His­to­ria cri­mi­nal del cris­tia­nis­mo – La Hai­ne

Desch­ner nació en Ale­ma­nia en 1924 y se licen­ció en filo­so­fía y teo­lo­gía por la Uni­ver­si­dad de Würz­burg. Es autor de nume­ro­sas obras crí­ti­cas con la Igle­sia Cris­tia­na, entre ellas la His­to­ria Cri­mi­nal del Cris­tia­nis­mo, obra inaca­ba­da que va por el noveno tomo, y a la que se ha podi­do dedi­car gra­cias al apo­yo eco­nó­mi­co de varios patro­ci­na­do­res pri­va­dos. En 1971 fue juz­ga­do por difa­ma­ción de la Igle­sia, pero ganó el jui­cio, y en los últi­mos años ha reci­bi­do nume­ro­sos hono­res. La Fun­da­ción Gior­dano Bruno ha ins­ti­tui­do un pre­mio que lle­va su nom­bre, y cuyo pri­mer galar­do­na­do ha sido el bio­ló­go Richard Daw­kins.

Sr. Desch­ner, ¿cuál es la esen­cia del cris­tia­nis­mo?

Karlheinz Desch­ner: La bue­na nue­va con pin­tu­ra de gue­rra. Inclu­ye muchas leyen­das boni­tas, por ejem­plo la his­to­ria de la resu­rrec­ción, así como muchos man­da­mien­tos boni­tos, por ejem­plo el man­da­mien­to del amor al pró­ji­mo, del amor al enemi­go, el man­da­mien­to de no robar, no matar y la astu­cia de no cum­plir nin­guno de estos man­da­mien­tos. El cris­tia­nis­mo es la fusión de un coro con una con­fla­gra­ción.

Pero, ¿qué tie­ne de malo el cris­tia­nis­mo hoy en día? His­to­ria cri­mi­nal del cris­tia­nis­mo es el títu­lo de su obra prin­ci­pal, que va ya por el octa­vo tomo. ¿La Igle­sia no ha per­di­do mucha influen­cia, al menos en Euro­pa occi­den­tal?

En pri­mer lugar: yo no estoy des­cri­bien­do el cris­tia­nis­mo actual, el que exis­te aho­ra, sino un pasa­do, es decir, a veces (y a veces no) algo un poco dis­tin­to. Pero lo que sigue sien­do cri­mi­nal del cris­tia­nis­mo actual son las reper­cu­sio­nes de su ideo­lo­gía, las muchas con­se­cuen­cias de su demen­cia dog­má­ti­ca, que no se con­for­ma sola­men­te con la fe, sino que quie­re hacer pro­se­li­tis­mo, expan­dir­se, con­quis­tar. Lo que hoy en día sigue sien­do cri­mi­nal del cris­tia­nis­mo es su desas­tro­sa moral sexual y social, su prác­ti­ca de pro­te­ger den­tro del vien­tre materno lo que lue­go se sacri­fi­ca en la gue­rra; como si en las tri­pas de las muje­res se cria­ra la car­ne de cañón. Los gran­des sacri­fi­cios de los pobres a favor de los ricos se con­vier­ten en peque­ños sacri­fi­cios de los ricos a favor de los pobres. Lo que las igle­sias pier­den, o pare­cen per­der, en Euro­pa occi­den­tal, lo ganan en otros luga­res, por ejem­plo en “God’s own country” (la Tie­rra pro­pia de Dios, N. de la trad.)

Hoy en día, ¿el Islam radi­cal no supo­ne un peli­gro mucho mayor?

Dejan­do de lado sus pro­pios poten­cia­les agre­si­vos, que se entre­mez­clan con la mise­ria socio­eco­nó­mi­ca del Ter­cer Mun­do, en lo que res­pec­ta al Islam que ya casi se ve sólo, como en su día se vie­ron los judíos o los comu­nis­tas, en el papel del mal, casi del úni­co gran mal, ¿no podría­mos pen­sar que este papel les vie­ne bien a deter­mi­na­dos sec­to­res occi­den­ta­les, no podrían inclu­so haber alen­ta­do, en secre­to, el peli­gro islá­mi­co?

Pero es evi­den­te que muchos terro­ris­tas de hoy en día legi­ti­man sus ase­si­na­tos a tra­vés del Islam.

Sí, de acuer­do con la opi­nión públi­ca que pre­do­mi­na aquí. Pero un estu­dio que la Fun­da­ción Ber­tels­mann lle­vó a cabo en todo el mun­do y que se publi­có a fina­les de noviem­bre lle­ga a otra con­clu­sión. Este estu­dio no men­cio­na como moti­vo prin­ci­pal de la vio­len­cia polí­ti­ca (que en los últi­mos cin­co años se ha tri­pli­ca­do) el fana­tis­mo reli­gio­so, sino la pobre­za, la mala admi­nis­tra­ción y la repre­sión. Según el estu­dio, el extre­mis­mo reli­gio­so, inclui­do el islá­mi­co, está aumen­tan­do, pero en con­jun­to sólo supo­ne una cuar­ta par­te de los gru­pos terro­ris­tas. La mayor pro­por­ción, un 36%, sigue corres­pon­dien­do a los movi­mien­tos nacio­na­lis­tas.

¿Cómo ve usted la rela­ción entre cris­tia­nis­mo, Islam y judaís­mo? La vio­len­cia y la exclu­sión de los que pien­san de otro modo, ¿está pre­sen­te en todos los mono­teís­mos, o hay gra­da­cio­nes?

Las tres reli­gio­nes mono­teís­tas tie­nen algo de into­le­ran­cia. Algo de vio­len­cia y vio­la­ción. Debi­do a su idea de ser el pue­blo ele­gi­do, tie­nen unas aspi­ra­cio­nes abso­lu­tis­tas que exclu­yen de entra­da una autén­ti­ca tole­ran­cia.

¿Qué le moti­va a usted a lo lar­go de las déca­das para este tra­ba­jo increí­ble? ¿La indig­na­ción?

¿Qué me moti­va? Muy sen­ci­llo: la injus­ti­cia. Una injus­ti­cia que cla­ma al cie­lo, que duran­te mile­nios se ha empa­que­ta­do en pala­bras pseu­do pia­do­sas, en men­ti­ras escan­da­lo­sas; los deta­lles se pue­den leer en mis muchos libros crí­ti­cos con el cris­tia­nis­mo.

Usted se defi­ne como agnós­ti­co. ¿Qué quie­re decir exac­ta­men­te?

Como agnós­ti­co, soy hon­ra­do y dejo abier­ta la pre­gun­ta sobre Dios y sobre la inmor­ta­li­dad. No la nie­go, aun­que para mí El no tie­ne una gran pro­ba­bi­li­dad. Pues si bien com­par­to con Sha­kes­pea­re la idea de que hay más cosas en el cie­lo y en la Tie­rra de las que pue­de soñar nues­tra filo­so­fía, pien­so, como Goethe, que no pode­mos explo­rar esa cues­tión, que nues­tro cere­bro está dema­sia­do limi­ta­do. “Del mis­mo modo” dice Dar­win “podría espe­cu­lar un perro sobre el enten­di­mien­to de New­ton”. Y no lo digo con afán de cri­ti­car a los perros.

¿Usted fue cre­yen­te antes? Y en ese caso, ¿cuán­do dejó de ser­lo?

Fui cre­yen­te de niño. A los diez años que­ría ser cura. A los once ya no. A los quin­ce años leía a Nietz­sche, en la uni­ver­si­dad a Scho­penhauer y Kant. Con eso fue sufi­cien­te para des­pe­dir­me del cris­tia­nis­mo. Y con lo que ya con­se­guí aca­bar con un resi­duo emo­cio­nal que tam­po­co se debe sub­es­ti­mar es con la escri­tu­ra de Aber­mals kräh­te der Hahn (El gallo vol­vió a can­tar), en su mayor par­te una his­to­ria de los dog­mas del cris­tia­nis­mo tem­prano, en par­te una his­to­ria com­pa­ra­da de las reli­gio­nes; 25.000 horas de tra­ba­jo en cin­co años.

¿La refor­ma supu­so un avan­ce, una huma­ni­za­ción del cris­tia­nis­mo?

No, para nada. Sig­ni­fi­có con­ti­nuar con los crí­me­nes. Bien es cier­to que Lute­ro des­en­mas­ca­ró las leyen­das de los san­tos como cuen­tos. Pero man­tu­vo las leyen­das bíbli­cas; la creen­cia en el dia­blo; en las bru­jas; el exter­mi­nio de los here­jes; el anti­se­mi­tis­mo, la gue­rra, la ser­vi­dum­bre, el prín­ci­pe. A eso se le lla­ma refor­ma.

¿Y en Sui­za? ¿Zwin­gli fue mejor?

Zwin­gli no que­ría que lo con­fun­die­ran con Lute­ro, le sabía muy mal que los papis­tas lo lla­ma­ran lute­rano, pero no era tan inde­pen­dien­te, al menos en la prác­ti­ca. Al igual que Lute­ro se ampa­ra­ba en los prín­ci­pes, él se ampa­ra­ba en el Con­se­jo de Zurich, la ciu­dad repú­bli­ca autó­no­ma. Al igual que Lute­ro com­ba­tía los levan­ta­mien­tos de los cam­pe­si­nos, al igual que Lute­ro actua­ba en con­tra de los que bau­ti­za­ban, al igual que Lute­ro (y que todos los cris­tia­nos autén­ti­cos) se mos­tró a favor de la gue­rra. Igual que Lute­ro, divi­dió las tie­rras y, a dife­ren­cia de éste, ata­có con toda vio­len­cia a los cató­li­cos del inte­rior de Sui­za. Final­men­te, opi­na­ba que “la Igle­sia sólo podía reno­var­se por la san­gre». La san­gre era siem­pre lo que más les delei­ta­ba, sobre todo la de los demás.

¿Y Cal­vino?

Ay, ese asce­ta enfer­mi­zo, páli­do, ves­ti­do de negro, que pare­cía no sen­tir nada por la natu­ra­le­za ni por el arte ni le gus­ta­ban las muje­res ni dis­fru­ta­ba de la vida, que sólo sen­tía un ansia insa­cia­ble de poder, que sólo que­ría impo­ner sus teo­rías, su dic­ta­du­ra teo­crá­ti­ca; fana­tis­mo acé­rri­mo, espio­na­je sis­te­má­ti­co, cas­ti­gar y meter­se en lo más pri­va­do de las vidas de los demás. Bas­ta con pen­sar en su com­por­ta­mien­to vil hacia Miguel Ser­vet, refor­mis­ta como él, médi­co y filó­so­fo de la natu­ra­le­za, a quien por una dife­ren­cia teo­ló­gi­ca metió en la cár­cel y lue­go lo que­mó en la hogue­ra, dejan­do que ardie­ra vivo duran­te media hora, has­ta que la víc­ti­ma, que no para­ba de gri­tar, se con­vir­tió en una masa de car­bón. Dos­cien­tos años más tar­de, Edward Gib­bon, el gran his­to­ria­dor de la Ilus­tra­ción, afir­ma que este sacri­fi­cio “le con­mo­vió más que los miles que murie­ron en las hogue­ras de la inqui­si­ción”.

Una socie­dad atea, ¿es auto­má­ti­ca­men­te una socie­dad mejor?

No, des­de lue­go que no. Pero una socie­dad sin “Dios”, sin mitos, sin la base de unas reli­gio­nes men­ti­ro­sas mili­tan­tes, me pare­ce algo a lo que mere­ce la pena aspi­rar. No sé si las cosas mejo­ra­rán si cam­bian. Pero cito a Lich­ten­berg: «Pero las cosas tie­nen que cam­biar para poder mejo­rar».

Los casos de pedofi­lia, ¿son un fenó­meno nue­vo, o for­man par­te de la Igle­sia?

Por supues­to que la pedofi­lia no es nada nue­vo. Eso exis­te en la Igle­sia des­de que exis­te la Igle­sia, inclu­so antes, en los tiem­pos del cris­tia­nis­mo pri­mi­ti­vo. Si lee­mos las car­tas de Pablo, las autén­ti­cas y las seis fal­si­fi­ca­das, se encuen­tran, igual que en otras par­tes del Nue­vo Tes­ta­men­to, todo tipo de “peca­dos” sexua­les.

¿Las “per­ver­sio­nes” de los sacer­do­tes están rela­cio­na­das con el celi­ba­to?

Es muy posi­ble. Pero la mayor par­te de los céli­bes no le hicie­ron mucho caso al celi­ba­to, en lugar de renun­ciar a UNA mujer man­te­nían a mon­to­nes de ellas, en cier­to sen­ti­do el matri­mo­nio de los clé­ri­gos es sus­ti­tui­do por un harén de clé­ri­gos. En el siglo VIII, San Boni­fa­cio pilla a los curas con cua­tro, cin­co o más con­cu­bi­nas en la cama. Lue­go hubo en Basi­lea obis­pos con vein­te, con sesen­ta y un niños, inclu­so los monas­te­rios están lle­nos de muje­res, y las mon­jas le hacen la com­pe­ten­cia a las pros­ti­tu­tas. En el siglo XIII, has­ta los papas se lamen­tan de la inde­cen­cia del cle­ro, les dicen que son peor que los lai­cos, la podre­dum­bre de los pue­blos. En el siglo XV, en el Con­ci­lio de Cons­tan­cia, el que que­ma a Hus, par­ti­ci­pan ade­más del Espí­ri­tu San­to sete­cien­tas pros­ti­tu­tas públi­cas, sin con­tar las que se tra­je­ron los pro­pios padres del Con­ci­lio.

¿Y los pro­pios papas?

En el mis­mo siglo, el papa Six­to IV, el que cons­tru­yó la Capi­lla Six­ti­na, que lle­va su nom­bre, y tam­bién un bur­del de mucho éxi­to, coha­bi­ta­ba con su her­ma­na y con sus hijos. ¡Y en 1476 intro­du­jo la fies­ta de la Inma­cu­la­da Con­cep­ción! Por des­con­ta­do que des­pués de las refor­mas tri­den­ti­nas con­ti­nua­ron las baca­na­les del cle­ro. Inclu­so en el año 1970, una aso­cia­ción cató­li­ca de Munich lamen­ta la hipo­cre­sía los sacer­do­tes cató­li­cos, que man­tie­nen rela­cio­nes secre­tas simi­la­res al matri­mo­nio.

Enton­ces, ¿está usted a favor de abo­lir el celi­ba­to’

Para nada. Yo, al igual que los papas, estoy total­men­te a favor del celi­ba­to: el que quie­ra ser cató­li­co, el que quie­ra ser cura cató­li­co, que se aguan­te.

¿Se pue­de decir que el pri­mer cris­tia­nis­mo fue bueno, pero que la Igle­sia lo con­vir­tió en algo malo?

Eso es lo que creen muchos. Pero, apar­te de que el cris­tia­nis­mo no tie­ne nada, abso­lu­ta­men­te nada de ori­gi­nal (des­de la Navi­dad has­ta la ascen­sión, todo son pla­gios), ya el pri­mer tomo de la His­to­ria Cri­mi­nal tes­ti­mo­nio en casi cien pági­nas las luchas de los pri­me­ros cris­tia­nos con­tra el judaís­mo.

Usted mis­mo es la mejor prue­ba del espí­ri­tu libe­ral del cris­tia­nis­mo. En el Islam, haría ya tiem­po que le habrían col­ga­do una fatua.

Y antes, en el cris­tia­nis­mo, me habrían exco­mul­ga­do, o col­ga­do, o que­ma­do, duran­te siglos. Que nadie se con­fun­da: hoy en día es sólo la rela­ti­va impo­ten­cia del cle­ro lo que impi­de que que­men a sus enemi­gos.

¿Vivi­mos en una socie­dad lai­ca, o la reli­gión sigue sien­do un fac­tor impor­tan­te, o inclu­so que va a más?

No hace fal­ta más que encen­der la tele­vi­sión para ver el tra­ta­mien­to que reci­ben las igle­sias y sus diri­gen­tes, el papa, el espa­cio que se les dedi­ca, los comen­ta­rios… Por no pen­sar lo que ocu­rri­rá entre bas­ti­do­res.

El papa actual, ¿tie­ne cabi­da den­tro de su his­to­ria?

Sí, en la medi­da en que pare­ce que con­ti­núa en todos los aspec­tos esen­cia­les la polí­ti­ca de sus ante­ce­so­res, sobre todo la terri­ble repre­sión sexual que me temo que segui­rá cobrán­do­se víc­ti­mas mien­tras vivan y mue­ran los hom­bres. El lega­do de quie­nes le pre­ce­die­ron se docu­men­ta en mi obra Polí­ti­ca de los papas en el siglo XX, de casi 1400 pági­nas.

Bene­dic­to XVI, ¿podría rom­per, si qui­sie­ra, con esta lamen­ta­ble tra­di­ción?

En con­tra de lo que se sue­le creer, no tie­ne tan­ta impor­tan­cia quién enca­be­za la curia. Por más poder que ten­ga, su mar­gen de actua­ción es limi­ta­do. Depen­de de todo el apa­ra­to buro­crá­ti­co y jerár­qui­co, de ten­den­cias polí­ti­cas y teo­ló­gi­cas, de pug­nas den­tro de la curia y fue­ra, en la igle­sia de los obis­pos. En la prác­ti­ca, el papa, apa­ren­te­men­te un autó­cra­ta, está ata­do por todos los lados, muchas veces las deci­sio­nes ya están toma­das antes de que él las pro­nun­cie. Rara vez tie­ne el papa la capa­ci­dad de inte­grar los extre­mos, a menu­do no es más que el órgano de eje­cu­ción de un ban­do u otro. En resu­men, el Vati­cano es una cami­sa de fue­ra para su sobe­rano.

¿Se pue­den dar cifras de la víc­ti­mas del cris­tia­nis­mo?

Si a las víc­ti­mas direc­tas (paga­nos, judíos, musul­ma­nes, here­jes, bru­jas, indios) se le suman las indi­rec­tas, por ejem­plo las de las dos gran­des gue­rras del pasa­do siglo, que todas las Igle­sias cris­tia­nas alen­ta­ron con insis­ten­cia, no cabe duda de que han sido varios cien­tos de millo­nes de huma­nos; por no hablar de los ani­ma­les.

Vamos a ver. Las víc­ti­mas de las dos gue­rras mun­dia­les, ¿se las atri­bu­ye usted a la Igle­sia? El régi­men comu­nis­ta de la URSS era ateo, y los nazis tam­bién esta­ban en con­tra de la Igle­sia. Los cris­tia­nos esta­ban en su mayo­ría del lado de las víc­ti­mas, o se opu­sie­ron a los regí­me­nes tota­li­ta­rios.

Casi todo eso es cier­to. Aho­ra bien, y ahí está la ver­güen­za, las Igle­sias, la cató­li­ca, la pro­tes­tan­te y la orto­do­xa, todo el cle­ro cola­bo­ró con los regí­me­nes que hicie­ron la gue­rra, fue una ínti­ma cola­bo­ra­ción por todos los lados.

Pón­ga­nos un ejem­plo. ¿Qué papel desem­pe­ñó el papa duran­te la pri­me­ra gue­rra mun­dial?

Pío X, faná­ti­co anti­es­la­vo, prác­ti­ca­men­te metió a Aus­tria en la pri­me­ra gue­rra mun­dial. Y tam­bién el secre­ta­rio de esta­do del car­de­nal Merry del Val, nada más esta­llar el infierno, dijo lite­ral­men­te que “tenía la espe­ran­za de que la Monar­quía fue­ra has­ta el final”. Hay docu­men­tos que lo prue­ban sin lugar a dudas. Y hay miles de ser­mo­nes vomi­ti­vos ani­man­do a la gue­rra, que rebo­san de fer­vor béli­co y espí­ri­tu ase­sino. A las matan­zas las lla­man “pri­ma­ve­ra de los pue­blos”, “tor­men­ta de Pas­cua”, el sil­bi­do de las balas es “el can­to de la misa”, los caño­nes “alta­vo­ces de la pie­dad que lla­ma”, las trin­che­ras son “la gru­ta de Getse­ma­né”, el cam­po de com­ba­te es “Gal­ga­tá”, y el ins­tan­te de la muer­te, el “momen­to divino”. Ahí esta­ban los cris­tia­nos, pero eran víc­ti­mas y tam­bién cul­pa­bles, ambos.

¿Y en la segun­da gue­rra mun­dial?

Bueno, pues antes el papa había apo­ya­do des­de el prin­ci­pio, y había lle­va­do al poder, a todas las ban­das fas­cis­tas, en Ita­lia, Ale­ma­nia, Espa­ña, las más delez­na­bles en Croa­cia. Y al prin­ci­pio de la segun­da gue­rra mun­dial Pío XII ame­na­zó a “millo­nes de cató­li­cos del ejér­ci­to ale­mán”: “Han jura­do, tie­nen que obe­de­cer.” Les metió en la cabe­za que el Füh­rer era el jefe supre­mo de los ale­ma­nes y que negar­le obe­dien­cia era peca­do. Este papa no sólo expre­só, en mitad de la gue­rra, gran sim­pa­tía por Ale­ma­nia, sino tam­bién, lite­ral­men­te “admi­ra­ción por las gran­des cua­li­da­des del Füh­rer”. Inclu­so le trans­mi­tió a éste, a tra­vés de dos de sus nun­cios, lite­ral­men­te, que “no desea­ba nada con más anhe­lo que su vic­to­ria.”

¿Por qué? ¿Por mie­do, por adap­tar­se? ¿O per­se­guía la Igle­sia sus pro­pios fines?

Pío XII (pro­pie­ta­rio de una for­tu­na per­so­nal de ochen­ta millo­nes en oro y títu­los) tenía la espe­ran­za de con­se­guir, en la segun­da gue­rra mun­dial (25.000 muer­tos dia­rios, gas­to dia­rio de dos mil millo­nes de mar­cos) lo que el papa­do no había con­se­gui­do con Habs­bur­go y el Kái­ser ale­mán: el gran obje­ti­vo de Roma, con­ver­tir en cató­li­cos los Bal­ca­nes y some­ter a la Igle­sia rusa orto­do­xa.

¿Cuál fue la reac­ción de la Igle­sia rusa orto­do­xa?

Se puso inme­dia­ta­men­te del lado de la URSS atea, del lado de Sta­lin. Pues es que, sean cató­li­cos, pro­tes­tan­tes o orto­do­xos, en reali­dad siem­pre se tra­ta de lo mis­mo, de una sola cosa: el poder, el poder, el poder. Y así pues, se hizo una lla­ma­mien­to a la pobla­ción para que apo­ya­ran a Sta­lin, y se cele­bra­ron misas para rogar a Dios por la vic­to­ria del Ejér­ci­to Rojo. Un Con­ci­lio de 46 obis­pos le deseó “a nues­tro que­ri­dí­si­mo jefe José Sta­lin una lar­ga vida”.

¿La reli­gión nos aton­ta auto­má­ti­ca­men­te? ¿O tam­bién pue­de enno­ble­cer a los hom­bres?

No sé, tal vez en algu­nas oca­sio­nes enno­ble­ce, sobre todo a aque­llos que por sí mis­mos tam­bién se habrían enno­ble­ci­do. Pero los cris­tia­nos bue­nos son los más peli­gro­sos, por­que se los con­fun­de con el cris­tia­nis­mo. Y todas las creen­cias absur­das, siem­pre, nos hacen un poco estú­pi­dos.

Usted lucha con­tra la lite­ra­tu­ra de mal gus­to, el modo de vida ame­ri­cano y la cruel­dad con­tra los ani­ma­les. Estos dis­tin­tos com­ba­tes, ¿sur­gen de una fuen­te común?

Sí, así lo creo: sur­gen de un apa­ra­to sen­so­rial espe­cial­men­te sen­si­ble, de una gran repug­nan­cia tan­to de lo fal­so como de lo injus­to.

Hablan­do de Amé­ri­ca, ¿pien­sa usted que la reli­gión es un fac­tor impor­tan­te de la polí­ti­ca de Bush?

Des­de lue­go que sí. De eso no hay nin­gu­na duda, dada la men­ta­li­dad de muchos ame­ri­ca­nos, que son tan pro­pen­sos a la bea­te­ría. En cuan­to al pre­si­den­te mis­mo, lo con­si­de­ro sufi­cien­te­men­te retar­da­do como para creer­se las cosas “reli­gio­sas” que dice. Por una par­te. Por otra par­te, lo con­si­de­ro una per­so­na con tan poco per­so­na­li­dad como para no creer­lo. Sin que­rer sub­es­ti­mar su fal­ta de inte­li­gen­cia, esto últi­mo me pare­ce inclu­so más pro­ba­ble.

¿Qué le res­pon­de­ría usted a un niño que entra­ra en una igle­sia y le pre­gun­ta­ra lo que es?

Cita­ría a Nietz­sche: la sepul­tu­ra de “dios”. Un recuer­do petri­fi­ca­do de algo que muy pro­ba­ble­men­te no exis­tió jamás.

Usted ha dedi­ca­do su vida a una obra inmen­sa. ¿Vol­ve­ría a hacer lo mis­mo?

Pues me gus­ta­ría haber­lo hecho de otra mane­ra en algu­nos casos: mejor, mejor en el sen­ti­do for­mal. Y lo que más me habría gus­ta­do es, no luchar con­tra algo (algo tan nece­sa­rio como com­ba­tir el cris­tia­nis­mo) sino a favor de algo: la libe­ra­ción de los ani­ma­les. Pues lo que les lle­va­mos hacien­do des­de hace miles de años, a unos seres tan sen­si­bles como noso­tros, que se ale­gran y sufren como noso­tros: per­mi­tir­les que naz­can sólo para poder sacri­fi­car­los y comer­los, eso es el mayor cri­men de la his­to­ria de la huma­ni­dad, algo horren­do. Lo pien­so todos los días, a menu­do, pero no debo pen­sar­lo mucho para no vol­ver­me loco.

Una per­so­na como usted, que pro­ba­ble­men­te no cree en la vida eter­na, ¿se enfren­ta al hecho de que la vida sea tran­si­to­ria y la muer­te defi­ni­ti­va?

Sí, son cues­tio­nes sobre las que refle­xiono. Soy vie­jo. Está oscu­re­cien­do, y la luz es mi color favo­ri­to. Pero pre­fie­ro morir con miles de dudas que morir eufó­ri­co pagan­do el pre­cio de la men­ti­ra.

¿Tie­ne usted un sue­ño?

Mi madre solía decir que yo era un soña­dor obs­ti­na­do. Me hice mayor y tuve algu­nos sue­ños, entre ellos el sue­ño del pro­gre­so, de un mun­do mejor. Aho­ra casi sólo hay un pro­gre­so con el que sue­ño: que los polí­ti­cos y los curas no nos den mie­do, sino risa.

Tra­duc­ción e intro­duc­ción de Anahí Seri

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *