La gue­rra de IV gene­ra­ción y el mono­po­lio de los médios de comu­ni­ca­ción sobre la Infor­ma­ción – Jesús G. Tara­zon

MANIPULACION PRENSALos Medios de Comu­ni­ca­ción a media­dos del siglo XX se fue­ron for­man­do como el mejor ins­tru­men­to para des­pla­zar las gue­rras con­ven­cio­na­les calien­tes de hom­bre a hom­bre y cuer­po a cuer­po, a lo que es real­men­te el ver­da­de­ro cam­po de bata­lla, al com­ba­te ideo­ló­gi­co y cul­tu­ral don­de en reali­dad siem­pre se han debi­do dispu­tar.

En la actua­li­dad el mono­po­lio sobre el Orden Mun­dial de la Comu­ni­ca­ción e Infor­ma­ción está vin­cu­la­do obli­ga­to­ria­men­te de la pro­duc­ción y prin­ci­pal­men­te de la com­po­si­ción entre el orden polí­ti­co inter­na­cio­nal y el orden eco­nó­mi­co inter­na­cio­nal, esto impli­ca que hay una fuer­te inter­de­pen­den­cia del Orden Mun­dial de la Comu­ni­ca­ción e Infor­ma­ción con otros, dado la capa­ci­dad que tie­nen para influir en los hechos y en las accio­nes que acon­te­cen en la socie­dad inter­na­cio­nal. Es por esta cir­cuns­tan­cia que toda des­crip­ción del Orden Mun­dial de la Comu­ni­ca­ción e Infor­ma­ción hace nece­sa­rio men­cio­nar el con­tex­to inter­na­cio­nal, tras la Segun­da Gue­rra Mun­dial y el esfuer­zo de esta­ble­cer un nue­vo Orden Mun­dial, con un mode­lo de glo­ba­li­za­ción basa­do en un sis­te­ma capi­ta­lis­ta que con­fi­gu­ra el régi­men polí­ti­co inter­na­cio­nal. En este perío­do el obje­ti­vo fun­da­men­tal de las poten­cias ven­ce­do­ras de la gue­rra, prin­ci­pal­men­te de Esta­dos Uni­dos, fue el de con­cen­trar la lucha y com­pe­ten­cia de los intere­ses de los múl­ti­ples acto­res inter­na­cio­na­les (Esta­dos, Orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les, Empre­sas Trans­na­cio­na­les, y demás miem­bros de la socie­dad inter­na­cio­nal) en un esce­na­rio diplo­má­ti­co don­de se pudie­ra nego­ciar y lle­gar a un acuer­do polí­ti­co median­te el esta­ble­ci­mien­to de un con­jun­to de nor­mas, prin­ci­pios y valo­res uni­ver­sa­les, que per­mi­tie­ran cana­li­zar y diri­mir las dife­ren­cias polí­ti­cas inter­es­ta­ta­les por vía de la coope­ra­ción y no del con­flic­to direc­to (Halli­day, 2002).

Es en este sen­ti­do, a lo lar­go de la his­to­ria el mal lla­ma­do mode­lo o sis­te­ma capi­ta­lis­ta, recon­quis­tó el mono­po­lio de los sis­te­mas de comu­ni­ca­cio­nes de masas para cons­truir un Orden Mun­dial de la Comu­ni­ca­ción y de la Infor­ma­ción en un pro­ce­so des­igual, injus­to y des­equi­li­bra­do de la libre cir­cu­la­ción y acce­so a la infor­ma­ción y comu­ni­ca­ción, don­de el inter­cam­bio en la pro­duc­ción, alma­ce­na­mien­to, aco­pio, trans­mi­sión y difu­sión de los hechos, men­sa­jes, datos, inves­ti­ga­cio­nes y cono­ci­mien­tos se desa­rro­llan de for­ma asi­mé­tri­ca, ope­ra­das en sen­ti­do ver­ti­cal des­de el Nor­te hacia el Sur. Pro­ce­so que se apo­ya en las ven­ta­jas de con­tro­lar el mono­po­lio de los recur­sos y avan­ces tec­no­ló­gi­cos, y de las infra­es­truc­tu­ras de comu­ni­ca­ción, logran­do impo­ner sus intere­ses trans­na­cio­na­les a tra­vés de la expor­ta­ción y mer­can­ti­li­za­ción de la infor­ma­ción como un pro­duc­to cul­tu­ral. Todo esto con el obje­ti­vo de cons­truir un con­jun­to de nor­mas, valo­res y patro­nes uni­ver­sa­les que per­mi­tan crear una comu­ni­dad inter­na­cio­nal que sea más obe­dien­te, a tra­vés de la alie­na­ción, homo­ge­nei­za­ción y uni­for­ma­ción de las con­duc­tas polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas, socia­les, ideo­ló­gi­cas y cul­tu­ra­les de la Socie­dad Glo­bal de la Infor­ma­ción, oca­sio­nan­do de esta mane­ra lo que ya nos adver­tía en aquel enton­ces el Direc­tor Gene­ral de la UNESCO Aman­dou-Mah­ta­ra M’Bow, don­de expli­ca­ba que: “poner los medios de comu­ni­ca­ción de masa al ser­vi­cio de intere­ses limi­ta­dos pudie­ra con­ver­tir­se en un nue­vo ins­tru­men­to de poder.”

Es por esta razón que hoy el pue­blo orga­ni­za­do y lide­ra­do por el coman­dan­te Pre­si­den­te Hugo R. Chá­vez F. debe­mos salir a defen­der y mani­fes­ta­ra nues­tro recha­zo y repu­dio en con­tra de la ofen­si­va de nues­tra tele­vi­so­ra Tele­sur, nues­tra Radio del Sur y por­que no en un futu­ro no muy leja­nos nues­tra pren­sa del Sur al igual como nues­tros sitios de inter­net del Sur don­de las mayo­rías ten­ga­mos el acce­so, dere­cho y el deber de comu­ni­car­nos y poda­mos recons­truir un nue­vo Orden Mun­dial de la Comu­ni­ca­ción y de la Infor­ma­ción, don­de la comu­ni­ca­ción se con­vier­ta para­fra­sean­do de nue­vo a Aman­dou-Mah­ta­ra M’Bow en la base esen­cial de toda socia­bi­li­dad y evi­te­mos que el impe­ria­lis­mo hege­mó­ni­co impon­ga su pro­pio Orden. Has­ta la Vic­to­ria Siem­pre.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *