En defen­sa de la revo­lu­ción cuba­na, pio­ne­ra de la segun­da inde­pen­den­cia de nues­tra Amé­ri­ca – Escri­to por Secre­ta­rio Eje­cu­ti­vo del MCB

Click para ampliar
La dic­ta­du­ra mediá­ti­ca inter­na­cio­nal enca­be­za­da por el poder des-infor­ma­dor, mani­pu­la­dor y calum­nia­dor de los EEUU, ha des­ata­do una per­sis­ten­te cam­pa­ña con­tra la Revo­lu­ción Cuba­na que nos con­vo­ca a refor­zar a esca­la con­ti­nen­tal y mun­dial la línea de defen­sa de esa valio­sa con­quis­ta de nues­tros pueblos.

Cuba no está sola. Su dig­ni­dad y su deco­ro la hacen acree­do­ra de una extra­or­di­na­ria y mere­ci­da sim­pa­tía y solidaridad.

Aco­sa­da por ser pio­ne­ra de la segun­da inde­pen­den­cia de nues­tra Amé­ri­ca y fir­me avan­za­da de los anhe­los de eman­ci­pa­ción de los pue­blos opri­mi­dos latino-cari­be­ños, la revo­lu­ción cuba­na ha sobre­vi­vi­do al cer­co, al blo­queo y a las per­sis­ten­tes agre­sio­nes imperialistas.

Esta vez no será una excep­ción. Y no lo será por más empe­ño que pon­ga el nue­vo pre­si­den­te de ese impe­rio, pre­mia­do a nom­bre de la paz para hacer la gue­rra con todos los medios a su alcan­ce y con­tra todas las nacio­nes y pue­blos que no se le subordinen.

Esta pér­fi­da cam­pa­ña se ins­cri­be den­tro del con­tra­ata­que de EEUU y sus alia­dos a la olea­da trans­for­ma­do­ra que des­de fina­les del siglo XX y en lo que va del siglo XXI tie­ne lugar en esta región con­vul­sio­na­da por el impac­to des­ga­rra­dor del neo­li­be­ra­lis­mo, la vora­ci­dad de sus oli­gar­quías y el per­sis­ten­te saqueo de las cor­po­ra­cio­nes transnacionales.

Es par­te del inten­to de rever­tir los recien­tes avan­ces y con­quis­tas que pudie­ron ser reali­dad a par­tir de la fir­me­za con que la revo­lu­ción cuba­na enfren­tó la ola con­ser­va­do­ra de las últi­mas déca­das del pasa­do siglo.

Es fru­to de un odio vis­ce­ral de un impe­rio deca­den­te y mili­ta­ri­za­do, inca­paz de admi­tir las cau­sas pro­fun­das de sus fra­ca­sos en los pasa­dos inten­tos de sub­ver­sión de esa heroi­ca revo­lu­ción con fines de recolonización.

Hechos fabri­ca­dos al inte­rior de Cuba y finan­cia­mien­tos cana­li­za­dos des­de la Ofi­ci­na de Intere­ses de los EEUU en La Haba­na, con­flu­yen con la inten­sa labor de des­in­for­ma­ción y des­cré­di­to mon­ta­da en el exte­rior en pro­cu­ra de una re-actua­li­za­ción del estig­ma anti-cubano y de un nue­vo inten­to de ais­la­mien­to inter­na­cio­nal de la pri­me­ra revo­lu­ción de orien­ta­ción socia­lis­ta en el Hemis­fe­rio Occidental.

Hechos fabri­ca­dos por la CIA y cam­pa­ña men­daz orques­ta­da des­de pode­ro­sos gobier­nos, Esta­dos y empre­sas de comu­ni­ca­ción caren­tes de auto­ri­dad polí­ti­ca y moral para hacer­se creí­ble en vis­ta de su lar­go pron­tua­rio de men­ti­ras, crí­me­nes, tor­tu­ras, inter­ven­cio­nes, gue­rras, terro­ris­mo, accio­nes dic­ta­to­ria­les, repre­sión y nega­ción de las liber­ta­des indi­vi­dua­les y colec­ti­vas de sus con­ciu­da­da­nos, de sus pro­pios pue­blos y de otros pue­blo del mundo.

Ni EEUU, ni la Unión Euro­pea, ni los regi­me­nes de dere­cha de nues­tra Amé­ri­ca y el mun­do, pue­den dar cla­se o eri­gir­se en jue­ces en mate­ria de dere­chos huma­nos. Su his­to­ria de cruel­da­des, su voca­ción por la explo­ta­ción y el saqueo, su capi­ta­lis­mo empa­pa­do de lodo y san­gre, no dejan dudas sobre su pro­ver­bial hipocresía.

El MCB no es suje­to del chan­ta­je que impli­ca la gue­rra mediá­ti­ca con­tra la Cuba de Mar­tí y de Fidel. Esta­mos situa­dos en la ace­ra del fren­te de sus pro­pó­si­tos esen­cia­les, dispuestos/​as a con­tri­buir a derrotarla

Esta­mos exhor­tan­do a todos nues­tros capí­tu­los en Amé­ri­ca, Euro­pa y Aus­tra­lia a salir­le al paso con ener­gía a esa cam­pa­ña y a pro­fun­di­zar la lucha por la defen­sa de la revo­lu­ción Cuba­na, apos­tan­do siem­pre a su pro­mi­so­ria capa­ci­dad para supe­rar esco­llos y limi­ta­cio­nes, para recrear­se y reno­var­se constantemente.

Esta­mos lla­man­do a la movi­li­za­ción de nues­tros pue­blos, de sus tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras del cam­po y la ciu­dad, de sus jóve­nes, de sus pue­blos ori­gi­na­rios, de sus muje­res, de sus inte­lec­tua­les… a emplear a fon­do su talen­to, ener­gías y crea­ti­vi­dad para defen­der a Cuba y frus­trar las per­ver­sas inten­cio­nes de está cru­za­da al ser­vi­cio de la con­tra­rre­vo­lu­ción con sede en Mia­mi y en Washington.

Un pro­fun­do sen­ti­do de jus­ti­cia nos motiva.
¡En Bolí­var, Mar­tí y el Che nos encon­tra­mos todos y todas!

¡Has­ta la vic­to­ria siempre!

Car­los Casa­nue­va Tron­co­so Nar­ci­so Isa Conde
Secre­ta­rio Gene­ral Coor­di­na­dor de la Pre­si­den­cia Colectiva

23 de mar­zo 2010, Nues­tra América.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.