El can­di­da­to repu­bli­cano III Par­te – Fidel Cas­tro Ruz

fidelotraDije ayer que, mien­tras Bush habla­ba en el Con­gre­so, McCain reci­bía home­na­jes en el res­tau­ran­te Ver­sai­lles de La Peque­ña Haba­na.
Allí resi­die­ron y se ins­ta­la­ron con sus fami­lias la mayo­ría de los más enco­na­dos enemi­gos de la Revo­lu­ción Cuba­na, que fue­ron los batis­tia­nos, los gran­des terra­te­nien­tes, casa­te­nien­tes y millo­na­rios que tira­ni­za­ron y saquea­ron a nues­tro pue­blo. El gobierno de Esta­dos Uni­dos los ha uti­li­za­do a su anto­jo para orga­ni­zar a inva­so­res y terro­ris­tas que a lo lar­go de casi 50 años ensan­gren­ta­ron a nues­tro país. A aquel flu­jo se suma­ron des­pués emi­gran­tes ile­ga­les, la Ley de Ajus­te Cubano y el bru­tal blo­queo impues­to al pue­blo de Cuba.
Es increí­ble que a estas altu­ras el can­di­da­to repu­bli­cano, con hono­res de héroe, se con­vier­ta en ins­tru­men­to de esa mafia. Nadie que se esti­me a sí mis­mo come­te tan gra­ve fal­ta de éti­ca.
Los repre­sen­tan­tes Ilea­na Ros-Leh­ti­nen, Mario y Lin­coln Díaz- Balart, el sena­dor, igual­men­te de ori­gen cubano, Mel Mar­tí­nez, el gober­na­dor Char­les Christ y el sena­dor inde­pen­dien­te Joseph Lie­ber­man, se han con­ver­ti­do en pun­ta­les del can­di­da­to para tra­tar de ganar la Flo­ri­da y en sus ase­so­res prin­ci­pa­les para la polí­ti­ca en Amé­ri­ca Lati­na.
¿Qué podrán espe­rar los lati­no­ame­ri­ca­nos de tales con­se­je­ros?
Ros-Leh­ti­nen carac­te­ri­zó a McCain como «fuer­te en defen­sa nacio­nal» y «tam­bién com­pren­de la ame­na­za que sig­ni­fi­ca el régi­men de Cas­tro».
McCain tuvo par­ti­ci­pa­ción des­ta­ca­da en una audien­cia que reali­zó el 21 de mayo del 2002 sobre Cuba en el Sub­co­mi­té de Asun­tos de Con­su­mo, Comer­cio Exte­rior y Turis­mo, del Comi­té de Cien­cia y Trans­por­ta­ción, en la que reite­ró que nues­tro país cons­ti­tu­ye una ame­na­za para Esta­dos Uni­dos por su capa­ci­dad de pro­du­cir armas bio­ló­gi­cas, lo que James Car­ter demos­tró era ridícu­lo.
Sobre medi­das pro­pues­tas para fle­xi­bi­li­zar los via­jes a Cuba, McCain, en octu­bre de 2003, pre­sen­tó una moción para inte­rrum­pir el deba­te en torno a estos tópi­cos.
Se des­ta­ca la ges­tión rea­li­za­da en mar­zo de 2005 para pre­sen­tar un pro­yec­to legis­la­ti­vo bajo el títu­lo «Ley para el impul­so de la demo­cra­cia 2005», que auto­ri­za finan­cia­mien­to, refuer­za la sub­ver­sión, esta­ble­ce nue­vas estruc­tu­ras y pro­po­ne meca­nis­mos adi­cio­na­les de pre­sión con­tra Cuba.
En alu­sión a las avio­ne­tas pira­tas derri­ba­das el 24 de febre­ro de 1996, decla­ró: «Si yo fue­ra Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, orde­na­ría una inves­ti­ga­ción del derri­bo de esos valien­tes que fue­ron ase­si­na­dos bajo órde­nes de Fidel y Raúl Cas­tro, y los enjui­cia­ría».
En otra de sus capri­cho­sas decla­ra­cio­nes expre­só que «cuan­do hubie­ra liber­tad en Cuba, le gus­ta­ría enfren­tar­se a los cuba­nos que tor­tu­ra­ron a algu­nos de sus com­pa­ñe­ros duran­te la gue­rra de Viet nam». ¡Qué cora­je el del obse­si­vo can­di­da­to!
Vaya­mos a la esen­cia de su pen­sa­mien­to.
¿Qué edu­ca­ción polí­ti­ca reci­bió? Nin­gu­na. Se le ins­tru­yó como pilo­to de gue­rra a par­tir de las apti­tu­des físi­cas para mane­jar un avión de ata­que. ¿Qué pre­do­mi­na­ba en él? La tra­di­ción fami­liar y sus fuer­tes moti­va­cio­nes polí­ti­cas.
En sus memo­rias afir­ma: «Mi padre lle­gó al alto man­do cuan­do el comu­nis­mo había reem­pla­za­do al fas­cis­mo como la ame­na­za domi­nan­te a la segu­ri­dad nor­te­ame­ri­ca­na. Lo odió feroz­men­te y se dedi­có a su ani­qui­la­mien­to. Él cre­yó que está­ba­mos blo­quea­dos sin esca­pe en una lucha —vida o muer­te— con los sovié­ti­cos. Uno u otro lado aca­ba­ría por alcan­zar la vic­to­ria total y el pode­río naval resul­ta­ría cru­cial para el resul­ta­do. Él era cate­gó­ri­co sobre este asun­to.»
«En 1965, cho­ques vio­len­tos entre fac­cio­nes beli­ge­ran­tes, una de las cua­les se creía que era un fren­te comu­nis­ta, habían pues­to a la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na al bor­de de la gue­rra civil. El Pre­si­den­te John­son orde­nó a mi padre coman­dar el asal­to anfi­bio en la Ope­ra­ción Steel Pike 1, la inva­sión y ocu­pa­ción de la nación cari­be­ña. Dicha ope­ra­ción era con­tro­ver­sial. Los crí­ti­cos la juz­ga­ron, con razón, como una inter­ven­ción ile­gal en los asun­tos de una nación sobe­ra­na. Mi padre, como era común en él, esta­ba imper­té­rri­to ante la opo­si­ción inter­na.
«‘Algu­nos con­de­na­ron la inter­ven­ción por injus­ti­fi­ca­da’, obser­vó, ‘pero los comu­nis­tas esta­ban lis­tos para inter­ve­nir y hacer­se car­go. Pue­de ser que la gen­te no te ame por ser fuer­te cuan­do tie­nes que ser­lo, pero te res­pe­tan por ello y apren­den a com­por­tar­se de acuer­do a esa acti­tud’.
«Su nom­bra­mien­to pos­te­rior en las Nacio­nes Uni­das, fue con­si­de­ra­do por la arma­da como un pun­to final y se con­si­de­ra­ba su últi­ma misión. Era un Almi­ran­te de tres estre­llas y las pers­pec­ti­vas de una cuar­ta estre­lla eran remo­tas. Dos años des­pués le orde­na­ron mar­char a Lon­dres para asu­mir el man­do de las fuer­zas nava­les de Esta­dos Uni­dos en Euro­pa. La cuar­ta estre­lla vino con este nom­bra­mien­to. Antes de un año le die­ron el man­do de todas las fuer­zas de Esta­dos Uni­dos en el Pací­fi­co, el mayor man­do ope­ra­cio­nal mili­tar del mun­do.»
Regre­san­do McCain en su via­je de entre­na­mien­to como cade­te, pasó por el terri­to­rio ocu­pa­do de Guan­tá­na­mo.
«Guan­tá­na­mo en esos días antes de Cas­tro era un lugar sal­va­je. Todos fui­mos a tie­rra y nos diri­gi­mos inme­dia­ta­men­te a las enor­mes tien­das de cam­pa­ña que se habían ins­ta­la­do en la base como bares tem­po­ra­les, en las que se ser­vía gran­des can­ti­da­des de cer­ve­za fuer­te cuba­na y pon­ches de ron inclu­so más poten­tes a los que mani­fes­ta­ran sed y no pudie­ran ni pagar­se el tra­go más bara­to.»
«Me sen­tía orgu­llo­so de gra­duar­me de la Aca­de­mia Naval. Pero en ese momen­to, la emo­ción que sen­tí más pro­fun­da­men­te fue la de ali­vio. Ya me habían acep­ta­do en Pen­sa­co­la para un entre­na­mien­to de vue­lo. En aque­llos días, solo había que apro­bar el examen físi­co para cali­fi­car para el entre­na­mien­to de vue­lo, y esta­ba ansio­so por hacer­me a la vida de un des­preo­cu­pa­do avia­dor de la Mari­na.»
«En octu­bre de 1962, esta­ba jus­ta­men­te regre­san­do a la base naval de Nor­folk des­pués de com­ple­tar un des­plie­gue en el Medi­te­rrá­neo a bor­do del Enter­pri­se.
Mi escua­drón levan­tó vue­lo del Enter­pri­se y regre­só a la Esta­ción Aérea Naval Ocea­na mien­tras la nave entra­ba a Nor­folk.»
«Pocos días des­pués de nues­tro regre­so, reci­bi­mos de impro­vi­so órde­nes de volar de regre­so al por­ta­avio­nes. Nues­tros supe­rio­res expli­ca­ron la insó­li­ta orden infor­mán­do­nos que un hura­cán se diri­gía hacia noso­tros.»
«Todos nues­tros avio­nes remon­ta­ron vue­lo de vuel­ta al por­ta­avio­nes en el cur­so de vein­ti­cua­tro horas y nos diri­gi­mos mar afue­ra. Ade­más de nues­tros A‑1, el Enter­pri­se tenía avio­nes de ata­que de lar­go alcan­ce, a los que típi­ca­men­te les son difi­cul­to­sos el des­pe­gue y el ate­rri­za­je. Nos embar­ca­mos en nues­tro mis­te­rio­so des­plie­gue sin ellos.»
«Nues­tro jefe aéreo se diri­gió a un repre­sen­tan­te del escua­drón y le dijo que no tenía­mos tiem­po para espe­rar por todos sus avio­nes para ate­rri­zar; algu­nos de ellos ten­drían que regre­sar a su base.
«Yo esta­ba bas­tan­te des­con­cer­ta­do con la apa­ren­te urgen­cia de nues­tra misión —nos había­mos movi­do pre­ci­pi­ta­da­men­te en un día, dejan­do atrás algu­nos de nues­tros avio­nes; el escua­drón de la Mari­na había reci­bi­do la orden de unir­se a noso­tros con el com­bus­ti­ble sufi­cien­te para ate­rri­zar o hacer un ama­ri­za­je. El mis­te­rio se resol­vió cuan­do poco tiem­po des­pués todos los pilo­tos se reu­nie­ron en el salón mul­ti­pro­pó­si­to del Enter­pri­se para escu­char la trans­mi­sión de un men­sa­je del Pre­si­den­te Ken­nedy infor­man­do a la nación que los sovié­ti­cos esta­ban basi­fi­can­do misi­les nuclea­res en Cuba.»
Se esta­ba refi­rien­do esta vez a la cono­ci­da Cri­sis de Octu­bre de 1962, hace más de 45 años, que dejó en él deseos laten­tes de ata­car a nues­tro país.
«El Enter­pri­se, nave­gan­do a toda velo­ci­dad impul­sa­do por ener­gía nuclear, fue el pri­mer por­ta­avio­nes nor­te­ame­ri­cano en lle­gar a las aguas fren­te a Cuba. Duran­te casi cin­co días, los pilo­tos del Enter­pri­se creí­mos que entra­ría­mos en acción. Nun­ca antes había­mos com­ba­ti­do, y a pesar de la con­fron­ta­ción mun­dial que pre­sa­gia­ba un gol­pe con­tra Cuba, está­ba­mos pre­pa­ra­dos y ansio­sos de eje­cu­tar nues­tra pri­me­ra misión de vue­lo. La atmós­fe­ra a bor­do de la nave era bas­tan­te ten­sa, pero no exa­ge­ra­da­men­te. Por supues­to, en nues­tro fue­ro interno está­ba­mos muy exci­ta­dos, pero man­tu­vi­mos nues­tra com­pos­tu­ra e imi­ta­mos la ima­gen típi­ca de un lacó­ni­co, reser­va­do y audaz nor­te­ame­ri­cano en gue­rra.»
«Des­pués de cin­co días la ten­sión aflo­jó, cuan­do se hizo evi­den­te que la cri­sis se resol­ve­ría de for­ma pací­fi­ca. No nos decep­cio­nó no haber logra­do nues­tra pri­me­ra expe­rien­cia de com­ba­te, pero se abrie­ron nues­tros ape­ti­tos y avi­va­ron nues­tras fan­ta­sías. Anti­ci­pa­mos con avi­dez la oca­sión de hacer lo que está­ba­mos entre­na­dos para hacer, y des­cu­brir, al fin, si éra­mos lo bas­tan­te valien­tes para rea­li­zar la tarea.»
Narra más ade­lan­te el acci­den­te que se pro­du­jo en el por­ta­avio­nes nuclear Forres­tal cuan­do se encon­tra­ba en el Gol­fo de Ton­kín. Cien­to trein­ta y cua­tro jóve­nes nor­te­ame­ri­ca­nos, muchos con 18 y 19 años, murie­ron en un enor­me esfuer­zo por sal­var la nave. El por­ta­avio­nes, lleno de per­fo­ra­cio­nes por las bom­bas que esta­lla­ron, tuvo que via­jar a Esta­dos Uni­dos para ser recons­trui­do. Habría que revi­sar lo que enton­ces se publi­có y el enfo­que sobre el tema.
McCain pasa des­pués a otro por­ta­avio­nes de tipo con­ven­cio­nal en los mis­mos mares, con idén­ti­co obje­ti­vo. Cada una de las auto­de­fi­ni­cio­nes del autor deben obser­var­se.
«El 30 de sep­tiem­bre de 1967, me repor­té al Oris­kany y gru­po VA-136, que era un escua­drón de ata­que de A‑4 y res­pon­día al sobre­nom­bre de ‘Los San­tos’. Duran­te los tres años que duró la Ope­ra­ción Trueno Rodan­te —cam­pa­ña de bom­bar­deo al nor­te de Viet nam que comen­zó en 1965 — , nin­gún pilo­to de por­ta­avio­nes vivió más acción o sufrió más pér­di­das que los del Oris­kany. Cuan­do la admi­nis­tra­ción John­son dio por con­clui­da la Ope­ra­ción Trueno Rodan­te, en 1968, trein­ta y ocho de sus pilo­tos habían sido muer­tos o cap­tu­ra­dos. Se habían per­di­do sesen­ta avio­nes, inclu­yen­do vein­ti­nue­ve del mode­lo A‑4. ‘Los San­tos’ sufrie­ron la más alta tasa de bajas. En 1967, un ter­cio de los pilo­tos del escua­drón fue muer­to o cap­tu­ra­do. Cada uno de los quin­ce A‑4 que per­te­ne­cían ori­gi­nal­men­te a este gru­po había sido des­trui­do. Noso­tros gozá­ba­mos de una repu­tación por nues­tra agre­si­vi­dad y por el éxi­to que alcan­zá­ba­mos en nues­tras misio­nes. En los meses que ante­ce­die­ron mi lle­ga­da al escua­drón, ‘Los San­tos’ habían des­trui­do todos los puen­tes de la ciu­dad por­tua­ria de Haiphong.»
«Al igual que todos los pilo­tos de com­ba­te, noso­tros mos­trá­ba­mos una indi­fe­ren­cia casi maca­bra hacia la muer­te, que encu­bría una gran tris­te­za en el escua­drón y que se hacía más pro­fun­da a medi­da que aumen­ta­ba nues­tra lis­ta de bajas.
«Volá­ba­mos hacia nues­tro pró­xi­mo ata­que con la deter­mi­na­ción de hacer el mayor daño posi­ble.
«Yo esta­ba a pun­to de lan­zar mis bom­bas cuan­do la alar­ma del avión sonó.
«Sabía que me habían dado. Mi A‑4, que vola­ba a una velo­ci­dad cer­ca­na a las 550 millas por hora, se pre­ci­pi­tó vio­len­ta­men­te a tie­rra hacien­do giros en espi­ral.»
«Reac­cio­né auto­má­ti­ca­men­te en el momen­to lue­go del impac­to, y vi que mi avión había per­di­do un ala. Comu­ni­qué mi situa­ción por radio y acti­vé la palan­ca de expul­sión de emer­gen­cia del asien­to.»
«Cho­qué con par­te del avión, rom­pién­do­me mi bra­zo izquier­do, mi bra­zo dere­cho en tres par­tes y mi rodi­lla dere­cha. Que­dé incons­cien­te por un bre­ve ins­tan­te debi­do a la fuer­za de la expul­sión. Algu­nos tes­ti­gos afir­man que mi para­caí­das ape­nas se abrió momen­tos antes de caer en las aguas poco pro­fun­das del Lago Truc Bach. Toqué tie­rra en medio del lago, en el cen­tro de la ciu­dad, a ple­na luz del día.»
«Mi padre no era muy dado en cuan­to a pelear gue­rras con medi­das a medias. Él con­si­de­ra­ba la auto-con­ten­ción como una admi­ra­ble cua­li­dad huma­na, pero cuan­do se pelean gue­rras el creía en tomar todas las medi­das nece­sa­rias para traer el con­flic­to a una con­clu­sión rápi­da y exi­to­sa. La gue­rra de Viet nam no fue rápi­da ni exi­to­sa y sé que esto lo frus­tró bas­tan­te.»
«En un dis­cur­so que pro­nun­ció des­pués que se reti­ró, expre­só que ‘dos deci­sio­nes deplo­ra­bles’ habían con­de­na­do a los Esta­dos Uni­dos a fra­ca­sar en Viet nam: «La pri­me­ra fue la deci­sión públi­ca para prohi­bir a las tro­pas esta­dou­ni­den­ses entrar en el nor­te de Viet nam y derro­tar al enemi­go en su pro­pio sue­lo… La segun­da fue… prohi­bir el bom­bar­deo de Hanoi y Haiphong has­ta las dos últi­mas sema­nas del con­flic­to…».
«Estas dos deci­sio­nes se com­bi­na­ron para per­mi­tir­le a Hanoi adop­tar cual­quier estra­te­gia que qui­sie­ra, sabien­do que vir­tual­men­te no habría repre­sa­lias, ni con­tra­ata­que».
«Cuan­do los viet­na­mi­tas del nor­te lan­za­ron una ofen­si­va de pri­me­ra impor­tan­cia en diciem­bre de 1971, en un momen­to en que las fuer­zas de Esta­dos Uni­dos en Viet­nam habían sido redu­ci­das a 69 000 hom­bres, el Pre­si­den­te Nixon final­men­te le indi­có a mi padre minar Haiphong y otros puer­tos del nor­te de mane­ra inme­dia­ta. La Admi­nis­tra­ción Nixon pres­cin­dió mucho de la micro­di­rec­ción de la gue­rra que le había pres­ta­do tan mal ser­vi­cio a la Admi­nis­tra­ción de John­son, par­ti­cu­lar­men­te las absur­das res­tric­cio­nes de obje­ti­vos impues­tas a los pilo­tos de los bom­bar­de­ros esta­dou­ni­den­ses».
«Las rela­cio­nes entre los coman­dan­tes mili­ta­res y sus supe­rio­res civi­les mejo­ra­ron cuan­do el Pre­si­den­te Nixon y el Secre­ta­rio de Defen­sa Mel­vin Laird asu­mie­ron el car­go. La nue­va admi­nis­tra­ción evi­den­te­men­te esta­ba más intere­sa­da y apo­ya­ba los pun­tos de vis­ta de los gene­ra­les y almi­ran­tes que lle­va­ban a cabo la gue­rra. Mi padre tenía una bue­na rela­ción con ambos, Nixon y Laird, así como con Henry Kis­sin­ger, el Con­se­je­ro de Segu­ri­dad Nacio­nal del Pre­si­den­te».
No ocul­ta sus sen­ti­mien­tos cuan­do habla de las víc­ti­mas de los bom­bar­deos. Sus pala­bras des­ti­lan pro­fun­do odio.
«En abril de 1972 nues­tra situa­ción mejo­ró mucho más, cuan­do el Pre­si­den­te Nixon reini­ció el bom­bar­deo de Viet nam del Nor­te y bajo las órde­nes de mi padre empe­za­ron a caer sobre Hanoi las pri­me­ras bom­bas des­de mar­zo de 1968. La Ope­ra­ción Line­bac­ker, como se lla­mó a esa cam­pa­ña, tra­jo a los B‑52 a la gue­rra, con su enor­me car­ga de bom­bas».
«La angus­tia que había­mos sufri­do antes de 1972 se empeo­ró por el mie­do que tenía­mos de que Esta­dos Uni­dos no estu­vie­ra pre­pa­ra­do para hacer lo que era nece­sa­rio para dar tér­mino a la gue­rra de un modo razo­na­ble­men­te rápi­do. No podía­mos divi­sar en el hori­zon­te el día que la gue­rra iba a ter­mi­nar. Aun­que usted haya apo­ya­do la gue­rra o se haya opues­to a ella —cono­cí varios pre­sos que defen­dían la últi­ma posi­ción— nadie cre­yó que la gue­rra debió haber sido lle­va­da a cabo del modo en que lo hizo la admi­nis­tra­ción John­son».
«Los B‑52 ate­rro­ri­za­ron Hanoi duran­te once noches. Venían olea­da tras olea­da. Duran­te el día, mien­tras los bom­bar­de­ros estra­té­gi­cos eran reamu­ni­cio­na­dos y reabas­te­ci­dos de com­bus­ti­ble, otros avio­nes iban al asal­to. Los viet­na­mi­tas com­pren­die­ron.»
«Nues­tros ofi­cia­les supe­rio­res sabien­do que este momen­to era inmi­nen­te, nos habían adver­ti­do que no mos­trá­ra­mos nin­gu­na emo­ción cuan­do el acuer­do se hicie­ra públi­co.»
Des­ti­la odio hacia los viet­na­mi­tas. Esta­ba dis­pues­to a exter­mi­nar­los a todos.
«En el momen­to en que lle­gó el fin, con la fir­ma en París de los acuer­dos de paz, mi padre se había reti­ra­do del ser­vi­cio acti­vo. Ya sin las res­tric­cio­nes de su papel como subor­di­na­do a supe­rio­res civi­les, des­es­ti­mó el acuer­do. ‘En nues­tra ansie­dad por salir de la gue­rra, fir­ma­mos un acuer­do muy malo’, dijo.»
En estos párra­fos está refle­ja­do el pen­sa­mien­to más ínti­mo de McCain. Lo peor se pro­du­ce cuan­do cede a la idea de hacer una decla­ra­ción con­tra la gue­rra lle­va­da a cabo por su país. Eso no podía dejar de men­cio­nar­lo en su libro. ¿Cómo lo hace?
«Él (su padre) había reci­bi­do un infor­me de que una trans­mi­sión pro­pa­gan­dís­ti­ca gran­de­men­te edi­ta­da que se pre­ten­día había sido hecha por mí, había sido ana­li­za­da y la voz com­pa­ra­da con la gra­ba­ción de mi entre­vis­ta con el perio­dis­ta fran­cés. Las dos voces fue­ron iden­ti­fi­ca­das como la mis­ma. En los días de angus­tia jus­to des­pués de mi con­fe­sión, temía que esto fue­ra des­cu­bier­to por mi padre.
«Des­pués que regre­sé a casa, él nun­ca me men­cio­nó que sabía acer­ca de mi con­fe­sión y, aun­que le con­té al res­pec­to, nun­ca lo dis­cu­tí con pro­fun­di­dad. Sólo hace poco supe que la cin­ta que soñé haber oído a tra­vés del alto­par­lan­te en mi cel­da había sido real, había sido trans­mi­ti­da fue­ra de la pri­sión y había sido cono­ci­da por mi padre.
«Si hubie­ra sabi­do del momen­to en que mi padre había oído mi con­fe­sión, me hubie­ra angus­tia­do más de lo que se pudie­ra ima­gi­nar y no me hubie­ra recu­pe­ra­do de la expe­rien­cia tan rápi­do como lo hice. Pero en los años que han pasa­do des­de ese suce­so, mi esti­ma por mi padre y por mí mis­mo ha madu­ra­do. Com­pren­do mejor la natu­ra­le­za del carác­ter fuer­te.
«Mi padre fue un hom­bre lo sufi­cien­te­men­te fuer­te para no juz­gar dema­sia­do duro el carác­ter de un hijo que había alcan­za­do sus lími­tes y des­cu­brió que estos eran peque­ños para los están­da­res de los héroes idea­li­za­dos que nos han ins­pi­ra­do cuan­do niños.»
No por eso lo cri­ti­co. Sería des­pia­da­do e inhu­mano hacer­lo. No es el obje­ti­vo. Se tra­ta aho­ra de la nece­si­dad de des­en­mas­ca­rar una polí­ti­ca que no es indi­vi­dual, sino com­par­ti­da por muchas per­so­nas, ya que la ver­dad obje­ti­va siem­pre será difí­cil de com­pren­der.
¿Ha pen­sa­do algu­na vez McCain en los Cin­co Héroes anti­te­rro­ris­tas cuba­nos que fue­ron ence­rra­dos en pri­sio­nes soli­ta­rias como las que él dice detes­tar, obli­ga­dos a com­pa­re­cer ante un jura­do de La Peque­ña Haba­na por deli­tos que nun­ca come­tie­ron, san­cio­na­dos tres de ellos a una y has­ta dos cade­nas per­pe­tuas, y los otros dos a 19 y 15 años?
¿Cono­ce que las auto­ri­da­des de Esta­dos Uni­dos reci­bie­ron infor­ma­ción que pudo impe­dir la muer­te por terro­ris­mo de ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos?
¿Cono­ce las acti­vi­da­des de Posa­da Carri­les y Orlan­do Bosch, res­pon­sa­bles de la vola­du­ra de un avión cubano de pasa­je­ros en pleno vue­lo y la muer­te de sus 73 ocu­pan­tes?
¿Por qué no les habla de eso a los cade­tes de Anna­po­lis?
Los héroes cuba­nos están pró­xi­mos a cum­plir ya 10 años de pri­sión. No han ase­si­na­do ni tor­tu­ra­do nun­ca a nadie. No los acu­se aho­ra de que esta­ban en Viet nam tor­tu­ran­do a pilo­tos nor­te­ame­ri­ca­nos.
Conoz­co lo decla­ra­do por usted en la escue­la don­de se gra­duó como cade­te. Le agra­dez­co su noble deseo de no res­pon­der­me para no dig­ni­fi­car­me. La úni­ca lamen­ta­ble con­fu­sión —y no ha sido la inten­ción de algu­nas agen­cias que trans­mi­tie­ron la pri­me­ra refle­xión sobre el tema— es que yo pedí prue­bas. No se pue­de pro­bar lo que nun­ca ocu­rrió. Pedí éti­ca.
Con­ti­nua­ré.

Fidel Cas­tro Ruz

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *