En defen­sa de la revo­lu­ción cuba­na, pio­ne­ra de la segun­da inde­pen­den­cia de nues­tra Amé­ri­ca – Escri­to por Secre­ta­rio Eje­cu­ti­vo del MCB

Click para ampliar
La dic­ta­du­ra mediá­ti­ca inter­na­cio­nal enca­be­za­da por el poder des-infor­ma­dor, mani­pu­la­dor y calum­nia­dor de los EEUU, ha des­ata­do una per­sis­ten­te cam­pa­ña con­tra la Revo­lu­ción Cuba­na que nos con­vo­ca a refor­zar a esca­la con­ti­nen­tal y mun­dial la línea de defen­sa de esa valio­sa con­quis­ta de nues­tros pue­blos.

Cuba no está sola. Su dig­ni­dad y su deco­ro la hacen acree­do­ra de una extra­or­di­na­ria y mere­ci­da sim­pa­tía y soli­da­ri­dad.

Aco­sa­da por ser pio­ne­ra de la segun­da inde­pen­den­cia de nues­tra Amé­ri­ca y fir­me avan­za­da de los anhe­los de eman­ci­pa­ción de los pue­blos opri­mi­dos latino-cari­be­ños, la revo­lu­ción cuba­na ha sobre­vi­vi­do al cer­co, al blo­queo y a las per­sis­ten­tes agre­sio­nes impe­ria­lis­tas.

Esta vez no será una excep­ción. Y no lo será por más empe­ño que pon­ga el nue­vo pre­si­den­te de ese impe­rio, pre­mia­do a nom­bre de la paz para hacer la gue­rra con todos los medios a su alcan­ce y con­tra todas las nacio­nes y pue­blos que no se le subor­di­nen.

Esta pér­fi­da cam­pa­ña se ins­cri­be den­tro del con­tra­ata­que de EEUU y sus alia­dos a la olea­da trans­for­ma­do­ra que des­de fina­les del siglo XX y en lo que va del siglo XXI tie­ne lugar en esta región con­vul­sio­na­da por el impac­to des­ga­rra­dor del neo­li­be­ra­lis­mo, la vora­ci­dad de sus oli­gar­quías y el per­sis­ten­te saqueo de las cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les.

Es par­te del inten­to de rever­tir los recien­tes avan­ces y con­quis­tas que pudie­ron ser reali­dad a par­tir de la fir­me­za con que la revo­lu­ción cuba­na enfren­tó la ola con­ser­va­do­ra de las últi­mas déca­das del pasa­do siglo.

Es fru­to de un odio vis­ce­ral de un impe­rio deca­den­te y mili­ta­ri­za­do, inca­paz de admi­tir las cau­sas pro­fun­das de sus fra­ca­sos en los pasa­dos inten­tos de sub­ver­sión de esa heroi­ca revo­lu­ción con fines de reco­lo­ni­za­ción.

Hechos fabri­ca­dos al inte­rior de Cuba y finan­cia­mien­tos cana­li­za­dos des­de la Ofi­ci­na de Intere­ses de los EEUU en La Haba­na, con­flu­yen con la inten­sa labor de des­in­for­ma­ción y des­cré­di­to mon­ta­da en el exte­rior en pro­cu­ra de una re-actua­li­za­ción del estig­ma anti-cubano y de un nue­vo inten­to de ais­la­mien­to inter­na­cio­nal de la pri­me­ra revo­lu­ción de orien­ta­ción socia­lis­ta en el Hemis­fe­rio Occi­den­tal.

Hechos fabri­ca­dos por la CIA y cam­pa­ña men­daz orques­ta­da des­de pode­ro­sos gobier­nos, Esta­dos y empre­sas de comu­ni­ca­ción caren­tes de auto­ri­dad polí­ti­ca y moral para hacer­se creí­ble en vis­ta de su lar­go pron­tua­rio de men­ti­ras, crí­me­nes, tor­tu­ras, inter­ven­cio­nes, gue­rras, terro­ris­mo, accio­nes dic­ta­to­ria­les, repre­sión y nega­ción de las liber­ta­des indi­vi­dua­les y colec­ti­vas de sus con­ciu­da­da­nos, de sus pro­pios pue­blos y de otros pue­blo del mun­do.

Ni EEUU, ni la Unión Euro­pea, ni los regi­me­nes de dere­cha de nues­tra Amé­ri­ca y el mun­do, pue­den dar cla­se o eri­gir­se en jue­ces en mate­ria de dere­chos huma­nos. Su his­to­ria de cruel­da­des, su voca­ción por la explo­ta­ción y el saqueo, su capi­ta­lis­mo empa­pa­do de lodo y san­gre, no dejan dudas sobre su pro­ver­bial hipo­cre­sía.

El MCB no es suje­to del chan­ta­je que impli­ca la gue­rra mediá­ti­ca con­tra la Cuba de Mar­tí y de Fidel. Esta­mos situa­dos en la ace­ra del fren­te de sus pro­pó­si­tos esen­cia­les, dispuestos/​as a con­tri­buir a derro­tar­la

Esta­mos exhor­tan­do a todos nues­tros capí­tu­los en Amé­ri­ca, Euro­pa y Aus­tra­lia a salir­le al paso con ener­gía a esa cam­pa­ña y a pro­fun­di­zar la lucha por la defen­sa de la revo­lu­ción Cuba­na, apos­tan­do siem­pre a su pro­mi­so­ria capa­ci­dad para supe­rar esco­llos y limi­ta­cio­nes, para recrear­se y reno­var­se cons­tan­te­men­te.

Esta­mos lla­man­do a la movi­li­za­ción de nues­tros pue­blos, de sus tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras del cam­po y la ciu­dad, de sus jóve­nes, de sus pue­blos ori­gi­na­rios, de sus muje­res, de sus inte­lec­tua­les… a emplear a fon­do su talen­to, ener­gías y crea­ti­vi­dad para defen­der a Cuba y frus­trar las per­ver­sas inten­cio­nes de está cru­za­da al ser­vi­cio de la con­tra­rre­vo­lu­ción con sede en Mia­mi y en Washing­ton.

Un pro­fun­do sen­ti­do de jus­ti­cia nos moti­va.
¡En Bolí­var, Mar­tí y el Che nos encon­tra­mos todos y todas!

¡Has­ta la vic­to­ria siem­pre!

Car­los Casa­nue­va Tron­co­so Nar­ci­so Isa Con­de
Secre­ta­rio Gene­ral Coor­di­na­dor de la Pre­si­den­cia Colec­ti­va

23 de mar­zo 2010, Nues­tra Amé­ri­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *