. En esos ámbi­tos se los tra­ta de «terro­ris­tas» y «nar­co­gue­rri­lla».

El últi­mo mote se cae por su pro­pio peso debi­do a que Uri­be y los pre­si­den­tes que lo ante­ce­die­ron nun­ca pudie­ron com­pro­bar un solo caso de insur­gen­tes toma­dos «con las manos en la masa» de un kilo de cocaí­na. La capa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca esta­dou­ni­den­se, que pudo guiar las bom­bas estra­té­gi­cas sobre el cam­pa­men­to pro­vi­so­rio don­de per­noc­ta­ba el segun­do al man­do de las FARC, Raúl Reyes, y aba­tir­lo en mar­zo de 2008, nun­ca mos­tró una foto de un gue­rri­lle­ro ven­dien­do un raviol de cocaí­na.

La acu­sa­ción de «terro­ris­tas» tam­bién fla­quea cuan­do la gue­rri­lla ofre­ce can­jear los pri­sio­ne­ros que obtu­vo en el fra­gor de com­ba­tes por sus pre­sos polí­ti­cos tor­tu­ra­dos y lue­go arrum­ba­dos en cár­ce­les de mala muer­te.

Las FARC ata­ca­ron en 1997 un pues­to de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes del Ejér­ci­to en el cerro Patas­coy, tuvie­ron bajas e impu­sie­ron las pro­pias al enemi­go. Y en esa acción cap­tu­ra­ron al enton­ces cabo Mon­ca­yo, lo cura­ron y lo tuvie­ron todo este tiem­po al aguar­do de que los suce­si­vos pre­si­den­tes (Sam­per, Pas­tra­na y Uri­be) acep­ta­ran el can­je huma­ni­ta­rio.

O sea que la deten­ción del cabo no fue pro­duc­to de tor­tu­ras a su padre, el pro­fe­sor Mon­ca­yo, ni de la vio­la­ción de su madre o algu­na de sus her­ma­nas, etc, para lle­gar al dato de dón­de esta­ba el mili­tar. Fue una acción de gue­rra, de la lamen­ta­ble con­tien­da civil que desan­gra a Colom­bia por lo menos des­de 1964, cuan­do Maru­lan­da Vélez tuvo que orga­ni­zar la auto­de­fen­sa de los cam­pe­si­nos de Mar­que­ta­lia fren­te a los ope­ra­ti­vos mili­ta­res y lati­fun­dis­tas.

El rete­ni­do Mon­ca­yo no fue mal tra­ta­do en la sel­va. Debe haber vivi­do en durí­si­mas con­di­cio­nes, más o menos como las de los pro­pios insur­gen­tes. Pero su inte­gri­dad físi­ca fue res­pe­ta­da. Se dedu­ce de sus decla­ra­cio­nes en liber­tad, cuan­do varios cro­nis­tas al ser­vi­cio del gobierno que­rían espo­lear­lo para que hicie­ra denun­cias con­tra la gue­rri­lla.

El ex rehén, que podría tener muchos moti­vos de ren­cor lue­go de pasar 12 años en la sel­va, mani­fes­tó: «creo que lo que yo pien­se de la gue­rri­lla de las FARC en nada va a cam­biar el rum­bo de la his­to­ria de Colom­bia. Sen­ci­lla­men­te exis­ten en Colom­bia, son una reali­dad, no se les pue­de negar por más que se quie­ra, por más que pare­cen invi­si­bles, pero ahí están».

En sín­te­sis, que hay una gue­rri­lla. Se pue­de estar total o par­cial­men­te en con­tra suya, pero no se debe men­tir dicien­do que es «nar­co­tra­fi­can­te» y res­pon­sa­ble de la vio­len­cia. Los para­mi­li­ta­res y nar­co­tra­fi­can­tes, alia­dos de Uri­be y gobier­nos ante­rio­res, han con­fe­sa­do 30.000 crí­me­nes.


Uri­be cache­tea­do

Que nadie crea que los para­mi­li­ta­res y sus nexos con los par­ti­dos de dere­cha, sobre todo el uri­bis­mo, han ter­mi­na­do. En las recien­tes legis­la­ti­vas esos sec­to­res logra­ron un millón de votos y 23 sena­do­res nacio­na­les; serán árbi­tros en el Con­gre­so. Así lo reve­la el poli­tó­lo­go y direc­tor de la Cor­po­ra­ción Arco Iris, León Valen­cia, en un repor­ta­je con María Isa­bel Rue­da, de la redac­ción del oli­gár­qui­co dia­rio «El Tiem­po» de Bogo­tá.

Pre­gun­ta Rue­da: «¿Enton­ces, en su opi­nión la para­po­lí­ti­ca no se ha aca­ba­do en Colom­bia?».

Con­tes­ta Valen­cia: «No. Está viva. No bas­tó ni el foco que puso la aca­de­mia, ni el que puso la jus­ti­cia, ni el que pusie­ron los medios de comu­ni­ca­ción para erra­di­car la para­po­lí­ti­ca. En las pasa­das elec­cio­nes se repi­tió el fenó­meno. En el pró­xi­mo Con­gre­so habrá cer­ca de unos 22, 23 sena­do­res rela­cio­na­dos con la para­po­lí­ti­ca».

La rela­ción de esos polí­ti­cos enri­que­ci­dos con mafias, crí­me­nes y dro­ga será un pro­ble­ma que debe­rá aten­der el can­di­da­to ofi­cia­lis­ta a la pre­si­den­cia, Juan Manuel San­tos, lue­go que Uri­be vie­ra frus­tra­da su re-reelec­ción.

Eso sí, en los meses que le que­dan de man­da­to has­ta agos­to, cuan­do entre­gue el poder, el actual man­da­ta­rio ten­drá que dige­rir algu­nas derro­tas polí­ti­cas como la que aca­ba de impo­ner­le las FARC.

Y algo extra: Mon­ca­yo agra­de­ció a Dios, a la sena­do­ra Cór­do­ba, a la Cruz Roja , a su padre que tan­to cami­nó a favor de su liber­tad, y a los pre­si­den­tes de Vene­zue­la, Ecua­dor y Bra­sil. A Uri­be ni lo men­cio­nó.

Fue una omi­sión deli­be­ra­da y explí­ci­ta, como para mar­car que en estos lar­gos años no se preo­cu­pó por su caso y el de los 22 mili­ta­res y poli­cías que que­dan rete­ni­dos en los cam­pa­men­tos rebel­des.

En vez de ter­mi­nar el pape­lón en for­ma rápi­da, el gobierno lo con­ti­nuó al cau­sar injus­ta­men­te a Tele­sur de haber esta­do en el lugar de la libe­ra­ción de Mon­ca­yo y de hacer supues­ta­men­te «apo­lo­gía» de los rebel­des. Esas fue­ron las acu­sa­cio­nes de Frank Pearl, que a des­pe­cho de su nom­bre y ape­lli­do no es repre­sen­tan­te del Coman­do Sur sino el Comi­sio­na­do de Paz del gobierno colom­biano.

Tele­sur repli­có dicien­do que no tuvo nin­gu­na cáma­ra en el sitio, como ya lo habían acla­ra­do la sena­do­ra Cór­do­ba y mon­se­ñor Leo­nar­do Gómez. Había reci­bi­do las imá­ge­nes en su casi­lla de correo elec­tró­ni­co, en un mail don­de figu­ra­ban varios medios de comu­ni­ca­ción como des­ti­na­ta­rios. Y que tomó la deci­sión de dar a cono­cer esas imá­ge­nes, de 30 segun­dos, don­de se ve a Mon­ca­yo dia­lo­gan­do con los gue­rri­lle­ros antes y des­pués de la libe­ra­ción, por ape­go a «trans­mi­tir la infor­ma­ción de mane­ra veraz y opor­tu­na».

Siguien­te >

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *