La gue­rra de IV gene­ra­ción y el mono­po­lio de los médios de comu­ni­ca­ción sobre la Infor­ma­ción – Jesús G. Tarazon

MANIPULACION PRENSALos Medios de Comu­ni­ca­ción a media­dos del siglo XX se fue­ron for­man­do como el mejor ins­tru­men­to para des­pla­zar las gue­rras con­ven­cio­na­les calien­tes de hom­bre a hom­bre y cuer­po a cuer­po, a lo que es real­men­te el ver­da­de­ro cam­po de bata­lla, al com­ba­te ideo­ló­gi­co y cul­tu­ral don­de en reali­dad siem­pre se han debi­do disputar.

En la actua­li­dad el mono­po­lio sobre el Orden Mun­dial de la Comu­ni­ca­ción e Infor­ma­ción está vin­cu­la­do obli­ga­to­ria­men­te de la pro­duc­ción y prin­ci­pal­men­te de la com­po­si­ción entre el orden polí­ti­co inter­na­cio­nal y el orden eco­nó­mi­co inter­na­cio­nal, esto impli­ca que hay una fuer­te inter­de­pen­den­cia del Orden Mun­dial de la Comu­ni­ca­ción e Infor­ma­ción con otros, dado la capa­ci­dad que tie­nen para influir en los hechos y en las accio­nes que acon­te­cen en la socie­dad inter­na­cio­nal. Es por esta cir­cuns­tan­cia que toda des­crip­ción del Orden Mun­dial de la Comu­ni­ca­ción e Infor­ma­ción hace nece­sa­rio men­cio­nar el con­tex­to inter­na­cio­nal, tras la Segun­da Gue­rra Mun­dial y el esfuer­zo de esta­ble­cer un nue­vo Orden Mun­dial, con un mode­lo de glo­ba­li­za­ción basa­do en un sis­te­ma capi­ta­lis­ta que con­fi­gu­ra el régi­men polí­ti­co inter­na­cio­nal. En este perío­do el obje­ti­vo fun­da­men­tal de las poten­cias ven­ce­do­ras de la gue­rra, prin­ci­pal­men­te de Esta­dos Uni­dos, fue el de con­cen­trar la lucha y com­pe­ten­cia de los intere­ses de los múl­ti­ples acto­res inter­na­cio­na­les (Esta­dos, Orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les, Empre­sas Trans­na­cio­na­les, y demás miem­bros de la socie­dad inter­na­cio­nal) en un esce­na­rio diplo­má­ti­co don­de se pudie­ra nego­ciar y lle­gar a un acuer­do polí­ti­co median­te el esta­ble­ci­mien­to de un con­jun­to de nor­mas, prin­ci­pios y valo­res uni­ver­sa­les, que per­mi­tie­ran cana­li­zar y diri­mir las dife­ren­cias polí­ti­cas inter­es­ta­ta­les por vía de la coope­ra­ción y no del con­flic­to direc­to (Halli­day, 2002).

Es en este sen­ti­do, a lo lar­go de la his­to­ria el mal lla­ma­do mode­lo o sis­te­ma capi­ta­lis­ta, recon­quis­tó el mono­po­lio de los sis­te­mas de comu­ni­ca­cio­nes de masas para cons­truir un Orden Mun­dial de la Comu­ni­ca­ción y de la Infor­ma­ción en un pro­ce­so des­igual, injus­to y des­equi­li­bra­do de la libre cir­cu­la­ción y acce­so a la infor­ma­ción y comu­ni­ca­ción, don­de el inter­cam­bio en la pro­duc­ción, alma­ce­na­mien­to, aco­pio, trans­mi­sión y difu­sión de los hechos, men­sa­jes, datos, inves­ti­ga­cio­nes y cono­ci­mien­tos se desa­rro­llan de for­ma asi­mé­tri­ca, ope­ra­das en sen­ti­do ver­ti­cal des­de el Nor­te hacia el Sur. Pro­ce­so que se apo­ya en las ven­ta­jas de con­tro­lar el mono­po­lio de los recur­sos y avan­ces tec­no­ló­gi­cos, y de las infra­es­truc­tu­ras de comu­ni­ca­ción, logran­do impo­ner sus intere­ses trans­na­cio­na­les a tra­vés de la expor­ta­ción y mer­can­ti­li­za­ción de la infor­ma­ción como un pro­duc­to cul­tu­ral. Todo esto con el obje­ti­vo de cons­truir un con­jun­to de nor­mas, valo­res y patro­nes uni­ver­sa­les que per­mi­tan crear una comu­ni­dad inter­na­cio­nal que sea más obe­dien­te, a tra­vés de la alie­na­ción, homo­ge­nei­za­ción y uni­for­ma­ción de las con­duc­tas polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas, socia­les, ideo­ló­gi­cas y cul­tu­ra­les de la Socie­dad Glo­bal de la Infor­ma­ción, oca­sio­nan­do de esta mane­ra lo que ya nos adver­tía en aquel enton­ces el Direc­tor Gene­ral de la UNESCO Aman­dou-Mah­ta­ra M’Bow, don­de expli­ca­ba que: “poner los medios de comu­ni­ca­ción de masa al ser­vi­cio de intere­ses limi­ta­dos pudie­ra con­ver­tir­se en un nue­vo ins­tru­men­to de poder.”

Es por esta razón que hoy el pue­blo orga­ni­za­do y lide­ra­do por el coman­dan­te Pre­si­den­te Hugo R. Chá­vez F. debe­mos salir a defen­der y mani­fes­ta­ra nues­tro recha­zo y repu­dio en con­tra de la ofen­si­va de nues­tra tele­vi­so­ra Tele­sur, nues­tra Radio del Sur y por­que no en un futu­ro no muy leja­nos nues­tra pren­sa del Sur al igual como nues­tros sitios de inter­net del Sur don­de las mayo­rías ten­ga­mos el acce­so, dere­cho y el deber de comu­ni­car­nos y poda­mos recons­truir un nue­vo Orden Mun­dial de la Comu­ni­ca­ción y de la Infor­ma­ción, don­de la comu­ni­ca­ción se con­vier­ta para­fra­sean­do de nue­vo a Aman­dou-Mah­ta­ra M’Bow en la base esen­cial de toda socia­bi­li­dad y evi­te­mos que el impe­ria­lis­mo hege­mó­ni­co impon­ga su pro­pio Orden. Has­ta la Vic­to­ria Siempre.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.