Mar­zo de flo­res y puños por Jesus Valen­cia Edu­ca­dor Social

Eus­kal Herria fue duran­te aque­llos años un her­vi­de­ro de luchas socia­les: la huel­ga de Ban­das en los 60, la huel­ga gene­ral de Nava­rra en 1973, el encie­rro de los mine­ros de Pota­sas en 1974… Incon­ta­bles con­flic­tos sec­to­ria­les y loca­les hacían de nues­tra tie­rra un bas­tión con­tra el capi­ta­lis­mo cule­bre­ro y la ser­vi­dum­bre del sin­di­ca­lis­mo ver­ti­cal.

Tam­bién 1976 fue un año crí­ti­co. Los here­de­ros del régi­men resol­vían sus plei­tos a nava­ja­zos. La dere­cho­na ‑lo mis­mo que aho­ra- no con­sen­tía modi­fi­car ni un ápi­ce del entra­ma­do dic­ta­to­rial. Los más saga­ces de entre ellos pro­po­nían algu­nos cam­bios para seguir gober­nan­do a pata­das y ganan­do a zaku­ta­das.

Aquel empre­sa­ria­do fran­quis­ta encar­gó a Suá­rez (toda­vía los socia­tas iban de rojos) la ope­ra­ción cos­mé­ti­ca nece­sa­ria para maqui­llar el ros­tro de Espa­ña. Gran par­te de aque­lla socie­dad, con el cere­bro atro­fia­do por fal­ta de uso y anes­te­sia­da por los infor­ma­ti­vos a los que lla­ma­ban par­tes, tra­gó el anzue­lo. Hubo sec­to­res ‑entre ellos la cla­se obre­ra orga­ni­za­da- que des­cu­brie­ron la esta­fa. Eus­kal Herria fue duran­te aque­llos años un her­vi­de­ro de luchas socia­les: la huel­ga de Ban­das en los 60, la huel­ga gene­ral de Nava­rra en 1973, el encie­rro de los mine­ros de Pota­sas en 1974… Incon­ta­bles con­flic­tos sec­to­ria­les y loca­les hacían de nues­tra tie­rra un bas­tión con­tra el capi­ta­lis­mo cule­bre­ro y la ser­vi­dum­bre del sin­di­ca­lis­mo ver­ti­cal. Aquel cli­ma de ele­va­da con­cien­cia obre­ra y de movi­li­za­ción per­ma­nen­te sedi­men­tó en enero de 1976. Con el año a una, cua­jó en Gas­teiz una masi­va lucha pro­le­ta­ria que no se que­bró a pesar de la repre­sión que sopor­ta­ba; durí­si­ma expe­rien­cia de con­fron­ta­ción de cla­se en la que las muje­res tuvie­ron un papel muy des­ta­ca­do.

Las suce­si­vas huel­gas gene­ra­les desem­bo­ca­ron en la masa­cre del 3 de Mar­zo que aca­ba­mos de recor­dar. Fue­ron ase­si­na­dos nume­ro­sos tra­ba­ja­do­res pero la lucha de aque­llos días y años se demos­tró efi­caz: des­cu­brió la astra­ca­na­da de una tran­si­ción hacia el mis­mo mode­lo capi­ta­lis­ta; des­en­mas­ca­ró a los pre­sun­tos diri­gen­tes de izquier­da que ya se habían alis­ta­do como escu­de­ros de una monar­quía explo­ta­do­ra; barrió a los sin­di­ca­tos ver­ti­ca­les; con­quis­tó sus­tan­cia­les mejo­ras que el actual capi­ta­lis­mo está recor­tan­do. Creó dig­ni­dad y con­cien­cia en quie­nes la sos­tu­vie­ron y alen­ta­ron: «La lucha del 3 de Mar­zo ‑reco­no­ce una acti­vis­ta ami­ga- mar­có en mi vida un antes y un des­pués».

34 años más tar­de, algu­nos pará­me­tros de enton­ces se man­tie­nen: el enva­len­to­na­mien­to y los bene­fi­cios de sec­to­res empre­sa­ria­les y finan­cie­ros insa­cia­bles; la doci­li­dad de polí­ti­cos com­pla­cien­tes; un Gobierno vas­co ‑pro­gre­sis­ta por fue­ra y fas­cis­ta por den­tro, como la UCD- ges­tor del cam­bio que el capi­tal exi­ge; la ser­vi­dum­bre de unos sin­di­ca­tos esta­ta­les con­ver­ti­dos en orgá­ni­cos; el sopor de una socie­dad ale­tar­ga­da. Fren­te a ellos, una vez, más la cla­se obre­ra orga­ni­za­da. Una mayo­ría sin­di­cal vas­ca que adquie­re cada día mayor pro­ta­go­nis­mo; impul­so­ra de un decá­lo­go de medi­das úti­les y via­bles.

El 3 de mar­zo vol­vi­mos a home­na­jear a los obre­ros ase­si­na­dos en 1976. Memo­ria y flo­res que nos con­vo­ca­ron a la dig­ni­dad y la fir­me­za. «La lucha ha mere­ci­do la pena» reco­no­cían las tra­ba­ja­do­ras de Ore­re­ta que han sos­te­ni­do una lar­ga y dura huel­ga. El 27 de mar­zo, miles de per­so­nas han alza­do la voz y el puño con­tra un sis­te­ma into­le­ra­ble. «La fuer­za de la cla­se tra­ba­ja­do­ra ‑dicen las cen­tra­les con­vo­can­tes- radi­ca en la movi­li­za­ción y en la lucha para con­fron­tar las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y anti­so­cia­les».

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *