Como usua­rio de los ser­vi­cios públi­cos es tu dere­cho. Con­tra la cri­sis ser­vi­cios públi­cos de cali­dad El dine­ro de nues­tros impues­tos para las nece­si­da­des socia­les, no para los ban­que­ros – LAB

01En los últi­mos meses los gobier­nos están com­pran­do las deu­das de los ban­que­ros para que sigan hacien­do nego­cio, entre­gán­do­les miles de millo­nes de euros, que paga­mos con nues­tros impues­tos. El dine­ro que se entre­ga a los ban­cos está sien­do uti­li­za­do por estos para hacer caja; los gobier­nos se endeu­dan, el des­em­pleo y la pre­ca­rie­dad labo­ral aumentan.

Hay dine­ro. Hay mucho dine­ro, pero está mal repar­ti­do. En los últi­mos años debi­do a las polí­ti­cas fis­ca­les y pre­su­pues­ta­rias de los gobier­nos y a la acción del mer­ca­do el dine­ro se ha ido acu­mu­lan­do en cada vez menos manos y se ha ido redu­cien­do como con­se­cuen­cia la capa­ci­dad de com­pra de la mayo­ría de las per­so­nas. Todo lo que se pro­du­ce no pue­de ser absor­bi­da por, la penu­ria de los sala­rios, los incre­men­tos del pre­cio de la vivien­da y los cré­di­tos, la pri­va­ti­za­ción y enca­re­ci­mien­to de los ser­vi­cios públicos.

Las per­so­nas usua­rias de los ser­vi­cios públi­cos no somos aje­nos a esta situa­ción. La mer­can­ti­li­za­ción de los ser­vi­cios y su con­ver­sión en «empre­sas» ha redu­ci­do la cali­dad de los mis­mos: fal­ta per­so­nal, se han aumen­ta­do los rit­mos de tra­ba­jo, han empeo­ra­do los ratios de los ser­vi­cios, redu­ci­do la dota­ción pre­su­pues­ta­ria y enca­re­ci­do los ser­vi­cios a tra­vés en muchos casos del copa­go; se está des­vian­do dine­ro públi­co para que unas cuan­tas per­so­nas hagan nego­cio con nues­tra salud y nues­tros dere­chos bási­cos de aten­ción y cuidados

No quie­ren ni oír hablar de un plan de eva­lua­ción social, desa­rro­llo y mejo­ra de los ser­vi­cios públi­cos que incre­men­te los pre­su­pues­tos en sani­dad, edu­ca­ción y pro­tec­ción social.

Esto se está agra­van­do ponien­do como excu­sa la cri­sis eco­nó­mi­ca. La ingen­te can­ti­dad de dine­ro que se está entre­gan­do a los ban­que­ros la van a tra­tar de recu­pe­rar, redu­cien­do los pre­su­pues­tos de carác­ter social y como con­se­cuen­cia las pres­ta­cio­nes y la cali­dad de los ser­vi­cios, exi­gien­do que las per­so­nas usua­rias paguen mas y empeo­ran­do las con­di­cio­nes de tra­ba­jo. Están des­vian­do nues­tra aten­ción hacia la con­fu­sión de la Reduc­ción de Gas­tos, cuan­do la cla­ve está en el otro extre­mo, en el dón­de y cómo con­se­guir Finan­cia­ción para el Sec­tor Público.

Des­de LAB pen­sa­mos que es la hora de denunciar:

- El dete­rio­ro de los ser­vi­cios, las fal­tas de cober­tu­ra de las nece­si­da­des sociales.
– El nego­cio de quie­nes comer­cian con nues­tra salud y nues­tros dere­chos básicos.

Y es la hora de exi­gir a las Admi­nis­tra­cio­nes públi­cas vascas:

- Garan­ti­zar una ges­tión efi­cien­te de los ser­vi­cios públi­cos fomen­tan­do la par­ti­ci­pa­ción social en la eva­lua­ción y con­trol de las polí­ti­cas públi­cas, la eli­mi­na­ción del clien­te­lis­mo y ofer­tas públi­cas de empleo tras­pa­ren­tes en fun­ción de las nece­si­da­des reales.
– Plan inter­ins­ti­tu­cio­nal de las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas vas­cas para el desa­rro­llo de los ser­vi­cios públi­cos ela­bo­ra­do con la par­ti­ci­pa­ción social y sin­di­cal. Mar­co nor­ma­ti­vo y de finan­cia­ción pro­pio basa­do en la orde­na­ción y ges­tión de las coti­za­cio­nes y pres­ta­cio­nes, polí­ti­cas fis­ca­les equi­ta­ti­vas y pre­su­pues­tos públi­cos suficientes.
– Recha­zo a la mer­can­ti­li­za­ción de los ser­vi­cios y el copa­go. Pri­va­ti­za­cio­nes cero. Con­trol de las con­cer­ta­cio­nes. Publi­fi­ca­ción de ser­vi­cios privatizados.
– Incre­men­to sus­tan­cial de los pre­su­pues­tos para sani­dad, edu­ca­ción y pro­tec­ción social, para ampliar las cober­tu­ras en mate­ria sani­ta­ria y ser­vi­cios sociales.
– Reco­no­ci­mien­to efec­ti­vo de los dere­chos de pro­mo­ción, asis­ten­cia y cui­da­do para que todas las per­so­nas pue­dan desa­rro­llar un pro­yec­to de vida autó­no­mo a tra­vés de una red públi­ca de ser­vi­cios socia­les finan­cia­da por medio de los pre­su­pues­tos públicos.
– Dedi­ca­ción de recur­sos nece­sa­rios y pla­zos con­cre­tos para con­se­guir una admi­nis­tra­ción, al ser­vi­cio de la ciu­da­da­nía, ple­na­men­te euskaldun.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.