Un acer­ca­mien­to a la situa­ción eco­nó­mi­ca de Eus­kal Herria

Pro­po­ne­mos el esta­ble­ci­mien­to de un Umbral de Pobre­za en base al 37,5% del PIB per capi­ta, a par­tir del cual habría que ase­gu­rar a todas las per­so­nas, pres­ta­cio­nes, ayu­das y pensiones…(para 2010, 1.069 euros men­sua­les) Siguien­do con esta meto­do­lo­gía el SMI sería el 50% del PIB per capita.

Un acer­ca­mien­to a la situa­ción actual

Des­de Elkar­tzen veni­mos dicien­do duran­te los últi­mos años que se está pro­du­cien­do un pro­ce­so de pre­ca­ri­za­ción de las con­di­cio­nes vita­les de amplios sec­to­res de la pobla­ción como con­se­cuen­cia de un ace­le­ra­do e inten­so recor­te de dere­chos socia­les y labo­ra­les a gol­pe de ley. Este pro­ce­so se está inten­si­fi­can­do en la actual coyun­tu­ra de cri­sis eco­nó­mi­ca debi­do a que la rique­za gene­ra­da por los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras no se está repar­tien­do de una mane­ra jus­ta. Es más, se está pro­du­cien­do un des­ca­ra­do tras­va­se de dine­ro públi­co a manos pri­va­das, con lo que las con­se­cuen­cias de la cri­sis las está sopor­tan­do la cla­se tra­ba­ja­do­ra; y es que las eli­tes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas ‑patro­nal y ban­ca- han hecho un pac­to para salir de la cri­sis y recu­pe­rar su tasa de ganan­cia a cos­ta de la pre­ca­rie­dad gene­ra­li­za­da de la población.

La estra­te­gia sigue sien­do la de des­viar dine­ro públi­co (el dine­ro de todos) a los gru­pos de poder eco­nó­mi­co (osea unos pocos).

Lo hicie­ron pri­me­ro des­ti­nan­do gran­des can­ti­da­des de dine­ro a la Ban­ca y al sec­tor finan­cie­ro, aun­que estos siguen anun­cian­do ganan­cias millo­na­rias. Las admi­nis­tra­cio­nes hacen de Anti-Robin Hood, qui­tan dine­ro a los pobres para dár­se­lo a los ricos.

Siguen ali­men­tan­do a las empre­sas de la cons­truc­ción vía pre­su­pues­tos en con­cep­to de gran­des infra­es­truc­tu­ras que están supo­nien­do un gra­ve ata­que a nues­tro medioam­bien­te (Puer­to de Pasaia, Tren de Alta Velo­ci­dad, carre­te­ras, via­les, cen­tros comer­cia­les, viviendas…).

Los empre­sa­rios de las indus­trias tam­bién quie­ren dine­ro públi­co, y para ello siguen des­pi­dien­do a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras duran­te un perio­do (EREs) man­te­nien­do bene­fi­cios a tra­vés de no pagar los sala­rios que son cubier­tos vía paro.

Ade­más siguen aga­sa­jan­do a los empre­sa­rios con una fis­ca­li­dad a su medi­da. A la reduc­ción del Impues­to de Socie­da­des y del Impues­to de Patri­mo­nio, se va a unir en bre­ve una reduc­ción de las cuo­tas socia­les de las empre­sas, con la con­si­guien­te dis­mi­nu­ción de recau­da­ción de la Segu­ri­dad Social, que debe­re­mos de pagar con “esos” dos años más de tra­ba­jo que han anun­cia­do recien­te­men­te con la Refor­ma Labo­ral que nos quie­ren imponer.

Ace­le­ra­do e inten­so recor­te de dere­chos socia­les y labo­ra­les a gol­pe de ley.

Mien­tras que las tasas de paro supe­ran el 13% de la pobla­ción acti­va (en febre­ro más de 180.913 per­so­nas se encon­tra­ban en des­em­pleo), pro­me­ten la crea­ción de empleo, sin reco­no­cer que son más los empleos des­trui­dos que los crea­dos y que los que pien­san crear serán en con­di­cio­nes más pre­ca­rias, sin men­cio­nar el tra­ba­jo sumer­gi­do rea­li­za­do en su mayo­ría por muje­res migran­tes, ni el invi­si­bi­li­za­do ni roba­do en su tota­li­dad a las muje­res de este pue­blo aún sien­do social­men­te necesario.

Miles de per­so­nas no pue­den acce­der al dis­fru­te de una vivien­da o se las ven y se las desean para poder pagar una hipo­te­ca, aumen­tan­do de for­ma alar­man­te los desahu­cios y embar­gos ante la pasi­vi­dad del sec­tor públi­co. Se limi­tan a rene­go­ciar y alar­gar los perio­dos de pago de hipo­te­cas, sin comu­ni­car que esa demo­ra impli­ca un aumen­to del dine­ro a desembolsar.

A su vez, se pri­va­ti­zan ser­vi­cios públi­cos y socia­les pri­van­do de este dere­cho a las per­so­nas con menos recur­sos e impo­si­bi­li­tan­do la par­ci­ci­pa­ción social acti­va, mien­tras que para que sus cuen­tas engor­den, esta­ble­cen subi­das en el IVA has­ta el 18%, pero cla­ro, no es lo mis­mo pagar el 18% de IVA con un suel­do de 600 euros al mes que con un suel­do de 8.000 euros.

Recor­tan y endu­re­cen las con­di­cio­nes de acce­so a las dife­ren­tes ayu­das socia­les, exi­gen a la pobla­ción en su con­jun­to que alar­ge la jubi­la­ción más de dos años, pero los mis­mos que pre­di­can esto, votan leyes a su medi­da que les garan­ti­za una pres­ta­ción supe­rior a la máxi­ma de la Segu­ri­dad Social por haber ocu­pa­do un asien­to en la ins­ti­tu­ción duran­te sólo dos años, el mis­mo que nos piden que tra­ba­je­mos de “más” para poder reci­bir una pen­sión que en el mejor de los casos supe­ra­rá rára­men­te el mis­mo Sala­rio Míni­mo Interprofesional.

Al con­tra­rio que con el sec­tor finan­cie­ro y la patro­nal, las actua­cio­nes des­de las ins­ti­tu­cio­nes para garan­ti­zar un míni­mo de dig­ni­dad al con­jun­to de la pobla­ción son puros par­ches y recor­tes. Aquí no se invier­ten gran­des can­ti­da­des de dine­ro públi­co, es más el aco­so, cri­mi­na­li­za­ción e insul­tos que en los últi­mos meses esta­mos oyen­do de boca de polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les, ins­ti­tu­cio­nes varias y eli­tis­tas estó­ma­gos agre­de­ci­dos rayan la obs­ce­ni­dad. Resul­ta que esta eli­te insul­ta a tra­ba­ja­do­res, amas de casa, pen­sio­nis­tas, viu­das, per­so­nas migran­tes, jove­nes y per­so­nas en situa­cion de des­em­pleo, cali­fi­cán­do­los como bagos, des­ga­na­dos sin nin­gún tipo de inquie­tud y de hacer tram­pas pica­res­cas para reci­bir suel­dos y pres­ta­cio­nes de miseria.

Unir fuer­zas para repar­tir la rique­za, demo­cra­ti­zar la eco­no­mía y con­quis­tar la sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca. Una pro­pues­ta, cal­cu­lar el umbral de la pobreza

Es vital reco­no­cer que el capi­ta­lis­mo y la cri­sis van de la mano y que este sis­te­ma tien­de a la acu­mu­la­ción de rique­za en pocas manos, por un lado, y al avan­ce de la pre­ca­rie­dad y la pobre­za, en cada vez mayo­res sec­to­res de la pobla­ción, por otro. Las eli­tes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas quie­ren un nue­vo sis­te­ma que agu­di­ce las peo­res carac­te­rís­ti­cas del actual, su jerar­quía, sus pri­vi­le­gios, sus des­igual­da­des… Se nos lla­mó “exa­ge­ra­dos” cuan­do según la últi­ma esti­ma­ción de Elkar­tzen para el año 2006, 900.000 per­so­nas vivían en Eus­kal Herria con ingre­sos infe­rio­res al umbral de la pobre­za. Hemos teni­do que espe­rar a la EPDS (Encues­ta de Pobre­za y Des­igual­da­des Socia­les) del 2008, para dar­nos cuen­ta que sólo en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa son más de 890.000 las per­so­nas de la pobla­ción que refle­jan algún tipo de pre­ca­rie­dad y decla­ra tener con­si­de­ra­bles difi­cul­ta­des para lle­gar a fin de mes… Todo esto con­du­ce a que cada vez hay más per­so­nas en situa­ción de exclu­sión y pobre­za. Más de un millón de per­so­nas viven hoy en Eus­kal Herria con ingre­sos infe­rio­res al umbral de la pobre­za y por lo tan­to su nece­si­da­des y dere­chos negados.

En este sen­ti­do, des­de Elkar­tzen pro­po­ne­mos el umbral de la pobre­za como un ins­tru­men­to para comen­zar a demo­cra­ti­zar la eco­no­mía y repar­tir la rique­za. La pro­pues­ta es la siguien­te: que anual­men­te, jun­to con la esti­ma­ción del PIB, se pre­sen­te el PIB per capi­ta (solo seria divi­dir el dato del PIB entre la pobla­ción vas­ca en ese momen­to), y se establezca:

1. El umbral de la pobre­za en el 37,5% del PIB per capi­ta. Para el año 2010 se situa­ría en 1.069 euros en 12 pagas. A par­tir de aquí garan­ti­zar que todas las pres­ta­cio­nes, pen­sio­nes… se sitúan por enci­ma de este umbral.
2. Pre­vio a este cálcu­lo habría que esta­ble­cer un SMI míni­ma­men­te digno que se situa­ría en el 50% del PIB per capita.

Así las cosas, des­de Elkar­tzen vamos a rea­li­zar un tra­ba­jo de socia­li­za­ción y con­tras­te con todas las orga­ni­za­cio­nes socia­les y sin­di­ca­les a nues­tro alcan­ce, para imple­men­tar el esta­ble­ci­mien­to de una meto­do­lo­gía de Umbral de Pobre­za ancla­do a la rique­za gene­ra­da por las per­so­nas que vivi­mos y tra­ba­ja­mos en Eus­kal Herria ya que cree­mos que sólo la actua­ción coor­di­na­da de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res, jóve­nes, muje­res, pen­sio­nis­tas, estu­dian­tes, eco­lo­gis­tas, viu­das, per­so­nas migran­tes… per­mi­ti­rán recon­du­cir la actual situa­ción de cri­sis a favor de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en la defen­sa de sus dere­chos socia­les y labo­ra­les. Esta­mos hablan­do de demo­cra­ti­zar la eco­no­mía, de que sea la mayo­ría de la pobla­ción, aque­lla que con su esfuer­zo saca ade­lan­te día a día este país, la que par­ti­ci­pe y deci­da sobre las cues­tio­nes cla­ve de nues­tro modo de vida: cómo orga­ni­zar el tra­ba­jo, cómo repar­tir la rique­za. Habla­mos tam­bién de sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca, de orga­ni­zar­nos para ejer­cer nues­tro poder de deci­dir y plas­mar nues­tro futu­ro eco­nó­mi­co, el futu­ro eco­nó­mi­co de Eus­kal Herria.

Elkar­tzen 2010-03-31

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.