Aten­ta­dos en el metro de Mos­cú, Rusia. Múl­ti­ples ver­sio­nes que no des­pe­jan la sos­pe­cha de una pues­ta en esce­na de la “estra­te­gia de la ten­sión” en vís­pe­ras de las elec­cio­nes generales

Bort­ni­kov, res­pon­sa­ble del FSB, indi­có que en los aten­ta­dos en el metro mos­co­vi­ta están impli­ca­dos gru­pos del Cáu­ca­so nor­te. La inves­ti­ga­ción no ha hecho más que arran­car, pero el FSB ya diri­ge a la opi­nión públi­ca por esa pis­ta, como ver­sión principal.

El minis­tro de Exte­rio­res Ser­guei Lavrov tam­bién hizo públi­cas sus supo­si­cio­nes. “No pode­mos excluir nada”, decla­ró ante la pre­gun­ta de si con­si­de­ra­ba posi­ble que las explo­sio­nes se hubie­sen eje­cu­ta­do con apo­yo des­de el extran­je­ro. “Todos sabe­mos que entre la fron­te­ra de Paquis­tán y Afga­nis­tán hay un terri­to­rio que es “tie­rra de nadie” don­de se han hecho fuer­tes las orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas”, decla­ró Lavrov. En su opi­nión es pre­ci­sa­men­te ahí don­de se dise­ñan muchos aten­ta­dos y no sólo en los paí­ses cer­ca­nos, “a veces esos cami­nos con­du­cen al Cáucaso”.

El perió­di­co “Mos­kovsky Kom­so­mo­lets” (MK) desa­rro­lla una nue­va ver­sión. El rota­ti­vo pre­su­po­ne que en la orga­ni­za­ción de los aten­ta­dos pue­da estar impli­ca­do Pavel Koso­la­pov, de ori­gen ruso, pero con­ver­ti­do al islam más radical.

“Los nue­vos aten­ta­dos lle­van una fir­ma sor­pren­den­te­men­te pare­ci­da al aten­ta­do de 2004, en el tra­yec­to entre las esta­cio­nes “Pave­lets­ka­ya” y “Avto­za­vods­ka­ya”. El perió­di­co recuer­da que el men­tor direc­to del sui­ci­da que eje­cu­tó el aten­ta­do fue pre­ci­sa­men­te Koso­la­pov. A su gru­po se le atri­bu­yen varios aten­ta­dos impor­tan­tes. “MK” seña­la que es la pri­me­ra vez tras la muer­te de Sha­mil Basa­yev, que el terro­ris­mo vuel­ve a Mos­cú. “Es posi­ble que ese medio en el que se mue­ven las orga­ni­za­cio­nes clan­des­ti­nas haya hecho cre­cer a un terro­ris­ta com­pa­ra­ble a Basayev”.

Por supues­to sólo la inves­ti­ga­ción podrá deter­mi­nar si se han pla­nea­do esta vez otra serie de aten­ta­dos, como ocu­rrie­ra en el 2004. Enton­ces tam­bién hubo aten­ta­dos en el metro, lue­go explo­sio­nes en avio­nes, para ter­mi­nar con Bes­lán y el “for­ma­teo” com­ple­to del sis­te­ma polí­ti­co ruso que le siguió, en for­ma de la tan cacarea­da “ver­ti­cal de poder”.

Las supo­si­cio­nes rela­cio­na­das con los aten­ta­dos en el metro del 29 de mar­zo y la posi­ble eje­cu­ción en Rusia de la “estra­te­gia de la ten­sión”, es decir de la acti­vi­dad terro­ris­ta que ten­ga como fin cam­bios polí­ti­cos de gran alcan­ce, diri­gi­dos por los ser­vi­cios secre­tos (no impor­ta si pro­pios o extran­je­ros), es una ver­sión a tener muy en cuenta.

En Rusia, entre los ele­men­tos de eje­cu­ción de esa “estra­te­gia de la ten­sión” cabría seña­lar, la vola­du­ra de los blo­ques de vivien­das (agos­to-sep­tiem­bre de 1999), la tra­ge­dia del tea­tro Nord-Ost (octu­bre de 2002), el fes­ti­val de rock “Kryl­ya” (julio de 2003), Bes­lán (sep­tiem­bre de 2005). El terro­ris­mo gene­ró mie­do en la socie­dad y per­mi­tió lle­var a cabo cam­bios auto­ri­ta­rios en el régi­men político.

La ero­sión del lide­raz­go de “Rusia Uni­da” y por ende de Putin como diri­gen­te de ese par­ti­do es algo cons­ta­ta­do en las elec­cio­nes regio­na­les del 14 de mar­zo de 2010, es una fuer­te señal que la socie­dad man­dó al tán­dem gober­nan­te. ¿Cuá­les son las con­clu­sio­nes que se extraen de esto? ¿De qué fuer­zas o cla­nes son res­pues­ta las explo­sio­nes en el metro? ¿Aca­so son sólo un “salu­do” des­de el Cáu­ca­so (ver­sión de Bort­ni­kov) o de la fron­te­ra de Afga­nis­tán y Paquis­tán (ver­sión de Lavrov)?

¿Las explo­sio­nes del 29 de mar­zo en Mos­cú tie­nen lugar en un esce­na­rio de exci­ta­ción men­tal entre las éli­tes, rela­cio­na­da con el dile­ma del segun­do man­da­to de Med­vé­dev o el ter­ce­ro de Putin? La inves­ti­ga­ción de la ver­sión sobre la posi­bi­li­dad del comien­zo de la pues­ta en esce­na de una “nue­va estra­te­gia de la ten­sión” en vís­pe­ras de las elec­cio­nes fede­ra­les de 2011 – 2012, repre­sen­ta una impor­tan­te tarea para el Par­ti­do Comu­nis­ta y toda la opo­si­ción patrió­ti­ca de izquier­das. ¿Enca­jan estos suce­sos en la posi­bi­li­dad de con­ti­nui­dad de un esce­na­rio iner­te de la pró­xi­ma cam­pa­ña elec­to­ral o esta­mos ante el pre­sa­gio de su futu­ra fractura?

El tema de la moder­ni­za­ción del país, tan publi­ci­ta­do por Med­vé­dev, que­da aho­ra des­pla­za­do del foco del deba­te públi­co. Por aho­ra el pre­si­den­te en lugar de moder­ni­za­ción se ve obli­ga­do a hablar de fie­ras terro­ris­tas y de pro­me­sas para exter­mi­nar­las. En estas con­di­cio­nes no hay espa­cio ni tiem­po ni para la cam­pa­ña pre­si­den­cial que anun­cia­ba poner orden en el gobierno de Putin, como tam­po­co son opor­tu­nas las con­ver­sa­cio­nes e ini­cia­ti­vas sobre los tími­dos pasos ten­den­tes a libe­ra­li­zar el sis­te­ma político.

En resu­men, habre­mos de seguir muy aten­tos la evo­lu­ción de los acon­te­ci­mien­tos, así como al trans­cu­rrir de este “com­ba­te” infor­ma­ti­vo entre Med­vé­dev y Putin por el domi­nio de la peque­ña pan­ta­lla en estos trá­gi­cos días. Es algo de vital trans­cen­den­cia para el PCFR y toda la opo­si­ción patrió­ti­ca de izquier­das. Es impres­cin­di­ble estar pre­pa­ra­dos ante los más impre­vi­si­bles vira­jes que se pue­dan dar en la polí­ti­ca rusa.

Del infor­me del PCFR​.ru

La his­to­ria de los aten­ta­dos en el metro coin­ci­de sor­pren­den­te­men­te con las situa­cio­nes de mayor ten­sión en la his­to­ria polí­ti­ca de Rusia. Todas las ver­sio­nes y supo­si­cio­nes exi­gen un aná­li­sis escrupuloso.

¿Para que votá­se­mos con el cora­zón? La vís­pe­ra de la pri­me­ra vuel­ta de la pre­si­den­cia­les entre Ziu­ga­nov y Yel­tsin, el 11 de junio de 1996. El pri­mer aten­ta­do en la his­to­ria del metro, en la his­to­ria moder­na de la Fede­ra­ción de Rusia, se pro­du­jo el 11 de junio de 1996 en el tra­yec­to entre las esta­cio­nes “Tuls­ka­ya” y “Naga­tins­ka­ya”. La explo­sión suce­dió a las 21 h., bajo uno de los asien­tos del vagón de cola. Hicie­ron explo­sión 500 gr de tri­li­ta. Hubo 4 muer­tos y 12 heridos.

El 19 de diciem­bre de ese mis­mo año tuvo lugar una explo­sión en el metro de San Peters­bur­go. 400 gr de tri­li­ta deto­na­ron cun­do el metro reco­rría el tra­yec­to entre las esta­cio­nes “Pla­za Lenin” y “Vygors­ka­ya”. Por for­tu­na no hubo víc­ti­mas, el vagón a las 0:10 h. de la media­no­che iba vacio.

¿Pre­pa­ran­do el “default” eco­nó­mi­co? La impre­sión cau­sa­da por los aten­ta­dos debía opa­car la impre­sión de la pér­di­da de ahorros

El 1 de enero de 1998 en la esta­ción “Tret­ya­kovs­ka­ya” explo­tó un arte­fac­to de fabri­ca­ción case­ra y esca­sa poten­cia: Hubo tres heri­dos hos­pi­ta­li­za­dos de diver­sa consideración.

El 8 de agos­to de 2000 un arte­fac­to hizo explo­sión en el paso de pea­to­nes sub­te­rrá­neo bajo la pla­za “Push­kins­ka­ya”, don­de se encuen­tran tam­bién las entra­das al metro de las esta­cio­nes “Tvers­ka­ya” y “Push­kins­ka­ya”. La bom­ba deto­nó en hora pun­ta, sobre las 18 h. Hubo 7 muer­tos y 53 heri­dos. Muchos sufrie­ron cor­tes por la rotu­ra de esca­pa­ra­tes de las tien­das colindantes.

Con la ope­ra­ción anti­te­rro­ris­ta en el Cáu­ca­so como fondo.

Medio año más tar­de, el 6 de febre­ro de 2001 hubo otra explo­sión en la esta­ción de metro “Bie­lo­rrus­ka­ya-Kol­tse­va­ya”. La explo­sión ocu­rrió en hora pun­ta a las 18:50. La bom­ba había sido colo­ca­da bajo uno de los ban­cos de már­mol fren­te al lugar don­de se detie­ne el pri­mer vagón. 9 per­so­nas resul­ta­ron heri­das por las esquir­las, entre ellas dos niños.

En vís­pe­ras de la bata­lla por el segun­do man­da­to de Putin

Jus­to 3 años des­pués, el 6 de febre­ro de 2004, un terro­ris­ta sui­ci­da, deto­nó la car­ga que lle­va­ba en el segun­do vagón, que en ese momen­to reco­rría el tra­yec­to entre las esta­cio­nes “Avto­za­vods­ka­ya” y “Pave­lets­ka­ya”. Para aumen­tar la car­ga des­truc­ti­va el explo­si­vo esta­ba reple­to de tor­ni­lle­ría. Murie­ron 41 per­so­nas, y 134 resul­ta­ron heri­das. La inves­ti­ga­ción esta­ble­ció que el terro­ris­ta era un joven de 21 años, Anzor Izha­yev, de la región de Karachayevo-Cherquesia.

¿Ensa­yo de Beslán?

Medio año más tar­de, el 31 de agos­to de 2004, otra terro­ris­ta sui­ci­da hizo explo­tar la bom­ba que lle­va­ba a la entra­da de la esta­ción de metro “Rizhs­ka­ya”. Como resul­ta­do hubo 11 muer­tos y cer­ca de 40 heri­dos. Según la inves­ti­ga­ción en la explo­sión murió tam­bién el orga­ni­za­dor del aten­ta­do, tam­bién natu­ral de Kara­cha­ye­vo-Cher­que­sia, Niko­lai Kipkeyev.

¿Segun­do man­da­to de Med­vé­dev o ter­ce­ro de Putin? ¿Comien­zo de una nue­va “estra­te­gia de la ten­sión” ante las elec­cio­nes de 2011 – 2012?

El 29 de mar­zo de 2010 dos bom­bas hicie­ron explo­sión en el metro de Mos­cú. La pri­me­ra explo­sión tuvo lugar en la esta­ción “Lubian­ka” a las 7:57 h., y la segun­da en “Park Kul­tury” a las 8:37 h. Como resul­ta­do de las dos explo­sio­nes murie­ron 38 per­so­nas y 70 fue­ron hospitalizadas.


Ser­guei Óbu­jov es dipu­tado en la Duma por el PCFR. Tra­ba­ja como direc­tor adjun­to del Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes de la Cul­tu­ra Polí­ti­ca de Rusia. Doc­tor en cien­cias polí­ti­cas, es espe­cia­lis­ta en el estu­dio de los pro­ce­sos y cri­sis de los paí­ses de Euro­pa del Este y de Rusia, así como en el aná­li­sis de la opi­nión públi­ca y de cam­pa­ñas electorales.

Kprf​.ru. Tra­du­ci­do del ruso para Rebe­lión por Josa­fat S. Comín

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.