Un acer­ca­mien­to a la situa­ción eco­nó­mi­ca de Eus­kal Herria

Pro­po­ne­mos el esta­ble­ci­mien­to de un Umbral de Pobre­za en base al 37,5% del PIB per capi­ta, a par­tir del cual habría que ase­gu­rar a todas las per­so­nas, pres­ta­cio­nes, ayu­das y pensiones…(para 2010, 1.069 euros men­sua­les) Siguien­do con esta meto­do­lo­gía el SMI sería el 50% del PIB per capi­ta.

Un acer­ca­mien­to a la situa­ción actual

Des­de Elkar­tzen veni­mos dicien­do duran­te los últi­mos años que se está pro­du­cien­do un pro­ce­so de pre­ca­ri­za­ción de las con­di­cio­nes vita­les de amplios sec­to­res de la pobla­ción como con­se­cuen­cia de un ace­le­ra­do e inten­so recor­te de dere­chos socia­les y labo­ra­les a gol­pe de ley. Este pro­ce­so se está inten­si­fi­can­do en la actual coyun­tu­ra de cri­sis eco­nó­mi­ca debi­do a que la rique­za gene­ra­da por los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras no se está repar­tien­do de una mane­ra jus­ta. Es más, se está pro­du­cien­do un des­ca­ra­do tras­va­se de dine­ro públi­co a manos pri­va­das, con lo que las con­se­cuen­cias de la cri­sis las está sopor­tan­do la cla­se tra­ba­ja­do­ra; y es que las eli­tes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas ‑patro­nal y ban­ca- han hecho un pac­to para salir de la cri­sis y recu­pe­rar su tasa de ganan­cia a cos­ta de la pre­ca­rie­dad gene­ra­li­za­da de la pobla­ción.

La estra­te­gia sigue sien­do la de des­viar dine­ro públi­co (el dine­ro de todos) a los gru­pos de poder eco­nó­mi­co (osea unos pocos).

Lo hicie­ron pri­me­ro des­ti­nan­do gran­des can­ti­da­des de dine­ro a la Ban­ca y al sec­tor finan­cie­ro, aun­que estos siguen anun­cian­do ganan­cias millo­na­rias. Las admi­nis­tra­cio­nes hacen de Anti-Robin Hood, qui­tan dine­ro a los pobres para dár­se­lo a los ricos.

Siguen ali­men­tan­do a las empre­sas de la cons­truc­ción vía pre­su­pues­tos en con­cep­to de gran­des infra­es­truc­tu­ras que están supo­nien­do un gra­ve ata­que a nues­tro medioam­bien­te (Puer­to de Pasaia, Tren de Alta Velo­ci­dad, carre­te­ras, via­les, cen­tros comer­cia­les, vivien­das…).

Los empre­sa­rios de las indus­trias tam­bién quie­ren dine­ro públi­co, y para ello siguen des­pi­dien­do a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras duran­te un perio­do (EREs) man­te­nien­do bene­fi­cios a tra­vés de no pagar los sala­rios que son cubier­tos vía paro.

Ade­más siguen aga­sa­jan­do a los empre­sa­rios con una fis­ca­li­dad a su medi­da. A la reduc­ción del Impues­to de Socie­da­des y del Impues­to de Patri­mo­nio, se va a unir en bre­ve una reduc­ción de las cuo­tas socia­les de las empre­sas, con la con­si­guien­te dis­mi­nu­ción de recau­da­ción de la Segu­ri­dad Social, que debe­re­mos de pagar con “esos” dos años más de tra­ba­jo que han anun­cia­do recien­te­men­te con la Refor­ma Labo­ral que nos quie­ren impo­ner.

Ace­le­ra­do e inten­so recor­te de dere­chos socia­les y labo­ra­les a gol­pe de ley.

Mien­tras que las tasas de paro supe­ran el 13% de la pobla­ción acti­va (en febre­ro más de 180.913 per­so­nas se encon­tra­ban en des­em­pleo), pro­me­ten la crea­ción de empleo, sin reco­no­cer que son más los empleos des­trui­dos que los crea­dos y que los que pien­san crear serán en con­di­cio­nes más pre­ca­rias, sin men­cio­nar el tra­ba­jo sumer­gi­do rea­li­za­do en su mayo­ría por muje­res migran­tes, ni el invi­si­bi­li­za­do ni roba­do en su tota­li­dad a las muje­res de este pue­blo aún sien­do social­men­te nece­sa­rio.

Miles de per­so­nas no pue­den acce­der al dis­fru­te de una vivien­da o se las ven y se las desean para poder pagar una hipo­te­ca, aumen­tan­do de for­ma alar­man­te los desahu­cios y embar­gos ante la pasi­vi­dad del sec­tor públi­co. Se limi­tan a rene­go­ciar y alar­gar los perio­dos de pago de hipo­te­cas, sin comu­ni­car que esa demo­ra impli­ca un aumen­to del dine­ro a des­em­bol­sar.

A su vez, se pri­va­ti­zan ser­vi­cios públi­cos y socia­les pri­van­do de este dere­cho a las per­so­nas con menos recur­sos e impo­si­bi­li­tan­do la par­ci­ci­pa­ción social acti­va, mien­tras que para que sus cuen­tas engor­den, esta­ble­cen subi­das en el IVA has­ta el 18%, pero cla­ro, no es lo mis­mo pagar el 18% de IVA con un suel­do de 600 euros al mes que con un suel­do de 8.000 euros.

Recor­tan y endu­re­cen las con­di­cio­nes de acce­so a las dife­ren­tes ayu­das socia­les, exi­gen a la pobla­ción en su con­jun­to que alar­ge la jubi­la­ción más de dos años, pero los mis­mos que pre­di­can esto, votan leyes a su medi­da que les garan­ti­za una pres­ta­ción supe­rior a la máxi­ma de la Segu­ri­dad Social por haber ocu­pa­do un asien­to en la ins­ti­tu­ción duran­te sólo dos años, el mis­mo que nos piden que tra­ba­je­mos de “más” para poder reci­bir una pen­sión que en el mejor de los casos supe­ra­rá rára­men­te el mis­mo Sala­rio Míni­mo Inter­pro­fe­sio­nal.

Al con­tra­rio que con el sec­tor finan­cie­ro y la patro­nal, las actua­cio­nes des­de las ins­ti­tu­cio­nes para garan­ti­zar un míni­mo de dig­ni­dad al con­jun­to de la pobla­ción son puros par­ches y recor­tes. Aquí no se invier­ten gran­des can­ti­da­des de dine­ro públi­co, es más el aco­so, cri­mi­na­li­za­ción e insul­tos que en los últi­mos meses esta­mos oyen­do de boca de polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les, ins­ti­tu­cio­nes varias y eli­tis­tas estó­ma­gos agre­de­ci­dos rayan la obs­ce­ni­dad. Resul­ta que esta eli­te insul­ta a tra­ba­ja­do­res, amas de casa, pen­sio­nis­tas, viu­das, per­so­nas migran­tes, jove­nes y per­so­nas en situa­cion de des­em­pleo, cali­fi­cán­do­los como bagos, des­ga­na­dos sin nin­gún tipo de inquie­tud y de hacer tram­pas pica­res­cas para reci­bir suel­dos y pres­ta­cio­nes de mise­ria.

Unir fuer­zas para repar­tir la rique­za, demo­cra­ti­zar la eco­no­mía y con­quis­tar la sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca. Una pro­pues­ta, cal­cu­lar el umbral de la pobre­za

Es vital reco­no­cer que el capi­ta­lis­mo y la cri­sis van de la mano y que este sis­te­ma tien­de a la acu­mu­la­ción de rique­za en pocas manos, por un lado, y al avan­ce de la pre­ca­rie­dad y la pobre­za, en cada vez mayo­res sec­to­res de la pobla­ción, por otro. Las eli­tes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas quie­ren un nue­vo sis­te­ma que agu­di­ce las peo­res carac­te­rís­ti­cas del actual, su jerar­quía, sus pri­vi­le­gios, sus des­igual­da­des… Se nos lla­mó “exa­ge­ra­dos” cuan­do según la últi­ma esti­ma­ción de Elkar­tzen para el año 2006, 900.000 per­so­nas vivían en Eus­kal Herria con ingre­sos infe­rio­res al umbral de la pobre­za. Hemos teni­do que espe­rar a la EPDS (Encues­ta de Pobre­za y Des­igual­da­des Socia­les) del 2008, para dar­nos cuen­ta que sólo en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa son más de 890.000 las per­so­nas de la pobla­ción que refle­jan algún tipo de pre­ca­rie­dad y decla­ra tener con­si­de­ra­bles difi­cul­ta­des para lle­gar a fin de mes… Todo esto con­du­ce a que cada vez hay más per­so­nas en situa­ción de exclu­sión y pobre­za. Más de un millón de per­so­nas viven hoy en Eus­kal Herria con ingre­sos infe­rio­res al umbral de la pobre­za y por lo tan­to su nece­si­da­des y dere­chos nega­dos.

En este sen­ti­do, des­de Elkar­tzen pro­po­ne­mos el umbral de la pobre­za como un ins­tru­men­to para comen­zar a demo­cra­ti­zar la eco­no­mía y repar­tir la rique­za. La pro­pues­ta es la siguien­te: que anual­men­te, jun­to con la esti­ma­ción del PIB, se pre­sen­te el PIB per capi­ta (solo seria divi­dir el dato del PIB entre la pobla­ción vas­ca en ese momen­to), y se esta­blez­ca:

1. El umbral de la pobre­za en el 37,5% del PIB per capi­ta. Para el año 2010 se situa­ría en 1.069 euros en 12 pagas. A par­tir de aquí garan­ti­zar que todas las pres­ta­cio­nes, pen­sio­nes… se sitúan por enci­ma de este umbral.
2. Pre­vio a este cálcu­lo habría que esta­ble­cer un SMI míni­ma­men­te digno que se situa­ría en el 50% del PIB per capi­ta.

Así las cosas, des­de Elkar­tzen vamos a rea­li­zar un tra­ba­jo de socia­li­za­ción y con­tras­te con todas las orga­ni­za­cio­nes socia­les y sin­di­ca­les a nues­tro alcan­ce, para imple­men­tar el esta­ble­ci­mien­to de una meto­do­lo­gía de Umbral de Pobre­za ancla­do a la rique­za gene­ra­da por las per­so­nas que vivi­mos y tra­ba­ja­mos en Eus­kal Herria ya que cree­mos que sólo la actua­ción coor­di­na­da de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res, jóve­nes, muje­res, pen­sio­nis­tas, estu­dian­tes, eco­lo­gis­tas, viu­das, per­so­nas migran­tes… per­mi­ti­rán recon­du­cir la actual situa­ción de cri­sis a favor de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en la defen­sa de sus dere­chos socia­les y labo­ra­les. Esta­mos hablan­do de demo­cra­ti­zar la eco­no­mía, de que sea la mayo­ría de la pobla­ción, aque­lla que con su esfuer­zo saca ade­lan­te día a día este país, la que par­ti­ci­pe y deci­da sobre las cues­tio­nes cla­ve de nues­tro modo de vida: cómo orga­ni­zar el tra­ba­jo, cómo repar­tir la rique­za. Habla­mos tam­bién de sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca, de orga­ni­zar­nos para ejer­cer nues­tro poder de deci­dir y plas­mar nues­tro futu­ro eco­nó­mi­co, el futu­ro eco­nó­mi­co de Eus­kal Herria.

Elkar­tzen 2010-03-31

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *