¿La ETA en Lati­noa­me­ri­ca?- ABP Colom­bia

El Egin, la Irautxa y la Iku­rri­ña en Qui­to a prin­ci­pios de los ochentas/​Había varios mili­tan­tes de par­ti­dos y movi­mien­tos de Izquier­da que esca­pa­ron de la dic­ta­du­ra de Pino­chet, había algu­nos pales­ti­nos que lle­ga­ron por esos dias como poli­zo­nes al puer­to ecua­to­riano de Gua­ya­quil y lue­go tras­la­da­dos a Qui­to, varios vas­cos depor­ta­dos por el gobierno de Feli­pe Gon­zá­lez y cla­ro algu­nos colom­bia­nos mili­tan­tes de movi­mien­tos de Izquier­da que esca­pa­ban de los escua­dro­nes de la muer­te…
todos vivian en la Vicen­ti­na, un barrio anti­guo, de gen­te pobre y muy hos­pi­ta­la­ria de la ciu­dad de Qui­to. Visi­ta­ban el taller de Gua­ya­sa­min en don­de los vas­cos habla­ban del Guer­ni­ca de Picas­so, los pales­ti­nos apren­dian cas­te­llano, los chi­le­nos com­par­tian docu­men­tos del MIR y de otras orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y los vas­cos hacían leer El Egin, un dia­rio vas­co en los que el gru­po se ente­ra­ba que a pesar de que el dic­ta­dor Fran­co había muer­to, en el rei­no espa­ñol se seguía tor­tu­ran­do, que las cár­ce­les seguian lle­nas de pre­sos polí­ti­cos, se des­apa­re­cía a mili­tan­tes vas­cos.

Eran los días en que Espa­ña esta­ba gober­na­da por el Par­ti­do Socia­lis­ta Obre­ro Espa­ñol de Feli­pe Gon­zá­lez.

Un día de esos los vas­cos no com­par­tie­ron el café de la maña­na y al revi­sar su habi­ta­ción fué fácil dedu­cir que habian sido dete­ni­dos, alguien encon­tró un núme­ro de telé­fono y lla­mó a Bil­bao a algún fami­liar y allá se movi­li­za­ron. Ellos leye­ron el dia­rio madri­le­ño el Pais y les lla­mó la aten­ción uno de los titu­la­res que decía “en lim­pia ope­ra­ción poli­cial res­ca­tan a indus­trial vas­co que esta­ba en poder de Eta” En Bil­bao con­clu­ye­ron con razón y con cer­te­za, que los vas­cos resi­den­tes en Qui­to habian sido dete­ni­dos y tor­tu­ra­dos por la poli­cía espa­ño­la; en la madru­ga­da del día siguien­te el perió­di­co El Egin titu­la­ba “no fué tan lim­pia la ope­ra­ción poli­cial” y daba cuen­ta del secues­tro y de la tor­tu­ra a la que fue­ron some­ti­dos los mili­tan­tes vas­cos en Qui­to por par­te de poli­cías espa­ño­les. El gobierno espa­ñol actua­ba como en tiem­pos de la Inqui­si­ción envian­do a sus ase­si­nos a tor­tu­rar, a matar y a sem­brar el terror a sus ex colo­nias.

Habla­ban mucho de his­to­ria, lo deter­mi­nan­te que fué la par­ti­ci­pa­ción del Pue­blo Vas­co en la lucha con­tra la dic­ta­du­ra y su derro­ca­mien­to; se habla­ba de polí­ti­ca inter­na­cio­nal, de pre­sos polí­ti­cos y se com­par­tian los pocos recur­sos mate­ria­les de los que dis­po­nía el gru­po. Nun­ca se habló de aten­ta­dos ni de accio­nes mili­ta­res, ni de uni­dad de acción. En la memo­ria de quien escri­be esta nota que­da­ron gra­ba­dos el nom­bre del perió­di­co El Egin (cerra­do por el gobierno espa­ñol), la pala­bra Irautxa que sig­ni­fi­ca Revo­lu­ción y el de la ban­de­ra vas­ca que en eus­que­ra se lla­ma Iku­rri­ña.

Pasó algún tiem­po y los medios infor­ma­ron que el gobierno de Feli­pe Gon­zá­lez (Psoe) orde­nó la des­apa­ri­ción de varios mili­tan­tes y abo­ga­dos vas­cos que lue­go de meses encon­tra­ron ente­rra­dos en cal para evi­tar ser des­cu­bier­tos; Aho­ra en nues­tros días, los medios espa­ño­les dan cuen­ta que el gobierno de ese rei­no ile­ga­li­zan par­ti­dos polí­ti­cos y detie­nen cada año a miles de sus habi­tan­tes que se nie­gan a seguir sien­do una de las últi­mas colo­nias espa­ño­las.

Hace días el gobierno cubano expul­só a agen­tes poli­cia­les que entra­ron a Cuba para espiar a los vas­cos que viven en la Isla des­de que fue­ron depor­ta­dos por Feli­pe Gon­zá­lez y que tam­bién lle­ga­ron en los ochen­tas a Méxi­co, Vene­zue­la, Ecua­dor y paí­ses afri­ca­nos. Hoy en día hay agen­tes poli­cia­les encu­bier­tos en Vene­zue­la sin per­mi­so del gobierno Boli­va­riano.

Es actual la infor­ma­ción don­de vin­cu­lan en una inves­ti­ga­ción a la gue­rri­lla colom­bia­na y al movi­mien­to vas­co de libe­ra­ción y que ade­más incul­pan de cola­bo­ra­ción al gobierno vene­zo­lano. Quien escri­be esta nota nun­ca ha leí­do que fuer­zas gue­rri­lle­ras colom­bia­nas hayan uti­li­za­do las bom­bas Lapas que según los gran­des medios espa­ño­les miem­bros de Eta ense­ña­ron a fabri­car gue­rri­lle­ros de las FARC, tam­po­co se ha vis­to que la mis­ma gue­rri­lla haya uti­li­za­do telé­fo­nos celu­la­res para explo­sio­nar algún arte­fac­to y tam­po­co la gue­rri­lla con­tra­ta­ría a con­duc­to­res par­ti­cu­la­res para tras­la­dar a sus miem­bros al sitio de los supues­tos cur­sos de explo­si­vos y menos a los pro­fe­so­res. Una cosa fue­ron los Incas y otra muy dis­tin­ta los Inca­pa­ces, dicen los habi­tan­tes del Cuz­co cuan­do se refie­ren a los espa­ño­les.

El gobierno del rei­no espa­ñol no tie­ne auto­ri­dad moral para hablar de pre­sos polí­ti­cos cuan­do miles de ciu­da­da­nos vas­cos están en las pri­sio­nes espa­ño­las, no tie­ne auto­ri­dad moral para incul­par de terro­ris­mo a movi­mien­tos de Libe­ra­ción cuan­do acom­pa­ña­ron a Esta­dos Uni­dos e Ingla­te­rra a inva­dir a Iraq y hace pocas horas sus tro­pas (com­pues­ta por lati­noa­mé­ri­ca­nos) han ase­si­na­do a humil­des pobla­do­res afga­nos. Tie­nen, ade­más, una lar­ga cuen­ta por pagar por el ase­si­na­to de más de trein­ta millo­nes de hom­bres y muje­res que habi­ta­ban el con­ti­nen­te mal lla­ma­do Amé­ri­ca; con el saquéo y el some­tie­mien­to a la escla­vi­tud de los pobla­do­res de Afri­ca a los que hoy les nie­gan sus míni­mos dere­chos.

Hoy, los que tie­nen que callar son los todo­po­de­ro­sos del rei­no, no los pue­blos.

Los todo­po­de­ro­sos del rei­no se asus­tan de los fan­tas­mas que ellos mis­mos crea­ron, pero, para que se tran­qui­li­cen se da tes­ti­mo­nio de que en el encuen­tro con mili­tan­tes vas­cos en Qui­to no se apren­dió a fabri­car bom­bas, tam­po­co a mane­jar armas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *