Fune­ra­les de esta­do por Jon Odrio­zo­la

A la orga­ni­za­ción arma­da ETA el enemi­go le ha lla­ma­do de todo menos gua­pa. Ban­da mafio­sa, cri­mi­nal y ase­si­na, etc. Esto es nor­mal y for­ma par­te de la pro­pa­gan­da, diga­mos, con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria, igual que cali­fi­car a un par­ti­do comu­nis­ta de «esta­li­nis­ta» se debe tomar, según ya es canon, como un insul­to. En el caso de ETA, el obje­ti­vo últi­mo del Esta­do no es otro que negar cate­gó­ri­ca­men­te el carác­ter polí­ti­co de la lucha de ETA y del poli­cía­co con­cep­to naci­do de las cloa­cas esta­ta­les que lla­man «entorno». Se tra­ta de mafio­sos que rea­li­zan una acti­vi­dad impo­lí­ti­ca equi­pa­ra­ble a la de un delin­cuen­te común. Sin embar­go, las cos­tu­ras y las con­tra­dic­cio­nes sal­tan por los aires en cuan­to la reali­dad hace añi­cos los cli­chés pre­es­ta­ble­ci­dos por la ideo­lo­gía domi­nan­te.

El últi­mo caso lo tene­mos con la muer­te de un poli­cía fran­cés en sue­lo galo supues­ta­men­te a manos de ETA. Alguien ha escri­to, con mucha razón, que la reper­cu­sión del hecho es muy dife­ren­te no según la per­so­na­li­dad de la víc­ti­ma, sino la del autor del homi­ci­dio. Es decir, si el gen­dar­me hubie­se muer­to por dis­pa­ros de delin­cuen­tes comu­nes, no se hubie­ran cele­bra­do ‑digá­mos­lo ya- eso que ha veni­do en lla­mar­se fune­ra­les de esta­do. El muer­to es el mis­mo. Los auto­res, no. ¿Qué los dife­ren­cia? Su carác­ter polí­ti­co. ¿Quién otor­ga, bien que invo­lun­ta­ria­men­te, ese carác­ter? El pro­pio esta­do que, simul­tá­nea­men­te, dice negar ese carác­ter. ¿De quién es esa con­tra­dic­ción? Del esta­do. ¿Quién se la pro­vo­ca? La lucha arma­da de una orga­ni­za­ción polí­ti­ca. ¿Igno­ra aca­so este carác­ter el esta­do? No, no lo igno­ra, pero fin­ge igno­rar­lo. ¿Por qué? Por­que, caso de no hacer­lo, sería tan­to como reco­no­cer que esta­mos delan­te de un con­flic­to de raíz polí­ti­ca. ¿Segui­mos? No, es sufi­cien­te.

Otro ejem­plo ilus­tra­ti­vo de cómo las con­tra­dic­cio­nes corroen las entra­ñas del lla­ma­do, no sin buen humor, esta­do de Dere­cho es el secues­tro de bar­cos de pes­ca en aguas soma­líes. El esta­do lla­ma «pira­tas» a los secues­tra­do­res acen­tuan­do su carác­ter mera­men­te delin­cuen­te y negan­do, al mis­mo tiem­po, su cariz polí­ti­co. Con­ce­dien­do que esto sea cier­to, sin embar­go algo chi­rría. El esta­do se ofre­ce a nego­ciar el res­ca­te de la tri­pu­la­ción a cam­bio de una suma de dine­ro. Es decir, lo hace con quie­nes antes ha lla­ma­do sin pudor «pira­tas» cuyo afán ‑se supo­ne- no es sino el lucro sin fines polí­ti­cos. ¿Se pone, se reba­ja, el Esta­do al mis­mo nivel que estos delin­cuen­tes comu­nes pagan­do un res­ca­te? Sí, en cier­to modo. ¿Lo haría con ETA? No, por cier­to. Y no lo haría por­que el Esta­do jamás acep­ta­ría poner­se al mis­mo nivel que una «orga­ni­za­ción terro­ris­ta», pues sería tan­to como admi­tir el carác­ter polí­ti­co de esta últi­ma.

Nego­ciar con delin­cuen­tes del mar, sí. Hacer­lo con «terro­ris­tas», no ¿Por qué? Por­que los pri­me­ros miran por su enri­que­ci­mien­to pri­va­do y los segun­dos han opta­do por un com­pro­mi­so polí­ti­co arries­gan­do sus pro­pias vidas y a sabien­das de que serán vili­pen­dia­dos. Y el Esta­do, ¿por quién mira?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *